Según el marino geno­ci­da Jor­ge «Tigre» Acos­ta “La gue­rra revo­lu­cio­na­ria podría reactivarse”

El marino reve­ló que en la Arma­da, tras el retorno a la demo­cra­cia, con­si­de­ra­ban que uno de los gran­des pro­ble­mas había sido “dejar gen­te viva”. Al igual que Adol­fo Don­da, se que­jó por la acti­tud de los jefes que no se hicie­ron car­go de las órdenes.

El capi­tán Jor­ge Acos­ta, ex jefe de inte­li­gen­cia de la Uni­dad de Tareas 3.3.2 de la ESMA, se defi­nió ayer como “un com­ba­tien­te”. No pre­ci­só en qué bata­llas inter­vino. Ase­gu­ró con voz pau­sa­da que “jamás bus­có la muer­te”, aun­que admi­tió “algu­nas cau­sa­das por mi accio­nar mili­tar”. No espe­ci­fi­có si con fusil o pica­na. Tam­po­co el des­tino de los cuer­pos de sus enemi­gos. Cri­ti­có a sus supe­rio­res por no haber­se res­pon­sa­bi­li­za­do de los tra­ba­jos sucios enco­men­da­dos y ase­gu­ró que “uno de los gran­des pro­ble­mas” de la con­duc­ción naval tras el retorno demo­crá­ti­co fue “haber deja­do gen­te viva”. “La gue­rra revo­lu­cio­na­ria terro­ris­ta podría reac­ti­var­se en tono grams­ciano”, aler­tó, y para cono­cer “la ver­dad” acon­se­jó no leer Página/​12, suge­ren­cia que incum­plie­ron los cama­ra­das de la ban­de­ja supe­rior. Lue­go decla­ró el capi­tán Raúl Sche­ller, quien leyó anti­guas decla­ra­cio­nes en las que admi­tió su actua­ción como inte­rro­ga­dor en la ESMA. El jui­cio en Como­do­ro Py con­ti­nua­rá hoy a las nue­ve y media.
Acos­ta sobre­ac­tuó des­de el comien­zo. Cuan­do le pre­gun­ta­ron si tenía apo­dos con­tó que de niño le decían Gales y se expla­yó sobre una nota de Miguel Bonas­so en Página/​12. “Gales no les pin­cha­ba los ojos a los paja­ri­tos. Gales tenía dos palo­mas a las que que­ría mucho, un pato y un gato a los que que­ría mucho. Hoy ten­go una perra a la que quie­ro mucho”, dijo. En refe­ren­cia a una perio­dis­ta que se per­mi­tió dudar de la capa­ci­dad para “amar terri­ble­men­te a los chi­cos” de quien se ufa­na­ba de deci­dir vidas y muer­tes, expli­có que la expre­sión se basa en “una con­cep­ción cris­tia­na: amar has­ta que due­la”. Agre­gó que en la Escue­la Naval le decían Chu­pe­te (no expli­có el moti­vo) y “no ten­go nin­gún otro apo­do”, ase­gu­ró, con­tra­rian­do a los sobre­vi­vien­tes y a su ami­go abo­ga­do Mariano Gra­dín, que al ver­lo ingre­sar a la sala duran­te la audien­cia ini­cial levan­tó los bra­zos y con voz de ultra­tum­ba gri­tó: “¡Tigre!”.
–¿Va a pres­tar decla­ra­ción? –le pre­gun­tó el juez Daniel Obligado.
–Afir­ma­ti­vo.
Acos­ta admi­tió su “acti­vi­dad anti­te­rro­ris­ta” entre media­dos de 1976 y prin­ci­pios de 1979, y agra­de­ció al tri­bu­nal la deci­sión, recha­za­da por el fis­cal Pablo Ouvi­ña, de no incor­po­rar como prue­bas las decla­ra­cio­nes ante jue­ces mili­ta­res. Es com­pren­si­ble: en 1986 se expla­yó sobre la impor­tan­cia de obte­ner infor­ma­ción en tiem­po record, admi­tió que los dete­ni­dos lle­ga­ban ven­da­dos y “acos­ta­dos en el asien­to de atrás”, y expli­có que “actua­mos mili­tar­men­te matan­do a quien uti­li­za­ba un arma en combate”.
La decla­ra­ción comen­zó con un “abso­lu­to home­na­je” a las víc­ti­mas de “los des­en­cuen­tros vio­len­tos que tuvi­mos los argen­ti­nos”. Acos­ta admi­tió que “algu­nas” muer­tes fue­ron “cau­sa­das por mi accio­nar mili­tar”, pese a que “la Uni­dad de Tareas 3.3.2 jamás bus­có la muer­te”. Sin esca­las sal­tó al pre­sen­te. Dijo que has­ta hace tres meses “esta­ba con­ven­ci­do de que esta gue­rra había ter­mi­na­do” pero que comen­zó a dudar a par­tir de decla­ra­cio­nes de la dipu­tada Vic­to­ria Don­da (“la lucha no ter­mi­nó”), del músi­co Andrés Cala­ma­ro (“los repre­so­res de la ESMA ten­drían que estar muer­tos”, dice que dijo) y de la sobre­vi­vien­te Gra­cie­la Daleo, sobre la impor­tan­cia de que los pro­ce­sa­dos excar­ce­la­dos no cir­cu­len impu­nes por las calles.
“¿Qué odio hay toda­vía? ¿Qué pre­ten­den? ¿Un nue­vo enfren­ta­mien­to? ¿Serán estos jui­cios que lo están des­atan­do?”, plan­teó con humos de filó­so­fo. “La gue­rra revo­lu­cio­na­ria terro­ris­ta podría reac­ti­var­se, ya no en sen­ti­do trots­kis­ta, sino en tono grams­ciano. Esto es un aler­ta”, advirtió.
Igual que Astiz el día ante­rior, his­to­rió los años pre­vios al gol­pe con espe­cial énfa­sis en la amnis­tía de 1973. “Terro­ris­tas que hoy están en el gobierno como Eduar­do Luis Duhal­de o el pro­cu­ra­dor (Este­ban) Ri-ghi abrie­ron las puer­tas de la cár­cel”, libe­ran­do a “jóve­nes ávi­dos de ven­gan­za, por­que no eran pro­fe­sio­na­les de la gue­rra”, dijo. Agre­gó que “se aglu­ti­na­ron en la patria socia­lis­ta”, admi­tió a pie de pági­na sus lec­tu­ras domi­ni­ca­les de José Pablo Fein­mann y se detu­vo en “la patria pero­nis­ta, que comen­zó a sem­brar la muer­te en la Argen­ti­na”. Des­ata­da “la gue­rra inter­na, había subrep­ti­cia­men­te cua­dros de las fuer­zas arma­das de uno y otro lado, tal vez más en la patria pero­nis­ta”, admi­tió. “Esta­lló la gue­rra”, dijo, y para jus­ti­fi­car el gol­pe invo­có “la impe­rio­sa nece­si­dad de las Fuer­zas Arma­das, por haber sido supe­ra­das las fuer­zas poli­cia­les y de seguridad”.
Hizo una pau­sa y sal­tó sin esca­las a 1983. “Fin de la gue­rra, res­tau­ra­ción de la paz, con muchas víc­ti­mas”, resu­mió en tono de esta­dis­ta, y reto­mó a Adol­fo Don­da para cri­ti­car a la con­duc­ción que les sol­tó la mano. Cen­tró la res­pon­sa­bi­li­dad en los vice­al­mi­ran­tes Barry Mel­bour­ne Hus­sey, Argi­mi­ro Luis Fer­nán­dez (jefe del Ser­vi­cio de Inte­li­gen­cia Naval) y Adol­fo Arduino, su coman­dan­te en 1976. “Uno de los gran­des pro­ble­mas” que se plan­teó la Arma­da en demo­cra­cia fue “haber deja­do gen­te viva”, admi­tió, y negó su cola­bo­ra­ción en pro­yec­tos de Emi­lio Eduar­do Ma-sse­ra. “No me qui­se ir, me reti­ró la Arma­da. No ten­go aspi­ra­cio­nes polí­ti­cas, soy un mili­tar­ci­to”, dijo. Rene­gó por­que la jus­ti­cia mili­tar encu­brió a sus supe­rio­res y con un orga­ni­gra­ma repa­só la línea de coman­do de la que dependía.
“Me nie­go a acep­tar los hechos”, dijo en refe­ren­cia a los secues­tros, tor­tu­ras y ase­si­na­tos que se le impu­tan en las cau­sas cono­ci­das como Tes­ti­mo­nios A y B. Dedi­có un párra­fo espe­cial a Rodol­fo Walsh. “Ana­li­cé su desem­pe­ño, su capa­ci­dad inte­lec­tual, su tra­ba­jo al ser­vi­cio del terro­ris­mo, y ten­go la cer­te­za de que no que­ría ser dete­ni­do con vida. Esa era su con­vic­ción”, afir­mó como quien deve­la un secre­to de Estado.
Por últi­mo denun­ció “una per­se­cu­ción polí­ti­ca-jurí­di­ca des­de hace tiem­po” y acla­ró que no rati­fi­ca­ba sus decla­ra­cio­nes ante­rio­res. “Entre la gue­rra y la paz, pro­pon­go la paz”, dijo. Y “si esta gue­rra no ter­mi­nó, yo esta­ré del lado de la racio­na­li­dad y la pro­por­cio­na­li­dad”, el mis­mo tér­mino que con citas de Juan Pablo II usó en 1986 para jus­ti­fi­car sus crí­me­nes: “La ESMA actuó con pro­por­cio­na­li­dad. Actua­mos mili­tar­men­te matan­do a quien uti­li­za­ba un arma en combate”.
A las cua­tro de la tar­de pasó al fren­te Sche­ller. A dife­ren­cia de Acos­ta, lejos de rene­gar de sus anti­guas decla­ra­cio­nes las leyó en voz alta. Comen­zó por las de 1985, cuan­do inte­gra­ba el Esta­do Mayor Gene­ral de la Arma­da. El juez mili­tar le tira­ba nom­bres sobre la mesa, Sche­ller decía una y otra vez no cono­cer­los, has­ta que se dete­nía en algu­nos, siem­pre sobre­vi­vien­tes, “terro­ris­tas que pre­ten­den ensu­ciar a la Arma­da”, y deta­lla­ba ante­ce­den­tes leja­nos e infor­ma­cio­nes apor­ta­das en interrogatorios.
–¿Incluían tor­tu­ras? –pre­gun­ta­ba el juez.
–Nega­ti­vo, señor.

Dipu­tada sale al cru­ce del “Tigre” Acosta

Vic­to­ria Don­da acla­ró que “en Argen­ti­na no hubo dos ban­dos, lo que hubo fue un genocidio”.

La dipu­tada del Movi­mien­to Libres del Sur y pre­si­den­ta del a comi­sión de DD.HH. de la Cáma­ra baja del Con­gre­so, Vic­to­ria Don­da, se refi­rió a las decla­ra­cio­nes del repre­sor Jor­ge “Tigre” Acos­ta, en el jui­cio que aca­ba de comen­zar por los deli­tos de lesa huma­ni­dad come­ti­dos en la ex ESMA.

“Acos­ta dijo que ‘esta­ba con­ven­ci­do de que esta gue­rra había ter­mi­na­do’, pero que comen­zó a dudar a par­tir de decla­ra­cio­nes mías en cuan­to a que la lucha no había ter­mi­na­do y de otras decla­ra­ción simi­la­res del músi­co Andrés Cala­ma­ro y la sobre­vi­vien­te de la ESMA Gra­cie­la Daleo”, recor­dó la legis­la­do­ra. Ante ello, le advir­tió al repre­sor que “se equi­vo­ca cuan­do habla de enfren­ta­mien­tos. En la Argen­ti­na no hubo dos ban­dos enfren­ta­dos, sino la pla­ni­fi­ca­ción del terror, impar­ti­do des­de el Esta­do en fun­ción de impo­ner un mode­lo eco­nó­mi­co que bene­fi­cia­ra a unos pocos. Un ver­da­de­ro geno­ci­dio. Del otro lado, se encon­tra­ba la dig­na resis­ten­cia de un pue­blo que no se resig­na a vivir bajo la opre­sión de los poderosos”.

Por otro lado y con­ti­nuan­do con las decla­ra­cio­nes de Acos­ta, quien se pre­gun­tó “cuán­to odio tene­mos toda­vía y si lo que pre­ten­de­mos es un nue­vo enfren­ta­mien­to”, la legis­la­do­ra acla­ró que “no es odio lo que nos mue­ve sino anhe­lo de Jus­ti­cia. Bien lo demues­tran las Madres de la Pla­za que siguen jue­ves a jue­ves dan­do vuel­tas a la pirá­mi­de de mayo sin obte­ner res­pues­tas con­cre­tas sobre qué paso con cada uno de los des­apa­re­ci­dos. Nun­ca ven­gan­za, nun­ca jus­ti­cia por mano pro­pia. Siem­pre el mis­mo recla­mo, memo­ria, ver­dad y Justicia”.

Final­men­te Vic­to­ria reafir­mó “que nues­tros 30 mil com­pa­ñe­ros des­apa­re­ci­dos soña­ron un país dife­ren­te al que vivi­mos. Un país con jus­ti­cia, con equi­dad, un país para todos y todas. En ello va mi com­pro­mi­so de todos los días”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *