La bar­ba­rie fas­cis­ta en el III Reich y la supre­sión de la his­to­ria- Miguel Urbano

[Tra­du­ci­do para La Hai­ne por Pável Blan­co Cabre­ra] En Euro­pa se asis­te con indi­fe­ren­cia al ascen­so del fas­cis­mo y se lan­zan calum­nias con­tra los tra­ba­ja­do­res grie­gos

La muer­te de un delin­cuen­te cubano, enmas­ca­ra­do de pre­so polí­ti­co, des­pués de pro­lon­ga­da huel­ga de ham­bre, y la entra­da en huel­ga de ham­bre de otro cubano son hace sema­nas tema de edi­to­ria­les y repor­ta­jes en los medios inter­na­cio­na­les. El segun­do, en liber­tad, exi­ge, tal como hizo el pri­me­ro, la libe­ra­ción de todos los “pre­sos polí­ti­cos cubanos”.

Los dos ciu­da­da­nos que desa­fia­ron al gobierno de La Haba­na con tan iné­di­ta rei­vin­di­ca­ción fue­ron inme­dia­ta­men­te ele­va­dos a héroes por la comu­ni­ca­ción social. De Washing­ton a Paris, de Lon­dres a Otta­wa. Simul­tá­nea­men­te, llue­ven sobre Cuba vio­len­tas crí­ti­cas, acu­san­do a su gobierno de dic­ta­du­ra inhu­ma­na y no res­pe­tuo­sa de los dere­chos humanos.

Los mis­mos órga­nos de comu­ni­ca­ción social que par­ti­ci­pa­ron de esa cam­pa­ña anti-cuba­na, de ámbi­to mun­dial, rara­men­te dedi­can un míni­mo de aten­ción a los crí­me­nes, esos sí, muy reales, dia­ria­men­te prac­ti­ca­dos en Afga­nis­tán y en Iraq por las fuer­zas de los EEUU y la OTAN que ocu­pan esos paí­ses. En lo que con­cier­ne a la tor­tu­ra de pri­sio­ne­ros en Guan­tá­na­mo y a los horro­res del pre­si­dio de Abu Ghraib son temas hace mucho olvi­da­dos por los gran­des perió­di­cos y emi­so­ras de tele­vi­sión de Occidente.

El deno­mi­na­dor común de la cam­pa­ña anti-cuba­na es un anti-comu­nis­mo evi­den­te. Todo sir­ve a los ana­lis­tas y poli­tó­lo­gos de ser­vi­cio para defor­mar los hechos y lan­zar calum­nias a la isla, con ade­re­zo de ata­ques a Fidel, Marx y Lenin. El obje­ti­vo de esta gri­te­ría reac­cio­na­ria es, al final, el mis­mo de las cam­pa­ñas que bus­can cri­mi­na­li­zar el comu­nis­mo, equi­pa­rán­do­lo al fascismo.

En estos tiem­pos en que en la Repú­bli­ca Che­ca inten­tan prohi­bir al Par­ti­do Comu­nis­ta, y en Riga la dere­cha des­fi­la pres­tan­do home­na­je a los leto­nes que par­ti­ci­pa­ron en las SS de Hitler con­tra la Unión Sovié­ti­ca, la pren­sa “bien pen­san­te”, que se pre­sen­ta como demo­crá­ti­ca y anti­co­mu­nis­ta, man­tie­ne un silen­cio prác­ti­ca­men­te total sobre los crí­me­nes del fascismo.

¿Si la Ale­ma­nia de la Sra. Mer­kel es el motor de la Unión Euro­pea, para que recor­dar lo que fue el III Reich des­apa­re­ci­do hace 65 años? Supri­mir la His­to­ria es impres­cin­di­ble para su falsificación.

Men­sa­jes y sue­ños de Hitler

El hallaz­go por el ejér­ci­to de los EEUU en los últi­mos días de la gue­rra de 485 tone­la­das de los archi­vos del Minis­te­rio de Asun­tos Extran­je­ros del III Reich, en cas­ti­llos y caver­nas de las mon­ta­ñas de Harz, per­mi­tió el cono­ci­mien­to de docu­men­ta­ción muy valio­sa sobre la His­to­ria con­tem­po­rá­nea de Ale­ma­nia. Otros archi­vos aún más impor­tan­tes per­ma­ne­cie­ron sepul­ta­dos has­ta 1955 en un depó­si­to del ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano, en Virginia.

Fue des­pués de cin­co años de estu­dio de par­te de esa docu­men­ta­ción que el perio­dis­ta William Shi­rer escri­bió su obra The Rise and Fall of the Third Reich, edi­ta­da en 1960 en Nue­va York, y cuya tra­duc­ción bra­si­le­ña en cua­tro tomos fue publi­ca­da en 1963 por Civi­li­zação Bra­si­lei­ra, de Rio de Janeiro(1)

No conoz­co otro tra­ba­jo que, a par­tir de los archi­vos secre­tos ale­ma­nes, ilu­mi­ne tan amplia y minu­cio­sa­men­te el ascen­so y el des­mo­ro­na­mien­to del nazis­mo y la per­so­na­li­dad de Hitler.

William Shi­rer que vivió en Ale­ma­nia como corres­pon­sal del Chica­go Tri­bu­ne de 1926 a 1941, fue un obser­va­dor pri­vi­le­gia­do de la His­to­ria en ese perio­do. Cuan­do su obra me lle­gó a las manos yo aca­ba­ba de leer una tra­duc­ción de Mein Kampf (Mi Lucha) de Adolph Hitler, defi­ni­do por el Minis­te­rio de Edu­ca­ción nazi como “la infa­li­ble estre­lla polar pedagógica”.

¿Cómo fue posi­ble, me pre­gun­ta­ba, que haya lle­ga­do a can­ci­ller del Reich (lla­ma­do por el maris­cal Hin­den­burg) un ex-cabo aus­tria­co que duran­te once años impon­dría des­pó­ti­ca­men­te su volun­tad a un pue­blo de vie­ja cul­tu­ra, con­du­cien­do a la huma­ni­dad a una heca­tom­be (más de 40 millo­nes de muer­tos, de los cua­les 20 millo­nes sovié­ti­cos y 8 millo­nes alemanes)?

Shi­rer, un libe­ral ame­ri­cano del cual me dis­tan­cio ideo­ló­gi­ca­men­te, me ayu­dó a enten­der mejor a Hitler y la mar­cha al abis­mo de Ale­ma­nia. Me empu­jó ade­más a una relec­tu­ra del Mein Kampf.

En su úni­co libro – el más ven­di­do en el país duran­te años – Hitler expo­ne en un len­gua­je pri­mi­ti­vo, su con­cep­ción loca y mega­ló­ma­na del mun­do y esbo­za el pro­yec­to que lo lle­va­ría al poder, la gue­rra y la des­truc­ción de Ale­ma­nia. En su opi­nión, “el Esta­do Tri­bal debe actuar de tal modo que todo gire en torno de la raza (…) pro­vi­den­ciar para que solo a las per­so­nas sanas sea con­fe­ri­do el dere­cho de procrear”.

Toca­ría a los aria­nos (los ale­ma­nes serian su rama más pura) domi­nar el mun­do, auyn­que las deci­sio­nes serian toma­das por un solo hom­bre. Sola­men­te él (Hitler), lide­ran­do al pue­blo pre­des­ti­na­do, “podría ejer­cer la auto­ri­dad y el dere­cho de mando”.

El Nue­vo Orden

Lo que pare­cía una impo­si­bi­li­dad abso­lu­ta ocu­rrió. Y no es sor­pren­den­te que, al tomar el poder con la apro­ba­ción del Reichs­tag, Hitler haya comen­za­do a lle­var a la prác­ti­ca, el Nue­vo Orden que idea­li­za­ra. La des­truc­ción de la cul­tu­ra ale­ma­na y mun­dial, acu­mu­la­da duran­te siglos, le sur­gió como una necesidad.

La hogue­ras de obras clá­si­cas fue­ron rea­li­za­das en las pla­zas públi­cas con el aplau­so de la juven­tud nazi y la indi­fe­ren­cia del nue­vo Ejér­ci­to, la Wehr­macht. Los libros de auto­res como Hei­ne, Tho­mas Mann, Eins­tein, Freud, Proust, Gide, Zola, H.G. Wells fue­ron que­ma­dos fren­te a mul­ti­tu­des entu­sias­ma­das. Diri­gién­do­se a los estu­dian­tes, Goeb­bels, minis­tro de Pro­pa­gan­da, comen­tó: “Esas lla­mas no solo ilu­mi­nan el final de una vie­ja era, sino que lan­zan luces sobre la nueva”.

En las uni­ver­si­da­des los pro­gra­mas de nazi­fi­ca­ción inclu­ye­ron la ense­ñan­za de aque­llo que lla­ma­ban “la físi­ca ale­ma­na, la mate­má­ti­ca ale­ma­na”. En la revis­ta Deu­ts­che Mathe­ma­tik un edi­to­rial pro­cla­mó que el recha­zo a con­si­de­rar a la mate­má­ti­ca racial­men­te con­te­nía “los gér­me­nes de la des­truc­ción de la cien­cia alemana”.

Para Hitler, los judíos y los esla­vos, sobre todo los pola­cos y los rusos, eran una “esco­ria huma­na”. Para los pri­me­ros con­ci­bió la solu­ción final, o sea, el exter­mi­nio. En cuan­to a los esla­vos, vio en ellos un géne­ro de escla­vos de nue­vo tipo.

El Gene­ral Hal­der, que era enton­ces el jefe del Esta­do Mayor Gene­ral de la Wehr­macht, regis­tró en su dia­rio, publi­ca­do des­pués de la gue­rra, una con­ver­sa­ción que man­tu­vo días des­pués a la inva­sión de Polo­nia con el gene­ral Eduard Wag­ner, que habia dis­cu­ti­do con Hitler el futu­ro de aquel país:

“Se debe impe­dir ‑infor­mó Wagner‑, que la cla­se cul­ta se esta­blez­ca como cla­se diri­gen­te. Se debe man­te­ner un bajo nivel de vida. Escla­vos bara­tos…” Hey­drich, el lugar­te­nien­te de Himm­ler, comu­ni­có al gene­ral Wag­ner que era pre­ci­so “lim­piar la casa de los judíos, y de la cla­se cul­ta, de la noble­za y del clero”.

Hanz Frank, nom­bra­do gober­na­dor del área del país no ane­xa­da al Reich, decla­ró al tomar pose­sión del car­go: “Los pola­cos debe­rán ser escla­vos del Reich ale­mán”. Y, diri­gién­do­se a un perio­dis­ta nazi, afir­mó: “Si yo orde­na­se que fue­ran fija­dos car­te­les por cada sie­te pola­cos fusi­la­dos, no habría flo­res­tas sufi­cien­tes en Polo­nia para la fabri­ca­ción de esos carteles”.

En 1943 en Poz­nan, en Polo­nia, Himm­ler, en un dis­cur­so ofi­cial, decla­ró a los jóve­nes ofi­cia­les de las SS: “Si 10 000 muje­res rusas caye­ran exhaus­tas al cavar fosos anti­tan­ques, me intere­sa sola­men­te que esos fosos sean ter­mi­na­dos para Alemania.”

El 2 de Octu­bre de 1940, Hitler, en un infor­me secre­to, escri­bió: “Debe haber ape­nas un señor para los pola­cos, un ale­mán (…) Todos los repre­sen­tan­tes de la cla­se cul­ta pola­ca, tie­nen, por tan­to, que ser exter­mi­na­dos. Eso pare­ce cruel­dad, más es la ley de la vida.”

Fue en la URSS que la bar­ba­rie nazi alcan­zó el auge. El 16 de Julio de 1941, pocas sema­nas des­pués de la inva­sión, Hitler, en su cuar­tel gene­ral, diri­gién­do­se a los maris­ca­les del Reich, decla­ro: “Toda la Región del Bál­ti­co habrá de ser incor­po­ra­da a Ale­ma­nia. Todos los extran­je­ros habrán de ser eva­cua­dos de Cri­mea que será colo­ni­za­da sola­men­te por ale­ma­nes y se trans­for­ma­rá en terri­to­rio del Reich (…) El Füh­rer arra­sa­rá Lenin­gra­do y la entre­ga­rá des­pués a los finlandeses.”

Hablan­do con Ciano, yerno de Mus­so­li­ni, Goe­ring afir­mó: “Este año mori­rán de ham­bre en Rusia entre vein­te y trein­ta millo­nes de personas”.

En Sep­tiem­bre del 44 tra­ba­ja­ban para el Reich sie­te millo­nes de extran­je­ros, some­ti­dos a un régi­men de escla­vi­tud. En las depor­ta­cio­nes para tra­ba­jos for­za­dos las muje­res eran sepa­ra­das de los mari­dos y los hijos de los padres. Gene­ra­les de la Wehr­macht cola­bo­ra­ban en el secues­tro de niños que eran envia­dos a Alemania.

En un cam­po de Krup, en Rena­nia, los fran­ce­ses que lo ocu­pa­ron en 1945 encon­tra­ron tra­ba­ja­do­res que dor­mían en cana­les, y anti­guos hor­nos. Es útil recor­dar que las auto­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas per­mi­tie­ron años des­pués que la fami­lia de Gus­tav Krup von Boh­len – juz­ga­do como cri­mi­nal de gue­rra en Núren­berg- recu­pe­ra­se su inmen­sa fortuna.

Los pri­sio­ne­ros de gue­rra sovié­ti­cos fue­ron tra­ta­dos como ani­ma­les. Dos millo­nes murie­ron en el cau­ti­ve­rio ale­mán, de ham­bre, frio y de enfer­me­da­des. Según Rosen­berg, el filo­so­fo ofi­cial del nazis­mo, “cuan­tos más pri­sio­ne­ros murie­sen mejor para nosotros”.

Los Cam­pos de Exterminio

En todos los paí­ses ocu­pa­dos, la Wehr­macht, y sobre todo las SS, come­tie­ron crí­me­nes mons­truo­sos, masa­cran­do millo­nes de per­so­nas. Son sím­bo­los de la bar­ba­rie nazi dos aldeas, la che­ca Lídi­ce, y la fran­ce­sa Ora­dour sur Gla­ne. En ambas los veci­nos fue­ron aba­ti­dos como ganado.

No hay esta­dís­ti­cas sobre la dimen­sión de la masa­cre de civi­les en los paí­ses ocu­pa­dos, pero sola­men­te en la unión Sovié­ti­ca el total de víc­ti­mas es eva­lua­do en varios millo­nes. Las nue­vas gene­ra­cio­nes casi des­co­no­cen la his­to­ria ver­da­de­ra de los cam­pos de exter­mi­nio, Ver­nich­tunggs­la­ger, por­que el tema es inco­mo­do para las cla­ses domi­nan­tes de los EEUU y de la Unión Euro­pea que en sus cam­pa­ñas pre­fie­ren fal­si­fi­car la his­to­ria de la URSS. Sola­men­te en Polo­nia fue­ron ins­ta­la­dos cin­co –Ausch­witz, Tre­blin­ka, Bel­sec, Sibi­bor y Chel­mno –que adqui­rie­ron sinies­tra celebridad.

Visi­té Ausch­witz en 1981 y, trans­cu­rri­das casi tres déca­das, guar­do recuer­do inapa­ga­ble de las horas de angus­tia que pasé en el cam­po del horror, hoy con­ver­ti­do en museo.

¿Cuán­tos fue­ron ase­si­na­dos ahí? No hay esta­dís­ti­cas con­fia­bles por­que los regis­tros fue­ron des­trui­dos cuan­do las van­guar­dias del Ejér­ci­to Rojo se apro­xi­ma­ban. R. Höss, ex-coman­dan­te del cam­po, al depo­ner en Núren­berg, como cri­mi­nal, eva­luó en 3 millo­nes el total de pri­sio­ne­ros allí muer­tos. Recuer­do que al regre­sar a Var­so­via, en len­to via­je noc­turno, no con­se­guí inter­cam­biar más de media doce­na de pala­bras con el tra­duc­tor que me acompañaba.

Ausch­witz es inima­gi­na­ble. Sema­nas des­pués, cuan­do escri­bí un artícu­lo sobre aque­lla jor­na­da en el tem­plo de los horro­res nazis sen­tí una difi­cul­tad enor­me en encon­trar pala­bras para expre­sar emo­cio­nes e ideas. Por­que Ausch­witz, museo que ilu­mi­na face­tas obs­cu­ras de la degra­da­ción huma­na, nos colo­ca fren­te a la casi impo­si­bi­li­dad de que pala­bras crea­das por los huma­nos trans­mi­tan lo que se sien­te al des­cu­brir lo que allí ocurrió.

Dia­ria­men­te en las cáma­ras de gas eran ase­si­na­dos 6000 pri­sio­ne­ros. El aspec­to del lugar no es el que tenía en 1944. Antes, teja­dos con flo­res esta­ban enci­ma de las cáma­ras. Una nau­sea casi me hizo vomi­tar cuan­do el guía, hablan­do con len­ti­tud, infor­mó que una orques­ta de bellas jóve­nes ves­ti­das de blan­co y azul reci­bía a los pri­sio­ne­ros a la entra­da de las cáma­ras eje­cu­tan­do frag­men­tos de ope­ras vie­ne­ses y francesas.

Era al son de esas melo­días que las vic­ti­mas cru­za­ban la puer­ta en la con­vic­ción de que iban a tomar “una ducha”. Cerra­da la puer­ta, sir­vien­tes en turno abrían los res­pi­ra­de­ros, invi­si­bles en los teja­dos, y los cris­ta­les del Zyklon B (aci­do pru­si­co), pro­du­ci­do por empre­sas aso­cia­das de la gigan­te indus­tria quí­mi­ca I B Far­ben, eran intro­du­ci­dos en la cáma­ra y se trans­for­ma­ban en gas letal.

Cuan­do los ver­du­gos SS, que obser­va­ban todo por vigías acris­ta­la­das, con­cluían que la matan­za, rápi­da, ter­mi­na­ba, la puer­ta era abier­ta. Pri­sio­ne­ros –aba­ti­dos pos­te­rior­men­te- remo­vían los cadá­ve­res. En Ausch­witz, al con­tra­rio de otros cam­pos, los SS pre­ten­dían evi­tar “por moti­vos huma­ni­ta­rios” que los pri­sio­ne­ros supie­sen que iban a ser gaseados.

Shi­rer cita la decla­ra­ción de Reitlin­ger, un tes­ti­mo­nio de la “ope­ra­ción lim­pie­za”: “La pri­me­ra tarea de ellos con­sis­tía en remo­ver la san­gre y los excre­men­tos antes de sepa­rar y arras­trar con cuer­das y gan­chos aque­llos cuer­pos uni­dos unos a los otros, pre­lu­dio de la bus­que­da de oro y de la remo­ción de los dien­tes y cabe­llos, con­si­de­ra­dos mate­ria­les estra­té­gi­cos por los ale­ma­nes. Des­pués, el trans­por­te, en ele­va­dor o vagón, hacia los hor­nos, el molino que los redu­cía a ceni­zas muy finas y el camión que las espol­vo­rea­ba en las aguas del Sola”.

Las ceni­zas, ade­más, eran uti­li­za­das como fer­ti­li­zan­tes. El oro de los dien­tes era depo­si­ta­do en el Reichs­bank, en una cuen­ta espe­cial de las SS. La cons­truc­ción de los hor­nos cre­ma­to­rios, según amplia docu­men­ta­ción exis­ten­te en los archi­vos del Reich, era atri­bui­da por con­cur­so a empre­sas que sabían a que fin ellos se destinaban.

Pero cuan­do el núme­ro de eje­cu­cio­nes aumen­tó, las cáma­ras de gas y los hor­nos no podían sobre­pa­sar la capa­ci­dad máxi­ma para la que esta­ban pro­gra­ma­das. Las SS recu­rrie­ron enton­ces, para­le­la­men­te, a fusi­la­mien­tos masi­vos. Los cadá­ve­res eran des­pués lan­za­dos en gran­des fosas, allí que­ma­dos, y des­pués, bull­do­zers cubrían todo con tierra.

Es insig­ni­fi­can­te el núme­ro de jóve­nes que en los paí­ses de la Unión Euro­pea y en los EEUU tie­nen una noción, aun­que sea super­fi­cial, de lo que fue­ron los cam­pos de exter­mi­nio del III Reich. Los pro­gra­mas de His­to­ria en las escue­las, con pocas excep­cio­nes, son omi­sos al res­pec­to. La supre­sión de la memo­ria en lo tocan­te a los crí­me­nes del fas­cis­mo es la regla.

Los sobre­vi­vien­tes de mí gene­ra­ción que visi­ta­ron Ausch­witz, no pue­den olvi­dar lo que allí vie­ron y oye­ron evocar.

En las noches de insom­nio vuel­vo a cami­nar por las salas del museo de horro­res. Impo­si­ble olvi­dar los espa­cios acris­ta­la­dos don­de se acu­mu­la­ban milla­res de zapa­tos de los niños que las SS gasea­ban, y los cabe­llos de muje­res cor­ta­dos minu­tos antes de ser intro­du­ci­das en las cáma­ras de la muer­te. Recuer­do enton­ces tam­bién, con niti­dez, la maca­bra expo­si­ción de obje­tos y “pro­duc­tos” que algu­nos pri­sio­ne­ros eran allí obli­ga­dos a fabri­car, como la man­te­qui­lla con­fec­cio­na­da con gor­du­ra huma­na, pan­ta­llas de lám­pa­ras cuya mate­ria fue la piel de per­so­nas exter­mi­na­das en el campo.

Impo­si­ble –repi­to- olvidar.

Cons­pi­ra­cio­nes

Es un hecho que en Ale­ma­nia hubo des­de la ascen­sión de Hitler al Poder gen­te que se opu­so al nazis­mo. Pero en la prác­ti­ca solo los comu­nis­tas lo com­ba­tie­ron fron­tal­men­te. El pre­cio de esa resis­ten­cia fue ade­más muy alto. Thal­mann, el Secre­ta­rio Gene­ral del Par­ti­do Comu­nis­ta , murió en un cam­po de con­cen­tra­ción. En la bur­gue­sía el nivel de cons­pi­ra­ción con­tra el régi­men fue siem­pre bajo, lo que expli­ca el des­co­no­ci­mien­to por la Ges­ta­po de las acti­vi­da­des de altas per­so­na­li­da­des que, des­de antes de Múnich, se reu­nían con el obje­ti­vo de de derro­car a Hitler para evi­tar la guerra.

Pero fue sola­men­te des­pués de Sta­lin­gra­do que en las Fuer­zas Arma­das sur­gió una orga­ni­za­ción cons­pi­ra­ti­va que se pro­po­nía eli­mi­nar a Hitler. A ella se habían adhe­ri­do maris­ca­les y gene­ra­les de la Wehr­macht y el pro­pio jefe del esta­do mayor, el gene­ral Halder.

Muchos de esos ofi­cia­les habían duran­te años apo­ya­do a Hitler sin res­tric­cio­nes. Cuan­do la derro­ta del Reich les apa­re­ció como inevi­ta­ble, con­clu­ye­ron que sola­men­te eli­mi­nan­do a Hitler se impe­di­ría la total des­truc­ción del país. Creían inge­nua­men­te que podrían nego­ciar una paz satis­fac­to­ria por lo menos con Gran Bre­ta­ña y los EEUU.

El aten­ta­do con­tra el Füh­rer, el 20 de Julio de 1944, en el cuar­tel gene­ral de Ras­ten­burg, en Pru­sia Orien­tal, fue pre­pa­ra­do minu­cio­sa­men­te con mucha anti­ci­pa­ción. Pero fra­ca­só debi­do a un impre­vis­to, por­que la vali­ja que con­te­nía la bom­ba fue des­via­da del lugar don­de el coro­nel Stauf­fen­berg la había colo­ca­do, cer­ca de Hitler.

Ale­ma­nia entra­ría en ago­nía y el pro­pio Cuar­tel Gene­ral fue apre­su­ra­da­men­te trans­fe­ri­do a Berlín.

Pero la repre­sión asu­mió pro­por­cio­nes gigan­tes­cas, sin pre­ce­den­tes en la bre­ve his­to­rial del Reich. Alcan­zó a tres maris­ca­les ‑Witz­le­ben, Klu­ge y Rom­mel– y al gene­ral Beck, ex-jefe del Esta­do Mayor. El pri­me­ro fue col­ga­do, los otros fue­ron obli­ga­dos a sui­ci­dar­se. Los lla­ma­dos Tri­bu­na­les del Pue­blo con­de­na­ron a la hor­ca o al fusi­la­mien­to, en jui­cios de far­sa, a milla­res de mili­ta­res y civi­les impli­ca­dos en la conspiración.

Según una fuen­te cita­da por William Shi­rer, la Ges­ta­po detu­vo a 7.000 per­so­nas y en la lis­ta de con­de­na­dos a muer­te cons­tan 4980 nom­bres, entre los cua­les el del almi­ran­te Cana­ris, jefe de la Abwehr, y los de dece­nas de gene­ra­les y ofi­cia­les superiores.

En opi­nión de los his­to­ria­do­res del Reich, la per­tur­ba­ción men­tal de Hitler, que se acen­tua­rá des­pués de las últi­mas derro­tas mili­ta­res, se agra­vó mucho a par­tir del aten­ta­do de Julio.

Epi­lo­go de la Tragedia

En las últi­mas sema­nas de la gue­rra, todos los jerar­cas del Reich eran cons­cien­tes de que la gue­rra esta­ba per­di­da y ter­mi­na­ría con la toma de Ber­lín. Excep­to Hitler. Enfer­mo, deses­pe­ra­do, se sumer­gió en un esta­do de his­te­ria per­ma­nen­te, ima­gi­nan­do pla­nes locos de vic­to­ria. Creía que las V1 y V2, las bom­bas vola­do­ras, des­trui­rían Lon­dres (las ram­pas de lan­za­mien­to ya habían sido des­trui­das por la Royal Air For­ce) y que los pri­me­ros avio­nes de com­ba­te de cho­rro barre­rían de los cie­los la avia­ción anglo-ame­ri­ca­na (la mayo­ría de esos cazas pio­ne­ros fue­ron des­trui­dos en los bombardeos).

Hitler emi­tía las orde­nes más demen­cia­les, admi­tien­do inclu­si­ve que el cer­co de Ber­lín ter­mi­na­ría con la lle­ga­da del ejér­ci­to del gene­ral Stei­ner (ya en desin­te­gra­ción). Mas ya nadie, enton­ces, lo escu­cha­ba. En los últi­mos días acu­só de trai­ción a Goe­ring y a Himm­ler. El 30 de Abril se sui­ci­dó en el bun­ker de la cancillería.

¿Cómo fue posi­ble –insis­to- que tal hom­bre toma­se el Poder en Ale­ma­nia, ins­tau­ra­se en ella un régi­men de terror y des­en­ca­de­na­se la más mor­tí­fe­ra gue­rra de la Historia?

¿Cómo es posi­ble –plan­teo la cues­tión – que gober­nan­tes e inte­lec­tua­les que se pre­sen­tan como pala­di­nes de la liber­tad y de la demo­cra­cia, se empe­ñen hoy en defor­mar y fal­si­fi­car la His­to­ria, esfor­zán­do­se por apa­gar la memo­ria del fas­cis­mo del Reich, cuan­do hacen todo para sata­ni­zar al socia­lis­mo (y al comu­nis­mo) úni­ca alter­na­ti­va a la bar­ba­rie del capi­ta­lis­mo en crisis?

¿Cómo es posi­ble que los gobier­nos y los gran­des medios de Euro­pa asis­tan con indi­fe­ren­cia al ascen­so en Holan­da, en Aus­tria y en los paí­ses bál­ti­cos de orga­ni­za­cio­nes fas­cis­tas y lan­cen calum­nias con­tra los tra­ba­ja­do­res grie­gos que luchan en las calles en defen­sa de sus derechos?

¿Cómo es posi­ble que dece­nas de millo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos mani­fies­ten apre­cio por la polí­ti­ca del gobierno neo­fas­cis­ta de Colom­bia, acep­ten pasi­va­men­te el blo­queo a Cuba y expre­sen sim­pa­tía por la his­té­ri­ca cam­pa­ña con­tra la Isla Socia­lis­ta trans­for­ma­da, de repen­te, en el asun­to del día?


V. N. de Gaia, 23 de Mar­zo de 2010. 1. Todas las citas de este articu­lo fue­ron extraí­das del libro de William Shi­rer

www​.odia​rio​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.