IIº Encuen­tro por la Refun­da­ción de Hon­du­ras: cró­ni­cas y refle­xio­nes por Clau­dia Korol

1) Cró­ni­cas des­de La Espe­ran­za

Des­de el día 12 has­ta el 14 de mar­zo, se reu­nie­ron en La Espe­ran­za, casi 1000 dele­ga­dos de comu­ni­da­des de pue­blos ori­gi­na­rios, y colec­ti­vos diver­sos que inte­gran la Resis­ten­cia popu­lar al gol­pe de Esta­do en 17 esta­dos de Hon­du­ras.

El encuen­tro tuvo el carác­ter de una Asam­blea Popu­lar Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te, en la que los lucha­do­res y lucha­do­ras hicie­ron el ejer­ci­cio de pen­sar colec­ti­va­men­te algu­nos aspec­tos fun­da­men­ta­les de la nece­sa­ria Refun­da­ción de Hon­du­ras.

Lue­go de la inau­gu­ra­ción, los dele­ga­dos y dele­ga­das se divi­die­ron en vein­te asam­bleas popu­la­res más peque­ñas, en las que ana­li­za­ron temas comu­nes como: poder popu­lar, asam­blea cons­ti­tu­yen­te y refun­da­ción de hon­du­ras, y temas espe­cí­fi­cos: des­de sis­te­ma polí­ti­co, sis­te­ma eco­nó­mi­co, rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, has­ta agua, bos­ques, lucha anti­pa­triar­cal y racis­mo, entre otros. Cada una de esas asam­bleas popu­la­res eli­gió a dos diri­gen­tes (un varón y una mujer) para orga­ni­zar y coor­di­nar el pro­ce­so de la Asam­blea nacio­nal, y ela­bo­ró un tex­to cons­ti­tu­cio­nal, refe­ri­do al tema espe­cí­fi­co que ana­li­za­ban. Lue­go, de los cua­ren­ta dele­ga­dos sur­gi­dos des­de la base, el con­jun­to de la asam­blea votó en elec­cio­nes secre­tas a cua­tro de ellos/​as, resul­tan­do pre­si­den­ta Bertha Oli­va, diri­gen­te de dere­chos huma­nos, vice­pre­si­den­te Satur­nino Sán­chez, diri­gen­te del magis­te­rio, Secre­ta­ria Pas­cua­li­ta Váz­quez, coor­di­na­do­ra de cul­tu­ra gene­ral de COPINH (Con­se­jo Cívi­co de Orga­ni­za­cio­nes Popu­la­res e Indí­ge­nas de Hon­du­ras) e inte­gran­te del Con­se­jo de Ancia­nos de su comu­ni­dad, y sub­se­cre­ta­rio Donny Reyes, repre­sen­tan­te de la comu­ni­dad LGTTBI. Esta elec­ción, sin lugar a dudas pue­de leer­se en cla­ve trans­for­ma­do­ra. “Los resul­ta­dos repre­sen­tan un desa­fío a los pode­res impues­tos, y una rup­tu­ra con la cla­se domi­nan­te”, sin­te­ti­za­ba Ber­ta Cáce­res, diri­gen­te de COPINH ‑la orga­ni­za­ción cen­tral en el impul­so a esta ini­cia­ti­va-.

La resis­ten­cia al gol­pe de esta­do ha for­ja­do nue­vos lazos entre los y las inte­gran­tes de esas movi­li­za­cio­nes; ponien­do de relie­ve el rol de las muje­res, de las comu­ni­da­des indí­ge­nas, de las orga­ni­za­cio­nes lgtt­bi, y de una par­te del sin­di­ca­lis­mo, par­ti­cu­lar­men­te el de maes­tros y maes­tras. Algu­nos de los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras ase­si­na­das, per­te­ne­cen pre­ci­sa­men­te a esos movi­mien­tos. Tal vez los resul­ta­dos pue­dan leer­se como par­te del pro­ce­so que sig­ni­fi­ca no sólo lucha por los dere­chos huma­nos o por los dere­chos socia­les, sino tam­bién y simul­tá­nea­men­te, una bata­lla cul­tu­ral con­tra el patriar­ca­do, con­tra la homo­fo­bia, y con­tra el racis­mo.

Todas las jor­na­das fue­ron abier­tas con una cere­mo­nia de la comu­ni­dad len­ca, de mane­ra que la mis­ma con­tri­bu­ye­ra a sos­te­ner la espi­ri­tua­li­dad comu­ni­ta­ria del Encuen­tro. Las dis­tin­tas cos­mo­vi­sio­nes del mun­do, tuvie­ron opor­tu­ni­dad de re-cono­cer­se en el acto sos­te­ni­do de inter­cam­bio de sabe­res y expe­rien­cias de la RESISTENCIA.

En la últi­ma jor­na­da, los y las dele­ga­das de las 20 asam­bleas popu­la­res pre­sen­ta­ron sus “pro­pues­tas cons­ti­tu­cio­na­les”, que fue­ron deba­ti­das en la Asam­blea Nacio­nal. El pro­ta­go­nis­mo no fue en este caso un dis­cur­so, sino una prác­ti­ca. Los temas com­ple­jos en los que no hubo con­sen­so, que­da­ron abier­tos para con­ti­nuar ana­li­zán­do­se en pró­xi­mos encuen­tros. En todo momen­to, se hizo refe­ren­cia a la nece­si­dad de mul­ti­pli­car la expe­rien­cia des­de aba­jo, hacien­do del ejer­ci­cio del poder popu­lar y la auto­de­ter­mi­na­ción, una prác­ti­ca coti­dia­na.

Entre las reso­lu­cio­nes, se apro­bó una decla­ra­ción de soli­da­ri­dad con los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras del movi­mien­to cam­pe­sino del Aguán, víc­ti­mas de una gran cam­pa­ña de des­pres­ti­gio y de agre­sión, mon­ta­da por los gran­des terra­te­nien­tes hon­du­re­ños como Miguel Facu­sé, René Mora­les, y Rei­nal­do Cana­les, que se adue­ña­ron de más de 30 mil hec­tá­reas de tie­rra. Los des­alo­jos rea­li­za­dos tan­to por la poli­cía como por el ejér­ci­to y los guar­dias de segu­ri­dad de los terra­te­nien­tes, con­clu­ye­ron ya con varias per­so­nas muer­tas y heri­das, temién­do­se que se incre­men­te la vio­len­cia con­tra el movi­mien­to cam­pe­sino en estos momen­tos. Tam­bién el encuen­tro mani­fes­tó su soli­da­ri­dad con las luchas del magis­te­rio nacio­nal, del sin­di­ca­to de la uni­ver­si­dad nacio­nal (SITRAUNAH), y con los pue­blos de San Fran­cis­co de Opa­la­ca y Nacao­me, que están en un duro enfren­ta­mien­to con las mega­re­pre­sas.

En el mani­fies­to final naci­do en el IIº Encuen­tro se expre­sa:

1. Que con­ti­nua­mos en resis­ten­cia con­tra los gol­pis­tas y sus alia­dos nacio­na­les e inter­na­cio­na­les. Por lo tan­to no reco­no­ce­mos el gobierno frau­du­len­to de Por­fi­rio Lobo. 2. Que con­ti­nua­mos en la cons­truc­ción de las pro­pues­tas his­tó­ri­cas del movi­mien­to social hon­du­re­ño, que se enfi­lan a erra­di­car el sis­te­ma de domi­nio neo­li­be­ral, patriar­cal y racis­ta. 3. Que insis­ti­mos en cons­truir, des­de diver­si­dad de sec­to­res, voces, y expe­rien­cias, un modo de vida jus­to, digno y feliz para todos y todas los hon­du­re­ños, que ya se ha expre­sa­do en las luchas por la tie­rra, por la jus­ti­cia, por la defen­sa de la rique­za natu­ral, y por el res­pe­to a los dere­chos huma­nos. 4. Que segui­mos hacien­do uso de nues­tro dere­cho legí­ti­mo y sobe­rano de ejer­cer el poder popu­lar. Este poder del pue­blo reba­sa el carác­ter repre­sen­ta­ti­vo y por lo tan­to se asu­me legí­ti­mo para dele­gar así como para revo­car esa repre­sen­ta­ción. 5. Que no renun­cia­re­mos al pro­pó­si­to de la ins­ta­la­ción de la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te Popu­lar y Demo­crá­ti­ca en don­de se reco­noz­ca e inte­gre la diver­si­dad de pen­sa­mien­tos y de luchas del pue­blo de Hon­du­ras.

En el Encuen­tro se expre­só la volun­tad de avan­zar hacia la rea­li­za­ción de una con­sul­ta popu­lar sobre la Cons­ti­tu­yen­te, el día 28 de junio, cuan­do se cum­ple un año del Gol­pe de Esta­do.

Las pala­bras fina­les con que se cerró el IIº encuen­tro, y se reani­mó este pro­ce­so de refun­da­ción de Hon­du­ras fue­ron: «Que las asam­bleas popu­la­res y cons­ti­tu­yen­tes se mul­ti­pli­quen por todo el país».

Con reno­va­da ener­gía regre­sa­ron los asam­bleís­tas a sus tie­rras, y los dele­ga­dos y dele­ga­das inter­na­cio­na­les a sus paí­ses… Aquí van enton­ces algu­nas de las emo­cio­nes e ideas vivi­das con inten­si­dad en estos días.

2) Refle­xio­nes: algu­nas cla­ves para acer­car­nos a LA ESPERANZA

“La espe­ran­za” es una posi­ción polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca, de quie­nes cree­mos que el mun­do pue­de ser cam­bia­do con nues­tra acción soli­da­ria, crí­ti­ca, sub­ver­si­va. “LA ESPERANZA” es el lugar físi­co don­de se cobi­ja la espe­ran­za, como acción comu­ni­ta­ria, rebel­de, desa­fian­te, crea­ti­va. Allí, en el míti­co terri­to­rio len­ca, LA RESISTENCIA HONDUREÑA reali­zó un inten­so ejer­ci­cio polí­ti­co peda­gó­gi­co de refle­xión teó­ri­ca de sus prác­ti­cas, de crea­ción de cono­ci­mien­tos, de bata­lla de ideas, de entre­te­ji­do de sue­ños en un gran telar de pue­blos en lucha.

En estas notas tra­ta­mos de des­ci­frar algu­nas de las cla­ves que nos per­mi­ten a acer­car­nos a ese labo­ra­to­rio que es hoy la refun­da­ción de la espe­ran­za, des­de las hon­du­ras de nues­tro con­ti­nen­te.

√ “Yo ven­go a ofre­cer mi cora­zón”.

“No traen lo que les sobra; traen lo que tie­nen”, nos dice Ber­ta Cáce­res, cuan­do van lle­gan­do los hom­bres y muje­res de las comu­ni­da­des len­cas, con bol­sas de maíz, fri­jo­les, café, fru­tas, que ponen en común en la coci­na colec­ti­va… La dona­ción –no la cari­dad ni la sim­ple espe­ra de una finan­cia­ción exter­na- hace del IIº Encuen­tro un acto social de RESISTENCIA, y ofre­ce cla­ves para redes­cu­brir el poder del pue­blo, impres­cin­di­ble para ani­mar­se a cual­quier pro­yec­to de PODER POPULAR. Es el reco­no­ci­mien­to de la fuer­za que exis­te en quie­nes pro­du­cen todo lo que se pro­du­ce, (y que sin embar­go muy poco reci­ben a cam­bio), cuan­do el tra­ba­jo y la crea­ción dejan de ser ena­je­na­dos, y se com­pren­den en cla­ve comu­ni­ta­ria.

√ “O inven­ta­mos o erra­mos”.

Así escri­bió Simón Rodrí­guez, el peda­go­go de la inde­pen­den­cia. Atre­ver­se a inven­tar, sin embar­go, no es sen­ci­llo. En la acción polí­ti­ca, inclu­si­ve en la de las orga­ni­za­cio­nes que se dicen revo­lu­cio­na­rias, es mucho lo que sobre­vi­ve de con­ser­va­dor. Es mucho lo que se rea­li­za como repe­ti­ción, como ges­tos cono­ci­dos y pre­vi­si­bles, que inclu­so abu­rren a quie­nes los pro­du­cen.

El dog­ma­tis­mo, carac­te­ri­za­do por con­cen­trar en un dis­cur­so cerra­do las res­pues­tas supues­ta­men­te infa­li­bles para todas las pre­gun­tas, es esté­ril a la hora de inter­pre­tar la reali­dad, y es tam­bién un alia­do del con­ser­va­do­ris­mo. El abu­rri­mien­to mata la curio­si­dad, qui­ta ener­gías.

Atre­ver­se a inven­tar –a ries­go de errar- es la úni­ca acti­tud pro­fun­da­men­te revo­lu­cio­na­ria. El IIº Encuen­tro por la Refun­da­ción de Hon­du­ras tuvo la gran auda­cia de cons­ti­tuir­se como un ejer­ci­cio de ima­gi­na­ción colec­ti­va, que logró invo­lu­crar des­de hom­bres y muje­res que se sos­tie­nen en las bata­llas des­de una con­cien­cia míti­ca, has­ta inte­lec­tua­les que hacen de la racio­na­li­dad “occi­den­tal” su pro­pia fe.

El ejer­ci­cio se puso en mar­cha: “Ima­gi­ne­mos una asam­blea cons­ti­tu­yen­te, ima­gi­ne­mos el poder del pue­blo, ima­gi­ne­mos la refun­da­ción de Hon­du­ras, ima­gi­ne­mos que ele­gi­mos de mane­ra direc­ta a nues­tros diri­gen­tes”. (Todo esto dicho y hecho en el con­tex­to auto­ri­ta­rio por esen­cia de un gol­pe de Esta­do). “Nos tie­nen mie­do por­que no tene­mos mie­do”, can­ta LA RESISTENCIA HONDUREÑA la can­ción de Lilia­na Feli­pe. Los y las “copi­nes”, mili­tan­tes del Con­se­jo de Orga­ni­za­cio­nes Popu­la­res e Indí­ge­nas de Hon­du­ras, demos­tra­ron que así como no le tie­nen mie­do al poder reac­cio­na­rio y vio­len­to, a la hora de la lucha por los terri­to­rios o con­tra las mega­re­pre­sas, tam­po­co tie­nen mie­do a enfren­tar al “enemi­go interno” del con­ser­va­do­ris­mo y del dog­ma­tis­mo, o a la hora de “inven­tar” nue­vas mane­ras y meto­do­lo­gías de deba­te y acción polí­ti­ca popu­lar.

√ “La memo­ria don­de ardía”.

Este títu­lo de un libro de Eduar­do Galeano, podría enca­be­zar el rela­to de un momen­to con­mo­ve­dor del Encuen­tro, don­de la memo­ria ardió allí don­de debía arder… en los cora­zo­nes rebel­des del pue­blo.

Los nom­bres y las imá­ge­nes de los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras ase­si­na­dos des­de el gol­pe de Esta­do, fue­ron por­ta­dos por sus fami­lia­res, acom­pa­ña­dos por mucha­chos y mucha­chas que sin decir­lo, enar­bo­la­ban con sus cuer­pos pre­sen­tes el com­pro­mi­so de con­ti­nuar la lucha. Los caí­dos y caí­das fue­ron envuel­tos en el poten­te can­to de la hon­du­re­ña Kar­la Lara y de la gua­te­mal­te­ca San­dra Morán, fue­ron acu­na­dos por los tam­bo­res pro­fun­dos, e ilu­mi­na­dos por las velas. Así la memo­ria ardió no sólo en nues­tros sen­ti­mien­tos a flor de piel. Tam­bién vibró en nues­tra san­gre. Se hizo lágri­mas en nues­tros ojos. Y se vol­vió simul­tá­nea­men­te HISTORIA, PRESENTE Y FUTURO en el cuer­po de la RESISTENCIA POPULAR.

√ Artis­tas en RESISTENCIA

Una fuer­za crea­ti­va y peda­gó­gi­ca en revo­lu­ción. Hacen cola para ingre­sar como dele­ga­dos al recin­to, o para reci­bir la comi­da apor­ta­da y coci­na­da por “los y las copi­nes”. Los y las artis­tas del pue­blo apren­den en la con­vi­ven­cia, que no hay dra­ma más inten­so que el que trans­cu­rre fue­ra de las luces del esce­na­rio, que no hay come­dia más desopi­lan­te que la que suce­de en las bam­ba­li­nas de la acción popu­lar, en don­de pode­mos reír­nos a car­ca­ja­das de noso­tros y noso­tras mis­mas, alter­nan­do entre el lugar de pro­ta­go­nis­tas y espectadores/​as de nues­tra obra colec­ti­va. Apren­den que no hay can­to más pode­ro­so que el que se rea­li­za en un coro de sue­ños com­par­ti­dos. Que no hay poe­ma más fan­tás­ti­co que el que con­ju­ga las pala­bras ver­da­de­ras. Pala­bras que pesan en actos, lo que dicen en sus ver­sos.

En el IIº Encuen­tro, el tea­tro, la músi­ca, la poe­sía, no eran un “momen­to apar­te” del encuen­tro, sino que esta­ban pre­sen­tes en todos los espa­cios, inclu­si­ve en el de deba­te, don­de un gru­po de auda­ces acto­res y actri­ces se mez­cla­ron en las comi­sio­nes, pre­sen­tán­do­se como per­so­na­jes del poder, y defen­dien­do esos intere­ses y posi­cio­nes, a fin de pro­fun­di­zar y pro­vo­car un deba­te más com­ple­jo.

Si arte es crea­ción, tam­bién apren­di­mos que la acción polí­ti­ca pue­de resul­tar una con­ti­nui­dad de la obra artís­ti­ca por otros medios… y vice­ver­sa.

√ Refor­ma o Refun­da­ción

Un siglo antes, Rosa Luxem­bur­go decía: Refor­ma o Revo­lu­ción. Aho­ra el dile­ma se colo­ca en la pre­gun­ta que enca­be­za el tex­to de deba­te: ¿refor­ma o refun­da­ción?

Un sis­te­ma de domi­na­ción mos­tró sus lími­tes en Hon­du­ras. Un sis­te­ma que lle­vó a la cri­sis de legi­ti­mi­dad y de repre­sen­ta­ción que hoy reco­rre el actual con­tex­to polí­ti­co y social. Fren­te a esa cri­sis pro­fun­da, hay quie­nes aspi­ran a recu­pe­rar algu­nos ele­men­tos de la for­ma­li­dad ins­ti­tu­cio­nal demo­crá­ti­ca, rea­li­zan­do refor­mas que per­mi­tan res­ta­ble­cer la gober­na­bi­li­dad; y están quie­nes aspi­ran a salir de esta cri­sis con una diná­mi­ca de revo­lu­ción, de refun­da­ción, de rein­ven­ción del pro­yec­to de país, sobre la base de un poder popu­lar. Un pro­yec­to anti­ca­pi­ta­lis­ta, que tal vez se pue­da leer en cla­ve maria­te­guia­na, como socia­lis­mo “que no sea cal­co ni copia, sino crea­ción heroi­ca de los pue­blos”.

√ “Sin per­der la ter­nu­ra jamás”.

Para las dele­ga­cio­nes inter­na­cio­na­lis­tas, fue difí­cil dejar LA ESPERANZA. No fue for­mal la decla­ra­ción colec­ti­va que rea­li­za­mos, com­pro­me­tien­do esfuer­zos en arti­cu­lar la soli­da­ri­dad efec­ti­va con la RESISTENCIA.

Cuan­do par­ti­mos, nos lle­va­mos en las alfor­jas muchos ges­tos de ter­nu­ra que reci­bi­mos con tan­ta natu­ra­li­dad, como si fue­ra un vaso de agua o un pla­to de comi­da

No sé cuán­to dura el efec­to de la magia. Pero sí sé que es una sen­sa­ción que pro­du­ce ener­gía, ale­gría, ganas de vivir y de luchar. La magia del encuen­tro toda­vía dura… como dura la espe­ran­za… como dura la ter­nu­ra en nues­tra piel…, como es dura la lucha…

Apren­di­mos tan­tas des­pe­di­das, y sin embar­go, cada una sigue sien­do úni­ca.

En algún lugar de la ESPERANZA, anda el pue­blo gue­va­rian­do la his­to­ria. Y no sé por qué me acuer­do aho­ra de ese Che que escri­bía con cier­ta argen­ti­na ver­güen­za: “Déje­me decir­le, a ries­go de pare­cer ridícu­lo, que el revo­lu­cio­na­rio ver­da­de­ro está guia­do por gran­des sen­ti­mien­tos de amor”. Dosis de amor, y dosis de espe­ran­za, siguen ama­san­do revo­lu­cio­nes en las hon­du­ras de nues­tro con­ti­nen­te.

14 de mar­zo del 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *