El Mito de la Derro­ta de las FARC-EP

El Esta­do Mayor del Blo­que Orien­tal de las FARC-EP, da a cono­cer a la opi­nión públi­ca los resul­ta­dos de la acti­vi­dad mili­tar de las uni­da­des gue­rri­lle­ras que inte­gran el Blo­que, a fin de infor­mar la reali­dad de la inten­sa con­fron­ta­ción que se desa­rro­lla en las áreas don­de ope­ran nues­tras uni­da­des y des­vir­tuar así los par­tes ses­ga­dos que sólo mues­tran los resul­ta­dos de una de las par­tes en con­fron­ta­ción, con el obje­ti­vo de mani­pu­lar la opi­nión públi­ca para poner­la a favor de los intere­ses más oscu­ros y retar­da­ta­rios como son los que hoy gobier­nan des­de la Casa de Nari­ño. Seguir ven­dien­do la fal­sa idea de una derro­ta mili­tar de la gue­rri­lla como pana­cea para la solu­ción de los gra­ves pro­ble­mas que afec­tan la inmen­sa mayo­ría de los colom­bia­nos, no sólo es una gran esta­fa; es ade­más, mues­tra de la extre­ma per­ver­si­dad que ani­ma a quie­nes hoy deten­tan el poder del esta­do y, que tras casi 8 años de infruc­tuo­sos inten­tos por aca­llar la heroi­ca resis­ten­cia arma­da del pue­blo colom­biano, nue­va­men­te bus­can median­te cíni­cas y corrup­tas manio­bras impo­ner­se por cua­tro años más, bur­lan­do los más ele­men­ta­les pre­cep­tos cons­ti­tu­cio­na­les; pero sobre todo, el ver­da­de­ro y pro­fun­do sen­tir del pue­blo colom­biano que ante la dra­má­ti­ca reali­dad de mise­ria, des­em­pleo, ham­bre, aban­dono esta­tal, fal­ta de salud, edu­ca­ción, ser­vi­cios públi­cos bási­cos, vivien­da y demo­cra­cia, cla­ma por una ver­da­de­ra paz con jus­ti­cia social, cosa muy dis­tin­ta a la paz de los sepul­cros que le quie­ren impo­ner para tran­qui­li­dad de los mono­po­lios trans­na­cio­na­les y de una mino­ría oli­gár­qui­ca y pro-imperialista.

Ni bases grin­gas, ni avio­nes espías, ni rada­res de últi­ma tec­no­lo­gía, ni ase­so­res mili­ta­res extran­je­ros, ni nada de lo que ofre­ce el cre­cien­te inter­ven­cio­nis­mo nor­te­ame­ri­cano a la arro­di­lla­da oli­gar­quía anti-patria, es lo que nece­si­ta­mos los colom­bia­nos para la solu­ción de nues­tros problemas.

La inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na en nues­tro sue­lo patrio, lo úni­co que pue­de dejar­nos es total y abso­lu­ta depen­den­cia neo­co­lo­nial, robo y saqueo des­ca­ra­do de nues­tros recur­sos natu­ra­les, ser­vir de pun­ta de lan­za de la agre­sión impe­rial con­tra pue­blos her­ma­nos, súper-explo­ta­ción de los tra­ba­ja­do­res, mer­can­ti­li­za­ción de la salud y la edu­ca­ción, afian­za­mien­to del régi­men oli­gár­qui­co libe­ral-con­ser­va­dor, nar­co-para­mi­li­ta­ri­za­do, res­pon­sa­ble de la deba­cle eco­nó­mi­ca, social, polí­ti­ca y moral en que hoy se hun­de nues­tra patria y la pro­fun­di­za­ción del enfren­ta­mien­to fra­tri­ci­da que desan­gra al pue­blo colom­biano y cuyos úni­cos bene­fi­cia­rios son pre­ci­sa­men­te los intere­ses de la mino­ría oli­gár­qui­ca y del impe­ria­lis­mo norteamericano.

La supera­ción de la oscu­ra noche en que nos han sumi­do más de 190 años de gobier­nos oli­gár­qui­cos y anti­pa­trió­ti­cos requie­re de la uni­dad de todos los sec­to­res socia­les y polí­ti­cos que bus­ca­mos sali­das dis­tin­tas, inclu­so por cami­nos dife­ren­tes, a la actual situa­ción. Un gran acuer­do nacio­nal de fuer­zas socia­les y polí­ti­cas, que aglu­ti­ne los revo­lu­cio­na­rios y demó­cra­tas, per­so­na­li­da­des pro­gre­sis­tas y lo mejor y más escla­re­ci­do del pen­sa­mien­to y el queha­cer nacio­nal, del lado de los ver­da­de­ros intere­ses nacio­na­les y popu­la­res; un acuer­do, que abra el camino a un nue­vo gobierno de mayo­rías, que tome en sus manos la recon­ci­lia­ción y recons­truc­ción de nues­tra patria y su pro­yec­ción e impul­so hacia el ver­da­de­ro desa­rro­llo eco­nó­mi­co con jus­ti­cia social, demo­cra­cia y sobe­ra­nía. Esa es la pre­mi­sa y ese debe ser el com­pro­mi­so que nos reúna bajo las mis­mas ban­de­ras que hace 200 años hicie­ron posi­ble el ini­cio de la ges­ta liber­ta­do­ra que ter­mi­na­ría con el triun­fo patrio­ta y la derro­ta del colo­nia­lis­mo espa­ñol en sue­lo americano.

A ese obje­ti­vo supre­mo le apos­ta­mos los revo­lu­cio­na­rios que nos agru­pa­mos en las FARC-EP, y al mis­mo, esta­mos con­vo­can­do a todos los colom­bia­nos hones­tos, dolien­tes de la actual situa­ción en que se encuen­tra el país. Por nues­tra par­te, rati­fi­ca­mos ante la tum­ba de nues­tros héroes y már­ti­res el com­pro­mi­so inclau­di­ca­ble de dar has­ta la últi­ma gota de san­gre por la libe­ra­ción de la patria y la cons­truc­ción de una Nue­va Colombia.

¡Hemos jura­do ven­cer y venceremos!

¡La patria se res­pe­ta, fue­ra yan­quis de Colombia!

Mon­ta­ñas de Colom­bia, febre­ro de 2010,

Esta­do Mayor del Blo­que Orien­tal Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia, Ejer­ci­to del Pueblo.

FARC-EP.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.