Uri­bis­mo Reac­cio­na­rio y Per­ver­so por ELN

Fal­ta poco para com­ple­tar­se ocho años de este gobierno, tiem­po sufi­cien­te para enten­der con cla­ri­dad la esen­cia del pro­yec­to polí­ti­co que lide­ra y apun­ta­la Uri­be Vélez, así como los méto­dos a que recu­rre para alcan­zar los fines, que riñen con sanas cos­tum­bres ciu­da­da­nas, la éti­ca polí­ti­ca y la demo­cra­cia real.

Los votos que le die­ron el man­da­to pre­si­den­cial en dos oca­sio­nes suce­si­vas, fue­ron los mis­mos que eli­gie­ron a los par­la­men­ta­rios judi­cia­li­za­dos y encar­ce­la­dos por para­po­lí­ti­ca. Cam­bio y com­pra de votos en pro­ce­sos elec­to­ra­les vicia­dos de inti­mi­da­ción, corrup­ción y anti­de­mo­cra­cia, con­se­gui­dos muchos de ellos median­te pre­sio­nes y ame­na­zas de los paramilitares.

En la refor­ma de la Cons­ti­tu­ción para pro­lon­gar el pri­mer man­da­to, el Pre­si­den­te recu­rrió a dis­tin­tas arti­ma­ñas, pre­sio­nes y com­pra de cons­cien­cias de par­la­men­ta­rios mer­ca­de­res que cam­bia­ron su voto por pre­ben­das buro­crá­ti­cas, entre las que el país cono­ció asom­bra­do, la entre­ga de las ape­te­ci­das ofi­ci­nas de Regis­tro Civil, emba­ja­das, jugo­sos con­tra­tos y altos pues­tos en la buro­cra­cia nacio­nal, a varios de ellos.

Por pre­va­ri­ca­to están judi­cia­li­za­dos y encar­ce­la­dos dos par­la­men­ta­rios, mien­tras que dos Minis­tros cóm­pli­ces del escán­da­lo, fue­ron absuel­tos; la refor­ma apro­ba­da en un pro­ce­so enlo­da­do por la corrup­ción e ile­ga­li­da­des, fue decla­ra­da exequi­ble por la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, en ese entonces.

En el segun­do inten­to de pro­lon­gar a un ter­cer man­da­to median­te el meca­nis­mo del refe­rén­dum, el gobierno recu­rrió como en otras oca­sio­nes a todos los medios posi­bles para lograr sus fines; entre ellos la com­pra de fir­mas, cap­ta­ción de finan­zas de dudo­sa pro­ce­den­cia y de con­tra­tis­tas del Esta­do, tri­qui­ñue­las jurí­di­cas y otras arti­ma­ñas que des­co­no­cen pro­ce­di­mien­tos y nor­mas regu­la­do­ras de la Constitución.

Fue tan bur­do el atro­pe­llo a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad bur­gue­sa que se mul­ti­pli­ca­ron las voces de recha­zo y pro­tes­ta de la opi­nión nacio­nal, inclu­so sec­to­res de la éli­te domi­nan­te se apar­ta­ron de las pre­ten­sio­nes del Pre­si­den­te de pro­lon­gar el man­da­to al perio­do 2010 – 2014. Solo quie­nes hacen par­te del pro­yec­to ultra­de­re­chis­ta que lide­ra Uri­be, lo acom­pa­ña­ron en su aven­tu­ra reeleccionista.

El Pro­cu­ra­dor Gene­ral de la Nación, agen­te de bol­si­llo del Pre­si­den­te, defen­dió en el con­cep­to emi­ti­do, y sin resul­ta­dos, la cons­ti­tu­cio­na­li­dad del refe­rén­dum reelec­cio­nis­ta apro­ba­do por el Congreso.

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal lo decla­ró inexe­qui­ble, por vicios de pro­ce­di­mien­to y de con­te­ni­do, y por tan­to con­tra­rio a la Cons­ti­tu­ción Nacional.

Todas estas manio­bras del Pre­si­den­te Uri­be son esla­bo­nes de una cade­na que tie­ne como pro­pó­si­to afian­zar una corrien­te de extre­ma dere­cha pro impe­ria­lis­ta y tra­ta de esta­ble­cer­la, median­te refor­mas a la Cons­ti­tu­ción, de tal mane­ra que se adap­te a sus pro­pó­si­tos y gober­nar con una Car­ta hecha a su tama­ño y medida.

A la vez avan­za en el asal­to a las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do, bus­can­do con­tro­lar, casi, la tota­li­dad de éstas: El Con­gre­so, la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de la Nación, el Ban­co de la Repú­bli­ca, la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, la Con­tra­lo­ría Gene­ral de la Nación y la Defen­so­ría del Pueblo.

Se esca­pa de sus manos la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia con quien el Pre­si­den­te está enfren­ta­do por razo­nes jurí­di­cas, sin dejar­se con­ver­tir en otra Ins­ti­tu­ción de bol­si­llo de la Casa Pre­si­den­cial y por negar­se a absol­ver a los par­la­men­ta­rios ami­gos del Pre­si­den­te, juz­ga­dos por aso­cia­ción para delin­quir, por sus víncu­los con el para­mi­li­ta­ris­mo y el narcotráfico.

El pun­to más álgi­do del enfren­ta­mien­to es el que se está dan­do con moti­vo de la desig­na­ción del Fis­cal Gene­ral de la Nación, que le corres­pon­de a la Cor­te hacer­lo, de una ter­na de can­di­da­tos pre­sen­ta­dos por el Presidente.

Entre los nomi­na­dos está el del ex minis­tro de Defen­sa, Cami­lo Ospi­na, ficha cla­ve del Uri­bis­mo para resol­ver los pro­ce­sos de la para­po­lí­ti­ca que cur­san en ese des­pa­cho con­tra varios fun­cio­na­rios del gobierno. Bus­ca el pre­si­den­te que se archi­ven los pro­ce­sos inves­ti­ga­ti­vos con­tra gene­ra­les de la Repú­bli­ca vin­cu­la­dos al nar­co­pa­ra­mi­li­ta­ris­mo, los casos denun­cia­dos de corrup­ción del gobierno y man­te­ner en esta ins­ti­tu­ción los agen­tes que hacen par­te de la estruc­tu­ra terro­ris­ta del Esta­do y las cuo­tas del narcoparamilitarismo.

Uri­be le apues­ta a un Fis­cal de bol­si­llo, como el ante­rior, que no pro­fun­di­ce las inves­ti­ga­cio­nes con­tra los hechos cri­mi­na­les seña­la­dos al Depar­ta­men­to Admi­nis­tra­ti­vo de Segu­ri­dad (DAS), ins­ti­tu­ción entre­ga­da al nar­co­pa­ra­mi­li­ta­ris­mo por el actual gobierno, la cual tie­ne que res­pon­der por la per­se­cu­ción y ase­si­na­to de miles de sin­di­ca­lis­tas, defen­so­res de dere­chos huma­nos, líde­res socia­les y de la opo­si­ción política.

Nece­si­ta un Fis­cal que le eche tie­rra a las inves­ti­ga­cio­nes sobre varios gene­ra­les vin­cu­la­dos al nar­co­pa­ra­mi­li­ta­ris­mo, a los crí­me­nes de Esta­do lla­ma­dos gene­ro­sa­men­te “fal­sos posi­ti­vos”, en los que ase­si­na­ron miles de ino­cen­tes acu­sa­dos de gue­rri­lle­ros muer­tos en com­ba­te; ese fis­cal sería Cami­lo Ospina. 

El pro­yec­to polí­ti­co que lide­ra Uri­be a nom­bre de la mal deno­mi­na­da polí­ti­ca de Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca y en bene­fi­cio de los intere­ses de la oli­gar­quía y el impe­ria­lis­mo, piso­tea los valo­res huma­nos, la dig­ni­dad nacio­nal, la jus­ti­cia social, la ver­dad y la demo­cra­cia con un prag­ma­tis­mo mafio­so, que degra­da la con­duc­ta social y lesio­na de mane­ra seria el futu­ro y la vida del país.

Todos los revo­lu­cio­na­rios, demó­cra­tas y pro­gre­sis­tas que bus­ca­mos los cam­bios que el país nece­si­ta, los que que­re­mos ser due­ños de nues­tro des­tino y cons­truir el bien­es­tar para todos nos tene­mos que opo­ner y luchar con­tra este pro­yec­to reac­cio­na­rio y per­ver­so del uribismo

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.