Jon Anza no es un «caso» por Jon Odrio­zo­la

En el sen­ti­do poli­cía­co, quie­ro decir. La apa­ri­ción del cadá­ver de Jon Anza des­pués de casi un año en una mor­gue de Tou­lou­se se pres­ta ‑digá­mos­lo correc­ta­men­te para no inco­mo­dar a los bien­pen­san­tes que obe­de­cen al sis­te­ma «cri­ti­cán­do­lo»- a varias inter­pre­ta­cio­nes y, en espe­cial, pre­gun­tas y pes­qui­sas cua­si detec­ti­ves­cas sobre qué ocu­rrió. En mi opi­nión (no bus­que usted la ver­dad: sim­ple­men­te opi­ne, que eso es la demo­cra­cia, la dis­per­sión y el adia­fo­ris­mo rela­ti­vis­ta de quien sabe lo que dice para que el recep­tor no sepa lo que dice, aun­que opi­ne y repro­duz­ca el dis­cur­so domi­nan­te de quien no cree en nada de lo que dice pero lo man­tie­ne como cla­se domi­nan­te y dis­cur­si­va­men­te hege­mó­ni­ca), la pre­gun­ta es: ¿Por qué, aun supo­nien­do que fue­ra cier­ta la «ver­sión ofi­cial» del Gobierno espa­ñol ‑que no la ha dado, pues­to que Anza apa­re­ce muer­to en sue­lo fran­cés pero sí se ha apre­su­ra­do a que­re­llar­se con­tra quie­nes lo acu­san de per­pe­trar un reno­va­do epi­so­dio de gue­rra sucia al igual que, no ya se moles­ta en inves­ti­gar las denun­cias de tor­tu­ras por par­te de sus fun­cio­na­rios públi­cos, sino que se que­re­llan con­tra quie­nes las denun­cian, o sea, si no quie­res taza, taza y media‑, la gran mayo­ría del pue­blo vas­co no la cree y/​o tie­ne la mos­ca detrás de la ore­ja? Es indu­da­ble que hay moti­vos para tal mos­queo, pues no fal­tan pre­ce­den­tes como, por ejem­plo, el tam­bién lla­ma­do «caso Zabal­tza», en el que, des­de un prin­ci­pio, el pue­blo vas­co sos­pe­chó lo que pasó.

El minis­tro del Inte­rior espa­ñol, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, que tam­bién lo fue­ra en la épo­ca de los GAL con Feli­pe Gon­zá­lez, se eno­ja y mues­tra aira­do por las insi­dias del «mun­do bata­suno» cuan­do éste atri­bu­ye a las cloa­cas del Esta­do espa­ñol la muer­te de Jon Anza. Inclu­so, ague­rri­do y per­so­ni­fi­can­do las bon­da­des demo­crá­ti­cas del Esta­do de Dere­cho ‑ese como­dín de los demó­cra­tas de pacotilla‑, se bate cora­ju­da­men­te el cobre con la izquier­da aber­tza­le y has­ta gen­tes del PNV que mues­tran sus lógi­cas dudas, pero deseo­sas de que les den expli­ca­cio­nes «racio­na­les» y pasar la pági­na, amén de pun­tos oscu­ros del fatal des­en­la­ce del no ciu­da­dano, sino «terro­ris­ta» Anza que, aun­que fue­ra mili­tan­te de ETA, se supo­ne, un Esta­do de Dere­cho que se pre­cie jamás se pue­de poner a la altu­ra de los des­ma­nes del terro­ris­mo. Es casi como decir ‑digo «casi», no que lo diga‑, seño­res, esta vez noso­tros, el Esta­do de Dere­cho, no ha teni­do nada que ver con la muer­te de ese miem­bro de ETA; otras veces sí, pero esta vez no. Si nun­ca reco­no­ci­mos lo del GAL, esto menos.

Mi pre­gun­ta sigue ahí: aún supo­nien­do que el Gobierno espa­ñol dije­ra la ver­dad (que no ser­vi­ría de pre­ce­den­te), algo insó­li­to, ¿por qué la mayo­ría del pue­blo vas­co segui­ría mos­quea­da? Es como decir: de acuer­do, el Gobierno espa­ñol no ha teni­do nada que ver… esta vez. Y si se demues­tra que tuvo que ver, nadie se sen­ti­ría sor­pren­di­do, cur­ti­do y expe­ri­men­ta­do, pero nada escar­men­ta­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *