Mili­tan­te comu­nis­ta hon­du­re­ño ase­si­na­do por Yaret Rodri­guez. Agur eta oho­re, José Manuel Flo­res (Boltxe Kolek­ti­boa)

Somos seres pen­san­tes, pero aquí en Hon­du­ras, pen­sar es un peca­do mor­tal. La facul­tad del ser humano, esa mis­ma que nos dife­ren­cia de las bes­tias, la posi­bi­li­dad de ana­li­zar el con­tex­to que nos rodea, de some­ter los hechos a jui­cio crí­ti­co, de res­ca­tar lo bueno y con­de­nar lo malo, el poner sobre balan­za los gobier­nos con sus pocos acier­tos y cons­tan­tes des­acier­tos, el invo­lu­crar­se en las luchas del pue­blo sien­do par­tí­ci­pes de sus con­quis­tas, vivir con la espe­ran­za de cons­truir un mejor país y crear­se un mun­do nue­vo don­de la jus­ti­cia sea para todos cie­ga y los dere­chos huma­nos sean real­men­te res­pe­ta­dos, hacer uso del pen­sa­mien­to es, en el cora­zón de Cen­troa­mé­ri­ca, el octa­vo peca­do capi­tal.

Pare­ce que en mi Hon­du­ras, la Dio­sa Temis se tapa solo un ojo y los dere­chos huma­nos no son para la cla­se tra­ba­ja­do­ra; el obre­ro y el cam­pe­sino no lle­ga a la cate­go­ría del homo sapiens y tie­ne el deber de sobre­vi­vir con su pago deva­lua­do y sin el dere­cho, siquie­ra, a lo más ele­men­tal: ni ali­men­ta­ción, ni tra­ba­jo, ni segu­ri­dad y mucho menos, liber­tad de pen­sa­mien­to, expre­sión y elec­ción. Así es la Hon­du­ras de la que se sal­vó Colón pero en la que los ciu­da­da­nos esta­mos ancla­dos, sopor­tan­do las tem­pes­tuo­sas aguas de la inde­fen­sión y la jus­ti­cia mono­cu­lar.
Si antes era eli­tis­ta la publi­ca­ción de las ideas, aho­ra, des­de el gol­pe de esta­do, esta acti­vi­dad se vol­vió toda una empre­sa sec­ta­ria, into­le­ran­te a las líneas de pen­sa­mien­to con­tra­rias a la ideo­lo­gía dic­ta­da por el gobierno de fac­to y a ries­go de per­der algo más que una cáma­ra, un video, una entre­vis­ta, una trans­mi­sión o todo el equi­po como le ocu­rrió a las radio­emi­so­ras y tele­vi­so­ras a favor de la resis­ten­cia. Pero el ries­go tam­bién esta­ba a nivel indi­vi­dual, sin ser perio­dis­ta o repor­te­ro inter­na­cio­nal, per­so­nas pen­san­tes hace­mos uso de las letras para luchar a tra­vés de ellas y esto atrae la aten­ción de los retró­gra­das que no res­pe­tan las indi­vi­dua­li­da­des y los dere­chos a pen­sar, expre­sar­nos y ele­gir con liber­tad.
Esto lo sabía muy bien el com­pa­ñe­ro Manuel Flo­res. Sus escri­tos lle­nos de fran­que­za hacia el corrup­to, sin impor­tar cuál –polí­ti­co, empre­sa­rio, buró­cra­ta, diri­gen­te obre­ro o gre­mia­lis­ta- lle­van tam­bién la sen­si­bi­li­dad de un hom­bre que cree en la jus­ti­cia social y el poder del pue­blo. Su alto sen­ti­do de soli­da­ri­dad y ape­go a sus idea­les le hicie­ron tomar par­te en la lucha por los dere­chos del pue­blo-pue­blo. Su visión de ana­lis­ta le per­mi­tía acer­tar en muchas de las con­si­de­ra­cio­nes en las que como par­ti­do man­te­nía­mos fren­te a la pro­ble­má­ti­ca polí­ti­ca, social y de gre­mio. Eran sus apre­cia­cio­nes las que nos mar­ca­ban el camino a seguir, su expe­rien­cia y valen­tía nos impul­sa­ba a con­ti­nuar en la lucha.
Fue su plu­ma la que cin­ce­ló su des­tino, fue­ron sus ideas las que le hicie­ron sobre­sa­lir y no ser uno más que sigue, sino uno que diri­ge, y aho­ra es su san­gre la que mar­ca una ruta y defi­ne el per­fil de un ver­da­de­ro revo­lu­cio­na­rio, de uno que pien­sa, sien­te, cree y vive por ello.
Así se des­cri­be a Manuel Flo­res; padre, espo­so, com­pa­ñe­ro, ami­go, líder indis­cu­ti­ble… ¡El mejor home­na­je a su memo­ria es seguir su ejem­plo!
En el PSOCA, sec­ción Hon­du­ras, segui­re­mos fir­mes en la lucha por­que sabe­mos que con la par­ti­da de un ami­go se va su cuer­po, pero su pre­sen­cia per­du­ra en nues­tras men­tes y cora­zo­nes. Estas adver­si­da­des nos for­ta­le­cen y son estos hechos los que nos demues­tran que se ha deja­do hue­lla. En memo­ria de nues­tro cama­ra­da Manuel Flo­res, no clau­di­ca­re­mos jamás.

manuel

José Manuel Flo­res Argui­jo des­pués de haber sido vapu­lea­do en la repre­sión del 30 de Julio del 2009

El pasa­do 23 de mar­zo del año 2010, a las 4,15 pm, en el Ins­ti­tu­to San José del Pedre­gal, en Tegu­ci­gal­pa, Hon­du­ras, fue ase­si­na­do nues­tro cama­ra­da José Manuel Flo­res Argui­jo, reco­no­ci­do diri­gen­te gre­mial del magis­te­rio, miem­bro fun­da­dor del Par­ti­do Socia­lis­ta Cen­tro­ame­ri­cano (PSOCA), miem­bro del Con­se­jo de Redac­ción del perió­di­co men­sual EL SOCIALISTA CENTROAMERICANO, y tam­bién dele­ga­do ante el Secre­ta­ria­do Cen­tro­ame­ri­cano (SECA) del PSOCA.

Tres enca­pu­cha­dos lo mata­ron a trai­ción, mien­tras el cum­plía con su labor de pro­fe­sor con­se­je­ro del Ins­ti­tu­to San José del Pedre­gal. José Manuel Flo­res Argui­jo en el año 1999 ocu­pó el car­go de Fis­cal de la Jun­ta Direc­ti­va Cen­tral delCole­gio de Pro­fe­so­res de Edu­ca­ción Media de Hon­du­ras (COPEMH), el más impor­tan­te sin­di­ca­to magis­te­rial de Hon­du­ras. Era muy cono­ci­do el gre­mio magis­te­rial y entre la izquier­da hon­du­re­ña.

Su cobar­de ase­si­na­to se enmar­ca en una cam­pa­ña de crí­me­nes selec­ti­vos con­tra diri­gen­tes sin­di­ca­les y popu­la­res agru­pa­dos en el Fren­te Nacio­nal de Resis­ten­cia con­tra el gol­pe de Esta­do. La ola de vio­len­cia y des­com­po­si­ción social del capi­ta­lis­mo hon­du­re­ño está uti­li­za­da como cor­ti­na de humo por las fuer­zas tene­bro­sas de la con­tra­rre­vo­lu­ción para segar la vida de cono­ci­dos y res­pe­ta­dos diri­gen­tes sin­di­ca­les y de izquier­da.

El ase­si­na­to del cama­ra­da José Manuel Flo­res Argui­jo se enmar­ca en la cam­pa­ña de ate­mo­ri­za­mien­to del gobierno ile­gi­ti­mo de Por­fi­rio Lobo, para ata­car la más impor­tan­te con­quis­ta del magis­te­rio hon­du­re­ño, como es el Esta­tu­to Docen­te, y ata­car tam­bién a los tra­ba­ja­do­res uni­ver­si­ta­rios, agru­pa­dos en SITRAUNAH y ADEUNAH, que luchan por con­tra la cri­sis de la uni­ver­si­dad, por mejo­res con­di­cio­nes sala­ria­les y de tra­ba­jo.

Han segui­do la vida de nues­tro cama­ra­da José Manuel Flo­res Argui­jo pero sus ase­si­nos no nos ate­mo­ri­za­ran. Tene­mos un fir­me e indo­ble­ga­ble com­pro­mi­so con la lucha de los tra­ba­ja­do­res, por la reuni­fi­ca­ción socia­lis­ta de la patria cen­tro­ame­ri­ca­na, y su cobar­de ase­si­na­to, aun­que nos due­le, nos obli­ga a seguir ade­lan­te, con su ejem­plo y tena­ci­dad.

El Par­ti­do Socia­lis­ta Cen­tro­ame­ri­cano (PSOCA) expre­sa sus con­do­len­cias a su fami­lia, espo­sa e hijos, y lla­ma a la izquier­da de Hon­du­ras, a los sin­di­ca­tos y orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les de Cen­troa­mé­ri­ca, Lati­noa­mé­ri­ca y el mun­do, a con­de­nar este tipo de ase­si­na­to selec­ti­vo, a exi­gir­le al gobierno de Por­fi­rio Lobo el escla­re­ci­mien­to de este ase­si­na­to, y de todos los otros ocu­rri­dos en el perio­do recien­te, cas­ti­gan­do a los cul­pa­bles.

Lla­ma­mos a todos los par­ti­dos y orga­ni­za­cio­nes de izquier­da a enviar men­sa­jes de repu­dio al ile­gi­ti­mo pre­si­den­te Por­fi­rio Lobo, exi­gien­do el escla­re­ci­mien­to de los hechos y el cas­ti­go a los cul­pa­bles.

Con el dolor que des­ga­rra nues­tros cora­zo­nes, gri­ta­mos: Cama­ra­da José Manuel Flo­res Argui­jo has­ta la reuni­fi­ca­ción socia­lis­ta de Cen­troa­mé­ri­ca, siem­pre!!!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *