Dipu­tación cie­rra su par­te del «caso De Miguel» y dice no saber de qué va por Iña­ki Iriondo

Con el nom­bra­mien­to de Iña­ki Nafa­rra­te como nue­vo dipu­tado foral de Admi­nis­tra­ción Local y Equi­li­brio Terri­to­rial, en sus­ti­tu­ción del dimi­sio­na­rio Alfre­do de Miguel, el dipu­tado gene­ral, Xabier Agi­rre, dio por cerra­do el caso «den­tro de la casa». Según afir­mó, pese a haber habla­do con el encau­sa­do y admi­tir que otros dete­ni­dos son ami­gos suyos, no cono­ce de qué se les acu­sa, sólo sabe que ellos se decla­ran inocentes.

El dipu­tado gene­ral de Ara­ba, Xabier Agi­rre, com­pa­re­ció ayer ante los medios ‑arro­pa­do por todos los dipu­tados fora­les- para dar cuen­ta del nom­bra­mien­to de Iña­ki Nafa­rra­te como nue­vo titu­lar del depar­ta­men­to de Admi­nis­tra­ción Local y Equi­li­brio Terri­to­rial. Con ello, con­si­de­ra que «se cie­rra el tris­te epi­so­dio» que ha lle­va­do a la dimi­sión de Alfre­do de Miguel.

El «tris­te epi­so­dio» es la deten­ción el pasa­do miér­co­les del men­cio­na­do dipu­tado foral, del miem­bro del ABB Aitor Telle­ria, y del ase­sor del TVCP y ex direc­tor del Par­que Tec­no­ló­gi­co de Miñano, Alfon­so Arrio­la, y otras cin­co per­so­nas, la mayo­ría rela­cio­na­das con el PNV, y que des­pués de tomar­les decla­ra­ción que­da­ron en liber­tad impu­tados por los car­gos de cohe­cho, trá­fi­co de influen­cias y blan­queo de capitales.

Xabier Agi­rre insis­tió en la dis­po­si­ción de la Dipu­tación para cola­bo­rar con el juez en la inves­ti­ga­ción del caso y repi­tió que si se demues­tra cual­quier tipo de res­pon­sa­bi­li­dad de los dete­ni­dos, se les apli­que la ley y se depu­ren res­pon­sa­bi­li­da­des. Pero tam­bién reite­ro la nece­si­dad de que impe­re la pre­sun­ción de inocencia.

Por ello, pidió a los tri­bu­na­les que actúen con cele­ri­dad, para que la cau­sa no se alar­gue duran­te meses y que se resuel­va, «para bien o para mal», antes de las elec­cio­nes fora­les y muni­ci­pa­les de mayo de 2011.

«Quie­ro creer­les. Son amigos»

A lo lar­go de su rue­da de pren­sa, Xabier Agi­rre seña­ló que el ges­to de haber dimi­ti­do, «para no per­ju­di­car la ima­gen de la Dipu­tación», hon­ra a Alfre­do de Miguel. En cuan­to a las impu­tacio­nes, recor­dó que los acu­sa­dos «se decla­ran ino­cen­tes». Pre­gun­ta­do sobre si él pien­sa que lo son, res­pon­dió que «quie­ro creer­les. Son ami­gos míos. Ellos así lo han mani­fes­ta­do». Pero, igual­men­te, apun­tó que «no se sabe cómo va a aca­bar esto». Y enfa­ti­zó que «yo no ten­go una bola de cristal».

Xabier Agi­rre reco­no­ció que ha habla­do varias veces con Alfre­do de Miguel, «la últi­ma vez ayer mis­mo» [por el lunes]. Pero pese a ello, y a su amis­tad con otros de los dete­ni­dos, ase­gu­ra que «no sabe de qué se les acu­sa». Es más, apun­ta que ni siquie­ra los dete­ni­dos lo saben.

La deten­ción

El dipu­tado gene­ral afir­mó que cono­ce la supues­ta rela­ción del caso con la expan­sión del Par­que Tec­no­ló­gi­co de Miñano, «a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción». Y lle­gó a decir que en sus con­ver­sa­cio­nes con De Miguel no le había pre­gun­ta­do por ello, ale­gan­do la exis­ten­cia del «secre­to del sumario».

Agi­rre con­tó que el pro­pio Alfre­do de Miguel «no tie­ne muy cla­ro de qué se le acu­sa». Según expli­có, la deten­ción se pro­du­jo a las sie­te de la maña­na del miér­co­les, cuan­do De Miguel salía hacia la pis­ci­na. Un gru­po de agen­tes rodea­ron su coche y le pre­gun­ta­ron si era «¿el dipu­tado gene­ral?». Éste res­pon­dió que no, que era un dipu­tado foral y le pre­gun­ta­ron si era Alfre­do de Miguel. Al con­fir­mar su iden­ti­dad, le detu­vie­ron sin expli­car­le el motivo.

Según ha sabi­do GARA, esto ocu­rrió en el gara­je. Los agen­tes le qui­ta­ron las lla­ves del coche y le vol­vie­ron a subir a casa, don­de había más poli­cías dete­nien­do a su espo­sa. Pudie­ron hacer dos lla­ma­das para bus­car abo­ga­do y, sobre todo, que un fami­liar se ocu­pa­ra de los hijos.

A pri­me­ra hora de la tar­de, De Miguel fue con­du­ci­do espo­sa­do del juz­ga­do a casa ‑don­de seguía habien­do ertzai­nas- para requi­sar nue­va docu­men­ta­ción. Horas des­pués sería pues­to en liber­tad con cargos.

La inves­ti­ga­ción que ha con­du­ci­do a estas deten­cio­nes lle­va meses en mar­cha y el juez tenía docu­men­ta­ción sobre la que inte­rro­gó a los detenidos.

EA deman­da «serie­dad» y volun­tad de inves­ti­gar al PNV

La nota que el lunes hizo públi­ca la Eje­cu­ti­va Nacio­nal de EA en la que recor­da­ba que «man­tie­ne las con­di­cio­nes para valo­rar su per­ma­nen­cia en el Eje­cu­ti­vo foral» y des­ta­ca­ba «su decep­ción ante algu­nas decla­ra­cio­nes del PNV» vino moti­va­da por la sen­sa­ción de que des­de el ABB se pre­ten­día res­tar impor­tan­cia al caso, no sólo de cara a la opi­nión públi­ca, sino tam­bién en la rela­ción entre ambos socios de gobierno.

En EA se ve con preo­cu­pa­ción que los supues­tos asun­tos tur­bios de los impu­tados pudie­ran lle­gar a estar rela­cio­na­dos con la finan­cia­ción jel­tza­le y que ellos apa­re­cie­ran como socios de un par­ti­do corrup­to. Por eso deman­dan al PNV «serie­dad» en las rela­cio­nes entre ambas for­ma­cio­nes, cuyas dele­ga­cio­nes se reu­ni­rán esta sema­na, y volun­tad de favo­re­cer las inves­ti­ga­cio­nes en todas las ins­ti­tu­cio­nes que pue­dan ver­se afectadas.

En su rue­da de pren­sa de ayer, el dipu­tado gene­ral, Xabier Agi­rre, defen­dió su actua­ción y la reac­ción que la Dipu­tación ha teni­do en este tema. Mani­fes­tó que la decla­ra­ción de EA podía deber­se a «fac­to­res exóge­nos» a la ges­tión de la Dipu­tación. Pero des­ta­có que «no he vis­to nin­gún atis­bo de des­leal­tad, por par­te de los dipu­tados fora­les de EA».

Uno de ellos, Mikel Min­te­gi, decla­ró a este dia­rio que la posi­ción de su par­ti­do es la de espe­rar a que se levan­te el secre­to del suma­rio antes de tomar una deci­sión sobre su futu­ro en la Dipu­tación. Quie­ren tener los datos nece­sa­rios para valo­rar los hechos y «ser jus­tos» en sus apre­cia­cio­nes, sin dejar­se lle­var ni por la pre­ci­pi­ta­ción, pero sin demo­rar­se tampoco.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.