Movi­mien­tos de muje­res de Vene­zue­la con­si­de­ra ana­cró­ni­co el códi­go penal por Agen­cia Boli­va­ria­na de Noticias

El movi­mien­to de muje­res de Vene­zue­la guber­na­men­ta­les y no guber­na­men­ta­les con­si­de­ran nece­sa­rio la crea­ción de un nue­vo códi­go penal, debi­do a que es un ins­tru­men­to jurí­di­co con­tra­rio a los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les en mate­ria de dere­chos huma­nos con­te­ni­dos en la Cons­ti­tu­ción, apro­ba­da en 1999.

En este sen­ti­do, la vice­mi­nis­tra para la Trans­ver­sa­li­dad de Polí­ti­ca de Géne­ro del minis­te­rio del Poder Popu­lar para la Mujer (Min­mu­jer), Eli­da Apon­te, indi­có que el movi­mien­to de muje­res pro­po­nen un nue­vo códi­go penal, “que per­mi­ta que des­apa­rez­can del vie­jo códi­go penal algu­nas nocio­nes abso­lu­ta­men­te patriar­ca­les como aque­lla que refie­re el buen orden de la fami­lia, por­que de acuer­do con la cons­ti­tu­ción esta se orien­ta al con­cep­to de fami­lias”.

Asi­mis­mo, seña­ló que es nece­sa­rio poner de mani­fies­to un nue­vo códi­go penal “que no cree un cas­ti­go para los hom­bres y un doble y tri­ple cas­ti­go para las muje­res”.

Por su par­te, la repre­sen­tan­te del Cen­tro de Estu­dios de la Mujer de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Vene­zue­la (CEM-UCV), Alba Caro­sio, dijo que la revi­sión del códi­go penal vene­zo­lano for­ma par­te de los retos que debe supe­rar la mujer para alcan­zar la equi­dad e igual­dad de géne­ro, “por­que exis­ten algu­nas dis­cri­mi­na­cio­nes con­tra las muje­res, que en algu­nos casos per­sis­ten en este ins­tru­men­to jurí­di­co”.

“La pro­pues­ta sería por un cam­bio radi­cal del códi­go penal, debi­do a que exis­ten algu­nos temas total­men­te ana­cró­ni­cos en un país en tran­si­ción al socia­lis­mo como que toda­vía este pena­li­za­do el adul­te­rio y la inte­rrup­ción del emba­ra­zo, por­que las muje­res tene­mos dere­cho a la auto­no­mía de nues­tro cuer­po y tene­mos dere­chos a los avan­ces de la cien­cia, enton­ces el tema de la mater­ni­dad volun­ta­ria es muy impor­tan­te. Noso­tras no pode­mos retro­ce­der al siglo XXIII, cuan­do se jus­ti­fi­ca­ban las dis­cri­mi­na­cio­nes por cier­to des­co­no­ci­mien­to”, enfatizó.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.