¿Disi­den­tes o trai­do­res? por Ati­lio Borón

La “pren­sa libre” de Euro­pa y las Amé­ri­cas ‑esa que min­tió des­ca­ra­da­men­te al decir que exis­tían armas de des­truc­ción masi­va en Iraq o que cali­fi­có de “inte­ri­na­to” al régi­men gol­pis­ta de Miche­let­ti en Hon­du­ras- ha redo­bla­do su feroz cam­pa­ña en con­tra de Cuba. El pre­tex­to para este relan­za­mien­to fue el fatal des­en­la­ce de la huel­ga de ham­bre de Orlan­do Zapa­ta Tama­yo, poten­cia­do aho­ra por idén­ti­ca acción ini­cia­da por Gui­ller­mo Fari­ñas Her­nán­dez. Como es bien sabi­do, aquél fue (y sigue sien­do) pre­sen­ta­do por esos “medios de des­in­for­ma­ción de masas como un “disi­den­te polí­ti­co” cuan­do en reali­dad era un pre­so común reclu­ta­do por los enemi­gos de la revo­lu­ción para sus pro­yec­tos sub­ver­si­vos. El caso de Fari­ñas Her­nán­dez no es exac­ta­men­te igual, pero aún así guar­da algu­nas simi­li­tu­des y pro­fun­di­za una dis­cu­sión que es impres­cin­di­ble dar con toda seriedad.

Pri­me­ro, hay que recor­dar que estos ata­ques tie­nen una lar­ga his­to­ria que comien­za el 17 de Mar­zo de 1960 cuan­do el Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal de Esta­dos Uni­dos apro­bó el “Pro­gra­ma de Acción Encu­bier­ta” con­tra Cuba pro­pues­to por el Direc­tor de la CIA, Allen Dulles. Par­cial­men­te des­cla­si­fi­ca­do en 1991, ese pro­gra­ma iden­ti­fi­ca­ba cua­tro cur­sos prin­ci­pa­les de acción, sien­do los dos pri­me­ros “la crea­ción de la opo­si­ción” y el lan­za­mien­to de una “pode­ro­sa ofen­si­va de pro­pa­gan­da” para robus­te­cer­la y hacer­la creí­ble. Más cla­ro impo­si­ble. Tras el estruen­do­so fra­ca­so de esta ini­cia­ti­va Geor­ge W. Bush crea den­tro del pro­pio Depar­ta­men­to de Esta­do una comi­sión espe­cial para pro­mo­ver el “cam­bio de régi­men” en Cuba, eufe­mis­mo uti­li­za­do para no decir “pro­mo­ver la con­tra­rre­vo­lu­ción”. El pri­mer infor­me de esa comi­sión, publi­ca­do en 2004, tenía 458 pági­nas y allí se expli­ci­ta­ba con gran minu­cio­si­dad todo lo que se debía hacer para intro­du­cir una demo­cra­cia libe­ral, res­pe­tar los dere­chos huma­nos y esta­ble­cer una eco­no­mía de mer­ca­do en Cuba. Para via­bi­li­zar este plan se asig­na­ban 59 millo­nes de dóla­res por año (más allá de los que se des­ti­na­rían por vías encu­bier­tas), de los cua­les 36 millo­nes esta­rían des­ti­na­dos, según la pro­pues­ta, a fomen­tar y finan­ciar las acti­vi­da­des de los “disi­den­tes”. Para resu­mir, lo que la pren­sa pre­sen­ta como una noble y patrió­ti­ca disi­den­cia inter­na pare­ce­ría más bien ser la metó­di­ca apli­ca­ción del pro­yec­to impe­rial dise­ña­do para cum­plir el vie­jo sue­ño de la dere­cha nor­te­ame­ri­ca­na de apo­de­rar­se defi­ni­ti­va­men­te de Cuba.

Segun­do: ¿qué se entien­de por “disi­den­tes polí­ti­cos”? El Dic­cio­na­rio de Polí­ti­ca de Nor­ber­to Bob­bio defi­ne al disen­so como “cual­quier for­ma de des­acuer­do sin orga­ni­za­ción esta­ble y, por tan­to, no ins­ti­tu­cio­na­li­za­da, que no pre­ten­de sus­ti­tuir al gobierno en fun­cio­nes por otro, y tan­to menos derri­bar el sis­te­ma polí­ti­co vigen­te. (pp. 567 – 568) Más ade­lan­te seña­la que exis­te un umbral el que, una vez tras­pa­sa­do, con­vier­te al disen­so, y a los disi­den­tes, en otra cosa. En la extin­ta Unión Sovié­ti­ca dos de los más nota­bles disi­den­tes polí­ti­cos, y cuyo accio­nar se ajus­ta a la defi­ni­ción arri­ba plan­tea­da, fue­ron el físi­co Andrei Sakha­rov y el escri­tor Ale­xan­der Isa­ye­vich Solzhe­nitsyn; Rudolf Bah­ro lo fue en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca Ale­ma­na; Karel Kosik, en la anti­gua Che­cos­lo­va­quia; en los Esta­dos Uni­dos sobre­sa­lió, al pro­me­diar el siglo pasa­do, Mar­tin Luther King; y en el Israel de nues­tros días Mor­de­kai Wanu­nu. cien­tí­fi­co nuclear que reve­ló la exis­ten­cia del arse­nal ató­mi­co en ese país y por lo cual se lo con­de­nó a 18 años de cár­cel sin que la “pren­sa libre” toma­ra nota del asunto.

La disi­den­cia cuba­na, a dife­ren­cia de lo ocu­rri­do con los ya nom­bra­dos, se encua­dra en otra figu­ra jurí­di­ca por­que su pro­pó­si­to es sub­ver­tir el orden cons­ti­tu­cio­nal y derri­bar al sis­te­ma. Ade­más, y este es un dato esen­cial, quie­re hacer­lo ponién­do­se al ser­vi­cio de una poten­cia enemi­ga, Esta­dos Uni­dos, que hace medio siglo agre­de por todos los medios ima­gi­na­bles a Cuba. Quie­nes reci­ben dine­ro, ase­so­ría, con­se­jos, orien­ta­cio­nes de un país obje­ti­va­men­te enemi­go de su patria y actúan en con­gruen­cia con las inten­cio­nes impe­ria­les de pre­ci­pi­tar un “cam­bio de régi­men”, ¿pue­den ser con­si­de­ra­dos como “disi­den­tes políticos”?

Para res­pon­der olvi­dé­mo­nos por un momen­to de las leyes cuba­nas y vea­mos lo que esta­ble­ce la legis­la­ción com­pa­ra­da. La Cons­ti­tu­ción de Esta­dos Uni­dos en su Artícu­lo III, Sec­ción 3 dice que “El deli­to de trai­ción con­tra los Esta­dos Uni­dos con­sis­ti­rá sola­men­te en tomar las armas con­tra ellos o en unir­se a sus enemi­gos, dán­do­les ayu­da y faci­li­da­des.” La san­ción que mere­ce este deli­to pue­de lle­gar has­ta la pena de muer­te, como ocu­rrió en 1953 con el matri­mo­nio de Julius y Ethel Rosen­berg, envia­dos a la silla eléc­tri­ca acu­sa­dos de trai­ción a la patria por haber­se supues­ta­men­te “uni­do a sus enemi­gos” reve­lan­do los secre­tos de la fabri­ca­ción de la bom­ba ató­mi­ca a la Unión Sovié­ti­ca. En el caso de Méxi­co el Códi­go Penal cali­fi­ca en su artícu­lo 123 como deli­tos de trai­ción a la patria una amplia gama de situa­cio­nes como rea­li­zar “actos con­tra la inde­pen­den­cia, sobe­ra­nía o inte­gri­dad de la nación mexi­ca­na con la fina­li­dad de some­ter­la a per­so­na, gru­po o gobierno extran­je­ro; tomar par­te en actos de hos­ti­li­dad en con­tra de la nación … a las órde­nes de un esta­do extran­je­ro o coope­rar con este en algu­na for­ma que pue­da per­ju­di­car a Méxi­co; reci­ba cual­quier bene­fi­cio, o acep­te pro­me­sa de reci­bir­lo, con en fin de rea­li­zar algu­nos de los actos seña­la­dos en este artícu­lo; acep­te del inva­sor un empleo, car­go o comi­sión y dic­te, acuer­de o vote pro­vi­den­cias enca­mi­na­das a afir­mar al gobierno intru­so y debi­li­tar al nacio­nal.” La pena­li­dad pre­vis­ta por la comi­sión de estos deli­tos es, según las cir­cuns­tan­cias, de cin­co a cua­ren­ta años de pri­sión. La legis­la­ción argen­ti­na esta­ble­ce en el artícu­lo 214 de su Códi­go Penal queSerá repri­mi­do con reclu­sión o pri­sión de diez a vein­ti­cin­co años o reclu­sión o pri­sión per­pe­tua y en uno u otro caso, inha­bi­li­ta­ción abso­lu­ta per­pe­tua, siem­pre que el hecho no se halle com­pren­di­do en otra dis­po­si­ción de este códi­go, todo argen­tino o toda per­so­na que deba obe­dien­cia a la Nación por razón de su empleo o fun­ción públi­ca, que toma­re las armas con­tra ésta, se unie­re a sus enemi­gos o les pres­ta­re cual­quier ayu­da o soco­rro.”

No es nece­sa­rio pro­se­guir con esta some­ra revi­sión para com­pren­der que lo que la pren­sa del sis­te­ma deno­mi­na disi­den­cia es lo que en cual­quier país del mun­do ‑comen­zan­do por Esta­dos Uni­dos sería cara­tu­la­do lisa y lla­na­men­te como trai­ción a la patria, y nin­guno de los acu­sa­dos jamás sería con­si­de­ra­do como un “disi­den­te polí­ti­co.” En el caso de los cuba­nos, la gran mayo­ría (si no todos) están incur­sos en ese deli­to al unir­se a una poten­cia extran­je­ra que está en abier­ta hos­ti­li­dad con­tra la nación cuba­na, reci­bir de sus repre­sen­tan­tes ‑diplo­má­ti­cos o no- dine­ro y toda suer­te de apo­yos logís­ti­cos para des­truir el orden crea­do por la revo­lu­ción. No sería otra la acti­tud que adop­ta­ría Washing­ton si un gru­po de sus ciu­da­da­nos estu­vie­ra reci­bien­do recur­sos de una poten­cia extran­je­ra que duran­te medio siglo hubie­se aco­sa­do a los Esta­dos Uni­dos con el man­da­to de sub­ver­tir el orden cons­ti­tu­cio­nal. Nin­guno de los genui­nos disi­den­tes arri­ba men­cio­na­dos incu­rrie­ron en sus paí­ses en tama­ña infa­mia. Fue­ron impla­ca­bles crí­ti­cos de sus gobier­nos, pero jamás se pusie­ron al ser­vi­cio de un esta­do extran­je­ro que ambi­cio­na­ba opri­mir a su patria. Eran disi­den­tes, no traidores.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.