27 – M: Con­tra el recor­te. Nosotros/​as los migran­tes también

Hoy sába­do 27 de mar­zo, la mayo­ría sin­di­cal vas­ca ha con­vo­ca­do movi­li­za­cio­nes en las cua­tro capi­ta­les con­tra el bru­tal recor­te de las pen­sio­nes y de dere­chos labo­ra­les y socia­les que el gobierno espa­ñol pre­ten­de impo­ner­nos a todos los sec­to­res sociales.

Estas anti­so­cia­les medi­das con­tra las pen­sio­nes con­tem­plan el aumen­to de la edad de jubi­la­ción de los 65 a los 67 años, retra­so en la edad de pre­ju­bi­la­ción, incre­men­to en el núme­ro de años en la coti­za­ción para el cobro de la pen­sión o el recor­te de las pen­sio­nes de viu­de­dad y de la pres­ta­ción por inca­pa­ci­dad temporal.

Tam­bién pre­ten­de gol­pear­nos con una refor­ma labo­ral que faci­li­ta­rá y aba­ra­ta­rá el des­pi­do, aumen­ta­rá la fle­xi­bi­li­dad labo­ral, incre­men­ta­rá la ines­ta­bi­li­dad en los hora­rios labo­ra­les, amplia­rá el papel de ETTs y agen­cias pri­va­das de colo­ca­ción, ale­ja­rá y cen­tra­li­za­rá la nego­cia­ción colectiva.

Con estas medi­das, en medio de la cri­sis que gobier­nos, empre­sa­rios y ban­ca­rios gene­ra­ron, no pre­ten­den más que hacer­la pagar a sec­to­res obre­ros y popu­la­res. Y, sin duda, empeo­ra­rán espe­cial­men­te la situa­ción de muje­res y jóve­nes, así como la de nosotras/​os, las per­so­nas migran­tes. Esto supon­drá un fuer­te dete­rio­ro en las con­di­cio­nes del empleo de las y los que aún lo con­ser­va­mos y una dis­mi­nu­ción o pér­di­da de las ya esca­sas cober­tu­ra socia­les de que disponemos.

Las per­so­nas y colec­ti­vos migran­tes, y en espe­cial las muje­res, somos el esla­bón más debi­li­ta­do y vul­ne­ra­bi­li­za­do de la socie­dad. Las que debe­mos sopor­tar los efec­tos más devas­ta­do­res en todos los ámbi­tos de la cri­sis pro­vo­ca­da por el capi­tal trans­na­cio­nal tan­to aquí, como nues­tros fami­lia­res en nues­tros paí­ses de origen.

Así, en el con­jun­to de Hego Eus­kal Herria la pér­di­da de empleo y la tasa de des­em­pleo que ya sopor­ta­mos las per­so­nas migran­tes es 10 pun­tos mayor que la media. Somos víc­ti­mas espe­cia­les del aumen­to de la tem­po­ra­li­dad y la pre­ca­rie­dad, de la baja de los ya redu­ci­dos sala­rios y de una escan­da­lo­sa subi­da de empleos sin con­tra­to y sin nin­gún tipo de cobertura.

La reba­ja en nues­tras con­di­cio­nes de vida como migran­tes se tra­du­ce en un retro­ce­so en el uso de ser­vi­cios ban­ca­rios, el con­si­de­ra­ble haci­na­mien­to en las vivien­das, un incre­men­to de la pobre­za y la indi­gen­cia o la dolo­ro­sa reduc­ción o, sim­ple­men­te, la impo­si­bi­li­dad de enviar a la fami­lias en nues­tros paí­ses de ori­gen el míni­mo que nece­si­tan para sobrevivir.

A las con­se­cuen­cias de la cri­sis, las per­so­nas migran­tes tene­mos que sopor­tar las polí­ti­cas de extran­je­ría que nos impo­ne el Esta­dos espa­ñol. Efec­tos que se han incre­men­ta­do con la últi­ma refor­ma de la “Ley de Extranjería”.

Por tan­to, esta­mos expe­ri­men­tan­do un fuer­te des­cen­so del núme­ro de per­so­nas con auto­ri­za­ción de resi­den­cia y tra­ba­jo, con el aña­di­do de que el sec­tor migra­to­rio extra­co­mu­ni­ta­rio, no sólo nece­si­ta­mos el tra­ba­jo para el sus­ten­to de nues­tras fami­lias, sino para poder man­te­ner­nos en situa­ción admi­nis­tra­ti­va regu­lar y poder con­ser­var unos míni­mos dere­chos a pres­ta­cio­nes básicas.

Ver­nos en situa­ción de des­em­pleo, con­lle­va el incre­men­to de la pér­di­da de docu­men­ta­ción o el mie­do a que esto suce­da. Ade­más, quie­nes esta­mos en situa­ción irre­gu­lar, para pedir el arrai­go social, encon­tra­mos enor­mes difi­cul­ta­des para acceder
La reba­ja en nues­tras con­di­cio­nes de vida como migran­tes se tra­du­ce en un retro­ce­so en el uso de ser­vi­cios ban­ca­rios, el con­si­de­ra­ble haci­na­mien­to en las vivien­das, un incre­men­to de la pobre­za y la indi­gen­cia o la dolo­ro­sa reduc­ción o, sim­ple­men­te, la impo­si­bi­li­dad de enviar a la fami­lias en nues­tros paí­ses de ori­gen el míni­mo que nece­si­tan para sobrevivir.

A las con­se­cuen­cias de la cri­sis, las per­so­nas migran­tes tene­mos que sopor­tar las polí­ti­cas de extran­je­ría que nos impo­ne el Esta­dos espa­ñol. Efec­tos que se han incre­men­ta­do con la últi­ma refor­ma de la “Ley de Extranjería”.

Por tan­to, esta­mos expe­ri­men­tan­do un fuer­te des­cen­so del núme­ro de per­so­nas con auto­ri­za­ción de resi­den­cia y tra­ba­jo, con el aña­di­do de que el sec­tor migra­to­rio extra­co­mu­ni­ta­rio, no sólo nece­si­ta­mos el tra­ba­jo para el sus­ten­to de nues­tras fami­lias, sino para poder man­te­ner­nos en situa­ción admi­nis­tra­ti­va regu­lar y poder con­ser­var unos míni­mos dere­chos a pres­ta­cio­nes básicas.

Ver­nos en situa­ción de des­em­pleo, con­lle­va el incre­men­to de la pér­di­da de docu­men­ta­ción o el mie­do a que esto suce­da. Ade­más, quie­nes esta­mos en situa­ción irre­gu­lar, para pedir el arrai­go social, encon­tra­mos enor­mes difi­cul­ta­des para acce­der a una ofer­ta de tra­ba­jo tras obte­ner la auto­ri­za­ción. Con lo que esta­mos sien­do obje­to de per­ma­nen­te aco­so, per­se­cu­ción poli­cial y final­men­te de expulsión.

Exi­gi­mos jun­to a la mayo­ría sin­di­cal y social de este pue­blo la reti­ra­da de todas estas medi­das anti­po­pu­la­res. Es nece­sa­rio un repar­to equi­ta­ti­vo de la rique­za en este país y en nues­tros paí­ses de ori­gen, más y mejor empleo, más dere­chos labo­ra­les, más pro­tec­ción social y un sis­te­ma fis­cal más jus­to. Es nece­sa­rio una trans­for­ma­ción del injus­to, explo­ta­dor, patriar­cal, esquil­ma­dor, mili­ta­ris­ta y uni­for­mi­zan­te mode­lo actual de socie­dad. Una trans­for­ma­ción que abor­de un cam­bio en los pará­me­tros de la des­igual rela­ción Nor­te-Sur. Un cam­bio en el mode­lo de pro­duc­ción y de con­su­mo. Un cam­bio, en defi­ni­ti­va, que garan­ti­ce la jus­ti­cia social, la sobe­ra­nía de los pue­blos y el futu­ro de la bio­di­ver­si­dad eco­ló­gi­ca y cul­tu­ral de nues­tras sociedades.

Por todo ello, los sec­to­res y colec­ti­vos de migran­tes y refu­gia­dos que vivi­mos en el País Vas­co, hace­mos un lla­ma­mien­to a las per­so­nas que pro­ce­de­mos de otros paí­ses y a la pobla­ción en gene­ral, a movi­li­zar­nos hoy sába­do a la tar­de en las cua­tro capi­ta­les jun­to a la mayo­ría sin­di­cal de este país. La lucha por los dere­chos labo­ra­les y socia­les de este pue­blo en el que vivi­mos, es tam­bién la lucha por nues­tros dere­chos como per­so­nas migran­tes y refugiadas.

Fir­man­tes:

Mire­ya Perea. KIRA – Coor­di­na­do­ra de Inmi­gran­tes y Refugiados/​as de Araba
Sil­via Carri­zo. MALEN Etxea – Asoc. de muje­res inmigrantes.
Hafid Amaa­zian. ANITZAK Eki­me­na – Ini­cia­ti­va de per­so­nas migran­tes y con otros orí­ge­nes en Eus­kal Herria

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.