El atro­pe­llo elec­to­ral por Ramón Sola

El TAV es un atro­pe­llo en toda regla en su con­jun­to, pero en Nafa­rroa se con­vier­te ade­más en el sím­bo­lo de la dete­rio­ra­da situa­ción polí­ti­ca en el herrial­de. El mis­mo Gobierno Sanz que lan­za a dia­rio alar­mis­tas men­sa­jes de que no hay dine­ro para algo tan bási­co y uni­ver­sal como la sani­dad, se mues­tra encan­ta­do a la vez en vaciar las arcas para un macro­pro­yec­to de nece­si­dad más que dudo­sa y que bene­fi­cia­ría sólo a unos pocos. Sin embar­go, las cuen­tas son cla­ras: el con­se­je­ro Alber­to Cata­lán con­fir­ma que la Hacien­da nava­rra asu­mi­rá al menos 60 millo­nes de euros para ace­le­rar la par­te del TAV que corres­pon­de a Madrid, y su com­pa­ñe­ra María Kutz admi­te al mis­mo tiem­po que el blo­queo de las cuen­tas de Osa­sun­bi­dea se ha supe­ra­do con un «par­che» de tres millo­nes de euros. O sea, vein­te veces menos.

Sin embar­go, el Gobierno y su entorno pro­pa­gan­dís­ti­co bus­can ven­der la sani­dad como un pozo sin fon­do y el TAV, por con­tra, como una nece­si­dad acu­cian­te. Y lo están logran­do. Gru­pos como Nafa­rroa Bai e IUN, que ponen el gri­to en el cie­lo con lo de Osa­sun­bi­dea, han mini­mi­za­do has­ta aho­ra el derro­che del TAV o inclu­so han ins­ta­do a cerrar el con­ve­nio.

Así, no es raro que Miguel Sanz ‑hom­bre dado a arre­ba­tos como todo el mun­do sabe- ya ame­na­ce vela­da­men­te con ade­lan­tos elec­to­ra­les. Y qui­zás ni siquie­ra sea, como mati­zó ayer, por lo del tren… sino por faci­li­tar a UPN otros cua­tro años tan cómo­dos de gobierno.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *