Los escua­dro­nes de la muer­te en Mexi­co, por José Fran­cis­co Gallar­do Rodrí­guez

En un país don­de la jac­tan­cia de las ban­das cri­mi­na­les acu­mu­la en tres años más de 20 mil muer­tes, miles de deser­to­res y lo más repu­dia­ble que pue­da hacer un Esta­do en con­tra del pue­blo, con saña cada vez más inau­di­ta y don­de que­dan sin cas­ti­go las vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos, come­ti­das por las fuer­zas de segu­ri­dad del Esta­do, es lógi­co que emer­jan con­duc­tas delic­ti­vas des­de ins­tan­cias del poder públi­co.
El pro­ble­ma es que, como hay tan­tas prue­bas, el gobierno simu­la y, más allá del dis­cur­so, des­de el poder se aus­pi­cia la for­ma­ción de gru­pos para­mi­li­ta­res o escua­dro­nes de la muer­te (EM) como los que actua­ron en las masa­cres de 1968, del 10 de junio de 1971, la matan­za de Acteal en 1997 y en el fusi­la­mien­to de 14 jóve­nes en Ciu­dad Juá­rez el pasa­do 30 de enero. 
Estos gru­pos de extre­ma dere­cha, con­for­ma­dos por mili­ta­res, poli­cías sin uni­for­me y civi­les, que eje­cu­ta­ron accio­nes en con­tra de opo­si­to­res polí­ti­cos al gobierno y al sis­te­ma polí­ti­co o sos­pe­cho­sos de ser­lo, nacie­ron duran­te la gue­rra civil en Cen­troa­mé­ri­ca cuan­do fina­li­zó el con­flic­to mili­tar a raíz de los con­ve­nios de paz.
Inves­ti­ga­cio­nes sobre la acti­vi­dad de los EM hacen pen­sar que estas estruc­tu­ras clan­des­ti­nas comen­za­ron como apén­di­ces de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de los cuer­pos de segu­ri­dad y de las fuer­zas arma­das, para el caso que nos ocu­pa los lla­ma­dos Gizes (Gru­pos de Infor­ma­ción de Zona), que ope­ran a dis­cre­ción del man­do.
La apli­ca­ción del méto­do de gru­pos clan­des­ti­nos, supues­ta­men­te ale­ja­dos del gobierno y de las fuer­zas mili­ta­res del Esta­do, para no tomar res­pon­sa­bi­li­dad algu­na sobre sus accio­nes, se desa­rro­lló a par­tir de la estra­te­gia de USA para soca­var al movi­mien­to social que era la base de la lucha gue­rri­lle­ra en aquel perío­do: gue­rra de baja inten­si­dad.
La idea de con­for­mar EM, su entre­na­mien­to, finan­cia­mien­to, dota­ción de arma­men­to y ase­so­ría en gene­ral fue pro­por­cio­na­da en for­ma de cober­tu­ra mili­tar y de segu­ri­dad; véa­se en Méxi­co la alian­za de segu­ri­dad (ASPAN) y el Plan Méri­da fir­ma­dos por Bush-Fox-Cal­de­rón.
Las uni­da­des del Ejér­ci­to y de la poli­cía tenían bajo su car­go al menos un escua­drón que toma­ba infor­ma­ción de los orga­nis­mos mili­ta­res y eje­cu­ta­ba accio­nes de ase­si­na­to y secues­tro sobre blan­cos selec­cio­na­dos, extor­sión, ame­na­zas y todo tipo de deli­tos en con­tra de per­so­nas seña­la­das como gue­rri­lle­ros, sos­pe­cho­sas de apo­yar la lucha con­tra el gobierno, disi­den­tes o sim­ple­men­te denun­cia­das como tales por ter­ce­ros intere­sa­dos en cau­sar­les daños, nos refe­ri­mos a caci­caz­gos o gru­pos de poder.
Even­tual­men­te cada jefe mili­tar auto­ri­za­ba la exis­ten­cia de otro tipo de EM en su juris­dic­ción, a car­go de civi­les con poder eco­nó­mi­co que asu­mían por com­ple­to su fun­cio­na­mien­to y exis­ten­cia, siem­pre en coor­di­na­ción con las fuer­zas mili­ta­res del terri­to­rio bajo con­trol. Hay que recor­dar la crea­ción de para­mi­li­ta­res duran­te la Ope­ra­ción Chia­pas 1994 que des­em­bo­có en la masa­cre de 45 indí­ge­nas en Acteal en 1997.
Estos gru­pos “dor­mían de día y tra­ba­ja­ban de noche”, des­pla­zán­do­se en su terri­to­rio sin mayor inter­fe­ren­cia de las uni­da­des mili­ta­res o poli­cia­les que cus­to­dia­ban el terreno, pues eran reco­no­ci­dos como nece­sa­rios para hacer ese tipo de tra­ba­jo sucio de la gue­rra civil, a favor de los gobier­nos, sus fuer­zas mili­ta­res y de los gru­pos socia­les ínfi­mos que se bene­fi­cia­ban de su exis­ten­cia y fun­cio­na­mien­to.
En pala­bras de la épo­ca del con­flic­to, se tra­ta­ba de “qui­tar­le el agua al pez” como expre­sión que sig­ni­fi­ca­ba qui­tar­le base social a la gue­rri­lla o a cual­quier for­ma de opo­si­ción al gobierno y a sus fuer­zas, por medio del terror y de accio­nes terro­ris­tas con­tra la pobla­ción en gene­ral: Doc­tri­na del Shock.
El resul­ta­do de todo ello fue una enor­me can­ti­dad de ase­si­na­tos de opo­si­to­res o sos­pe­cho­sos de ser­lo, sin iden­ti­dad de sus auto­res o sin que per­so­na algu­na fue­ra lle­va­da a jui­cio por los mis­mos.
No hay que olvi­dar­lo, los EM o las ban­das para­mi­li­ta­res que actúan en varios paí­ses del hemis­fe­rio, no sólo pro­ce­dían con­tra delin­cuen­tes, sino con­tra quie­nes los miem­bros de la oli­gar­quía local, que finan­cia­ban esas estruc­tu­ras tole­ra­das por la auto­ri­dad, iden­ti­fi­ca­ban como enemi­gos.
En un con­tex­to tan enra­re­ci­do como el que pre­va­le­ce en Méxi­co, don­de la impu­ni­dad alien­ta cual­quier tipo de con­duc­tas delin­cuen­cia­les, la pro­li­fe­ra­ción del para­mi­li­ta­ris­mo cobra­rá auge si no se des­ac­ti­va a tiem­po.
Una de las for­mas es hacer más civil a las ins­ti­tu­cio­nes de segu­ri­dad –poli­cías– y pro­fe­sio­na­li­zar­las; segun-da, es hacer más mili­ta­res a los mili­ta­res para encau­zar­los a su fun­ción pri­mor­dial y moti­vo de la exis­ten­cia del Ejér­ci­to: la defen­sa nacio­nal. Otra, cam­biar la visión patri­mo­nia­lis­ta que se tie­ne de la polí­ti­ca, ter­mi­nar con la corrup­ción y rom­per el halo de impu­ni­dad que aho­ga a la socie­dad y los avan­ces demo­crá­ti­cos.
La san­gre es tin­ta inde­le­ble que mar­ca­rá his­tó­ri­ca­men­te a la dere­cha en Méxi­co, los muer­tos no hablan, pero lue­go le recla­man al poder.
Fuen­te: Forum en línea

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *