Lagu­nas lega­les per­mi­ten que empre­sas euro­peas comer­cien con ins­tru­men­tos de tor­tu­ra por No – Do50

Un nue­vo infor­me publi­ca­do hoy por Amnis­tía Inter­na­cio­nal y Ome­ga Research Foun­da­tion pre­sen­ta datos que indi­can que empre­sas euro­peas par­ti­ci­pan en el comer­cio mun­dial de “ins­tru­men­tos de tor­tu­ra” como espo­sas con suje­ción a la pared, “espo­sas para pul­ga­res” metá­li­cas, y “man­gas” y “espo­sas” de elec­tro­cho­que que admi­nis­tran des­car­gas de 50.000 vol­tios a per­so­nas dete­ni­das y presas.

El infor­me, «De las pala­bras a los hechos», mues­tra que estas acti­vi­da­des han con­ti­nua­do a pesar de la intro­duc­ción en 2006 de con­tro­les en el ámbi­to euro­peo que prohí­ben el comer­cio inter­na­cio­nal de mate­ria­les para la poli­cía y de segu­ri­dad dise­ña­dos para infli­gir tor­tu­ras y malos tra­tos y regu­lan el comer­cio de otros mate­ria­les amplia­men­te uti­li­za­dos para infli­gir tor­tu­ras en todo el mundo.

El infor­me se deba­ti­rá ofi­cial­men­te en la reu­nión que cele­bra­rá el 18 de mar­zo la Sub­co­mi­sión de Dere­chos Huma­nos del Par­la­men­to Euro­peo en Bru­se­las. Amnis­tía Inter­na­cio­nal y Ome­ga Research Foun­da­tion piden a la Comi­sión Euro­pea y a los Esta­dos miem­bros de la UE que sub­sa­nen las lagu­nas legis­la­ti­vas que se ponen de relie­ve en el infor­me, y que los Esta­dos miem­bros de la UE apli­quen y hagan cum­plir de modo ade­cua­do el Reglamento.

“La intro­duc­ción de con­tro­les euro­peos sobre el comer­cio de ‘ins­tru­men­tos de tor­tu­ra’, des­pués de un dece­nio de cam­pa­ña de las orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos, fue una nor­ma jurí­di­ca his­tó­ri­ca. Pero tres años des­pués de la entra­da en vigor de estos con­tro­les, varios Esta­dos euro­peos no han apli­ca­do o no han hecho cum­plir de for­ma ade­cua­da el Regla­men­to», ha afir­ma­do Nico­las Beger, direc­tor de la Ofi­ci­na de Amnis­tía inter­na­cio­nal ante la Unión Europea.

«Nues­tra inves­ti­ga­ción mues­tra que a pesar de los nue­vos con­tro­les, varios Esta­dos miem­bros, como Ale­ma­nia y la Repú­bli­ca Che­ca, han auto­ri­za­do des­pués de 2006 la expor­ta­ción de armas y dis­po­si­ti­vos de suje­ción des­ti­na­dos a la labor poli­cial a un míni­mo de nue­ve paí­ses en los que Amnis­tía Inter­na­cio­nal ha docu­men­ta­do el uso de tales mate­ria­les en actos de tor­tu­ra. Ade­más, sólo sie­te Esta­dos han cum­pli­do sus obli­ga­cio­nes lega­les en cuan­to a infor­mar públi­ca­men­te de sus expor­ta­cio­nes en vir­tud del Regla­men­to. Teme­mos que algu­nos Esta­dos no se estén toman­do en serio sus obli­ga­cio­nes lega­les”, ha afir­ma­do Brian Wood, direc­tor del equi­po de tra­ba­jo sobre Trans­fe­ren­cias Mili­ta­res, de Segu­ri­dad y Poli­cia­les de Amnis­tía Internacional.

Las lagu­nas en la legis­la­ción per­mi­ten asi­mis­mo que los pro­vee­do­res de mate­rial des­ti­na­do a hacer cum­plir la ley comer­cien con equi­pos cuyo úni­co uso es infli­gir tor­tu­ras o malos tratos.

“Como par­te de sus com­pro­mi­sos de com­ba­tir la tor­tu­ra allí don­de se pro­duz­ca, los Esta­dos miem­bros deben pasar aho­ra de las pala­bras a los hechos. Deben impo­ner con­tro­les real­men­te efec­ti­vos sobre el comer­cio euro­peo de mate­rial con fines poli­cia­les y de segu­ri­dad, y ase­gu­rar­se de que tales artícu­los no se con­vier­ten en par­te del con­jun­to de ins­tru­men­tos del tor­tu­ra­dor”, ha afir­ma­do Michael Crow­ley, inves­ti­ga­dor de Ome­ga Research Foundation.

Las con­clu­sio­nes prin­ci­pa­les del infor­me incluyen:

-Entre 2006 y 2009, la Repú­bli­ca Che­ca emi­tió licen­cias de expor­ta­ción para gri­lle­tes, armas de elec­tro­cho­que y pul­ve­ri­za­do­res quí­mi­cos –y Ale­ma­nia para cade­nas para los pies y pul­ve­ri­za­do­res quí­mi­cos– a nue­ve paí­ses don­de la poli­cía y las fuer­zas de segu­ri­dad habían usa­do con ante­rio­ri­dad estos mate­ria­les para infli­gir tor­tu­ras y otros malos tratos.

-Pro­vee­do­res de mate­rial des­ti­na­do a hacer cum­plir la ley de Ita­lia y Espa­ña han publi­ci­ta­do la ven­ta de “espo­sas” o “man­gas” de elec­tro­cho­que de 50.000 vol­tios para su uso con per­so­nas dete­ni­das. Una lagu­na legal per­mi­te su comer­cio a pesar de ser en esen­cia seme­jan­tes a los “cin­tu­ro­nes para­li­zan­tes” eléc­tri­cos cuya impor­ta­ción y expor­ta­ción se prohí­be en todo el terri­to­rio de la Unión Europea.

-En 2005, un Esta­do miem­bro de la Unión Euro­pea –Hun­gría– decla­ró su inten­ción de intro­du­cir “cin­tu­ro­nes para­li­zan­tes” eléc­tri­cos en sus cár­ce­les y comi­sa­rías de poli­cía, a pesar de que la impor­ta­ción y expor­ta­ción de este tipo de cin­tu­ro­nes fue prohi­bi­da pos­te­rior­men­te por con­si­de­rar­se que su uso cons­ti­tu­ye intrín­se­ca­men­te tor­tu­ra o malos tratos.

-Sólo 7 de los 27 Esta­dos miem­bros de la Unión Euro­pea han infor­ma­do públi­ca­men­te de sus auto­ri­za­cio­nes de expor­ta­ción de equi­pos poli­cia­les y de segu­ri­dad con­tro­la­dos por el Regla­men­to, a pesar de que éste exi­ge legal­men­te a todos los Esta­dos miem­bros que así lo hagan.

-El infor­me tam­bién pone de mani­fies­to el alcan­ce del comer­cio en toda la Unión Euro­pea, y la nece­si­dad de que los Esta­dos miem­bros tomen medi­das ade­cua­das para infor­mar de sus obli­ga­cio­nes a las empre­sas que par­ti­ci­pan en este comer­cio. Cin­co Esta­dos miem­bros han decla­ra­do que no tenían cono­ci­mien­to de que nin­gún fabri­can­te (Bél­gi­ca, Chi­pre, Fin­lan­dia, Ita­lia, Mal­ta) o expor­ta­dor (Bél­gi­ca, Chi­pre, Ita­lia) de sus res­pec­ti­vos paí­ses comer­cia­se con mate­rial con­tro­la­do por el Regla­men­to. No obs­tan­te, el infor­me mues­tra que en tres de estos cin­co paí­ses (Fin­lan­dia, Ita­lia y Bél­gi­ca), exis­ten empre­sas que han mani­fes­ta­do abier­ta­men­te en entre­vis­tas con los medios de comu­ni­ca­ción o en sus pági­nas web que sumi­nis­tran artícu­los inclui­dos en el Regla­men­to, a menu­do fabri­ca­dos en ter­ce­ros países.

Datos sobre España

Sólo 7 de los 27 Esta­dos miem­bros de la Unión Euro­pea han infor­ma­do públi­ca­men­te de sus auto­ri­za­cio­nes de expor­ta­ción de equi­pos poli­cia­les y de segu­ri­dad: Bul­ga­ria, Repú­bli­ca Che­ca, Ale­ma­nia, Litua­nia, Eslo­ve­nia, Rei­no Uni­do y Espa­ña. Ade­más, solo Espa­ña y Ale­ma­nia pro­por­cio­nan infor­ma­ción sobre los usua­rios fina­les de equi­pos con licencia.

Al menos dos pro­vee­do­res de mate­rial des­ti­na­do a hacer cum­plir la ley de Espa­ña han publi­ci­ta­do la ven­ta de espo­sas para­li­zan­tes de elec­tro­cho­que para su uso con per­so­nas dete­ni­das. Aun­que hay un núme­ro rela­ti­va­men­te esca­so de infor­mes de empre­sas de la UE que pro­mo­cio­nan o dis­tri­bu­yen mate­rial eléc­tri­co para­li­zan­te, al menos una empre­sa espa­ño­la (NIDEC) ha pues­to a la ven­ta ‘espo­sas para­li­zan­tes’ fabri­ca­das en Esta­dos Uni­dos por Myers Enter­pri­ses, y una segun­da com­pa­ñía (Gru­po TDS) con base en Espa­ña pro­mo­cio­na el comer­cio de ‘espo­sas para­li­zan­tes’ del mis­mo pro­vee­dor estadounidense.

Larra­ña­ga y Elor­za, empre­sa espa­ño­la que fabri­ca una amplia gama de dis­po­si­ti­vos de reten­ción, fabri­ca espo­sas que inclu­yen el ‘mode­lo 5050’, espo­sas de gran tama­ño, bajo el nom­bre comer­cial «Alc­yon». Larra­ña­ga ha indi­ca­do que ya no fabri­ca mate­rial de reten­ción para la pier­na completa.

Sin embar­go, al menos, dos empre­sas de otros paí­ses con­ti­núan ofre­cien­do res­tric­cio­nes para pier­nas y cade­nas para la cin­tu­ra que incor­po­ran «espo­sas Alc­yon». En diciem­bre de 2009, la empre­sa vene­zo­la­na Cen­tu­rión CA, a la que Larra­ña­ga ha con­fir­ma­do que expor­ta sus pro­duc­tos, seguía ven­dien­do una gama de pro­duc­tos de la mar­ca Alc­yon – inclui­dos gri­lle­tes para los pies-. A prin­ci­pios de 2010, la empre­sa Asse­gai Tra­ding Com­pany (Sudá­fri­ca) tam­bién con­ti­nua­ba pro­mo­cio­nan­do el ‘mode­lo 5240’ de cade­nas para la cin­tu­ra, cons­trui­do con el ‘mode­lo 5050’ de espo­sas para manos y pier­nas, aun­que Larra­ña­ga ha decla­ra­do que no expor­ta sus pro­duc­tos a Assegai.

El caso de Juan Mar­tí­nez Galdeano 

Juan Mar­tí­nez Gal­deano murió bajo cus­to­dia de la Guar­dia Civil en 2005. Los agen­tes de la Guar­dia Civil decla­ra­ron que cuan­do se le pidió a Juan Mar­tí­nez Gal­deano some­ter­se a una prue­ba de alcoho­le­mia se vol­vió agre­si­vo. Un ofi­cial de la Guar­dia Civil uti­li­zó una pis­to­la de elec­tro­cho­que no regla­men­ta­ria (taser) y un bas­tón exten­si­ble con el fin de con­tro­lar­le. Fue dete­ni­do por des­or­den públi­co y por resis­ten­cia a la auto­ri­dad, tras lo cual fue espo­sa­do de manos y pies.

Fuen­tes ofi­cia­les decla­ra­ron que varios guar­dias civi­les tuvie­ron que suje­tar a Juan Mar­tí­nez Gal­deano y colo­car­le sobre el sue­lo ya que vol­vía a com­por­tar­se de for­ma agre­si­va cuan­do inten­ta­ban tras­la­dar­lo a los loca­les de deten­ción. Des­pués, sufrió una para­da car­dia­ca y falleció.

La autop­sia rea­li­za­da con­cluía que «la cau­sa inme­dia­ta de la muer­te» fue «una insu­fi­cien­cia agu­da res­pi­ra­to­ria o car­dio­res­pi­ra­to­ria». El examen del cadá­ver de la víc­ti­ma reve­ló mar­cas cohe­ren­tes con las denun­cias de malos tra­tos y el uso exce­si­vo de la fuer­za, y la autop­sia hacía refe­ren­cia a la uti­li­za­ción de una arma inmo­vi­li­za­do­ra o “pis­to­la para atur­dir”, cali­fi­cán­do­la como “con­cau­sa (de la muer­te) direc­ta­men­te rela­cio­na­da con la detención”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.