Aznar, Faes y el Necon­ser­va­tis­mo Fol­cló­ri­co (I), Por Elia­des Acos­ta Matos

La maqui­la neo­con­ser­va­do­ra glo­bal se ha crea­do a ima­gen y seme­jan­za de su madre nutri­cia, la bien engra­sa­da maqui­na­ria neo­con­ser­va­do­ra nor­te­ame­ri­ca­na. De mane­ra abier­ta o encu­bier­ta, jubi­lo­sa o aún ver­gon­zan­te, una tur­ba­mul­ta de pen­sa­do­res de alqui­ler y de polí­ti­cos relum­bro­nes y engo­mi­na­dos de varias par­tes del mun­do, abra­zan hoy este cre­do de la van­guar­dia impe­ria­lis­ta en las con­di­cio­nes del mun­do pos­te­rior al fin de la Gue­rra Fría. Al tañi­do de la cam­pa­na dora­da, a la vis­ta de los ver­des pas­ti­za­les del dólar don­de engor­dan des­de hace tiem­po cier­tos patriar­cas y padri­nos, tráns­fu­gas de las izquier­das y aún del tibio libe­ra­lis­mo nor­te­ño, nue­vas hor­na­das de neo­cons se han suma­do al fes­tín del dine­ro que las gran­des cor­po­ra­cio­nes cana­li­zan hacia tan­ques pen­san­tes y fun­da­cio­nes del mis­mo cuño. Tam­bién pro­fe­sio­na­les emi­gran­tes ansio­sos por la asi­mi­la­ción, jóve­nes sedien­tos de fáci­les repu­tacio­nes y retri­bu­cio­nes inme­dia­tas y una tro­pa auxi­liar bár­ba­ra, o sea, que vive más allá de las fron­te­ras de la Nue­va Roma, pero que igual le ha jura­do leal­tad a su bol­sa, es decir, a sus ideas.

La hidra neo­con­ser­va­do­ra nor­te­ame­ri­ca­na se ha mos­tra­do empe­ci­na­da­men­te ape­ga­da a la vida des­pués de la deba­cle de las elec­cio­nes del 2008 en los Esta­dos Uni­dos. Todas sus mañas y tru­cos, todo su arse­nal ha sido movi­li­za­do para recu­pe­rar el pro­ta­go­nis­mo que las fuer­zas que le res­ta­ron las fuer­zas que están detrás de Barack Oba­ma. Todo vale en esta lucha a bra­zo par­ti­do por la tran­si­to­ria­men­te per­di­da hege­mo­nía domés­ti­ca, pun­to de par­ti­da para inten­tar la recu­pe­ra­ción de un lide­raz­go mun­dial, tam­bién per­di­do.

Olea­das tras olea­das, los gene­ra­les neo­cons lan­zan con­tra las ende­bles for­ta­le­zas del par­ti­do Demó­cra­ta a popu­lis­tas vocin­gle­ros del Tea Party Move­ment, a comen­ta­ris­tas radia­les, incen­dia­rios y odia­do­res pro­fe­sio­na­les, como Rush Lim­baugh, Newt Gin­gricht o Sean Han­nity, a chan­cle­te­ras de la pren­sa escan­da­lo­sa, como Ann Coul­ter y Miche­lle Malkin; a fulle­ros de las encues­tas y las cam­pa­ñas como el inefa­ble Karl Rove; a atil­da­dos caba­lle­ros de gabi­ne­te y aca­de­mia, como Edwin J. Feul­ner, pre­si­den­te de Heri­ta­ge Foun­da­tion, con su con­ser­va­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal, y has­ta a ver­sio­nes 2.0 de aquel lobby de pre­sión con­tra Clin­ton y un titu­bean­te Geor­ge W. Bush ini­cial, de aquel nefas­to Pro­yec­to Para un Siglo Ame­ri­cano, hun­di­do en la este­la del tsu­na­mi Oba­ma. Hoy estas cabe­zas del levia­tán neo­con­ser­va­dor se hacen lla­mar Foreign Policy Initia­ti­ve, crea­da hace un año, y más recien­te­men­te, Keep Safe Ame­ri­ca, don­de la hija mayor de Dick Che­ney ha plan­ta­do cre­den­cia­les.

Para que este coro aullan­te pue­da lle­var a cabo la lucha polí­ti­ca ideo­ló­gi­ca y cul­tu­ral domés­ti­ca, que en muchos sen­ti­dos es la deci­si­va, se han repar­ti­do entre las tro­pas bár­ba­ras las misio­nes de avan­za­di­lla y con­ten­ción regio­nal. La her­man­dad neo, dis­ci­pli­na­da por el res­pe­to indis­cu­ti­do a quien paga y a quien man­da, está demos­tran­do que es ya una enten­te madu­ra, cohe­sio­na­da y cohe­ren­te, o lo que es lo mis­mo, una trans­na­cio­nal reac­cio­na­ria y con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria de alcan­ce glo­bal que emplea mano de obra local para pro­du­cir a bajo cos­to las mis­mas mer­can­cías ideo­ló­gi­cas de la matriz.

Pue­de que los neo­con­ser­va­do­res bri­tá­ni­cos del Cen­ter for Social Cohe­sion, o del Salis­bury Group, fun­da­do en 1978 bajo la influen­cia de un filó­so­fo como Roger Scrou­ton y un his­to­ria­dor, como Mau­ri­ce Cow­ling, se escan­da­li­cen por la sola sos­pe­cha de que giran en la órbi­ta de alguien dife­ren­te a su pro­pia sapien­cia, y mucho más si se afir­ma que este cen­tro gra­vi­ta­cio­nal es el pode­ro­so pero ple­be­yo Pri­mo Ame­ri­cano. Vale la pena recor­dar que cuan­do el fue­go se acer­ca, no hay remil­gos aris­to­crá­ti­cos que res­pe­tar: por algo en la selec­ta Cam­brid­ge se fun­dó en el 2005 la “Henry Jack­son Society”, en honor de aquel aglu­ti­na­dor de los con­ser­va­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos que fue el sena­dor del mis­mo nom­bre.

Pue­de que los neo­con­ser­va­do­res japo­ne­ses, esos cho­vi­nis­tas sober­bios del “Neo-Defen­se School”, con­si­de­ren igual­men­te ofen­si­va la alu­sión a sus nexos con los neo­con­ser­va­do­res esta­dou­ni­den­ses, en tan­to rei­vin­di­ca­do­res del honor per­di­do del impe­rio en la Segun­da Gue­rra Mun­dial, enemi­gos de la menor dis­cul­pa nacio­nal por los crí­me­nes de gue­rra come­ti­dos, y ena­mo­ra­dos por igual de los fas­tos expan­sio­nis­tas y gue­rre­ros de sus ances­tros y del Bushi­do samu­rái. Pero lo cier­to es que estos polí­ti­cos vete­ra­nos como Shin­zo Abe, Toru Hashi­mo­to o Shi­ge­ru Ishi­da se unen de bue­na gana a la labor de los tumul­tuo­sos “Young Law­ma­ker’ s Group for Esta­bli­sihing Secu­rity in the New Cen­tury”, crea­do no por gus­to, en el año cru­cial del 2001, y vin­cu­la­do al com­ple­jo mili­tar-indus­trial orien­tal, y por exten­sión, nor­te­ame­ri­cano. Y que es el neo­con­ser­va­tis­mo, sino una de las encar­na­cio­nes posi­bles de esa dei­dad glo­bal, due­ña y seño­ra de las gue­rras y las inva­sio­nes?

Pue­de que los neo­con­ser­va­do­res fran­ce­ses o cana­dien­ses, inclu­so, los remo­tos aus­tra­lia­nos de Peter Reith, ex Minis­tro de Defen­sa en el gobierno de Howard, hagan votos públi­cos de la inde­cli­na­ble inde­pen­den­cia que los carac­te­ri­za. Y es cier­to: tie­nen tan­ta inde­pen­den­cia sim­bó­li­ca y rela­ti­va como pue­de tener­la una peque­ña indus­tria local de neu­má­ti­cos o timo­nes de autos con res­pec­to a los gran­des tibu­ro­nes que domi­nan el mer­ca­do auto­mo­vi­lís­ti­co glo­bal, al esti­lo de la Gene­ral Motor, recién res­ca­ta­da de la rui­na por un galan­te pre­si­den­te de la espe­ran­za y el cam­bio.

Pero a pesar de los pesa­res, y gra­cias a los eufe­mis­mos más o menos crea­ti­vos que uti­li­zan para dejar a sal­vo el honor nacio­nal, estos miem­bros mul­ti­na­cio­na­les de la maqui­la neo­con­ser­va­do­ra glo­bal no son inde­pen­dien­tes, pero lo pare­cen. No en vano en todas esas nacio­nes exis­te una pal­pa­ble línea de pen­sa­mien­to con­ser­va­dor, una tra­di­ción ancla­da en su deve­nir his­tó­ri­co, en sus ins­ti­tu­cio­nes, res­pal­da­da por un lina­je que pue­de exhi­bir, por ejem­plo, a Edmund Bur­ke, aquel clé­ri­go inglés que, espan­ta­do ante el espec­tácu­lo de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa, dio bases al con­ser­va­tis­mo moderno. No ha habi­do que inven­tar sobre el papel lo que está en el pasa­do. No se ha nece­si­ta­do esti­rar mucho la cuer­da, sim­ple­men­te se ha deja­do fluir, con cier­to donai­re natu­ral, lo que ha esta­do ahí de siem­pre y expli­ca a Coblen­za, a la Ven­dee de los chua­nos, a la Fran­cia de la Res­tau­ra­ción, a Thiers y a De Gau­lle, a Chur­chill y a Sar­kossy, y al títu­lo de Baro­ne­sa otor­ga­do a Mar­ga­ret That­cher.

Ni por aso­mo ocu­rre lo mis­mo con esa ver­sión for­za­da y adu­lo­na del neo­con­ser­va­tis­mo ibé­ri­co que tie­ne en José María Aznar su mesías de “cha­ran­ga y pan­de­re­ta, devo­to de Fras­cue­lo y de María”, como lo hubie­se carac­te­ri­za­do Anto­nio Macha­do. Nada que ver, nada natu­ral, nada espon­tá­neo, nada arrai­ga­do en raí­ces pro­pias, ni en heren­cias ideo­ló­gi­cas que no han podi­do bro­tar, ni arrai­gar, sino es ape­lan­do a la vio­len­cia, en un sue­lo, de por sí mis­mo, rebel­de, popu­lar y de izquier­das, don­de los acci­den­tes en su cur­so natu­ral se lla­man Fer­nan­do Sép­ti­mo y Cáno­vas del Cas­ti­llo, Fran­co y el pro­pio Aznar. Don­de por cada Menén­dez y Pela­yo o Laín Entral­go hubo dece­nas de Mara­ño­nes y aba­tes Mar­che­nas, Una­mu­nos, y Marías Zam­brano. Don­de has­ta un gene­ral Vale­riano Wey­ler y Nico­lau, diez­ma­dor duran­te la últi­ma gue­rra de inde­pen­den­cia de la pobla­ción civil de la isla median­te la Recon­cen­tra­ción geno­ci­da, se decla­ra­ba libe­ral y cons­ti­tu­cio­na­lis­ta en la polí­ti­ca domés­ti­ca.

Y he aquí que esta apo­teo­sis de lo esper­pén­ti­co que es el neo­con­ser­va­tis­mo espa­ñol, fru­to amor­fo de la inge­nie­ría for­za­da del con­sen­so y de la genu­fle­xión ante las razo­nes del fuer­te, tie­ne en el Fun­da­ción para el Aná­li­sis y los Estu­dios Socia­les (FAES) su ver­sión fla­men­ca de Ame­ri­can Enter­pri­se Ins­ti­tu­te o Rand Cor­po­ra­tion. De más está decir que pre­si­di­da con seño­ril ade­mán, por ese mis­mo José María Aznar.

Has­ta ahí la inten­ción y los intere­se tras bam­ba­li­nas, tam­bién la mane­ra indul­gen­te con que se sue­ñan a sí mis­mos los neo­cons espa­ño­les. Vea­mos la reali­dad.

Y enten­de­re­mos mejor esa ances­tral que­ja espa­ño­la con­tra lo que se ha dado en lla­mar, con ente­ra razón, como” la cha­pu­za nacio­nal”.

Olé, al seño­ri­to, que así se torea….

Fuen­te: Cuba deba­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *