Argen­ti­na mar­chó con­tra los gol­pis­tas de ayer y de hoy por Encuen­tro, Memo­ria, Ver­dad y Jus­ti­cia


 

Docu­men­to del 24 de mar­zo de 2010, apo­yo de Boltxe Kolek­ti­boa

A trein­ta y cua­tro años del gol­pe geno­ci­da, y en el año del Bicen­te­na­rio, esta­mos en esta Pla­za con las ban­de­ras en alto de una gene­ra­ción que dio su vida por con­quis­tar una Argen­ti­na sin opre­sión, sin explo­ta­ción, sin mise­ria.

Por­que esta­mos aquí, com­pro­me­ti­dos con esos mis­mos idea­les, deci­mos muy fuer­te:

30.000 COMPAÑEROS DETENIDOS-DESAPARECIDOS PRESENTES!!!

Nos con­vo­ca­mos hoy para repu­diar el gol­pe geno­ci­da, para reafir­mar nues­tra his­tó­ri­ca con­sig­na: No a la impu­ni­dad de ayer y de hoy.

Com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras:

Repu­dia­mos una vez más a la dic­ta­du­ra geno­ci­da que ani­qui­ló a dece­nas de miles de com­pa­ñe­ros, diri­gen­tes y mili­tan­tes obre­ros y popu­la­res. Repu­dia­mos los cam­pos de con­cen­tra­ción, la cár­cel, el exi­lio, el secues­tro, la tor­tu­ra, la des­apa­ri­ción y el ase­si­na­to, crí­me­nes que comen­za­ron a ensa­yar­se antes del gol­pe, en el Ope­ra­ti­vo Inde­pen­den­cia en Tucu­mán y con el accio­nar de la Tri­ple A y demás ban­das fas­cis­tas en todo el país.

Repu­dia­mos los vue­los de la muer­te en que los secues­tra­dos eran arro­ja­dos vivos al mar, la tor­tu­ra a las emba­ra­za­das y el robo y la apro­pia­ción de sus hijos.

Repu­dia­mos el mode­lo polí­ti­co-eco­nó­mi­co que la dic­ta­du­ra impu­so: de enri­que­ci­mien­to de unos pocos a cos­ta del ham­bre de muchos, de mayor explo­ta­ción y liqui­da­ción de con­quis­tas de los tra­ba­ja­do­res, de entre­ga, de des­truc­ción de la indus­tria nacio­nal, de bru­tal endeu­da­mien­to externo, de cer­ce­na­mien­to abso­lu­to de las liber­ta­des indi­vi­dua­les y colec­ti­vas, de vio­la­ción sis­te­má­ti­ca de todos los dere­chos.

Denun­cia­mos al poder eco­nó­mi­co proim­pe­ria­lis­ta, a los ban­que­ros, las empre­sas y la oli­gar­quía terra­te­nien­te que pla­ni­fi­ca­ron el gol­pe; a las patro­na­les y diri­gen­tes sin­di­ca­les trai­do­res que entre­ga­ron cuer­pos de dele­ga­dos como en Inge­nio Ledes­ma, Mer­ce­des Benz, Ford; a la mayo­ría de la cúpu­la de la Igle­sia que los ben­di­jo; al poder judi­cial que los ampa­ró; a los polí­ti­cos que los ava­la­ron; y a los gran­des medios de comu­ni­ca­ción que les lava­ron la cara a todos ellos.

El obje­ti­vo de la repre­sión fue ter­mi­nar con el amplí­si­mo movi­mien­to popu­lar que se pro­po­nía trans­for­ma­cio­nes socia­les de fon­do en la Argen­ti­na. La dic­ta­du­ra bus­có des­truir las for­mas de orga­ni­za­ción de impor­tan­tes sec­to­res de los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo: Cuer­pos de Dele­ga­dos, Cen­tros de Estu­dian­tes, orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas, barria­les, pro­fe­sio­na­les. Repu­dia­mos la bru­tal repre­sión, per­fec­ta­men­te pla­ni­fi­ca­da, racio­nal y dis­cri­mi­na­da, que tie­ne un nom­bre pre­ci­so: geno­ci­dio.

Geno­ci­dio, así lo hemos lla­ma­do duran­te años, así debe­mos seguir gri­tán­do­lo en las calles y así debe­mos lograr que se lo lla­me en todas las sen­ten­cias judi­cia­les.

Geno­ci­dio que des­de 1983 se pre­ten­dió ocul­tar detrás de la teo­ría de los dos demo­nios, para jus­ti­fi­car ape­nas unos años más tar­de, las infa­mes leyes de Pun­to Final y Obe­dien­cia Debi­da de Alfon­sín.

Los años del mene­mis­mo garan­ti­za­ron aún más la impu­ni­dad de los repre­so­res con los indul­tos y pro­fun­di­za­ron la des­ocu­pa­ción, la mise­ria y el ham­bre para millo­nes como pro­duc­to de la entre­ga de los recur­sos natu­ra­les y del patri­mo­nio nacio­nal, y del rema­te de la indus­tria.

Nues­tro pue­blo nun­ca dejó de luchar: la valien­te ocu­pa­ción de la pla­za de Mayo por las Madres duran­te la dic­ta­du­ra, el recla­mo per­sis­ten­te de los orga­nis­mos de dere­chos huma­nos, el impres­cin­di­ble tes­ti­mo­nio de los ex dete­ni­dos-des­apa­re­ci­dos, la heroi­ca resis­ten­cia de nues­tro pue­blo, las his­tó­ri­cas huel­gas, fue­ron tra­zan­do un camino que lle­gó has­ta el mul­ti­tu­di­na­rio acto del 24 de mar­zo de 1996, a 20 años del gol­pe geno­ci­da, y a las inol­vi­da­bles jor­na­das del 19 y 20 de diciem­bre de 2001, bisa­gra que abrió una nue­va eta­pa en la his­to­ria de nues­tro país.

Con todos estos años de lucha nues­tro pue­blo des­tru­yó la teo­ría de los dos demo­nios, con­si­guió anu­lar las leyes de impu­ni­dad y reabrir las cau­sas con­tra los geno­ci­das.

La rea­li­za­ción de los jui­cios con­tra los geno­ci­das es un triun­fo his­tó­ri­co del pue­blo argen­tino.

Al día de hoy 64 geno­ci­das fue­ron con­de­na­dos, otros tan­tos están sien­do juz­ga­dos en todo el país, y 634 más ya están pro­ce­sa­dos.

Todos los que esta­mos en esta Pla­za, los miles y miles de com­pa­ñe­ros que veni­mos luchan­do por Memo­ria, Ver­dad y Jus­ti­cia, sabe­mos que este triun­fo es pro­duc­to de la lucha de nues­tro pue­blo duran­te más de trein­ta años con­tra la impu­ni­dad.

Pero es impres­cin­di­ble seña­lar:

- que el 10% de los geno­ci­das juz­ga­dos fue­ron absuel­tos de cul­pa y car­go

- que 39 repre­so­res se encuen­tran pró­fu­gos des­de hace años

- que todos los con­de­na­dos y todos los pro­ce­sa­dos lo están por un núme­ro de víc­ti­mas mucho menor al que les corres­pon­de

- que con­ti­núan exis­tien­do cár­ce­les de lujo, y que muchos de los pro­ce­sa­dos están en liber­tad o gozan de pri­sión domi­ci­lia­ria

Pero sobre todo, y con mucha bron­ca, segui­mos denun­cian­do que a casi 7 años de anu­la­das las leyes de impu­ni­dad, la can­ti­dad de pro­ce­sa­dos es igual a la can­ti­dad de cam­pos de con­cen­tra­ción que exis­tie­ron en nues­tro país.

Casi 7 años, ape­nas 1 repre­sor por cam­po.

Y es impor­tan­te que denun­cie­mos una vez más cuá­les son los moti­vos de esta situa­ción.

Por un lado, cien­tos de cau­sas están lite­ral­men­te para­li­za­das –en par­ti­cu­lar en el inte­rior del país- debi­do a que muchí­si­mos jue­ces y fis­ca­les pro­vie­nen de la dic­ta­du­ra o son cóm­pli­ces, ami­gos, socios o fami­lia­res de los geno­ci­das y no quie­ren ni juz­gar­los ni con­de­nar­los. Nada hace el Gobierno ni sus legis­la­do­res para modi­fi­car esta situa­ción.

Por otra par­te, aún los jue­ces y fis­ca­les que pre­go­nan su volun­tad de hacer jus­ti­cia, sólo acu­san a un puña­do de repre­so­res en cada cau­sa, aque­llos que inte­gra­ban la cade­na de man­dos, a los emble­má­ti­cos o a los pocos que fue­ron reco­no­ci­dos por los sobre­vi­vien­tes a pesar de las ven­das en sus ojos. Ni una pala­bra dicen de todos aque­llos que estu­vie­ron des­ti­na­dos en las depen­den­cias ofi­cia­les don­de fun­cio­na­ron cam­pos de con­cen­tra­ción y que eran quie­nes gol­pea­ban, veja­ban y tor­tu­ra­ban.

Nada hace el Gobierno para modi­fi­car esta situa­ción.

Tam­po­co la Secre­ta­ría de DDHH apor­ta a las cau­sas los lis­ta­dos de per­so­nal de esos cen­tros que tie­ne el Esta­do en sus archi­vos, ni impul­sa el pro­ce­sa­mien­to de todos, ni denun­cia a los fis­ca­les y jue­ces que demo­ran las cau­sas.

Nada hace el Gobierno para modi­fi­car esta situa­ción.

La recien­te publi­ci­dad de los nom­bres de cer­ca 5500 agen­tes de inte­li­gen­cia del Bata­llón 601 y de la Fuer­za Aérea es tam­bién un triun­fo de nues­tra lucha, y prue­ba que los archi­vos de la repre­sión, como siem­pre hemos denun­cia­do, real­men­te exis­ten y con­fir­ma que aún hoy hay agen­tes que siguen acti­vos infil­tran­do las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res.

Pero con nom­bres no alcan­za! Exi­gi­mos que se entre­gue a la jus­ti­cia el lega­jo de cada uno de los repre­so­res, y la aper­tu­ra de todos los demás archi­vos!

Los hijos de nues­tros com­pa­ñe­ros, secues­tra­dos con ellos o naci­dos en cau­ti­ve­rio y apro­pia­dos por los repre­so­res y sus cóm­pli­ces, son otra prue­ba de que con dis­cur­sos no alcan­za. Más de 400 jóve­nes siguen vivien­do con su iden­ti­dad cam­bia­da, des­apa­re­ci­da. La polí­ti­ca ofi­cial solo impul­sa que quie­nes duden de sus orí­ge­nes, se hagan una prue­ba gené­ti­ca. Una vez más las víc­ti­mas deben hacer­se car­go de lo que es res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do.

Con dis­cur­sos no alcan­za! Y hay un nom­bre, hoy sím­bo­lo, que gri­ta la impu­ni­dad de ayer y de hoy en car­ne viva: Julio López.

A 3 años y medio, ni un solo impu­tado por su secues­tro y des­apa­ri­ción.

A 3 años y medio, sólo encu­bri­mien­to y com­pli­ci­dad.

Des­ar­mar la impu­ni­dad, cons­trui­da pro­li­ja­men­te duran­te años, des­ar­mar el apa­ra­to repre­si­vo de la dic­ta­du­ra, requie­re de mucho más que dis­cur­sos, requie­re de una deci­sión polí­ti­ca que el Gobierno no tie­ne.

Exi­gi­mos:

Cár­cel común ya a todos los geno­ci­das!

Res­ti­tu­ción de la iden­ti­dad a los jóve­nes apro­pia­dos

Apa­ri­ción con vida de Julio López

Com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras,

En todos estos años supi­mos unir el recla­mo de jui­cio y cas­ti­go a los geno­ci­das de ayer con la exi­gen­cia de ter­mi­nar con la impu­ni­dad de hoy; con nues­tra lucha logra­mos ins­ta­lar esta fecha, 24 de mar­zo, como fecha sim­bó­li­ca de deman­da de la ple­na vigen­cia de dere­chos enten­di­dos como una tota­li­dad: liber­tad, tra­ba­jo, vivien­da, edu­ca­ción, salud y jus­ti­cia.

El Gobierno que se auto­pro­cla­ma “defen­sor de los DD.HH” uti­li­za una ban­de­ra tan cara a nues­tro pue­blo para enmas­ca­rar la impu­ni­dad mien­tras repri­me y usa pato­tas con­tra los lucha­do­res popu­la­res. Denun­cia­mos tam­bién la polí­ti­ca repre­si­va de Macri y su últi­ma adqui­si­ción, la pica­na por­tá­til la poli­cía metro­po­li­ta­na. Exi­gi­mos la diso­lu­ción de esta nefas­ta ins­ti­tu­ción. Scio­li mien­tras hace cam­pa­ñas para bajar la edad de impu­tabi­li­dad per­mi­te el fun­cio­na­mien­to impu­ne de la poli­cía bonae­ren­se que cada día suma más casos de gati­llo fácil.

Por su par­te los opo­si­to­res Duhal­de, Carrió y Cobos no sólo no se pro­nun­cian con­tra la impu­ni­dad de los geno­ci­das sino que lla­man a la recon­ci­lia­ción.

El gobierno avan­za día a día en la judi­cia­li­za­ción y cri­mi­na­li­za­ción de toda pro­tes­ta y usa a los mis­mos jue­ces y fis­ca­les a los que nun­ca les alcan­zan las prue­bas con­tra los geno­ci­das, a los mis­mos que no las encuen­tran con­tra los ase­si­nos de Car­los Fuen­teal­ba, de Láza­ro Duar­te y de tan­tos otros com­pa­ñe­ros, pero que son más rápi­dos que la luz para pro­ce­sar a los que luchan. Con la lucha hemos logra­do la abso­lu­ción de obre­ros ferro­via­rios, estu­dian­tes y tra­ba­ja­do­res des­ocu­pa­dos. Repu­dia­mos la recien­te con­de­na de Juan Car­los Bei­ca por denun­ciar la agre­sión del Esta­do de Israel con­tra el pue­blo pales­tino.

Hoy son más de 4.000 los com­pa­ñe­ros con cau­sas abier­tas y jui­cios en mar­cha. Y de cada con­flic­to abier­to sur­gen nue­vos pro­ce­sa­dos.

Sigue en pie la lla­ma­da “Ley Anti­te­rro­ris­ta”, herra­mien­ta para repri­mir al pue­blo y sus orga­ni­za­cio­nes exi­gi­da por el gobierno nor­te­ame­ri­cano.

Por otra par­te:

- el gati­llo fácil sigue cobrán­do­se la vida de miles de jóve­nes de los sec­to­res más des­po­seí­dos, y se pro­fun­di­za la cri­mi­na­li­za­ción de la pobre­za;

- Luciano Arru­ga lle­va más de un año des­apa­re­ci­do, y los res­pon­sa­bles con­ti­núan impu­nes;

- las muer­tes en las comi­sa­rías y las cár­ce­les son mone­da corrien­te;

- en los secues­tros extor­si­vos, en los crí­me­nes del nar­co­trá­fi­co, en la tra­ta de per­so­nas, y en la mayo­ría de los deli­tos más vio­len­tos, siem­pre están invo­lu­cra­dos miem­bros de las fuer­zas repre­si­vas, y tras bam­ba­li­nas actúan los sec­to­res que hacen nego­cios en com­pli­ci­dad con el poder;

- La “Galle­ga” Ger­mano sigue pri­va­da del dere­cho de sali­das.

-Romi­na Teje­ri­na sigue pre­sa des­pués de 7 años y 2 muje­res humil­des mue­ren por día por abor­tos clan­des­ti­nos.

Denun­cia­mos el encu­bri­mien­to de los dife­ren­tes gobier­nos a las fuer­zas de segu­ri­dad que par­ti­ci­pa­ron en la masa­cre impu­ne de la AMIA, y que siguen cerra­dos los archi­vos secre­tos del Esta­do para evi­tar una inves­ti­ga­ción inde­pen­dien­te. Per­ma­ne­cen impu­nes los res­pon­sa­bles polí­ti­cos de la masa­cre de Cro­mag­non que cos­tó la vida de 194 jóve­nes, muer­tos por la corrup­ción de empre­sa­rios y fun­cio­na­rios públi­cos.

Por todo esto, exi­gi­mos:

No a la cri­mi­na­li­za­ción de las luchas!

Amnis­tía o des­pro­ce­sa­mien­to a los lucha­do­res popu­la­res!!

Bas­ta de gati­llo fácil!

Apa­ri­ción con vida de Luciano Arru­ga!!

Este año, se dis­pa­ró la infla­ción que aumen­ta día a día las penu­rias de nues­tro pue­blo.

Sala­rios depre­cia­dos, tari­fa­zos, des­pi­dos y sus­pen­sio­nes, son con­se­cuen­cia de la polí­ti­ca que el gobierno y las gran­des patro­na­les impo­nen para des­car­gar la cri­sis sobre los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo, sin tocar a los ver­da­de­ros res­pon­sa­bles, que se enri­que­cie­ron duran­te todos estos años. La des­ocu­pa­ción y la mise­ria vuel­ven a cre­cer vio­len­ta­men­te.

El pre­cio de la canas­ta fami­liar se ale­ja cada vez más de las posi­bi­li­da­des de la mayo­ría de los tra­ba­ja­do­res.

Los más amplios sec­to­res de nues­tro pue­blo res­pon­den con la lucha y con nue­vas for­mas demo­crá­ti­cas de orga­ni­za­ción. Duran­te el últi­mo año, los tra­ba­ja­do­res ocu­pa­dos y des­ocu­pa­dos fue­ron los pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les.

Los tra­ba­ja­do­res de Kraft – Terra­bus­si que enfren­ta­ron a la empre­sa mono­pó­li­ca yan­qui y que con­ci­ta­ron la soli­da­ri­dad en todo el país, reafir­ma­ron el camino de defen­sa de sus dere­chos y de recu­pe­rar con­quis­tas his­tó­ri­cas per­di­das en los últi­mos años.

De la mano de los triun­fos logra­dos en la lucha con­tra la impu­ni­dad, un pro­fun­do pro­ce­so de recom­po­si­ción se vie­ne ges­tan­do en el movi­mien­to obre­ro. Miles de tra­ba­ja­do­res en todo el país están dan­do un paso ade­lan­te, se orga­ni­zan, luchan por sala­rios dig­nos y en defen­sa de los pues­tos de tra­ba­jo, enfren­tan a los diri­gen­tes sin­di­ca­les trai­do­res, para recu­pe­rar cuer­pos de dele­ga­dos y dar­se for­mas de orga­ni­za­ción demo­crá­ti­cas. Los tra­ba­ja­do­res de sub­te­rrá­neos de Bs As con­quis­ta­ron en el mar­co de su lucha nue­vas for­mas de orga­ni­za­ción que hoy se expre­san en un sin­di­ca­to.

El movi­mien­to de tra­ba­ja­do­res des­ocu­pa­dos sigue en la calle exi­gien­do tra­ba­jo genuino para todos sin clien­te­lis­mo.

Los obre­ros rura­les pelean por sala­rios y por la liqui­da­ción del régi­men de tra­ba­jo agra­rio de la dic­ta­du­ra, los pue­blos ori­gi­na­rios por la tie­rra, los cam­pe­si­nos para no ser expul­sa­dos de sus tie­rras.

La lucha de los jóve­nes cre­ce día a día, y los estu­dian­tes se movi­li­zan por mayor pre­su­pues­to y en defen­sa de la edu­ca­ción.

Se han pues­to de pie los docen­tes, los tra­ba­ja­do­res esta­ta­les para enfren­tar la polí­ti­ca de des­truc­ción de la salud y la edu­ca­ción públi­ca.

En la Ciu­dad de Bue­nos Aires, en par­ti­cu­lar, los tra­ba­ja­do­res de la salud y la edu­ca­ción jun­to con los estu­dian­tes y movi­mien­tos barria­les enfren­tan todos los días la polí­ti­ca fas­cis­ta de Macri que se pro­po­ne liqui­dar con­quis­tas eco­nó­mi­cas, socia­les y demo­crá­ti­cas de nues­tro pue­blo.

Para fre­nar el pro­ce­so de avan­ce de las luchas, el gobierno de los Kirch­ner repri­me no sólo con las fuer­zas de segu­ri­dad, sino que sigue usan­do su “mar­ca regis­tra­da”: las pato­tas man­da­das por las patro­na­les y los diri­gen­tes sin­di­ca­les ami­gos del Gobierno, como en el caso de sub­te­rrá­neos de Bs As.

Por eso deci­mos:

Bas­ta de infla­ción, des­pi­dos y pato­tas!

Aumen­to de sala­rios acor­de a la canas­ta fami­liar!

Tra­ba­jo genuino para todos sin clien­te­lis­mos!

Rein­vin­di­ca­mos y apo­ya­mos todas las luchas de los tra­ba­ja­do­res ocu­pa­dos y des­ocu­pa­dos!

El gobierno, en vez de usar las reser­vas para resol­ver las nece­si­da­des urgen­tes de nues­tro pue­blo, las des­ti­na para pagar la ile­gí­ti­ma y frau­du­len­ta deu­da exter­na, con­traí­da por la dic­ta­du­ra y aumen­ta­da por todos los gobier­nos pos­te­rio­res.

El gobierno y la opo­si­ción de dere­cha dispu­tan, pero todos acuer­dan en pagar­la.

En el mis­mo sen­ti­do, los Kirch­ner siguen entre­gan­do el petró­leo, el gas, la mine­ría y demás recur­sos natu­ra­les, a los mono­po­lios impe­ria­lis­tas y a sus ami­gos y tes­ta­fe­rros.

La lucha del pue­blo de Andal­ga­lá des­en­mas­ca­ra esta polí­ti­ca.

El gobierno mien­te por­que:

Lla­ma des­en­deu­da­mien­to al pago de la deu­da exter­na a cos­ta del ham­bre nues­tro pue­blo.

A la infla­ción la deno­mi­na sim­ple reaco­mo­da­mien­to de pre­cios.

Y a la bru­tal entre­ga de nues­tros recur­sos natu­ra­les, la tra­du­ce como inver­sión para incre­men­tar el círcu­lo vir­tuo­so de la eco­no­mía

Exi­gi­mos:

No al pago de la deu­da exter­na!

No al saqueo de los recur­sos natu­ra­les!

Fon­dos inme­dia­tos para vivien­da, tra­ba­jo, salud, edu­ca­ción!

Reafir­ma­mos:

Fue­ra ingle­ses de nues­tras Mal­vi­nas.

Exi­gi­mos al gobierno que deje de nego­ciar con las petro­le­ras ingle­sas expo­lia­do­ras.

Nues­tra lucha es par­te de un torren­te, una tem­pes­tad de pue­bla­das y rebe­lio­nes que reco­rre Amé­ri­ca Lati­na. Los pue­blos se han pues­to de pie a lo lar­go de todo el con­ti­nen­te en defen­sa de sus dere­chos, por la liber­tad y con­tra el impe­ria­lis­mo.

Repu­dia­mos el gol­pe en Hon­du­ras y denun­cia­mos las elec­cio­nes tru­chas.

Expre­sa­mos nues­tra soli­da­ri­dad con el pue­blo de Hai­tí y exi­gi­mos el reti­ro inme­dia­to de todas las tro­pas de ocu­pa­ción.

Nos soli­da­ri­za­mos con el pue­blo chi­leno, y repu­dia­mos la mili­ta­ri­za­ción del país.

Hon­ran­do la his­tó­ri­ca her­man­dad lati­no­ame­ri­ca­na deci­mos:

Fue­ra el impe­ria­lis­mo de Amé­ri­ca Lati­na!

Com­pa­ñe­ros:

Nues­tro pue­blo sigue luchan­do en defen­sa de sus dere­chos. Cada día son más los que se movi­li­zan y cada con­quis­ta esti­mu­la nue­vos recla­mos. Cada injus­ti­cia, cada dere­cho vio­la­do gene­ra una res­pues­ta popu­lar.

Ante nues­tros 30.000 dete­ni­dos-des­apa­re­ci­dos nos com­pro­me­te­mos a seguir dan­do nues­tro Pre­sen­te en la lucha has­ta con­se­guir que sus sue­ños se hagan reali­dad, una Argen­ti­na libe­ra­da de la opre­sión impe­ria­lis­ta y de la explo­ta­ción.

En ese camino, sor­tean­do todos los emba­tes, estu­vi­mos, esta­mos y esta­re­mos cada 24 de mar­zo en esta Pla­za.

Por la Memo­ria, la Ver­dad y la Jus­ti­cia.

30.000 com­pa­ñe­ros dete­ni­dos des­apa­re­ci­dos Pre­sen­tes!!!!!!

ENCUENTRO MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *