Ase­si­na­to de Jon Anza por Ezker Abertzalea

Momen­tos como este ator­men­tan la men­te. La plu­ma del escri­tor enmu­de­ce colé­ri­ca. Las len­guas más dicha­ra­che­ras se apel­ma­zan. Todo un pue­blo guar­da silen­cio res­pe­tuo­so ante un nue­vo epi­so­dio de gue­rra sucia.

Gue­rra sucia, sí. Sucia por pla­ni­fi­car­se en las cloa­cas más tru­cu­len­tas del Esta­do. Por­que el hedor de las men­ti­ras ofi­cia­les hace irres­pi­ra­ble el aire. Por­que la mor­da­za ofi­cial del Esta­do pre­ten­de silen­ciar un ase­si­na­to más, una vida más.

En el ima­gi­na­rio colec­ti­vo del pue­blo vas­co este sur­co no es nue­vo. La noti­cia ha reco­rri­do la reali­dad socio-polí­ti­ca vas­ca en un ins­tan­te. El sudor frío ates­ti­gua su vera­ci­dad. Espe­ra­da. Temida.

El Esta­do habla de la nece­si­dad de már­ti­res del movi­mien­to de libe­ra­ción vas­co. Las meji­llas del más tran­qui­lo si embar­go se son­ro­jan ante lo evi­den­te: Espa­ña dise­ña y pla­ni­fi­ca el ase­si­na­to de Esta­do y Fran­cia lo encubre.

El secues­tro y pos­te­rior ase­si­na­to a manos de Fuer­zas de Segu­ri­dad del Esta­do espa­ñol del mili­tan­te vas­co Jon Anza, es la esce­ni­fi­ca­ción más cruel de la reali­dad de este pue­blo. Opre­sión indi­vi­dual y colec­ti­va, eco­nó­mi­ca, social, nacional.

Hay quien habla de luto. Nosotros/​as habla­mos de vic­to­ria. Ese es el mejor y más sen­ti­do home­na­je a todas las per­so­nas que han dado su vida por la liber­tad de Eus­kal Herria y su ciudadanía.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.