El apo­yo a Gar­zón y los dere­chos demo­crá­ti­cos por Patxi Zamora

Un gru­po de inte­lec­tua­les ha rea­li­za­do una amplia cam­pa­ña de reco­gi­da de fir­mas en los medios de comu­ni­ca­ción y a tra­vés de Inter­net para res­pal­dar al juez de la Audien­cia Nacio­nal, Bal­ta­sar Gar­zón, en defen­sa de la demo­cra­cia y con­tra quie­nes se opo­nen a su ins­truc­ción sobre las fecho­rías come­ti­das por el régi­men fran­quis­ta. De la mis­ma for­ma que el posi­cio­na­mien­to con­tra la inva­sión de Iraq no con­lle­va­ba el apo­yo a Sad­dam Hus­sein, la demo­crá­ti­ca nece­si­dad de fini­qui­tar el fran­quis­mo, toda­vía más vivo de lo que algu­nos pre­ten­den, obli­ga no sólo a negar ese gené­ri­co aval a Gar­zón sino tam­bién a seña­lar que se tra­ta de un juez, como han deja­do escri­to sus pro­pios com­pa­ñe­ros y ami­gos, “vani­do­so y egó­la­tra”, par­tí­ci­pe de una carre­ra judi­cial pre­ben­da­lis­ta, en abso­lu­to com­pro­me­ti­do con la lucha por una jus­ti­cia demo­crá­ti­ca y preo­cu­pa­do úni­ca­men­te por su fama y poder. Deta­lles que reve­lan esta per­so­na­li­dad abun­dan a lo lar­go de su carre­ra, como en el asun­to de Pino­chet cuan­do faci­li­tó a los medios de comu­ni­ca­ción su pro­pio currí­cu­lum, escri­to en cua­tro idio­mas, que nadie había soli­ci­ta­do. Resul­ta sen­ci­llo cons­ta­tar que en el esta­do espa­ñol con­vi­ve un sec­tor de la pobla­ción que no cues­tio­na el fran­quis­mo y una izquier­da sumi­sa que, con su inhi­bi­ción, pro­por­cio­na a la dere­cha más con­ser­va­do­ra una enor­me cober­tu­ra ideo­ló­gi­ca tam­bién en lo que a la admi­nis­tra­ción de jus­ti­cia se refie­re. Algu­nos se sor­pren­den aho­ra por la kaf­kia­na situa­ción de ver a ultra­de­re­chis­tas ponien­do con­tra las cuer­das a quie­nes osan enchu­far el ven­ti­la­dor de la memo­ria his­tó­ri­ca. Olvi­dan la pre­mo­ni­ción de Ber­told Brecht, pues nun­ca se ha oído pro­tes­tar a esa izquier­da ante fla­gran­tes vul­ne­ra­cio­nes de dere­chos demo­crá­ti­cos, en par­ti­cu­lar cuan­do afec­tan a Eus­kal Herria. No hace fal­ta más que escu­char al gurú neo con por exce­len­cia, Mayor Ore­ja: “los de la nego­cia­ción con ETA y los de la memo­ria his­tó­ri­ca son los mis­mos”. Por una vez hagá­mos­le caso pues ha que­da­do demos­tra­do que son los dos obje­ti­vos prio­ri­ta­rios de la extre­ma dere­cha espa­ño­la. El fran­quis­mo ha sido tra­ta­do con hipo­cre­sía por una socie­dad que toda­vía tie­ne mie­do a la ver­dad de unos hechos irre­fu­ta­bles y terri­bles. Nin­gu­na ins­ti­tu­ción ha sido capaz de impul­sar la anu­la­ción de las sen­ten­cias fir­ma­das en los con­se­jos de gue­rra fran­quis­tas. Ese pri­mer paso impres­cin­di­ble nos deja al des­cu­bier­to la tris­te para­do­ja de que la eje­cu­ción de todos esas dece­nas de miles de ciu­da­da­nos es, en el día de hoy, legal a todos los efec­tos. Tam­po­co debe­mos olvi­dar que la Ley de Amnis­tía de octu­bre de 1977 se apro­bó espe­cí­fi­ca­men­te para los anti­fran­quis­tas per­se­gui­dos por la dic­ta­du­ra y no para amnis­tiar a los fran­quis­tas ni al régi­men sur­gi­do del gol­pe de esta­do mili­tar con­tra la II República.

Pero vol­va­mos a Bal­ta­sar Gar­zón y su ful­gu­ran­te ascen­so al “estre­lla­to”. “Te han com­pra­do” le espe­tó su enton­ces men­tor, el recor­da­do juez Nava­rro, al saber de su entra­da en la polí­ti­ca de la mano de Feli­pe Gon­zá­lez. Tras fra­ca­sar sus expec­ta­ti­vas de hacer­se con un Super­mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia e Inte­rior, no ocul­tó su afán de ven­gan­za y, com­pin­cha­do con la Bru­ne­te mediá­ti­ca más ultra­mon­ta­na, en espe­cial con su ami­go Luis del Olmo, se inven­tó la “teo­ría del entorno” con­tra la izquier­da aber­tza­le, cuyo défi­cit demo­crá­ti­co es reco­no­ci­do por la mayo­ría de juris­tas no vin­cu­la­dos a las éli­tes en el poder. Se pide soli­da­ri­dad con Gar­zón sin cues­tio­nar los hitos fun­da­men­ta­les de su carre­ra de juez estre­lla, con pre­ten­di­dos tin­tes pro­gre­sis­tas allen­de los mares, mien­tras for­ma par­te en su país de la heren­cia más enve­ne­na­da reci­bi­da de la Jus­ti­cia fran­quis­ta, la Audien­cia Nacio­nal, sus­ti­tu­ta del TOP (Tri­bu­nal de Orden Públi­co). Gar­zón es allí máxi­ma auto­ri­dad y nun­ca ha cues­tio­na­do su ori­gen ni su nece­si­dad, sabien­do per­fec­ta­men­te que las juris­dic­cio­nes espe­cia­les for­man par­te de la esen­cia de los regí­me­nes tota­li­ta­rios. Qué decir de los cien­tos de tor­tu­ra­dos, con visi­bles secue­las, que pasa­ron por su des­pa­cho sin que le afec­ta­ra lo más míni­mo. Tam­bién habría que recor­dar a los inte­lec­tua­les gar­zo­nia­nos que el magis­tra­do se ha dedi­ca­do a cerrar medios de comu­ni­ca­ción, el más rele­van­te, el dia­rio Egin. Gar­zón dejó a miles de lec­to­res sin perió­di­co y a más de 300 tra­ba­ja­do­res en la calle en una ins­truc­ción que aca­bó vio­lan­do la sepa­ra­ción de pode­res que se pre­su­po­ne a cual­quier demó­cra­ta, dan­do la razón al enton­ces pre­si­den­te J.M. Aznar, quien había afir­ma­do: “se creían que no nos íba­mos a atre­ver”. Con­tra­rian­do los fun­da­men­tos de la liber­tad de expre­sión encar­ce­ló perio­dis­tas moles­tos como Pepe Rei, en reite­ra­das oca­sio­nes y, como aca­ba­ría demos­trán­do­se, sin base legal algu­na. Hay quie­nes le acu­san de incom­pe­ten­cia en la ins­truc­ción de impor­tan­tes suma­rios que, des­pués de un des­plie­gue mediá­ti­co espec­ta­cu­lar, con el magis­tra­do como pro­ta­go­nis­ta, aca­ba­ron des­in­flán­do­se con esca­sas con­se­cuen­cias para los encau­sa­dos. Pese a las evi­den­cias que lo rela­cio­na­ban con la gue­rra sucia, jamás lla­mó a decla­rar a su des­pa­cho al gene­ral Galin­do y aun­que tuvo en sus manos prue­bas de la vin­cu­la­ción de un buen núme­ro de agen­tes de la Guar­dia Civil de Intxau­rron­do con los nar­cos galle­gos, no ini­ció dili­gen­cia algu­na al res­pec­to. Lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo de sus últi­mos años en la Audien­cia Nacio­nal ha sido su res­pal­do a la refor­ma de la Ley de Par­ti­dos y a la ile­ga­li­za­ción de la izquier­da aber­tza­le, demos­tran­do una vez más su vin­cu­la­ción con lo más ran­cio de la judi­ca­tu­ra, su sim­bio­sis con todos esos jue­ces que jura­ron fide­li­dad a los prin­ci­pios del “movi­mien­to” y que aho­ra deci­den sobre prin­ci­pios democráticos.

El suma­rio abier­to por Gar­zón sobre la repre­sión fran­quis­ta intere­sa des­de un pun­to de vis­ta his­tó­ri­co, es ver­dad que reco­ge en toda su cru­de­za lo abyec­to y cruel del régi­men, pero según nume­ro­sos juris­tas “es muy flo­ji­to y con­tie­ne nota­bles erro­res des­de el pun­to de vis­ta pro­ce­sal”. Para los após­to­les de las leyes de pun­to final, la tran­si­ción sal­dó todas las cuen­tas del régi­men de Fran­co. Par­ti­dos que se dicen de izquier­das tam­po­co se atre­ven a ser con­se­cuen­tes y el resul­ta­do, como afir­ma J.C. Mone­de­ro, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se, es que “la hue­lla gené­ti­ca de la demo­cra­cia espa­ño­la repo­sa en una Tran­si­ción sal­va­da por el rey y no en la lucha de los que se juga­ron todo pelean­do con­tra nues­tra pro­lon­ga­da ración de fas­cis­mo. Se nos hur­tó dis­cu­tir la Cons­ti­tu­ción del 78, asu­mi­mos Euro­pa como un man­tra, dimos a la extre­ma dere­cha mar­cha­mo demo­crá­ti­co al escon­der­la –a veces ni siquie­ra– en uno de los par­ti­dos del con­sen­so. En defi­ni­ti­va, arras­tra­mos ren­quean­tes algo mal resuel­to”. Y esa reso­lu­ción nada tie­ne que ver con el juez estre­lla y sus ocu­rren­cias para man­te­ner­se en el can­de­le­ro. “Recu­rro a mi liber­tad de expre­sión, sin saber si aca­ba­ré pro­ce­sa­do por este escri­to, ante la fal­ta de inte­lec­tua­les de ver­dad que, al modo de Zola, denun­cien las abe­rra­cio­nes jurí­di­cas que se siguen…Aquí no hay inte­lec­tua­les: aquí sólo hay gar­ban­ce­ros al ser­vi­cio de los que mejor paguen”. Estas con­si­de­ra­cio­nes for­man par­te de la misi­va de apo­yo a Gar­zón difun­di­da en los medios e Inter­net. Las suscribo…contra Gar­zón y la Audien­cia Nacional.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.