Into­xi­ca­ción y enve­ne­na­mien­to mediá­ti­co: por Dax Toscano

“El pro­ble­ma no es la des­obe­dien­cia civil, sino la obe­dien­cia civil”. 

Howard Zinn

Los ata­ques per­pe­tra­dos por la indus­tria mediá­ti­ca al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y euro­peo, así como de la bur­gue­sía y la oli­gar­quía a nivel mun­dial for­man par­te de la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar de estas fuer­zas con el obje­ti­vo de des­es­ta­bi­li­zar a los gobier­nos pro­gre­sis­tas y de izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na, así como cri­mi­na­li­zar y estig­ma­ti­zar a los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios, en armas o no, y a sus líde­res y seguidores.

Estos gru­pos de poder están cons­cien­tes de que en los últi­mos años se ha pro­du­ci­do un decli­ve, una pér­di­da rela­ti­va de su hege­mo­nía polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca, por lo cual han desa­rro­lla­do y eje­cu­ta­do un sin­nú­me­ro de pla­nes para recu­pe­rar el espa­cio per­di­do y, de ésta mane­ra, pene­trar con más fuer­za en la men­te de las per­so­nas para así man­te­ner­las alie­na­das y enajenadas.

Las téc­ni­cas uti­li­za­das para lle­var ade­lan­te los pro­ce­sos de ena­je­na­ción men­tal han sido ela­bo­ra­das por exper­tos mili­ta­res, con la asis­ten­cia de pro­fe­sio­na­les de diver­sas ramas como psi­có­lo­gos, psi­quia­tras, soció­lo­gos, espe­cia­lis­tas en mar­ke­ting, publi­ci­dad y pro­pa­gan­da, para así direc­cio­nar las ideas que las per­so­nas tie­nen sobre los hechos que se dan en cada una de sus nacio­nes, así como a nivel mun­dial. Esto for­ma par­te de lo que Fran­cis­co Sie­rra deno­mi­na como “gue­rra psi­co­ló­gi­ca de baja inten­si­dad”, en la cual se uti­li­zan meca­nis­mos para adoc­tri­nar, mani­pu­lar, enga­ñar a las per­so­nas y, de esa mane­ra, hacer­las ver como real algo que no es.

A media­dos de la déca­da de 1980 el gobierno de Ronald Reagan ela­bo­ró el plan San­ta Fe II, en el cual se esta­ble­cía como uno de los pila­res fun­da­men­ta­les en el com­ba­te con­tra los enemi­gos de los EE.UU. la lucha en el plano cul­tu­ral, para lo cual se fijó el for­ta­le­ci­mien­to de sus apa­ra­tos de pene­tra­ción ideo­ló­gi­ca, entre ellos la radio la Voz de Amé­ri­ca, con el obje­ti­vo de trans­mi­tir sus men­sa­jes e ideas en todo el planeta.

Marx expli­có como la ideo­lo­gía bur­gue­sa, enten­di­da como fal­sa con­cien­cia, tie­ne como pro­pó­si­to pre­sen­tar a la reali­dad en for­ma inver­ti­da, defor­ma­da, para así impe­dir que los pue­blos conoz­can y ten­gan con­cien­cia de lo que real­men­te suce­de en el mundo.

A lo lar­go de la his­to­ria de las socie­da­des don­de han exis­ti­do la pro­pie­dad pri­va­da, las cla­ses socia­les anta­gó­ni­cas y la explo­ta­ción social, varios han sido los ins­tru­men­tos de los que se han vali­do los deten­ta­do­res del poder para pre­ten­der “domes­ti­car” a los pue­blos. La apro­pia­ción ile­gí­ti­ma de los cono­ci­mien­tos que antes eran de pro­pie­dad común de los colec­ti­vos, el sur­gi­mien­to, desa­rro­llo y fomen­to de las creen­cias reli­gio­sas, el esta­ble­ci­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, con la ela­bo­ra­ción de pro­gra­mas de estu­dio afi­nes a los intere­ses de los gru­pos de poder, fue­ron ini­cial­men­te los apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos que el Esta­do cla­sis­ta uti­li­zó, y sigue uti­li­zan­do, para man­te­ner su domi­na­ción ideo­ló­gi­ca y cul­tu­ral. Pos­te­rior­men­te este papel en la cons­truc­ción y con­so­li­da­ción de la hege­mo­nía de la cla­se domi­nan­te lo lle­va­rán ade­lan­te, con mayor poder de pene­tra­ción en diver­sos rin­co­nes del mun­do, los deno­mi­na­dos medios de “comu­ni­ca­ción” masiva.

La bur­gue­sía, apa­ren­te­men­te con fines altruis­tas, pro­pi­ció duran­te el siglo XIX la alfa­be­ti­za­ción de la pobla­ción. Pero sus obje­ti­vos eran muy dis­tin­tos a los de favo­re­cer el mejo­ra­mien­to de la con­di­ción huma­na de las per­so­nas. Nece­si­ta­ban obre­ros mayor­men­te cali­fi­ca­dos para que mane­jen las máqui­nas y lle­ven ade­lan­te el pro­ce­so pro­duc­ti­vo. Pero ade­más reque­rían que un mayor núme­ro de per­so­nas acce­die­ran a la lec­tu­ra de lo que en los diver­sos perió­di­cos de la bur­gue­sía se publi­ca­ba, para de esa mane­ra hacer que la gen­te asu­ma como pro­pio el dis­cur­so de la cla­se explo­ta­do­ra. A fina­les del siglo XIX el nacien­te impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano había com­pren­di­do ya la impor­tan­cia de la pren­sa para lograr el con­trol de la con­cien­cia de las per­so­nas. William Ran­dolph Hearts mani­pu­ló la infor­ma­ción sobre los acon­te­ci­mien­tos que se esta­ban dan­do en Cuba para así jus­ti­fi­car la inter­ven­ción yan­qui en ese país, esgri­mien­do como jus­ti­fi­ca­ción de que el impe­rio espa­ñol había afec­ta­do los intere­ses de EE.UU. A par­tir de ese enton­ces, has­ta el triun­fo de la revo­lu­ción cuba­na en 1959, la isla fue con­ver­ti­da en una neo­co­lo­nia esta­dou­ni­den­se, en cier­ta for­ma tam­bién gra­cias a los ser­vi­cios de este mag­na­te de la prensa.

Vicen­te Romano cita a Lord Nord­clif­fe, due­ño de uno de los con­sor­cios más pode­ro­sos de perió­di­cos a ini­cios del siglo XX, quien decía: “Dios ense­ñó a los hom­bres la lec­tu­ra para que yo pue­de decir­les a quién deben amar, a quién deben odiar y lo que deben odiar”.[1] Esta fra­se no ha per­di­do sen­ti­do, ni vigen­cia para la indus­tria mediá­ti­ca, que hoy ya no sola­men­te direc­cio­na los gus­tos e ideas de las per­so­nas a tra­vés de la lec­tu­ra que hacen de los perió­di­cos, sino tam­bién por medio de lo que escu­chan en la radio o ven y oyen en la tele­vi­sión y el cine.

Con el ascen­so del nazi­fas­cis­mo en Ale­ma­nia e Ita­lia, esto se hizo toda­vía más evi­den­te. Goeb­bels, el maes­tro de pro­pa­gan­da del régi­men hitle­riano, decía que hay que “men­tir, men­tir y men­tir, por­que mien­tras más gran­de es la men­ti­ra, algo que­da como ver­dad”. Este axio­ma ha sido ele­va­do a la máxi­ma expre­sión por el impe­ria­lis­mo yan­qui, la bur­gue­sía y oli­gar­quía a nivel mun­dial que, ade­más, para apa­ren­tar que no son men­ti­ro­sos con­tu­ma­ces, per­mi­ten la fil­tra­ción de algu­nas ver­da­des que en cier­ta for­ma les son incó­mo­das, siem­pre y cuan­do no afec­ten a la inte­gri­dad del sis­te­ma y su cla­se, ade­más que jamás las pre­sen­tan en su totalidad.

A tra­vés de la expo­si­ción de estas medias ver­da­des, la indus­tria mediá­ti­ca al ser­vi­cio de los gru­pos de poder en la socie­dad capi­ta­lis­ta se pre­sen­ta como plu­ra­lis­ta, demo­crá­ti­ca. Ellos dicen ser equi­li­bra­dos en el tra­ta­mien­to de la infor­ma­ción, con cual demues­tran su abso­lu­to res­pe­to por la liber­tad de expre­sión y pen­sa­mien­to, afir­ma­ción que la hacen sin sonrojarse.

La reali­dad demues­tra todo lo con­tra­rio. Sin embar­go, muchas per­so­nas asu­men como real el dis­cur­so de falsimedia.

¿Por qué suce­de esto? ¿Por qué las per­so­nas no le hacen fren­te a ésta indus­tria de la mentira?

Jesús Gar­cía Blan­ca dice que “[e]l pro­ble­ma cru­cial es bus­car las raí­ces de la domi­na­ción y actuar sobre ellas en lugar de limi­tar­nos al des­gas­te per­ma­nen­te de luchar con­tra un pro­duc­to ya hecho.”[2]

Uno de los ins­tru­men­tos que ha per­mi­ti­do que ésta domi­na­ción suce­da es la edu­ca­ción. Si bien es cier­to que las per­so­nas hoy tie­nen un baga­je más amplio de cono­ci­mien­tos gra­cias a los pro­ce­sos de alfa­be­ti­za­ción y a la crea­ción de ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas en todos los nive­les, no es menos cier­to que las y los edu­can­dos son obje­to de un per­ma­nen­te bom­bar­deo de infor­ma­cio­nes que, dis­fra­za­das de pen­sa­mien­tos y refle­xio­nes filo­só­fi­co-cien­tí­fi­cas, no tie­nen otro pro­pó­si­to que crear suje­tos acrí­ti­cos, are­fle­xi­vos, obe­dien­tes y sumi­sos a la auto­ri­dad para que actúen como ver­da­de­ros escla­vos feli­ces del sis­te­ma explo­ta­dor capitalista.

En su libro “El rap­to de Higea”, Gar­cía Blan­ca dice:

La edu­ca­ción no es una pana­cea de libe­ra­ción; es un ins­tru­men­to que pue­de ser uti­li­za­do –y de hecho lo es– con fines radi­cal­men­te opues­tos. Es cier­to que la igno­ran­cia de los pue­blos faci­li­ta su escla­vi­tud; pero en los tiem­pos de la glo­ba­li­za­ción nos enfren­ta­mos con otros modos de domi­na­ción que no uti­li­zan la igno­ran­cia, sino pre­ci­sa­men­te lo con­tra­rio: nece­si­tan incul­car en las masas cono­ci­mien­tos y habi­li­da­des bási­cas que per­mi­tan la mani­pu­la­ción bajo una capa ilu­so­ria de liber­tad.[3]

La edu­ca­ción en la socie­dad capi­ta­lis­ta tien­de a eli­mi­nar la capa­ci­dad de inda­gar, de cues­tio­nar, de inte­rro­gar, de des­cu­brir las con­tra­dic­cio­nes que se dan en la reali­dad social y natural.

De este pro­ce­so de embru­te­ci­mien­to edu­ca­ti­vo se apro­ve­cha la indus­tria mediá­ti­ca para alie­nar a la pobla­ción y así man­te­ner­la escla­vi­za­da ante lo que ella produce.

Para con­se­guir sus obje­ti­vos, fal­si­me­dia, al igual que las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, pre­ten­de­rá apo­de­rar­se del bio­tiem­po de las per­so­nas, prin­ci­pal­men­te del de la niñez y la juventud.

Vicen­te Romano dice:

El poder de unos seres huma­nos sobre otros comien­za con la apro­pia­ción del bio­tiem­po de los muchos por par­te de los pocos. El tiem­po es un fac­tor de poder. Se sue­le decir que es el poder el que man­da y no la opi­nión. Pero el poder sólo pue­de impe­rar mien­tras las per­so­nas le entre­guen su bio­tiem­po y crean que deben some­ter su tiem­po indi­vi­dual a ese poder.[4]

Median­te la apro­pia­ción y con­trol del bio­tiem­po de las per­so­nas, los medios ambi­cio­nan con­ver­tir­se en los guías polí­ti­cos y espi­ri­tua­les de un públi­co que por diver­sas razo­nes, entre ellas jus­ta­men­te la caren­cia de un ver­da­de­ro tiem­po libre, no va más allá de lo que fal­si­me­dia le pro­po­ne, no acu­de a otras fuen­tes dis­tin­tas a las expues­tas por la indus­tria mediá­ti­ca, acep­tan­do, en cier­ta for­ma, como váli­do, cier­to y real lo que se dice pre­ci­sa­men­te en esos medios.

La socie­dad capi­ta­lis­ta no posi­bi­li­ta a la niñez y a la juven­tud los espa­cios nece­sa­rios para poder desa­rro­llar acti­vi­da­des cul­tu­ra­les y depor­ti­vas; el sis­te­ma edu­ca­ti­vo en todos los nive­les absor­be a las y los edu­can­dos satu­rán­do­les de tareas, de debe­res. El úni­co esca­pe que en muchas oca­sio­nes encuen­tran estos gru­pos, es el con­su­mo adic­ti­vo de los pro­gra­mas ena­je­nan­tes y alie­nan­tes que pasan por la tele­vi­sión. El “Mun­do de Dis­ney”, como lo ha hecho des­de su crea­ción, jue­ga un rol fun­da­men­tal en el pro­ce­so de estu­pi­di­za­ción de la niñez y la juven­tud, some­ti­da a sus bru­ta­les crea­cio­nes que trans­mi­ten men­sa­jes con­su­mis­tas, colo­nia­lis­tas y neo­co­lo­nia­lis­tas, sexis­tas, machis­tas y racistas.

Las y los adul­tos, en cam­bio, encuen­tran como meca­nis­mos de esca­pe lue­go de una exte­nuan­te jor­na­da de tra­ba­jo el sen­tar­se fren­te al tele­vi­sor para ver las nove­las, los noti­cie­ros, los pro­gra­mas depor­ti­vos o las pelí­cu­las del cine hollywoodense.

En 1880, Paúl Lafar­gue escri­bió un ensa­yo titu­la­do “El dere­cho a la pere­za”, don­de hizo una crí­ti­ca con­tun­den­te de las con­di­cio­nes labo­ra­les de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los meca­nis­mos de some­ti­mien­to y explo­ta­ción uti­li­za­dos por la bur­gue­sía, a la vez que seña­la­ba la nece­si­dad de que las y los tra­ba­ja­do­res luchen por su ver­da­de­ra libe­ra­ción para tener efec­ti­va­men­te un tiem­po libre que les per­mi­ta dedi­car­se a acti­vi­da­des rela­cio­na­das con las cien­cias, el arte y la satis­fac­ción de las nece­si­da­des ele­men­ta­les del ser humano. Los capi­ta­lis­tas, a tra­vés de sus indus­trias de la men­ti­ra, repi­ten has­ta la sacie­dad que los pue­blos deben labo­rar más y más para pro­gre­sar. Lo que no dicen es que en la socie­dad capi­ta­lis­ta sólo un gru­po de per­so­nas tra­ba­jan y que de el resul­ta­do de esa acti­vi­dad se apo­de­ran las cla­ses que deten­tan el poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co que, ade­más, a lo lar­go del pro­ce­so de pro­duc­ción obtie­nen la mayor par­te de sus ganan­cias por medio de la extrac­ción de la plus­va­lía, es decir del tra­ba­jo no remu­ne­ra­do a las y los obreros.

La indus­tria mediá­ti­ca apa­re­ce así como una fuen­te fun­da­men­tal para pro­por­cio­nar a las per­so­nas el entre­te­ni­mien­to y las infor­ma­cio­nes ade­cua­das con el obje­ti­vo de que pue­dan disi­par sus momen­tos de ten­sión labo­ral, ade­más de nutrir­se de las ideas nece­sa­rias para tener un amplio cono­ci­mien­to de la reali­dad y el mun­do. ¿Quién pue­de enton­ces opo­ner­se a tan altruis­ta tarea?

Las y los perio­dis­tas, o las y los que fun­gen como tales sin ser­lo, pues­tos al ser­vi­cio de fal­si­me­dia, no se can­sa­rán de repe­tir una y otra vez lo indis­pen­sa­bles que son las pro­duc­cio­nes de su indus­tria para los colec­ti­vos huma­nos, por­que a tra­vés de ellas la gen­te pue­de diver­tir­se, reír, llo­rar, ele­var­se aca­dé­mi­ca y espiritualmente.

Lo que no les con­vie­ne expo­ner es quié­nes se encar­gan de deter­mi­nar, selec­cio­nar y mani­pu­lar los con­te­ni­dos que cada medio va a dar a cono­cer a la gente.

Vicen­te Romano seña­la que “lo que impor­ta no es que los medios y los men­sa­jes de la indus­tria de la con­cien­cia sean mani­pu­la­dos o no, sino quién los mani­pu­la y en pro­ve­cho de quién, al ser­vi­cio de qué intere­ses.” [5]

El comu­ni­có­lo­go espa­ñol dice ade­más que:

En lo que se lla­ma “socie­dad libre de mer­ca­do”, el come­ti­do de la indus­tria de la comu­ni­ca­ción […] estri­ba en pro­du­cir bene­fi­cio, más aún, en esti­mu­lar­lo y, sobre todo, en mani­pu­lar a la mayo­ría de la pobla­ción de mane­ra que no empren­dan accio­nes con­tra el sis­te­ma de eco­no­mía pri­va­da, sino que lo apo­yen y extien­dan […] Dicho en otros tér­mi­nos, la fun­ción pri­mor­dial de la indus­tria de la comu­ni­ca­ción, la con­cien­cia, el entre­te­ni­mien­to o como quie­ra que se la deno­mi­ne, en la socie­dad capi­ta­lis­ta estri­ba en des­or­ga­ni­zar y des­mo­ra­li­zar a los some­ti­dos. Neu­tra­li­za a los domi­na­dos, por un lado, y con­so­li­da, por otro, la soli­da­ri­dad con la cla­se domi­nan­te y sus intere­ses.[6]

Las pira­ñas infor­ma­ti­vas, que dicen defen­der la liber­tad de expre­sión y pen­sa­mien­to, bus­can, a toda cos­ta, impo­ner las ideas que defien­den los intere­ses polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos del impe­ria­lis­mo, la bur­gue­sía y la oli­gar­quía a nivel mun­dial. Plu­ra­lis­tas como son, ata­ca­ran dia­ria y per­ma­nen­te­men­te todo pro­yec­to social que expre­se teó­ri­ca y prác­ti­ca­men­te su opo­si­ción al capi­ta­lis­mo. Las pala­bras socia­lis­mo o comu­nis­mo son pre­sen­ta­das como sinó­ni­mos de tota­li­ta­ris­mo, repre­sión e inefi­ca­cia. En la selec­ción infor­ma­ti­va, no sólo de carác­ter noti­cio­so, aun­que prin­ci­pal­men­te en ella, los medios cons­tan­te­men­te ponen énfa­sis en seña­lar que sólo bajo un régi­men de eco­no­mía de mer­ca­do se pue­de vivir en ple­na liber­tad, en demo­cra­cia. La explo­ta­ción social, el saqueo de los recur­sos natu­ra­les por par­te de las trans­na­cio­na­les capi­ta­lis­tas, la pola­ri­za­ción cada vez mayor entre ricos y pobres, la inexis­ten­cia de espa­cios reales de par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca y de expre­sión para los colec­ti­vos socia­les, no son hechos dig­nos de ser seña­la­dos en los medios de la mentira.

Para impo­ner­se y lograr en cier­ta for­ma el con­trol hege­mó­ni­co ideo­ló­gi­co y cul­tu­ral, acu­den a la uti­li­za­ción del terror como un meca­nis­mo de coop­ta­ción y ame­dren­ta­mien­to de las per­so­nas que, en deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias pue­den ver­se impe­li­das al ejer­ci­cio de la vio­len­cia o a la pará­li­sis social.

Las cade­nas tele­vi­si­vas vene­zo­la­nas RCTV y Glo­bo­vi­sión, así como los perió­di­cos El Nacio­nal, El Uni­ver­sal o el líbe­lo Tal Cual son ejem­plo del poder de los medios para pro­vo­car psi­co­sis colec­ti­vas, lo cual cons­ti­tu­ye un pro­ble­ma de salud públi­ca, debi­do al daño men­tal que han cau­sa­do prin­ci­pal­men­te en la niñez y juven­tud vene­zo­la­na. Inci­tar al mag­ni­ci­dio del pre­si­den­te Chá­vez, pro­pi­ciar el odio hacia Cuba, men­tir sobre la situa­ción eco­nó­mi­ca vene­zo­la­na, fabri­car infor­ma­cio­nes para que la gen­te ata­que al gobierno vene­zo­lano, etc. es la for­ma per­ver­sa como lle­va ade­lan­te su tarea falsimedia.

El film de Sil­ves­ter Sta­llo­ne, The Expen­da­bles, que se estre­na­rá en el mes de agos­to de 2010, refle­ja que la indus­tria mediá­ti­ca tra­ba­ja con­jun­ta­men­te con el apa­ra­to mili­tar y de espio­na­je esta­dou­ni­den­se para, a tra­vés del cine, jus­ti­fi­car sus futu­ras accio­nes cri­mi­na­les o las que ya han come­ti­do. En esta pelí­cu­la se hace refe­ren­cia a la inter­ven­ción de un coman­do esta­dou­ni­den­se para ase­si­nar a un “dic­ta­dor” lati­no­ame­ri­cano que ya lle­va vein­te años en el poder, así como para neu­tra­li­zar a las nacio­nes que lo apo­yan. El film, aun­que no hace una refe­ren­cia direc­ta a Chá­vez y a Vene­zue­la, deja expues­to en for­ma sutil que pre­ci­sa­men­te de quien están hablan­do es del pre­si­den­te vene­zo­lano y de su país.

Los ata­ques de fal­si­me­dia a nivel mun­dial con­tra el pre­si­den­te Hugo Chá­vez son des­pia­da­dos. El gober­nan­te boli­va­riano es pre­sen­ta­do como un auto­ri­ta­rio, pre­po­ten­te, ambi­cio­so, cha­ba­cano y gro­se­ro, el mis­mo que man­tie­ne some­ti­do al pue­blo vene­zo­lano a un feroz con­trol y que ha con­du­ci­do a ese país a la deba­cle eco­nó­mi­ca. Los logros alcan­za­dos por su gobierno en mate­ria polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, social, cul­tu­ral, etc. son silen­cia­dos, así como los ata­ques de los que es obje­to por par­te de la opo­si­ción golpista.

En el pro­gra­ma “Día sie­te” trans­mi­ti­do el domin­go 28 de febre­ro de 2010 por la cade­na tele­vi­si­va ecua­to­ria­na Tele­ama­zo­nas, Jor­ge Ortiz “infor­ma­ba” que “mien­tras Chá­vez quie­re per­pe­tuar­se en el poder, Uri­be había acep­ta­do calla­da­men­te la deci­sión de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de Colom­bia”. Sobre la for­ma en que fue reele­gi­do por pri­me­ra vez el pre­si­den­te de Colom­bia, gra­cias a la acción de los nar­co­pa­ra­mi­li­ta­res, fal­si­me­dia no dice nada. Por el con­tra­rio, Uri­be es pre­sen­ta­do como un gober­nan­te demo­crá­ti­co, con una alta acep­ta­ción popu­lar, olvi­dan­do los crí­me­nes que ha come­ti­do con­tra el pue­blo colom­biano, su ser­vi­lis­mo al impe­ria­lis­mo yan­qui, así como su vin­cu­la­ción direc­ta con el nar­co­trá­fi­co y el paramilitarismo.

Los terro­ris­tas mediá­ti­cos son fabri­can­tes de demo­nios. Des­co­no­cien­do la lucha de los pue­blos, su his­to­ria de resis­ten­cia y rebel­día, fal­si­me­dia ata­ca a las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, en armas o no, así como a las y los lucha­do­res socia­les, estig­ma­ti­zán­do­les para trans­for­mar­les en los seres y agru­pa­cio­nes más nefas­tas para los pue­blos. Esa es la estra­te­gia que por ejem­plo lle­va ade­lan­te el gobierno nar­co­pa­ra­mi­li­tar colom­biano res­pec­to a la insur­gen­cia arma­da en ese país, así como con rela­ción al pre­si­den­te Chá­vez. Y son los medios, no sólo colom­bia­nos, sino en el mun­do ente­ro que, en uni­dad de acción, ponen en eje­cu­ción la pro­pa­gan­da negra ela­bo­ra­da por el impe­ria­lis­mo yan­qui y la oli­gar­quía santanderista.

Fal­si­me­dia des­con­tex­tua­li­za, des­in­for­ma, deja de lado las con­tra­dic­cio­nes socia­les, ocul­ta las cau­sas reales que pro­du­cen deter­mi­na­dos hechos tan­to socia­les como natu­ra­les. No les intere­sa que la gen­te se deten­ga a pen­sar sobre lo que le están dicien­do. Su obje­ti­vo es for­mar seres acrí­ti­cos, autó­ma­tas. Bas­ta que a tra­vés de la indus­tria mediá­ti­ca se diga algo, para que se con­si­de­ra­do como real. El públi­co debe asu­mir­lo así. No deben dar­se el tra­ba­jo de inves­ti­gar si en reali­dad las cosas son como pro­po­ne o no la indus­tria de la mentira.

“El régi­men cubano es el que mayor núme­ro de pre­sos polí­ti­cos man­tie­ne en el mun­do”, afir­man. Lue­go de que se cono­ció sobre la muer­te del ciu­da­dano cubano Orlan­do Zapa­ta, fal­si­me­dia no per­dió la opor­tu­ni­dad para, una vez más, ata­car al gobierno revo­lu­cio­na­rio y publi­car un sin­nú­me­ro de fal­se­da­des. Jor­ge Ortiz de Tele­ama­zo­nas, Alfon­so Espi­no­sa de los Mon­te­ros de Ecua­vi­sa, Andrés Carrión de Canal UNO, medio­cres expo­nen­tes del perio­dis­mo ecua­to­riano, no duda­ron en nin­gún momen­to en uti­li­zar todo tipo de epí­te­tos para refe­rir­se al gobierno de la Isla. “Régi­men tirá­ni­co, cruel y des­pia­da­do”, “dic­ta­du­ra que man­tie­ne ence­rra­dos a 200 pre­sos polí­ti­cos, de con­cien­cia, muchos de los cua­les son perio­dis­tas, poe­tas e inte­lec­tua­les, los mis­mos que se hallan en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas, a la vez que la pobla­ción vive una pér­di­da cons­tan­te de la liber­tad y está some­ti­da a una vigi­lan­cia cons­tan­te”, son las mali­cio­sas ase­ve­ra­cio­nes que esos nefas­tos per­so­na­jes, apro­ve­chán­do­se de la impu­ni­dad que gozan por estar tras cáma­ras, dicen res­pec­to a Cuba. De la polí­ti­ca cri­mi­nal nor­te­ame­ri­ca­na con­tra la Isla, del finan­cia­mien­to a los mal lla­ma­dos disi­den­tes, que no son otra cosa que mer­ce­na­rios al ser­vi­cio de una poten­cia extran­je­ra, de los crí­me­nes per­pe­tra­dos por terro­ris­tas como Posa­da Carri­les con­tra el pue­blo cubano, el mis­mo que vive tran­qui­la­men­te en EEUU, fal­si­me­dia pre­fie­re man­te­ner silencio.

Hipó­cri­tas, cobar­des y ser­vi­les como son, no se atre­ven a rec­ti­fi­car las men­ti­ras que exponen.

Orlan­do Zapa­ta era un delin­cuen­te común, coop­ta­do por la con­tra­rre­vo­lu­ción, la mis­ma que lo con­du­jo al sui­ci­dio. Nun­ca reci­bió malos tra­tos. Por el con­tra­rio, reci­bió aten­ción médi­ca de pri­me­ra con el obje­ti­vo de sal­var­le, tras man­te­ner una huel­ga de ham­bre de 85 días para exi­gir que en su cel­da haya una tele­vi­sión, coci­na y telé­fono per­so­nal, cosas que en cual­quier régi­men car­ce­la­rio hubie­sen sido recha­za­das. Fue la madre de Zapa­ta la que expre­só a los médi­cos su gra­ti­tud por la aten­ción que le esta­ban pro­por­cio­nan­do, para lue­go cam­biar su ver­sión y así con­ti­nuar cobran­do los dine­ros que la mafia de la gusa­ne­ra de Mia­mi le segui­rá pro­por­cio­nan­do mien­tras le sea útil a la cam­pa­ña de difa­ma­ción con­tra la Revo­lu­ción Cubana.

¿Por qué no expo­nen y dan a cono­cer eso Ortiz, Espi­no­sa de los Mon­te­ros, Carrión? ¿Por qué en los super­fi­cia­les “aná­li­sis” del perió­di­co Hoy o en los escri­tos bana­les de Tha­lía Flo­res no se seña­lan estos datos?

Mien­tras sobre­di­men­sio­nan y fal­si­fi­can los hechos suce­di­dos alre­de­dor de la muer­te de Zapa­ta, a fal­si­me­dia no le intere­sa dar a cono­cer que en Colom­bia, país al que ponen como uno de los mode­los de demo­cra­cia, se hayan encon­tra­do en La Maca­re­na, depar­ta­men­to del Meta, una de las mayo­res fosas comu­nes en la his­to­ria recien­te de Amé­ri­ca Lati­na, en la cual yacían dos mil cadá­ve­res de per­so­nas ase­si­na­das por fuer­zas mili­ta­res y para­mi­li­ta­res de ese país. De igual mane­ra, para fal­si­me­dia el ase­si­na­to de líde­res popu­la­res en Hon­du­ras por par­te de escua­dro­nes de la muer­te que son ins­tru­men­to del régi­men espu­rio de ese país, tam­po­co mere­ce ser expues­to al público.

La doblez de la indus­tria polí­ti­ca-mediá­ti­ca y sus laca­yos que fun­gen como perio­dis­tas es tal, que pre­ten­den apa­re­cer como defen­so­res del medio ambien­te o estar preo­cu­pa­dos por su des­truc­ción, cla­ro está sin iden­ti­fi­car las cau­sas reales de estos hechos que están en la exis­ten­cia del irra­cio­nal sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Mien­tras expo­nen sus preo­cu­pa­cio­nes, estos men­ti­ro­sos no tie­nen nin­gún escrú­pu­lo en ser los defen­so­res de un mode­lo eco­nó­mi­co que se sos­tie­ne en base al fomen­to del con­su­mis­mo por medio de la publi­ci­dad de todo tipo de pro­duc­tos inser­vi­bles, para lo cual fabri­can en la men­te de las per­so­nas todo tipo de nece­si­da­des. En vez de ata­car al sis­te­ma, a las trans­na­cio­na­les capi­ta­lis­tas y a las cla­ses que deten­tan el poder, la indus­tria mediá­ti­ca acu­sa a la natu­ra­le­za de ser cau­san­te de desas­tres, de catás­tro­fes, cuan­do ella es víc­ti­ma de la des­truc­ción cau­sa­da por este mode­lo eco­nó­mi­co depre­da­dor. Estos far­san­tes son los que ocul­ta­ron al mun­do el nefas­to papel de la admi­nis­tra­ción de Barack Oba­ma en la Cum­bre de Copenha­gue sobre el cli­ma, cele­bra­da en diciem­bre de 2009 en Dina­mar­ca, esce­na­rio en el cual los paí­ses ricos, cau­san­tes en gran medi­da de la des­truc­ción eco­ló­gi­ca, que­rían hacer que las nacio­nes pobres asu­man los mayo­res sacri­fi­cios fren­te a lo que ellos han pro­vo­ca­do, des­lin­dán­do­se de sus res­pon­sa­bi­li­da­des en cuan­to a la des­truc­ción del planeta.

Los marru­lle­ros mediá­ti­cos dicen estar preo­cu­pa­dos por lo que pasa en el mun­do, por los fenó­me­nos natu­ra­les que se están suce­dien­do unos a otros, cada vez con más fuer­za, pro­vo­can­do que muchas pobla­cio­nes sufran los estra­gos del eco­ci­dio al que hoy se enfren­ta el pla­ne­ta pro­vo­ca­do por el capi­ta­lis­mo, el cual pone en serio ries­go la pro­pia exis­ten­cia de las y los seres humanos.

Pue­blos y paí­ses que a lo lar­go de su his­to­ria han sufri­do la explo­ta­ción colo­nial y neo­co­lo­nial capi­ta­lis­ta, el saqueo de sus recur­sos, la intro­mi­sión en sus asun­tos polí­ti­cos, sólo apa­re­cen en fal­si­me­dia cuan­do han sido devas­ta­dos por algún ciclón, terre­mo­to u otro fenó­meno natu­ral. El caso más recien­te es el de Hai­tí, nación a la que des­de el siglo XIX el impe­ria­lis­mo fran­cés y lue­go esta­dou­ni­den­se some­tie­ron a un bru­tal blo­queo, rapi­ña y explo­ta­ción por el deli­to de haber sido el pri­mer país de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be en haber alcan­za­do su liber­tad. De la domi­na­ción impe­ria­lis­ta los medios no hablan. Se con­mue­ven por lo suce­di­do tras el terre­mo­to que tuvo lugar allí el pasa­do 12 de enero de 2010, que pro­vo­có la muer­te de más de 200 mil per­so­nas, la des­truc­ción del país y pér­di­das millo­na­rias. Pero del terre­mo­to social pro­vo­ca­do por la domi­na­ción impe­ria­lis­ta o el res­pal­do de EE.UU. a los corrup­tos gober­nan­tes hai­tia­nos como lo fue­ron los cri­mi­na­les Fra­nçois Duva­lier, “Papa Doc”, y su hijo Jean-Clau­de Duva­lier, no expli­can mayor cosa. En Hai­tí el 85 % de la pobla­ción vive por deba­jo de los nive­les de pobreza.

Por otro lado, el tra­ta­mien­to mediá­ti­co lle­va­do a cabo por las cade­nas de tele­vi­sión CNN y Fox sobre el terre­mo­to y la situa­ción del pue­blo hai­tiano fue mor­bo­so y aten­ta­to­rio con­tra la dig­ni­dad de las y los hai­tia­nos, al pre­ten­der ele­var su rating de sin­to­nía por medio de la espec­ta­cu­la­ri­za­ción de los hechos y la con­ver­sión de sus envia­dos en una espe­cie de “sal­va­do­res” y “cari­ta­ti­vos” héroes que fren­te a las cáma­ras cum­plie­ron bien ese papel. Mien­tras esto suce­día y se hacía refe­ren­cia a la “huma­ni­ta­ria ayu­da mili­tar” grin­ga, se deja­ba de lado la valio­sa e impor­tan­te asis­ten­cia de las y los médi­cos cuba­nos que des­de antes del terre­mo­to ya coope­ra­ban con el her­mano pue­blo de Hai­tí, en las con­di­cio­nes más difíciles.

Fal­si­me­dia, res­pon­sa­ble de la into­xi­ca­ción y enve­ne­na­mien­to masi­vo de la pobla­ción, pre­ten­de impo­ner a los colec­ti­vos socia­les sus gus­tos cul­tu­ra­les en todos los cam­pos. Si ella dice que tal o cual can­tan­te son bue­nos, la gen­te debe oír lo que le pro­po­nen. Igual suce­de con el cine. El más recien­te caso es el de la pelí­cu­la Ava­tar. Los noti­cie­ros de la tele­vi­sión ecua­to­ria­na en sus espa­cios dedi­ca­dos a la farán­du­la y el “entre­te­ni­mien­to”, no per­die­ron la opor­tu­ni­dad para indu­cir a la gen­te a que vean, la que según pala­bras de los “exper­tos” perio­dis­tas del sép­ti­mo arte es una mag­ní­fi­ca pelí­cu­la, en la cual, ade­más, se hace una defen­sa del medio ambien­te. ¡Ahí se apre­cia lo que es el Yasu­ní! excla­ma­ban con­mo­vi­dos los “eco­lo­gis­tas” mediá­ti­cos, refi­rién­do­se a esa región mara­vi­llo­sa de la Ama­zo­nía ecua­to­ria­na que se halla en peligro.

Un film en el que se invir­tió 150 millo­nes de dóla­res, abu­rri­do, pre­de­ci­ble y reite­ra­ti­vo en su argu­men­to, en el cual en nin­gún momen­to el sis­te­ma capi­ta­lis­ta es pre­sen­ta­do como res­pon­sa­ble de la catás­tro­fe eco­ló­gi­ca, don­de la des­truc­ción del eco­sis­te­ma de Pan­do­ra es el resul­ta­do de la acción de indi­vi­duos crue­les (civi­les y mili­ta­res), don­de los pue­blos indí­ge­nas (Navis), en un cam­bio dis­cur­si­vo de la indus­tria holly­woo­den­se, son pre­sen­ta­dos como tri­bus de seres mís­ti­cos, ino­cen­tes, lle­nos de sabi­du­ría, aun­que sin dejar de expre­sar celos, egoís­mo, machis­mo y meca­nis­mos de domi­na­ción inter­na cuan­do ven que sus hem­bras se ena­mo­ran de un extra­ño, al esti­lo de Pocahon­tas, pro­duc­ción en la que como seña­la Nico­lás M. Rey no hay pro­pia­men­te una defen­sa de la eco­lo­gía, sino un cam­bio de estra­te­gia del impe­ria­lis­mo para apo­de­rar­se de los recur­sos natu­ra­les[7], pre­ten­de ser pre­sen­ta­da como un pelí­cu­la de calidad.

No es nue­vo. La indus­tria mediá­ti­ca tie­ne que defen­der sus medio­cres pro­duc­cio­nes y hacer­las pasar como bue­nas. Un meca­nis­mo para resal­tar­las es la entre­ga de los pre­mios Óscar, espec­tácu­lo dise­ña­do por los pode­ro­sos de la indus­tria cine­ma­to­grá­fi­ca esta­dou­ni­den­se para, en la mayo­ría de casos, pre­miar pre­ci­sa­men­te a los fil­mes de mala cali­dad que pro­du­cen y así posi­bi­li­tar que se pro­mo­cio­nen, difun­dan y comer­cia­li­cen en el mer­ca­do, acom­pa­ña­dos de toda serie de pro­duc­tos des­ti­na­dos a idio­ti­zar prin­ci­pal­men­te a la niñez y la juventud.

Para no morir enve­ne­na­dos por el con­su­mo de estos tóxi­cos mediá­ti­cos, los pue­blos deben orga­ni­zar­se y luchar no sólo por el esta­ble­ci­mien­to de legis­la­cio­nes que regu­len lo que la indus­tria mediá­ti­ca hace o para tener un acce­so limi­ta­do a los medios, sino fun­da­men­tal­men­te para cam­biar este sis­te­ma alie­nan­te, embru­te­ce­dor y explo­ta­dor y así lograr el con­trol efec­ti­vo de la tec­no­lo­gía mediá­ti­ca para que los colec­ti­vos sean los ver­da­de­ros hace­do­res de sus pro­duc­cio­nes comunicacionales.

Qui­to, 11 de mar­zo de 2010


[1] Vicen­te Romano. Comu­ni­ca­ción, poder y demo­cra­cia, Cua­der­nos de Pen­sa­mien­to Mar­xis­ta No. 31, p. 57

[2] Jesús Gar­cía Blan­ca. El Rap­to de Higea, Virus Edi­to­rial, Bar­ce­lo­na, 1999, p. 76 

[3] Ibid, p. 77

[4] Vicen­te Romano. Op. Cit., p. 54

[5] Ibid. p. 56 

[6] Ibid. 

[7] Nico­lás M. Rey. Ava­tar y el dis­cur­so ambien­ta­lis­ta. http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​4​3​372

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.