Sema­na San­ta- Hugo Cha­vez

I
Domin­go de Ramos: ini­cio de la Sema­na Mayor para los que lle­va­mos, en el alma y en el cora­zón, el com­pro­mi­so del Cris­to reden­tor, el Cris­to liber­ta­rio, el Cris­to de los pobres.

Cuan­do apa­rez­ca esta nue­va edi­ción de Las líneas de Chá­vez se cum­pli­rá un nue­vo ani­ver­sa­rio de aquel día en que nues­tro Señor hacía su últi­ma entra­da en Jeru­sa­lén: iba mon­ta­do sobre un burro y segui­do por el pue­blo que lo salu­da­ba con pal­mas a su paso. El fer­men­to mis­mo del amor iba a enfren­tar­se a los pode­ro­sos de la épo­ca.

¿Quié­nes le abrían los bra­zos con albo­ro­zo? Los menes­te­ro­sos de siem­pre: los que, tan­to ayer como hoy, andan ham­brien­tos y sedien­tos de jus­ti­cia. ¿Quié­nes no des­can­sa­rían has­ta ver­lo cru­ci­fi­ca­do? Aque­llos que, tan­to ayer como hoy, jamás sacian su ape­ti­to de poder.
Sir­va, pues, la remem­bran­za de este domin­go sagra­do para reite­rar que nues­tra Revo­lu­ción tie­ne en el Cris­to de los des­po­seí­dos el mayor de los guías en la lucha por la dig­ni­dad huma­na. Tras sus pasos vamos.

II
28 de mar­zo: Nata­li­cio de nues­tro Gene­ra­lí­si­mo y pri­mer almi­ran­te Fran­cis­co de Miran­da. Fue el 28 de mar­zo de 1750, aquí en Cara­cas.

Miran­da no es sólo, como bien dice Mariano Picón Salas, “el pri­mer crio­llo de dimen­sión his­tó­ri­ca mun­dial”, sino que es tam­bién, en sen­ti­do níti­da­men­te revo­lu­cio­na­rio, nues­tro pri­mer inter­na­cio­na­lis­ta. Bas­ta con recor­dar que com­ba­tió por la inde­pen­den­cia de los Esta­dos Uni­dos y en defen­sa de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa.

Este hom­bre, que andu­vo por el mun­do como por su casa, siem­pre tuvo ple­na con­cien­cia de que todo lo que hacía esta­ba en fun­ción de un tras­cen­den­te obje­ti­vo: la eman­ci­pa­ción de Vene­zue­la y de Nues­tra Amé­ri­ca.
Miran­da se ade­lan­ta a Bolí­var: la Inde­pen­den­cia era una cau­sa con­ti­nen­tal, no podía con­ce­bir­se ais­la­da­men­te. Recor­de­mos lo que nos dice José Gil For­to­ul en su His­to­ria cons­ti­tu­cio­nal de Vene­zue­la: “Así la ini­cia­ti­va de la unión lati­no­ame­ri­ca­na que lle­ga­ra al Con­gre­so de Pana­má per­te­ne­ce his­tó­ri­ca­men­te a Miran­da, y su pro­pa­gan­da y desa­rro­llo a Bolí­var”.

En este año Bicen­te­na­rio se están cum­plien­do tam­bién 200 años de la publi­ca­ción de El Colom­biano. Fiel a su pré­di­ca colom­bia­nis­ta, Miran­da se con­vier­te en el edi­tor de este perió­di­co del que se publi­can cin­co núme­ros, entre mar­zo y mayo de 1810, en Lon­dres. Su pro­pó­si­to era infor­mar a los habi­tan­tes del Nue­vo Mun­do sobre la situa­ción de aque­lla Espa­ña inva­di­da mili­tar­men­te por las tro­pas napo­leó­ni­cas, y así lo expre­sa­ba Miran­da en el pri­mer núme­ro de El Colom­biano: “…Todo esto nos ha impe­li­do a comu­ni­car a los habi­tan­tes del Con­ti­nen­te Colom­biano las noti­cias que cree­mos intere­san­tes para poder­los guiar en tan intrin­ca­da com­pli­ca­ción de obje­tos y para poner­los en esta­do de juz­gar con rec­ti­tud y obrar con acier­to en una mate­ria que tan­to les intere­sa, pues debe ser el ori­gen de su futu­ra feli­ci­dad”.

Evi­den­te­men­te, Miran­da esta­ba avi­zo­ran­do el derro­ca­mien­to del orden colo­nial espa­ñol y que­ría con­tri­buir con la ace­le­ra­ción de ese pro­ce­so. Ejem­plar es, enton­ces, el Gene­ra­lí­si­mo como gran comu­ni­ca­dor, como for­mi­da­ble bata­lla­dor en el terreno de las ideas. En este y en tan­tos sen­ti­dos, tene­mos que ser rigu­ro­sa­men­te fie­les a su ejem­plo.
III
El lunes pasa­do, ante una nue­va ten­ta­ti­va de des­es­ta­bi­li­za­ción, la con­cien­cia y el com­pro­mi­so de los trans­por­tis­tas ven­cie­ron el lla­ma­do a una gua­rim­ba del trans­por­te públi­co. Aun­que los medios des­ple­ga­ron titu­la­res alar­man­tes, que­dó demos­tra­do, en la reali­dad, que la inten­to­na que pre­ten­día para­li­zar a Cara­cas sólo fue segui­da por un gru­púscu­lo de pro­fe­sio­na­les del volan­te liga­do a lo más recal­ci­tran­te de la dere­cha vene­zo­la­na.
Quie­ro mani­fes­tar­les a los trans­por­tis­tas que noso­tros siem­pre esta­re­mos dis­pues­tos a dig­ni­fi­car al sec­tor, avan­zan­do hacia la con­so­li­da­ción de un sis­te­ma de trans­por­te de carác­ter socia­lis­ta.

Mi reco­no­ci­mien­to a estos com­pa­trio­tas por no dejar­se mani­pu­lar por las fuer­zas oscu­ras de los que no des­can­san en mos­trar su odio por el país.

IV
El miér­co­les 24 de mar­zo toma­mos una deci­sión que res­pon­de a la difí­cil coyun­tu­ra ener­gé­ti­ca por la que atra­vie­sa el país: decre­tar feria­dos todos los días de la Sema­na San­ta. Quie­ro reite­rar lo que ya he dicho: no se tra­ta de pro­mo­ver la flo­je­ra, sino de aho­rrar ener­gía.

Todas las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas y pri­va­das están en la obli­ga­ción de aca­tar el decre­to 7338. Cier­ta­men­te, hay un con­jun­to de acti­vi­da­des que no pue­den inte­rrum­pir­se y, por supues­to, que­dan exclui­das de este decre­to: quie­nes ten­gan nece­sa­ria­men­te que labo­rar reci­bi­rán su pago nor­mal.

Mal pue­de ser esta una medi­da impro­vi­sa­da, como se ha dicho irres­pon­sa­ble­men­te por allí. Por el con­tra­rio, es una medi­da rigu­ro­sa­men­te pen­sa­da y esta­ble­ci­da de acuer­do con el esta­do de emer­gen­cia eléc­tri­ca decla­ra­do el pasa­do 8 de febre­ro de 2010.

V
Extra­or­di­na­ria y muy pro­ve­cho­sa nues­tra visi­ta a Qui­to el vier­nes 26 de mar­zo: sép­ti­ma reu­nión de tra­ba­jo entre el pre­si­den­te Correa y este ser­vi­dor.

En la maña­na asis­ti­mos al lan­za­mien­to de una nue­va línea de lubri­can­tes auto­mo­tri­ces por par­te de Petroe­cua­dor y Pdv­sa: ello ha per­mi­ti­do que Petro­co­mer­cial, filial de Petroe­cua­dor, reto­me la ven­ta de lubri­can­tes en todo el terri­to­rio ecua­to­riano. Es el nue­vo para­dig­ma de coope­ra­ción, coor­di­na­ción y com­ple­men­ta­rie­dad que comien­za a dar sus fru­tos. En este caso, se tra­ta de un pro­duc­to de ópti­ma cali­dad que será ven­di­do a bajo cos­to.

Lue­go de una lar­ga jor­na­da de tra­ba­jo, en horas de la noche, fir­ma­mos un total de 13 con­ve­nios para con­ti­nuar tejien­do la red de un nue­vo mode­lo de inte­gra­ción bila­te­ral y, más aún, de uni­dad bina­cio­nal. Un nue­vo mode­lo con una plu­ra­li­dad de ejes en cla­ve de sobe­ra­nía: sobe­ra­nía pro­duc­ti­va, ener­gé­ti­ca, finan­cie­ra y comer­cial; del cono­ci­mien­to y de la segu­ri­dad y defen­sa.

Quie­ro para­fra­sear unas pala­bras del pre­si­den­te Correa: las rela­cio­nes entre dos pue­blos her­ma­nos no se cons­tru­yen y pro­fun­di­zan, como en el caso de Ecua­dor y Vene­zue­la, con base en una lógi­ca de mer­ca­de­res. No se fun­da­men­tan en un frío cálcu­lo de pér­di­das y ganan­cias. Se basan, pri­me­ro que nada, en con­vic­cio­nes, valo­res y prin­ci­pios com­par­ti­dos.

Y hun­den sus raí­ces en lo más pro­fun­do de nues­tra his­to­ria com­par­ti­da. Para decir­lo con Bolí­var: “Nues­tra Amé­ri­ca, así uni­da, será la madre de las Repú­bli­cas, la rei­na de las Nacio­nes”.

¡Patria socia­lis­ta o muer­te!

¡Ven­ce­re­mos!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *