Por la segun­da inde­pen­den­cia (PRT – Santucho)

EL BICENTENARIO DE LOS K Y LA OPOSICIÓN:
El Gobierno de Cris­ti­na Kirch­ner pre­sen­tó una agen­da de acti­vi­da­des ofi­cia­lis­tas que inclu­ye la rea­li­za­ción de fes­ti­va­les, fies­tas, con­cur­sos, des­fi­les de moda, cer­tá­me­nes lite­ra­rios, con­gre­sos, encuen­tros depor­ti­vos y otras accio­nes mediá­ti­cas, del mis­mo modo que la Oli­gar­quía fes­te­ja­ba el pri­mer cen­te­na­rio en 1910 con impo­nen­tes actos para demos­trar­le al mun­do su “gran­de­za”, y por el otro lado aumen­ta­ba la pobre­za, la súper explo­ta­ción, la entre­ga y la represión.

El Gobierno, levan­tan­do las ban­de­ras de la Revo­lu­ción de Mayo, lla­ma a una “Con­cer­ta­ción” que sig­ni­fi­ca por un lado más ham­bre y mise­ria para los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo pobre y por otro el aumen­to de los nego­cios para los mono­po­lios. Es evi­den­te que la “Con­cer­ta­ción” plan­tea­da está basa­da en la com­pra de volun­ta­des y “repre­sen­ta­cio­nes polí­ti­cas” median­te el pre­su­pues­to nacio­nal, la coop­ta­ción de sec­to­res popu­la­res con pre­ben­das, y las “inde­fi­ni­cio­nes” u “opor­tu­nis­mos” ante los anun­cia­dos avan­ces de la “dere­cha” que ade­lan­tan “alian­zas espu­rias”, como tam­bién la crea­ción de cau­ces ins­ti­tu­cio­na­les para con­te­ner la bron­ca de las masas popu­la­res. Lo real y pal­pa­ble es que la ges­tión actual no ha con­se­gui­do la esta­bi­li­dad desea­da, y por eso recu­rre per­ma­nen­te­men­te al ata­que sobre las con­di­cio­nes de vida de la inmen­sa mayo­ría de tra­ba­ja­do­res y trabajadoras.

Fren­te a los ava­ta­res de la cri­sis eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y social el Gobierno y la opo­si­ción de coti­llón bus­can ins­ta­lar a tra­vés de sus pode­ro­sos medios mate­ria­les (TV, radio, dia­rios, Inter­net, afi­ches, cam­pa­ñas, etc.) más con­fu­sión, enga­ño y fal­sas sali­das para nues­tro pue­blo y nues­tra Patria. De este modo, quie­ren impo­ner que las pro­ble­má­ti­cas más urgen­tes y sen­ti­das por las mayo­rías pasen a un segun­do plano: sala­rios, tra­ba­jo genuino, salud, edu­ca­ción, vivien­da, tie­rra, con­ta­mi­na­ción, etc.

EL GIRO FONDOMONETARISTA, ¿GOBIERNO VS. OPOSICIÓN DE COTILLON?:
“La situa­ción fis­cal del país se dete­rio­ró a medi­da que los pre­cios inter­na­cio­na­les de las mate­rias pri­mas limi­ta­ron un mode­lo basa­do prin­ci­pal­men­te en la agro expor­ta­ción…. (En este esce­na­rio) el Gobierno recu­rrió a los fon­dos del ANSES, (y) del PAMI… (etc.)” (Por la Sen­da San­tu­chis­ta Nº 3, órgano ofi­cial del Fren­te San­tu­chis­ta). Por ello cuan­do el Minis­tro Bou­dou anun­cia “vol­ver al mer­ca­do finan­cie­ro inter­na­cio­nal con el máxi­mo nivel ins­ti­tu­cio­nal” reafir­ma la inten­ción de los K de inten­tar resol­ver las pro­ble­má­ti­cas eco­nó­mi­cas pagan­do la deu­da ile­gí­ti­ma y frau­du­len­ta, pidien­do pres­ta­do y aumen­tan­do el endeu­da­mien­to. La “pelea” en todos los medios de comu­ni­ca­ción entre el ofi­cia­lis­mo y la “opo­si­ción” en torno a la deu­da exter­na, demues­tra en reali­dad dife­ren­cias tác­ti­cas en el modo de pagar la deu­da, de cómo y cuán­do rea­li­zar un duro ajus­te sobre el bol­si­llo del tra­ba­ja­dor. Aun­que reafir­man­do un solo rum­bo estra­té­gi­co: garan­ti­zar los nego­cios de los mono­po­lios y el impe­ria­lis­mo, en miras al 2011.

Por tan­to ni el Gobierno, ni la “opo­si­ción”, expre­san los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. La preo­cu­pa­ción de ambas par­tes no es la con­ti­nui­dad o el agra­va­mien­to de los irre­suel­tos pro­ble­mas del pue­blo, sino el man­te­ni­mien­to de las garan­tías para las gran­des empre­sas y mono­po­lios, y la pre­pa­ra­ción de los cau­ces ins­ti­tu­cio­na­les para con­te­ner la indig­na­ción popular.

LA SALIDA NO ES INSTITUCIONAL: LUCHA O COLABORACIÓN
En un esce­na­rio de cri­sis y ascen­so de las luchas de los tra­ba­ja­do­res ocu­pa­dos y des­ocu­pa­dos, y otros sec­to­res popu­la­res, van que­dan­do sin mar­gen las ideas erró­neas que bus­can embe­lle­cer a tal o cual frac­ción de la bur­gue­sía, a tal o cual repre­sen­tan­te del “pro­gre­sis­mo” más humano, a tal o cual “sue­ño” de sali­da ins­ti­tu­cio­nal. Y en este sen­ti­do la nece­si­dad de la uni­dad de acción para redo­blar la lucha por los dere­chos popu­la­res y con­tra el Gobierno de los mono­po­lios se acrecienta.

El aumen­to de la capa­ci­dad de acción, movi­li­za­ción y orga­ni­za­ción del movi­mien­to popu­lar, y su des­plie­gue en el esce­na­rio nacio­nal, per­mi­ti­rá la con­quis­ta de impor­tan­tes dere­chos polí­ti­cos y socia­les. Sabe­mos que estas con­quis­tas tie­nen y ten­drán carác­ter tran­si­to­rio en los mar­cos del actual sis­te­ma capi­ta­lis­ta; por ello no pode­mos ver estos avan­ces como un fin en sí mis­mo, sino como un medio para aumen­tar la pre­pa­ra­ción del pue­blo, ins­ta­lar la polí­ti­ca y la vía revo­lu­cio­na­ria, ejer­cer la voca­ción de poder y avan­zar en la con­so­li­da­ción de un ver­da­de­ro pro­yec­to polí­ti­co revo­lu­cio­na­rio en nues­tra Patria. Este es el camino que per­mi­ti­rá com­ba­tir todo inten­to de des­vir­tuar las luchas de nues­tro pue­blo por el camino de las dádi­vas o las fal­sas espe­ran­zas en vías de cola­bo­ra­ción o con­ci­lia­ción con fal­sos ami­gos o direc­ta­men­te con los enemi­gos de clase.

La defen­sa de los dere­chos popu­la­res, las liber­ta­des o las mejo­res con­di­cio­nes de vida se con­quis­tan con enér­gi­cas luchas y resis­ten­cias. E insis­ti­mos, no son un fin en sí mis­mo. Son un fin en sí mis­mo para aque­llos que nie­gan la nece­si­dad de la cons­truc­ción de la alter­na­ti­va polí­ti­ca o de la revo­lu­ción, aho­gán­do­la en ilu­so­rias vías pací­fi­cas, elec­to­ra­les, de con­ci­lia­ción en des­pa­chos ofi­cia­les o de cons­truc­ción del “poder popu­lar” con millo­nes de pesos del Esta­do para, a fin de cuen­tas, ter­mi­nar apo­yan­do o sien­do fun­cio­na­les a las repre­sen­ta­cio­nes polí­ti­cas de los mono­po­lios. Por ello, para los San­tu­chis­tas, “nacio­na­li­zar la con­fian­za” es reafir­mar la vía revo­lu­cio­na­ria para la toma del Poder, es mar­char con fe en el pue­blo y en la vic­to­ria inevi­ta­ble de la revo­lu­ción socia­lis­ta y es con­fiar en la auten­ti­ca capa­ci­dad revo­lu­cio­na­ria de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y las masas popu­la­res. Los tiem­pos de la lucha de cla­ses en Argen­ti­na del 2010 esta­rá mar­ca­da por la dispu­ta en las calles, en la toma de fábri­cas, en las bata­llas estu­dian­ti­les, en los cor­tes de ruta, y en cada una de las luchas de los tra­ba­ja­do­res, tra­ba­ja­do­ras y del pue­blo pobre. Y no serán los tiem­pos que bus­can ins­ta­lar social­de­mó­cra­tas y refor­mis­tas de cons­truir tal o cual alian­za elec­to­ral. Por ello reafir­ma­mos lo resuel­to en el últi­mo Encuen­tro del Cono­Sur rea­li­za­do los días 8, 9, 10 y 11 de octu­bre del 2009, don­de inter­vi­nie­ron orga­ni­za­cio­nes her­ma­nas de Chi­le, Uru­guay, Vene­zue­la, Para­guay, Colom­bia, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na y otros paí­ses: “Ins­pi­ra­dos en el ejem­plo del Coman­dan­te Ernes­to Gue­va­ra, hoy día nos encon­tra­mos en un momen­to his­tó­ri­co don­de la arti­cu­la­ción de una estra­te­gia con­ti­nen­tal se hace impres­cin­di­ble para enfren­tar nue­va­men­te a los enemi­gos comu­nes: El impe­ria­lis­mo Nor­te­ame­ri­cano, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta en cada uno de nues­tros paí­ses y las expre­sio­nes refor­mis­tas y social­de­mó­cra­tas que pre­ten­den des­vir­tuar la lucha revo­lu­cio­na­ria de los pueblos…”

ALZAR NUEVOS GRITOS DE REBELDIA E INDEPENDENCIA:
El Bicen­te­na­rio de los de aba­jo es un lla­ma­do a cons­truir el poder del pue­blo que logre rom­per y hacer oír el rui­do roto de esas cade­nas que nos atan al impe­ria­lis­mo y a sus socios y garan­tes loca­les, que quie­ren ama­rrar de cual­quier for­ma y bajo cual­quier argu­men­to al pue­blo a las peo­res con­di­cio­nes de vida y opre­sión. Asi­mis­mo es una con­vo­ca­to­ria patrió­ti­ca a repu­diar en cada rin­cón de nues­tro país a los mono­po­lios loca­les y extran­je­ros, y al impe­ria­lis­mo (prin­ci­pal­men­te yan­qui), orga­ni­zan­do múl­ti­ples accio­nes de recha­zo y resistencia.
Des­de el Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res, PRT-San­tu­cho, inte­gran­te del Fren­te San­tu­chis­ta, sos­te­ne­mos que las tareas patrió­ti­cas no se desa­rro­lla­rán con­se­cuen­te­men­te yen­do de fur­gón de cola de tal o cuál sec­tor secuaz del poder de turno, ni con­ci­lian­do ante las con­tra­dic­cio­nes inter­bur­gue­sas. Los tiem­pos actua­les exi­gen polí­ti­cas cla­ras para enfren­tar a los enemi­gos del pueblo.
Por ello en este Bicen­te­na­rio plan­tea­mos una serie de pun­tos bási­cos, que mar­can linea­mien­tos patrió­ti­cos estratégicos:

- Rup­tu­ra con los pac­tos lesi­vos a la sobe­ra­nía nacio­nal que com­pro­me­ten a nues­tra Patria con Esta­dos Uni­dos y otros paí­ses, su publi­ca­ción y su denun­cia.

- Rup­tu­ra de los acuer­dos con el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID), Ban­co Mun­dial (BM), y todo otro orga­nis­mo de con­trol y pene­tra­ción imperialista.

- Expro­pia­ción sin pago y nacio­na­li­za­ción de todas las empre­sas mono­po­lis­tas y de los capi­ta­les “loca­les” que las apoyen.

- Fin de las pri­va­ti­za­cio­nes. Por la rees­ta­ti­za­ción de los FFCC, YPF, comu­ni­ca­cio­nes y demás empre­sas estra­té­gi­cas bajo el con­trol acti­vo de los trabajadores.

- Nacio­na­li­za­ción de la Ban­ca y el Comer­cio Exterior.

- Con­tra el saqueo y la con­ta­mi­na­ción. Por la defen­sa de los recur­sos natu­ra­les estra­té­gi­cos saquea­dos por los mono­po­lios y el imperialismo.

- Defen­sa irres­tric­ta de todos los dere­chos popu­la­res: sala­rios acor­de al valor de la canas­ta fami­liar, tra­ba­jo genuino, salud, edu­ca­ción y vivien­das dig­nas, cul­tu­ra, etc.

- Supre­sión del Ejér­ci­to mer­ce­na­rio, anti­na­cio­nal y anti­po­pu­lar, la poli­cía y todo otro orga­nis­mo repre­si­vo. Jui­cio y cas­ti­go a los repre­so­res de ayer y hoy.

- Por la lucha sin tre­gua con­tra los mono­po­lios y el impe­ria­lis­mo en cada rin­cón de Nues­tra­mé­ri­ca, por la con­quis­ta de una Patria Gran­de Libe­ra­da y Socia­lis­ta, úni­co camino para lograr la feli­ci­dad y el pleno ejer­ci­cio de los dere­chos populares.

¡AHORA ES CUANDO!
Ante este esce­na­rio no cabe nin­gu­na opción reflu­jis­ta o de replie­gue que se des­en­tien­da de las inci­pien­tes luchas que se vie­nen desa­rro­llan­do, aun­que de mane­ra aun frag­men­ta­da y embrio­na­ria, des­de el pue­blo. No cabe, tam­po­co, nin­gu­na alter­na­ti­va “demo­crá­ti­ca” o “ins­ti­tu­cio­nal”, como ins­tan­cia supe­ra­do­ra de la demo­cra­cia bur­gue­sa que se desa­rro­lle en su pro­pio terreno, ya que estas expre­sio­nes, como lo demues­tra cer­te­ra­men­te nues­tra his­to­ria recien­te y no tan recien­te, limi­tan y recor­tan la capa­ci­dad de lucha de los sec­to­res popu­la­res y sólo se pre­sen­tan en tér­mi­nos elec­to­ra­les como alter­na­ti­va “demo­crá­ti­ca” o “cen­tro izquier­dis­ta” para des­viar o des­vir­tuar la lucha ver­da­de­ra­men­te anti­ca­pi­ta­lis­ta, con­se­cuen­te­men­te revo­lu­cio­na­ria, popu­lar­men­te patrió­ti­ca y defi­ni­da­men­te por el socia­lis­mo.

Por todo lo ante­rior es que seña­la­mos la nece­si­dad de avan­zar en las dife­ren­tes ins­tan­cias de uni­dad de acción, polí­ti­ca y social, en lo local, regio­nal, pro­vin­cial y nacio­nal, que poten­cien la capa­ci­dad de orga­ni­za­ción y com­ba­ti­vi­dad del pue­blo en nues­tra patria; como tam­bién otras ins­tan­cias de coor­di­na­ción que per­mi­tan cons­truir los cimien­tos de una ver­da­de­ra alter­na­ti­va en Argen­ti­na para resol­ver defi­ni­ti­va­men­te el pro­ble­ma del poder, obje­ti­vo sine qua non de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias consecuentes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.