El Mito de la Derro­ta de las FARC-EP

El Esta­do Mayor del Blo­que Orien­tal de las FARC-EP, da a cono­cer a la opi­nión públi­ca los resul­ta­dos de la acti­vi­dad mili­tar de las uni­da­des gue­rri­lle­ras que inte­gran el Blo­que, a fin de infor­mar la reali­dad de la inten­sa con­fron­ta­ción que se desa­rro­lla en las áreas don­de ope­ran nues­tras uni­da­des y des­vir­tuar así los par­tes ses­ga­dos que sólo mues­tran los resul­ta­dos de una de las par­tes en con­fron­ta­ción, con el obje­ti­vo de mani­pu­lar la opi­nión públi­ca para poner­la a favor de los intere­ses más oscu­ros y retar­da­ta­rios como son los que hoy gobier­nan des­de la Casa de Nari­ño. Seguir ven­dien­do la fal­sa idea de una derro­ta mili­tar de la gue­rri­lla como pana­cea para la solu­ción de los gra­ves pro­ble­mas que afec­tan la inmen­sa mayo­ría de los colom­bia­nos, no sólo es una gran esta­fa; es ade­más, mues­tra de la extre­ma per­ver­si­dad que ani­ma a quie­nes hoy deten­tan el poder del esta­do y, que tras casi 8 años de infruc­tuo­sos inten­tos por aca­llar la heroi­ca resis­ten­cia arma­da del pue­blo colom­biano, nue­va­men­te bus­can median­te cíni­cas y corrup­tas manio­bras impo­ner­se por cua­tro años más, bur­lan­do los más ele­men­ta­les pre­cep­tos cons­ti­tu­cio­na­les; pero sobre todo, el ver­da­de­ro y pro­fun­do sen­tir del pue­blo colom­biano que ante la dra­má­ti­ca reali­dad de mise­ria, des­em­pleo, ham­bre, aban­dono esta­tal, fal­ta de salud, edu­ca­ción, ser­vi­cios públi­cos bási­cos, vivien­da y demo­cra­cia, cla­ma por una ver­da­de­ra paz con jus­ti­cia social, cosa muy dis­tin­ta a la paz de los sepul­cros que le quie­ren impo­ner para tran­qui­li­dad de los mono­po­lios trans­na­cio­na­les y de una mino­ría oli­gár­qui­ca y pro-impe­ria­lis­ta.

Ni bases grin­gas, ni avio­nes espías, ni rada­res de últi­ma tec­no­lo­gía, ni ase­so­res mili­ta­res extran­je­ros, ni nada de lo que ofre­ce el cre­cien­te inter­ven­cio­nis­mo nor­te­ame­ri­cano a la arro­di­lla­da oli­gar­quía anti-patria, es lo que nece­si­ta­mos los colom­bia­nos para la solu­ción de nues­tros pro­ble­mas.

La inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na en nues­tro sue­lo patrio, lo úni­co que pue­de dejar­nos es total y abso­lu­ta depen­den­cia neo­co­lo­nial, robo y saqueo des­ca­ra­do de nues­tros recur­sos natu­ra­les, ser­vir de pun­ta de lan­za de la agre­sión impe­rial con­tra pue­blos her­ma­nos, súper-explo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res, mer­can­ti­li­za­ción de la salud y la edu­ca­ción, afian­za­mien­to del régi­men oli­gár­qui­co libe­ral-con­ser­va­dor, nar­co-para­mi­li­ta­ri­za­do, res­pon­sa­ble de la deba­cle eco­nó­mi­ca, social, polí­ti­ca y moral en que hoy se hun­de nues­tra patria y la pro­fun­di­za­ción del enfren­ta­mien­to fra­tri­ci­da que desan­gra al pue­blo colom­biano y cuyos úni­cos bene­fi­cia­rios son pre­ci­sa­men­te los intere­ses de la mino­ría oli­gár­qui­ca y del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano.

La supera­ción de la oscu­ra noche en que nos han sumi­do más de 190 años de gobier­nos oli­gár­qui­cos y anti­pa­trió­ti­cos requie­re de la uni­dad de todos los sec­to­res socia­les y polí­ti­cos que bus­ca­mos sali­das dis­tin­tas, inclu­so por cami­nos dife­ren­tes, a la actual situa­ción. Un gran acuer­do nacio­nal de fuer­zas socia­les y polí­ti­cas, que aglu­ti­ne los revo­lu­cio­na­rios y demó­cra­tas, per­so­na­li­da­des pro­gre­sis­tas y lo mejor y más escla­re­ci­do del pen­sa­mien­to y el queha­cer nacio­nal, del lado de los ver­da­de­ros intere­ses nacio­na­les y popu­la­res; un acuer­do, que abra el camino a un nue­vo gobierno de mayo­rías, que tome en sus manos la recon­ci­lia­ción y recons­truc­ción de nues­tra patria y su pro­yec­ción e impul­so hacia el ver­da­de­ro desa­rro­llo eco­nó­mi­co con jus­ti­cia social, demo­cra­cia y sobe­ra­nía. Esa es la pre­mi­sa y ese debe ser el com­pro­mi­so que nos reúna bajo las mis­mas ban­de­ras que hace 200 años hicie­ron posi­ble el ini­cio de la ges­ta liber­ta­do­ra que ter­mi­na­ría con el triun­fo patrio­ta y la derro­ta del colo­nia­lis­mo espa­ñol en sue­lo ame­ri­cano.

A ese obje­ti­vo supre­mo le apos­ta­mos los revo­lu­cio­na­rios que nos agru­pa­mos en las FARC-EP, y al mis­mo, esta­mos con­vo­can­do a todos los colom­bia­nos hones­tos, dolien­tes de la actual situa­ción en que se encuen­tra el país. Por nues­tra par­te, rati­fi­ca­mos ante la tum­ba de nues­tros héroes y már­ti­res el com­pro­mi­so inclau­di­ca­ble de dar has­ta la últi­ma gota de san­gre por la libe­ra­ción de la patria y la cons­truc­ción de una Nue­va Colom­bia.

¡Hemos jura­do ven­cer y ven­ce­re­mos!

¡La patria se res­pe­ta, fue­ra yan­quis de Colom­bia!

Mon­ta­ñas de Colom­bia, febre­ro de 2010,

Esta­do Mayor del Blo­que Orien­tal Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia, Ejer­ci­to del Pue­blo.

FARC-EP.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *