Rubal­ca­ba avi­sa que el Gobierno actua­rá con­tra «quie­nes han inju­ria­do y calum­nia­do a las FSE»

MADRID-. Des­pués de que el con­se­je­ro de Inte­rior de Lakua anun­cia­ra ayer que su Depar­ta­men­to remi­ti­rá a la Audien­cia Nacio­nal espa­ño­la el ates­ta­do sobre la mani­fes­ta­ción cele­bra­da el domin­go en Donos­tia, el minis­tro de Inte­rior, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, ha avan­za­do hoy en RNE que su Minis­te­rio está tra­ba­jan­do con la Abo­ga­cía del Esta­do para actuar con­tra «todos aque­llos que han inju­ria­do o calum­nia­do sin nin­gún tipo de prue­ba, siguien­do las men­ti­ras de ETA, a las FSE y han dicho bar­ba­ri­da­des como que se tor­tu­ró a Jon Anza, que se le ente­rró. Todo eso vamos a lle­var­lo a los tri­bu­na­les y quien ha dicho esas cosas que res­pon­da ante los tri­bu­na­les y fren­te al Esta­do.

El minis­tro de Inte­rior ha aña­di­do que «no estoy dis­pues­to a con­sen­tir ni un minu­to más ese tipo de acu­sa­cio­nes. La gen­te tie­ne dere­cho a defen­der­se, a opi­nar lo que quie­ra, lo que tú no pue­des es salir en unos micró­fo­nos y decir que a Jon Anza le ha dete­ni­do tal o cual cuer­po de segu­ri­dad del Esta­do, le ha tor­tu­ra­do y le ha ente­rra­do. Eso no pue­de ser por­que es una inju­ria into­le­ra­ble para un Esta­do demo­crá­ti­co que actúa siem­pre de acuer­do con los prin­ci­pios de la ley».

Por ello, ha insis­ti­do en que «quien haya dicho esas cosas sin nin­gún tipo de prue­bas siguien­do una cam­pa­ña men­ti­ro­sa orques­ta­da por ETA va a tener que res­pon­der ante los tri­bu­na­les, por­que el Esta­do tie­ne que defen­der el buen nom­bre de las FSE. Lle­va­mos mucho tiem­po aguan­tan­do insul­tos, calum­nias e inju­rias, y has­ta aquí hemos lle­ga­do».

El hos­pi­tal avi­só has­ta tres veces a Poli­cía y Fis­ca­lía antes de que Jon Anza murie­ra.

FRANCIA-ETA

Mai­te Ubi­ria: Baio­na

La pro­cu­ra­do­ra de Baio­na con­vo­ca­ba ayer tar­de a los medios de comu­ni­ca­ción, en su segun­da com­pa­re­cen­cia públi­ca rela­ti­va al «caso Anza» en el pla­zo de 72 horas. Esta vez con el moti­vo mayor de dar cuen­ta de los resul­ta­dos pre­li­mi­na­res de la autop­sia prac­ti­ca­da, en la maña­na de ayer en Tou­lou­se, al cuer­po del mili­tan­te vas­co.

Sin embar­go, la com­pa­re­cen­cia daba paso a otros dos anun­cios fuer­tes cuyos moti­vos reales no eran fáci­les de enten­der. No has­ta que ya entra­da la noche un comu­ni­ca­do del Hos­pi­tal Pur­pan arro­ja­ra algo más de luz.

A las 17.30, la pro­cu­ra­do­ra infor­ma­ba de que los foren­ses no han halla­do en el cuer­po de Jon sig­nos de vio­len­cia exter­na ni hemo­rra­gia cere­bral y que su muer­te se debió a un paro neu­ro-car­dia­co-pul­mo­nar segui­do de un colap­so poli­vis­ce­ral.

La fis­cal se refe­ría tam­bién al avan­za­do gra­do de des­com­po­si­ción del cadá­ver para atri­buir­lo a las «malas con­di­cio­nes de con­ser­va­ción y al lar­go perio­do en que ha per­ma­ne­ci­do en la mor­gue» del Hos­pi­tal Pur­pan.

La pro­cu­ra­do­ra Kaya­na­kis expli­ca­ba que los resul­ta­dos defi­ni­ti­vos de la autop­sia se cono­ce­rán la sema­na pró­xi­ma, cuan­do se dis­pon­ga de los resul­ta­dos de los aná­li­sis bio­ló­gi­cos soli­ci­ta­dos por los exper­tos foren­ses.

Tras dar cuen­ta de esa infor­ma­ción, la pro­cu­ra­do­ra abría final­men­te la puer­ta, si no a una segun­da autop­sia, tal como deman­da la fami­lia, sí al menos a la prác­ti­ca de «una serie de prue­bas o aná­li­sis suple­men­ta­rios y a la veri­fi­ca­ción del tra­ba­jo de los exper­tos foren­ses».

Era el pri­mer anun­cio ines­pe­ra­do, a la vis­ta de la fir­me­za expre­sa­da el vier­nes por la fis­cal y a la suce­sión de tra­bas con las que se está encon­tran­do la fami­lia Anza, pri­me­ro para pro­ce­der a la sim­ple iden­ti­fi­ca­ción visual del cadá­ver, y des­pués para que un médi­co de su con­fian­za pue­da par­ti­ci­par en la autop­sia.

Aho­ra sí, paso al juez

El segun­do anun­cio sor­pre­si­vo, toda­vía de más cala­do, era el de la cesión por la fis­cal del caso Anza a un juez de ins­truc­ción.

Pese a las múl­ti­ples soli­ci­tu­des en ese sen­ti­do de la fami­lia, Kaya­na­kis se ha nega­do a ceder a un juez inde­pen­dien­te un caso que ha sufri­do un giro ines­pe­ra­do para la fis­cal de Baio­na tras la apa­ri­ción del cuer­po del mili­tan­te vas­co en la mor­gue del Hos­pi­tal Pur­pan de Tou­lou­se.

¿Qué ha cam­bia­do para que aho­ra sí deje usted el caso a un juez?, le pre­gun­ta­ba ayer GARA a la fis­cal Kaya­na­kis. Y es que el mis­mo vier­nes, cuan­do este medio le pre­gun­ta­ba sobre las res­pon­sa­bi­li­da­des a asu­mir por lo suce­di­do en el caso, Anne Kaya­na­kis afir­ma­ba con rotun­di­dad que «no encuen­tro moti­vo alguno para no seguir al fren­te de esta inves­ti­ga­ción, aho­ra para acla­rar las cir­cuns­tan­cias en que murió Jon Anza».

Kaya­na­kis no con­tes­tó con cla­ri­dad a la pre­gun­ta sobre su repen­tino cam­bio de acti­tud. Se escu­dó en la «pro­gre­si­va com­ple­ji­dad del caso», alu­dien­do a que la autop­sia, entre otras dili­gen­cias, se pue­de demo­rar en el tiem­po y obli­gar a emplear nue­vos medios y esfuer­zos.

Insis­tía des­pués Kaya­na­kis en que lo impor­tan­te aho­ra es «actuar con dili­gen­cia para deter­mi­nar qué pasó con Jon Anza» entre el 18 de abril, en que lle­gó a Tou­lou­se, y el 29 de abril en el que fue loca­li­za­do en muy mal esta­do de salud en el par­que de la ave­ni­da Estras­bur­go por la Poli­cía Muni­ci­pal.

Final­men­te alu­día a la nece­si­dad de «recu­pe­rar el cré­di­to» de la ins­ti­tu­ción a la que repre­sen­ta, y de «no dejar som­bras de sos­pe­cha» en el caso Anza.

Ante el reque­ri­mien­to de los medios de comu­ni­ca­ción, la fis­cal Kaya­na­kis afir­ma­ba que esta­ba ya en mar­cha la «recons­truc­ción de los hechos», para saber «en qué esla­bón se rom­pió la cade­na» pro­vo­can­do «el fra­ca­so evi­den­te» de la inves­ti­ga­ción que ella ha diri­gi­do.

Nue­va­men­te, la fis­cal vol­vía a atri­buir a una «cade­na de erro­res» que habrían pro­vo­ca­do que duran­te diez meses se guar­da­ra el cuer­po de Anza en la mor­gue del hos­pi­tal Pur­pan de Tou­lou­se «sin que las deman­das de iden­ti­fi­ca­ción de nues­tra par­te, y los trá­mi­tes del hos­pi­tal se cru­za­ran, per­mi­tien­do así la iden­ti­fi­ca­ción».

Se rom­pió el silen­cio

Las pala­bras de Kaya­na­kis te- nían, ya entra­da la noche, un efec­to bume­rán. Efec­ti­va­men­te, había alu­di­do duran­te su com­pa­re­cen­cia de pren­sa al «gran tama­ño» de dicho hos­pi­tal para situar, una vez más, la sos­pe­cha de la cul­pa sobre el «cor­to­cir­cui­to» pro­du­ci­do en la iden­ti­fi­ca­ción del mili­tan­te de ETA en una supues­ta negli­gen­cia de los ser­vi­cios admi­nis­tra­ti­vos del Hos­pi­tal Pur­pan.

Sin embar­go, en la pri­me­ra reac­ción tras las acu­sa­cio­nes lar­va­das hacia ese ser­vi­cio, el Hos­pi­tal Pur­pan emi­tía a las 20.30 un comu­ni­ca­do públi­co en el que afir­ma de mane­ra taxa­ti­va que sus res­pon­sa­bles comu­ni­ca­ron a la Poli­cía, el 30 de abril de 2009, que la vís­pe­ra había ingre­sa­do en el cen­tro hos­pi­ta­la­rio occi­tano una per­so­na de la que se des­co­no­cía su iden­ti­dad.

Habi­da cuen­ta del agra­va­mien­to del esta­do del pacien­te, la direc­ción del Pur­pan se puso en con­tac­to con el pro­cu­ra­dor de Tou­lou­se, el 4 de mayo, para insis­tir en la difi­cul­tad que encon­tra­ba para loca­li­zar a los alle­ga­dos de esta per­so­na.

En vis­ta de que esas deman­das no daban resul­ta­do, el 7 de mayo, el mis­mo cen­tro sani­ta­rio remi­tió una ficha com­ple­ta con la des­crip­ción de Jon Anza a la ofi­ci­na encar­ga­da de la bús­que­da de per­so­nas des­apa­re­ci­das.

La reve­la­ción lle­ga cua­tro días des­pués de que se cono­cie­ra que Anza había ingre­sa­do el 29 de abril de 2009 en el Pur­pan y falle­ci­do en el mis­mo cen­tro hos­pi­ta­la­rio el 11 de mayo del mis­mo año sin que los esfuer­zos de su fami­lia por encon­trar­lo, pri­me­ro, y des­pués las «inten­sas pes­qui­sas» ‑en pala­bras de Kaya­na­kis- de la Poli­cía Judi­cial per­mi­tie­ran loca­li­zar al ex pre­so polí­ti­co vas­co.

En ape­nas tres horas, el anun­cio del Pur­pan pro­vo­ca­ba un giro cla­ve en el caso Anza que, dada su mag­ni­tud, no podía ser ajeno al cono­ci­mien­to de la pro­cu­ra­do­ra. A la espe­ra de lo que ocu­rra en pró­xi­mas horas, algo está cla­ro: el silen­cio se ha roto y Kaya­na­kis ha hui­do del caso.

La Poli­cía de Baio­na inte­rro­gó el vier­nes a per­so­nal del Pur­pan

El dia­rio tolo­sano «lade​pe​che​.fr» infor­mó el pasa­do sába­do de que agen­tes de la Poli­cía Judi­cial (PJ) de Baio­na habían inte­rro­ga­do a per­so­nal del hos­pi­tal Pur­pan, entre ellos a un res­pon­sa­ble de Enfer­me­ría. El mis­mo medio aña­día que, según sus infor­ma­cio­nes, la Poli­cía de Tou­lou­se no fue infor­ma­da en su día por el hos­pi­tal de que un hom­bre que no por­ta­ba docu­men­ta­ción que per­mi­tie­ra iden­ti­fi­car­lo había muer­to el 11 de mayo en sus ins­ta­la­cio­nes.

Por su par­te, «Le Mon­de» con­cre­tó que el hos­pi­tal de Pur­pan res­pon­dió el 4 de junio a la requi­si­to­ria emi­ti­da des­de Baio­na para com­pro­bar si algu­na per­so­na que res­pon­die­ra a las carac­te­rís­ti­cas de Jon Anza había sido ingre­sa­do en el cen­tro. Según reco­ge la ver­sión ofi­cial, la res­pues­ta fue nega­ti­va. La mayo­ría de los medios fran­ce­ses se pre­gun­tan, sin que has­ta aho­ra hayan dado con la res­pues­ta, cómo pudo ocu­rrir que el cuer­po de una per­so­na fue­ra «olvi­da­do» en la mor­gue duran­te diez meses.

Pur­pan dis­po­ne de 736 camas, por deba­jo del millar que tie­ne Cru­ces y las 1.100 del Hos­pi­tal Donos­tia.

GARA

Mutis­mo tras reve­lar­se que guar­dias civi­les huye­ron de Tou­lou­se esos días

El dia­rio tolo­sano «lade​pe​che​.fr» infor­mó el pasa­do sába­do de que agen­tes de la Poli­cía Judi­cial (PJ) de Baio­na habían inte­rro­ga­do a per­so­nal del hos­pi­tal Pur­pan, entre ellos a un res­pon­sa­ble de Enfer­me­ría. El mis­mo medio aña­día que, según sus infor­ma­cio­nes, la Poli­cía de Tou­lou­se no fue infor­ma­da en su día por el hos­pi­tal de que un hom­bre que no por­ta­ba docu­men­ta­ción que per­mi­tie­ra iden­ti­fi­car­lo había muer­to el 11 de mayo en sus ins­ta­la­cio­nes.

Por su par­te, «Le Mon­de» con­cre­tó que el hos­pi­tal de Pur­pan res­pon­dió el 4 de junio a la requi­si­to­ria emi­ti­da des­de Baio­na para com­pro­bar si algu­na per­so­na que res­pon­die­ra a las carac­te­rís­ti­cas de Jon Anza había sido ingre­sa­do en el cen­tro. Según reco­ge la ver­sión ofi­cial, la res­pues­ta fue nega­ti­va. La mayo­ría de los medios fran­ce­ses se pre­gun­tan, sin que has­ta aho­ra hayan dado con la res­pues­ta, cómo pudo ocu­rrir que el cuer­po de una per­so­na fue­ra «olvi­da­do» en la mor­gue duran­te diez meses.

Pur­pan dis­po­ne de 736 camas, por deba­jo del millar que tie­ne Cru­ces y las 1.100 del Hos­pi­tal Donos­tia. GARA

Mutis­mo tras reve­lar­se que guar­dias civi­les huye­ron de Tou­lou­se esos días

Para la pro­cu­ra­do­ra Anne Kaya­na­kis, la pre­ci­pi­ta­da mar­cha de un gru­po de guar­dia civi­les de un hotel de Tou­lou­se, aban­do­nan­do tras de sí dos pis­to­las, «no guar­da obje­ti­va­men­te rela­ción con el caso Anza» y es un inci­den­te que hay que enmar­car «en la pre­sen­cia cons­tan­te y nor­mal en sue­lo fran­cés de agen­tes espa­ño­les espe­cia­li­za­dos en la lucha anti­te­rro­ris­ta».

La fis­cal ha mati­za­do la fecha dada en su infor­ma­ción por el dia­rio «El Mun­do» para situar la esca­pa­da de los mili­ta­res espa­ño­les en el 20 de mayo de 2009. Los perio­dis­tas le han recor­da­do que ella mis­ma lan­zó la inves­ti­ga­ción sobre la des­apa­ri­ción ape­nas dos días antes de esa fecha. La pro­cu­ra­do­ra, que podría estar vivien­do sus últi­mas horas al fren­te del «caso Anza», res­pon­de que «ese suce­so» tuvo lugar cuan­do el mili­tan­te donos­tia­rra «lle­va­ba ya unos diez días muer­to».

Por ello, no pedi­rá que se inves­ti­gue un inci­den­te del cual no tuvo cono­ci­mien­to has­ta el mes pasa­do, cuan­do la Poli­cía le pre­gun­tó si el suce­so era rele­van­te a la vis­ta de la inves­ti­ga­ción que diri­ge sobre el «caso Anza», a lo que Kaya­na­kis res­pon­dió nega­ti­va­men­te.

La hui­da de los guar­dias civi­les no había tras­cen­di­do has­ta aho­ra, pero ayer fue reve­la­da en «El Mun­do», bajo el títu­lo: «Guar­dias civi­les olvi­dan sus pis­to­las en Tou­lou­se». Se ase­gu­ra que en coin­ci­den­cia tem­po­ral con la difu­sión de la des­apa­ri­ción de Anza, «un gru­po de guar­dias civi­les salió de for­ma pre­ci­pi­ta­da del apartho­tel Ada­gio, en Tou­lou­se, y se deja­ron olvi­da­das dos pis­to­las deba­jo del col­chón de su habi­tua­ción».

Siem­pre según esta fuen­te, la Guar­dia Civil no noti­fi­có esta apa­ren­te fuga pre­ci­pi­ta­da a las auto­ri­da­des fran­ce­sas. La fis­cal Kaya­na­kis y el comi­sa­rio Leo­nard no se ente­ra­ron has­ta febre­ro.

La noti­cia inclu­ye otros aspec­tos rele­van­tes, como la con­fir­ma­ción de que la Guar­dia Civil cono­cía que Anza mili­ta­ba en ETA al haber halla­do sus hue­llas en el zulo de Sen­pe­re, un dato del que dio cuen­ta la orga­ni­za­ción arma­da en su día y que siem­pre ha sido nega­do por el minis­tro de Inte­rior espa­ñol. Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba sos­tie­ne que has­ta que ETA no reco­no­ció su mili­tan­cia, las FSE no sabían nada.

Pese a la evi­den­te impor­tan­cia de este epi­so­dio ‑que en el menor de los casos con­fir­ma que había guar­dias civi­les arma­dos en Tou­lou­se en esos días y que tuvie­ron que salir rápi­da­men­te tras tras­cen­der el hecho por un moti­vo inexplicado‑, el Gobierno espa­ñol man­tu­vo ayer su mutis­mo abso­lu­to. Según algu­nas fuen­tes, Rubal­ca­ba ha afir­ma­do en pri­va­do que no pien­sa hacer nin­gún tipo de decla­ra­ción sobre el caso de Anza, des­pués de que su tesis se vinie­ra aba­jo. La prác­ti­ca tota­li­dad de los medios de comu­ni­ca­ción tam­po­co se hicie­ron eco del asun­to.

«El Mun­do» mues­tra tener muchos datos sobre el inci­den­te, ya que expli­ca que las dos pis­to­las fue­ron halla­das deba­jo del col­chón por una emplea­da de la lim­pie­za, y que los guar­dias civi­les ‑su núme­ro no se pre­ci­sa- se habían ins­cri­to en el hotel con su nom­bre real.

anza_toulouse

«¿Qué tenéis que escon­der?», la gran pre­gun­ta en la mor­gue de Tou­lou­se

Cer­ca de un cen­te­nar de per­so­nas reco­rrie­ron toda­vía de noche los más de 300 kiló­me­tros que sepa­ran Eus­kal Herria de Tou­lou­se. Lo hicie­ron con la espe­ran­za de con­tri­buir a levan­tar otra oscu­ri­dad: la que pesa sobre la des­apa­ri­ción y muer­te de Jon Anza. Acu­die­ron con el con­ven­ci­mien­to de que sólo la pre­sión popu­lar evi­ta­ría que se rea­li­za­ra una autop­sia sin la pre- sen­cia del médi­co de con­fian­za de la fami­lia. Que­rían evi­tar así que se man­tu­vie­ran los inte­rro­gan­tes y se cerra­ra en fal­so la inves­ti­ga­ción sobre el cadá­ver.

Acu­die­ron inclu­so repre­sen­tan­tes de movi­mien­tos polí­ti­cos occi­ta­nos. Y, por supues­to, miem­bros cono­ci­dos de la izquier­da aber­tza­le, como Miren Legor­bu­ru y Txo­min Zilua­ga, ex pre­sos polí­ti­cos, ami­gos y per­so­nas sim­ple­men­te soli­da­rias con la situa­ción de la fami­lia.

Como ya había ocu­rri­do el vier­nes con el inten­to de ver el cadá­ver para su iden­ti­fi­ca­ción, se encon­tra­ron pri­me­ro con que la fis­cal de Baio­na, Anne Kaya­na­kis, veta­ba al médi­co de con­fian­za y orde­na­ba ini­ciar la autop­sia. Y así fue. Mien­tras, en el exte­rior las dece­nas de poli­cías apos­ta­dos se esfor­za­ban en impe­dir vio­len­ta­men­te que los vas­cos allí con­gre­ga­dos acce­die­ran al inte­rior del edi­fi­cio.

Pese a ello, hubo quie­nes, iku­rri­ña en mano, con­si­guie­ron esqui­var el cer­co y acce­der a su inte­rior. En ese momen­to, los po- licías recu­rrie­ron a los gases lacri­mó­ge­nos.

La jor­na­da arran­có para muchos a las 4.30 en la Pla­za Saint Andre de Baio­na. Allí esta­ba fija­da la pri­me­ra cita para acu­dir en cara­va­na has­ta Tou­lou­se, arro­par así a los fami­lia­res de Jon Anza y con­se­guir que en la autop­sia tam­bién estu­vie­ra el médi­co de con­fian­za. Rápi­da­men­te se for­mó una cara­va­na de dece­nas de vehícu­los que pocos minu­tos antes de las 8.00 lle­ga­ba ya al Hos­pi­tal de Ran­gueil de Tou­lou­se.

Para enton­ces, dece­nas de poli­cías, inclu­so con perros, se encon­tra­ban cus­to­dian­do el exte­rior del edi­fi­cio del ser­vi­cio ana­tó­mi­co-foren­se. Se des­ple­ga­ron dos pan­car­tas, una en eus­ka­ra y otra en fran­cés, con la leyen­da «Jon Anza, egia nahi dugu!», así como dece­nas de iku­rri­ñas.

La géli­da maña­na no tar­dó mucho en calen­tar­se. Una vez que se supo que habían ini­cia­do la autop­sia, sólo fal­tó que una voz gri­ta­ra «Denok barru­ra!». Los empu­jo­nes y los gol­pes lle­ga­ron en cas­ca­da, y acto segui­do los poli­cías opta­ron por lan­zar gas lacri­mó­geno a los ros­tros de quie­nes exi­gían la ver­dad sobre lo ocu­rri­do a Jon Anza.

En segun­dos se exten­die­ron por todo el recin­to las per­se­cu­cio­nes y cona­tos de car­gas, dejan­do en el sue­lo a más de un vas­co, entre ellos una per­so­na con pro­ble­mas de asma a la que le cos­ta­ba poder res­pi­rar.

Car­gas con gas lacri­mó­geno

Tras la aco­me­ti­da poli­cial se pro­du­je­ron rifi­rra­fes ver­ba­les curio­sos y sig­ni­fi­ca­ti­vos a la vez, con repro­ches mutuos, en los que por ejem­plo los poli­cías acu­sa­ban a los vas­cos de pro­vo­car su res­pues­ta. «Vio­len­cia es lo que habéis hecho, escon­der un cadá­ver duran­te diez meses y cola­bo­rar en su muer­te, ¡ase­si­nos!», les espe­ta­ban los mani­fes­tan­tes, mien­tras que los poli­cías res­pon­dían con fra­ses co- mo: «No, no, no, noso­tros no tene­mos nada que ver con eso».

No tar­da­ron en lle­gar más y más poli­cías, todos con mate­rial anti­dis­tur­bio, que tam­bién tuvie­ron que tra­ba­jar para des­ba­ra­tar los siguien­tes inten­tos de acce­der al edi­fi­cio sani­ta­rio.

Una hora des­pués se infor­ma­ba de que había fina­li­za­do la prue­ba foren­se. En ella, los foren­ses de la capi­tal occi­ta­na toma­ron mues­tras que aho­ra ten­drán que ana­li­zar los labo­ra- torios, mien­tras que la autop­sia de ayer es aún pre­li­mi­nar. Sus resul­ta­dos pasa­rán a la fis­cal de Baio­na, y será ella la que deci­da cuá­les serán los siguien­tes pasos a rea­li­zar. Si des­cu­bre indi­cios de cri­mi­na­li­dad, el cuer­po de Anza segui­rá sin ser ente­rra­do o inci­ne­ra­do. En caso con­tra­rio ‑aun­que habrá que espe­rar a los resul­ta­dos defi­ni­ti­vos, que tar­da­rán sema­nas- será la fami­lia Anza la que deci­da qué hacer con su cadá­ver.

En asam­blea se infor­mó a los con­cen­tra­dos sobre la fina­li­za­ción de la autop­sia. La denun­cia se resu­mió en dos pre­gun­tas: «¿Por qué vetan al médi­co de con­fian­za?, ¿Qué tenéis que escon­der?». Nadie res­pon­día en el hos­pi­tal. Mien­tras se elu­cu­bra­ba sobre la posi­bi­li­dad de que Kaya­na­kis acu­die­ra al medio­día en per­so­na al cen­tro occi­tano, tan­to los vas­cos como los poli- cías se que­da­ron apos­ta­dos ante la mor­gue. Tam­bién todos los medios fran­ce­ses y, des­pués, los espa­ño­les ‑qui­zás tras leer la noti­cia publi­ca­da por «El Mun­do»-, que lle­ga­ron en cas­ca­da duran­te la.

Se que­da allí

Sobre las 12.30, lle­ga­ban nue­vas noti­cias, más posi­ti­vas. El cuer­po de Jon Anza per­ma­ne­ce­rá allí, y así cabe aún la posi­bi­li­dad de que la fis­cal de Baio­na per­mi­ta que el médi­co de con­fian­za ana­li­ce el cadá­ver. Como la pre­mi­sa esen­cial para que la médi­co de con­fian­za pue­da estu­diar el cadá­ver de Jon Anza es que el cuer­po per­ma­nez­ca en el ins­ti­tu­to foren­se, se deci­dió que así sea. Lue­go el cuer­po sin vida de Jon Anza será repa­tria­do a Eus­kal Herria, aun­que para ello ten­drá que sor­tear las habi­tua­les tra­bas buro­crá­ti­cas.

Ante la hile­ra de gen­dar­mes, un «Eus­ko Guda­riak» puño en alto, gri­tos de «Jon, guda­ri, gogoan zai­tu­gu» y un irrin­tzi des­pi­die­ron al mili­tan­te falle­ci­do.

No son los once meses, son los once días, edi­to­rial de Gara.

Una prác­ti­ca recu­rren­te para des­ac­ti­var escán­da­los es des­viar la aten­ción hacia aspec­tos cola­te­ra­les del caso. Ese camino pare­ce tomar el tra­ta­mien­to judi­cial y mediá­ti­co del expe­dien­te de Jon Anza. Como esta­ba can­ta­do, sobre todo tras prohi­bir­se al médi­co de la fami­lia pre­sen­ciar la autop­sia, el aná­li­sis foren­se no de- paró nada extra­ño: la fis­cal Kaya­na­kis se apre­su­ró a des­ta­car que el mili­tan­te donos­tia­rra murió por un paro car­día­co y fallo mul­ti­or­gá­ni­co, lo cual no deja de ser una obvie­dad, por­que así murie­ron, entre otros, des­de Joxe Arre­gi has­ta Mah­mud al Mabhuh, diri­gen­te de Hamás muer­to a manos del Mos­sad en un hotel de Dubai. En para­le­lo, la fis­cal ha esta­do diri­gien­do todo su dis­cur­so hacia el incom­pren­si­ble sin­sen­ti­do de esos once meses en los que evi­den­te­men­te el cadá­ver de Anza estu­vo «ente­rra­do», aun­que no bajo el sue­lo, sino en una mor­gue. Y mien­tras tan­to, Rubal­ca­ba calla des­pués de haber insi­nua­do que esta­ba vivo y con el dine­ro.

No cabe duda de que estas pis­tas se enma­ra­ña­rán aún más en los pró­xi­mos días y sema­nas. Por eso hay que remar­car que la cla­ve del asun­to no está en un supues­to ‑aun­que cier­ta­men­te inex­pli­ca­ble- fallo admi­nis­tra­ti­vo de once meses, sino en qué pasó con Jon Anza en esos once días, des­de que salió de Baio­na hacia Tou­lou­se con un bille­te de vuel­ta para dos días des­pués ‑y con una impor­tan­te visi­ta médi­ca que cum­plir en la agen­da- has­ta que pre­sun­ta­men­te apa­re­ció mori­bun­do en un par­que per­di­do de Occi­ta­nia.

A día de hoy, ni siquie­ra exis­te un rela­to ofi­cial de esos once días. Lo cono­ci­do no reve­la un sólo dato que des­mon­te la con­vic­ción asen­ta­da en bue­na par­te de la socie­dad vas­ca. Una con­vic­ción apun­ta­la­da por la cons­ta­ta­ción de que, ten­gan o no rela­ción direc­ta con el caso, guar­dias civi­les salie­ron pre­ci­pi­ta­da­men­te de un hotel de Tou­lou­se tras esta­llar el caso. Y la de que la Poli­cía fran­ce­sa sabía, por­que se lo tras­la­dó el hos­pi­tal, que tenía un hom­bre fácil­men­te iden­ti­fi­ca­ble murién­do­se en una habi­ta­ción.

Fuen­te: Dia­rio Gara.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *