27 – M: Con­tra el recor­te. Nosotros/​as los migran­tes tam­bién

Hoy sába­do 27 de mar­zo, la mayo­ría sin­di­cal vas­ca ha con­vo­ca­do movi­li­za­cio­nes en las cua­tro capi­ta­les con­tra el bru­tal recor­te de las pen­sio­nes y de dere­chos labo­ra­les y socia­les que el gobierno espa­ñol pre­ten­de impo­ner­nos a todos los sec­to­res socia­les.

Estas anti­so­cia­les medi­das con­tra las pen­sio­nes con­tem­plan el aumen­to de la edad de jubi­la­ción de los 65 a los 67 años, retra­so en la edad de pre­ju­bi­la­ción, incre­men­to en el núme­ro de años en la coti­za­ción para el cobro de la pen­sión o el recor­te de las pen­sio­nes de viu­de­dad y de la pres­ta­ción por inca­pa­ci­dad tem­po­ral.

Tam­bién pre­ten­de gol­pear­nos con una refor­ma labo­ral que faci­li­ta­rá y aba­ra­ta­rá el des­pi­do, aumen­ta­rá la fle­xi­bi­li­dad labo­ral, incre­men­ta­rá la ines­ta­bi­li­dad en los hora­rios labo­ra­les, amplia­rá el papel de ETTs y agen­cias pri­va­das de colo­ca­ción, ale­ja­rá y cen­tra­li­za­rá la nego­cia­ción colec­ti­va.

Con estas medi­das, en medio de la cri­sis que gobier­nos, empre­sa­rios y ban­ca­rios gene­ra­ron, no pre­ten­den más que hacer­la pagar a sec­to­res obre­ros y popu­la­res. Y, sin duda, empeo­ra­rán espe­cial­men­te la situa­ción de muje­res y jóve­nes, así como la de nosotras/​os, las per­so­nas migran­tes. Esto supon­drá un fuer­te dete­rio­ro en las con­di­cio­nes del empleo de las y los que aún lo con­ser­va­mos y una dis­mi­nu­ción o pér­di­da de las ya esca­sas cober­tu­ra socia­les de que dis­po­ne­mos.

Las per­so­nas y colec­ti­vos migran­tes, y en espe­cial las muje­res, somos el esla­bón más debi­li­ta­do y vul­ne­ra­bi­li­za­do de la socie­dad. Las que debe­mos sopor­tar los efec­tos más devas­ta­do­res en todos los ámbi­tos de la cri­sis pro­vo­ca­da por el capi­tal trans­na­cio­nal tan­to aquí, como nues­tros fami­lia­res en nues­tros paí­ses de ori­gen.

Así, en el con­jun­to de Hego Eus­kal Herria la pér­di­da de empleo y la tasa de des­em­pleo que ya sopor­ta­mos las per­so­nas migran­tes es 10 pun­tos mayor que la media. Somos víc­ti­mas espe­cia­les del aumen­to de la tem­po­ra­li­dad y la pre­ca­rie­dad, de la baja de los ya redu­ci­dos sala­rios y de una escan­da­lo­sa subi­da de empleos sin con­tra­to y sin nin­gún tipo de cober­tu­ra.

La reba­ja en nues­tras con­di­cio­nes de vida como migran­tes se tra­du­ce en un retro­ce­so en el uso de ser­vi­cios ban­ca­rios, el con­si­de­ra­ble haci­na­mien­to en las vivien­das, un incre­men­to de la pobre­za y la indi­gen­cia o la dolo­ro­sa reduc­ción o, sim­ple­men­te, la impo­si­bi­li­dad de enviar a la fami­lias en nues­tros paí­ses de ori­gen el míni­mo que nece­si­tan para sobre­vi­vir.

A las con­se­cuen­cias de la cri­sis, las per­so­nas migran­tes tene­mos que sopor­tar las polí­ti­cas de extran­je­ría que nos impo­ne el Esta­dos espa­ñol. Efec­tos que se han incre­men­ta­do con la últi­ma refor­ma de la “Ley de Extran­je­ría”.

Por tan­to, esta­mos expe­ri­men­tan­do un fuer­te des­cen­so del núme­ro de per­so­nas con auto­ri­za­ción de resi­den­cia y tra­ba­jo, con el aña­di­do de que el sec­tor migra­to­rio extra­co­mu­ni­ta­rio, no sólo nece­si­ta­mos el tra­ba­jo para el sus­ten­to de nues­tras fami­lias, sino para poder man­te­ner­nos en situa­ción admi­nis­tra­ti­va regu­lar y poder con­ser­var unos míni­mos dere­chos a pres­ta­cio­nes bási­cas.

Ver­nos en situa­ción de des­em­pleo, con­lle­va el incre­men­to de la pér­di­da de docu­men­ta­ción o el mie­do a que esto suce­da. Ade­más, quie­nes esta­mos en situa­ción irre­gu­lar, para pedir el arrai­go social, encon­tra­mos enor­mes difi­cul­ta­des para acce­der
La reba­ja en nues­tras con­di­cio­nes de vida como migran­tes se tra­du­ce en un retro­ce­so en el uso de ser­vi­cios ban­ca­rios, el con­si­de­ra­ble haci­na­mien­to en las vivien­das, un incre­men­to de la pobre­za y la indi­gen­cia o la dolo­ro­sa reduc­ción o, sim­ple­men­te, la impo­si­bi­li­dad de enviar a la fami­lias en nues­tros paí­ses de ori­gen el míni­mo que nece­si­tan para sobre­vi­vir.

A las con­se­cuen­cias de la cri­sis, las per­so­nas migran­tes tene­mos que sopor­tar las polí­ti­cas de extran­je­ría que nos impo­ne el Esta­dos espa­ñol. Efec­tos que se han incre­men­ta­do con la últi­ma refor­ma de la “Ley de Extran­je­ría”.

Por tan­to, esta­mos expe­ri­men­tan­do un fuer­te des­cen­so del núme­ro de per­so­nas con auto­ri­za­ción de resi­den­cia y tra­ba­jo, con el aña­di­do de que el sec­tor migra­to­rio extra­co­mu­ni­ta­rio, no sólo nece­si­ta­mos el tra­ba­jo para el sus­ten­to de nues­tras fami­lias, sino para poder man­te­ner­nos en situa­ción admi­nis­tra­ti­va regu­lar y poder con­ser­var unos míni­mos dere­chos a pres­ta­cio­nes bási­cas.

Ver­nos en situa­ción de des­em­pleo, con­lle­va el incre­men­to de la pér­di­da de docu­men­ta­ción o el mie­do a que esto suce­da. Ade­más, quie­nes esta­mos en situa­ción irre­gu­lar, para pedir el arrai­go social, encon­tra­mos enor­mes difi­cul­ta­des para acce­der a una ofer­ta de tra­ba­jo tras obte­ner la auto­ri­za­ción. Con lo que esta­mos sien­do obje­to de per­ma­nen­te aco­so, per­se­cu­ción poli­cial y final­men­te de expul­sión.

Exi­gi­mos jun­to a la mayo­ría sin­di­cal y social de este pue­blo la reti­ra­da de todas estas medi­das anti­po­pu­la­res. Es nece­sa­rio un repar­to equi­ta­ti­vo de la rique­za en este país y en nues­tros paí­ses de ori­gen, más y mejor empleo, más dere­chos labo­ra­les, más pro­tec­ción social y un sis­te­ma fis­cal más jus­to. Es nece­sa­rio una trans­for­ma­ción del injus­to, explo­ta­dor, patriar­cal, esquil­ma­dor, mili­ta­ris­ta y uni­for­mi­zan­te mode­lo actual de socie­dad. Una trans­for­ma­ción que abor­de un cam­bio en los pará­me­tros de la des­igual rela­ción Nor­te-Sur. Un cam­bio en el mode­lo de pro­duc­ción y de con­su­mo. Un cam­bio, en defi­ni­ti­va, que garan­ti­ce la jus­ti­cia social, la sobe­ra­nía de los pue­blos y el futu­ro de la bio­di­ver­si­dad eco­ló­gi­ca y cul­tu­ral de nues­tras socie­da­des.

Por todo ello, los sec­to­res y colec­ti­vos de migran­tes y refu­gia­dos que vivi­mos en el País Vas­co, hace­mos un lla­ma­mien­to a las per­so­nas que pro­ce­de­mos de otros paí­ses y a la pobla­ción en gene­ral, a movi­li­zar­nos hoy sába­do a la tar­de en las cua­tro capi­ta­les jun­to a la mayo­ría sin­di­cal de este país. La lucha por los dere­chos labo­ra­les y socia­les de este pue­blo en el que vivi­mos, es tam­bién la lucha por nues­tros dere­chos como per­so­nas migran­tes y refu­gia­das.

Fir­man­tes:

Mire­ya Perea. KIRA – Coor­di­na­do­ra de Inmi­gran­tes y Refugiados/​as de Ara­ba
Sil­via Carri­zo. MALEN Etxea – Asoc. de muje­res inmi­gran­tes.
Hafid Amaa­zian. ANITZAK Eki­me­na – Ini­cia­ti­va de per­so­nas migran­tes y con otros orí­ge­nes en Eus­kal Herria

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *