AHT Gedi­tu Elkar­la­na, aplau­de la deter­mi­na­ción con­tra­ria al TAV en Iparralde

La coor­di­na­do­ra opo­si­to­ra al TAV AHT GELDITU! Elkar­la­na aplau­de la deter­mi­na­ción con­tra­ria a la nue­va línea de Alta Velo­ci­dad expre­sa­da por la pobla­ción de Lapur­di en las con­sul­tas popu­la­res orga­ni­za­das este domin­go en ocho muni­ci­pios por el Colec­ti­vo de Aso­cia­cio­nes de Defen­sa del Entorno.

El pro­nun­cia­mien­to de los habi­tan­tes de Biria­tu, Urru­ña, Azkai­ne, Sen­pe­re, Ahetze, Arbo­na, Arran­goitze, Basu­sa­rri y St Mar­tin de Seig­naux ha sido ejem­plar, al poner de mani­fies­to su volun­tad de deci­dir así como la rotun­da opo­si­ción de la pobla­ción a este pro­yec­to con­si­de­ra­do inú­til, incohe­ren­te, rui­no­so y devas­ta­dor del entorno ambien­tal. Las con­sul­tas de este domin­go han cose­cha­do una tasa de par­ti­ci­pa­ción cer­ca­na a la de las elec­cio­nes ofi­cia­les y la pobla­ción se ha pro­nun­cia­do por aplas­tan­te mayo­ría con­tra la Línea de Alta Velocidad.

Recal­ca­mos que has­ta la fecha son ya 25 las con­sul­tas popu­la­res sobre el TAV lle­va­das a cabo en dife­ren­tes loca­li­da­des de Eus­kal Herria – 2 en Nafa­rroa, 10 en la CAPV y 13 Lapurdi‑, demos­tran­do en todos los casos la exis­ten­cia de un amplio des­acuer­do en la socie­dad vas­ca acer­ca de este pro­yec­to impues­to en ausen­cia total de par­ti­ci­pa­ción popu­lar en las decisiones.

El resul­ta­do de las con­sul­tas de ayer demues­tra que el recha­zo social a la nue­va línea del TAV cobra cada vez más fuer­za en Ipa­rral­de. La res­pues­ta guber­na­men­tal a las mul­ti­tu­di­na­rias mani­fes­ta­cio­nes de octu­bre 2009 en Baio­na y enero 2010 entre Hen­daia-Irun ha con­sis­ti­do en el des­pre­cio más abso­lu­to hacia la pobla­ción. A este res­pec­to, que­re­mos denun­ciar expre­sa­men­te las pre­sio­nes ejer­ci­das por el PNV a tra­vés de Mar­kel Olano y Arantxa Tapia (Dipu­tación de Gipuz­koa) para que el Gobierno fran­cés ace­le­re la cons­truc­ción de la LAV en Ipa­rral­de. Exi­gi­mos por el con­tra­rio que se res­pe­te la amplia opo­si­ción social y muni­ci­pal al pro­yec­to de la nue­va Linea de Alta Velo­ci­dad, enten­dien­do que el inten­to de impo­ner el TAV por la fuer­za es una enor­me provocación.

Igual­men­te salu­da­mos las con­sul­tas popu­la­res cele­bra­das este mis­mo domin­go en tres loca­li­da­des occi­ta­nas (Ber­nos-Beau­lac, Bali­zac y Pré­chac) afec­ta­das por las líneas de Alta Velo­ci­dad Bur­deos-Irun y Bur­deos-Tou­lou­se, indi­can­do que la ini­cia­ti­va de las con­sul­tas popu­la­res sobre el TAV lle­va­das a cabo en Eus­kal Herria sir­ve de ejem­plo al cre­cien­te movi­mien­to de opo­si­ción al TAV en Giron­da, don­de tam­bién se ha rea­li­za­do el pasa­do 6 de mar­zo una mani­fes­ta­ción de 4000 per­so­nas en Nérac.

Entre­tan­to, denun­cia­mos que en Hego Eus­kal Herria los pro­mo­to­res del TAV han cas­ti­ga­do la rea­li­za­ción de con­sul­tas popu­la­res y tra­tan de aca­llar por todos los medios las voces con­tra­rias a este pro­yec­to. A este res­pec­to recor­da­mos el pro­ce­sa­mien­to del alcal­de de Ara­maio, Asier Agi­rre, que final­men­te debe­rá com­pa­re­cer el 14 de abril ante los tri­bu­na­les bajo la acu­sa­ción de “deli­tos de pre­va­ri­ca­ción y des­obe­dien­cia” por haber con­sul­ta­do a sus con­ve­ci­nos sobre el pro­ble­ma del TAV.

En cual­quier caso, a la impo­si­ción opo­ne­mos la fuer­za de la legi­ti­mi­dad que otor­gan a la lucha las con­sul­tas popu­la­res sobre el TAV. Las con­sul­tas cele­bra­das has­ta la fecha no han deja­do lugar a dudas: cuan­do ha teni­do oca­sión, la pobla­ción ha dicho no al TAV. Es nece­sa­rio pues fomen­tar la par­ti­ci­pa­ción direc­ta de los pue­blos y de los barrios afec­ta­dos en las deci­sio­nes y aca­bar con la impo­si­ción de este pro­yec­to des­truc­ti­vo y des­pil­fa­rra­dor de recur­sos. Exi­gi­mos por tan­to que se devuel­va a las pobla­cio­nes afec­ta­das la ple­na capa­ci­dad de deci­sión sobre el TAV y otros pro­yec­to de infra­es­truc­tu­ra de ele­va­do impac­to eco­ló­gi­co y social. Jun­to con ello, es pre­ci­so que la socie­dad vas­ca, toda ella, asu­ma el deba­te sobre esta polé­mi­ca infra­es­truc­tu­ra, ya que den­tro de esta cues­tión se encie­rran muchas de las cla­ves del mode­lo de socie­dad que que­re­mos para nues­tro país.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.