Según el marino geno­ci­da Jor­ge «Tigre» Acos­ta “La gue­rra revo­lu­cio­na­ria podría reactivarse”

El marino reve­ló que en la Arma­da, tras el retorno a la demo­cra­cia, con­si­de­ra­ban que uno de los gran­des pro­ble­mas había sido “dejar gen­te viva”. Al igual que Adol­fo Don­da, se que­jó por la acti­tud de los jefes que no se hicie­ron car­go de las órdenes.

El capi­tán Jor­ge Acos­ta, ex jefe de inte­li­gen­cia de la Uni­dad de Tareas 3.3.2 de la ESMA, se defi­nió ayer como “un com­ba­tien­te”. No pre­ci­só en qué bata­llas inter­vino. Ase­gu­ró con voz pau­sa­da que “jamás bus­có la muer­te”, aun­que admi­tió “algu­nas cau­sa­das por mi accio­nar mili­tar”. No espe­ci­fi­có si con fusil o pica­na. Tam­po­co el des­tino de los cuer­pos de sus enemi­gos. Cri­ti­có a sus supe­rio­res por no haber­se res­pon­sa­bi­li­za­do de los tra­ba­jos sucios enco­men­da­dos y ase­gu­ró que “uno de los gran­des pro­ble­mas” de la con­duc­ción naval tras el retorno demo­crá­ti­co fue “haber deja­do gen­te viva”. “La gue­rra revo­lu­cio­na­ria terro­ris­ta podría reac­ti­var­se en tono grams­ciano”, aler­tó, y para cono­cer “la ver­dad” acon­se­jó no leer Página/​12, suge­ren­cia que incum­plie­ron los cama­ra­das de la ban­de­ja supe­rior. Lue­go decla­ró el capi­tán Raúl Sche­ller, quien leyó anti­guas decla­ra­cio­nes en las que admi­tió su actua­ción como inte­rro­ga­dor en la ESMA. El jui­cio en Como­do­ro Py con­ti­nua­rá hoy a las nue­ve y media.
Acos­ta sobre­ac­tuó des­de el comien­zo. Cuan­do le pre­gun­ta­ron si tenía apo­dos con­tó que de niño le decían Gales y se expla­yó sobre una nota de Miguel Bonas­so en Página/​12. “Gales no les pin­cha­ba los ojos a los paja­ri­tos. Gales tenía dos palo­mas a las que que­ría mucho, un pato y un gato a los que que­ría mucho. Hoy ten­go una perra a la que quie­ro mucho”, dijo. En refe­ren­cia a una perio­dis­ta que se per­mi­tió dudar de la capa­ci­dad para “amar terri­ble­men­te a los chi­cos” de quien se ufa­na­ba de deci­dir vidas y muer­tes, expli­có que la expre­sión se basa en “una con­cep­ción cris­tia­na: amar has­ta que due­la”. Agre­gó que en la Escue­la Naval le decían Chu­pe­te (no expli­có el moti­vo) y “no ten­go nin­gún otro apo­do”, ase­gu­ró, con­tra­rian­do a los sobre­vi­vien­tes y a su ami­go abo­ga­do Mariano Gra­dín, que al ver­lo ingre­sar a la sala duran­te la audien­cia ini­cial levan­tó los bra­zos y con voz de ultra­tum­ba gri­tó: “¡Tigre!”.
–¿Va a pres­tar decla­ra­ción? –le pre­gun­tó el juez Daniel Obligado.
–Afir­ma­ti­vo.
Acos­ta admi­tió su “acti­vi­dad anti­te­rro­ris­ta” entre media­dos de 1976 y prin­ci­pios de 1979, y agra­de­ció al tri­bu­nal la deci­sión, recha­za­da por el fis­cal Pablo Ouvi­ña, de no incor­po­rar como prue­bas las decla­ra­cio­nes ante jue­ces mili­ta­res. Es com­pren­si­ble: en 1986 se expla­yó sobre la impor­tan­cia de obte­ner infor­ma­ción en tiem­po record, admi­tió que los dete­ni­dos lle­ga­ban ven­da­dos y “acos­ta­dos en el asien­to de atrás”, y expli­có que “actua­mos mili­tar­men­te matan­do a quien uti­li­za­ba un arma en combate”.
La decla­ra­ción comen­zó con un “abso­lu­to home­na­je” a las víc­ti­mas de “los des­en­cuen­tros vio­len­tos que tuvi­mos los argen­ti­nos”. Acos­ta admi­tió que “algu­nas” muer­tes fue­ron “cau­sa­das por mi accio­nar mili­tar”, pese a que “la Uni­dad de Tareas 3.3.2 jamás bus­có la muer­te”. Sin esca­las sal­tó al pre­sen­te. Dijo que has­ta hace tres meses “esta­ba con­ven­ci­do de que esta gue­rra había ter­mi­na­do” pero que comen­zó a dudar a par­tir de decla­ra­cio­nes de la dipu­tada Vic­to­ria Don­da (“la lucha no ter­mi­nó”), del músi­co Andrés Cala­ma­ro (“los repre­so­res de la ESMA ten­drían que estar muer­tos”, dice que dijo) y de la sobre­vi­vien­te Gra­cie­la Daleo, sobre la impor­tan­cia de que los pro­ce­sa­dos excar­ce­la­dos no cir­cu­len impu­nes por las calles.
“¿Qué odio hay toda­vía? ¿Qué pre­ten­den? ¿Un nue­vo enfren­ta­mien­to? ¿Serán estos jui­cios que lo están des­atan­do?”, plan­teó con humos de filó­so­fo. “La gue­rra revo­lu­cio­na­ria terro­ris­ta podría reac­ti­var­se, ya no en sen­ti­do trots­kis­ta, sino en tono grams­ciano. Esto es un aler­ta”, advirtió.
Igual que Astiz el día ante­rior, his­to­rió los años pre­vios al gol­pe con espe­cial énfa­sis en la amnis­tía de 1973. “Terro­ris­tas que hoy están en el gobierno como Eduar­do Luis Duhal­de o el pro­cu­ra­dor (Este­ban) Ri-ghi abrie­ron las puer­tas de la cár­cel”, libe­ran­do a “jóve­nes ávi­dos de ven­gan­za, por­que no eran pro­fe­sio­na­les de la gue­rra”, dijo. Agre­gó que “se aglu­ti­na­ron en la patria socia­lis­ta”, admi­tió a pie de pági­na sus lec­tu­ras domi­ni­ca­les de José Pablo Fein­mann y se detu­vo en “la patria pero­nis­ta, que comen­zó a sem­brar la muer­te en la Argen­ti­na”. Des­ata­da “la gue­rra inter­na, había subrep­ti­cia­men­te cua­dros de las fuer­zas arma­das de uno y otro lado, tal vez más en la patria pero­nis­ta”, admi­tió. “Esta­lló la gue­rra”, dijo, y para jus­ti­fi­car el gol­pe invo­có “la impe­rio­sa nece­si­dad de las Fuer­zas Arma­das, por haber sido supe­ra­das las fuer­zas poli­cia­les y de seguridad”.
Hizo una pau­sa y sal­tó sin esca­las a 1983. “Fin de la gue­rra, res­tau­ra­ción de la paz, con muchas víc­ti­mas”, resu­mió en tono de esta­dis­ta, y reto­mó a Adol­fo Don­da para cri­ti­car a la con­duc­ción que les sol­tó la mano. Cen­tró la res­pon­sa­bi­li­dad en los vice­al­mi­ran­tes Barry Mel­bour­ne Hus­sey, Argi­mi­ro Luis Fer­nán­dez (jefe del Ser­vi­cio de Inte­li­gen­cia Naval) y Adol­fo Arduino, su coman­dan­te en 1976. “Uno de los gran­des pro­ble­mas” que se plan­teó la Arma­da en demo­cra­cia fue “haber deja­do gen­te viva”, admi­tió, y negó su cola­bo­ra­ción en pro­yec­tos de Emi­lio Eduar­do Ma-sse­ra. “No me qui­se ir, me reti­ró la Arma­da. No ten­go aspi­ra­cio­nes polí­ti­cas, soy un mili­tar­ci­to”, dijo. Rene­gó por­que la jus­ti­cia mili­tar encu­brió a sus supe­rio­res y con un orga­ni­gra­ma repa­só la línea de coman­do de la que dependía.
“Me nie­go a acep­tar los hechos”, dijo en refe­ren­cia a los secues­tros, tor­tu­ras y ase­si­na­tos que se le impu­tan en las cau­sas cono­ci­das como Tes­ti­mo­nios A y B. Dedi­có un párra­fo espe­cial a Rodol­fo Walsh. “Ana­li­cé su desem­pe­ño, su capa­ci­dad inte­lec­tual, su tra­ba­jo al ser­vi­cio del terro­ris­mo, y ten­go la cer­te­za de que no que­ría ser dete­ni­do con vida. Esa era su con­vic­ción”, afir­mó como quien deve­la un secre­to de Estado.
Por últi­mo denun­ció “una per­se­cu­ción polí­ti­ca-jurí­di­ca des­de hace tiem­po” y acla­ró que no rati­fi­ca­ba sus decla­ra­cio­nes ante­rio­res. “Entre la gue­rra y la paz, pro­pon­go la paz”, dijo. Y “si esta gue­rra no ter­mi­nó, yo esta­ré del lado de la racio­na­li­dad y la pro­por­cio­na­li­dad”, el mis­mo tér­mino que con citas de Juan Pablo II usó en 1986 para jus­ti­fi­car sus crí­me­nes: “La ESMA actuó con pro­por­cio­na­li­dad. Actua­mos mili­tar­men­te matan­do a quien uti­li­za­ba un arma en combate”.
A las cua­tro de la tar­de pasó al fren­te Sche­ller. A dife­ren­cia de Acos­ta, lejos de rene­gar de sus anti­guas decla­ra­cio­nes las leyó en voz alta. Comen­zó por las de 1985, cuan­do inte­gra­ba el Esta­do Mayor Gene­ral de la Arma­da. El juez mili­tar le tira­ba nom­bres sobre la mesa, Sche­ller decía una y otra vez no cono­cer­los, has­ta que se dete­nía en algu­nos, siem­pre sobre­vi­vien­tes, “terro­ris­tas que pre­ten­den ensu­ciar a la Arma­da”, y deta­lla­ba ante­ce­den­tes leja­nos e infor­ma­cio­nes apor­ta­das en interrogatorios.
–¿Incluían tor­tu­ras? –pre­gun­ta­ba el juez.
–Nega­ti­vo, señor.

Dipu­tada sale al cru­ce del “Tigre” Acosta

Vic­to­ria Don­da acla­ró que “en Argen­ti­na no hubo dos ban­dos, lo que hubo fue un genocidio”.

La dipu­tada del Movi­mien­to Libres del Sur y pre­si­den­ta del a comi­sión de DD.HH. de la Cáma­ra baja del Con­gre­so, Vic­to­ria Don­da, se refi­rió a las decla­ra­cio­nes del repre­sor Jor­ge “Tigre” Acos­ta, en el jui­cio que aca­ba de comen­zar por los deli­tos de lesa huma­ni­dad come­ti­dos en la ex ESMA.

“Acos­ta dijo que ‘esta­ba con­ven­ci­do de que esta gue­rra había ter­mi­na­do’, pero que comen­zó a dudar a par­tir de decla­ra­cio­nes mías en cuan­to a que la lucha no había ter­mi­na­do y de otras decla­ra­ción simi­la­res del músi­co Andrés Cala­ma­ro y la sobre­vi­vien­te de la ESMA Gra­cie­la Daleo”, recor­dó la legis­la­do­ra. Ante ello, le advir­tió al repre­sor que “se equi­vo­ca cuan­do habla de enfren­ta­mien­tos. En la Argen­ti­na no hubo dos ban­dos enfren­ta­dos, sino la pla­ni­fi­ca­ción del terror, impar­ti­do des­de el Esta­do en fun­ción de impo­ner un mode­lo eco­nó­mi­co que bene­fi­cia­ra a unos pocos. Un ver­da­de­ro geno­ci­dio. Del otro lado, se encon­tra­ba la dig­na resis­ten­cia de un pue­blo que no se resig­na a vivir bajo la opre­sión de los poderosos”.

Por otro lado y con­ti­nuan­do con las decla­ra­cio­nes de Acos­ta, quien se pre­gun­tó “cuán­to odio tene­mos toda­vía y si lo que pre­ten­de­mos es un nue­vo enfren­ta­mien­to”, la legis­la­do­ra acla­ró que “no es odio lo que nos mue­ve sino anhe­lo de Jus­ti­cia. Bien lo demues­tran las Madres de la Pla­za que siguen jue­ves a jue­ves dan­do vuel­tas a la pirá­mi­de de mayo sin obte­ner res­pues­tas con­cre­tas sobre qué paso con cada uno de los des­apa­re­ci­dos. Nun­ca ven­gan­za, nun­ca jus­ti­cia por mano pro­pia. Siem­pre el mis­mo recla­mo, memo­ria, ver­dad y Justicia”.

Final­men­te Vic­to­ria reafir­mó “que nues­tros 30 mil com­pa­ñe­ros des­apa­re­ci­dos soña­ron un país dife­ren­te al que vivi­mos. Un país con jus­ti­cia, con equi­dad, un país para todos y todas. En ello va mi com­pro­mi­so de todos los días”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.