La red Gla­dio en Espa­ña, por Rebelion

La OTAN, en cola­bo­ra­ción con la CIA, su homó­lo­go el MI 6 bri­tá­ni­co y otros ser­vi­cios secre­tos loca­les en los paí­ses don­de ope­ra­ba, ha come­ti­do nume­ro­sos actos terro­ris­tas atri­bui­dos fal­sa­men­te a la izquier­da (lo que se lla­ma en len­gua­je mili­tar aten­ta­dos de fal­sa ban­de­ra), inter­vino secre­ta­men­te en la polí­ti­ca de los paí­ses euro­peos al mar­gen de los ciu­da­da­nos y de sus gobier­nos supues­ta­men­te “demo­crá­ti­cos”, orga­ni­zó frau­des elec­to­ra­les y gol­pes de Esta­do. Los medios de des­in­for­ma­ción hicie­ron todo lo posi­ble por ocul­tar­lo. Cuan­do ya no pudie­ron seguir hacién­do­lo, des­de que la exis­ten­cia de esta red fue reve­la­da por el pri­mer minis­tro ita­liano Giu­lio Andreot­ti en 1990 ante el Par­la­men­to (1), se dedi­ca­ron a mini­mi­zar su exten­sión y sus impli­ca­cio­nes por razo­nes obvias.

La exis­ten­cia de estos ejér­ci­tos secre­tos clan­des­ti­nos crea­dos por la OTAN des­pués de la Segun­da Gue­rra Mun­dial cono­ci­dos como Gla­dio o redes stay-behind (que­dar detrás), se jus­ti­fi­có por la ame­na­za inven­ta­da de una inmi­nen­te inva­sión soviética.

¿Pen­sa­rás que es una opi­nión cons­pi­ra­noi­ca? No.

Ray Cli­ne, uno de los direc­to­res adjun­tos de la CIA reco­no­ció que “todo el asun­to del stay-behind no tenía, a mi modo de ver, otro obje­ti­vo que garan­ti­zar, en caso de que suce­die­se lo peor, que un par­ti­do comu­nis­ta lle­ga­ra al poder, que hubie­se agen­tes para avi­sar­nos, para seguir de cer­ca los hechos e infor­mar­nos”.

La reali­dad era mucho pero que eso como verás.

Estas ope­ra­cio­nes secre­tas uti­li­za­ron a nume­ro­sos cri­mi­na­les nazis que fue­ron cui­da­do­sa­men­te pro­te­gi­dos tras la segun­da gue­rra mun­dial como Klaus Bar­bie, el car­ni­ce­ro de Lyon, que aca­bó en Boli­via orga­ni­zan­do el gru­po de ase­si­nos los Novios de la Muer­te (2).

Tam­bién se uti­li­za­ron a fas­cis­tas des­ta­ca­dos que habían cola­bo­ra­do con los nazis como el prín­ci­pe ita­liano Vale­rio Borghe­se, apo­da­do el prín­ci­pe negro, que diri­gía la Deci­ma MAS (XMAS), un ejér­ci­to de 4.000 hom­bres crea­do en 1941. Este gru­po exter­mi­nó a sus com­pa­trio­tas miem­bros de la resis­ten­cia con­tra la ocu­pa­ción nazi, pero gra­cias a la pro­tec­ción de los Esta­dos Uni­dos fue decla­ra­do «no cul­pa­ble» tras la libe­ra­ción en 1945 (3).

La exis­ten­cia de esta red que estu­vo acti­va duran­te déca­das es hoy indis­cu­ti­ble. A nivel inter­na­cio­nal, sus accio­nes fue­ron coor­di­na­das por el Pen­tá­gono, la OTAN, la CIA y su homó­lo­go bri­tá­ni­co, el MI‑6. Per­pe­tró nume­ro­sos actos terro­ris­tas, muchos fal­sa­men­te atri­bui­dos a la izquier­da comu­nis­ta y anar­quis­ta, duran­te años con la ayu­da de gru­pos de extre­ma derecha.

Sin duda el aten­ta­do mas pare­ci­do al del 11M en Ato­cha es el de la esta­ción ferro­via­ria de Bolo­nia el 2 de agos­to de 1980 que cau­só 85 muer­tos y más de 200 heri­dos (4). Igual que en Ato­cha el lugar era un impor­tan­te cen­tro de inter­sec­ción de trá­fi­co ferro­via­rio para el con­jun­to del país. Afec­tó fun­da­men­tal­men­te a gen­te del pue­blo ya que la bom­ba explo­tó en la sala de espe­ra de pasa­je­ros de segun­da cla­se de la esta­ción, igual que en el 11M don­de los tre­nes de pri­me­ra hora no iban pre­ci­sa­men­te lle­nos de minis­tros ni de direc­to­res generales.

En ambos casos inme­dia­ta­men­te los auto­res son iden­ti­fi­ca­dos y dete­ni­dos. El aten­ta­do de Bolo­nia es fal­sa­men­te atri­bui­do a gru­pos anar­quis­tas y el de Ato­cha a gru­pos islá­mi­cos supues­ta­men­te conec­ta­dos con la fan­tas­ma­gó­ri­ca y omni­pre­sen­te Al Qaeda.

En Ita­lia la poli­cía apro­ve­chó para entrar en las sedes de todas las orga­ni­za­cio­nes izquier­dis­tas, y dete­ner a cien­tos de per­so­nas. Para­le­la­men­te solo hizo pes­qui­sas en algu­nas for­ma­cio­nes de extre­ma dere­cha pero evi­tan­do curio­sa­men­te las dos más impor­tan­tes: Ordi­ne Nuo­vo et Avan­guar­dia Nazio­na­le que como se demos­tró des­pués esta­ban impli­ca­das en este y otros aten­ta­dos terro­ris­tas (5).

En Bolo­nia y en Madrid los jue­ces reci­bie­ron mul­ti­tud de infor­ma­cio­nes fal­sas y erró­neas. Según los magis­tra­dos ita­lia­nos, cuya ver­sión está con­fir­ma­da en las actas de la Cor­te de Jus­ti­cia del 23 de noviem­bre 1995, decla­ra­ron que los ser­vi­cios secre­tos mili­ta­res, el SISMI “nos hizo lle­gar una masa de infor­ma­cio­nes difí­cil­men­te veri­fi­ca­ble, a fin de empu­jar­nos en unas inves­ti­ga­cio­nes y/​o pis­tas tan impro­duc­ti­vas como exte­nuan­tes”.

Fue­ron acu­sa­das varias per­so­nas per­te­ne­cien­tes a gru­pos anar­quis­tas a los que de paso se les impu­taron inme­dia­ta­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad de otros tres aten­ta­dos ante­rio­res. La cabe­za de tur­co prin­ci­pal es Pie­tro Val­pre­da, un bai­la­rín de pro­fe­sión. El segun­do acu­sa­do, el ferro­via­rio Giu­se­pe Pine­lli, fue defe­nes­tra­do des­pués de un inte­rro­ga­to­rio. Este hecho ins­pi­ra­rá al Pre­mio Nobel Darío Fo su famo­sa obra de tea­tro «Muer­te acci­den­tal de un anarquista».

Pero el tes­ti­go de la acu­sa­ción Cor­ne­lio Rolan­dia, taxis­ta, que es a la vez miem­bro del Par­ti­do comu­nis­ta y del MSI, el par­ti­do neo-fas­cis­ta ita­liano, con­fe­sa­rá más tar­de al abo­ga­do de Val­pre­da que el jefe de la poli­cía de Milán le indi­có a quién debía reco­no­cer como cul­pa­ble. Rolan­dia falle­ce el año siguien­te de una «pul­mo­nía ful­mi­nan­te sin fie­bre», aña­dien­do así su nom­bre a una lar­ga lis­ta de muer­tes mas que sospechosas.

Sin embar­go las pis­tas con­du­je­ron lue­go a la extre­ma dere­cha, y tam­bién a los ser­vi­cios secre­tos, en par­ti­cu­lar a la Ofi­ci­na del Con­tra-espio­na­je ita­liano (HIZO) acer­ca de la par­ti­ci­pa­ción e impli­ca­ción de Mario Merino y Ste­fino Delle Chiaie, per­so­na­jes fas­cis­tas bien cono­ci­dos (6): este últi­mo per­pe­tra­ba tam­bién sus fecho­rías en Espa­ña, como vere­mos a continuación.

Las pis­tas del 11M tam­bién apun­tan como en los aten­ta­dos de Bolo­nia, del 11S y del 7J, a los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia nacio­na­les y supra­na­cio­na­les, pero en todos los casos han sido ente­rra­das… de momento.

Gla­dio no solo ope­ró en Ita­lia, sino tam­bién en Fran­cia, Bél­gi­ca, Luxem­bur­go, Sui­za, Por­tu­gal, Ale­ma­nia, los Paí­ses Bajos, Dina­mar­ca, Norue­ga, Sue­cia, Fin­lan­dia, Aus­tria, Gre­cia, Tur­quía y por supues­to en Espa­ña. La OTAN tam­bién come­tió actos terro­ris­tas en el pro­pio Rei­no Uni­do (aten­ta­dos bajo ban­de­ra fal­sa y ase­si­na­tos de repu­bli­ca­nos irlan­de­ses), en paí­ses neu­tra­les de Euro­pa con­ti­nen­tal como Sui­za, pero tam­bién en Áfri­ca y Asia fomen­tan­do, por ejem­plo, la masa­cre de 1 millón y medio de per­so­nas que come­tie­ron en Cam­bo­ya los Khmers rojos entre­na­dos y diri­gi­dos por el ser­vi­cio secre­to bri­tá­ni­co SOE (7). Sin olvi­dar que a media­dos de los años 90 entre­na­ron y equi­pa­ron a los terro­ris­tas que lue­go se con­ver­ti­rían en el Ejér­ci­to de Libe­ra­ción de Koso­vo antes y des­pués de los bom­bar­deos de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te sobre la dema­sia­do inde­pen­dien­te repú­bli­ca Yugos­la­va. (8)

La red Gla­dio en España

En Espa­ña duran­te la dic­ta­du­ra de Fran­co “el gobierno mis­mo era Gla­dio” según el pri­mer minis­tro (1981−1982) Cal­vo Sote­lo, que nun­ca admi­tió que exis­tie­se en Espa­ña. Pero men­tía, igual que lo hicie­ron todos los gobier­nos posteriores.

Duran­te la dic­ta­du­ra ade­más de tener un gobierno fas­cis­ta, la red Gla­dio tuvo una pre­sen­cia des­ta­ca­da, como docu­men­ta rigu­ro­sa­men­te Daniel Gan­ser en su exce­len­te libro Les Armées Secrè­tes de l’OTAN (9). El coro­nel Ama­deo Mar­tí­nez (10), entre otros, ha con­fir­ma­do que Espa­ña efec­ti­va­men­te alber­gó una estruc­tu­ra de tipo Gladio.

Des­de lue­go la excu­sa de defen­der­nos de una inva­sión del ejér­ci­to sovié­ti­co para implan­tar una red Gla­dio era espe­cial­men­te ridí­cu­la en nues­tro país dada la dis­tan­cia. Aun así, cuan­do hice la mili, en los años 60 recuer­do que se nos daban surrea­lis­tas cla­ses de la estra­te­gia a seguir en caso de inva­sión de la URSS a tra­vés de los Piri­neos. El obje­ti­vo de la red Gla­dio no era defen­der­nos de la inva­sión rusa, ni en Espa­ña ni en nin­gún país, el obje­ti­vo era con­tro­lar y repri­mir a los movi­mien­tos de opo­si­ción de izquier­da e impe­dir por todos los medios (inclu­yen­do los cri­mi­na­les) que acce­die­ran, no ya al poder, sino inclu­so a par­ce­las del poder.

Espa­ña aco­gió a nume­ro­sos nazis y extre­mis­tas de ultra­de­re­cha tras la segun­da gue­rra mun­dial, como es lógi­co, ya que era el úni­co esta­do ofi­cial­men­te fas­cis­ta que que­da­ba. Pero tam­bién siguió hacién­do­lo des­pués, como veremos.

Por ejem­plo, tras el abor­ta­do gol­pe de esta­do en Ita­lia del 7 diciem­bre de 1970 diri­gi­do por el prín­ci­pe fas­cis­ta Vale­rio Borghè­se, se implan­tó una auten­ti­ca colo­nia facha enca­be­za­da por el mis­mo. Entre ellos des­ta­ca Ste­fano Delle Chiaie (Caco­lla para los ami­gos) que tam­bién par­ti­ci­pó en el gol­pe toman­do el minis­te­rio del Inte­rior, aso­cia­do al nazi Otto Skor­zeny que era miem­bro con­sul­tor de los ser­vi­cios secre­tos de Fran­co. For­mó un gru­po de cri­mi­na­les que par­ti­ci­pó en unas mil ope­ra­cio­nes y al menos en 50 ase­si­na­tos de mili­tan­tes anti­fas­cis­tas por cuen­ta de los ser­vi­cios secre­tos espa­ño­les según con­fe­sio­nes de sus miem­bros, espe­cial­men­te de Aldo Tisei ante magis­tra­dos ita­lia­nos (11).

Ope­ra­ron sobre todo en el País Vas­co don­de, por ejem­plo, en 1976 pro­vo­ca­ron un enfren­ta­mien­to entre dife­ren­tes gru­pos car­lis­tas duran­te una mani­fes­ta­ción en Mon­te­ju­rra en la que hubo varios muer­tos (12).

Cuan­do el dic­ta­dor Pino­chet estu­vo bre­ve­men­te en Espa­ña para asis­tir al entie­rro del «gene­ra­lí­si­mo» Fran­cis­co Fran­co, tam­bién encon­tró tiem­po para entre­vis­tar­se con el terro­ris­ta Ste­fano Delle Chiaie” (13).

Pode­mos seguir el ras­tro de Delle Chiaie pos­te­rior­men­te duran­te su glo­rio­sa carre­ra: Como sos­pe­cho­so en la orga­ni­za­ción del aten­ta­do de la esta­ción de Bolo­nia en 1980. Orga­ni­zan­do ase­si­na­tos en Chi­le (ope­ra­ción Con­dor) y for­man­do los tris­te­men­te céle­bres escua­dro­nes de la muer­te en Boli­via jun­to al nazi Klaus Bar­bie, tam­bién pro­te­gi­do por la red Gladio.

Espa­ña no solo aco­gió a fas­cis­tas ita­lia­nos tam­bién lo hizo con otros como Jean Pie­rre Che­rid, ex miem­bro de la OAS, orga­ni­za­ción terro­ris­ta fran­ce­sa de extre­ma dere­cha crea­da en 1961 para opo­ner­se a la inde­pen­den­cia de Arge­lia con la cola­bo­ra­ción de Gla­dio. Jean Pie­rre Che­rid tam­bién estu­vo impli­ca­do en la ope­ra­ción Mon­te­ju­rra antes men­cio­na­da (14).

En los 70 el ser­vi­cio Cen­tral de Docu­men­ta­ción de la Pre­si­den­cia del Gobierno SECED, una uni­dad secre­ta espe­cial crea­da por Carre­ro Blan­co, man­te­nía estre­chos con­tac­tos con la red Gla­dio espa­ño­la y jun­tos par­ti­ci­pa­ron en la repre­sión vio­len­ta del movi­mien­to estu­dian­til, según Pie­tro Cedo­mi (15).
Los ser­vi­cios secre­tos espa­ño­les tra­ba­ja­ban en estre­cha cola­bo­ra­ción con la CIA e inclu­so ins­ta­la­ron una base de Gla­dio en la isla de Las Pal­mas, Cana­rias, igual que el Gla­dio ita­liano tuvo una base secre­ta en Alghe­ro, en la isla de Cer­de­ña. Según el tes­ti­mo­nio del Coro­nel ita­liano Alber­to Vollo en Las Pal­mas se entre­na­ban agen­tes extran­je­ros a las órde­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos según tes­ti­mo­nios de ellos mis­mos. (16)

En 1973 la red espa­ño­la par­ti­ci­pó en un ejer­ci­cio “ stay – behind” en Bavie­ra diri­gi­do por los nor­te­ame­ri­ca­nos (17), aun­que Espa­ña no entró ofi­cial­men­te en la OTAN has­ta 1982.

Des­pués siguió exis­tien­do. Tras la muer­te de Fran­co en 1975 siguie­ron ope­ran­do impu­ne­men­te. Por ejem­plo Car­lo Cicut­ti­ni, ex mili­tan­te del neo­fas­cis­ta Movi­mien­to Social Ita­liano (MSI) y diri­gen­te del gru­po terro­ris­ta Ordi­ne Nuo­vo, per­se­gui­do por la jus­ti­cia ita­lia­na a cau­sa del aten­ta­do terro­ris­ta de Peteano en 1972, tam­bién for­ma­ba par­te de la colo­nia fas­cis­ta implan­ta­da en Espa­ña, don­de lle­gó a bor­do de un avión militar.

Aquí par­ti­ci­pó acti­va­men­te en la matan­za per­pe­tra­da el 24 de enero de 1977 en el núme­ro 55 de la calle de Ato­cha (Madrid). Fue­ron ase­si­na­dos los abo­ga­dos labo­ra­lis­tas Enri­que Val­de­vi­ra Ibá­ñez, Luis Javier Bena­vi­des Orgaz y Fran­cis­co Javier Sau­qui­llo Pérez del Arco, el estu­dian­te de dere­cho Sera­fín Hol­ga­do de Anto­nio, y el admi­nis­tra­ti­vo Ángel Rodrí­guez Leal, y resul­ta­ron gra­ve­men­te heri­dos Miguel Sara­bia Gil, Ale­jan­dro Ruiz-Huer­ta Car­bo­nell, Luis Ramos Par­do y Dolo­res Gon­zá­lez Ruiz, casa­da con Sau­qui­llo, emba­ra­za­da que per­dió tam­bién a su bebé. Su par­ti­ci­pa­ción fue con­fir­ma­da por un infor­me reser­va­do del Comi­té Eje­cu­ti­vo para los Ser­vi­cios de Infor­ma­ción y Segu­ri­dad (CESIS), orga­nis­mo depen­dien­te de la Pre­si­den­cia del Con­se­jo de Minis­tros de Ita­lia (18) (19).

Este ener­gú­meno fue pro­te­gi­do por el gobierno fran­quis­ta, y por los gobier­nos pos­te­rio­res inde­pen­dien­te­men­te de que fue­ran de cen­tro, dere­cha o izquier­da. Cuan­do fue con­de­na­do en Ita­lia a cade­na per­pe­tua en 1987 el gobierno “demo­crá­ti­co” espa­ñol, enton­ces socia­lis­ta, se negó a extra­di­tar­lo dan­do como excu­sa que esta­ba casa­do con la hija de un tenien­te gene­ral y median­te este bra­gue­ta­zo se había con­ver­ti­do en ciu­da­dano espa­ñol (20).

Cuan­do en 1990 esta­lló el escán­da­lo de Gla­dio en el Par­la­men­to ita­liano, el par­la­men­ta­rio Anto­nio Rome­ro de Izquier­da Uni­da plan­teó la cues­tión de la exis­ten­cia de la red en Espa­ña al gobierno socia­lis­ta. Ade­más plan­teó la posi­bi­li­dad de una trai­ción de la OTAN al no haber­se infor­ma­do de esta red antes de que Espa­ña ingre­sa­se en ella en 1982.

La nega­ción fue uná­ni­me, pero no con­ven­ció. El minis­tro de defen­sa Serra se vio obli­ga­do a encar­gar una inves­ti­ga­ción. Pero se la encar­gó al Cen­tro Supe­rior de Infor­ma­ción y de Defen­sa CESID diri­gi­do por el gene­ral Man­glano que ade­más era el dele­ga­do espa­ñol en la OTAN para cues­tio­nes de segu­ri­dad. El ser­vi­cio secre­to mili­tar CESID era pre­ci­sa­men­te el prin­ci­pal sos­pe­cho­so así que encar­gar­le la inves­ti­ga­ción era como encar­gar al zorro inves­ti­gar quien se comió las galli­nas, una bur­la. Para com­ple­tar­la el Gene­ral Man­glano se negó rotun­da­men­te a decla­rar en el Par­la­men­to y por supues­to el resul­ta­do de su inves­ti­ga­ción fue el espe­ra­do: Espa­ña nun­ca había par­ti­ci­pa­do en la red Gla­dio. Caso cerra­do… por ahora.

La OTAN ha amplia­do sus acti­vi­da­des a todo el planeta

Si los aten­ta­dos terro­ris­tas de fal­sa ban­de­ra y la inge­ren­cia anti­de­mo­crá­ti­ca de la OTAN has­ta los años 90 se per­pe­tra­ron con la excu­sa de la lucha con­tra el comu­nis­mo fun­da­men­tal­men­te en los paí­ses de Euro­pa, aho­ra la excu­sa es la gue­rra con­tra el terro­ris­mo islá­mi­co, el nue­vo enemi­go inven­ta­do que jus­ti­fi­ca inter­ve­nir en todo el mundo.

El obje­ti­vo real es el mis­mo: el man­te­ni­mien­to de un orden que siga hacien­do posi­ble el con­trol y la apro­pia­ción de los recur­sos mun­dia­les por par­te de las eli­tes ricas. En espe­cial aho­ra es de vital impor­tan­cia apro­piar­se de los hidro­car­bu­ros res­tan­tes y con­tro­lar sus vías de dis­tri­bu­ción, a medi­da que nos apro­xi­ma­mos al zenit del petró­leo que según muchos ya se ha alcan­za­do. Si ana­li­zas la cons­te­la­ción de moti­vos de las últi­mas gue­rras y de las que están en cur­so, este obje­ti­vo apa­re­ce siem­pre en pri­mer plano, estre­cha­men­te liga­do a impe­dir la emer­gen­cia de un blo­que que pue­da com­pe­tir con la domi­na­ción uni­la­te­ral de las mul­ti­na­cio­na­les occidentales.

Bole­tín Armas Con­tra las Guerras

Notas

(1) Ver « Le SID para­llè­le – Le cas Gla­dio » Rap­port Andreot­ti sur l’Opération Gla­dio. www​.vol​tai​re​net​.org/​a​r​t​i​c​l​e​8​3​8​7​.​h​t​m​l​#​a​r​t​i​c​l​e​8​387
(2) Ver al res­pec­to de Klaus Bar­bie y los gru­pos nazis en Boli­via nues­tro Bole­tín nº 203 2ª Par­te. Lo que no te cuen­tan sobre Boli­via. El papel de los gru­pos fas­cis­tas que rei­vin­di­can la auto­no­mía. El papel de los medios de des­in­for­ma­ción. Cace­ría de indios en Cobi­ja, Pan­do. ¿Habrá un gol­pe de esta­do en Boli­via? Alfre­do Embid. http://​cia​ramc​.org/​c​i​a​r​/​b​o​l​e​t​i​n​e​s​/​c​r​_​b​o​l​2​0​3​2​p​a​r​t​e​.​htm
(3) Stuart Chris­tie, Ste­fano delle Chiaie (Anarchy Publi­ca­tions, Lon­dres 1984), p. 6.
(4) Terro­ris­mo de Esta­do 1980: masa­cre en Bolo­nia, 85 muer­tos. Red Voltaire,
www​.vol​tai​re​net​.org/​a​r​t​i​c​l​e​1​2​0​6​9​4​.​h​tml
(5) La orques­ta negra, de Fré­dé­ric Lau­rent, Edi­cio­nes Stock, 1978.
(6) Terro­ris­mo de Esta­do. 1980: masa­cre en Bolo­nia, 85 muertos
por Red Vol­tai­re. www​.vol​tai​re​net​.org/​a​r​t​i​c​l​e​1​2​0​6​9​4​.​h​tml
(7) Los ejér­ci­tos secre­tos de la OTAN. Sép­ti­ma par­te. Danie­le Ganser.
www​.vol​tai​re​net​.org/​a​r​t​i​c​l​e​1​6​3​7​0​3​.​h​t​m​l​#​a​r​t​i​c​l​e​1​6​3​703
(8) Ver al res­pec­to los dos libros de Michel Collon: El Jue­go de la Men­ti­ra y Mono­poly. Ambos publi­ca­dos en la edi­to­rial Hiru. www.hiru-ed-com
(9) Daniel Gan­ser Les Armées Secrè­tes de l’OTAN
www​.vol​tai​re​net​.org/​l​i​b​r​a​i​r​i​e​/​p​r​o​d​u​c​t​_​i​n​f​o​.​p​h​p​?​p​r​o​d​u​c​t​s​_​i​d​=65
(10) Josef Mano­la. Der Stan­dard 17 nov. 1990. cita­do en el libro de Daniel Ganser.
(11) Stuart Chris­tie y cola­bo­ra­do­res en News on Sun­day, extra 31 Mayo 1987, cita­do en el libro de Danie­lle Ganser.
(12) Miguel Gon­zá­lez. El País 2 diciem­bre 1990, cita­do en el libro de Danie­lle Ganser.
(13) Her­nan­do Cal­vo Ospi­na “Pino­chet, la CIA y los terro­ris­tas de la mafia”, Gran­ma, 28 de agos­to de 2003.
(14) Más allá de Mon­te­ju­rra. Terro­ris­mo dere­chis­ta. Edgar Gon­zá­lez Ruiz | Kao­sen­la­red | 3 – 4‑2006
www​.kao​sen​la​red​.net/​n​o​t​i​c​i​a​/​m​a​s​-​a​l​l​a​-​m​o​n​t​e​j​u​r​r​a​-​t​e​r​r​o​r​i​s​m​o​-​d​e​r​e​c​h​i​sta
(15) Fali­got y Kau­fer. Les Mai­tress espions. Robert Laf­font, París 1994. pgna. 285
(16) Daniel Gan­ser Les Armées Secrè­tes de l’OTAN
www​.vol​tai​re​net​.org/​l​i​b​r​a​i​r​i​e​/​p​r​o​d​u​c​t​_​i​n​f​o​.​p​h​p​?​p​r​o​d​u​c​t​s​_​i​d​=65
(17) Gerar­do Serra­va­llo. Gla­dio. Edi­zio­ne Asso­cia­te Roma 1991. p 82.
(18) Miguel Gon­za­lez. El país 2 diciem­bre 1990. Cita­do en el libro de Danie­lle Ganser.
(19) Angel Luis de la Calle. Expres­so Por­tu­gal 8 dic. 1990. Cita­do en el libro de Danie­lle Ganser.
(20) Agen­ce Fran­ce Pres­se. 17 Abril 1998. Cita­do en el libro de Danie­lle Ganser.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.