Por la segun­da inde­pen­den­cia (PRT – San­tu­cho)

EL BICENTENARIO DE LOS K Y LA OPOSICIÓN:
El Gobierno de Cris­ti­na Kirch­ner pre­sen­tó una agen­da de acti­vi­da­des ofi­cia­lis­tas que inclu­ye la rea­li­za­ción de fes­ti­va­les, fies­tas, con­cur­sos, des­fi­les de moda, cer­tá­me­nes lite­ra­rios, con­gre­sos, encuen­tros depor­ti­vos y otras accio­nes mediá­ti­cas, del mis­mo modo que la Oli­gar­quía fes­te­ja­ba el pri­mer cen­te­na­rio en 1910 con impo­nen­tes actos para demos­trar­le al mun­do su “gran­de­za”, y por el otro lado aumen­ta­ba la pobre­za, la súper explo­ta­ción, la entre­ga y la repre­sión.

El Gobierno, levan­tan­do las ban­de­ras de la Revo­lu­ción de Mayo, lla­ma a una “Con­cer­ta­ción” que sig­ni­fi­ca por un lado más ham­bre y mise­ria para los tra­ba­ja­do­res y el pue­blo pobre y por otro el aumen­to de los nego­cios para los mono­po­lios. Es evi­den­te que la “Con­cer­ta­ción” plan­tea­da está basa­da en la com­pra de volun­ta­des y “repre­sen­ta­cio­nes polí­ti­cas” median­te el pre­su­pues­to nacio­nal, la coop­ta­ción de sec­to­res popu­la­res con pre­ben­das, y las “inde­fi­ni­cio­nes” u “opor­tu­nis­mos” ante los anun­cia­dos avan­ces de la “dere­cha” que ade­lan­tan “alian­zas espu­rias”, como tam­bién la crea­ción de cau­ces ins­ti­tu­cio­na­les para con­te­ner la bron­ca de las masas popu­la­res. Lo real y pal­pa­ble es que la ges­tión actual no ha con­se­gui­do la esta­bi­li­dad desea­da, y por eso recu­rre per­ma­nen­te­men­te al ata­que sobre las con­di­cio­nes de vida de la inmen­sa mayo­ría de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras.

Fren­te a los ava­ta­res de la cri­sis eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y social el Gobierno y la opo­si­ción de coti­llón bus­can ins­ta­lar a tra­vés de sus pode­ro­sos medios mate­ria­les (TV, radio, dia­rios, Inter­net, afi­ches, cam­pa­ñas, etc.) más con­fu­sión, enga­ño y fal­sas sali­das para nues­tro pue­blo y nues­tra Patria. De este modo, quie­ren impo­ner que las pro­ble­má­ti­cas más urgen­tes y sen­ti­das por las mayo­rías pasen a un segun­do plano: sala­rios, tra­ba­jo genuino, salud, edu­ca­ción, vivien­da, tie­rra, con­ta­mi­na­ción, etc.

EL GIRO FONDOMONETARISTA, ¿GOBIERNO VS. OPOSICIÓN DE COTILLON?:
“La situa­ción fis­cal del país se dete­rio­ró a medi­da que los pre­cios inter­na­cio­na­les de las mate­rias pri­mas limi­ta­ron un mode­lo basa­do prin­ci­pal­men­te en la agro expor­ta­ción…. (En este esce­na­rio) el Gobierno recu­rrió a los fon­dos del ANSES, (y) del PAMI… (etc.)” (Por la Sen­da San­tu­chis­ta Nº 3, órgano ofi­cial del Fren­te San­tu­chis­ta). Por ello cuan­do el Minis­tro Bou­dou anun­cia “vol­ver al mer­ca­do finan­cie­ro inter­na­cio­nal con el máxi­mo nivel ins­ti­tu­cio­nal” reafir­ma la inten­ción de los K de inten­tar resol­ver las pro­ble­má­ti­cas eco­nó­mi­cas pagan­do la deu­da ile­gí­ti­ma y frau­du­len­ta, pidien­do pres­ta­do y aumen­tan­do el endeu­da­mien­to. La “pelea” en todos los medios de comu­ni­ca­ción entre el ofi­cia­lis­mo y la “opo­si­ción” en torno a la deu­da exter­na, demues­tra en reali­dad dife­ren­cias tác­ti­cas en el modo de pagar la deu­da, de cómo y cuán­do rea­li­zar un duro ajus­te sobre el bol­si­llo del tra­ba­ja­dor. Aun­que reafir­man­do un solo rum­bo estra­té­gi­co: garan­ti­zar los nego­cios de los mono­po­lios y el impe­ria­lis­mo, en miras al 2011.

Por tan­to ni el Gobierno, ni la “opo­si­ción”, expre­san los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra. La preo­cu­pa­ción de ambas par­tes no es la con­ti­nui­dad o el agra­va­mien­to de los irre­suel­tos pro­ble­mas del pue­blo, sino el man­te­ni­mien­to de las garan­tías para las gran­des empre­sas y mono­po­lios, y la pre­pa­ra­ción de los cau­ces ins­ti­tu­cio­na­les para con­te­ner la indig­na­ción popu­lar.

LA SALIDA NO ES INSTITUCIONAL: LUCHA O COLABORACIÓN
En un esce­na­rio de cri­sis y ascen­so de las luchas de los tra­ba­ja­do­res ocu­pa­dos y des­ocu­pa­dos, y otros sec­to­res popu­la­res, van que­dan­do sin mar­gen las ideas erró­neas que bus­can embe­lle­cer a tal o cual frac­ción de la bur­gue­sía, a tal o cual repre­sen­tan­te del “pro­gre­sis­mo” más humano, a tal o cual “sue­ño” de sali­da ins­ti­tu­cio­nal. Y en este sen­ti­do la nece­si­dad de la uni­dad de acción para redo­blar la lucha por los dere­chos popu­la­res y con­tra el Gobierno de los mono­po­lios se acre­cien­ta.

El aumen­to de la capa­ci­dad de acción, movi­li­za­ción y orga­ni­za­ción del movi­mien­to popu­lar, y su des­plie­gue en el esce­na­rio nacio­nal, per­mi­ti­rá la con­quis­ta de impor­tan­tes dere­chos polí­ti­cos y socia­les. Sabe­mos que estas con­quis­tas tie­nen y ten­drán carác­ter tran­si­to­rio en los mar­cos del actual sis­te­ma capi­ta­lis­ta; por ello no pode­mos ver estos avan­ces como un fin en sí mis­mo, sino como un medio para aumen­tar la pre­pa­ra­ción del pue­blo, ins­ta­lar la polí­ti­ca y la vía revo­lu­cio­na­ria, ejer­cer la voca­ción de poder y avan­zar en la con­so­li­da­ción de un ver­da­de­ro pro­yec­to polí­ti­co revo­lu­cio­na­rio en nues­tra Patria. Este es el camino que per­mi­ti­rá com­ba­tir todo inten­to de des­vir­tuar las luchas de nues­tro pue­blo por el camino de las dádi­vas o las fal­sas espe­ran­zas en vías de cola­bo­ra­ción o con­ci­lia­ción con fal­sos ami­gos o direc­ta­men­te con los enemi­gos de cla­se.

La defen­sa de los dere­chos popu­la­res, las liber­ta­des o las mejo­res con­di­cio­nes de vida se con­quis­tan con enér­gi­cas luchas y resis­ten­cias. E insis­ti­mos, no son un fin en sí mis­mo. Son un fin en sí mis­mo para aque­llos que nie­gan la nece­si­dad de la cons­truc­ción de la alter­na­ti­va polí­ti­ca o de la revo­lu­ción, aho­gán­do­la en ilu­so­rias vías pací­fi­cas, elec­to­ra­les, de con­ci­lia­ción en des­pa­chos ofi­cia­les o de cons­truc­ción del “poder popu­lar” con millo­nes de pesos del Esta­do para, a fin de cuen­tas, ter­mi­nar apo­yan­do o sien­do fun­cio­na­les a las repre­sen­ta­cio­nes polí­ti­cas de los mono­po­lios. Por ello, para los San­tu­chis­tas, “nacio­na­li­zar la con­fian­za” es reafir­mar la vía revo­lu­cio­na­ria para la toma del Poder, es mar­char con fe en el pue­blo y en la vic­to­ria inevi­ta­ble de la revo­lu­ción socia­lis­ta y es con­fiar en la auten­ti­ca capa­ci­dad revo­lu­cio­na­ria de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y las masas popu­la­res. Los tiem­pos de la lucha de cla­ses en Argen­ti­na del 2010 esta­rá mar­ca­da por la dispu­ta en las calles, en la toma de fábri­cas, en las bata­llas estu­dian­ti­les, en los cor­tes de ruta, y en cada una de las luchas de los tra­ba­ja­do­res, tra­ba­ja­do­ras y del pue­blo pobre. Y no serán los tiem­pos que bus­can ins­ta­lar social­de­mó­cra­tas y refor­mis­tas de cons­truir tal o cual alian­za elec­to­ral. Por ello reafir­ma­mos lo resuel­to en el últi­mo Encuen­tro del Cono­Sur rea­li­za­do los días 8, 9, 10 y 11 de octu­bre del 2009, don­de inter­vi­nie­ron orga­ni­za­cio­nes her­ma­nas de Chi­le, Uru­guay, Vene­zue­la, Para­guay, Colom­bia, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na y otros paí­ses: “Ins­pi­ra­dos en el ejem­plo del Coman­dan­te Ernes­to Gue­va­ra, hoy día nos encon­tra­mos en un momen­to his­tó­ri­co don­de la arti­cu­la­ción de una estra­te­gia con­ti­nen­tal se hace impres­cin­di­ble para enfren­tar nue­va­men­te a los enemi­gos comu­nes: El impe­ria­lis­mo Nor­te­ame­ri­cano, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta en cada uno de nues­tros paí­ses y las expre­sio­nes refor­mis­tas y social­de­mó­cra­tas que pre­ten­den des­vir­tuar la lucha revo­lu­cio­na­ria de los pue­blos…”

ALZAR NUEVOS GRITOS DE REBELDIA E INDEPENDENCIA:
El Bicen­te­na­rio de los de aba­jo es un lla­ma­do a cons­truir el poder del pue­blo que logre rom­per y hacer oír el rui­do roto de esas cade­nas que nos atan al impe­ria­lis­mo y a sus socios y garan­tes loca­les, que quie­ren ama­rrar de cual­quier for­ma y bajo cual­quier argu­men­to al pue­blo a las peo­res con­di­cio­nes de vida y opre­sión. Asi­mis­mo es una con­vo­ca­to­ria patrió­ti­ca a repu­diar en cada rin­cón de nues­tro país a los mono­po­lios loca­les y extran­je­ros, y al impe­ria­lis­mo (prin­ci­pal­men­te yan­qui), orga­ni­zan­do múl­ti­ples accio­nes de recha­zo y resis­ten­cia.
Des­de el Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res, PRT-San­tu­cho, inte­gran­te del Fren­te San­tu­chis­ta, sos­te­ne­mos que las tareas patrió­ti­cas no se desa­rro­lla­rán con­se­cuen­te­men­te yen­do de fur­gón de cola de tal o cuál sec­tor secuaz del poder de turno, ni con­ci­lian­do ante las con­tra­dic­cio­nes inter­bur­gue­sas. Los tiem­pos actua­les exi­gen polí­ti­cas cla­ras para enfren­tar a los enemi­gos del pue­blo.
Por ello en este Bicen­te­na­rio plan­tea­mos una serie de pun­tos bási­cos, que mar­can linea­mien­tos patrió­ti­cos estra­té­gi­cos:

- Rup­tu­ra con los pac­tos lesi­vos a la sobe­ra­nía nacio­nal que com­pro­me­ten a nues­tra Patria con Esta­dos Uni­dos y otros paí­ses, su publi­ca­ción y su denun­cia.

- Rup­tu­ra de los acuer­dos con el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), Ban­co Inter­ame­ri­cano de Desa­rro­llo (BID), Ban­co Mun­dial (BM), y todo otro orga­nis­mo de con­trol y pene­tra­ción impe­ria­lis­ta.

- Expro­pia­ción sin pago y nacio­na­li­za­ción de todas las empre­sas mono­po­lis­tas y de los capi­ta­les “loca­les” que las apo­yen.

- Fin de las pri­va­ti­za­cio­nes. Por la rees­ta­ti­za­ción de los FFCC, YPF, comu­ni­ca­cio­nes y demás empre­sas estra­té­gi­cas bajo el con­trol acti­vo de los tra­ba­ja­do­res.

- Nacio­na­li­za­ción de la Ban­ca y el Comer­cio Exte­rior.

- Con­tra el saqueo y la con­ta­mi­na­ción. Por la defen­sa de los recur­sos natu­ra­les estra­té­gi­cos saquea­dos por los mono­po­lios y el impe­ria­lis­mo.

- Defen­sa irres­tric­ta de todos los dere­chos popu­la­res: sala­rios acor­de al valor de la canas­ta fami­liar, tra­ba­jo genuino, salud, edu­ca­ción y vivien­das dig­nas, cul­tu­ra, etc.

- Supre­sión del Ejér­ci­to mer­ce­na­rio, anti­na­cio­nal y anti­po­pu­lar, la poli­cía y todo otro orga­nis­mo repre­si­vo. Jui­cio y cas­ti­go a los repre­so­res de ayer y hoy.

- Por la lucha sin tre­gua con­tra los mono­po­lios y el impe­ria­lis­mo en cada rin­cón de Nues­tra­mé­ri­ca, por la con­quis­ta de una Patria Gran­de Libe­ra­da y Socia­lis­ta, úni­co camino para lograr la feli­ci­dad y el pleno ejer­ci­cio de los dere­chos popu­la­res.

¡AHORA ES CUANDO!
Ante este esce­na­rio no cabe nin­gu­na opción reflu­jis­ta o de replie­gue que se des­en­tien­da de las inci­pien­tes luchas que se vie­nen desa­rro­llan­do, aun­que de mane­ra aun frag­men­ta­da y embrio­na­ria, des­de el pue­blo. No cabe, tam­po­co, nin­gu­na alter­na­ti­va “demo­crá­ti­ca” o “ins­ti­tu­cio­nal”, como ins­tan­cia supe­ra­do­ra de la demo­cra­cia bur­gue­sa que se desa­rro­lle en su pro­pio terreno, ya que estas expre­sio­nes, como lo demues­tra cer­te­ra­men­te nues­tra his­to­ria recien­te y no tan recien­te, limi­tan y recor­tan la capa­ci­dad de lucha de los sec­to­res popu­la­res y sólo se pre­sen­tan en tér­mi­nos elec­to­ra­les como alter­na­ti­va “demo­crá­ti­ca” o “cen­tro izquier­dis­ta” para des­viar o des­vir­tuar la lucha ver­da­de­ra­men­te anti­ca­pi­ta­lis­ta, con­se­cuen­te­men­te revo­lu­cio­na­ria, popu­lar­men­te patrió­ti­ca y defi­ni­da­men­te por el socia­lis­mo.

Por todo lo ante­rior es que seña­la­mos la nece­si­dad de avan­zar en las dife­ren­tes ins­tan­cias de uni­dad de acción, polí­ti­ca y social, en lo local, regio­nal, pro­vin­cial y nacio­nal, que poten­cien la capa­ci­dad de orga­ni­za­ción y com­ba­ti­vi­dad del pue­blo en nues­tra patria; como tam­bién otras ins­tan­cias de coor­di­na­ción que per­mi­tan cons­truir los cimien­tos de una ver­da­de­ra alter­na­ti­va en Argen­ti­na para resol­ver defi­ni­ti­va­men­te el pro­ble­ma del poder, obje­ti­vo sine qua non de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias con­se­cuen­tes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *