¡Que­ma tu móvil!

Intro­duc­ción

Esta publi­ca­ción es para ti. No te conoz­co, pero estoy casi segu­ro de que tie­nes un telé­fono móvil en el bol­si­llo.

En 15 años, el móvil se ha difun­di­do por el pla­ne­ta como nin­gu­na tec­no­lo­gía lo había hecho antes. Has­ta lle­gar a una situa­ción absur­da : en el esta­do espa­ñol, como en casi toda Euro­pa, los con­tra­tos de tele­fo­nía móvil supe­ran aho­ra el núme­ro de habi­tan­tes.

El con­trol social se está vol­vien­do cada vez más difu­so, com­ple­jo e inte­gra­do. ¿Cuál es la tec­no­lo­gía de con­trol más efi­caz, la tele o las cáma­ras de video­vi­gi­lan­cia? Con el móvil lle­ga­mos a la com­bi­na­ción ideal entre el Big Brother de Orwell y la socie­dad de comu­ni­ca­ción capi­ta­lis­ta. Esta sumi­sión volun­ta­ria tan masi­va y la depen­den­cia que impli­ca a una herra­mien­ta desa­rro­lla­da y pro­mo­cio­na­da por el sis­te­ma nos lle­va a cues­tio­nar algu­nas cosas.

Fren­te a esta situa­ción, las per­so­nas y gru­pos preo­cu­pa­dos por su pri­va­ci­dad, sus liber­ta­des indi­vi­dua­les o ame­na­za­das por la vigi­lan­cia poli­cial, se asus­tan de las posi­bi­li­da­des téc­ni­cas de con­trol vía móvil. La his­to­ria nos demues­tra que si en otras situa­cio­nes los pode­ro­sos hubie­ran teni­do las herra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas actua­les para vigi­lar a su pobla­ción, pocas de las dia­nas de la repre­sión (por con­vic­ción, ori­gen, sen­si­bi­li­dad o por su prac­ti­ca) se hubie­ran podi­do esca­par. Nosotr×s mism×s, a tra­vés de luchas eco­lo­gis­tas o veci­na­les, de apo­yo a migran­tes o sen­ci­lla­men­te por rela­cio­nar­nos con per­so­nas impli­ca­das en esos movi­mien­tos, en Bar­ce­lo­na o en otros rin­co­nes de Euro­pa, hemos vis­to como la poli­cía pue­de, bajo el pre­tex­to de la segu­ri­dad, vio­lar la inti­mi­dad de ciudadan×s inquiet×s, fichar a disi­den­tes polí­ti­cos, some­ter a su con­trol a colec­ti­vos ente­ros… La par­te más vio­len­ta de esa lógi­ca pue­de ser la exten­sión, des­de el 11 de sep­tiem­bre, del mar­co anti­te­rro­ris­ta lle­gan­do por ejem­plo a deten­cio­nes de mili­tan­tes por dis­tri­buir pan­fle­tos en Francia[1], publi­car un dia­rio crí­ti­co en euskera[2], abrir una pagi­na de infor­ma­ción Twit­ter en los Esta­dos Unidos[3] y una lar­guí­si­ma lis­ta de abu­sos. En este con­tex­to, desa­rro­llar ideas diver­gen­tes y expre­sar­las pue­de con­ver­tir­nos en sospechos×s.

Este con­trol fun­cio­na a tra­vés del mie­do y gene­ra para­noias. Así se difun­die­ron algu­nas leyen­das urba­nas rela­cio­na­das a los telé­fo­nos : «Empe­za­mos la asam­blea, ¿habéis apa­ga­do vues­tros móvi­les?», «¡Joder, mi móvil se ha vuel­to loco, segu­ro que está pin­cha­do!»… Como todas las leyen­das sue­len gene­rar con­fu­sión, son difí­ci­les de dilu­ci­dar y de cues­tio­nar colec­ti­va­men­te. Que­ría­mos aquí docu­men­tar estas téc­ni­cas de vigi­lan­cia y pro­po­ner prác­ti­cas colec­ti­vas para esca­par del ojo del Big Brother. ¡Cui­da­do! La infor­ma­ción rela­ti­va a estas téc­ni­cas sue­le ser muy difí­cil de encon­trar entre los secre­tos de la poli­cía y la opa­ci­dad de la jus­ti­cia sobre sus méto­dos de inves­ti­ga­ción. Ade­más, la evo­lu­ción cons­tan­te de estas tec­no­lo­gías hace que este con­te­ni­do ten­ga fecha de cadu­ci­dad…

Si al prin­ci­pio el móvil se aso­cia­ba al busi­ness­man, poco a poco se ha con­ver­ti­do en la herra­mien­ta impres­cin­di­ble del humano libe­ral. Corres­pon­de así a muchas de sus «cua­li­da­des» emble­má­ti­cas: indi­vi­dual, con­su­mi­dor, moderno, fle­xi­ble, efi­cien­te, móvil, en comu­ni­ca­ción per­ma­nen­te, etc. La difu­sión masi­va e sin cues­tio­nar del móvil ha par­ti­ci­pa­do de la pro­pa­ga­ción de estos valo­res, modi­fi­can­do en pro­fun­di­dad las rela­cio­nes socia­les. Y por otro lado no tener móvil sig­ni­fi­ca mar­gi­na­li­zar­se.

No hemos vis­to la luz, el móvil no es el prin­ci­pal peli­gro del sis­te­ma, no es la nue­va lucha prio­ri­ta­ria. Tam­po­co somos pri­mi­ti­vis­tas, no recha­za­mos sin más las tec­no­lo­gías o las herra­mien­tas con­tem­po­rá­neas. No nega­mos que el móvil pue­de ser muy útil en cier­tos casos. En situa­cio­nes de emer­gen­cia (deten­cio­nes, acci­den­tes, agre­sio­nes, etc.) no hay nin­gún otro medio de comu­ni­ca­ción que per­mi­ta avi­sar y reac­cio­nar con tan­ta rapi­dez y efi­cien­cia.

Pero en gene­ral, pare­ce que se ha olvi­da­do que hace 10 años no tenía­mos móvi­les y que si no nos gus­tan pode­mos vivir sin ellos. Si no quie­res dejar­te asus­tar por el mie­do, quie­res seguir movi­li­zán­do­te con­tra la injus­ti­cia, si quie­res desa­rro­llar un pen­sa­mien­to crí­ti­co, te invi­ta­mos a leer lo que vie­ne a con­ti­nua­ción. Bueno, la ver­dad es que nos encan­ta­ría que que­mes tu móvil y te vamos a dar bue­nas razo­nes por hacer­lo o por lo menos para pen­sár­te­lo…

Para ver el fan­zi­ne com­ple­to pin­cha aquí.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *