Mani­fies­to en defen­sa de Cuba. Invi­ta­mos a [email protected] [email protected] [email protected] de Boltxe a fir­mar­lo [2 Bideo TB. Kuba­ta­rra!]

MANIFIESTO

A pro­pó­si­to de la reso­lu­ción del 11 de mar­zo del Par­la­men­to Euro­peo sobre Cuba, los inte­lec­tua­les, aca­dé­mi­cos, lucha­do­res socia­les, pen­sa­do­res crí­ti­cos y artis­tas de la Red En Defen­sa de la Huma­ni­dad mani­fes­ta­mos:

1. Que com­par­ti­mos la sen­si­bi­li­dad mos­tra­da por los par­la­men­ta­rios euro­peos acer­ca de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos. Como ellos, nos pro­nun­cia­mos por la inme­dia­ta e incon­di­cio­nal libe­ra­ción de todos los pre­sos polí­ti­cos, en todos los paí­ses del mun­do, inclui­dos los de la Unión Euro­pea.

2. Que lamen­ta­mos pro­fun­da­men­te, como ellos, el falle­ci­mien­to del pre­so común Orlan­do Zapa­ta, pero no admi­ti­mos que su muer­te, pri­me­ra “…en casi cua­ren­ta años” según el pro­pio Par­la­men­to, sea ter­gi­ver­sa­da con fines polí­ti­cos muy dis­tin­tos y con­tra­rios a los de la defen­sa de los dere­chos huma­nos.

3. Que ins­tar “…a las ins­ti­tu­cio­nes euro­peas a que den apo­yo incon­di­cio­nal y alien­ten sin reser­vas el ini­cio de un pro­ce­so pací­fi­co de tran­si­ción polí­ti­ca hacia una demo­cra­cia plu­ri­par­ti­dis­ta en Cuba” no sólo es un acto inje­ren­cis­ta, que repro­ba­mos en vir­tud de nues­tro com­pro­mi­so con los prin­ci­pios de no inter­ven­ción y de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos ‑defen­di­dos tam­bién por la ONU‑, y en con­tra de la colo­nia­li­dad, sino que supo­ne un mode­lo úni­co de demo­cra­cia que, por cier­to, cada vez se mues­tra más insu­fi­cien­te y cues­tio­na­ble. La bús­que­da y pro­fun­di­za­ción de la demo­cra­cia supo­ne, entre otras cosas, tras­cen­der sus nive­les for­ma­les e inven­tar nue­vas for­mas autén­ti­ca­men­te repre­sen­ta­ti­vas que no nece­sa­ria­men­te están ceñi­das al plu­ri­par­ti­dis­mo que, como bien se sabe, encu­bre fre­cuen­te­men­te el hecho de que las deci­sio­nes sobre los gran­des pro­ble­mas mun­dia­les son toma­das uni­la­te­ral­men­te por peque­ños gru­pos de inte­rés con inmen­so poder, por enci­ma del régi­men de par­ti­dos.

4. Que pre­ten­der jus­ti­fi­car una intro­mi­sión en los asun­tos polí­ti­cos inter­nos del pue­blo cubano mani­pu­lan­do mediá­ti­ca­men­te el caso de Orlan­do Zapa­ta ‑delin­cuen­te común y de nin­gu­na mane­ra pre­so político‑, coin­ci­de con las polí­ti­cas con­tra­in­sur­gen­tes que han esta­do apli­cán­do­se en Amé­ri­ca Lati­na para dete­ner o dis­tor­sio­nar los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción eman­ci­pa­do­ra que están en cur­so y se suma al cri­mi­nal blo­queo al que ha sido some­ti­do el pue­blo cubano, por el sim­ple hecho de no acep­tar impo­si­cio­nes y defen­der su dere­cho a deci­dir su des­tino con dig­ni­dad e inde­pen­den­cia.

5. Que com­par­ti­mos la preo­cu­pa­ción mos­tra­da por los par­la­men­ta­rios sobre el res­pe­to a los dere­chos huma­nos en Cuba pero la exten­de­mos al mun­do en su tota­li­dad. Así como les preo­cu­pa el caso del delin­cuen­te falle­ci­do (que en 40 años no tie­ne nin­gún ante­ce­den­te simi­lar), los invi­ta­mos a exi­gir el fin de la ocu­pa­ción de Gaza y del hos­ti­ga­mien­to al pue­blo Pales­tino, que ha pro­vo­ca­do no una sino miles de muer­tes; de la inter­ven­ción en Irak y Afga­nis­tán sem­bran­do muer­te y terror en pue­blos y ciu­da­des; de los bom­bar­deos en esos luga­res con el argu­men­to de defen­der la demo­cra­cia; el fin de la doble ocu­pa­ción de Hai­tí; el cie­rre de la pri­sión de Guan­tá­na­mo y la entre­ga de ese terri­to­rio a Cuba, a quien le per­te­ne­ce; la devo­lu­ción de las islas Mal­vi­nas a Argen­ti­na; y, por supues­to, el fin de un blo­queo que vio­la los dere­chos huma­nos del pue­blo cubano y que pue­de poner en duda la cali­dad moral de quien exi­ge tra­to humano para un delin­cuen­te cuan­do se lo nie­ga a un pue­blo ente­ro.

El aco­so eco­nó­mi­co y mediá­ti­co al que está sien­do some­ti­da Cuba, aun antes del dece­so del pre­so común Orlan­do Zapa­ta, cons­ti­tu­ye un aten­ta­do con­tra los dere­chos huma­nos y polí­ti­cos de un pue­blo que deci­dió hacer un camino dife­ren­te. Exi­gi­mos res­pe­to a los pro­ce­sos inter­nos del pue­blo cubano para defi­nir y ejer­cer su demo­cra­cia, y con­se­cuen­cia con los prin­ci­pios uni­ver­sa­les de no inter­ven­ción acor­da­dos por las Nacio­nes Uni­das.

Red En defen­sa de la Huma­ni­dad

PARA FIRMAR EL MANIFIESTO, ENVIAD CORREO ELECTRONICO A

[email protected]​cubarte.​cult.​cu.

www​.por​cu​ba​.org

¡¡¡¡Estas imá­ge­nes se ocul­tan sis­te­ma­ti­ca­men­te en Occi­den­te.!!!!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *