La inso­por­ta­ble leve­dad de la Inter­net según EEUU

internet-usa

Tie­nen razón los que ven con sus­pi­ca­cias la apa­ren­te bue­na noti­cia de que Esta­dos Uni­dos per­mi­ti­rá a las empre­sas pro­vee­do­ras de cier­tos ser­vi­cios en Inter­net, par­ti­cu­lar­men­te a las que ofre­cen men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea, chat e inter­cam­bio de imá­ge­nes, que abran sus apli­ca­cio­nes a Irán, Cuba y Sudán sin mie­do de que cai­ga sobre ellas una mul­ta millo­na­ria.

Has­ta el pasa­do 8 de mar­zo sobre esas com­pa­ñías sobre­vo­la­ba la posi­bi­li­dad de una seve­ra san­ción por “comer­ciar con el enemi­go”, aun­que el Depar­ta­men­to del Teso­ro se había hecho siem­pre el de la vis­ta gor­da con Goo­gle, Twit­ter y Face­book, por citar tres bas­tan­te cono­ci­das inclu­so para los paí­ses “bene­fi­cia­dos” por la nue­va nor­ma­ti­va.

En el océano de notas que ha cir­cu­la­do al res­pec­to, sue­le exa­ge­rar­se el entu­sias­mo hacia la medi­da del gobierno del Pri­mer Ciber­pre­si­den­te de la His­to­ria Impe­rial, como si a estos tres paí­ses les estu­vie­ran hacien­do el rega­lo del siglo, cuan­do en reali­dad las gran­des favo­re­ci­das son la empre­sas de ser­vi­cios de Inter­net, que se repar­ti­rán el botín dis­pues­to por el Depar­ta­men­to de Esta­do para la sub­ver­sión en esos paí­ses uti­li­zan­do la Red de Redes, eje de lo que la Secre­ta­ria Hillary Clin­ton ha lla­ma­do la “Diplo­ma­cia del Siglo XXI”.

En su dis­cur­so del pasa­do 21 de enero(1), un clá­si­co de la sober­bia polí­ti­ca en la Era de la Socie­dad de la Infor­ma­ción, Clin­ton nos advir­tió que los diplo­má­ti­cos nor­te­ame­ri­ca­nos ‑y obvia­men­te sus agen­tes de Inte­li­gen­cia- están tra­ba­jan­do ya en 40 paí­ses para “ayu­dar” con tec­no­lo­gías de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes a las per­so­nas que com­par­tan con Esta­dos Uni­dos su par­ti­cu­lar modo de con­ce­bir la “demo­cra­cia”, aun­que la visión esta­dou­ni­den­se de cómo se gobier­na y se some­te a un país se encuen­tre en la antí­po­das de lo que pue­dan desear para sí los pue­blos de esas 40 nacio­nes.

En otras pala­bras, la seño­ra Clin­ton ha sus­ti­tui­do la “diplo­ma­cia de las caño­ne­ras” por la “diplo­ma­cia de los avio­nes no tri­pu­la­dos”, meca de las lla­ma­das nue­vas tec­no­lo­gías, y para empe­zar nos dice que el gobierno de Oba­ma entre­ga­rá Inter­net a la car­ta y finan­cia­rá las ini­cia­ti­vas pri­va­das y los ciu­da­da­nos que cons­tru­yan jun­to a Esta­dos Uni­dos aque­llas auto­pis­tas don­de la infor­ma­ción y los valo­res de los nor­te­ame­ri­ca­nos estén cómo­dos:

Esta­mos adop­tan­do ‑dijo Hillary Clin­ton en su “Dis­cur­so sobre la Liber­tad de Inter­net”- lo que la gen­te en la comu­ni­dad tec­no­ló­gi­ca lla­ma­ría un plan­tea­mien­to de ángel inver­sio­nis­ta, al sos­te­ner una varie­dad de acto­res empren­de­do­res. Nues­tro obje­ti­vo en estos esfuer­zos es sen­ci­llo: un acce­so a infor­ma­ción sin tra­bas, segu­ro, para un mayor núme­ro de per­so­nas en un mayor núme­ro de luga­res.

Pues bien, eso han hecho, qui­tar todo tipo de tra­bas a las empre­sas para que via­jen a toda velo­ci­dad en la direc­ción en que soplan los vien­tos de la Casa Blanca: hacia la liber­tad en la Inter­net, enten­di­da como el trá­fi­co en una sola direc­ción, con­tra­rio al ver­da­de­ro espí­ri­tu demo­crá­ti­co. Manuel Castells(2), un gurú de los estu­dios de la Red, lo diría magis­tral­men­te: esta­mos vien­do el “uso del poder de la tec­no­lo­gía para ser­vir a la tec­no­lo­gía del poder”.

La prue­ba es que la retó­ri­ca liber­ta­ria de la admi­nis­tra­ción Oba­ma fun­cio­na solo como impo­si­ción a los otros. Cuan­do en nom­bre de la liber­tad se ponen en tela de jui­cio los pre­cep­tos hege­mó­ni­cos en la Inter­net del gobierno del Pre­mio Nobel de la Paz, no vaci­lan en adver­tir ‑como lo hizo Hillary en el dis­cur­so cita­do- que “la liber­tad de expre­sión tie­ne sus lími­tes”.

En esa lar­ga inter­ven­ción de 22 cuar­ti­llas, Clin­ton, por ejem­plo, olvi­dó por com­ple­to refe­rir­se a la deten­ción de los mani­fes­tan­tes con­tra la reu­nión del G‑20, el pasa­do sep­tiem­bre en Pit­ts­burgh, por uti­li­zar la red social Twit­ter para orga­ni­zar pro­tes­tas pací­fi­cas.

No los detu­vie­ron en un vacío legal. Esta­dos Uni­dos posee una legis­la­ción que cri­mi­na­li­za el uso de los medios de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, como demos­tró el caso de Elliot Madi­son, un tra­ba­ja­dor social de Nue­va York arres­ta­do duran­te esa mani­fes­ta­ción por usar su celu­lar ‑con­fis­ca­do por ser una “herra­mien­ta delic­ti­va”, según el acta de la poli­cía- para conec­tar­se a la red social. Pero dos meses antes, el Depar­ta­men­to de Esta­do había pedi­do a los admi­nis­tra­do­res de Twit­ter que no rea­li­za­ran una repa­ra­ción pro­gra­ma­da de sus ser­vi­do­res para no parar el bom­bar­deo de men­sa­jes a tra­vés de esa red con­tra el gobierno ira­ní, ori­gi­na­dos mayo­ri­ta­ria­men­te ‑se supo des­pués que en el orden del 68 por cien­to- des­de los Esta­dos Uni­dos.

La ausen­cia de toda men­ción de Clin­ton sobre este cono­ci­do inten­to de inti­mi­dar a los mani­fes­tan­tes de Pit­ts­burgh y de pro­te­ger la lla­ma­da “Revo­lu­ción ver­de” ira­ní, con­fir­ma que el dis­cur­so de la Secre­ta­ria de Esta­do en reali­dad ver­só sobre el con­trol mono­pó­li­co de EEUU en la Inter­net, no sobre supues­tas liber­ta­des.

Por cier­to, lla­ma pode­ro­sa­men­te la aten­ción que, tan­to en el dis­cur­so de la Clin­ton, como en el artícu­lo del New York Times(3) que fil­tró la infor­ma­ción de las nue­vas nor­ma­ti­vas para faci­li­tar­les la vida a Goo­gle y com­pa­ñía en Irán, Cuba y Sudán, se men­cio­na una extra­ña ins­ti­tu­ción: el Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes de la Cen­su­ra (Cen­sorship Research Cen­ter), con sede en San Fran­cis­co, Cali­for­nia, que “uti­li­za fór­mu­las mate­má­ti­cas para encu­brir el trá­fi­co de Inter­net de los usua­rios ante los cen­so­res ofi­cia­les”, dice el Times.

Hillary fue más explí­ci­ta res­pec­to a este cen­tro, que for­ma par­te de “la Ini­cia­ti­va de Red Mun­dial ‑una labor volun­ta­ria de par­te de com­pa­ñías de tec­no­lo­gía que tra­ba­jan con orga­ni­za­cio­nes no guber­na­men­ta­les, exper­tos aca­dé­mi­cos y con fon­dos de inver­sión social para res­pon­der a las deman­das de cen­su­ra de los gobier­nos”. Lo que no dije­ron ni The New York Times, ni Clin­ton, pero que usted pue­de veri­fi­car en la pági­na en Inter­net de este Cen­tro con­tra la Cen­su­ra, es que esta ins­ti­tu­ción sur­gió en junio de 2009, en el fra­gor de la agre­sión con­tra Irán en el noví­si­mo esce­na­rio de las redes socia­les, cuan­do era ile­gal para las empre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas este tipo de accio­nes, pero nadie en el gobierno de Oba­ma esta­ba dema­sia­do preo­cu­pa­do por las vio­la­cio­nes. Más bien todo lo con­tra­rio.

Si toda­vía le pare­ce poco con­vin­cen­te el argu­men­to de que “el rega­lo del siglo” a Irán, Cuba y Sudán no bene­fi­cia a esos paí­ses, sino a Esta­dos Uni­dos; si aún no cree que esto sir­ve de cor­ti­na de humo para des­atar­le las manos a las empre­sas con­tra­tis­tas del Depar­ta­men­to de Esta­do ali­nea­das con la “Diplo­ma­cia del Siglo XXI”, mire el ejem­plo de Cuba.

El nue­vo regla­men­to del Depar­ta­men­to del Teso­ro divul­ga­do el pasa­do 8 de mar­zo -Sec­ción 515 de las Regu­la­cio­nes de los bie­nes cuba­nos, de la Ofi­ci­na de Con­trol de Acti­vos Extran­je­ros (OFAC) -, levan­ta las res­tric­cio­nes a las empre­sas que faci­li­tan gra­tui­ta­men­te apli­ca­cio­nes de correo elec­tró­ni­co, chat y simi­la­res, cosa que en la prác­ti­ca EEUU le per­mi­tió a la Isla con la Ley Torricelly(4). Sin embar­go, prohí­be ter­mi­nan­te­men­te:

La expor­ta­ción direc­ta o indi­rec­ta de los ser­vi­cios de conec­ti­vi­dad de la Inter­net o de faci­li­da­des de trans­mi­sión de tele­co­mu­ni­ca­cio­nes (como enla­ces sate­li­ta­les o líneas para esos fines).

¿Aca­so no es esta res­tric­ción, jun­to con la posi­bi­li­dad de que Cuba pue­da par­ti­ci­par del comer­cio elec­tró­ni­co inter­na­cio­nal, la prin­ci­pal limi­ta­ción que tie­ne la Isla para ampliar sus ser­vi­cios y mejo­rar el acce­so de los usua­rios cuba­nos a la Red de Redes?

En fin, esta­mos otra vez ante la inso­por­ta­ble leve­dad de los con­cep­tos de liber­tad y demo­cra­cia que sue­le impo­ner Esta­dos Uni­dos. Allá el que no encien­da las alar­mas e inten­te evi­tar que en la Inter­net solo nave­guen las caño­ne­ras del Siglo XXI.


Notas
(1) Clin­ton, Hillary (2010): “Dis­cur­so sobre la Liber­tad de Inter­net”. New­seum, Wasing­ton D.C., 21 de enero de 2010. Todas las citas de Clin­ton pro­vie­nen de este dis­cur­so amplia­men­te divul­ga­do en Inter­net y que se pue­de des­car­gar de la pági­na del Depar­ta­men­to de Esta­do: http://​www​.sta​te​.gov/

(2) Cas­tells, Manuel: La socie­dad en red (Vol 1.). Alian­za Edi­to­rial, Espa­ña, 2005. p.93.

(3) Land­ler, Mark: “U.S. Hopes Exports of Inter­net Ser­vi­ces Will Help Open Clo­sed Socie­ties”. The New York Times, 8 de mar­zo de 2010. En: http://​www​.nyti​mes​.com/​2​0​1​0​/​0​3​/​0​8​/​w​o​r​l​d​/​0​8​e​x​p​o​r​t​.​h​tml

(4) La lla­ma­da Ley Torri­ce­lliLey de auto­ri­za­ción y de defen­sa nacio­nal para el año fis­cal 1992, que auto­ri­zó la cone­xión de la Isla a la Red, por vía sate­li­tal, con el con­di­cio­na­mien­to de que cada megaby­te (ran­go de velo­ci­dad de cone­xión) debía ser con­tra­ta­do a empre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas o sus sub­si­dia­rias y apro­ba­do por el Depar­ta­men­to del Teso­ro. Esta­ble­ció limi­tar esa con­tra­ta­ción y deci­dió san­cio­nes extra­or­di­na­rias ‑mul­tas de 50 000 dóla­res por cada vio­la­ción- para quie­nes favo­rez­can, den­tro o fue­ra de EE.UU., el nego­cio elec­tró­ni­co o el más míni­mo bene­fi­cio eco­nó­mi­co de la Isla. Cuba se conec­tó a Inter­net en 1996, por vía sate­li­tal. EEUU ha impe­di­do exten­der el cable sub­ma­rino.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *