Sema­na San­ta- Hugo Chavez

I
Domin­go de Ramos: ini­cio de la Sema­na Mayor para los que lle­va­mos, en el alma y en el cora­zón, el com­pro­mi­so del Cris­to reden­tor, el Cris­to liber­ta­rio, el Cris­to de los pobres.

Cuan­do apa­rez­ca esta nue­va edi­ción de Las líneas de Chá­vez se cum­pli­rá un nue­vo ani­ver­sa­rio de aquel día en que nues­tro Señor hacía su últi­ma entra­da en Jeru­sa­lén: iba mon­ta­do sobre un burro y segui­do por el pue­blo que lo salu­da­ba con pal­mas a su paso. El fer­men­to mis­mo del amor iba a enfren­tar­se a los pode­ro­sos de la época.

¿Quié­nes le abrían los bra­zos con albo­ro­zo? Los menes­te­ro­sos de siem­pre: los que, tan­to ayer como hoy, andan ham­brien­tos y sedien­tos de jus­ti­cia. ¿Quié­nes no des­can­sa­rían has­ta ver­lo cru­ci­fi­ca­do? Aque­llos que, tan­to ayer como hoy, jamás sacian su ape­ti­to de poder.
Sir­va, pues, la remem­bran­za de este domin­go sagra­do para reite­rar que nues­tra Revo­lu­ción tie­ne en el Cris­to de los des­po­seí­dos el mayor de los guías en la lucha por la dig­ni­dad huma­na. Tras sus pasos vamos.

II
28 de mar­zo: Nata­li­cio de nues­tro Gene­ra­lí­si­mo y pri­mer almi­ran­te Fran­cis­co de Miran­da. Fue el 28 de mar­zo de 1750, aquí en Caracas.

Miran­da no es sólo, como bien dice Mariano Picón Salas, “el pri­mer crio­llo de dimen­sión his­tó­ri­ca mun­dial”, sino que es tam­bién, en sen­ti­do níti­da­men­te revo­lu­cio­na­rio, nues­tro pri­mer inter­na­cio­na­lis­ta. Bas­ta con recor­dar que com­ba­tió por la inde­pen­den­cia de los Esta­dos Uni­dos y en defen­sa de la Revo­lu­ción Francesa.

Este hom­bre, que andu­vo por el mun­do como por su casa, siem­pre tuvo ple­na con­cien­cia de que todo lo que hacía esta­ba en fun­ción de un tras­cen­den­te obje­ti­vo: la eman­ci­pa­ción de Vene­zue­la y de Nues­tra América.
Miran­da se ade­lan­ta a Bolí­var: la Inde­pen­den­cia era una cau­sa con­ti­nen­tal, no podía con­ce­bir­se ais­la­da­men­te. Recor­de­mos lo que nos dice José Gil For­to­ul en su His­to­ria cons­ti­tu­cio­nal de Vene­zue­la: “Así la ini­cia­ti­va de la unión lati­no­ame­ri­ca­na que lle­ga­ra al Con­gre­so de Pana­má per­te­ne­ce his­tó­ri­ca­men­te a Miran­da, y su pro­pa­gan­da y desa­rro­llo a Bolívar”.

En este año Bicen­te­na­rio se están cum­plien­do tam­bién 200 años de la publi­ca­ción de El Colom­biano. Fiel a su pré­di­ca colom­bia­nis­ta, Miran­da se con­vier­te en el edi­tor de este perió­di­co del que se publi­can cin­co núme­ros, entre mar­zo y mayo de 1810, en Lon­dres. Su pro­pó­si­to era infor­mar a los habi­tan­tes del Nue­vo Mun­do sobre la situa­ción de aque­lla Espa­ña inva­di­da mili­tar­men­te por las tro­pas napo­leó­ni­cas, y así lo expre­sa­ba Miran­da en el pri­mer núme­ro de El Colom­biano: “…Todo esto nos ha impe­li­do a comu­ni­car a los habi­tan­tes del Con­ti­nen­te Colom­biano las noti­cias que cree­mos intere­san­tes para poder­los guiar en tan intrin­ca­da com­pli­ca­ción de obje­tos y para poner­los en esta­do de juz­gar con rec­ti­tud y obrar con acier­to en una mate­ria que tan­to les intere­sa, pues debe ser el ori­gen de su futu­ra felicidad”.

Evi­den­te­men­te, Miran­da esta­ba avi­zo­ran­do el derro­ca­mien­to del orden colo­nial espa­ñol y que­ría con­tri­buir con la ace­le­ra­ción de ese pro­ce­so. Ejem­plar es, enton­ces, el Gene­ra­lí­si­mo como gran comu­ni­ca­dor, como for­mi­da­ble bata­lla­dor en el terreno de las ideas. En este y en tan­tos sen­ti­dos, tene­mos que ser rigu­ro­sa­men­te fie­les a su ejemplo.
III
El lunes pasa­do, ante una nue­va ten­ta­ti­va de des­es­ta­bi­li­za­ción, la con­cien­cia y el com­pro­mi­so de los trans­por­tis­tas ven­cie­ron el lla­ma­do a una gua­rim­ba del trans­por­te públi­co. Aun­que los medios des­ple­ga­ron titu­la­res alar­man­tes, que­dó demos­tra­do, en la reali­dad, que la inten­to­na que pre­ten­día para­li­zar a Cara­cas sólo fue segui­da por un gru­púscu­lo de pro­fe­sio­na­les del volan­te liga­do a lo más recal­ci­tran­te de la dere­cha venezolana.
Quie­ro mani­fes­tar­les a los trans­por­tis­tas que noso­tros siem­pre esta­re­mos dis­pues­tos a dig­ni­fi­car al sec­tor, avan­zan­do hacia la con­so­li­da­ción de un sis­te­ma de trans­por­te de carác­ter socialista.

Mi reco­no­ci­mien­to a estos com­pa­trio­tas por no dejar­se mani­pu­lar por las fuer­zas oscu­ras de los que no des­can­san en mos­trar su odio por el país.

IV
El miér­co­les 24 de mar­zo toma­mos una deci­sión que res­pon­de a la difí­cil coyun­tu­ra ener­gé­ti­ca por la que atra­vie­sa el país: decre­tar feria­dos todos los días de la Sema­na San­ta. Quie­ro reite­rar lo que ya he dicho: no se tra­ta de pro­mo­ver la flo­je­ra, sino de aho­rrar energía.

Todas las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas y pri­va­das están en la obli­ga­ción de aca­tar el decre­to 7338. Cier­ta­men­te, hay un con­jun­to de acti­vi­da­des que no pue­den inte­rrum­pir­se y, por supues­to, que­dan exclui­das de este decre­to: quie­nes ten­gan nece­sa­ria­men­te que labo­rar reci­bi­rán su pago normal.

Mal pue­de ser esta una medi­da impro­vi­sa­da, como se ha dicho irres­pon­sa­ble­men­te por allí. Por el con­tra­rio, es una medi­da rigu­ro­sa­men­te pen­sa­da y esta­ble­ci­da de acuer­do con el esta­do de emer­gen­cia eléc­tri­ca decla­ra­do el pasa­do 8 de febre­ro de 2010.

V
Extra­or­di­na­ria y muy pro­ve­cho­sa nues­tra visi­ta a Qui­to el vier­nes 26 de mar­zo: sép­ti­ma reu­nión de tra­ba­jo entre el pre­si­den­te Correa y este servidor.

En la maña­na asis­ti­mos al lan­za­mien­to de una nue­va línea de lubri­can­tes auto­mo­tri­ces por par­te de Petroe­cua­dor y Pdv­sa: ello ha per­mi­ti­do que Petro­co­mer­cial, filial de Petroe­cua­dor, reto­me la ven­ta de lubri­can­tes en todo el terri­to­rio ecua­to­riano. Es el nue­vo para­dig­ma de coope­ra­ción, coor­di­na­ción y com­ple­men­ta­rie­dad que comien­za a dar sus fru­tos. En este caso, se tra­ta de un pro­duc­to de ópti­ma cali­dad que será ven­di­do a bajo costo.

Lue­go de una lar­ga jor­na­da de tra­ba­jo, en horas de la noche, fir­ma­mos un total de 13 con­ve­nios para con­ti­nuar tejien­do la red de un nue­vo mode­lo de inte­gra­ción bila­te­ral y, más aún, de uni­dad bina­cio­nal. Un nue­vo mode­lo con una plu­ra­li­dad de ejes en cla­ve de sobe­ra­nía: sobe­ra­nía pro­duc­ti­va, ener­gé­ti­ca, finan­cie­ra y comer­cial; del cono­ci­mien­to y de la segu­ri­dad y defensa.

Quie­ro para­fra­sear unas pala­bras del pre­si­den­te Correa: las rela­cio­nes entre dos pue­blos her­ma­nos no se cons­tru­yen y pro­fun­di­zan, como en el caso de Ecua­dor y Vene­zue­la, con base en una lógi­ca de mer­ca­de­res. No se fun­da­men­tan en un frío cálcu­lo de pér­di­das y ganan­cias. Se basan, pri­me­ro que nada, en con­vic­cio­nes, valo­res y prin­ci­pios compartidos.

Y hun­den sus raí­ces en lo más pro­fun­do de nues­tra his­to­ria com­par­ti­da. Para decir­lo con Bolí­var: “Nues­tra Amé­ri­ca, así uni­da, será la madre de las Repú­bli­cas, la rei­na de las Naciones”.

¡Patria socia­lis­ta o muerte!

¡Ven­ce­re­mos!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.