El apo­yo a Gar­zón y los dere­chos demo­crá­ti­cos por Patxi Zamo­ra

Un gru­po de inte­lec­tua­les ha rea­li­za­do una amplia cam­pa­ña de reco­gi­da de fir­mas en los medios de comu­ni­ca­ción y a tra­vés de Inter­net para res­pal­dar al juez de la Audien­cia Nacio­nal, Bal­ta­sar Gar­zón, en defen­sa de la demo­cra­cia y con­tra quie­nes se opo­nen a su ins­truc­ción sobre las fecho­rías come­ti­das por el régi­men fran­quis­ta. De la mis­ma for­ma que el posi­cio­na­mien­to con­tra la inva­sión de Iraq no con­lle­va­ba el apo­yo a Sad­dam Hus­sein, la demo­crá­ti­ca nece­si­dad de fini­qui­tar el fran­quis­mo, toda­vía más vivo de lo que algu­nos pre­ten­den, obli­ga no sólo a negar ese gené­ri­co aval a Gar­zón sino tam­bién a seña­lar que se tra­ta de un juez, como han deja­do escri­to sus pro­pios com­pa­ñe­ros y ami­gos, “vani­do­so y egó­la­tra”, par­tí­ci­pe de una carre­ra judi­cial pre­ben­da­lis­ta, en abso­lu­to com­pro­me­ti­do con la lucha por una jus­ti­cia demo­crá­ti­ca y preo­cu­pa­do úni­ca­men­te por su fama y poder. Deta­lles que reve­lan esta per­so­na­li­dad abun­dan a lo lar­go de su carre­ra, como en el asun­to de Pino­chet cuan­do faci­li­tó a los medios de comu­ni­ca­ción su pro­pio currí­cu­lum, escri­to en cua­tro idio­mas, que nadie había soli­ci­ta­do. Resul­ta sen­ci­llo cons­ta­tar que en el esta­do espa­ñol con­vi­ve un sec­tor de la pobla­ción que no cues­tio­na el fran­quis­mo y una izquier­da sumi­sa que, con su inhi­bi­ción, pro­por­cio­na a la dere­cha más con­ser­va­do­ra una enor­me cober­tu­ra ideo­ló­gi­ca tam­bién en lo que a la admi­nis­tra­ción de jus­ti­cia se refie­re. Algu­nos se sor­pren­den aho­ra por la kaf­kia­na situa­ción de ver a ultra­de­re­chis­tas ponien­do con­tra las cuer­das a quie­nes osan enchu­far el ven­ti­la­dor de la memo­ria his­tó­ri­ca. Olvi­dan la pre­mo­ni­ción de Ber­told Brecht, pues nun­ca se ha oído pro­tes­tar a esa izquier­da ante fla­gran­tes vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos demo­crá­ti­cos, en par­ti­cu­lar cuan­do afec­tan a Eus­kal Herria. No hace fal­ta más que escu­char al gurú neo con por exce­len­cia, Mayor Ore­ja: “los de la nego­cia­ción con ETA y los de la memo­ria his­tó­ri­ca son los mis­mos”. Por una vez hagá­mos­le caso pues ha que­da­do demos­tra­do que son los dos obje­ti­vos prio­ri­ta­rios de la extre­ma dere­cha espa­ño­la. El fran­quis­mo ha sido tra­ta­do con hipo­cre­sía por una socie­dad que toda­vía tie­ne mie­do a la ver­dad de unos hechos irre­fu­ta­bles y terri­bles. Nin­gu­na ins­ti­tu­ción ha sido capaz de impul­sar la anu­la­ción de las sen­ten­cias fir­ma­das en los con­se­jos de gue­rra fran­quis­tas. Ese pri­mer paso impres­cin­di­ble nos deja al des­cu­bier­to la tris­te para­do­ja de que la eje­cu­ción de todos esas dece­nas de miles de ciu­da­da­nos es, en el día de hoy, legal a todos los efec­tos. Tam­po­co debe­mos olvi­dar que la Ley de Amnis­tía de octu­bre de 1977 se apro­bó espe­cí­fi­ca­men­te para los anti­fran­quis­tas per­se­gui­dos por la dic­ta­du­ra y no para amnis­tiar a los fran­quis­tas ni al régi­men sur­gi­do del gol­pe de esta­do mili­tar con­tra la II Repú­bli­ca.

Pero vol­va­mos a Bal­ta­sar Gar­zón y su ful­gu­ran­te ascen­so al “estre­lla­to”. “Te han com­pra­do” le espe­tó su enton­ces men­tor, el recor­da­do juez Nava­rro, al saber de su entra­da en la polí­ti­ca de la mano de Feli­pe Gon­zá­lez. Tras fra­ca­sar sus expec­ta­ti­vas de hacer­se con un Super­mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia e Inte­rior, no ocul­tó su afán de ven­gan­za y, com­pin­cha­do con la Bru­ne­te mediá­ti­ca más ultra­mon­ta­na, en espe­cial con su ami­go Luis del Olmo, se inven­tó la “teo­ría del entorno” con­tra la izquier­da aber­tza­le, cuyo défi­cit demo­crá­ti­co es reco­no­ci­do por la mayo­ría de juris­tas no vin­cu­la­dos a las éli­tes en el poder. Se pide soli­da­ri­dad con Gar­zón sin cues­tio­nar los hitos fun­da­men­ta­les de su carre­ra de juez estre­lla, con pre­ten­di­dos tin­tes pro­gre­sis­tas allen­de los mares, mien­tras for­ma par­te en su país de la heren­cia más enve­ne­na­da reci­bi­da de la Jus­ti­cia fran­quis­ta, la Audien­cia Nacio­nal, sus­ti­tu­ta del TOP (Tri­bu­nal de Orden Públi­co). Gar­zón es allí máxi­ma auto­ri­dad y nun­ca ha cues­tio­na­do su ori­gen ni su nece­si­dad, sabien­do per­fec­ta­men­te que las juris­dic­cio­nes espe­cia­les for­man par­te de la esen­cia de los regí­me­nes tota­li­ta­rios. Qué decir de los cien­tos de tor­tu­ra­dos, con visi­bles secue­las, que pasa­ron por su des­pa­cho sin que le afec­ta­ra lo más míni­mo. Tam­bién habría que recor­dar a los inte­lec­tua­les gar­zo­nia­nos que el magis­tra­do se ha dedi­ca­do a cerrar medios de comu­ni­ca­ción, el más rele­van­te, el dia­rio Egin. Gar­zón dejó a miles de lec­to­res sin perió­di­co y a más de 300 tra­ba­ja­do­res en la calle en una ins­truc­ción que aca­bó vio­lan­do la sepa­ra­ción de pode­res que se pre­su­po­ne a cual­quier demó­cra­ta, dan­do la razón al enton­ces pre­si­den­te J.M. Aznar, quien había afir­ma­do: “se creían que no nos íba­mos a atre­ver”. Con­tra­rian­do los fun­da­men­tos de la liber­tad de expre­sión encar­ce­ló perio­dis­tas moles­tos como Pepe Rei, en reite­ra­das oca­sio­nes y, como aca­ba­ría demos­trán­do­se, sin base legal algu­na. Hay quie­nes le acu­san de incom­pe­ten­cia en la ins­truc­ción de impor­tan­tes suma­rios que, des­pués de un des­plie­gue mediá­ti­co espec­ta­cu­lar, con el magis­tra­do como pro­ta­go­nis­ta, aca­ba­ron des­in­flán­do­se con esca­sas con­se­cuen­cias para los encau­sa­dos. Pese a las evi­den­cias que lo rela­cio­na­ban con la gue­rra sucia, jamás lla­mó a decla­rar a su des­pa­cho al gene­ral Galin­do y aun­que tuvo en sus manos prue­bas de la vin­cu­la­ción de un buen núme­ro de agen­tes de la Guar­dia Civil de Intxau­rron­do con los nar­cos galle­gos, no ini­ció dili­gen­cia algu­na al res­pec­to. Lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo de sus últi­mos años en la Audien­cia Nacio­nal ha sido su res­pal­do a la refor­ma de la Ley de Par­ti­dos y a la ile­ga­li­za­ción de la izquier­da aber­tza­le, demos­tran­do una vez más su vin­cu­la­ción con lo más ran­cio de la judi­ca­tu­ra, su sim­bio­sis con todos esos jue­ces que jura­ron fide­li­dad a los prin­ci­pios del “movi­mien­to” y que aho­ra deci­den sobre prin­ci­pios demo­crá­ti­cos.

El suma­rio abier­to por Gar­zón sobre la repre­sión fran­quis­ta intere­sa des­de un pun­to de vis­ta his­tó­ri­co, es ver­dad que reco­ge en toda su cru­de­za lo abyec­to y cruel del régi­men, pero según nume­ro­sos juris­tas “es muy flo­ji­to y con­tie­ne nota­bles erro­res des­de el pun­to de vis­ta pro­ce­sal”. Para los após­to­les de las leyes de pun­to final, la tran­si­ción sal­dó todas las cuen­tas del régi­men de Fran­co. Par­ti­dos que se dicen de izquier­das tam­po­co se atre­ven a ser con­se­cuen­tes y el resul­ta­do, como afir­ma J.C. Mone­de­ro, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se, es que “la hue­lla gené­ti­ca de la demo­cra­cia espa­ño­la repo­sa en una Tran­si­ción sal­va­da por el rey y no en la lucha de los que se juga­ron todo pelean­do con­tra nues­tra pro­lon­ga­da ración de fas­cis­mo. Se nos hur­tó dis­cu­tir la Cons­ti­tu­ción del 78, asu­mi­mos Euro­pa como un man­tra, dimos a la extre­ma dere­cha mar­cha­mo demo­crá­ti­co al escon­der­la –a veces ni siquie­ra– en uno de los par­ti­dos del con­sen­so. En defi­ni­ti­va, arras­tra­mos ren­quean­tes algo mal resuel­to”. Y esa reso­lu­ción nada tie­ne que ver con el juez estre­lla y sus ocu­rren­cias para man­te­ner­se en el can­de­le­ro. “Recu­rro a mi liber­tad de expre­sión, sin saber si aca­ba­ré pro­ce­sa­do por este escri­to, ante la fal­ta de inte­lec­tua­les de ver­dad que, al modo de Zola, denun­cien las abe­rra­cio­nes jurí­di­cas que se siguen…Aquí no hay inte­lec­tua­les: aquí sólo hay gar­ban­ce­ros al ser­vi­cio de los que mejor paguen”. Estas con­si­de­ra­cio­nes for­man par­te de la misi­va de apo­yo a Gar­zón difun­di­da en los medios e Inter­net. Las suscribo…contra Gar­zón y la Audien­cia Nacio­nal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *