«Fidel y la reli­gión» cum­ple 25 años + Vídeo por Cuba­de­ba­te

  • En 1985 comen­zó el diá­lo­go entre Fidel y del frai­le domi­ni­co Frei Bet­to, que apa­re­ce­rían en el anto­ló­gi­co Fidel y la Reli­gión, “un libro que tuvo un impac­to muy fuer­te por­que qui­tó el pre­jui­cio de los comu­nis­tas y el mie­do de los cris­tia­nos, creó puen­tes en dos ori­llas de un mis­mo río”, diría Bet­to. Cuba­de­ba­te com­par­te con uste­des un frag­men­to del docu­men­tal de la rea­li­za­do­ra Rebe­ca Chá­vez, “Esa inven­ci­ble espe­ran­za”, que ofre­ce­mos en exclu­si­va, y un tex­to de Frei Bet­to que rese­ña su encuen­tro con Fidel hace 25 años y cómo se for­jó la amis­tad entre ambos.

Frei Betto en la presentación de su libro "Fidel y la Religión". (Foto de Archivo)

Cono­cí a Fidel en Mana­gua, la noche del 19 de julio de 1980, pri­mer ani­ver­sa­rio de la Revo­lu­ción San­di­nis­ta. Lula y yo está­ba­mos en casa de Ser­gio Ramí­rez cuan­do él lle­gó a reu­nir­se con empre­sa­rios nica­ra­güen­ses. Nos salu­da­mos y se refu­gió en la biblio­te­ca. Eran las dos de la madru­ga­da cuan­do el padre Miguel D’Escoto, can­ci­ller de Nica­ra­gua, nos pre­gun­tó si está­ba­mos intere­sa­dos en con­ver­sar con el Coman­dan­te. El diá­lo­go se exten­dió has­ta las seis de la maña­na, obser­va­do por Cho­mi Miyar, aten­to a las foto­gra­fías y un Manuel Piñei­ro soño­lien­to, des­plo­ma­do sobre su espe­sa bar­ba que ser­vía de para­bán a un lar­go taba­co apa­ga­do. Habla­mos de reli­gión. Fue cuan­do él me pre­gun­tó si esta­ba dis­pues­to a ir a Cuba a ase­so­rar el reacer­ca­mien­to entre el Gobierno y la igle­sia cató­li­ca. Res­pon­dí que eso depen­día de los obis­pos cuba­nos, quie­nes al siguien­te año res­pon­die­ron de mane­ra posi­ti­va a la pro­pues­ta.

En febre­ro de 1985 vine a La Haba­na invi­ta­do por la Casa de las Amé­ri­cas. En vís­pe­ras del regre­so a Bra­sil, Chomy me invi­tó a almor­zar en su casa. Trans­cu­rría la media noche cuan­do Fidel lle­gó. Reto­ma­mos el tema reli­gio­so. Esta vez hizo una lar­ga expo­si­ción sobre su for­ma­ción cató­li­ca en la fami­lia y en las escue­las de los lasa­llis­tas y jesui­tas.

Le pre­gun­té si esta­ría dis­pues­to a repe­tir lo que me había reve­la­do en una peque­ña entre­vis­ta que ser­vi­ría, de hecho, para el libro que yo pen­sa­ba escri­bir sobre la Revo­lu­ción.

Acep­tó y acor­da­mos hacer­la en mayo de aquel año.

Des­em­bar­qué en la fecha acor­da­da que coin­ci­dió con el ini­cio de las trans­mi­sio­nes de Radio Mar­tí ‑20 de mayo de 1985. Fidel se dis­cul­pó, dijo que la nue­va coyun­tu­ra le impe­día con­ce­der tiem­po para la entre­vis­ta, que tal vez en otro momen­to. Me sen­tí como el pes­ca­dor de “El vie­jo y el Mar”, de Heming­way. El “pez” había mor­di­do el anzue­lo y no debía dejar­lo esca­par. Insis­tí tan­to que inda­gó sobre qué tipo de pre­gun­tas esta­ba pre­pa­ran­do. Le leí las pri­me­ras cin­co de las 64 que tenía escri­tas. “Maña­na comen­za­mos”, dijo inte­rrum­pién­do­me. Fue­ron 23 horas repar­ti­das en cua­tro con­ver­sa­cio­nes, en pre­sen­cia de Arman­do Hart, que se reco­gie­ron en el libro Fidel y la reli­gión, que tuvo una tira­da de 1,3 millo­nes de ejem­pla­res en Cuba y se publi­có en 32 paí­ses en 23 idio­mas. En Aus­tra­lia, la Ocean Press, aca­ba de publi­car una edi­ción en inglés.

En 1986, des­em­bar­qué en La Haba­na con una caja que con­te­nía 100 ejem­pla­res de la Biblia en espa­ñol. Se ago­ta­ron pro­duc­to de tan­tos pedi­dos que reci­bí de cris­tia­nos y comu­nis­tas. Una tar­de, me encon­tra­ba escri­bien­do en mi cuar­to, cuan­do Fidel entró ines­pe­ra­da­men­te. Le con­té lo de las Biblias y pre­gun­tó: “¿No sobró nin­gu­na para mí?”. Le dedi­qué la úni­ca que me que­da­ba: “Al Coman­dan­te Fidel, en quien Dios cree y a quien ama”. Se sen­tó en una buta­ca de mim­bre y me pre­gun­tó: “¿Dón­de está el Ser­món de la Mon­ta­ña?”. Le ano­té las ver­sio­nes de Mateo y Lucas. Las leyó y pre­gun­tó: “¿Cuál de las dos usted pre­fie­re?”. Mi lado izquier­dis­ta habló por mí: ” La de Lucas, por­que ade­más de las bue­na­ven­tu­ras enu­me­ra tam­bién las mal­di­cio­nes con­tra los ricos”. Fidel refle­xio­nó un ins­tan­te y res­pon­dió: “Dis­cre­po con usted. Pre­fie­ro la de Mateo, es más sen­sa­ta”.

Mis padres habían veni­do con­mi­go a La Haba­na. Una madru­ga­da, cer­ca de las dos de la maña­na, el Coman­dan­te me lle­vó a la casa. Pre­gun­tó si “los vie­jos” esta­rían des­pier­tos. Dije que no, pero que tra­ta­ría­mos de des­per­tar­los. Él obje­tó que era mejor que con­ti­nua­sen des­can­san­do. “Coman­dan­te, no pien­se en el sue­ño de ellos esta noche. Pien­se en el hecho de que los nie­tos pue­dan con­tar, en el futu­ro, que sus abue­los fue­ron des­per­ta­dos en ple­na madru­ga­da por el hom­bre que lide­ró a la Revo­lu­ción Cuba­na.” Se con­ven­ció y des­per­ta­mos a mis padres y, alre­de­dor de la mesa de la coci­na, se pro­lon­gó la con­ver­sa­ción has­ta el ama­ne­cer.

Mi madre, espe­cia­lis­ta culi­na­ria, le ofre­ció una comi­da. De pos­tre, le brin­dó Ambro­sía, el dul­ce de los dio­ses, según Home­ro en la “Ilía­da”. A la maña­na siguien­te, el jefe de la escol­ta de Fidel tocó a la puer­ta de la casa: “Seño­ra, el Coman­dan­te quie­re saber si le sobró un poco del pos­tre de ayer”. Mamá le dijo que espe­ra­ra, y en unos minu­tos, pre­pa­ró el dul­ce a base de leche, hue­vos y azú­car.

En mar­zo de 1990, Fidel estu­vo en el Bra­sil, con moti­vo de la inves­ti­du­ra de Collor, elec­to pre­si­den­te. En Sao Pau­lo, par­ti­ci­pó en un encuen­tro con más de mil líde­res de Comu­ni­da­des Ecle­siás­ti­cas de Base. Fina­li­za­mos con cán­ti­cos litúr­gi­cos y todos, con las manos toma­das, reza­mos el Padre Nues­tro. El Coman­dan­te me apre­tó la mano y, aun­que sus labios no se movie­ron, tuve la impre­sión de que de sus ojos bro­ta­ban lágri­mas.

En 1998, des­pués de la par­ti­da de Cuba de Juan Pablo II, Fidel invi­tó a un gru­po de teó­lo­gos a almor­zar en el Pala­cio de la Revo­lu­ción. Esta­ba feliz con la visi­ta papal y sen­tía un sin­ce­ro afec­to por el Pon­tí­fi­ce. Uno de los teó­lo­gos cri­ti­có el hecho de que Juan Pablo II pre­sen­ta­ra a la Vir­gen de la Cari­dad con una coro­na de oro, cuyo valor podría haber­se uti­li­za­do en la com­pra de medi­ca­men­tos para los niños o algo pare­ci­do.Fidel reac­cio­nó enfá­ti­co en defen­sa del Papa y dio al teó­lo­go una lec­ción sobre la impor­tan­cia de la patro­na de Cuba en la prác­ti­ca reli­gio­sa popu­lar. Se lo tenía mere­ci­do. El teó­lo­go se trai­cio­nó con sus pro­pias pala­bras.

Este es el Fidel que conoz­co y que tan­to apren­dí a admi­rar. Lo con­si­de­ro un her­mano mayor. En oca­sión de la entre­vis­ta, dijo que “si alguien pue­de hacer de mí un cris­tiano es Frei Bet­to”. Aho­ra, ¿cómo podría yo pre­ten­der evan­ge­li­zar a uno que hizo de su vida una entre­ga de amor, heroi­ca e inte­gral, al pue­blo de la Patria de Mar­tí? “Tuve ham­bre y me dis­te de comer”, dice Jesús en el Evan­ge­lio de Mateo (cap. 25, 31 – 44). Si es así, ¿qué pode­mos decir de un hom­bre que, como Fidel, libe­ró a todo un pue­blo, no solo del ham­bre, sino tam­bién del anal­fa­be­tis­mo, de la men­di­ci­dad, de la cri­mi­na­li­dad y de la sumi­sión al Impe­rio?

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *