«Cómo no que­rer­te, Alba». Un libro de los imprescindibles

Alba era una joven medi­co nava­rra, de Gares, ase­si­na­da en El Sal­va­dor, mien­tras rea­li­za­ba labo­res inter­na­cio­na­lis­tas. El ejer­ci­to fas­cis­ta sal­va­do­re­ño la ase­sino sin con­ten­pla­cio­nes, cuan­do esta­ba en la tarea de ayu­dar a un pue­blo hermano.

La memo­ria de Alba, debe estar pre­sen­te en Eus­kal Herria por siem­pre. Algu­nos de los mejo­res hijos de esta tie­rra deja­ron su vida en tie­rras extran­je­ras, cum­plien­do su tarea revo­lu­cio­na­ria y Alba no es sino una de ellas.

La tra­di­cion inter­na­cio­na­lis­ta vas­ca, no es pues, nove­do­sa. Des­de aque­llos leja­nos guda­rias de los años 30 que mue­rie­ron com­ba­tien­do el fas­cis­mo espa­ñol en Astu­ries y otros luga­res, como Fran­cia (cabe recor­dar que una iku­rri­ña fue de las pri­me­ras en entrar en Paris, tras ven­cer a los nazis, iku­rri­ña que por­ta­ba un bata­llon de ANV)hasta per­so­nas como Alba, assi­na­da en El Salvador.

Boltxe Kolek­ti­boa, como inter­na­cio­na­lis­tas que somos, que­re­mos reco­men­dar enca­re­ci­da­men­te la lec­tu­ra de este libro de Txa­la­par­ta y aqui os deja­mos una rese­ña tan­to del libro como del autor

Cómo no que­rer­te, Alba
Iña­ki Gon­za­lo, Kitxu
Txa­la­par­ta 2010

Bio­gra­fia

El 10 de sep­tiem­bre de 1990, la joven médi­co de Gares Bego­ña Gar­cía Aran­di­go­yen, Alba, resul­ta­ba heri­da de bala duran­te un enfren­ta­mien­to entre una patru­lla de las fuer­zas Arma­das de El Sal­va­dor y una colum­na de la gue­rri­lla Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo (ERP), del Fren­te Fara­bun­do Marí de Libe­ra­ción Nacio­nal (FMLN). Según la ver­sión ofi­cial, la bri­ga­dis­ta vas­ca murió a con­se­cuen­cia del cru­ce de dis­pa­ros entre ambos. Sin embar­go, la reali­dad fue otra: Alba fue heri­da y cap­tu­ra­da viva por los mili­ta­res sal­va­do­re­ños. Des­pués, fue vio­la­da, tor­tu­ra­da y eje­cu­ta­da con un tiro en la nuca. La joven for­ma­ba par­te del per­so­nal sani­ta­rio de aque­lla colum­na gue­rri­lle­ra que fue acri­bi­lla­da a tiros en los cafe­ta­les de las fal­das del vol­cán de San­ta Ana.

Esta obra es la his­to­ria que hubie­ra podi­do ser, la bio­gra­fía, a veces ima­gi­na­da, a veces real, de una gran mujer, de una revo­lu­cio­na­ria cabal, Alba, que murió a miles de kiló­me­tros de su casa, en una gue­rra con­tra la injus­ti­cia que hizo suya. Alba repar­tió su amor entre dos pue­blos, entre los mar­gi­na­dos, por­que como ella solía decir, la lucha no tie­ne fronteras.

PEQUEÑO TEXTO DEL AUTOR, REFIRIRIENDOSE A SU «ZULO»

Des­de mi zulo

El habi­tácu­lo don­de per­ma­nez­co vein­te horas al día mide tres metros de lar­go por 1,80 de ancho. Cons­ta de: un camas­tro de hie­rro, un tabu­re­te cla­va­do al sue­lo, una mesa de made­ra de 80 cm. de lar­go y 40 de ancho,dos bal­das de pie­dra, un retre­te y el lava­bo. Las pare­des se cubren de hume­dad en invierno y se des­con chan duran­te el verano. En la par­te infe­rior de la puer­ta dis­pon­go de un para­pe­to de perió­di­cos y bol­sas de basu­ra, y en el agu­je­ro del retre­te de una bote­lla de plás­ti­co para que las ratas no entren por la noche.

Se nos sir­ven tres racio­nes al día en ban­de­jas de metal. Duran­te los cha­peos per­ma­nez­co 24 horas al día en un espa­cio infe­rior a seis metros cua­dra­dos; en los perio­dos de cum­pli­mien­to de san­cio­nes, 22 horas dia­rias. No ten­go acce­so a nin­gu­na acti­vi­dad del cen­tro, ni a la biblio­te­ca, ni al cine, ni al salón de actos, ni al cam­po de fut­bol, ni a talle­res. Duran­te los tras­la­dos nos encie­rran en jau­las de cha­pa metá­li­ca de un metro de l argo por 50 cm. de ancho. Su úni­ca ven­ti­la­ción con­sis­te en una aber­tu­ra en la par­te infe­rior de la puer­ta. La estan­cia en estas jau­las se pro­lon­ga en oca­sion es duren­te 10, 12 o14 horas. Con fre­cuen­cia el olor a vómi­tos es tan inso­por­tabl e, sobre todo en verano, cuan­do las cone­je­ras se con­vier­ten en auten­ti­cos hornos.

Recu­rro a una ima­gen grá­fi­ca: los vago­nes don­de los nazis tras­la­da­ban a los judíos a los cam­pos de exter­mi­nio. Los habi­tácu­los don­de 562 ciu­da­da­nos vas­cos per­ma­ne­ce­mos secues­tra­dos están l oca­li­za­dos, aun­que su acce­so es com­pli­ca­do. El mío se encuen­tra en el núme­ro 4 de la calle Már­ti­res de la ciu­dad de Oca­ña, a 450 kiló­me­tros de mi lugar habi­tual de resi­den­cia. Los intere­sa­dos pue­den diri­gir­se tam­bién al km. 72 de la carre­te­ra de Ayo­ra, en Alba­ce­te, o al km.7 de la carre­te­ra de Oli­ven­za, en Bada­joz, o al pun­to kilo­mé­tri­co 10 de la carre­te­ra de Madrid a Jaén, o a Pal­ma de Mallor­ca, o a Cádiz, o a Gran Cana­ria, o a Ceu­ta o a París. Pro­pon­go tam­bién que los intere­sa­dos conoz­can por den­tro cual­quie­ra de los 44 zulos del celu­lar, sito en la loca­li­dad madri­le­ña de Naval­car­ne­ro, o que se en tre­vis­ten con los ciu­da­da­nos vas­cos que lle­van 7000 días ence­rra­dos en habi­tá­cul os de tres metros de lar­go por 1,80 de ancho. Duran­te mi estan­cia en pri­sión he sido tes­ti­go direc­to de ahor­ca­mien­tos, inten­tos de sui­ci­dio, apa­lea­mien­tos a pre­sos socia­les y del colec­ti­vo, veja­cio­nes, cacheos humi­llan­tes, defun­cio­nes por enfer­me­dad, epi­so­dios de una cruel­dad difi­cil de expli­car e impo­si­ble de ima­gi­nar. Las huel­gas de ham­bre, los txa­peos, el enfren­ta­mien­to direc­to, la ten­sión, la sole­dad, el ais­la­mien­to, la rabia, la impo­ten­cia… son el con­tra­pun­to a los dere­chos que los cha­ca­les de la infor­ma­ción ase­gu­ran dis­fru­ta­mos los pre­sos pol íti­cos vas­cos en el inte­rior de los habi­tácu­los don­de nos man­tie­nen secuestrados.

Iña­ki Gon­za­lo Casal Kitxu (Egin, 1997.07.14)

Iña­ki, autor del libro

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *