Uri­bis­mo Reac­cio­na­rio y Per­ver­so por ELN

Fal­ta poco para com­ple­tar­se ocho años de este gobierno, tiem­po sufi­cien­te para enten­der con cla­ri­dad la esen­cia del pro­yec­to polí­ti­co que lide­ra y apun­ta­la Uri­be Vélez, así como los méto­dos a que recu­rre para alcan­zar los fines, que riñen con sanas cos­tum­bres ciu­da­da­nas, la éti­ca polí­ti­ca y la demo­cra­cia real.

Los votos que le die­ron el man­da­to pre­si­den­cial en dos oca­sio­nes suce­si­vas, fue­ron los mis­mos que eli­gie­ron a los par­la­men­ta­rios judi­cia­li­za­dos y encar­ce­la­dos por para­po­lí­ti­ca. Cam­bio y com­pra de votos en pro­ce­sos elec­to­ra­les vicia­dos de inti­mi­da­ción, corrup­ción y anti­de­mo­cra­cia, con­se­gui­dos muchos de ellos median­te pre­sio­nes y ame­na­zas de los paramilitares.

En la refor­ma de la Cons­ti­tu­ción para pro­lon­gar el pri­mer man­da­to, el Pre­si­den­te recu­rrió a dis­tin­tas arti­ma­ñas, pre­sio­nes y com­pra de cons­cien­cias de par­la­men­ta­rios mer­ca­de­res que cam­bia­ron su voto por pre­ben­das buro­crá­ti­cas, entre las que el país cono­ció asom­bra­do, la entre­ga de las ape­te­ci­das ofi­ci­nas de Regis­tro Civil, emba­ja­das, jugo­sos con­tra­tos y altos pues­tos en la buro­cra­cia nacio­nal, a varios de ellos.

Por pre­va­ri­ca­to están judi­cia­li­za­dos y encar­ce­la­dos dos par­la­men­ta­rios, mien­tras que dos Minis­tros cóm­pli­ces del escán­da­lo, fue­ron absuel­tos; la refor­ma apro­ba­da en un pro­ce­so enlo­da­do por la corrup­ción e ile­ga­li­da­des, fue decla­ra­da exequi­ble por la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, en ese entonces.

En el segun­do inten­to de pro­lon­gar a un ter­cer man­da­to median­te el meca­nis­mo del refe­rén­dum, el gobierno recu­rrió como en otras oca­sio­nes a todos los medios posi­bles para lograr sus fines; entre ellos la com­pra de fir­mas, cap­ta­ción de finan­zas de dudo­sa pro­ce­den­cia y de con­tra­tis­tas del Esta­do, tri­qui­ñue­las jurí­di­cas y otras arti­ma­ñas que des­co­no­cen pro­ce­di­mien­tos y nor­mas regu­la­do­ras de la Constitución.

Fue tan bur­do el atro­pe­llo a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad bur­gue­sa que se mul­ti­pli­ca­ron las voces de recha­zo y pro­tes­ta de la opi­nión nacio­nal, inclu­so sec­to­res de la éli­te domi­nan­te se apar­ta­ron de las pre­ten­sio­nes del Pre­si­den­te de pro­lon­gar el man­da­to al perio­do 2010 – 2014. Solo quie­nes hacen par­te del pro­yec­to ultra­de­re­chis­ta que lide­ra Uri­be, lo acom­pa­ña­ron en su aven­tu­ra reeleccionista.

El Pro­cu­ra­dor Gene­ral de la Nación, agen­te de bol­si­llo del Pre­si­den­te, defen­dió en el con­cep­to emi­ti­do, y sin resul­ta­dos, la cons­ti­tu­cio­na­li­dad del refe­rén­dum reelec­cio­nis­ta apro­ba­do por el Congreso.

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal lo decla­ró inexe­qui­ble, por vicios de pro­ce­di­mien­to y de con­te­ni­do, y por tan­to con­tra­rio a la Cons­ti­tu­ción Nacional.

Todas estas manio­bras del Pre­si­den­te Uri­be son esla­bo­nes de una cade­na que tie­ne como pro­pó­si­to afian­zar una corrien­te de extre­ma dere­cha pro impe­ria­lis­ta y tra­ta de esta­ble­cer­la, median­te refor­mas a la Cons­ti­tu­ción, de tal mane­ra que se adap­te a sus pro­pó­si­tos y gober­nar con una Car­ta hecha a su tama­ño y medida.

A la vez avan­za en el asal­to a las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do, bus­can­do con­tro­lar, casi, la tota­li­dad de éstas: El Con­gre­so, la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de la Nación, el Ban­co de la Repú­bli­ca, la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, la Con­tra­lo­ría Gene­ral de la Nación y la Defen­so­ría del Pueblo.

Se esca­pa de sus manos la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia con quien el Pre­si­den­te está enfren­ta­do por razo­nes jurí­di­cas, sin dejar­se con­ver­tir en otra Ins­ti­tu­ción de bol­si­llo de la Casa Pre­si­den­cial y por negar­se a absol­ver a los par­la­men­ta­rios ami­gos del Pre­si­den­te, juz­ga­dos por aso­cia­ción para delin­quir, por sus víncu­los con el para­mi­li­ta­ris­mo y el narcotráfico.

El pun­to más álgi­do del enfren­ta­mien­to es el que se está dan­do con moti­vo de la desig­na­ción del Fis­cal Gene­ral de la Nación, que le corres­pon­de a la Cor­te hacer­lo, de una ter­na de can­di­da­tos pre­sen­ta­dos por el Presidente.

Entre los nomi­na­dos está el del ex minis­tro de Defen­sa, Cami­lo Ospi­na, ficha cla­ve del Uri­bis­mo para resol­ver los pro­ce­sos de la para­po­lí­ti­ca que cur­san en ese des­pa­cho con­tra varios fun­cio­na­rios del gobierno. Bus­ca el pre­si­den­te que se archi­ven los pro­ce­sos inves­ti­ga­ti­vos con­tra gene­ra­les de la Repú­bli­ca vin­cu­la­dos al nar­co­pa­ra­mi­li­ta­ris­mo, los casos denun­cia­dos de corrup­ción del gobierno y man­te­ner en esta ins­ti­tu­ción los agen­tes que hacen par­te de la estruc­tu­ra terro­ris­ta del Esta­do y las cuo­tas del narcoparamilitarismo.

Uri­be le apues­ta a un Fis­cal de bol­si­llo, como el ante­rior, que no pro­fun­di­ce las inves­ti­ga­cio­nes con­tra los hechos cri­mi­na­les seña­la­dos al Depar­ta­men­to Admi­nis­tra­ti­vo de Segu­ri­dad (DAS), ins­ti­tu­ción entre­ga­da al nar­co­pa­ra­mi­li­ta­ris­mo por el actual gobierno, la cual tie­ne que res­pon­der por la per­se­cu­ción y ase­si­na­to de miles de sin­di­ca­lis­tas, defen­so­res de dere­chos huma­nos, líde­res socia­les y de la opo­si­ción política.

Nece­si­ta un Fis­cal que le eche tie­rra a las inves­ti­ga­cio­nes sobre varios gene­ra­les vin­cu­la­dos al nar­co­pa­ra­mi­li­ta­ris­mo, a los crí­me­nes de Esta­do lla­ma­dos gene­ro­sa­men­te “fal­sos posi­ti­vos”, en los que ase­si­na­ron miles de ino­cen­tes acu­sa­dos de gue­rri­lle­ros muer­tos en com­ba­te; ese fis­cal sería Cami­lo Ospina. 

El pro­yec­to polí­ti­co que lide­ra Uri­be a nom­bre de la mal deno­mi­na­da polí­ti­ca de Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca y en bene­fi­cio de los intere­ses de la oli­gar­quía y el impe­ria­lis­mo, piso­tea los valo­res huma­nos, la dig­ni­dad nacio­nal, la jus­ti­cia social, la ver­dad y la demo­cra­cia con un prag­ma­tis­mo mafio­so, que degra­da la con­duc­ta social y lesio­na de mane­ra seria el futu­ro y la vida del país.

Todos los revo­lu­cio­na­rios, demó­cra­tas y pro­gre­sis­tas que bus­ca­mos los cam­bios que el país nece­si­ta, los que que­re­mos ser due­ños de nues­tro des­tino y cons­truir el bien­es­tar para todos nos tene­mos que opo­ner y luchar con­tra este pro­yec­to reac­cio­na­rio y per­ver­so del uribismo

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *