El Mar­xis­mo y el Pro­ble­ma de la Eman­ci­pa­ción de la Mujer por Géne­ro con cla­se

http://www.nodulo.org/ec/2009/img/n092p12.jpg

Un estu­dio, aun­que sea bre­ve, sobre la mane­ra de como el pro­ble­ma de la opre­sión de la mujer fue vis­to en las filas mar­xis­tas revo­lu­cio­na­rias des­de la I Inter­na­cio­nal nos lle­va a dos cons­ta­ta­cio­nes. Pri­me­ro: que, al con­tra­rio de lo que afir­man sus detrac­to­res, el mar­xis­mo, des­de el ini­cio, hace más de 150 años, siem­pre se preo­cu­pó de la cues­tión de la mujer y bus­có encon­trar la polí­ti­ca más jus­ta para el pro­ble­ma, en el mar­co de la divi­sión de la socie­dad en cla­ses, jus­ta­men­te lo que lo dife­ren­cia de las corrien­tes refor­mis­tas y bur­gue­sas. Por eso, las corrien­tes que acu­san al mar­xis­mo de no preo­cu­par­se con la cues­tión de la mujer, de ver­dad, están con­tra el aná­li­sis mate­ria­lis­ta de la opre­sión de la mujer, con­tra la nece­si­dad de un par­ti­do mar­xis­ta revo­lu­cio­na­rio para orga­ni­zar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra para des­truir el capi­ta­lis­mo y aca­bar con la opre­sión de la mujer.

La segun­da cons­ta­ta­ción es que la cues­tión de la mujer siem­pre fue polé­mi­ca den­tro del movi­mien­to socia­lis­ta, con los mar­xis­tas enfren­tán­do­se a los más diver­sos mati­ces de refor­mis­mo, jus­ta­men­te por­que es una de las que más pone en evi­den­cia la divi­sión de la socie­dad en cla­ses. ¿El pro­ble­ma da opre­sión de la mujer es una cues­tión de las muje­res o de la cla­se tra­ba­ja­do­ra? ¿Has­ta qué pun­to pue­de ir la uni­dad entre las muje­res tra­ba­ja­do­ras y bur­gue­sas? ¿Es posi­ble resol­ver el pro­ble­ma de la opre­sión feme­ni­na en el capi­ta­lis­mo? ¿La raíz del pro­ble­ma es cul­tu­ral, una cues­tión de géne­ro, de opre­sión sobre un sec­tor de la socie­dad, o eco­nó­mi­ca, con fun­da­men­to en la divi­sión de la socie­dad entre pro­duc­to­res y posee­do­res de rique­za? Estas y otras pre­gun­tas siem­pre atra­ve­sa­ron las gran­des polé­mi­cas que se die­ron en las Inter­na­cio­na­les y en el movi­mien­to socia­lis­ta, y la res­pues­ta que cada sec­tor les daba, fue­se o no mar­xis­ta, demos­tra­ba, en últi­ma ins­tan­cia, de qué lado de la divi­sión de cla­ses esta­ba.

El Mani­fies­to Comu­nis­ta: pri­mer paso

El Mani­fies­to Comu­nis­ta, lan­za­do en 1848 por Marx y Engels, comen­za­ba por cues­tio­nar a la fami­lia bur­gue­sa. Res­pon­dien­do a aque­llos que acu­sa­ban a los comu­nis­tas de que­rer aca­bar con la ins­ti­tu­ción fami­liar bur­gue­sa, en la cual a mujer es some­ti­da al papel de un sim­ple ins­tru­men­to de pro­duc­ción, Marx argu­men­ta­ba:

«¿En qué se basa la fami­lia actual, la fami­lia bur­gue­sa? En el capi­tal, en el lucro pri­va­do. La fami­lia ple­na­men­te desa­rro­lla­da sólo exis­te para la bur­gue­sía; pero encuen­tra su com­ple­men­to en la supre­sión for­za­da de todo víncu­lo fami­liar para el pro­le­ta­ria­do y en la pros­ti­tu­ción públi­ca. (…) Las decla­ra­cio­nes bur­gue­sas sobre la fami­lia y la edu­ca­ción, sobre los dul­ces lazos que unen padres e hijos, resul­tan aún más repug­nan­tes a medi­da que la gran indus­tria des­tru­ye todo víncu­lo de fami­lia para el pro­le­ta­ria­do y trans­for­ma los niños en sim­ples artícu­los de comer­cio, en sim­ples ins­tru­men­tos de tra­ba­jo. (…) Para el bur­gués, su mujer no pasa de un ins­tru­men­to de pro­duc­ción. Oyó decir que los ins­tru­men­tos de pro­duc­ción deben ser de uso común y, natu­ral­men­te, no pue­de lle­gar a otra con­clu­sión que lo mis­mo va a ocu­rrir con las muje­res en el socia­lis­mo. No sos­pe­cha que se tra­ta jus­ta­men­te de aca­bar con esa situa­ción de la mujer como sim­ple ins­tru­men­to de pro­duc­ción. Nada más gro­tes­co que el horror ultra­mo­ra­lis­ta que la pre­ten­di­da comu­ni­dad ofi­cial de las muje­res, atri­bui­da a los comu­nis­tas, ins­pi­ra en nues­tros bur­gue­ses. Los comu­nis­tas no tie­nen nece­si­dad de intro­du­cir la comu­ni­dad de las muje­res: ella prác­ti­ca­men­te siem­pre exis­tió. Nues­tros bur­gue­ses, no satis­fe­chos con tener a su dis­po­si­ción las muje­res y las hijas de sus obre­ros, sin hablar de la pros­ti­tu­ción ofi­cial, encuen­tran un pla­cer sin­gu­lar en sedu­cir mutua­men­te sus espo­sas. El matri­mo­nio bur­gués e, en reali­dad, la comu­ni­dad de las espo­sas. Como máxi­mo se podrìa acu­sar a los comu­nis­tas de que­rer sus­ti­tuir una comu­ni­dad de muje­res hipó­cri­ta­men­te disi­mu­la­da, por una comu­ni­dad fran­ca y ofi­cial. Es evi­den­te que, con la abo­li­ción de las rela­cio­nes de pro­duc­ción actua­les, la comu­ni­dad de las muje­res deri­va­da de ella des­apa­re­ce­rá, o sea, la pros­ti­tu­ción ofi­cial y no ofi­cial».

La línea divi­so­ria esta­ble­ci­da aquí, y en todos los escri­tos pos­te­rio­res de Marx y Engels, sobre el tema de la mujer es la que exis­te entre el socia­lis­mo utó­pi­co y el socia­lis­mo cien­tí­fi­co. Los socia­lis­tas utó­pi­cos pre-mar­xis­tas, como Fou­rier y Owen, tam­bién fue­ron ardo­ro­sos defen­so­res de la eman­ci­pa­ción de la mujer. Pero su socia­lis­mo, así como sus teo­rías sobre la fami­lia y la mujer, se asen­ta­ban sobre prin­ci­pios mora­les y deseos abs­trac­tos, no sobre una com­pren­sión de las leyes de la his­to­ria y de la lucha de cla­ses basa­da en el cre­ci­mien­to de la capa­ci­dad pro­duc­ti­va de la huma­ni­dad.

El mar­xis­mo pro­por­cio­nó, por pri­me­ra vez, una base mate­ria­lis­ta cien­tí­fi­ca no sólo para el socia­lis­mo, sino tam­bién para la cau­sa da libe­ra­ción de la mujer. Expu­so las raí­ces de la opre­sión de la mujer, su rela­ción con un sis­te­ma de pro­duc­ción basa­do en la pro­pie­dad pri­va­da y con una socie­dad divi­di­da entre una cla­se posee­do­ra de rique­zas y otra pro­duc­to­ra de rique­zas. El mar­xis­mo expli­có el papel de la fami­lia en la socie­dad de cla­ses como un con­tra­to eco­nó­mi­co, y su fun­ción pri­mor­dial de per­pe­tuar el capi­ta­lis­mo y la opre­sión de la mujer. Más que eso: apun­tó el camino para a libe­ra­ción de la mujer. Expli­có cómo la abo­li­ción de la pro­pie­dad pri­va­da pro­por­cio­na­ría las bases mate­ria­les para trans­fe­rir a la socie­dad de con­jun­to todas las res­pon­sa­bi­li­da­des socia­les que hoy recaen sobre la fami­lia indi­vi­dual, como el cui­da­do de los niños, de los ancia­nos, de los enfer­mos; la ali­men­ta­ción, el ves­tua­rio, la edu­ca­ción. Libres de esas car­gas, las muje­res podrán rom­per con la ser­vi­dum­bre domés­ti­ca y cul­ti­var ple­na­men­te sus capa­ci­da­des como miem­bros crea­ti­vos y pro­duc­ti­vos de la socie­dad, y no sólo como repro­duc­ti­vos. Libre de la coac­ción eco­nó­mi­ca sobre la cual repo­sa, la fami­lia bur­gue­sa, como la cono­ce­mos hoy, des­apa­re­ce­rá y las rela­cio­nes huma­nas se trans­for­ma­rán en rela­cio­nes libres, de per­so­nas libres.

Así, el mar­xis­mo eli­mi­nó el carác­ter utó­pi­co del socia­lis­mo y de la lucha por la libe­ra­ción de la mujer, al demos­trar que el pro­pio capi­ta­lis­mo engen­dra una fuer­za, el pro­le­ta­ria­do, bas­tan­te pode­ro­sa para des­truir­lo. Por pri­me­ra vez, los socia­lis­tas podían dejar de soñar con una socie­dad nue­va y mejor, y comen­zar a orga­ni­zar­se para con­se­guir­la.

La cues­tión de la mujer en la I Inter­na­cio­nal (1864)

La Pri­me­ra Inter­na­cio­nal fue fun­da­da por Marx e Engels, en 1864. Res­pon­dió a la nece­si­dad prác­ti­ca de los obre­ros euro­peos de orga­ni­zar­se, ya que la bur­gue­sía esta­ba uni­fi­can­do eco­nó­mi­ca­men­te el con­ti­nen­te. Al prin­ci­pio, la I no tenía un pro­gra­ma cla­ra­men­te mar­xis­ta (agru­pa­ba tam­bién a los anar­quis­tas), pero ya en sus pri­me­ros pasos fue defi­nien­do su posi­ción con rela­ción a la cau­sa da eman­ci­pa­ción de la mujer. Con­tra todos las cos­tum­bres de la épo­ca, la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res, como era lla­ma­da, eli­gió una mujer para su Con­se­jo Gene­ral, la sin­di­ca­lis­ta ingle­sa Hen­riet­ta Law.

Fue un paso tan impor­tan­te que Marx rela­ta haber reci­bi­do nume­ro­sas car­tas de muje­res que­rien­do afi­liar­se a la Inter­na­cio­nal. Tan­to que él, per­so­nal­men­te, pre­sen­tó una moción al Con­se­jo Gene­ral para que se orga­ni­za­sen sec­cio­nes espe­cia­les de muje­res tra­ba­ja­do­ras en las fábri­cas y zonas indus­tria­les de las ciu­da­des don­de hubie­se gran­des con­cen­tra­cio­nes de tra­ba­ja­do­ras, aler­tan­do que eso no debía, de for­ma algu­na, inter­fe­rir en la cons­truc­ción de sec­cio­nes mix­tas.

Des­de 1865 has­ta media­dos de la déca­da de 1880, el movi­mien­to socia­lis­ta en Ale­ma­nia esta­ba divi­di­do entre los segui­do­res de Fer­di­nand Lasa­lle, y los mar­xis­tas, diri­gi­dos por Wilhelm Liebk­necht y August Bebel. En 1875, los dos gru­pos se unie­ron en un úni­co par­ti­do, el SPD (Par­ti­do Social-Demó­cra­ta Ale­mán, el mayor par­ti­do socia­lis­ta de la épo­ca ante­rior a la I Gue­rra Mun­dial), pero man­tu­vie­ron serias diver­gen­cias den­tro de la orga­ni­za­ción. La cues­tión de la mujer fue una de ellas. Los lasa­llea­nos (segui­do­res de Fer­di­nand de Lasa­lle) se opo­nían a exi­gir la igual­dad de dere­chos para la mujer como par­te del pro­gra­ma del par­ti­do. Opi­na­ban que las muje­res eran cria­tu­ras infe­rio­res, cuyo lugar pre­des­ti­na­do era el hogar, y la vic­to­ria del socia­lis­mo, ase­gu­ran­do al mari­do un sala­rio ade­cua­do para abas­te­cer a toda la fami­lia, las haría regre­sar a su hábi­tat natu­ral, ya que no ten­drían que tra­ba­jar por un sala­rio. Los pri­me­ros pro­gra­mas de los social­de­mó­cra­tas ale­ma­nes exi­gían ape­nas «ple­nos dere­chos polí­ti­cos para los adul­tos», dejan­do ambi­gua la cues­tión de si la mujer era con­si­de­ra­da adul­ta o no.

La ideo­lo­gía de que el «lugar de la mujer es el hogar» tuvo como uno de sus mayo­res impul­so­res al pen­sa­dor fran­cés Proudhon, cuyas ideas reper­cu­tie­ron en los sin­di­ca­tos y tam­bién entre los diri­gen­tes de la I Inter­na­cio­nal. Él defen­día ardo­ro­sa­men­te ideas muy seme­jan­tes a las de los padres de la Igle­sia, los teó­lo­gos que cons­tru­ye­ron la teo­lo­gía del cato­li­cis­mo en la Edad Media. Res­pe­ta­do en los medios polí­ti­cos, inclu­si­ve de izquier­da, e inte­lec­tua­les y obre­ros de toda Euro­pa, Proudhon defen­día que la fun­ción de la mujer era la pro­crea­ción y las tareas domés­ti­cas; aque­lla que tra­ba­ja­ba (fue­ra de la casa) esta­ba roban­do el tra­ba­jo del hom­bre. Él lle­gó a pro­po­ner que el mari­do tuvie­se dere­cho de vida o muer­te sobre su mujer, por des­obe­dien­cia o mal carác­ter, e demos­tra­ba, median­te una rela­ción arit­mé­ti­ca, la infe­rio­ri­dad del cere­bro feme­nino sobre el mas­cu­lino.

El pre­con­cep­to con­tra las muje­res enve­ne­nó a tal pon­to al movi­mien­to obre­ro que, en 1867, los diri­gen­tes de la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta fue­ron capa­ces de hacer la siguien­te decla­ra­ción solem­ne:

«En nom­bre de la liber­tad de con­cien­cia, en nom­bre de la ini­cia­ti­va indi­vi­dual, en nom­bre de la liber­tad de lsd madres, debe­mos arran­car de la fábri­ca que la des­mo­ra­li­za y la mata, a esa mujer que soña­mos libre… La mujer tie­ne por obje­ti­vo esen­cial el de ser madre de fami­lia, ella debe per­ma­ne­cer en el hogar, el tra­ba­jo debe ser­le prohi­bi­do».

Y en 1875, en el Con­gre­so de Gotha, los socia­lis­tas ale­ma­nes, sen­si­bles a las ideas de Proudhon, se opo­nen al gru­po mar­xis­ta diri­gi­do por Bebel, que que­ría ins­cri­bir en el pro­gra­ma del par­ti­do la igual­dad del hom­bre y de la mujer. El Con­gre­so derro­tó a Bebel afir­man­do que «las muje­res no están pre­pa­ra­das para ejer­cer sus dere­chos».

En 1866, Marx pre­sen­ta a la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta una reso­lu­ción en favor del tra­ba­jo de los niños y de las muje­res, con la con­di­ción de que sean regla­men­ta­dos por ley. Él pen­sa­ba que el tra­ba­jo no podia sepa­rar­se de la edu­ca­ción y era bené­fi­co para los seres huma­nos. En El Capi­tal, Marx escri­bió que:

«Si los efec­tos inme­dia­tos (del tra­ba­jo de los niños y de las muje­res) son terri­bles y repug­nan­tes, no por eso deja de con­tri­buir al dar a las muje­res, jóve­nes e niños de ambos sexos una par­te impor­tan­te, en el pro­ce­so de pro­duc­ción, fue­ra del medio domés­ti­co, en la crea­ción de nue­vas bases eco­nó­mi­cas, nece­sa­rias para una for­ma más ele­va­da de fami­lia y de rela­ción entre los dos sexos».

A pesar de haber sido con otras pala­bras, lo mis­mo dice Engels:

«Pare­ce que la eman­ci­pa­ción de la mujer, su igual­dad de con­di­ción con el hom­bre es, y con­ti­núa sien­do impo­si­ble, mien­tras la mujer per­ma­nez­ca exclui­da del tra­ba­jo social pro­duc­ti­vo y debe limi­tar­se al tra­ba­jo pri­va­do domés­ti­co… La libe­ra­ción de la mujer tie­ne como con­di­ción pri­me­ra la incor­po­ra­ción de todo el sexo en la indus­tria públi­ca» (El Ori­gen de la Fami­lia).

Has­ta media­dos del siglo XIX, la idea de que la mujer tie­ne que que­dar­se en casa per­ma­ne­ció casi inal­te­ra­da, pero la reali­dad otra vez se mos­tró más fuer­te: pese a toda la ideo­lo­gía, la mujer tra­ba­ja­ba por­que pre­ci­sa­ba sobre­vi­vir.

En 1883, August Bebel publi­có el libro La mujer y el socia­lis­mo, que cola­bo­ró mucho para trans­for­mar la dis­cu­sión sobre la cues­tión de la mujer. A pesar de haber sali­do un año antes del libro de Engels, El ori­gen de la fami­lia, de la pro­pie­dad pri­va­da y del Esta­do, el tra­ba­jo de Bebel es bási­ca­men­te un desa­rro­llo de las ideas de Engels. Expli­ca las raí­ces pro­fun­das de la opre­sión de la mujer, las for­mas que adop­tó a lo lar­go de los siglos, del sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­ca­men­te pro­gre­si­vo de la inte­gra­ción de la mujer en la pro­duc­ción indus­trial y la nece­si­dad de la revo­lu­ción socia­lis­ta para abrir el camino para la libe­ra­ción de la mujer. El libro cau­só sen­sa­ción no sólo en Ale­ma­nia, sino en toda a Euro­pa, y ayu­dó en la for­ma­ción de varias gene­ra­cio­nes de mar­xis­tas.

En cuan­to al libro de Engels, se vol­vió un clá­si­co que, has­ta hoy, guía las dis­cu­sio­nes sobre el ori­gen de la opre­sión de la mujer. Socia­lis­ta cien­tí­fi­co, Engels par­tió de los des­cu­bri­mien­tos his­tó­ri­cos hechos has­ta enton­ces sobre el ori­gen de la opre­sión de la mujer, de la fami­lia y del matri­mo­nio. Los pri­me­ros his­to­ria­do­res, entre ellos Bacho­fen y Mor­gan, que desa­rro­lla­ron sus pes­qui­sas en siglo XIX, afir­ma­ron que la mujer no siem­pre fue opri­mi­da y, en algu­nas socie­da­des pri­mi­ti­vas, hubo un perío­do en que había matriar­ca­do, el pre­do­mi­nio de la mujer en las tri­bus. Estas afir­ma­cio­nes fue­ron tan revo­lu­cio­na­rias para la épo­ca que pro­vo­ca­ron un ver­da­de­ro escán­da­lo en las socie­da­des con­ser­va­do­ras y, sobre todo, entre los reli­gio­sos. Marx e Engels die­ron gran impor­tan­cia a estos des­cu­bri­mien­tos, que incor­po­ra­ron en sus estu­dios sobre el sur­gi­mien­to de la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción.

Fue en base a ellas que Engels escri­bió El Ori­gen de la Fami­lia, de la Pro­pie­dad Pri­va­da y del Esta­do, publi­ca­do en 1884, obra que sir­vió de gran impul­so para que el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio pasa­ra a inte­grar en su seno la lucha por la eman­ci­pa­ción de la mujer.

Los des­cu­bri­mien­tos hechos por la antro­po­lo­gía del siglo XX nos per­mi­ten con­cluir que la mono­ga­mia no sur­gió con la pro­pie­dad pri­va­da, como creía Engels, sino antes de ella, ya con la explo­ta­ción. La pro­pie­dad pri­va­da sólo acen­tuó, de for­ma bru­tal, la opre­sión de la mujer, y la con­so­li­dó. Sin embar­go, el gran méri­to de Engels fue aso­ciar el sur­gi­mien­to de la opre­sión de la mujer con una cau­sa eco­nó­mi­ca y no natu­ral o psí­qui­ca. Para él, el sur­gi­mien­to de la mono­ga­mia no fue, de for­ma algu­na, fru­to del amor sexual indi­vi­dual, sino pura con­ven­ción. Fue la pri­me­ra for­ma de fami­lia que tuvo por base con­di­cio­nes socia­les y no natu­ra­les. Y fue, más que nada, el triun­fo da pro­pie­dad indi­vi­dual sobre el comu­nis­mo espon­tá­neo pri­mi­ti­vo.

Engels defi­nió la abo­li­ción del dere­cho materno como la «gran derro­ta del sexo feme­nino».
«El hom­bre se apo­de­ró tam­bién de la direc­ción de la casa; la mujer fue infe­rio­ri­za­da, domi­na­da, pasó a ser la escla­va de su pla­cer e un sim­ple ins­tru­men­to de repro­duc­ción. Esta situa­ción degra­da­da de la mujer, tal como se mani­fes­tó sobre todo entre los grie­gos de los tiem­pos heroi­cos, y más aún en los tem­pos clá­si­cos, fue gra­dual­men­te reto­ca­da y disi­mu­la­da, en cier­tos luga­res inclu­so fue reves­ti­da de for­mas más sua­ves; pero de nin­gu­na for­ma fue supri­mi­da» (El Ori­gen de la Fami­lia, p.66).

Pre­pon­de­ran­cia del hom­bre en la fami­lia y pro­crea­ción de hijos que sólo podían ser de él y des­ti­na­dos a ser sus here­de­ros. En todo el res­to, el matri­mo­nio era una car­ga, un deber. Engels recuer­da que:

«La mono­ga­mia fue un gran pro­gre­so his­tó­ri­co pero, al mis­mo tem­po inau­gu­ra, jun­ta­men­te con la escla­vi­tud y la pro­pie­dad pri­va­da, aque­lla épo­ca que aún dura en nues­tros días y em la cual cada pro­gre­so es, al mis­mo tiem­po, un retro­ce­so rela­ti­vo, en que la ven­tu­ra y el desa­rro­llo de unos se da al cos­to de la des­ven­tu­ra y la repre­sión de otros. Es la for­ma celu­lar de la socie­dad civi­li­za­da, en la cual ya pode­mos estu­diar la natu­ra­le­za de las con­tra­dic­cio­nes y de los anta­go­nis­mos que se pro­pa­gan y cre­cen ple­na­men­te en esta socie­dad». (El Ori­gen de la Fami­lia, p. 76)

Es cier­to que los des­cu­bri­mien­tos hechos por la antro­po­lo­gía del siglo XX actua­li­zan la obra de Engels y corri­gie­ron cier­tas impre­ci­sio­nes, pero ella con­ti­núa sien­do la base para el pro­gra­ma mar­xis­ta con rela­ción a la mujer por­que tira por tie­rra la con­cep­ción bur­gue­sa de que ella ya nació opri­mi­da, y que la cau­sa de la opre­sión es su infe­rio­ri­dad natu­ral con rela­ción al hom­bre. Demues­tra que la cau­sa de la opre­sión de la mujer es fun­da­men­tal­men­te eco­nó­mi­ca y no his­tó­ri­ca y, por lo tan­to, para aca­bar con ella es pre­ci­so trans­for­mar la socie­dad.

La mujer en la II Inter­na­cio­nal (1889)

Si la I Inter­na­cio­nal sig­ni­fi­có la con­quis­ta de la van­guar­dia pro­le­ta­ria para el mar­xis­mo, la II Inter­na­cio­nal lle­vó millo­nes de tra­ba­ja­do­res a sus con­cep­cio­nes. Fue la Inter­na­cio­nal más carac­te­rís­ti­ca de la era refor­mis­ta, pues fue el perío­do en que más con­ce­sio­nes se arran­ca­ron, como vaca­cio­nes, aumen­tos sala­ria­les, legis­la­ción social y labo­ral y otras. Con rela­ción a la cues­tión de la mujer, la lucha por dere­chos demo­crá­ti­cos (igual­dad polí­ti­ca, dere­cho de afi­lia­ción a los par­ti­dos y dere­cho de voto) fue la que más agi­tó a la II Inter­na­cio­nal.

Ini­cia­da en los Esta­dos Uni­dos, la lucha sufra­gis­ta fue la pri­me­ra lucha femi­nis­ta inter­na­cio­na­lis­ta; invo­lu­cró muje­res de varios paí­ses del mun­do e incor­po­ró los méto­dos tra­di­cio­na­les de lucha de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, como mar­chas masi­vas, asam­bleas, huel­gas de ham­bre y enfren­ta­mien­tos bru­ta­les con la poli­cía, en los cua­les muchas acti­vis­tas fue­ron pre­sas y ase­si­na­das.

En el cam­po socia­lis­ta, la lucha sufra­gis­ta fue diri­gi­da por la II Inter­na­cio­nal, divi­di­da entre los refor­mis­tas, que defen­dían el dere­cho de voto sólo para los hom­bres (ellos creían que las muje­res vota­rían en los par­ti­dos cató­li­cos reac­cio­na­rios) y los mar­xis­tas, defen­so­res del voto uni­ver­sal. La diri­gen­te polí­ti­ca femi­nis­ta mar­xis­ta más impor­tan­te de la II Inter­na­cio­nal, y tam­bién de la III, fue Cla­ra Zet­kin, miem­bro del SPD. En el Con­gre­so de Stutt­gart, em 1907, ella defen­dió la posi­ción de los mar­xis­tas, que salió ven­ce­do­ra. La II lan­zó una cam­pa­ña inter­na­cio­nal por el sufra­gio feme­nino, con movi­li­za­cio­nes de masas en diver­sos paí­ses.

El par­ti­do más impor­tan­te de la II Inter­na­cio­nal era el SPD que, en 1891, año en que el ala izquier­da con­si­guió apro­bar un pro­gra­ma bási­ca­men­te mar­xis­ta, pasó a exi­gir dere­chos polí­ti­cos para todos, inde­pen­dien­te­men­te del sexo, y la abo­li­ción de todas las leyes que dis­cri­mi­na­ban a mujer.

Des­pués que los lasa­llea­nos deja­ron de exis­tir como ten­den­cia den­tro del SPD, sur­gió una nue­va corrien­te refor­mis­ta den­tro del par­ti­do, que pre­sio­na­ba por la adap­ta­ción al sta­tus quo capi­ta­lis­ta. Cla­ra Zet­kin, del ala izquier­da mar­xis­ta, diri­gió el movi­mien­to socia­lis­ta de la mujer duran­te todo el perío­do ante­rior à gue­rra y com­ba­tió, den­tro del SPD, por desa­rro­llar una pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria sobre la lucha por la eman­ci­pa­ción de la mujer. En 1914, cuan­do la mayo­ría de la direc­ción del SPD capi­tu­ló ante el impe­ria­lis­mo ale­mán y votó por la defen­sa de su «pro­pia» bur­gue­sía en la I Gue­rra Mun­dial, Cla­ra Zet­kin fue uno de las pocos diri­gen­tes do par­ti­do, jun­to con Rosa Luxem­bur­go e Karl Liebk­necht, en rom­per con el SPD y man­te­ner una posi­ción inter­na­cio­na­lis­ta revo­lu­cio­na­ria.

En la déca­da de 1890, el SPD se con­cen­tró, en pri­mer lugar, en la orga­ni­za­ción sin­di­cal de las muje­res, y logró algu­nas con­quis­tas impor­tan­tes. En 1896, por pro­pues­ta de Cla­ra Zet­kin, el par­ti­do apro­bó una moción para ini­ciar el desa­rro­llo de orga­ni­za­cio­nes espe­cia­les para una acti­vi­dad polí­ti­ca más amplia entre las muje­res. Ade­más de tra­ba­jar por los obje­ti­vos gene­ra­les del par­ti­do, se con­cen­tra­ron en ban­de­ras femi­nis­tas, como igual­dad polí­ti­ca, licen­cia por mater­ni­dad, legis­la­ción de pro­tec­ción para la mujer tra­ba­ja­do­ra, edu­ca­ción y pro­tec­ción para los niños y edu­ca­ción polí­ti­ca para as muje­res.

Has­ta 1908, en la mayor par­te de Ale­ma­nia, las muje­res tenían prohi­bi­do afi­liar­se a cual­quier gru­po polí­ti­co. Para bur­lar esto, el SPD orga­ni­zó dece­nas de «socie­da­des para la auto­edu­ca­ción de las tra­ba­ja­do­ras», orga­ni­za­cio­nes libres que esta­ban par­cial­men­te fue­ra de los lími­tes del par­ti­do, pero estre­cha­men­te liga­das a él. Des­de 1900 en ade­lan­te, se orga­ni­za­ron con­fe­ren­cias bia­nua­les de muje­res socia­lis­tas para uni­fi­car esos gru­pos e dar­les una direc­ción.

Des­pués de 1908, las muje­res pudie­ron a afi­liar­se legal­men­te al SPD, y lo hicie­ron en las orga­ni­za­cio­nes espe­cia­les de muje­res del par­ti­do. Pero con­ti­nua­ron man­te­nien­do su pro­pio perió­di­co, Igual­dad, diri­gi­do por Cla­ra Zet­kin. Este fue uno de los perió­di­cos feme­ni­nos más impor­tan­tes del mun­do, cuya cir­cu­la­ción supe­ra­ba los 100 mil ejem­pla­res, has­ta 1912.
Sin embar­go, a pesar de estos avan­ces, las rei­vin­di­ca­cio­nes de la mujer se vol­vie­ron reali­dad, por pri­me­ra vez, en Rusia, con la revo­lu­ción de 1917.

La Revo­lu­ción Rusa y la mujer

La revo­lu­ción socia­lis­ta en Rusia sig­ni­fi­có una revo­lu­ción tam­bién en la situa­ción de la mujer en el mun­do ente­ro. Por pri­me­ra vez un país toma­ba medi­das con­cre­tas para alcan­zar la igual­dad entre hom­bres e muje­res.

La mujer rusa tomó par­te acti­va en todo el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio, a pesar (y, quién sabe, por eso mis­mo) de la enor­me car­ga de opre­sión secu­lar e bru­tal que pesa­ba sobre sus hom­bros, sobre todo entre las muje­res cam­pe­si­nas. Pero la vorá­gi­ne revo­lu­cio­na­ria empu­jó al fren­te a la mujer tra­ba­ja­do­ra rusa que, ya en aque­llos años, tenía un papel deci­si­vo en la pro­duc­ción, con­cen­tra­da en las gran­des fábri­cas.

La his­to­ria de la revo­lu­ción, si bien no siem­pre es fácil encon­trar las citas, está reple­ta de ejem­plos sobre la abne­ga­ción, la garra y el cora­je demos­tra­dos por las obre­ras rusas en aque­llos días terri­bles y deci­si­vos.

La revo­lu­ción de febre­ro de 1917 (ante­sa­la de la revo­lu­ción deci­si­va de octu­bre) se ini­ció el Día Inter­na­cio­nal de la Mujer, con mani­fes­ta­cio­nes masi­vas de muje­res en Petro­gra­do con­tra la mise­ria pro­vo­ca­da por la par­ti­ci­pa­ción de Rusia en la I Gue­rra Mun­dial. La gue­rra había empu­ja­do a la mujer rusa al mer­ca­do de tra­ba­jo y, en 1917, la ter­ce­ra par­te de los obre­ros indus­tria­les de Petro­gra­do eran muje­res. En las áreas de pro­duc­ción tex­til de la región indus­trial del cen­tro, el 50%, o más de la fuer­za de tra­ba­jo, esta­ba com­pues­ta por muje­res.

La mili­tan­cia feme­ni­na era dispu­tada pal­mo a pal­mo por las diver­sas ten­den­cias polí­ti­cas. Tan­to los bol­che­vi­ques como los men­che­vi­ques tenían perió­di­cos espe­cia­les para la mujer tra­ba­ja­do­ra, como el Rabot­nit­sa, publi­ca­do por los bol­che­vi­ques y el Golos Rabot­nitsy, por los men­che­vi­ques. Los lla­ma­dos social-revo­lu­cio­na­rios (SR), que lucha­ban por una demo­cra­cia bur­gue­sa en Rusia, por su par­te, pro­pu­sie­ron la crea­ción de una «unión de las orga­ni­za­cio­nes demo­crá­ti­cas de muje­res», que uni­ría los sin­di­ca­tos y los par­ti­dos bajo la ban­de­ra de una repú­bli­ca demo­crá­ti­ca. Fue en aque­llos días que sur­gió la Liga por los Dere­chos Igua­les para la Mujer, exi­gien­do el dere­cho de voto para las muje­res, acom­pa­ñan­do la bata­lla que ellas libra­ban en el mun­do ente­ro por sus dere­chos civi­les.

Pero en Rusia, con la revo­lu­ción socia­lis­ta, ellas con­quis­ta­ron mucho más que dere­chos demo­crá­ti­cos. Por pri­me­ra vez, un país legis­ló que el sala­rio feme­nino sería igual al mas­cu­lino por el mis­mo tra­ba­jo. Tan­to que, al fina­li­zar la Segun­da Gue­rra, con­tra­ria­men­te a lo que ocu­rrió en los paí­ses capi­ta­lis­tas, en la URS se con­ser­vó la mano de obra feme­ni­na y se bus­ca­ron los medios para que éstas tuvie­sen mayor cali­fi­ca­ción. Había muje­res en todos los sec­to­res de la pro­duc­ción: en las minas, en la cons­truc­ción civil, en los puer­tos, en fin, en todas las ramas de la pro­duc­ción indus­trial e inte­lec­tual.

Sin embar­go, poco des­pués de la toma del poder por los soviets, la cues­tión de la mujer enfren­tó el duro emba­te con la reali­dad. De hecho, fue la pri­me­ra vez em la his­to­ria que pasó del plano de la dis­cu­sión para la prác­ti­ca.

En un país atra­sa­do, como Rusia, con rela­ción a las cues­tio­nes mora­les e cul­tu­ra­les, con una enor­me car­ga de pre­con­cep­tos arrai­ga­dos hacía siglos, lo que carac­te­ri­za, en gene­ral, a los paí­ses pre­do­mi­nan­te­men­te cam­pe­si­nos, la cues­tión de la eman­ci­pa­ción de la mujer asu­mía, en aque­llos momen­tos difí­ci­les para el joven esta­do obre­ro, con­tor­nos tan com­ple­jos como muchos de los otros aspec­tos rela­ti­vos a la trans­for­ma­ción hacia el socia­lis­mo.

Por eso, Lenin y Trotsky, jun­ta­men­te con muchas diri­gen­tes muje­res, ade­más de dedi­car­se a «expli­car pacien­te­men­te» a las masas, sobre todo a las muje­res, cua­les era las tareas gene­ra­les del movi­mien­to obre­ro feme­nino de la Repú­bli­ca Sovié­ti­ca, no espe­ra­ron para tomar las pri­me­ras medi­das en ese terreno y rever­tir la situa­ción humi­llan­te a la cual esta­ba some­ti­da la mujer rusa hacía siglos.

Esta tarea tenía dos aspec­tos fun­da­men­ta­les:
1) la abo­li­ción de las vie­jas leyes que colo­ca­ban a la mujer en situa­ción de des­igual­dad con rela­ción al hom­bre y,
2) la libe­ra­ción de la mujer de las tareas domés­ti­cas, que exi­gía una eco­no­mía colec­ti­va en la cual ella par­ti­ci­pa­se en igual­dad de con­di­cio­nes con el hom­bre.

Con rela­ción al pri­mer aspec­to, des­de los pri­me­ros meses de su exis­ten­cia, el Esta­do Obre­ro con­cre­tó la mudan­za más radi­cal en la legis­la­ción refe­ren­te a la mujer. Todas las leyes que colo­ca­ban a la mujer en una situa­ción de des­igual­dad con rela­ción al hom­bre fue­ron abo­li­das. Entre ellas, las refe­ren­tes al divor­cio, a los hijos natu­ra­les y la pen­sión ali­men­ti­cia. Fue­ron abo­li­dos tam­bién todos los pri­vi­le­gios liga­dos a la pro­pie­dad que se man­te­nían en pro­ve­cho del hom­bre en el dere­cho fami­liar. De esta for­ma, la Rusia Sovié­ti­ca, sólo en los pri­me­ros meses de su exis­ten­cia, hizo más por la eman­ci­pa­ción de la mujer que el más avan­za­do de los paí­ses capi­ta­lis­tas en todos os tem­pos.

Fue­ron intro­du­ci­dos decre­tos esta­ble­cien­do la pro­tec­ción legal para las muje­res y los niños que tra­ba­ja­ban, el segu­ro social, igual­dad de dere­chos para las muje­res con rela­ción al matri­mo­nio.

Con la acción polí­ti­ca del Zhe­not­del, el depar­ta­men­to feme­nino del Par­ti­do Bol­che­vi­que, las muje­res con­quis­ta­ron el dere­cho al abor­to legal y gra­tui­to en los hos­pi­ta­les del Esta­do. Pero no se incen­ti­va­ba la prác­ti­ca del abor­to y quien cobra­ba para prac­ti­car­lo era puni­do. La pros­ti­tu­ción y su uso eran des­cri­tos como «un cri­men con­tra los víncu­los de cama­ra­de­ría y soli­da­ri­dad», pero el Zhe­not­del pro­pu­so que no hubie­se penas lega­les para ese cri­men. Se inten­tó ata­car las cau­sas de la pros­ti­tu­ción mejo­ran­do las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo de las muje­res y se dio ini­cio a una amplia cam­pa­ña con­tra los «res­qui­cios de la moral bur­gue­sa».

La pri­me­ra Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Sovié­ti­ca, pro­mul­ga­da en julio de 1918, dio a la mujer el dere­cho de votar y ser elec­ta para car­gos públi­cos. Sin embar­go, igual­dad ante la ley aún no es igual­dad de hecho. Para la ple­na eman­ci­pa­ción de la mujer, para su igual­dad efec­ti­va con rela­ción al hom­bre es nece­sa­ria una eco­no­mía que la libre del tra­ba­jo domés­ti­co y en la cual ella par­ti­ci­pe de for­ma igua­li­ta­ria al hom­bre. La esen­cia del pro­gra­ma bol­che­vi­que para la eman­ci­pa­ción de la mujer era su libe­ra­ción final del tra­ba­jo domés­ti­co por medio de la socia­li­za­ción de estas tareas. Lenin insis­tía en que el papel de la mujer den­tro de la fami­lia era a lla­ve de su opre­sión:

Inde­pen­dien­te­men­te de todas las leyes que eman­ci­pan a la mujer, ésta con­ti­núa sien­do una escla­va, por­que el tra­ba­jo domés­ti­co opri­me, estran­gu­la, degra­da y la redu­ce a la coci­na y al cui­da­do de los hijos, y ella des­per­di­cia su fuer­za en tra­ba­jos impro­duc­ti­vos, intrans­cen­den­tes, que ago­tan sus ner­vios e la idio­ti­zan. Por eso, la eman­ci­pa­ción de la mujer, el comu­nis­mo ver­da­de­ro, comen­za­rá sola­men­te cuan­do y don­de se ini­cie una lucha sin cuar­tel, diri­gi­da por el pro­le­ta­ria­do, due­ño del poder del esta­do, con­tra esa natu­ra­le­za del tra­ba­jo domés­ti­co, o mejor, cuan­do se ini­cie su trans­for­ma­ción total, en una eco­no­mía a gran esca­la (jul.1919).

En las con­di­cio­nes de Rusia, esta era la par­te más difí­cil de la cons­truc­ción del socia­lis­mo y la que reque­ría más tiem­po para ser con­cre­ta­da. El Esta­do Obre­ro comen­zó por crear ins­ti­tu­cio­nes como come­do­res y guar­de­rías mode­lo para libe­rar a la mujer del tra­ba­jo domés­ti­co. Y eran jus­ta­men­te las muje­res quie­nes más se empe­ña­ban en su orga­ni­za­ción. Estas ins­ti­tu­cio­nes, ins­tru­men­tos de libe­ra­ción de la mujer de su con­di­ción de escla­va domés­ti­ca, sur­gían en todas las par­tes don­de era posi­ble, pero inclu­so así fue­ron pocas para las nece­si­da­des.

Rusia esta­ba en gue­rra civil, sien­do ata­ca­da por sus enemi­gos, y las muje­res tuvie­ron que asu­mir, jun­to con los hom­bres, las tareas de la gue­rra y de defen­sa del Esta­do Obre­ro. Muchas de esas ins­ti­tu­cio­nes fue­ron crea­das y fun­cio­na­ron per­fec­ta­men­te, mos­tran­do su acier­to y la nece­si­dad de su expan­sión y man­te­ni­mien­to.

Por otro lado, los diri­gen­tes sovié­ti­cos, Lenin al fren­te, lla­ma­ban a las muje­res a tomar par­te cada vez mayor en la ges­tión de las empre­sas públi­cas y en la admi­nis­tra­ción del Esta­do, y que tam­bién fue­ran can­di­da­tas a dele­ga­das en los soviets. En un dis­cur­so de home­na­je al Día Inter­na­cio­nal de la Mujer, en mar­zo de 1920, Lenin se diri­gió así a las muje­res rusas:

«El capi­ta­lis­mo unió una igual­dad pura­men­te for­mal a la des­igual­dad eco­nó­mi­ca y, por con­se­cuen­cia, social. Y una de las mani­fes­ta­cio­nes más fuer­tes de esa incon­se­cuen­cia es la des­igual­dad de la mujer y del hom­bre. Nin­gún Esta­do bur­gués, por más demo­crá­ti­co, pro­gre­si­vo y repu­bli­cano que sea, reco­no­ce la ente­ra igual­dad de los dere­chos del hom­bre y de la mujer. La Repú­bli­ca de los Soviets, por el con­tra­rio, des­tru­yó de un sólo gol­pe, sin excep­ción, todos los tra­zos jurí­di­cos de la infe­rio­ri­dad de la mujer y tam­bién de un sólo gol­pe le ase­gu­ró, por ley, la igual­dad más com­ple­ta». (Obras Esco­gi­das)

Él recuer­da que se acos­tum­bra decir que el nivel de un pue­blo se carac­te­ri­za mejor por la situa­ción jurí­di­ca de la mujer. Bajo este pun­to de vis­ta, sólo la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do, sólo el Esta­do socia­lis­ta, pue­den alcan­zar y alcan­zan el gra­do más alto de cul­tu­ra. Sin embar­go, esto no es sufi­cien­te. El movi­mien­to obre­ro feme­nino ruso no se con­ten­tó con una igual­dad pura­men­te for­mal y asu­mió una tarea ardua y lar­ga, por­que exi­ge una trans­for­ma­ción radi­cal de la téc­ni­ca social y de las cos­tum­bres, y luchar por la igual­dad eco­nó­mi­ca y social de la mujer, hacien­do que ella par­ti­ci­pa­se del tra­ba­jo pro­duc­ti­vo social, liber­tán­do­la de la escla­vi­tud domés­ti­ca, que es siem­pre impro­duc­ti­va e embru­te­ce­do­ra.

Las reso­lu­cio­nes de la III Inter­na­cio­nal sobre la cues­tión de la mujer (1919)

La Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal sur­gió al calor de la Revo­lu­ción Rusa y su pro­gra­ma con rela­ción a la cues­tión de la mujer incor­po­ró las expe­rien­cias sovié­ti­cas. En el libro Recuer­dos de Lenin, Cla­ra Zet­kin des­cri­be las opi­nio­nes de Lenin sobre la cues­tión de la mujer, expre­sa­das en dos encuen­tros que ambos tuvie­ron en Mos­cú, en 1920. Ella esta­va encar­ga­da de ela­bo­rar la reso­lu­ción sobre el tra­ba­jo entre las muje­res para ser pre­sen­ta­da en el Ter­cer Con­gre­so de la Inter­na­cio­nal, en 1921, y fue dis­cu­tir con Lenin.

En pri­mer lugar, Lenin insis­tió en que la reso­lu­ción debe­ría enfa­ti­zar «la cone­xión inque­bran­ta­ble entre la posi­ción huma­na y social de la mujer y la pro­pie­dad pri­va­da de los medios de pro­duc­ción». Para mudar las con­di­cio­nes de opre­sión de la mujer en el seno de la fami­lia, los comu­nis­tas se deben esfor­zar por unir el movi­mien­to de la mujer con «la lucha de la cla­se pro­le­ta­ria y la revo­lu­ción».

Con rela­ción a las cues­tio­nes orga­ni­za­ti­vas, la polé­mi­ca que reco­rría el par­ti­do era si las muje­res debían o no orga­ni­zar­se de for­ma sepa­ra­da. Sobre esto, Lenin recor­da­ba que
«Noso­tros dedu­ci­mos nues­tras ideas orga­ni­za­ti­vas de nues­tras con­cep­cio­nes ideo­ló­gi­cas. No que­re­mos orga­ni­za­cio­nes sepa­ra­das de muje­res comu­nis­tas. Una comu­nis­ta es miem­bro del par­ti­do tan­to como el comu­nis­ta. Tie­nen los mis­mos dere­chos y debe­res. Sin embar­go, no debe­mos cerrar los ojos a los hechos. El par­ti­do debe con­tar con orga­nis­mos (gru­pos de tra­ba­jo, comi­sio­nes, comi­tés, sec­cio­nes o como se los quie­ra lla­mar) con el obje­ti­vo espe­cí­fi­co de des­per­tar a las amplias masas de muje­res…»

Cla­ra Zet­kin comen­tó que muchos miem­bros del par­ti­do la acu­sa­ron, por hacer pro­pues­tas pare­ci­das, de come­ter un des­vío social­de­mó­cra­ta, ya que si los par­ti­dos comu­nis­tas con­ce­dían la igual­dad a las muje­res, ellas debían, por eso, desa­rro­llar su tra­ba­jo sin dife­ren­cias entre los obre­ros en gene­ral. Lenin argu­men­tó que la «pure­za de los prin­ci­pios» no pue­de entrar en cho­que con las nece­si­da­des his­tó­ri­cas de la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria. Todo ese dis­cur­so cae por tie­rra delan­te de las nece­si­da­des impues­tas por la reali­dad. Inte­rro­gán­do­se por qué en nin­gún lugar hay igual núme­ro de hom­bres y de muje­res en el par­ti­do, inclu­so en la Rusia Sovié­ti­ca, y por que es tan bajo el núme­ro de muje­res en los sin­di­ca­tos, él defen­dió la nece­si­dad de levan­tar las rei­vin­di­ca­cio­nes espe­cia­les en favor de todas las muje­res, de las obre­ras y cam­po­si­nas e, inclu­si­ve, de las muje­res de las cla­ses posee­do­ras, que tam­bién sufren en la socie­dad bur­gue­sa.

Por últi­mo, Lenin cri­ti­có a las sec­cio­nes nacio­na­les de la Comin­tern que adop­ta­ban una acti­tud pasi­va, de espe­rar y ver, cuan­do lle­ga el momen­to de crear un movi­mien­to masi­vo de muje­res tra­ba­ja­do­ras bajo la direc­ción comu­nis­ta. Atri­buía la debi­li­dad del tra­ba­jo sobre la mujer en la Inter­na­cio­nal a la per­sis­ten­cia de ideas machis­tas que lle­va­ban a la sub­es­ti­ma­ción de la impor­tan­cia vital de cons­truir un movi­mien­to de masas de la mujer. Por eso, creaía que la reso­lu­ción para el Ter­cer Con­gre­so Mun­dial de la Comin­tern era muy impor­tan­te.

La reso­lu­ción adop­ta­da en junio de 1921 tra­ta­ba dos aspec­tos polí­ti­cos e orga­ni­za­ti­vos de la orien­ta­ción da Inter­na­cio­nal. Con rela­ción a los aspec­tos polí­ti­cos, la «Tesis sobre el tra­ba­jo de pro­pa­gan­da entre las muje­res» des­ta­ca la nece­si­dad de la revo­lu­ción socia­lis­ta para con­se­guir a libe­ra­ción de la mujer, y la nece­si­dad de que los par­ti­dos comu­nis­tas con­quis­ta­ran el apo­yo de las masas de muje­res si que­rían con­du­cir la revo­lu­ción socia­lis­ta a la vic­to­ria. Nin­guno de los dos obje­ti­vos se pue­de con­se­guir sin el otro. Si los comu­nis­tas fra­ca­san en la tarea de movi­li­zar a las masas de muje­res del lado de la revo­lu­ción, las fuer­zas polí­ti­cas reac­cio­na­rias se esfor­za­rán por orga­ni­zar­las con­tra ellos.

Afir­ma tam­bién que «no exis­ten cues­tio­nes feme­ni­nas espe­cia­les». Con eso no que­rían decir que no hubie­sen pro­ble­mas que afec­ta­sen espe­cial­men­te a las muje­res o rei­vin­di­ca­cio­nes espe­cia­les en torno de las cua­les las muje­res pue­den ser movi­li­za­das; sig­ni­fi­ca sólo que no exis­te pro­ble­ma que afec­te a la mujer y no sea tam­bién una cues­tión social más amplia, de inte­rés vital para el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, por lo cual tan­to los hom­bres como las muje­res deben luchar. No se diri­gía con­tra la exi­gen­cia de levan­tar rei­vin­di­ca­cio­nes espe­cia­les para las muje­res, sino pre­ci­sa­men­te al con­tra­rio, para expli­car a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras más atra­sa­dos que tales rei­vin­di­ca­cio­nes no pue­den ser des­car­ta­das como «preo­cu­pa­cio­nes feme­ni­nas» sin impor­tan­cia.

La reso­lu­ción tam­bién con­de­na­ba el femi­nis­mo bur­gués, refi­rién­do­se al sec­tor del movi­mien­to femi­nis­ta que pen­sa­ba que se podía alcan­zar la libe­ra­ción de la mujer refor­man­do el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Exor­ta­ba a las muje­res a repu­diar esta orien­ta­ción.

Sobre los aspec­tos orga­ni­za­ti­vos, expli­ca­ba por­que no podia exis­tir uma orga­ni­za­ción apar­te para las muje­res den­tro del par­ti­do y, por otro lado, por­que debe haber orga­nis­mos espe­cia­les del par­ti­do para tra­ba­jar entre las muje­res. Vol­vía obli­ga­to­rio, casi una con­di­ción para ser miem­bro de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, que toda sec­ción orga­ni­za­se una comi­sión de muje­res, estruc­tu­ra que fun­cio­na­ría en todos los nive­les del par­ti­do, des­de la direc­ción nacio­nal has­ta las sec­cio­nes o célu­las. Ins­truía a los par­ti­dos para garan­ti­zar que por lo menos una cama­ra­da tuvie­se la tarea per­ma­nen­te de diri­gir ese tra­ba­jo a nivel nacio­nal. y crea­ba una Secre­ta­ría Inter­na­cio­nal de la mujer para super­vi­sar el tra­ba­jo y con­vo­car, cada seis meses, con­fe­ren­cias regu­la­res de repre­sen­tan­tes de todas las sec­cio­nes para dis­cu­tir y coor­di­nar su acti­vi­dad.

Por últi­mo, la reso­lu­ción tra­ta­ba dos tipos con­cre­tos de accio­nes que podían ayu­dar a movi­li­zar a las muje­res en todo el mun­do. Incluían mani­fes­ta­cio­nes y gre­ves, con­fe­ren­cias públi­cas que invo­lu­cra­sen a las muje­res sin par­ti­do, cur­sos, escue­las de cua­dros, envío de miem­bros del par­ti­do a las fábri­cas don­de tra­ba­ja­se un gran núme­ro de muje­res, uti­li­za­ción del perió­di­co del par­ti­do etc. Los sin­di­ca­tos y las aso­cia­cio­nes pro­fe­sio­na­les de muje­res eran seña­la­das como los terre­nos cen­tra­les de la acti­vi­dad. Esta reso­lu­ción fue apli­ca­da den­tro de la Inter­na­cio­nal de for­ma muy des­igual, debi­do a los dife­ren­tes nive­les de desa­rro­llo de las sec­cio­nes.

En el Cuar­to Con­gre­so, a fina­les de 1922, se reafir­mó la línea esen­cial de la reso­lu­ción de 1921. El Con­gre­so lla­mó la aten­ción sobre el hecho de que algu­nas sec­cio­nes, no espe­ci­fi­ca­das, no hubie­sen apli­ca­do las deci­sio­nes del últi­mo con­gre­so. Se men­cio­nó espe­cial­men­te el tra­ba­jo efec­ti­vo entre las muje­res hecho por la sec­ción chi­na, que había orga­ni­za­do a las muje­res según la línea mar­ca­da por el Ter­cer Con­gre­so. La Comin­tern daba mucha impor­tan­cia al tra­ba­jo entre las muje­res más opri­mi­das de los paí­ses colo­nia­les.
Las con­cep­cio­nes mar­xis­tas sobre la eman­ci­pa­ción de la mujer y su papel en la lucha por el socia­lis­mo fue­ron trans­for­ma­das en tesis y reso­lu­cio­nes duran­te el Ter­cer Con­gre­so de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, reu­ni­do en 1921, antes, por lo tan­to, del perío­do esta­li­nis­ta. Este even­to, de impor­tan­cia his­tó­ri­ca para el movi­mien­to socia­lis­ta mun­dial, tra­zó un pro­gra­ma y una orien­ta­ción para el tra­ba­jo entre las muje­res que, por su cla­ri­dad y cohe­ren­cia con los prin­ci­pios do mar­xis­mo, no fue­ron supe­ra­dos has­ta hoy por nin­gu­na otra orga­ni­za­ción obre­ra. Por eso, con­ti­núan sien­do váli­dos.

En pri­mer lugar, la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta deja bien defi­ni­da su posi­ción de que la libe­ra­ción de la mujer de la injus­ti­cia secu­lar, de la escla­vi­tud y de la fal­ta de igual­dad de la cual es víc­ti­ma en el capi­ta­lis­mo sólo será posi­ble con la vic­to­ria del comu­nis­mo.
Lo que el comu­nis­mo dará a la mujer, en nin­gún caso el movi­mien­to femi­nis­ta bur­gués podrá dar­lo. Mien­tras exis­ta a domi­na­ción del capi­tal y de la pro­pie­dad pri­va­da, la libe­ra­ción de la mujer no será posi­ble.

La mujer aca­ba­ba de con­quis­tar el dere­cho de voto, y la Inter­na­cio­nal aler­ta­ba que esto, a pesar de ser impor­tan­te, no supri­mía la cau­sa pri­mor­dial de la ser­vi­dum­bre de la mujer en la fami­lia y en la socie­dad y no solu­cio­na­ba el pro­ble­ma de las rela­cio­nes entre los sexos.
La igual­dad no for­mal sino real de la mujer, sólo será posi­ble en un régi­men don­de la mujer de la cla­se obre­ra sea due­ña de sus ins­tru­men­tos de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción, par­ti­ci­pan­do de su admi­nis­tra­ción y tenien­do la obli­ga­ción del tra­ba­jo en las mis­mas con­di­cio­nes que todos los miem­bros de la socie­dad tra­ba­ja­do­ra; o sea, esa igual­dad sólo es rea­li­za­ble des­pués de la des­truc­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta y su subs­ti­tu­ción por for­mas eco­nó­mi­cas comu­nis­tas.

Sobre a cues­tión de la mater­ni­dad, la Inter­na­cio­nal no deja dudas tam­bién de que sólo en el comu­nis­mo esta fun­ción natu­ral de la mujer no entra­rá en con­flic­to con las obli­ga­cio­nes socia­les y no impe­di­rá su tra­ba­jo pro­duc­ti­vo. Sin embar­go, acla­ra que el comu­nis­mo es el obje­ti­vo últi­mo de todo el pro­le­ta­ria­do, «por eso, la lucha de la mujer y del hom­bre debe ser diri­gi­da de for­ma inse­pa­ra­ble».

Y, lo más impor­tan­te, es que la que fue una de las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les más acti­vas de la cau­sa de los tra­ba­ja­do­res con­fir­ma los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les del mar­xis­mo, según los cua­les no exis­ten pro­ble­mas espe­cí­fi­ca­men­te feme­ni­nos y que la mujer obre­ra tie­ne que man­te­ner­se jun­to a su cla­se, y no unir­se a la mujer bur­gue­sa.

Toda rela­ción de las obre­ras con el femi­nis­mo bur­gués y las alian­zas de cla­se debi­li­tan las fuer­zas del pro­le­ta­ria­do y retar­dan la revo­lu­ción social, impi­dien­do así la rea­li­za­ción del comu­nis­mo y la libe­ra­ción de la mujer.

Por fin, la Inter­na­cio­nal refuer­za el prin­ci­pio de que el comu­nis­mo sólo será alcan­za­do con la unión de todos los explo­ta­dos y no con la unión de las fuer­zas feme­ni­nas de las dos cla­ses opues­tas. Ter­mi­na lla­man­do a todas las muje­res tra­ba­ja­do­ras a tener una par­ti­ci­pa­ción acti­va y direc­ta en las accio­nes de masas, tan­to en el mar­co nacio­nal como a esca­la inter­na­cio­nal.

La IV Inter­na­cio­nal (1938)

El pro­gra­ma y los méto­dos revo­lu­cio­na­rios de los pri­me­ros tiem­pos de la III no murie­ron con la esta­li­ni­za­ción de la III y la con­tra­rre­vo­lu­ción polí­ti­ca en la URS, a fina­les de la déca­da de 1920. Tuvie­ron con­ti­nui­dad en la Opo­si­ción de Izquier­da Sovié­ti­ca y des­pués en la Opo­si­ción de Izquier­da Inter­na­cio­nal, que die­ron ori­gen a la IV Inter­na­cio­nal, diri­gi­da por Leon Trotsky.

Con Sta­lin, la buro­cra­cia impu­so a la revo­lu­ción un régi­men de opre­sión cada vez más des­truc­ti­vo, en todas las esfe­ras, que resul­tó en un retro­ce­so enor­me de todas las con­quis­tas hechas por la mujer en la Revo­lu­ción de Octu­bre. La fami­lia fue reco­lo­ca­da en su pedes­tal, el abor­to vol­vió a ser ile­gal, el divor­cio se vol­vió cada vez más difí­cil, la pros­ti­tu­ción y la homo­se­xua­li­dad vol­vie­ron a ser con­si­de­ra­dos crí­me­nes, las guar­de­rías fue­ron cerra­das o fue­ron redu­ci­dos sus hora­rios.

En su libro La Revo­lu­ción Trai­cio­na­da, Trotsky dedi­có un capí­tu­lo ente­ro a las con­se­cuen­cias de la reac­ción esta­li­nis­ta sobre la mujer y la fami­lia, titu­la­do «La fami­lia, la juven­tud y la cul­tu­ra». Expli­ca las cau­sas mate­ria­les que impi­die­ron a la revo­lu­ción pro­por­cio­nar las alter­na­ti­vas nece­sa­rias al sis­te­ma fami­liar y por qué la buro­cra­cia se veía obli­ga­da, en su pro­pio inte­rés, a refor­zar la fami­lia y pro­fun­di­zar la opre­sión de la mujer. Des­pués de afir­mar que «la Revo­lu­ción de Octu­bre cum­plió hon­ra­da­men­te su pala­bra con rela­ción a la mujer», recuer­da que:

«No fue posi­ble tomar de asal­to la anti­gua fami­lia, y no por fal­ta de bue­na volun­tad; tam­po­co por­que la fami­lia estu­vie­se tan fir­me­men­te arrai­ga­da en los cora­zo­nes. Por el con­tra­rio, des­pués de un cor­to perío­do de des­con­fian­za en rela­ción al Esta­do y sus guar­de­ría, jar­di­nes de infan­cia y sus diver­sos esta­ble­ci­mien­tos, las obre­ras y, des­pués de ellas, las cam­pe­si­nas más avan­za­das, apre­cia­ron las inmen­sas ven­ta­jas de la edu­ca­ción colec­ti­va y de la socia­li­za­ción de la eco­no­mía fami­liar».

Pero recuer­da que todos estos avan­ces sufrie­ron un retro­ce­so con la buro­cra­ti­za­ción del Esta­do Obre­ro:

«Por des­gra­cia, la socie­dad fue dema­sia­do pobre y dema­sia­do poco civi­li­za­da. Los recur­sos reales del Esta­do no corres­pon­dían a los pla­nes y a las inten­cio­nes del par­ti­do comu­nis­ta. La fami­lia no pue­de ser abo­li­da: es pre­ci­so subs­ti­tuir­la. La ver­da­de­ra eman­ci­pa­ción de la mujer es impo­si­ble en el terreno de la ‘mise­ria socia­li­za­da’. La expe­rien­cia reve­ló muy rápi­da­men­te esta dura ver­dad, for­mu­la­da hace cer­ca de 80 años por Marx.»

Trotsky con­ti­núa expli­can­do por­que esos avan­ces sufrie­ron un retro­ce­so:

«Duran­te los años de ham­bre, los obre­ros se ali­men­ta­ron tan­to como pudie­ron (con sus fami­lias en cier­tos casos) en los come­do­res de las fábri­cas o en los esta­ble­ci­mien­tos aná­lo­gos, y este hecho fue inter­pre­ta­do ofi­cial­men­te como el adve­ni­mien­to de las cos­tum­bres socia­lis­tas. No hay nece­si­dad de dete­ner­nos aquí en las par­ti­cu­la­ri­da­des de los diver­sos perío­dos (comu­nis­mo de gue­rra, NEP o pri­mer plan quin­que­nal) a este res­pec­to. El hecho es que des­de la supre­sión del racio­na­mien­to del pan, en 1935, los obre­ros mejor pagos comen­za­ron a vol­ver a la mesa fami­liar. Sería erró­neo ver em esta reti­ra­da una con­de­na del sis­te­ma socia­lis­ta que no había sido pues­to a prue­ba. Sin embar­go, los obre­ros y sus muje­res juz­ga­ron impla­ca­ble­men­te ‘la ali­men­ta­ción social’ orga­ni­za­da por la buro­cra­cia. La mis­ma con­clu­sión se impo­ne para las lavan­de­rías socia­li­za­das, en las cua­les se roba y se arrui­na la ropa más de lo que se lava. ¡De vuel­ta al hogar! Pero la coci­na y el lava­do de ropas en domi­ci­lio, actual­men­te defen­di­das de for­ma con­fu­sa por los ora­do­res y los perio­dis­tas sovié­ti­cos, sig­ni­fi­can el retorno de las muje­res a las ollas y tan­ques, o sea, a la vie­ja escla­vi­tud. Es muy dudo­so que la reso­lu­ción de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta sobre ‘la vic­to­ria com­ple­ta y sin retro­ce­so del socia­lis­mo en la URSS’ sea, des­pués de esto, muy con­vin­cen­te para las due­ñas de casa de los subur­bios».

En 1938, en un artícu­lo titu­la­do «¿El gobierno sovié­ti­co aún sigue los prin­ci­pios adop­ta­dos hace vein­te años?», Trotsky resu­mía el pro­ce­so por el cual fue­ron anu­la­das las con­quis­tas obte­ni­das por la mujer des­pués de la revo­lu­ción:

«La posi­ción de la mujer es el indi­ca­ti­vo más cla­ro y elo­cuen­te para eva­luar un régi­men social y la polí­ti­ca del Esta­do. La Revo­lu­ción de Octu­bre ins­cri­bió en su ban­de­ra la eman­ci­pa­ción de la mujer y creó la legis­la­ción más pro­gre­si­va de la his­to­ria sobre el casa­mien­to y la fami­lia. Esto no quie­re decir, cla­ro, que sólo eso bas­ta­se para que la mujer sovié­ti­ca tuvie­ra, inme­dia­ta­men­te, una ‘vida feliz’. La ver­da­de­ra eman­ci­pa­ción de la mujer es incon­ce­bi­ble sin un aumen­to gene­ral de la eco­no­mía y de la cul­tu­ra, sin la des­truc­ción de la uni­dad eco­nó­mi­ca fami­liar peque­ño-bur­gue­sa, sin la intro­duc­ción de la ela­bo­ra­ción socia­li­za­da de los ali­men­tos y sin la edu­ca­ción. Sobre esto, guia­da por su ins­tin­to de con­ser­va­ción, la buro­cra­cia se asus­tó con la ‘desin­te­gra­ción’ de la fami­lia. Comien­za a hacer elo­gios a la vida en fami­lia, o sea, a la escla­vi­tud domés­ti­ca de la mujer. Como si no bas­ta­se, la buro­cra­cia res­tau­ró la pena­li­za­ción cri­mi­nal del abor­to, hacien­do a la mujer retro­ce­der ofi­cial­men­te a la posi­ción de ani­mal de car­ga. En com­ple­ta con­tra­dic­ción con el ABC del comu­nis­mo, la cas­ta domi­nan­te res­ta­ble­ció de este modo el núcleo más reac­cio­na­rio y obs­cu­ran­tis­ta del régi­men cla­sis­ta, es decir, la fami­lia peque­ño-bur­gue­sa» (Escri­tos, 1937 – 38).

A fina­les de la déca­da de 1960 y duran­te la de 1970 se dio en Euro­pa y en los Esta­dos Uni­dos (con refle­jos en los paí­ses del Ter­cer Mun­do) una olea­da de luchas de las muje­res por sus dere­chos, que con­quis­tó en muchos paí­ses impor­tan­tes rei­vin­di­ca­cio­nes. Entre ellas, el dere­cho de divor­cio en Ita­lia y el dere­cho al abor­to en Fran­cia, Ita­lia, Ingla­te­rra y Esta­dos Uni­dos. Estas movi­li­za­cio­nes gene­ra­ron un inten­so deba­te den­tro del mar­xis­mo sobre el carác­ter de las luchas de las muje­res, las raí­ces de su opre­sión y el camino para eli­mi­nar­la.

Mary-Ali­ce Waters, diri­gen­te del SWP (Socia­list Wor­kers Party), de los Esta­dos Uni­dos, ela­bo­ró un docu­men­to que fue, pos­te­rior­men­te, adop­ta­do por el Secre­ta­ria­do Uni­fi­ca­do de la IV Inter­na­cio­nal, enca­be­za­do por Ernest Man­del. En él, Waters pro­po­nía una uni­dad de todas las muje­res en un movi­mien­to autó­no­mo poli­cla­sis­ta e inde­pen­dien­te. Según ella, las muje­res de todas las cla­ses lucha­rán cada día más uni­das entre sí fren­te al capi­ta­lis­mo, que es el enemi­go común, en una diná­mi­ca que no para­rá has­ta derro­tar­lo.

Para reto­mar las posi­cio­nes del trots­kis­mo, la Frac­ción Bol­che­vi­que de la IV Inter­na­cio­nal, ante­ce­so­ra de la LIT-CI, lan­zó, en 1980, el docu­men­to titu­la­do «Las tareas del trots­kis­mo entre las muje­res», que no sólo res­pon­dió al docu­men­to de Waters sino que has­ta hoy sir­ve de orien­ta­ción para el tra­ba­jo y las posi­cio­nes mar­xis­tas sobre la cues­tión. Este docu­men­to afir­ma que la uni­dad de las muje­res por enci­ma de las cla­ses es impo­si­ble debi­do a las con­tra­dic­cio­nes polí­ti­cas y socia­les de la lucha entre la revo­lu­ción y la con­tra­rre­vo­lu­ción. Los trots­kis­tas deben apo­yar y hacer uni­dad de acción en las luchas por las rei­vin­di­ca­cio­nes demo­crá­ti­cas espe­cí­fi­cas de las muje­res, pero su par­ti­ci­pa­ción en tales movi­mien­tos tie­ne como obje­ti­vo ganar a las muje­res, prin­ci­pal­men­te a las obre­ras, a tra­vés de la movi­li­za­ción, para que rom­pan con la bur­gue­sía y el refor­mis­mo y se unan a su cla­se y al par­ti­do revo­lu­cio­na­rio. Reafir­ma que los trots­kis­tas están en la pri­me­ra fila de la lucha por las rei­vin­di­ca­cio­nes con­tra la opre­sión de la mujer y, para eso, su pro­gra­ma debe con­tem­plar las deman­das demo­crá­ti­cas como abor­to libre y gra­tui­to, divor­cio o ple­na igual­dad legal. Por las deman­das de las obre­ras y muje­res pobres, como sala­rio igual para tra­ba­jo igual, reduc­ción de la jor­na­da, guar­de­rías, res­tau­ran­tes y lavan­de­rías colec­ti­vas, por un sala­rio para el ama de casa y pleno empleo para la mujer. Exi­ge repre­sen­ta­ción de las muje­res en las direc­cio­nes sin­di­ca­les y la crea­ción de comi­sio­nes feme­ni­nas en los sin­di­ca­tos. Por la defen­sa de las con­di­cio­nes de vida de la fami­lia obre­ra y cam­pe­si­na; por ser­vi­cios públi­cos de salud, edu­ca­ción y recrea­ción gra­tui­tos, y por sub­si­dios para los hijos. Con­clu­ye afir­man­do que ese pro­gra­ma demo­crá­ti­co y tran­si­cio­nal tie­ne un úni­co obje­ti­vo: la movi­li­za­ción de las muje­res obre­ras y pobres jun­to a su cla­se, por la toma del poder por el pro­le­ta­ria­do y la revo­lu­ción socia­lis­ta mun­dial, que es la úni­ca que podrá garan­ti­zar la igual­dad ple­na y per­ma­nen­te de las muje­res y de todos los opri­mi­dos.

Bajo nue­vas bases, el mis­mo com­ba­te que se libra­ba en la I Inter­na­cio­nal entre los mar­xis­tas revo­lu­cio­na­rios y los refor­mis­tas de todos los mati­ces, sobre el papel de la mujer en la socie­dad, si su lugar pre­des­ti­na­do es el hogar o el mun­do ente­ro, con­ti­núa has­ta hoy. Fir­mes en la defen­sa de la revo­lu­ción socia­lis­ta y la orga­ni­za­ción de las muje­res tra­ba­ja­do­ras y pobres en las filas revo­lu­cio­na­rias, al lado de su cla­se, los mar­xis­tas revo­lu­cio­na­rios man­tie­nen vivo el com­ba­te del movi­mien­to socia­lis­ta inter­na­cio­nal por la libe­ra­ción de la mujer. En con­tra­par­ti­da, al afir­mar que el pro­ble­ma de la mujer es un pro­ble­ma de géne­ro, que pue­de ser resuel­to den­tro del capi­ta­lis­mo, y que, por eso, las muje­res tra­ba­ja­do­ras y pobres deben estar jun­to con todas las muje­res, apar­ta­das de la lucha de cla­ses, el femi­nis­mo refor­mis­ta reto­ma lo más atra­sa­do del pasa­do de la lucha de los tra­ba­ja­do­res, de qué el lugar de la mujer es el hogar. Por­que, como dice Lenin, la úni­ca for­ma de eman­ci­par a la mujer es eman­ci­par al con­jun­to de la cla­se tra­ba­ja­do­ra por la revo­lu­ción socia­lis­ta y la cons­truc­ción de nue­vas bases socia­les, sin explo­ta­ción, sin opre­sión y con igual­dad ple­na entre hom­bres y muje­res.

Publi­ca­do por Géne­ro con Cla­se

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *