Lagu­nas lega­les per­mi­ten que empre­sas euro­peas comer­cien con ins­tru­men­tos de tor­tu­ra por No – Do50

Un nue­vo infor­me publi­ca­do hoy por Amnis­tía Inter­na­cio­nal y Ome­ga Research Foun­da­tion pre­sen­ta datos que indi­can que empre­sas euro­peas par­ti­ci­pan en el comer­cio mun­dial de “ins­tru­men­tos de tor­tu­ra” como espo­sas con suje­ción a la pared, “espo­sas para pul­ga­res” metá­li­cas, y “man­gas” y “espo­sas” de elec­tro­cho­que que admi­nis­tran des­car­gas de 50.000 vol­tios a per­so­nas dete­ni­das y pre­sas.

El infor­me, «De las pala­bras a los hechos», mues­tra que estas acti­vi­da­des han con­ti­nua­do a pesar de la intro­duc­ción en 2006 de con­tro­les en el ámbi­to euro­peo que prohí­ben el comer­cio inter­na­cio­nal de mate­ria­les para la poli­cía y de segu­ri­dad dise­ña­dos para infli­gir tor­tu­ras y malos tra­tos y regu­lan el comer­cio de otros mate­ria­les amplia­men­te uti­li­za­dos para infli­gir tor­tu­ras en todo el mun­do.

El infor­me se deba­ti­rá ofi­cial­men­te en la reu­nión que cele­bra­rá el 18 de mar­zo la Sub­co­mi­sión de Dere­chos Huma­nos del Par­la­men­to Euro­peo en Bru­se­las. Amnis­tía Inter­na­cio­nal y Ome­ga Research Foun­da­tion piden a la Comi­sión Euro­pea y a los Esta­dos miem­bros de la UE que sub­sa­nen las lagu­nas legis­la­ti­vas que se ponen de relie­ve en el infor­me, y que los Esta­dos miem­bros de la UE apli­quen y hagan cum­plir de modo ade­cua­do el Regla­men­to.

“La intro­duc­ción de con­tro­les euro­peos sobre el comer­cio de ‘ins­tru­men­tos de tor­tu­ra’, des­pués de un dece­nio de cam­pa­ña de las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, fue una nor­ma jurí­di­ca his­tó­ri­ca. Pero tres años des­pués de la entra­da en vigor de estos con­tro­les, varios Esta­dos euro­peos no han apli­ca­do o no han hecho cum­plir de for­ma ade­cua­da el Regla­men­to», ha afir­ma­do Nico­las Beger, direc­tor de la Ofi­ci­na de Amnis­tía inter­na­cio­nal ante la Unión Euro­pea.

«Nues­tra inves­ti­ga­ción mues­tra que a pesar de los nue­vos con­tro­les, varios Esta­dos miem­bros, como Ale­ma­nia y la Repú­bli­ca Che­ca, han auto­ri­za­do des­pués de 2006 la expor­ta­ción de armas y dis­po­si­ti­vos de suje­ción des­ti­na­dos a la labor poli­cial a un míni­mo de nue­ve paí­ses en los que Amnis­tía Inter­na­cio­nal ha docu­men­ta­do el uso de tales mate­ria­les en actos de tor­tu­ra. Ade­más, sólo sie­te Esta­dos han cum­pli­do sus obli­ga­cio­nes lega­les en cuan­to a infor­mar públi­ca­men­te de sus expor­ta­cio­nes en vir­tud del Regla­men­to. Teme­mos que algu­nos Esta­dos no se estén toman­do en serio sus obli­ga­cio­nes lega­les”, ha afir­ma­do Brian Wood, direc­tor del equi­po de tra­ba­jo sobre Trans­fe­ren­cias Mili­ta­res, de Segu­ri­dad y Poli­cia­les de Amnis­tía Inter­na­cio­nal.

Las lagu­nas en la legis­la­ción per­mi­ten asi­mis­mo que los pro­vee­do­res de mate­rial des­ti­na­do a hacer cum­plir la ley comer­cien con equi­pos cuyo úni­co uso es infli­gir tor­tu­ras o malos tra­tos.

“Como par­te de sus com­pro­mi­sos de com­ba­tir la tor­tu­ra allí don­de se pro­duz­ca, los Esta­dos miem­bros deben pasar aho­ra de las pala­bras a los hechos. Deben impo­ner con­tro­les real­men­te efec­ti­vos sobre el comer­cio euro­peo de mate­rial con fines poli­cia­les y de segu­ri­dad, y ase­gu­rar­se de que tales artícu­los no se con­vier­ten en par­te del con­jun­to de ins­tru­men­tos del tor­tu­ra­dor”, ha afir­ma­do Michael Crow­ley, inves­ti­ga­dor de Ome­ga Research Foun­da­tion.

Las con­clu­sio­nes prin­ci­pa­les del infor­me inclu­yen:

-Entre 2006 y 2009, la Repú­bli­ca Che­ca emi­tió licen­cias de expor­ta­ción para gri­lle­tes, armas de elec­tro­cho­que y pul­ve­ri­za­do­res quí­mi­cos –y Ale­ma­nia para cade­nas para los pies y pul­ve­ri­za­do­res quí­mi­cos– a nue­ve paí­ses don­de la poli­cía y las fuer­zas de segu­ri­dad habían usa­do con ante­rio­ri­dad estos mate­ria­les para infli­gir tor­tu­ras y otros malos tra­tos.

-Pro­vee­do­res de mate­rial des­ti­na­do a hacer cum­plir la ley de Ita­lia y Espa­ña han publi­ci­ta­do la ven­ta de “espo­sas” o “man­gas” de elec­tro­cho­que de 50.000 vol­tios para su uso con per­so­nas dete­ni­das. Una lagu­na legal per­mi­te su comer­cio a pesar de ser en esen­cia seme­jan­tes a los “cin­tu­ro­nes para­li­zan­tes” eléc­tri­cos cuya impor­ta­ción y expor­ta­ción se prohí­be en todo el terri­to­rio de la Unión Euro­pea.

-En 2005, un Esta­do miem­bro de la Unión Euro­pea –Hun­gría– decla­ró su inten­ción de intro­du­cir “cin­tu­ro­nes para­li­zan­tes” eléc­tri­cos en sus cár­ce­les y comi­sa­rías de poli­cía, a pesar de que la impor­ta­ción y expor­ta­ción de este tipo de cin­tu­ro­nes fue prohi­bi­da pos­te­rior­men­te por con­si­de­rar­se que su uso cons­ti­tu­ye intrín­se­ca­men­te tor­tu­ra o malos tra­tos.

-Sólo 7 de los 27 Esta­dos miem­bros de la Unión Euro­pea han infor­ma­do públi­ca­men­te de sus auto­ri­za­cio­nes de expor­ta­ción de equi­pos poli­cia­les y de segu­ri­dad con­tro­la­dos por el Regla­men­to, a pesar de que éste exi­ge legal­men­te a todos los Esta­dos miem­bros que así lo hagan.

-El infor­me tam­bién pone de mani­fies­to el alcan­ce del comer­cio en toda la Unión Euro­pea, y la nece­si­dad de que los Esta­dos miem­bros tomen medi­das ade­cua­das para infor­mar de sus obli­ga­cio­nes a las empre­sas que par­ti­ci­pan en este comer­cio. Cin­co Esta­dos miem­bros han decla­ra­do que no tenían cono­ci­mien­to de que nin­gún fabri­can­te (Bél­gi­ca, Chi­pre, Fin­lan­dia, Ita­lia, Mal­ta) o expor­ta­dor (Bél­gi­ca, Chi­pre, Ita­lia) de sus res­pec­ti­vos paí­ses comer­cia­se con mate­rial con­tro­la­do por el Regla­men­to. No obs­tan­te, el infor­me mues­tra que en tres de estos cin­co paí­ses (Fin­lan­dia, Ita­lia y Bél­gi­ca), exis­ten empre­sas que han mani­fes­ta­do abier­ta­men­te en entre­vis­tas con los medios de comu­ni­ca­ción o en sus pági­nas web que sumi­nis­tran artícu­los inclui­dos en el Regla­men­to, a menu­do fabri­ca­dos en ter­ce­ros paí­ses.

Datos sobre Espa­ña

Sólo 7 de los 27 Esta­dos miem­bros de la Unión Euro­pea han infor­ma­do públi­ca­men­te de sus auto­ri­za­cio­nes de expor­ta­ción de equi­pos poli­cia­les y de segu­ri­dad: Bul­ga­ria, Repú­bli­ca Che­ca, Ale­ma­nia, Litua­nia, Eslo­ve­nia, Rei­no Uni­do y Espa­ña. Ade­más, solo Espa­ña y Ale­ma­nia pro­por­cio­nan infor­ma­ción sobre los usua­rios fina­les de equi­pos con licen­cia.

Al menos dos pro­vee­do­res de mate­rial des­ti­na­do a hacer cum­plir la ley de Espa­ña han publi­ci­ta­do la ven­ta de espo­sas para­li­zan­tes de elec­tro­cho­que para su uso con per­so­nas dete­ni­das. Aun­que hay un núme­ro rela­ti­va­men­te esca­so de infor­mes de empre­sas de la UE que pro­mo­cio­nan o dis­tri­bu­yen mate­rial eléc­tri­co para­li­zan­te, al menos una empre­sa espa­ño­la (NIDEC) ha pues­to a la ven­ta ‘espo­sas para­li­zan­tes’ fabri­ca­das en Esta­dos Uni­dos por Myers Enter­pri­ses, y una segun­da com­pa­ñía (Gru­po TDS) con base en Espa­ña pro­mo­cio­na el comer­cio de ‘espo­sas para­li­zan­tes’ del mis­mo pro­vee­dor esta­dou­ni­den­se.

Larra­ña­ga y Elor­za, empre­sa espa­ño­la que fabri­ca una amplia gama de dis­po­si­ti­vos de reten­ción, fabri­ca espo­sas que inclu­yen el ‘mode­lo 5050’, espo­sas de gran tama­ño, bajo el nom­bre comer­cial «Alc­yon». Larra­ña­ga ha indi­ca­do que ya no fabri­ca mate­rial de reten­ción para la pier­na com­ple­ta.

Sin embar­go, al menos, dos empre­sas de otros paí­ses con­ti­núan ofre­cien­do res­tric­cio­nes para pier­nas y cade­nas para la cin­tu­ra que incor­po­ran «espo­sas Alc­yon». En diciem­bre de 2009, la empre­sa vene­zo­la­na Cen­tu­rión CA, a la que Larra­ña­ga ha con­fir­ma­do que expor­ta sus pro­duc­tos, seguía ven­dien­do una gama de pro­duc­tos de la mar­ca Alc­yon – inclui­dos gri­lle­tes para los pies-. A prin­ci­pios de 2010, la empre­sa Asse­gai Tra­ding Com­pany (Sudá­fri­ca) tam­bién con­ti­nua­ba pro­mo­cio­nan­do el ‘mode­lo 5240’ de cade­nas para la cin­tu­ra, cons­trui­do con el ‘mode­lo 5050’ de espo­sas para manos y pier­nas, aun­que Larra­ña­ga ha decla­ra­do que no expor­ta sus pro­duc­tos a Asse­gai.

El caso de Juan Mar­tí­nez Gal­deano

Juan Mar­tí­nez Gal­deano murió bajo cus­to­dia de la Guar­dia Civil en 2005. Los agen­tes de la Guar­dia Civil decla­ra­ron que cuan­do se le pidió a Juan Mar­tí­nez Gal­deano some­ter­se a una prue­ba de alcoho­le­mia se vol­vió agre­si­vo. Un ofi­cial de la Guar­dia Civil uti­li­zó una pis­to­la de elec­tro­cho­que no regla­men­ta­ria (taser) y un bas­tón exten­si­ble con el fin de con­tro­lar­le. Fue dete­ni­do por des­or­den públi­co y por resis­ten­cia a la auto­ri­dad, tras lo cual fue espo­sa­do de manos y pies.

Fuen­tes ofi­cia­les decla­ra­ron que varios guar­dias civi­les tuvie­ron que suje­tar a Juan Mar­tí­nez Gal­deano y colo­car­le sobre el sue­lo ya que vol­vía a com­por­tar­se de for­ma agre­si­va cuan­do inten­ta­ban tras­la­dar­lo a los loca­les de deten­ción. Des­pués, sufrió una para­da car­dia­ca y falle­ció.

La autop­sia rea­li­za­da con­cluía que «la cau­sa inme­dia­ta de la muer­te» fue «una insu­fi­cien­cia agu­da res­pi­ra­to­ria o car­dio­res­pi­ra­to­ria». El examen del cadá­ver de la víc­ti­ma reve­ló mar­cas cohe­ren­tes con las denun­cias de malos tra­tos y el uso exce­si­vo de la fuer­za, y la autop­sia hacía refe­ren­cia a la uti­li­za­ción de una arma inmo­vi­li­za­do­ra o “pis­to­la para atur­dir”, cali­fi­cán­do­la como “con­cau­sa (de la muer­te) direc­ta­men­te rela­cio­na­da con la deten­ción”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *