Record mun­dial de gas­tos mili­ta­res Esca­la­da arma­men­tis­ta: Las poten­cias se pre­pa­ran para la gue­rra por Manuel Freytas

Los US$1,464 billo­nes de gas­tos mili­ta­res en el pla­ne­ta y la expan­sión geo­mé­tri­ca de las ganan­cias de los con­sor­cios arma­men­tis­tas de Euro­pa y EEUU, son la prue­ba más irre­fu­ta­ble de la rela­ción sim­bió­ti­ca de super­vi­ven­cia esta­ble­ci­da entre el sis­te­ma capi­ta­lis­ta con los con­flic­tos arma­dos y las ocu­pa­cio­nes mili­ta­res. Uno se retro­ali­men­ta de los otros, y ambos tér­mi­nos de la ecua­ción con­for­man la pie­dra angu­lar de la exis­ten­cia mis­ma del sis­te­ma que hoy con­tro­la el mun­do. En sólo una déca­da los gas­tos mili­ta­res aumen­ta­ron en un 50%, y ante la cre­cien­te «mili­ta­ri­za­ción» del pla­ne­ta una pre­gun­ta aco­sa a los exper­tos: ¿Para qué gue­rra se pre­pa­ran las potencias?.

Por Manuel Frey­tas (*)
[email protected]​iarnoticias.​com

Extin­gui­da la Unión Sovié­ti­ca y los pro­ce­sos de la revo­lu­ción arma­da seten­tis­ta, hoy el sis­te­ma capi­ta­lis­ta ya no tie­ne enemi­gos estra­té­gi­cos que plan­teen la posi­bi­li­dad de un enfren­ta­mien­to mili­tar abier­to como en la épo­ca de la Gue­rra Fría.

No obs­tan­te, un gas­to mili­tar mun­dial que ya ascien­de a la increí­ble cifra de US$1,464 billo­nes (ade­más del billo­na­rio nego­cio para las cor­po­ra­cio­nes arma­men­tis­tas) mar­ca un esce­na­rio de ascen­den­te esca­la­da mili­tar de las poten­cias y de los paí­ses en todos los continentes.

¿Se pre­pa­ran las poten­cias para una nue­va gue­rra inter­ca­pi­ta­lis­ta? (Ver Sepa por­qué usted está para­do sobre la ter­ce­ra gue­rra mun­dial).

El gas­to mili­tar glo­bal cre­ció el 4% en 2008 y alcan­zó la cifra récord de US$1,464 billo­nes, el 50% más que en 1999, de acuer­do con un estu­dio del Ins­ti­tu­to de Inves­ti­ga­ción para la Paz Inter­na­cio­nal de Esto­col­mo (SIPRI).

«La cri­sis finan­cie­ra glo­bal toda­vía no ha reper­cu­ti­do en los ingre­sos y bene­fi­cios de las gran­des empre­sas arma­men­tis­tas»,seña­la el SIPRI.

Esa cifra equi­va­le al 2,4% del Pro­duc­to Interno Bru­to (PIB) mun­dial y a 217 dóla­res por cada habi­tan­te del pla­ne­ta, de acuer­do con el orga­nis­mo sueco.

La cri­sis finan­cie­ra mun­dial no impi­dió que la ven­ta de armas cre­cie­ra 22% en el últi­mo quin­que­nio. Tan­to paí­ses ricos como pobres refor­za­ron sus arse­na­les con avio­nes caza, heli­cóp­te­ros de com­ba­te, sub­ma­ri­nos, vehícu­los blin­da­dos y sis­te­mas de defen­sa aérea.

Los cin­co mayo­res com­pra­do­res de armas en el perio­do de 2005 a 2009 fue­ron Chi­na, India, Corea del Sur, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y Gre­cia, según los últi­mos datos divul­ga­dos por el Sipri.

El mayor incre­men­to le corres­pon­de a EEUU (58%): las res­pec­ti­vas asig­na­cio­nes de Washing­ton aumen­ta­ron en 219.000 millo­nes de dóla­res des­de 1999. Casi se tri­pli­ca­ron los gas­tos mili­ta­res Chi­na y Rusia, has­ta los US$ 42.000 millo­nes y los US$ 24.000 millo­nes, respectivamente.

Un nota­ble incre­men­to de los pre­su­pues­tos mili­ta­res se regis­tró en la India, Ara­bia Sau­dí, Irán, Israel, Bra­sil, Corea del Sur, Arge­lia y Gran Bre­ta­ña, según el SIPRI.

La lis­ta con­ti­núa con Tur­quía, Sin­ga­pur, Pakis­tán, Mala­sia, Israel, Arge­lia, Marrue­cos, Libia, Egip­to, Irán, Sudá­fri­ca, Ara­bia Sau­di­ta, Bra­sil, Sudán, Chi­le y Venezuela.

Los cin­co mayo­res ven­de­do­res en el lus­tro fue­ron EEUU, Rusia, Ale­ma­nia, Fran­cia y Gran Bre­ta­ña, res­pon­sa­bles por más de 75% de las expor­ta­cio­nes de armas con­ven­cio­na­les, según el Sipri, uno de los prin­ci­pa­les ins­ti­tu­tos del mun­do dedi­ca­do a la inves­ti­ga­ción sobre desarme.

Esta­dos Uni­dos y Rusia siguen sien­do los prin­ci­pa­les expor­ta­do­res, con 30 y 24% de todas las expor­ta­cio­nes de armas, respectivamente.

Las regio­nes que más armas reci­bie­ron en el perio­do 2005 – 2009 fue­ron Asia y Ocea­nía, con 41%, segui­das de Euro­pa, con 24%, Medio Orien­te, con 17%, Amé­ri­ca, con 11% y Áfri­ca, con 7%.

“Creo que se debe­ría enfa­ti­zar que los líde­res polí­ti­cos de dis­tin­tas regio­nes del mun­do mani­fes­ta­ron la preo­cu­pa­ción de que su región está al bor­de de la carre­ra arma­men­tis­ta”, seña­ló Paul Hol­tom, direc­tor del pro­gra­ma de trans­fe­ren­cia de armas del Sipri.

Los avio­nes caza repre­sen­ta­ron 27% de las trans­fe­ren­cias inter­na­cio­na­les de armas en el lap­so 2005 – 2009. Se envia­ron 72 cazas F‑16E a Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, 52 F‑16I a Israel y 40 F‑15K a Corea del Sur.

En las expor­ta­cio­nes rusas de avio­nes caza se inclu­yen 82 Su-30 a India, 28 a Arge­lia y 18 a Mala­sia. Rusia tam­bién bus­ca con­cre­tar este año la ven­ta a India de 126 avio­nes de combate.

Y los pedi­dos y entre­gas de estos “sis­te­mas de armas poten­cial­men­te des­es­ta­bi­li­za­do­res cau­sa­ron inquie­tu­des en regio­nes de ten­sión como Medio Orien­te, Áfri­ca del Nor­te, Amé­ri­ca del Sur, Asia meri­dio­nal y sudes­te asiá­ti­co”, seña­la el Sipri.

Las gue­rras de Obama

El actual pre­su­pues­to de Defen­sa de EEUU ya esta­ría superan­do el 50% del total del gas­to arma­men­tis­ta en el mundo.

Final­men­te el «sue­ño ame­ri­cano» de Oba­ma se mate­ria­li­zó en núme­ros: El pre­su­pues­to des­ti­na­do al área de la Defen­sa (Pen­tá­gono) que inclu­ye las gue­rras mili­ta­res y las polí­ti­cas de ocu­pa­ción ron­dan los US$ 730.000 millo­nes para el ejer­ci­cio fis­cal 2010.

Al mis­mo tiem­po, las ocu­pa­cio­nes mili­ta­res de EEUU en Irak y Afga­nis­tán «gene­ra­ron un gas­to suple­men­ta­rio de US$ 903.000 millo­nes sólo para EEUU» en el perio­do 1999 – 2008, agre­gó Sam Per­lo-Free­man, direc­tor del Pro­yec­to de SIPRI sobre gas­to militar.

La pri­me­ra poten­cia impe­rial es, sin sor­pre­sa, el país con mayo­res gas­tos en arma­men­to del mun­do, según el SIPRI.

Los gas­tos EEUU repre­sen­tan casi un 42% del total, más que los 14 paí­ses siguien­tes reu­ni­dos, en un lega­do de la polí­ti­ca del ex pre­si­den­te Geor­ge W. Bush, según el SIPRI

Des­de 1999, los gas­tos de la defen­sa esta­dou­ni­den­se aumen­ta­ron un 67% a pre­cios cons­tan­tes, para situar­se en US$ 607.000 millo­nes el año pasa­do, y lle­gar a US$ 730.000 millo­nes en el pre­su­pues­to fis­cal 2009.

«La idea de la «gue­rra con­tra el terro­ris­mo» esti­mu­ló a muchos paí­ses a ver sus pro­ble­mas a tra­vés de un len­te alta­men­te mili­ta­ri­za­da, uti­li­zan­do este argu­men­to para jus­ti­fi­car sus altos gas­tos mili­ta­res», expli­ca Sam Per­lo-Free­man, inves­ti­ga­dor del ins­ti­tu­to sueco.

De esta mane­ra se veri­fi­ca la direc­ta rela­ción de la «gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta» con las ganan­cias y la expan­sión de los con­sor­cios arma­men­tis­tas USA, que resul­tan, jun­tos con las petro­le­ras y las cor­po­ra­cio­nes de ser­vi­cios (que inclu­yen a las com­pa­ñías de «segu­ri­dad pri­va­da»), los bene­fi­cia­rios prin­ci­pa­les de las inva­sio­nes y ocu­pa­cio­nes mili­ta­res, tan­to en Irak y Afga­nis­tán, como de los con­flic­tos actua­les y poten­cia­les en Medio Orien­te y en todo el pla­ne­ta, entre los que se inclu­yen las pla­ni­fi­ca­das accio­nes mili­ta­res con­tra Irán y Siria.

Amé­ri­ca Lati­na se militariza

Amé­ri­ca del Sur, que toda­vía está lejos del nivel de gas­to mili­tar que se obser­va en regio­nes como Asia o el Medio Orien­te, regis­tró en el últi­mo lus­tro sal­to impre­sio­nan­te­de un 150% más de arma­men­to que duran­te el perío­do 2000 – 2004

En un infor­me de junio de 2008,el SIPRI con­sig­na­ba que los 12 paí­ses de Amé­ri­ca del Sur, que tras la Cum­bre de Pre­si­den­tes de UNASUR rea­li­za­da en Bra­si­lia, pro­yec­tan cons­ti­tuir un Con­se­jo de Defen­sa regio­nal, aumen­ta­ron duran­te el 2008 un 25% más en sus gas­tos armamentistas.

Se tra­ta de un récord para los paí­ses de la región, que se ins­cri­be en una ten­den­cia mun­dial de cre­ci­mien­to del gas­to arma­men­tis­ta lide­ra­do por EEUU.

Según el SIPRI, el gas­to en defen­sa de los paí­ses de Amé­ri­ca del Sur alcan­zó en 2008 los US$50.000 millo­nes fren­te a los US$ 39.961 de 2007.

De acuer­do con la enti­dad con sede en Esto­col­mo (que jun­to con el IISS de Lon­dres son las dos enti­da­des más reco­no­ci­das a nivel mun­dial por sus esti­ma­cio­nes acer­ca de gas­to, equi­pa­mien­to y balan­ce mili­tar) el cre­ci­mien­to del gas­to mili­tar res­pon­de a unaten­den­cia gene­ral de los paí­ses sudamericanos.

Chi­le es el pri­mer impor­ta­dor de mate­rial béli­co de Amé­ri­ca Lati­na. De acuer­do con datos reco­pi­la­dos por el Ins­ti­tu­to Inter­na­cio­nal de Estu­dios para la Paz de Esto­col­mo (Sipri), las com­pras chi­le­nas efec­tua­das entre el 2005 y el 2009 se mul­ti­pli­ca­ron por seis res­pec­to a las adqui­si­cio­nes del pri­mer quin­que­nio del siglo XXI.

Entre las com­pras recien­tes des­ta­can, por su cos­to y poder des­truc­ti­vo, los 18 avio­nes holan­de­ses F‑16 y los 140 tan­ques ale­ma­nes del tipo Leo­pard. En la actua­li­dad el vecino del cono sur se ubi­ca en el pues­to 13 del rán­king mun­dial de los impor­ta­do­res de armas.

En esa mis­ma lis­ta, cua­tro pues­tos más aba­jo está Vene­zue­la. El segun­do impor­ta­dor de arma­men­to de la región sor­pren­dió por los con­tra­tos millo­na­rios fir­ma­dos con Rusia. En setiem­bre del año 2008, Mos­cú le otor­gó una línea de cré­di­to de US$ 2.200 millo­nes que pre­su­mi­ble­men­te uti­li­za­rá para com­prar sis­te­mas de defen­sa aéreos y tanques.

Bra­sil, el ter­cer impor­ta­dor de armas de la región, man­tie­ne la enver­ga­du­ra de sus adqui­si­cio­nes en los últi­mos diez años, pero en cam­bio vie­ne dan­do pasos de gigan­te como fabri­can­te de mate­rial bélico.

El más recien­te infor­me del Sipri reve­la tam­bién que, sin lle­gar a los extre­mos de los tres paí­ses cita­dos, otros gobier­nos de la región (Colom­bia, el Perú, Ecua­dor y Boli­via) han rea­li­za­do cos­to­sas inver­sio­nes en armas en los últi­mos años.

El gas­to mili­tar en su con­jun­to (inclu­ye com­pras de armas, los cos­tos de per­so­nal y gas­tos por ope­ra­cio­nes y man­te­ni­mien­to, entre otros) ha cre­ci­do en un 50% en Suda­mé­ri­ca en el perío­do 1999 – 2008, casi el doble res­pec­to a la déca­da ante­rior (los datos del 2009 toda­vía no están disponibles)

En lo rela­ti­vo a la cifra glo­bal del gas­to sud­ame­ri­cano, el 55% (más de la mitad) con US$ 27.540 millo­nes corres­pon­de al Bra­sil, que por pobla­ción, terri­to­rio y PBI es apro­xi­ma­da­men­te la mitad de los 12 paí­ses de la región.

En la lis­ta de mayo­res gas­tos con­ti­núa Colom­bia con US$ 6.746,cifra que es des­ti­na­da al Plan Colom­bia y a la gue­rra con las FARC, en ter­cer lugar está Chi­le con US$ 5.395, y cuar­to es Vene­zue­la con US$ 3.321, país que da al rubro mili­tar prio­ri­dad política.

Rusia y Chi­na se blindan

Chi­na, igual que Rusia, tri­pli­có sus gas­tos en arma­men­to en los últi­mos diez años y en 2008 se con­vir­tió por pri­me­ra vez en elsegun­do de la lis­ta detrás de EEUU.

Pekín y Mos­cú tri­pli­ca­ron sus des­em­bol­sos mili­ta­res en ese perío­do, y Rusia «man­tie­ne sus pla­nes para gas­tar toda­vía más a pesar de sus pro­ble­mas eco­nó­mi­cos seve­ros», indi­ca el estu­dio del SIPRI.

El SIPRI cal­cu­la que las com­pras de armas por par­te de Chi­na tota­li­za­ron US$ 84.900 millo­nes, lo que repre­sen­ta un 6% de los gas­tos mili­ta­res en el mun­do, por delan­te de Fran­cia (4,5%) y Gran Bre­ta­ña (4,5%).

«En Chi­na, el incre­men­to (de los gas­tos en arma­men­tos) sigue de cer­ca el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y está vin­cu­la­do a sus aspi­ra­cio­nes de incre­men­tar su poder» en el esce­na­rio inter­na­cio­nal, dice el SIPRI.

Rusia, igual que Chi­na, apro­ve­chó la eufo­ria eco­nó­mi­ca de los años ante­rio­res a la cri­sis inter­na­cio­nal para reafir­mar sus ambi­cio­nes de super­po­ten­cia, subien­do has­ta el quin­to pues­to en la lis­ta del SIPRI.

Rusia, igual que Chi­na, apro­ve­chó la eufo­ria eco­nó­mi­ca de los años ante­rio­res a la cri­sis inter­na­cio­nal para reafir­mar sus ambi­cio­nes de super­po­ten­cia, subien­do has­ta el quin­to pues­to en la lis­ta del SIPRI.

Armas en Medio Oriente

El gas­to mili­tar en Medio Orien­te se redu­jo lige­ra­men­te en 2008, pero SIPRI ve este des­cen­so como algo tem­po­ral debi­do a que «muchos paí­ses de la región (están)pla­ni­fi­can­do gran­des com­pras de armamento».

Los paí­ses de Asia y Orien­te Medio aumen­ta­rán su gas­to mili­tar duran­te los pró­xi­mos 20 años para hacer fren­te a las cre­cien­tes ten­sio­nes en estas regio­nes, dijo esta sema­na un alto car­go del gigan­te aero­es­pa­cial Boeing cita­do por la agen­cia EFE.

«Cree­mos que esos mer­ca­dos son los que más se van a expan­dir», decla­ró el pre­si­den­te de Boeing Inte­gra­ted Defen­ce Sys­tems, Jim Albagh, a la pren­sa en Singapur.

Expli­có que a muchos gobier­nos de Asia y Orien­te Medio les preo­cu­pa el aumen­to de focos de ten­sión regio­nal y apro­ve­cha­rán la pujan­za de sus eco­no­mías para inver­tir más recur­sos en la pro­tec­ción de sus fron­te­ras y rutas comerciales.

EEUU y el capi­ta­lis­mo militar

El con­cep­to de «capi­ta­lis­mo trans­na­cio­nal» sig­ni­fi­ca en la era infor­má­ti­ca, la pre­sen­cia de un «capi­ta­lis­mo sin fron­te­ras» asen­ta­do en dos pila­res fun­da­men­ta­les: la espe­cu­la­ción finan­cie­ra infor­ma­ti­za­da (con asien­to terri­to­rial en Wall Street ) y la tec­no­lo­gía mili­tar-indus­trial de últi­ma gene­ra­ción (cuya expre­sión máxi­ma de desa­rro­llo se con­cen­tra en el Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial de EEUU).

Como ya está pro­ba­do en la prác­ti­ca, lue­go de que los tan­ques y avio­nes nor­te­ame­ri­ca­nos con­vier­ten en escom­bros las infra­es­truc­tu­ras, rutas y edi­fi­cios de los paí­ses inva­di­dos mili­tar­men­te, lle­ga el ejer­ci­to de las cor­po­ra­cio­nes tras­na­cio­na­les a sacar la fabu­lo­sa taja­da capi­ta­lis­ta de la «recons­truc­ción».

La com­bi­na­ción del super­po­der mili­tar USA con el super­po­der eco­nó­mi­co-finan­cie­ro de Wall Street , dió como resul­tan­te el Impe­rio úni­co , cuyo radio de influen­cia y domi­nio abar­ca a más 180 paí­ses en los cua­les EEUU tie­ne pre­sen­cia direc­ta o influen­cia mili­tar en estos momentos.

Según un infor­me de la lla­ma­da Com­mis­sión on Review of Over­seas Mili­tary Faci­lity Struc­tu­re Of The USA, EEUU dis­po­ne de más de 450.000 efec­ti­vos mili­ta­res en el mun­do, casi la mitad en «situa­cio­nes de com­ba­te», cuen­ta con una red de 825 ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res en diver­sos luga­res del pla­ne­ta (15 gran­des, 19 medios y 826 de menor volu­men), 5 coman­dos fun­cio­na­les aéreos, terres­tres y nava­les (entre ellos el Coman­do Sur y la IV Flo­ta) y 5 coman­dos geo­grá­fi­cos, a los cua­les se agre­gó el recien­te­men­te crea­do AFRICOM.

El actual pre­su­pues­to des­ti­na­do a la Defen­sa es 15 veces mayor que el des­ti­na­do al Depar­ta­men­to de Esta­do, y el Pen­tá­gono dis­po­ne de 200 veces la can­ti­dad de per­so­nal des­ti­na­do al área de la polí­ti­ca exterior.

Para tener una idea apro­xi­ma­da de la cifra total des­ti­na­da a la Defen­sa USA en 2009, la mis­ma equi­va­le a más de dos veces el PBI (pro­duc­ción anual) de un país petro­le­ro como Vene­zue­la, a más de tres veces el PBI de Chi­le, y a casi 20 veces el de Bolivia.

Pero hay una com­pa­ra­ción aún más pesa­di­lles­ca: Lo que soli­ci­ta la ONU para «com­ba­tir el ham­bre» en el mun­do (US$ 700 millo­nes)equi­va­le a solo el 1% del pre­su­pues­to para la Defen­sa USA.

El Pen­tá­gono se lle­va­rá la par­te del león en el pre­su­pues­to 2010 de US$ 730.000 millo­nes des­ti­na­do a sol­ven­tar la gigan­tes­ca estruc­tu­ra ope­ra­ti­va mili­tar de la pri­me­ra poten­cia impe­rial a esca­la global.

Ade­más, el side­ral pre­su­pues­to de la Defen­sa engor­da la expan­sión geo­mé­tri­ca de las ganan­cias de los con­sor­cios arma­men­tis­tas del Com­ple­jo Indus­trial Mili­tar esta­dou­ni­den­se, y es la prue­ba más irre­fu­ta­ble de la rela­ción sim­bió­ti­ca de super­vi­ven­cia esta­ble­ci­da entre el sis­te­ma capi­ta­lis­ta sio­nis­ta con los con­flic­tos arma­dos y las ocu­pa­cio­nes militares.

En este esce­na­rio ‑y como se pue­de apre­ciar en la mag­ni­tud del pre­su­pues­to de Defen­sa- los pri­me­ros pasos del «sue­ño ame­ri­cano» de Oba­ma ya se empe­za­ron a dar

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.