La com­pren­sión como áni­mo, y vice­ver­sa (I) por Ernes­to Mar­tín

Revoluci_n_Cubana

La impor­tan­cia de una visión gene­ral (y de par­ti­da) sobre la revo­lu­ción

La revo­lu­ción es en gerun­dio. Es el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en sí, en el día a día. Marx: “el comu­nis­mo es el movi­mien­to de supera­ción del esta­do real de las cosas”. Cier­to, para tomar el poder revo­lu­cio­na­rio aquí o un poco más allá toda­vía fal­ta algún que otro pasa­do maña­na. Pero para avan­zar en el pro­ce­so, hablar de maña­na ‑o de que allí sí, pero que aquí no es posi­ble- es haber per­di­do la opor­tu­ni­dad para desa­rro­llar el tra­ba­jo revo­lu­cio­na­rio que se pre­sen­ta­ba ayer aquí al lado. Y que sólo a noso­tros corres­pon­día apro­ve­char por­que éra­mos los que ahí está­ba­mos.


1. Más allá de alti­ba­jos, vivi­mos hoy la nece­sa­ria épo­ca his­tó­ri­ca y mun­dial de la trans­for­ma­ción del capi­ta­lis­mo en socia­lis­mo. La inau­gu­ra­ron “ofi­cial­men­te” los caño­na­zos del Auro­ra bol­che­vi­que en 1917 allá por Petro­gra­do, pero ya tuvo un her­mo­so pre­ce­den­te en la Comu­na de París. Que se tra­te de una trans­for­ma­ción nece­sa­ria no sig­ni­fi­ca que esté pre­de­ter­mi­na­da de ante­mano. Lo úni­co que está ase­gu­ra­do es que de seguir la vida en el pla­ne­ta, el capi­ta­lis­mo no podrá dejar de negar­se a sí mis­mo y final­men­te ocu­par su vitri­na en el museo de sis­te­mas his­tó­ri­cos. Pero el incen­dio pue­de arra­sar con todo. Por eso, ya des­de prin­ci­pios del siglo XX la con­sig­na es, sobre todo, un lla­ma­mien­to urgen­te a la volun­tad: socia­lis­mo o bar­ba­rie…

2. La trans­for­ma­ción his­tó­ri­ca mun­dial por el socia­lis­mo no podrá ser – y por tan­to, ni ha sido ni será – una sim­ple adi­ción de paí­ses socia­lis­tas. Es a su mane­ra una úni­ca gue­rra glo­bal que atra­vie­sa todos los paí­ses, y en la que en cada uno se desa­rro­lla una bata­lla según sus con­di­cio­nes y lími­tes par­ti­cu­la­res; tam­bién los que mar­ca el entorno inter­na­cio­nal. Los bol­che­vi­ques sabían que la suer­te del pro­pio socia­lis­mo en la Rusia cam­pe­si­na y zaris­ta, depen­dían en gran medi­da, como míni­mo, del triun­fo en Ale­ma­nia. Tam­po­co se le esca­pó al pro­pio capi­ta­lis­mo inter­na­cio­nal. Una dece­na lar­ga de paí­ses agre­dió a Rusia e impul­só una “gue­rra civil” con la idea de trun­car aque­lla expe­rien­cia anti­bur­gue­sa o, en su defec­to, dejar­la en tal esta­do que no pudie­ra ser un ejem­plo a seguir ni social ni polí­ti­ca­men­te, obli­gán­do­la a tomar medi­das de auto­de­fen­sa para pre­sen­tar­la lue­go como un sis­te­ma polí­ti­co infe­rior a la “demo­cra­cia occi­den­tal.” Des­de enton­ces, no ha habi­do nin­gu­na expe­rien­cia revo­lu­cio­na­ria a la que no se le haya pre­ten­di­do apli­car la mis­ma tera­pia de cho­que, tal como ha sido (y sigue sien­do) el caso en Amé­ri­ca Lati­na.

3. El gra­do de avan­ce socia­lis­ta en cada país, deri­va­do de la bata­lla par­ti­cu­lar que en él se desa­rro­lle, es inde­pen­dien­te de lo que gran­des masas ahí se crean y de las ban­de­ras que se alcen. His­tó­ri­ca­men­te esto se ve en un doble sen­ti­do. Uno, cuan­do las medi­das socia­lis­tas no pue­den ir tan lejos como los ele­men­tos más avan­za­dos qui­sie­ran o decla­ran abier­ta­men­te. Los bol­che­vi­ques y los comu­nis­tas chi­nos fue­ron con­si­de­ra­dos por el socia­lis­mo inter­na­cio­nal como su van­guar­dia, y, sin embar­go, en sus paí­ses, por más ban­de­ras rojas que se des­ple­ga­sen, había una inmen­sa acu­mu­la­ción de retra­sos rela­ti­vos que obli­ga­ba a tomar muchas medi­das pro­pias de la revo­lu­ción demo­crá­ti­co-bur­gue­sa: ésa que nun­ca hubo y que, en cual­quier caso, la bur­gue­sía ya no iba a lle­var a cabo a esas altu­ras de desa­rro­llo de la lucha de cla­ses. Pero tam­bién ocu­rre que el pro­pio capi­ta­lis­mo finan­cie­ro inter­na­cio­nal e impe­ria­lis­ta, bajo el man­to del “neo­li­be­ra­lis­mo”, ani­qui­le en paí­ses “en vías de desa­rro­llo” amplios sec­to­res de “capi­ta­lis­mo nacio­nal” (Amé­ri­ca Lati­na.) Enton­ces, el sim­ple hecho de tomar medi­das de nacio­na­li­za­ción, anti­im­pe­ria­lis­tas, más asu­mi­bles amplia­men­te por “patrió­ti­cas”, impli­ca obje­ti­va­men­te avan­zar en la pers­pec­ti­va del socia­lis­mo; en todo caso, la acer­can a nivel inter­na­cio­nal al debi­li­tar al impe­ria­lis­mo. Y ello, a pesar de que este­mos ante expe­rien­cias que no se auto­pro­cla­men explí­ci­ta­men­te socia­lis­tas.

4. Con­si­de­ran­do la supera­ción revo­lu­cio­na­ria del capi­ta­lis­mo como un “acto” úni­co y mun­dial que se pro­lon­ga en el tiem­po, cada pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, ade­más de sus con­se­cuen­cias nacio­na­les en cuan­to a sus rea­li­za­cio­nes, tie­ne una sig­ni­fi­ca­ción inter­na­cio­nal. La de los pro­ce­sos y movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios en el “Sur” es “abrir la veda” con­tra el mons­truo impe­ria­lis­ta. En el Occi­den­te, ése tan reac­cio­na­rio aho­ra, el rol his­tó­ri­co de los avan­ces revo­lu­cio­na­rios es con­so­li­dar la cons­truc­ción mun­dial del comu­nis­mo. No debe esca­par­nos la tesis de Marx de que el comu­nis­mo es sobre todo un acto de los pue­blos desa­rro­lla­dos y de que ha de enten­der­se a esca­la mun­dial; tesis a tomar, des­de lue­go, con todas las actua­li­za­cio­nes y pre­ci­sio­nes de rigor y evi­tan­do la bur­da inter­pre­ta­ción de que los pue­blos “ter­cer­mun­dis­tas” habrían de espe­rar para aden­trar­se en la vía socia­lis­ta. Lo cier­to es que en la medi­da que el Occi­den­te reac­cio­na­rio con­ti­núe sién­do­lo, será fuen­te de pro­ble­mas para la cons­truc­ción del socia­lis­mo allí don­de comien­ce y por más cla­ri­dad que se ten­ga en la línea a seguir. No sólo el Occi­den­te reac­cio­na­rio limi­ta por su agre­si­vi­dad y chan­ta­je mili­ta­res. Al domi­nar la eco­no­mía inter­na­cio­nal, con­de­na a muchas socie­da­des que acce­den a la revo­lu­ción socia­lis­ta a arras­trar atra­sos impi­dién­do­les pro­fun­di­zar en ella. Cobra así, si cabe, más impor­tan­cia el mero desa­rro­llo de un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio en los paí­ses “desa­rro­lla­dos” impe­ria­lis­tas; es decir, su pro­pia exis­ten­cia, mucho antes de un even­tual triun­fo. No ya por lo que se avan­ce nacio­nal­men­te, sino por lo que supo­ne de des­ta­bi­li­za­ción en el cora­zón mis­mo del sis­te­ma, y de freno mayor para su agre­si­vi­dad a la peri­fe­ria. Tal es como debie­ra abor­dar­se la cues­tión del núme­ro en nues­tros paí­ses, tenien­do en cuen­ta el valor estra­té­gi­co que ofre­ce cada lugar. Es cues­tión, más allá de la nece­sa­ria soli­da­ri­dad, de repar­to de pape­les revo­lu­cio­na­rios, don­de el cri­te­rio del núme­ro no se apli­ca de la mis­ma mane­ra. Diez per­so­nas aco­san­do los intere­ses y las sedes cen­tra­les de los impe­ria­lis­tas en las prín­ci­pa­les metró­po­lis domi­nan­tes para apo­yar la lucha de los pue­blos del “Ter­cer Mun­do” es com­pa­ra­ble a miles ata­can­do sus sucur­sa­les allá lejos. En todo caso, la pro­ble­má­ti­ca de la acu­mu­la­ción de fuer­zas revo­lu­cio­na­rias en los paí­ses domi­nan­tes vie­ne en gran par­te defi­ni­da, pre­ci­sa­men­te, por esa domi­na­ción que ejer­cen con­tra el res­to del mun­do. Pare­ce que deja­ran el hori­zon­te de la revo­lu­ción sólo para paí­ses atra­sa­dos, al tiem­po que con­de­nan a sus revo­lu­cio­nes a apa­re­cer como «expe­ri­men­tos» no atra­yen­tes para los pue­blos “desa­rro­lla­dos” al limi­tar su con­te­ni­do socia­lis­ta y las pro­pias pers­pec­ti­vas post­re­vo­lu­cio­na­rias. Por ello aquí debe­mos pro­mo­ver poten­tes movi­mien­tos anti­im­pe­ria­lis­tas. Por­que apo­yan a los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios en los paí­ses depen­dien­tes, debi­li­tan la pro­pia reta­guar­dia impe­ria­lis­ta en las metró­po­lis y pone en mar­cha un movi­mien­to prác­ti­co que faci­li­ta el tra­ba­jo de con­cien­cia­ción posi­ti­va por el socia­lis­mo, inclu­so aquí mis­mo, que vale más que mil pro­cla­mas.

5. La impor­tan­cia del aná­li­sis inter­na­cio­nal. Los revo­lu­cio­na­rios deben seguir lo más fiel posi­ble el movi­mien­to real de las con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas. El desa­rro­llo de la revo­lu­ción mun­dial depen­de mucho del enfren­ta­mien­to entre las pro­pias poten­cias, por lo que de apro­ve­cha­mien­to en dife­ren­tes terre­nos (polí­ti­co, pro­pa­gan­da, etc.) nos per­mi­ten sus peleas, y de tra­du­cir­se en con­flic­tos béli­cos direc­tos, por con­lle­var debi­li­ta­mien­to y des­truc­ción de sus apa­ra­tos de repre­sión, de sus ins­ti­tu­cio­nes en gene­ral. Hoy menos que nun­ca, para seguir el movi­mien­to de las con­tra­dic­cio­nes entre “los gran­des”, pode­mos hacer caso de las apa­rien­cias diplo­má­ti­cas; éstas encu­bren dema­sia­das debi­li­da­des. Así, por ejem­plo, mien­tras unos (los de la Unión Euro­pea) están lejos de con­for­mar un blo­que impe­ria­lis­ta que les posi­bi­li­te ir por libres, otros (los yan­quis) se dedi­can a incen­diar el mun­do a tum­bos para pro­lon­gar una hege­mo­nía sin base real para man­te­ner­la incon­tes­ta­da, y que si en su pro­pio cam­po se le pro­rro­gó más de la cuen­ta fue por moti­vos de “Gue­rra Fría”. En cual­quier caso, la ten­den­cia domi­nan­te entre ellos es la de crear y agra­var con­flic­tos regio­na­les para diri­mir sus pro­pias dife­ren­cias. Des­de lue­go, el caso mas san­gran­te lo tene­mos en Orien­te Medio, cuyos pue­blos mar­ti­ri­za­dos ofre­cen una resis­ten­cia heroi­ca a la que debe­mos pre­dis­po­ner el apo­yo máxi­mo en nues­tros paí­ses. Ello pasa por des­ta­car los ele­men­tos posi­ti­vos, de anti­im­pe­ria­lis­mo, a menu­do escon­di­dos tras ropa­jes ideo­ló­gi­cos o reli­gio­sos (inde­fen­di­bles en sí para noso­tros) que los voce­ros a suel­do de las poten­cias agre­so­ras no pier­den oca­sión para uti­li­zar a fin de para­li­zar­nos y que les deje­mos hacer. La lucha de resis­ten­cia en el mun­do ára­be y mul­su­mán es supe­rior a las dife­ren­cias que pue­dan sepa­rar­nos de los movi­mien­tos que la enca­be­zan. Y es que inclu­so para el avan­ce de esos pue­blos con­tra mis­ti­fi­ca­cio­nes reli­gio­sas y remi­nis­cen­cias feu­da­les, nada como desin­te­grar el (des)orden mun­dial exis­ten­te, por civi­li­za­do y lai­co que lo vis­tan algu­nos de sus popes más pro­gres. En ese com­ba­te real­men­te anti­im­pe­ria­lis­ta, aque­llos pue­blos están en pri­me­ra línea pagan­do un sacri­fi­cio inmen­so: les debe­mos honor y memo­ria ante tan­ta san­gre ver­ti­da, que con­tri­bu­ye a libe­rar­nos a todos de esa arro­gan­cia efec­ti­va­men­te impe­rial, la cual se tras­to­ca en mise­ria y fra­ca­so ante la deter­mi­na­ción de los pue­blos que no se some­ten. Aquí pode­mos rea­li­zar muchas cosas que a esos pue­blos les cogen muy lejos, y que son fun­da­men­ta­les para ali­viar­les (para ali­viar­nos) la pre­sión. Una vez más, es cues­tión de repar­to de tareas. Y de orga­ni­zar­se el áni­mo para asu­mir­las.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *