Ase­si­na­to de Jon Anza por Ezker Aber­tza­lea

Momen­tos como este ator­men­tan la men­te. La plu­ma del escri­tor enmu­de­ce colé­ri­ca. Las len­guas más dicha­ra­che­ras se apel­ma­zan. Todo un pue­blo guar­da silen­cio res­pe­tuo­so ante un nue­vo epi­so­dio de gue­rra sucia.

Gue­rra sucia, sí. Sucia por pla­ni­fi­car­se en las cloa­cas más tru­cu­len­tas del Esta­do. Por­que el hedor de las men­ti­ras ofi­cia­les hace irres­pi­ra­ble el aire. Por­que la mor­da­za ofi­cial del Esta­do pre­ten­de silen­ciar un ase­si­na­to más, una vida más.

En el ima­gi­na­rio colec­ti­vo del pue­blo vas­co este sur­co no es nue­vo. La noti­cia ha reco­rri­do la reali­dad socio-polí­ti­ca vas­ca en un ins­tan­te. El sudor frío ates­ti­gua su vera­ci­dad. Espe­ra­da. Temi­da.

El Esta­do habla de la nece­si­dad de már­ti­res del movi­mien­to de libe­ra­ción vas­co. Las meji­llas del más tran­qui­lo si embar­go se son­ro­jan ante lo evi­den­te: Espa­ña dise­ña y pla­ni­fi­ca el ase­si­na­to de Esta­do y Fran­cia lo encu­bre.

El secues­tro y pos­te­rior ase­si­na­to a manos de Fuer­zas de Segu­ri­dad del Esta­do espa­ñol del mili­tan­te vas­co Jon Anza, es la esce­ni­fi­ca­ción más cruel de la reali­dad de este pue­blo. Opre­sión indi­vi­dual y colec­ti­va, eco­nó­mi­ca, social, nacio­nal.

Hay quien habla de luto. Nosotros/​as habla­mos de vic­to­ria. Ese es el mejor y más sen­ti­do home­na­je a todas las per­so­nas que han dado su vida por la liber­tad de Eus­kal Herria y su ciu­da­da­nía.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *