El FBI otor­ga licen­cias para «tirar a matar», por Matthew Rothschild

fbi390


Más de 23.000 repre­sen­tan­tes de la indus­tria pri­va­da tra­ba­jan silen­cio­sa­men­te con el FBI y el Depar­ta­men­to de Segu­ri­dad Nacio­nal (DHS, en inglés) para reco­lec­tar y pro­por­cio­nar infor­ma­ción sobre sus com­pa­trio­tas estadounidenses.
A su vez, los miem­bros de este gru­po que cre­ce con rapi­dez, lla­ma­do InfraGard1, reci­ben adver­ten­cias secre­tas de ame­na­zas terro­ris­tas antes que el públi­co y, a veces, antes que cier­tos fun­cio­na­rios. «Hay prue­bas de que Infra­Gard pue­de estar más cer­ca de un ‘Pro­gra­ma Cor­po­ra­ti­vo de Con­cien­cia­ción Total de la Infor­ma­ción’ (TIPS, en inglés) que con­ver­ti­ría a las cor­po­ra­cio­nes del sec­tor pri­va­do ‑algu­nas de las cua­les pue­den obser­var las acti­vi­da­des de millo­nes de clien­tes indi­vi­dua­les- en ojos y oídos sus­ti­tu­tos del FBI», según un infor­me de la Unión Ame­ri­ca­na de Liber­ta­des Civi­les (ACLU, en inglés) titu­la­do “«Com­ple­jo indus­trial de vigi­lan­cia: Cómo el gobierno esta­dou­ni­den­se reclu­ta nego­cios e indi­vi­duos en la cons­truc­ción de una socie­dad de vigilancia».

Infra­Gard, con miem­bros de 350 com­pa­ñías de For­tu­ne 5002, comen­zó en Cle­ve­land en 1996, cuan­do el sec­tor pri­va­do local coope­ró con el FBI para inves­ti­gar las ciber-ame­na­zas. «Enton­ces, el FBI lo repro­du­jo», seña­la Phy­llis Sch­neck, pre­si­den­te de la jun­ta direc­ti­va de la Alian­za Nacio­nal de Miem­bros de Infra­Gard, y prin­ci­pal motor del cre­ci­mien­to de Infra­Gard duran­te los últi­mos años.

El direc­tor del FBI, Rober­to Mue­ller, pro­nun­ció un dis­cur­so en una con­ven­ción de Infra­Gard el 9 de agos­to de 2005. «Has­ta la fecha, hay más de 11.000 miem­bros de InfraGard»…desde nues­tra pers­pec­ti­va, suman 11.000 contactos,…11.000 socios en nues­tra misión de pro­te­ger a EEUU”. Lue­go agre­gó: « los que se encuen­tran en el sec­tor pri­va­do cons­ti­tu­yen la pri­me­ra línea de defensa».

El 9 de mayo de 2007, Geor­ge Bush pro­cla­mó la Direc­ti­va Pre­si­den­cial Nº 51 de Segu­ri­dad Nacio­nal titu­la­da «Polí­ti­ca de Con­ti­nui­dad Nacio­nal». En ella, ins­tru­yó al Secre­ta­rio de Segu­ri­dad de la Patria para coor­di­nar con los «due­ños del sec­tor pri­va­do y com­pa­ñías de infra­es­truc­tu­ra de impor­tan­cia fun­da­men­tal, según corres­pon­da, con el fin de ase­gu­rar la entre­ga de ser­vi­cios esen­cia­les duran­te una emergencia.»

«Ellos están muy liga­dos a nues­tra capa­ci­dad de pre­pa­ra­ción», apun­ta Amy Kud­wa, voce­ra del DHS. «Pro­por­cio­na­mos ora­do­res, así como pre­sen­ta­cio­nes con­jun­tas [con el FBI]. Tam­bién entre­na­mos jun­to con ellos y han par­ti­ci­pa­do (a veces cien­tos cada vez) en ejer­ci­cios nacio­na­les de preparación.»

Según varios miem­bros entre­vis­ta­dos, un bene­fi­cio adi­cio­nal de ser de miem­bro de Infra­Gard es el per­mi­so de tirar a matar en caso de ley mar­cial, sin mie­do a accio­nes judiciales.

«Tene­mos muy fácil acce­so a infor­ma­ción segu­ra que sólo lle­ga a los miem­bros de Infra­Gard», expli­ca Sch­neck. «Si usted tuvie­ra que lla­mar al 1−800− FBI, pro­ba­ble­men­te no se moles­ta­ría en hacer­lo», dijo la diri­gen­te. «Pero si usted cono­ció a Joe duran­te la reu­nión local que tuvo con él y se comie­ron una ros­qui­lla, pue­de ser que usted lla­me, bien para dar­la o para obte­ner­la [infor­ma­ción]. Que­re­mos que todos ten­gan un peque­ño libro negro.»

Jay Stan­ley, direc­tor de edu­ca­ción públi­ca del pro­gra­ma de liber­tad y tec­no­lo­gía de ACLU, advir­tió: «El FBI no debe crear una cla­se pri­vi­le­gia­da de esta­dou­ni­den­ses que reci­ben tra­ta­mien­to espe­cial. No exis­te una «cla­se comer­cial» en el cum­pli­mien­to de la ley. Si exis­te infor­ma­ción que el FBI pue­de com­par­tir con 22.000 peces gor­dos cor­po­ra­ti­vos, ¿por qué razón no la com­par­te con el públi­co?, que es jus­to con quién se supo­ne que debe man­te­ner una ver­da­de­ra rela­ción especial.

El secre­to no es un rega­lo de fies­ta para dár­se­lo sólo a los ami­gos… Esto guar­da un inquie­tan­te pare­ci­do con el repar­to de “cosas ricas para comer” a las cor­po­ra­cio­nes por par­te del FBI en pago por incor­po­rar­los a su maqui­na­ria nacio­nal de vigilancia».

Infra­Gard no es de fácil acce­so para el públi­co en gene­ral. Sus comu­ni­ca­cio­nes con el FBI y el DHS están fue­ra del alcan­ce de la Ley de Liber­tad de la Infor­ma­ción bajo la exen­ción de “secre­tos comer­cia­les”, y cual­quier con­ver­sa­ción con el públi­co o con los medios se debe ensa­yar cui­da­do­sa­men­te, según su sitio Web.

Actua­li­za­ción de Matt Rothschild

The Pro­gres­si­ve emi­tió un comu­ni­ca­do de pren­sa sobre la his­to­ria de Infra­Gard y he sido entre­vis­ta­do por Air Ame­ri­ca, Demo­cracy Now! y muchos otros pro­gra­mas de radios alter­na­ti­vas. Pero los prin­ci­pa­les medios de infor­ma­ción han igno­ra­do esta his­to­ria, con excep­ción de un infor­me de un peque­ño ser­vi­cio por cable, aun­que el FBI no lo ha ignorado.

El 15 de febre­ro, el FBI emi­tió un comu­ni­ca­do de pren­sa denun­cian­do nues­tro artícu­lo. «Las afir­ma­cio­nes del artícu­lo son cla­ra­men­te fal­sas», dijo Shawn Henry, Direc­tor Adjun­to de la Divi­sión Ciber­né­ti­ca del FBI.

«Los miem­bros de Infra­Gard no tie­nen nin­gún poder extra­or­di­na­rio, ni un mayor dere­cho de ‘dis­pa­rar a matar’ com­pa­ra­dos con otros civiles.»

« ¿Un mayor dere­cho ?» ¿Es ése el len­gua­je apro­pia­do? Me recor­dó una cita en mi artícu­lo de Curt Hau­gen, Direc­tor Eje­cu­ti­vo del S’Curo Group y miem­bro orgu­llo­so de InfraGard.
Cuan­do le pre­gun­té si los agen­tes del FBI o de Segu­ri­dad de la Patria le habían dicho a los miem­bros de Infra­Gard que podían uti­li­zar a dis­cre­ción la fuer­za mor­tal en una emer­gen­cia, res­pon­dió: «No pue­do comen­tar mucho sobre esto, pero como indi­vi­duo, usted tie­ne dere­cho a uti­li­zar la fuer­za si se sien­te amenazado.»

Obsér­ve­se que el FBI no negó si les dijo a los miem­bros de Infra­Gard que podían «tirar a matar.» Todo lo que dijo Henry fue que los miem­bros de Infra­Gard «no tie­nen un mayor dere­cho». Eso no exac­ta­men­te hace un agu­je­ro en mi artículo.

El FBI pare­cía moles­to por­que no di bas­tan­te infor­ma­ción acer­ca de la reu­nión en la que par­ti­ci­pó el denun­cian­te. «Des­afor­tu­na­da­men­te, el autor del artícu­lo de Pro­gres­si­ve rehu­só inclu­so iden­ti­fi­car cuán­do o dón­de tuvo lugar la pre­ten­di­da «peque­ña reu­nión» en que se dis­cu­tie­ron temas de la ley mar­cial», dijo el comu­ni­ca­do de pren­sa de Henry. «Si con­se­gui­mos esa infor­ma­ción, el FBI con segu­ri­dad le dará segui­mien­to y acla­ra­rá cual­quier malen­ten­di­do posible.»

La razón por la que no iden­ti­fi­qué dón­de o cuán­do ocu­rrió la reu­nión es obvia: No qui­se reve­lar nada que pudie­ra expo­ner a mi fuente.

Casual­men­te, el comu­ni­ca­do de pren­sa omi­te men­cio­nar que reci­bí con­fir­ma­ción sobre las dis­cu­sio­nes acer­ca de la “fuer­za letal” de otro miem­bro de Infra­Gard, a quien sí nom­bré. Man­ten­go cada una de las pala­bras de mi artícu­lo, e invi­to al Con­gre­so a inves­ti­gar a Infra­Gard y a exa­mi­nar los pla­nes que el FBI pue­da tener de reser­va para épo­cas de emer­gen­cia, no sólo para Infra­Gard sino para todos nosotros.

Una nota final: Des­de que apa­re­ció el artícu­lo, he reci­bi­do varias pis­tas nue­vas, inclu­yen­do una que con­fir­ma que le han dado «pode­res leta­les» a una com­pa­ñía privada.

Notas:

1. Infra­Gard es el fru­to de una cola­bo­ra­ción entre los sec­to­res públi­co y pri­va­do, en este caso, entre el FBI, una depen­den­cia esta­tal de segu­ri­dad, y sec­to­res comer­cia­les pri­va­dos que le brin­dan tec­no­lo­gía y pro­gra­mas informáticos.

2. For­tu­ne 500 es la lis­ta de las 500 empre­sas comer­cia­les más impor­tan­tes en los EEUU y las que tie­nen los mayo­res ingre­sos o ganancias.

Fuen­te:

The Pro­gres­si­ve, February 7, 2008.
Títu­lo: “Exclu­si­ve! The FBI Depu­ti­zes Business”.
Autor: Matthew Rothschild.
Estu­dian­tes inves­ti­ga­do­res: Chris Arma­nino y Sarah Maddox.
Eva­lua­dor aca­dé­mi­co: Josh Mei­sel, Ph.D.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.