Mani­fies­to en defen­sa de Cuba. Invi­ta­mos a [email protected] [email protected] [email protected] de Boltxe a fir­mar­lo [2 Bideo TB. Kubatarra!]

MANIFIESTO

A pro­pó­si­to de la reso­lu­ción del 11 de mar­zo del Par­la­men­to Euro­peo sobre Cuba, los inte­lec­tua­les, aca­dé­mi­cos, lucha­do­res socia­les, pen­sa­do­res crí­ti­cos y artis­tas de la Red En Defen­sa de la Huma­ni­dad manifestamos:

1. Que com­par­ti­mos la sen­si­bi­li­dad mos­tra­da por los par­la­men­ta­rios euro­peos acer­ca de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos. Como ellos, nos pro­nun­cia­mos por la inme­dia­ta e incon­di­cio­nal libe­ra­ción de todos los pre­sos polí­ti­cos, en todos los paí­ses del mun­do, inclui­dos los de la Unión Europea.

2. Que lamen­ta­mos pro­fun­da­men­te, como ellos, el falle­ci­mien­to del pre­so común Orlan­do Zapa­ta, pero no admi­ti­mos que su muer­te, pri­me­ra “…en casi cua­ren­ta años” según el pro­pio Par­la­men­to, sea ter­gi­ver­sa­da con fines polí­ti­cos muy dis­tin­tos y con­tra­rios a los de la defen­sa de los dere­chos humanos.

3. Que ins­tar “…a las ins­ti­tu­cio­nes euro­peas a que den apo­yo incon­di­cio­nal y alien­ten sin reser­vas el ini­cio de un pro­ce­so pací­fi­co de tran­si­ción polí­ti­ca hacia una demo­cra­cia plu­ri­par­ti­dis­ta en Cuba” no sólo es un acto inje­ren­cis­ta, que repro­ba­mos en vir­tud de nues­tro com­pro­mi­so con los prin­ci­pios de no inter­ven­ción y de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos ‑defen­di­dos tam­bién por la ONU‑, y en con­tra de la colo­nia­li­dad, sino que supo­ne un mode­lo úni­co de demo­cra­cia que, por cier­to, cada vez se mues­tra más insu­fi­cien­te y cues­tio­na­ble. La bús­que­da y pro­fun­di­za­ción de la demo­cra­cia supo­ne, entre otras cosas, tras­cen­der sus nive­les for­ma­les e inven­tar nue­vas for­mas autén­ti­ca­men­te repre­sen­ta­ti­vas que no nece­sa­ria­men­te están ceñi­das al plu­ri­par­ti­dis­mo que, como bien se sabe, encu­bre fre­cuen­te­men­te el hecho de que las deci­sio­nes sobre los gran­des pro­ble­mas mun­dia­les son toma­das uni­la­te­ral­men­te por peque­ños gru­pos de inte­rés con inmen­so poder, por enci­ma del régi­men de partidos.

4. Que pre­ten­der jus­ti­fi­car una intro­mi­sión en los asun­tos polí­ti­cos inter­nos del pue­blo cubano mani­pu­lan­do mediá­ti­ca­men­te el caso de Orlan­do Zapa­ta ‑delin­cuen­te común y de nin­gu­na mane­ra pre­so político‑, coin­ci­de con las polí­ti­cas con­tra­in­sur­gen­tes que han esta­do apli­cán­do­se en Amé­ri­ca Lati­na para dete­ner o dis­tor­sio­nar los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción eman­ci­pa­do­ra que están en cur­so y se suma al cri­mi­nal blo­queo al que ha sido some­ti­do el pue­blo cubano, por el sim­ple hecho de no acep­tar impo­si­cio­nes y defen­der su dere­cho a deci­dir su des­tino con dig­ni­dad e independencia.

5. Que com­par­ti­mos la preo­cu­pa­ción mos­tra­da por los par­la­men­ta­rios sobre el res­pe­to a los dere­chos huma­nos en Cuba pero la exten­de­mos al mun­do en su tota­li­dad. Así como les preo­cu­pa el caso del delin­cuen­te falle­ci­do (que en 40 años no tie­ne nin­gún ante­ce­den­te simi­lar), los invi­ta­mos a exi­gir el fin de la ocu­pa­ción de Gaza y del hos­ti­ga­mien­to al pue­blo Pales­tino, que ha pro­vo­ca­do no una sino miles de muer­tes; de la inter­ven­ción en Irak y Afga­nis­tán sem­bran­do muer­te y terror en pue­blos y ciu­da­des; de los bom­bar­deos en esos luga­res con el argu­men­to de defen­der la demo­cra­cia; el fin de la doble ocu­pa­ción de Hai­tí; el cie­rre de la pri­sión de Guan­tá­na­mo y la entre­ga de ese terri­to­rio a Cuba, a quien le per­te­ne­ce; la devo­lu­ción de las islas Mal­vi­nas a Argen­ti­na; y, por supues­to, el fin de un blo­queo que vio­la los dere­chos huma­nos del pue­blo cubano y que pue­de poner en duda la cali­dad moral de quien exi­ge tra­to humano para un delin­cuen­te cuan­do se lo nie­ga a un pue­blo entero.

El aco­so eco­nó­mi­co y mediá­ti­co al que está sien­do some­ti­da Cuba, aun antes del dece­so del pre­so común Orlan­do Zapa­ta, cons­ti­tu­ye un aten­ta­do con­tra los dere­chos huma­nos y polí­ti­cos de un pue­blo que deci­dió hacer un camino dife­ren­te. Exi­gi­mos res­pe­to a los pro­ce­sos inter­nos del pue­blo cubano para defi­nir y ejer­cer su demo­cra­cia, y con­se­cuen­cia con los prin­ci­pios uni­ver­sa­les de no inter­ven­ción acor­da­dos por las Nacio­nes Unidas.

Red En defen­sa de la Humanidad

PARA FIRMAR EL MANIFIESTO, ENVIAD CORREO ELECTRONICO A

[email protected]​cubarte.​cult.​cu.

www​.por​cu​ba​.org

¡¡¡¡Estas imá­ge­nes se ocul­tan sis­te­ma­ti­ca­men­te en Occidente.!!!! 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.