Una ofer­ta de cam­bio radi­cal fren­te a 30 años de «Bún­ker» en Nafa­rroa por Ramón Sola

El docu­men­to «Nue­vas ilu­sio­nes, nue­vas opor­tu­ni­da­des» se per­fi­la como la herra­mien­ta de la izquier­da aber­tza­le para bus­car alian­zas en favor del cam­bio polí­ti­co. En 48 pági­nas dibu­ja un herrial­de secues­tra­do por la «razón de Esta­do», blin­da­do por pac­tos impen­sa­bles en otros luga­res y que obli­ga a arti­cu­lar una nue­va corre­la­ción de fuer­zas. Creen que éste es un momen­to cla­ve.

Para la izquier­da aber­tza­le, tras 30 años de Ame­jo­ra­mien­to del Fue­ro, ha lle­ga­do la hora de dar un paso ade­lan­te y rever­tir la situa­ción con una nue­va corre­la­ción de fuer­zas. A ese obje­ti­vo res­pon­de la ini­cia­ti­va pre­sen­ta­da el miér­co­les pasa­do por dece­nas de inde­pen­den­tis­tas nava­rros y que tie­ne un diag­nós­ti­co de base: el tex­to «Nue­vas ilu­sio­nes, nue­vas opor­tu­ni­da­des», que se difun­di­rá en char­las y reunio­nes. El aná­li­sis par­te de dos fra­ses pro­nun­cia­das casi simul­tá­nea­men­te por dos líde­res polí­ti­cos anta­gó­ni­cos: la metá­fo­ra del «jarrón roto» de Teles­fo­ro Mon­zón y la afir­ma­ción de Manuel Fra­ga de que «la unión o sim­ple­men­te la fór­mu­la de una fede­ra­ción vas­co-nava­rra sería inacep­ta­ble, abri­ría un fren­te de irra­cio­na­li­dad y vio­len­cia».

Se recal­ca que fue en ese momen­to en el que se ges­tó el deno­mi­na­do «bún­ker espa­ño­lis­ta», en el que la izquier­da aber­tza­le sitúa hoy a UPN, PSN, PP y CDN en el ámbi­to polí­ti­co; CEN, UGT y CCOO en el eco­nó­mi­co; y Opus Dei y «Dia­rio de Nava­rra» en el social. «Los estra­te­gas sabían que una alter­na­ti­va neta­men­te espa­ño­la no podía calar en una pobla­ción que his­tó­ri­ca­men­te ha repu­dia­do sen­tir­se espa­ño­la, así que idea­ron fini­qui­tar la UCD, pro­pi­ciar el acuer­do estra­té­gi­co entre UPN y PSN, y per­mi­tir al PSN la lle­ga­da a la Pre­si­den­cia de Nava­rra, des­pués de que acep­ta­ra la estra­te­gia de Nava­rra sola y enfren­ta­da al pro­yec­to nacio­nal vas­co», aña­de.

De los años 80 a 2010

El docu­men­to deta­lla fenó­me­nos como la ofen­si­va para «domes­ti­car al poten­te movi­mien­to obre­ro nava­rro» a tra­vés de las pre­ben­das a UGT y CCOO, las «cam­pa­ñas orques­ta­das» para impe­dir el abor­to en el herrial­de ‑con el famo­so jui­cio de 1986- o la Ley del Vas­cuen­ce del mis­mo año.

La izquier­da aber­tza­le remar­ca que esa comu­nión de intere­ses ha hecho que en Nafa­rroa sur­jan pac­tos sin paran­gón en otros pun­tos del Esta­do, como la enten­te UPN-PSN en el ámbi­to polí­ti­co o la estre­cha cola­bo­ra­ción entre la patro­nal CEN y los sin­di­ca­tos UGT y CCOO en el eco­nó­mi­co. Des­de esa posi­ción se impul­san prác­ti­cas que se han con­ver­ti­do en típi­cas de Nafa­rroa, como la supe­di­ta­ción a las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les, la impo­si­ción a toda cos­ta de pro­yec­tos de des­truc­ción medioam­bien­tal (Itoitz, auto­vía trans­pi­re­nai­ca, el TAV…), la cons­tan­te per­se­cu­ción a la sim­bo­lo­gía y la cul­tu­ra vas­ca o la cri­mi­na­li­za­ción de los colec­ti­vos popu­la­res, juve­ni­les, inde­pen­den­tis­tas o que sim­ple­men­te prac­ti­quen la des­obe­dien­cia civil o pro­mue­van fies­tas.

«Nue­vas ilu­sio­nes, nue­vas opor­tu­ni­da­des» cons­ta­ta que estos ata­ques se han agu­di­za­do con los años, apo­yán­do­se en la ile­ga­li­za­ción de la izquier­da aber­tza­le. Lle­ga­dos ya a este momen­to en que se atis­ba la posi­bi­li­dad de un cam­bio polí­ti­co y social de fon­do por pri­me­ra vez en déca­das, la izquier­da aber­tza­le advier­te de que «el blo­que espa­ño­lis­ta ha reade­cua­do su estra­te­gia a las cir­cuns­tan­cias actua­les. El mode­lo uti­li­za­do en estos años (coa­li­ción UPN-PP y con­fi­gu­ra­ción de mayo­rías a tra­vés de CDN) no garan­ti­za­ba resul­ta­dos en defen­sa del inte­rés par­ti­dis­ta ni de los intere­ses de Esta­do. El pac­to entre UPN y PSN, ocul­to en los pri­me­ros com­pa­ses de la legis­la­tu­ra y ofi­cia­li­za­do públi­ca­men­te a lo lar­go de 2009, garan­ti­za el blin­da­je de Nava­rra». Se remar­ca ade­más que esta vía ha sido «expor­ta­da de mane­ra casi mimé­ti­ca» a otros terri­to­rios vas­cos.

La últi­ma déca­da ha esta­do mar­ca­da tam­bién por la pre­sen­cia de la coa­li­ción Nafa­rroa Bai. Para la izquier­da aber­tza­le, la dere­cha siem­pre ha teni­do espe­cial inte­rés en «pro­yec­tar una ter­ce­ra vía» a las dos alter­na­ti­vas clá­si­cas: la espa­ño­lis­ta y la inde­pen­den­tis­ta. «En este sen­ti­do, NaBai ha pre­ten­di­do capi­ta­li­zar el deseo de cam­bio exis­ten- te en la socie­dad nava­rra sin reba­sar (y, por tan­to, asu­mien­do) el mar­co jurí­di­co-polí­ti­co esta­ble­ci­do des­de la refor­ma», apun­ta. Recuer­da dos datos cla­ri­fi­ca­do­res: el modo en que el PSOE y los medios alen­ta­ron esta opción cuan­do sur­gió, y el repro­che públi­co lan­za­do por Miguel Sanz tras los últi­mos malos resul­ta­dos elec­to­ra­les, cuan­do «cri­ti­có su fal­ta de capa­ci­dad para capi­ta­li­zar el voto de la izquier­da aber­tza­le».

En con­se­cuen­cia, si bien se admi­te que esa coa­li­ción «ha con­se­gui­do agru­par a una amplia capa de per­so­nas des­con­ten­tas con el mode­lo de ges­tión de UPN-PSN de estos últi­mos 30 años», se sub­ra­ya tam­bién que su labor «ha des­vir­tua­do los con­cep­tos cla­ve sobre los que debe pivo­tar el cam­bio polí­ti­co y social». Y, con ello, el obje­ti­vo que mar­ca la izquier­da aber­tza­le para esta fase his­tó­ri­ca.

apun­tes auto­crí­ti­cos en terre­nos como el eus­ka­ra

El docu­men­to de la izquier­da aber­tza­le de Nafa­rroa inclu­ye tam­bién cier­tas dosis de auto­crí­ti­ca, sobre todo en lo que ata­ñe al ámbi­to del eus­ka­ra, que es uno de los más impor­tan­tes de su aná­li­sis. Se alu­de al cono­ci­do epi­so­dio del voto en con­tra de la exten­sión del mode­lo D a la zona «no vas­có­fo­na», que le ha sido repro­cha­do duran­te muchos años des­de cier­tos sec­to­res eus­kal­tza­les; se admi­te que «sin duda, afec­tó a la cre­di­bi­li­dad de la prác­ti­ca polí­ti­ca de la izquier­da aber­tza­le».

Al hilo de ello, se sub­ra­ya con carác­ter gene­ral que «la uni­dad aber­tza­le en Nava­rra ha sido difí­cil, sal­vo en momen­tos excep­cio­na­les, por la posi­ción dis­par en lo refe­ri­do a la acep­ta­ción del mar­co jurí­di­co-polí­ti­co. Posi­cio­nes man­te­ni­das por HB de recha­zo al mar­co en lo polí­ti­co y en lo social cho­ca­ban con el posi­bi­lis­mo de sec­to­res nacio­na­lis­tas que no esta­ban dis­pues­tos a cru­zar los lími­tes de la lega­li­dad esta­ble­ci­da. Un posi­bi­lis­mo que se ha demos­tra­do esté­ril ante la diná­mi­ca de impo­si­ción cons­tan­te del fren­te espa­ño­lis­ta», apun­ta. R.S.

www​.gara​.net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *