La inso­por­ta­ble leve­dad de la Inter­net según EEUU

internet-usa

Tie­nen razón los que ven con sus­pi­ca­cias la apa­ren­te bue­na noti­cia de que Esta­dos Uni­dos per­mi­ti­rá a las empre­sas pro­vee­do­ras de cier­tos ser­vi­cios en Inter­net, par­ti­cu­lar­men­te a las que ofre­cen men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea, chat e inter­cam­bio de imá­ge­nes, que abran sus apli­ca­cio­nes a Irán, Cuba y Sudán sin mie­do de que cai­ga sobre ellas una mul­ta millonaria.

Has­ta el pasa­do 8 de mar­zo sobre esas com­pa­ñías sobre­vo­la­ba la posi­bi­li­dad de una seve­ra san­ción por “comer­ciar con el enemi­go”, aun­que el Depar­ta­men­to del Teso­ro se había hecho siem­pre el de la vis­ta gor­da con Goo­gle, Twit­ter y Face­book, por citar tres bas­tan­te cono­ci­das inclu­so para los paí­ses “bene­fi­cia­dos” por la nue­va normativa.

En el océano de notas que ha cir­cu­la­do al res­pec­to, sue­le exa­ge­rar­se el entu­sias­mo hacia la medi­da del gobierno del Pri­mer Ciber­pre­si­den­te de la His­to­ria Impe­rial, como si a estos tres paí­ses les estu­vie­ran hacien­do el rega­lo del siglo, cuan­do en reali­dad las gran­des favo­re­ci­das son la empre­sas de ser­vi­cios de Inter­net, que se repar­ti­rán el botín dis­pues­to por el Depar­ta­men­to de Esta­do para la sub­ver­sión en esos paí­ses uti­li­zan­do la Red de Redes, eje de lo que la Secre­ta­ria Hillary Clin­ton ha lla­ma­do la “Diplo­ma­cia del Siglo XXI”.

En su dis­cur­so del pasa­do 21 de enero(1), un clá­si­co de la sober­bia polí­ti­ca en la Era de la Socie­dad de la Infor­ma­ción, Clin­ton nos advir­tió que los diplo­má­ti­cos nor­te­ame­ri­ca­nos ‑y obvia­men­te sus agen­tes de Inte­li­gen­cia- están tra­ba­jan­do ya en 40 paí­ses para “ayu­dar” con tec­no­lo­gías de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes a las per­so­nas que com­par­tan con Esta­dos Uni­dos su par­ti­cu­lar modo de con­ce­bir la “demo­cra­cia”, aun­que la visión esta­dou­ni­den­se de cómo se gobier­na y se some­te a un país se encuen­tre en la antí­po­das de lo que pue­dan desear para sí los pue­blos de esas 40 naciones.

En otras pala­bras, la seño­ra Clin­ton ha sus­ti­tui­do la “diplo­ma­cia de las caño­ne­ras” por la “diplo­ma­cia de los avio­nes no tri­pu­la­dos”, meca de las lla­ma­das nue­vas tec­no­lo­gías, y para empe­zar nos dice que el gobierno de Oba­ma entre­ga­rá Inter­net a la car­ta y finan­cia­rá las ini­cia­ti­vas pri­va­das y los ciu­da­da­nos que cons­tru­yan jun­to a Esta­dos Uni­dos aque­llas auto­pis­tas don­de la infor­ma­ción y los valo­res de los nor­te­ame­ri­ca­nos estén cómodos:

Esta­mos adop­tan­do ‑dijo Hillary Clin­ton en su “Dis­cur­so sobre la Liber­tad de Inter­net”- lo que la gen­te en la comu­ni­dad tec­no­ló­gi­ca lla­ma­ría un plan­tea­mien­to de ángel inver­sio­nis­ta, al sos­te­ner una varie­dad de acto­res empren­de­do­res. Nues­tro obje­ti­vo en estos esfuer­zos es sen­ci­llo: un acce­so a infor­ma­ción sin tra­bas, segu­ro, para un mayor núme­ro de per­so­nas en un mayor núme­ro de lugares.

Pues bien, eso han hecho, qui­tar todo tipo de tra­bas a las empre­sas para que via­jen a toda velo­ci­dad en la direc­ción en que soplan los vien­tos de la Casa Blanca: hacia la liber­tad en la Inter­net, enten­di­da como el trá­fi­co en una sola direc­ción, con­tra­rio al ver­da­de­ro espí­ri­tu demo­crá­ti­co. Manuel Castells(2), un gurú de los estu­dios de la Red, lo diría magis­tral­men­te: esta­mos vien­do el “uso del poder de la tec­no­lo­gía para ser­vir a la tec­no­lo­gía del poder”.

La prue­ba es que la retó­ri­ca liber­ta­ria de la admi­nis­tra­ción Oba­ma fun­cio­na solo como impo­si­ción a los otros. Cuan­do en nom­bre de la liber­tad se ponen en tela de jui­cio los pre­cep­tos hege­mó­ni­cos en la Inter­net del gobierno del Pre­mio Nobel de la Paz, no vaci­lan en adver­tir ‑como lo hizo Hillary en el dis­cur­so cita­do- que “la liber­tad de expre­sión tie­ne sus límites”.

En esa lar­ga inter­ven­ción de 22 cuar­ti­llas, Clin­ton, por ejem­plo, olvi­dó por com­ple­to refe­rir­se a la deten­ción de los mani­fes­tan­tes con­tra la reu­nión del G‑20, el pasa­do sep­tiem­bre en Pit­ts­burgh, por uti­li­zar la red social Twit­ter para orga­ni­zar pro­tes­tas pacíficas.

No los detu­vie­ron en un vacío legal. Esta­dos Uni­dos posee una legis­la­ción que cri­mi­na­li­za el uso de los medios de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, como demos­tró el caso de Elliot Madi­son, un tra­ba­ja­dor social de Nue­va York arres­ta­do duran­te esa mani­fes­ta­ción por usar su celu­lar ‑con­fis­ca­do por ser una “herra­mien­ta delic­ti­va”, según el acta de la poli­cía- para conec­tar­se a la red social. Pero dos meses antes, el Depar­ta­men­to de Esta­do había pedi­do a los admi­nis­tra­do­res de Twit­ter que no rea­li­za­ran una repa­ra­ción pro­gra­ma­da de sus ser­vi­do­res para no parar el bom­bar­deo de men­sa­jes a tra­vés de esa red con­tra el gobierno ira­ní, ori­gi­na­dos mayo­ri­ta­ria­men­te ‑se supo des­pués que en el orden del 68 por cien­to- des­de los Esta­dos Unidos.

La ausen­cia de toda men­ción de Clin­ton sobre este cono­ci­do inten­to de inti­mi­dar a los mani­fes­tan­tes de Pit­ts­burgh y de pro­te­ger la lla­ma­da “Revo­lu­ción ver­de” ira­ní, con­fir­ma que el dis­cur­so de la Secre­ta­ria de Esta­do en reali­dad ver­só sobre el con­trol mono­pó­li­co de EEUU en la Inter­net, no sobre supues­tas libertades.

Por cier­to, lla­ma pode­ro­sa­men­te la aten­ción que, tan­to en el dis­cur­so de la Clin­ton, como en el artícu­lo del New York Times(3) que fil­tró la infor­ma­ción de las nue­vas nor­ma­ti­vas para faci­li­tar­les la vida a Goo­gle y com­pa­ñía en Irán, Cuba y Sudán, se men­cio­na una extra­ña ins­ti­tu­ción: el Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes de la Cen­su­ra (Cen­sorship Research Cen­ter), con sede en San Fran­cis­co, Cali­for­nia, que “uti­li­za fór­mu­las mate­má­ti­cas para encu­brir el trá­fi­co de Inter­net de los usua­rios ante los cen­so­res ofi­cia­les”, dice el Times.

Hillary fue más explí­ci­ta res­pec­to a este cen­tro, que for­ma par­te de “la Ini­cia­ti­va de Red Mun­dial ‑una labor volun­ta­ria de par­te de com­pa­ñías de tec­no­lo­gía que tra­ba­jan con orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les, exper­tos aca­dé­mi­cos y con fon­dos de inver­sión social para res­pon­der a las deman­das de cen­su­ra de los gobier­nos”. Lo que no dije­ron ni The New York Times, ni Clin­ton, pero que usted pue­de veri­fi­car en la pági­na en Inter­net de este Cen­tro con­tra la Cen­su­ra, es que esta ins­ti­tu­ción sur­gió en junio de 2009, en el fra­gor de la agre­sión con­tra Irán en el noví­si­mo esce­na­rio de las redes socia­les, cuan­do era ile­gal para las empre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas este tipo de accio­nes, pero nadie en el gobierno de Oba­ma esta­ba dema­sia­do preo­cu­pa­do por las vio­la­cio­nes. Más bien todo lo contrario.

Si toda­vía le pare­ce poco con­vin­cen­te el argu­men­to de que “el rega­lo del siglo” a Irán, Cuba y Sudán no bene­fi­cia a esos paí­ses, sino a Esta­dos Uni­dos; si aún no cree que esto sir­ve de cor­ti­na de humo para des­atar­le las manos a las empre­sas con­tra­tis­tas del Depar­ta­men­to de Esta­do ali­nea­das con la “Diplo­ma­cia del Siglo XXI”, mire el ejem­plo de Cuba.

El nue­vo regla­men­to del Depar­ta­men­to del Teso­ro divul­ga­do el pasa­do 8 de mar­zo -Sec­ción 515 de las Regu­la­cio­nes de los bie­nes cuba­nos, de la Ofi­ci­na de Con­trol de Acti­vos Extran­je­ros (OFAC) -, levan­ta las res­tric­cio­nes a las empre­sas que faci­li­tan gra­tui­ta­men­te apli­ca­cio­nes de correo elec­tró­ni­co, chat y simi­la­res, cosa que en la prác­ti­ca EEUU le per­mi­tió a la Isla con la Ley Torricelly(4). Sin embar­go, prohí­be terminantemente:

La expor­ta­ción direc­ta o indi­rec­ta de los ser­vi­cios de conec­ti­vi­dad de la Inter­net o de faci­li­da­des de trans­mi­sión de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes (como enla­ces sate­li­ta­les o líneas para esos fines).

¿Aca­so no es esta res­tric­ción, jun­to con la posi­bi­li­dad de que Cuba pue­da par­ti­ci­par del comer­cio elec­tró­ni­co inter­na­cio­nal, la prin­ci­pal limi­ta­ción que tie­ne la Isla para ampliar sus ser­vi­cios y mejo­rar el acce­so de los usua­rios cuba­nos a la Red de Redes?

En fin, esta­mos otra vez ante la inso­por­ta­ble leve­dad de los con­cep­tos de liber­tad y demo­cra­cia que sue­le impo­ner Esta­dos Uni­dos. Allá el que no encien­da las alar­mas e inten­te evi­tar que en la Inter­net solo nave­guen las caño­ne­ras del Siglo XXI.


Notas
(1) Clin­ton, Hillary (2010): “Dis­cur­so sobre la Liber­tad de Inter­net”. New­seum, Wasing­ton D.C., 21 de enero de 2010. Todas las citas de Clin­ton pro­vie­nen de este dis­cur­so amplia­men­te divul­ga­do en Inter­net y que se pue­de des­car­gar de la pági­na del Depar­ta­men­to de Esta­do: http://​www​.sta​te​.gov/

(2) Cas­tells, Manuel: La socie­dad en red (Vol 1.). Alian­za Edi­to­rial, Espa­ña, 2005. p.93.

(3) Land­ler, Mark: “U.S. Hopes Exports of Inter­net Ser­vi­ces Will Help Open Clo­sed Socie­ties”. The New York Times, 8 de mar­zo de 2010. En: http://​www​.nyti​mes​.com/​2​0​1​0​/​0​3​/​0​8​/​w​o​r​l​d​/​0​8​e​x​p​o​r​t​.​h​tml

(4) La lla­ma­da Ley Torri­ce­lliLey de auto­ri­za­ción y de defen­sa nacio­nal para el año fis­cal 1992, que auto­ri­zó la cone­xión de la Isla a la Red, por vía sate­li­tal, con el con­di­cio­na­mien­to de que cada megaby­te (ran­go de velo­ci­dad de cone­xión) debía ser con­tra­ta­do a empre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas o sus sub­si­dia­rias y apro­ba­do por el Depar­ta­men­to del Teso­ro. Esta­ble­ció limi­tar esa con­tra­ta­ción y deci­dió san­cio­nes extra­or­di­na­rias ‑mul­tas de 50 000 dóla­res por cada vio­la­ción- para quie­nes favo­rez­can, den­tro o fue­ra de EE.UU., el nego­cio elec­tró­ni­co o el más míni­mo bene­fi­cio eco­nó­mi­co de la Isla. Cuba se conec­tó a Inter­net en 1996, por vía sate­li­tal. EEUU ha impe­di­do exten­der el cable submarino.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.