Espa­ña, Vene­zue­la y Eus­kal Herria, por Jesús Valen­cia

La cri­sis entre Espa­ña y Vene­zue­la sus­ci­ta­da por la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la ha dado lugar a diver­sas inter­pre­ta­cio­nes. Quien seña­le como un fac­tor de agi­ta­ción la sinies­tra mano del PP, no se equi­vo­ca. Esta dere­cha, mar­ca­da por el estig­ma de una dic­ta­du­ra a la que here­dó, es rabio­sa­men­te reac­cio­na­ria. No se pue­de espe­rar otra cosa de un par­ti­do que man­tie­ne como Pre­si­den­te hono­rí­fi­co a un per­so­na­je como Fra­ga, res­pon­sa­ble impu­ne del ase­si­na­to de nume­ro­sos tra­ba­ja­do­res vas­cos en 1976. O que sigue vene­ran­do a un per­so­na­je tan ruin como Aznar, cri­mi­nal de gue­rra y corres­pon­sa­ble de incon­ta­bles crí­me­nes en Irak.

El PP –es sobra­da­men­te cono­ci­do- deni­gra osten­to­sa­men­te el Pro­ce­so Revo­lu­cio­na­rio de Vene­zue­la. Sólo por intere­ses cre­ma­tís­ti­cos sopor­ta los acuer­dos comer­cia­les con un gobierno al que abo­rre­ce y al que quie­re remo­ver. Ya lo inten­tó duran­te el fra­ca­sa­do gol­pe de Esta­do de Pedro Car­mo­na en 2002. Y lo va a seguir inten­tan­do. En la cul­tu­ra polí­ti­ca de Espa­ña la tole­ran­cia es flor muy esca­sa: “quien es diver­so, es con­tra­rio”. Un Esta­do que se con­so­li­dó expul­san­do judíos, ára­bes, moris­cos, gitanos….no pue­de tole­rar la exis­ten­cia de lo dis­tin­to o dife­ren­te. Esa mal­for­ma­ción gené­ti­ca de Espa­ña, por des­gra­cia, no es trau­ma exclu­si­vo de la dere­cha. El Gobierno del PSOE abo­rre­ce a Hugo Chá­vez y al pro­ce­so boli­va­riano tan­to como el PP, sólo que guar­da un poqui­to mejor las for­mas. Bas­te recor­dar la acti­tud del Pre­si­den­te Zapa­te­ro ante el exabrup­to de Juan Bor­bón y la pos­te­rior defen­sa de Aznar fren­te a las acu­sa­cio­nes de Cara­cas. O la llu­via de con­ti­nuas des­ca­li­fi­ca­cio­nes que espar­ce El País ‑herra­mien­ta comu­ni­ca­ti­va del PSOE- con­tra el pro­ce­so vene­zo­lano y su Gobierno.

En la ges­ta­ción y ges­tión del actual con­flic­to –no lo igno­re­mos- tie­ne mucho que ver el PSOE. Duran­te los pri­me­ros días, se mane­jó la hipó­te­sis de que el Gobierno de Espa­ña esta­ba ope­ra­ti­vi­zan­do la estra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na de aco­so a Vene­zue­la. Supo­si­ción muy acer­ta­da. La ser­vi­dum­bre al impe­rio yan­ki es uno de los ras­gos que ha carac­te­ri­za­do a los gobier­nos espa­ño­les, sean del color que sean; pare­ce como si su for­ta­le­za depen­die­ra del reco­no­ci­mien­to que le con­ce­de la Admi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na. Así actuó el Dic­ta­dor y así acos­tum­bra a actuar el PSOE. La polí­ti­ca anti­san­di­nis­ta de Reagan tuvo en este par­ti­do un alia­do incon­di­cio­nal. Lo mis­mo que aho­ra con Vene­zue­la, los socia­lis­tas espa­ño­les des­le­gi­ti­ma­ron sin des­can­so al Gobierno de Mana­gua; duran­te diez años, se encar­ga­ron de ati­zar la gue­rra mediá­ti­ca y eco­nó­mi­ca mien­tras Washing­ton asu­mía el peso de la mili­tar. En 1989, cuan­do el impe­rio pro­mo­vió la can­di­da­tu­ra de Vio­le­ta Cha­mo­rro, Feli­pe Gon­zá­lez le depa­ró en Madrid una aco­gi­da excep­cio­nal para que incre­men­ta­se en Nica­ra­gua su cré­di­to elec­to­ral. En 1984, y siguien­do las indi­ca­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas, el PSOE res­ta­ble­ció rela­cio­nes con el gobierno gua­te­mal­te­co sin que éste hubie­ra dado la menor satis­fac­ción por la que­ma de la Emba­ja­da espa­ño­la; había que apun­ta­lar a los gobier­nos cen­tro­ame­ri­ca­nos impli­ca­dos en la con­tra­in­sur­gen­cia. Duran­te la Gue­rra del Gol­fo, en 1991, el ejér­ci­to yan­ki tuvo en Espa­ña una base estra­té­gi­ca. Con la auto­ri­za­ción de los pre­ten­di­dos socia­lis­tas, salían cada noche los bom­bar­de­ros que des­truían Irak. En Afga­nis­tán se repi­te la cola­bo­ra­ción espa­ño­la con las gue­rras yan­kis. Si el PSOE ha hecho de la cola­bo­ra­ción con Nor­te­amé­ri­ca en la lucha con­tra pue­blos sobe­ra­nos una de sus estra­te­gias fun­da­men­ta­les ¿por qué no lo va a hacer aho­ra con­tra Vene­zue­la? Una vez más, con­fía medrar a la som­bra del impe­rio.

Otro de los obje­ti­vos prio­ri­ta­rios del PSOE es la liqui­da­ción del inde­pen­den­tis­mo vas­co; obse­sión que le trae a mal andar ya que el tiem­po corre en su con­tra. En esta bata­lla, uti­li­za la mani­da doc­tri­na anti­te­rro­ris­ta para con­di­cio­nar las rela­cio­nes diplo­má­ti­cas: cri­mi­na­li­za la soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta, encar­ce­la a los vas­cos que la pro­mue­ven y pre­sio­na a otros Gobier­nos. Según Zapa­te­ro, “los terro­ris­tas tie­nen que saber que no están segu­ros en nin­gún lugar del mun­do”; el “impe­rio en el que no se ponía el sol” sigue vivo. No hace mucho, reco­no­ció el Minis­tro de Inte­rior espa­ñol que todos los con­tac­tos diplo­má­ti­cos con paí­ses “ami­gos” inclu­yen un apar­ta­do sobre ETA y los vas­cos. Pero ¿qué hacer con los gobier­nos que no pres­tan la cola­bo­ra­ción que exi­gen los espa­ño­les? Nada mejor que for­zar una cri­sis con el con­ven­ci­mien­to de que, a las bue­nas o las malas, has­ta esos Gobier­nos poco afec­tos se verán obli­ga­dos a cola­bo­rar. Así ocu­rrió con Fran­cia. La crea­ción de los GAL en la déca­da de los 80 tenía una doble fina­li­dad: per­se­guir a los refu­gia­dos vas­cos y, sobre todo, for­zar a Fran­cia para que los per­si­guie­ra. En bue­na media, y como reco­no­ce el sica­rio Ame­do, aquel obje­ti­vo se con­si­guió: “Fran­cia se hizo menos permea­ble”. La actual pre­sión con­tra Vene­zue­la y Cuba no es arma­da sino judi­cial, pero está ins­ti­ga­da por el PSOE con el mis­mo obje­ti­vo: vio­len­tar a otros Esta­dos sobe­ra­nos para que cam­bien una acti­tud que la Metró­po­li no tole­ra. Lo ha reco­no­ci­do sin ambi­güe­da­des Pérez Rubal­ca­ba, el Minis­tro de Inte­rior espa­ñol: “Hay que impe­dir que lo que haya se repro­duz­ca o man­ten­ga; lo que me intere­sa es que si allí hay algún tipo de situa­ción favo­ra­ble, se aca­be con ella”. Impe­ria­lis­mo espa­ñol en esta­do puro y refi­na­do cinis­mo del PSOE.

Fuen­te: Rebe­lion

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *