Aznar, Faes y el Necon­ser­va­tis­mo Fol­cló­ri­co (I), Por Elia­des Acos­ta Matos

La maqui­la neo­con­ser­va­do­ra glo­bal se ha crea­do a ima­gen y seme­jan­za de su madre nutri­cia, la bien engra­sa­da maqui­na­ria neo­con­ser­va­do­ra nor­te­ame­ri­ca­na. De mane­ra abier­ta o encu­bier­ta, jubi­lo­sa o aún ver­gon­zan­te, una tur­ba­mul­ta de pen­sa­do­res de alqui­ler y de polí­ti­cos relum­bro­nes y engo­mi­na­dos de varias par­tes del mun­do, abra­zan hoy este cre­do de la van­guar­dia impe­ria­lis­ta en las con­di­cio­nes del mun­do pos­te­rior al fin de la Gue­rra Fría. Al tañi­do de la cam­pa­na dora­da, a la vis­ta de los ver­des pas­ti­za­les del dólar don­de engor­dan des­de hace tiem­po cier­tos patriar­cas y padri­nos, tráns­fu­gas de las izquier­das y aún del tibio libe­ra­lis­mo nor­te­ño, nue­vas hor­na­das de neo­cons se han suma­do al fes­tín del dine­ro que las gran­des cor­po­ra­cio­nes cana­li­zan hacia tan­ques pen­san­tes y fun­da­cio­nes del mis­mo cuño. Tam­bién pro­fe­sio­na­les emi­gran­tes ansio­sos por la asi­mi­la­ción, jóve­nes sedien­tos de fáci­les repu­tacio­nes y retri­bu­cio­nes inme­dia­tas y una tro­pa auxi­liar bár­ba­ra, o sea, que vive más allá de las fron­te­ras de la Nue­va Roma, pero que igual le ha jura­do leal­tad a su bol­sa, es decir, a sus ideas.

La hidra neo­con­ser­va­do­ra nor­te­ame­ri­ca­na se ha mos­tra­do empe­ci­na­da­men­te ape­ga­da a la vida des­pués de la deba­cle de las elec­cio­nes del 2008 en los Esta­dos Uni­dos. Todas sus mañas y tru­cos, todo su arse­nal ha sido movi­li­za­do para recu­pe­rar el pro­ta­go­nis­mo que las fuer­zas que le res­ta­ron las fuer­zas que están detrás de Barack Oba­ma. Todo vale en esta lucha a bra­zo par­ti­do por la tran­si­to­ria­men­te per­di­da hege­mo­nía domés­ti­ca, pun­to de par­ti­da para inten­tar la recu­pe­ra­ción de un lide­raz­go mun­dial, tam­bién perdido.

Olea­das tras olea­das, los gene­ra­les neo­cons lan­zan con­tra las ende­bles for­ta­le­zas del par­ti­do Demó­cra­ta a popu­lis­tas vocin­gle­ros del Tea Party Move­ment, a comen­ta­ris­tas radia­les, incen­dia­rios y odia­do­res pro­fe­sio­na­les, como Rush Lim­baugh, Newt Gin­gricht o Sean Han­nity, a chan­cle­te­ras de la pren­sa escan­da­lo­sa, como Ann Coul­ter y Miche­lle Malkin; a fulle­ros de las encues­tas y las cam­pa­ñas como el inefa­ble Karl Rove; a atil­da­dos caba­lle­ros de gabi­ne­te y aca­de­mia, como Edwin J. Feul­ner, pre­si­den­te de Heri­ta­ge Foun­da­tion, con su con­ser­va­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal, y has­ta a ver­sio­nes 2.0 de aquel lobby de pre­sión con­tra Clin­ton y un titu­bean­te Geor­ge W. Bush ini­cial, de aquel nefas­to Pro­yec­to Para un Siglo Ame­ri­cano, hun­di­do en la este­la del tsu­na­mi Oba­ma. Hoy estas cabe­zas del levia­tán neo­con­ser­va­dor se hacen lla­mar Foreign Policy Initia­ti­ve, crea­da hace un año, y más recien­te­men­te, Keep Safe Ame­ri­ca, don­de la hija mayor de Dick Che­ney ha plan­ta­do credenciales.

Para que este coro aullan­te pue­da lle­var a cabo la lucha polí­ti­ca ideo­ló­gi­ca y cul­tu­ral domés­ti­ca, que en muchos sen­ti­dos es la deci­si­va, se han repar­ti­do entre las tro­pas bár­ba­ras las misio­nes de avan­za­di­lla y con­ten­ción regio­nal. La her­man­dad neo, dis­ci­pli­na­da por el res­pe­to indis­cu­ti­do a quien paga y a quien man­da, está demos­tran­do que es ya una enten­te madu­ra, cohe­sio­na­da y cohe­ren­te, o lo que es lo mis­mo, una trans­na­cio­nal reac­cio­na­ria y con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria de alcan­ce glo­bal que emplea mano de obra local para pro­du­cir a bajo cos­to las mis­mas mer­can­cías ideo­ló­gi­cas de la matriz.

Pue­de que los neo­con­ser­va­do­res bri­tá­ni­cos del Cen­ter for Social Cohe­sion, o del Salis­bury Group, fun­da­do en 1978 bajo la influen­cia de un filó­so­fo como Roger Scrou­ton y un his­to­ria­dor, como Mau­ri­ce Cow­ling, se escan­da­li­cen por la sola sos­pe­cha de que giran en la órbi­ta de alguien dife­ren­te a su pro­pia sapien­cia, y mucho más si se afir­ma que este cen­tro gra­vi­ta­cio­nal es el pode­ro­so pero ple­be­yo Pri­mo Ame­ri­cano. Vale la pena recor­dar que cuan­do el fue­go se acer­ca, no hay remil­gos aris­to­crá­ti­cos que res­pe­tar: por algo en la selec­ta Cam­brid­ge se fun­dó en el 2005 la “Henry Jack­son Society”, en honor de aquel aglu­ti­na­dor de los con­ser­va­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos que fue el sena­dor del mis­mo nombre.

Pue­de que los neo­con­ser­va­do­res japo­ne­ses, esos cho­vi­nis­tas sober­bios del “Neo-Defen­se School”, con­si­de­ren igual­men­te ofen­si­va la alu­sión a sus nexos con los neo­con­ser­va­do­res esta­dou­ni­den­ses, en tan­to rei­vin­di­ca­do­res del honor per­di­do del impe­rio en la Segun­da Gue­rra Mun­dial, enemi­gos de la menor dis­cul­pa nacio­nal por los crí­me­nes de gue­rra come­ti­dos, y ena­mo­ra­dos por igual de los fas­tos expan­sio­nis­tas y gue­rre­ros de sus ances­tros y del Bushi­do samu­rái. Pero lo cier­to es que estos polí­ti­cos vete­ra­nos como Shin­zo Abe, Toru Hashi­mo­to o Shi­ge­ru Ishi­da se unen de bue­na gana a la labor de los tumul­tuo­sos “Young Law­ma­ker’ s Group for Esta­bli­sihing Secu­rity in the New Cen­tury”, crea­do no por gus­to, en el año cru­cial del 2001, y vin­cu­la­do al com­ple­jo mili­tar-indus­trial orien­tal, y por exten­sión, nor­te­ame­ri­cano. Y que es el neo­con­ser­va­tis­mo, sino una de las encar­na­cio­nes posi­bles de esa dei­dad glo­bal, due­ña y seño­ra de las gue­rras y las invasiones?

Pue­de que los neo­con­ser­va­do­res fran­ce­ses o cana­dien­ses, inclu­so, los remo­tos aus­tra­lia­nos de Peter Reith, ex Minis­tro de Defen­sa en el gobierno de Howard, hagan votos públi­cos de la inde­cli­na­ble inde­pen­den­cia que los carac­te­ri­za. Y es cier­to: tie­nen tan­ta inde­pen­den­cia sim­bó­li­ca y rela­ti­va como pue­de tener­la una peque­ña indus­tria local de neu­má­ti­cos o timo­nes de autos con res­pec­to a los gran­des tibu­ro­nes que domi­nan el mer­ca­do auto­mo­vi­lís­ti­co glo­bal, al esti­lo de la Gene­ral Motor, recién res­ca­ta­da de la rui­na por un galan­te pre­si­den­te de la espe­ran­za y el cambio.

Pero a pesar de los pesa­res, y gra­cias a los eufe­mis­mos más o menos crea­ti­vos que uti­li­zan para dejar a sal­vo el honor nacio­nal, estos miem­bros mul­ti­na­cio­na­les de la maqui­la neo­con­ser­va­do­ra glo­bal no son inde­pen­dien­tes, pero lo pare­cen. No en vano en todas esas nacio­nes exis­te una pal­pa­ble línea de pen­sa­mien­to con­ser­va­dor, una tra­di­ción ancla­da en su deve­nir his­tó­ri­co, en sus ins­ti­tu­cio­nes, res­pal­da­da por un lina­je que pue­de exhi­bir, por ejem­plo, a Edmund Bur­ke, aquel clé­ri­go inglés que, espan­ta­do ante el espec­tácu­lo de la Revo­lu­ción Fran­ce­sa, dio bases al con­ser­va­tis­mo moderno. No ha habi­do que inven­tar sobre el papel lo que está en el pasa­do. No se ha nece­si­ta­do esti­rar mucho la cuer­da, sim­ple­men­te se ha deja­do fluir, con cier­to donai­re natu­ral, lo que ha esta­do ahí de siem­pre y expli­ca a Coblen­za, a la Ven­dee de los chua­nos, a la Fran­cia de la Res­tau­ra­ción, a Thiers y a De Gau­lle, a Chur­chill y a Sar­kossy, y al títu­lo de Baro­ne­sa otor­ga­do a Mar­ga­ret Thatcher.

Ni por aso­mo ocu­rre lo mis­mo con esa ver­sión for­za­da y adu­lo­na del neo­con­ser­va­tis­mo ibé­ri­co que tie­ne en José María Aznar su mesías de “cha­ran­ga y pan­de­re­ta, devo­to de Fras­cue­lo y de María”, como lo hubie­se carac­te­ri­za­do Anto­nio Macha­do. Nada que ver, nada natu­ral, nada espon­tá­neo, nada arrai­ga­do en raí­ces pro­pias, ni en heren­cias ideo­ló­gi­cas que no han podi­do bro­tar, ni arrai­gar, sino es ape­lan­do a la vio­len­cia, en un sue­lo, de por sí mis­mo, rebel­de, popu­lar y de izquier­das, don­de los acci­den­tes en su cur­so natu­ral se lla­man Fer­nan­do Sép­ti­mo y Cáno­vas del Cas­ti­llo, Fran­co y el pro­pio Aznar. Don­de por cada Menén­dez y Pela­yo o Laín Entral­go hubo dece­nas de Mara­ño­nes y aba­tes Mar­che­nas, Una­mu­nos, y Marías Zam­brano. Don­de has­ta un gene­ral Vale­riano Wey­ler y Nico­lau, diez­ma­dor duran­te la últi­ma gue­rra de inde­pen­den­cia de la pobla­ción civil de la isla median­te la Recon­cen­tra­ción geno­ci­da, se decla­ra­ba libe­ral y cons­ti­tu­cio­na­lis­ta en la polí­ti­ca doméstica.

Y he aquí que esta apo­teo­sis de lo esper­pén­ti­co que es el neo­con­ser­va­tis­mo espa­ñol, fru­to amor­fo de la inge­nie­ría for­za­da del con­sen­so y de la genu­fle­xión ante las razo­nes del fuer­te, tie­ne en el Fun­da­ción para el Aná­li­sis y los Estu­dios Socia­les (FAES) su ver­sión fla­men­ca de Ame­ri­can Enter­pri­se Ins­ti­tu­te o Rand Cor­po­ra­tion. De más está decir que pre­si­di­da con seño­ril ade­mán, por ese mis­mo José María Aznar.

Has­ta ahí la inten­ción y los intere­se tras bam­ba­li­nas, tam­bién la mane­ra indul­gen­te con que se sue­ñan a sí mis­mos los neo­cons espa­ño­les. Vea­mos la realidad.

Y enten­de­re­mos mejor esa ances­tral que­ja espa­ño­la con­tra lo que se ha dado en lla­mar, con ente­ra razón, como” la cha­pu­za nacional”.

Olé, al seño­ri­to, que así se torea….

Fuen­te: Cuba debate

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.