Ha que­da­do meri­dia­na­men­te cla­ro que la apli­ca­ción de la ley no es igual para todos.

Com­pa­re­ce­mos ante los medios de comu­ni­ca­ción quie­nes nos hemos vis­to, de una u otra for­ma, afec­ta­dos y afec­ta­das por las accio­nes de Falan­ge y Tradición.

Lo pri­me­ro que que­re­mos hacer es con­tex­tua­li­zar estos ata­ques fas­cis­tas en la situa­ción polí­ti­ca que vive Eus­kal Herria. En los últi­mos años nues­tro Pue­blo ha sufri­do infi­ni­dad de ata­ques enca­mi­na­dos a impe­dir que la socie­dad vas­ca sea libre y pue­da ele­gir demo­crá­ti­ca­men­te su futuro.

Tan­to gobier­nos del PSOE como del PP han pues­to en mar­cha dife­ren­tes medi­das repre­si­vas con­tra Eus­kal Herria y su ciu­da­da­nía, ade­más de exten­der un dis­cur­so ideo­ló­gi­co-polí­ti­co entre la socie­dad con el fin de ais­lar, des­pre­ciar, nin­gu­near, ame­dren­tar a la izquier­da aber­tza­le. Urral­bu­ru se jac­ta­ba recien­te­men­te de ser uno de los pri­me­ros polí­ti­cos en pedir “que se escu­pa a esa gen­te”. Esta estra­te­gia del “a por ellos” ya tuvo un trá­gi­co des­en­la­ce hace exac­ta­men­te 6 años, con el ase­si­na­to de Angel Berrue­ta. Pero es que ade­más en Nafa­rroa, esta­mos bajo el yugo de UPN, here­de­ros direc­tos de la dere­cha más fas­cis­ta, cuya obse­sión es eli­mi­nar cual­quier ves­ti­gio vas­co de nues­tra tie­rra. His­tó­ri­ca­men­te han desa­rro­lla­do una estra­te­gia para eli­mi­nar nues­tra iden­ti­dad, y en los últi­mos años se ha incrementado.

Este es el cal­do de cul­ti­vo del que gru­pos fas­cis­tas como Falan­ge y Tra­di­ción se nutren. Esta es la cla­se polí­ti­ca domi­nan­te que da cober­tu­ra ideo­ló­gi­ca a los ata­ques que hemos sufrido.

Falan­ge y Tra­di­ción ha mar­ca­do como obje­ti­vos a a aque­llas per­so­nas que des­de posi­cio­nes de izquier­das y aber­tza­les luchan por cam­biar la socie­dad y traer el cam­bio polí­ti­co a Nafa­rroa, lo que a nues­tro enten­der, es ya de por si bas­tan­te sig­ni­fi­ca­ti­vo. Hemos sido obje­ti­vos de FyT aque­llas per­so­nas que al mis­mo tiem­po somos obje­ti­vos de la repre­sión del Esta­do por defen­der Eus­kal Herria y los dere­chos de su ciudadanía.

Y es que no tene­mos dudas de que las fuer­zas poli­cia­les deja­ron hacer a estos ele­men­tos has­ta que vie­ron que el tema se les podía ir de las manos y deci­die­ron dete­ner­les. Ade­más, con­si­de­ra­mos que en la inves­ti­ga­ción hay pun­tos oscu­ros que la Guar­dia Civil no quie­re escla­re­cer. Por eso denun­cia­mos que FyT ha con­ta­do con una gran impu­ni­dad, y que lo hecho, como hemos vis­to en otros casos, les sal­drá bara­to sino gratis.

Hay quie­nes dicen que la jus­ti­cia es igual para todos, y hemos podi­do ver a la cla­se polí­ti­ca ale­grar­se por las deten­cio­nes de FyT, dicien­do que el Esta­do de dere­cho fun­cio­na. Pues bien, ha que­da­do meri­dia­na­men­te cla­ro que la apli­ca­ción de la ley no es igual para todos. Mien­tras duran­te este verano hemos vis­to des­fi­lar por la Audien­cia Nacio­nal a taber­na­ris, jóve­nes o miem­bros de Peñas por colo­car fotos de per­so­nas pre­sas, este mis­mo tri­bu­nal no ve indi­cios de deli­to terro­ris­ta en el hecho de que un gru­po de fas­cis­tas tra­te de hacer­se con armas y explo­si­vos, ten­ga una lis­ta de obje­ti­vos, ame­na­ce de muer­te y pro­vo­que des­tro­zos. Mien­tras a jóve­nes de Eus­kal Herria en este mis­mo tri­bu­nal se les soli­ci­tan penas de has­ta 33 años por des­tro­zos en un caje­ro, a los miem­bros de FyT ni tan siquie­ra se les quie­re juz­gar. Esto nos demues­tra, una vez más y con mayor cla­ri­dad, que la Audien­cia Nacio­nal es un tri­bu­nal espe­cial diri­gi­do a per­se­guir a los vas­cos y las vas­cas de izquier­das y abertzales.

La jus­ti­cia espa­ño­la uti­li­za dos varas de medir para apli­car la ley, de eso no tene­mos nin­gu­na duda: una, la dura, la que se apli­ca a los enemi­gos de su fal­sa demo­cra­cia, la que se apli­ca a quie­nes no com­par­ten su pro­yec­to de “Espa­ña una gran­de y libre”. Y otra, la blan­da, la que se apli­ca a quie­nes de modo ser­vil hacen lo que sea nece­sa­rio para man­te­ner ese pro­yec­to de la “indi­vi­si­bi­li­dad de Espa­ña”. Hemos vis­to en nume­ro­sas oca­sio­nes cua­les son los resul­ta­dos de esa fal­sa jus­ti­cia: los ase­si­nos de Anjel Berrue­ta, con­de­na­dos a 15 y 20 años, ya pisan la calle sin trans­cu­rrir 6. El gene­ral Galin­do no pagó por sus crí­me­nes, al igual que otros muchos galo­sos que aho­ra viven de la pen­sión del esta­do. Rol­dan sal­drá en bre­ve. Los tor­tu­ra­do­res, en caso de ser des­cu­bier­tos y con­de­na­dos, son indul­ta­dos des­pues. Nun­ca se iden­ti­fi­can a los auto­res de agre­sio­nes poli­cia­les como las de Mikel Iri­ba­rren… Sin embar­go, se envia a pri­sion a jove­nes por su mili­tan­cia polí­ti­ca, se ile­ga­li­zan par­ti­dos y colec­ti­vos con las corres­pon­dien­tes penas de cár­cel, se alar­gan las con­de­nas a los y las pre­sas polí­ti­cas vascas…

Soli­ci­ta­mos jus­ti­cia, sí. Pero solic­tia­mos otro tipo de jus­ti­cia. Que­re­mos que se haga jus­ti­cia con Eus­kal Herria y su ciu­da­da­nía. Que se res­pe­te el dere­cho de deci­sión de este Pue­blo, que se nos reco­noz­ca como país due­ño de su futu­ro, que se res­pe­ten los dere­chos huma­nos, civi­les y polí­ti­cos de su ciu­da­da­nía… que se res­pe­te nues­tra cul­tu­ra, nues­tra memo­ria his­tó­ri­ca, nues­tra len­gua. Eso es para noso­tros y noso­tras hacer justicia.

Como hemos indi­ca­do ante­rior­men­te, con­si­de­ra­mos que FyT es una par­te más de la estra­te­gia repre­si­va del Esta­do con­tra Eus­kal Herria, y por ello que­re­mos hacer un lla­ma­mien­to a todas aque­llas per­so­nas que se con­si­de­ran aber­tza­les, pro­gre­sis­tas y de izquier­das, a levan­tar un gran muro popu­lar para hacer fren­te a estas agre­sio­nes que sufre nues­tro país y avan­zar de este modo en la con­se­cu­ción de un esce­na­rio democrático.

Por otro lado, y para fina­li­zar, que­re­mos enviar un fuer­te abra­zo a la fami­lia de Jon Anza y a sus alle­ga­dos. Que­re­mos trans­mi­tir­les todo nues­tro apo­yo en estos duros momentos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.