Into­xi­ca­ción y enve­ne­na­mien­to mediá­ti­co: por Dax Tos­cano

“El pro­ble­ma no es la des­obe­dien­cia civil, sino la obe­dien­cia civil”.

Howard Zinn

Los ata­ques per­pe­tra­dos por la indus­tria mediá­ti­ca al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y euro­peo, así como de la bur­gue­sía y la oli­gar­quía a nivel mun­dial for­man par­te de la estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar de estas fuer­zas con el obje­ti­vo de des­es­ta­bi­li­zar a los gobier­nos pro­gre­sis­tas y de izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na, así como cri­mi­na­li­zar y estig­ma­ti­zar a los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios, en armas o no, y a sus líde­res y segui­do­res.

Estos gru­pos de poder están cons­cien­tes de que en los últi­mos años se ha pro­du­ci­do un decli­ve, una pér­di­da rela­ti­va de su hege­mo­nía polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca, por lo cual han desa­rro­lla­do y eje­cu­ta­do un sin­nú­me­ro de pla­nes para recu­pe­rar el espa­cio per­di­do y, de ésta mane­ra, pene­trar con más fuer­za en la men­te de las per­so­nas para así man­te­ner­las alie­na­das y ena­je­na­das.

Las téc­ni­cas uti­li­za­das para lle­var ade­lan­te los pro­ce­sos de ena­je­na­ción men­tal han sido ela­bo­ra­das por exper­tos mili­ta­res, con la asis­ten­cia de pro­fe­sio­na­les de diver­sas ramas como psi­có­lo­gos, psi­quia­tras, soció­lo­gos, espe­cia­lis­tas en mar­ke­ting, publi­ci­dad y pro­pa­gan­da, para así direc­cio­nar las ideas que las per­so­nas tie­nen sobre los hechos que se dan en cada una de sus nacio­nes, así como a nivel mun­dial. Esto for­ma par­te de lo que Fran­cis­co Sie­rra deno­mi­na como “gue­rra psi­co­ló­gi­ca de baja inten­si­dad”, en la cual se uti­li­zan meca­nis­mos para adoc­tri­nar, mani­pu­lar, enga­ñar a las per­so­nas y, de esa mane­ra, hacer­las ver como real algo que no es.

A media­dos de la déca­da de 1980 el gobierno de Ronald Reagan ela­bo­ró el plan San­ta Fe II, en el cual se esta­ble­cía como uno de los pila­res fun­da­men­ta­les en el com­ba­te con­tra los enemi­gos de los EE.UU. la lucha en el plano cul­tu­ral, para lo cual se fijó el for­ta­le­ci­mien­to de sus apa­ra­tos de pene­tra­ción ideo­ló­gi­ca, entre ellos la radio la Voz de Amé­ri­ca, con el obje­ti­vo de trans­mi­tir sus men­sa­jes e ideas en todo el pla­ne­ta.

Marx expli­có como la ideo­lo­gía bur­gue­sa, enten­di­da como fal­sa con­cien­cia, tie­ne como pro­pó­si­to pre­sen­tar a la reali­dad en for­ma inver­ti­da, defor­ma­da, para así impe­dir que los pue­blos conoz­can y ten­gan con­cien­cia de lo que real­men­te suce­de en el mun­do.

A lo lar­go de la his­to­ria de las socie­da­des don­de han exis­ti­do la pro­pie­dad pri­va­da, las cla­ses socia­les anta­gó­ni­cas y la explo­ta­ción social, varios han sido los ins­tru­men­tos de los que se han vali­do los deten­ta­do­res del poder para pre­ten­der “domes­ti­car” a los pue­blos. La apro­pia­ción ile­gí­ti­ma de los cono­ci­mien­tos que antes eran de pro­pie­dad común de los colec­ti­vos, el sur­gi­mien­to, desa­rro­llo y fomen­to de las creen­cias reli­gio­sas, el esta­ble­ci­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, con la ela­bo­ra­ción de pro­gra­mas de estu­dio afi­nes a los intere­ses de los gru­pos de poder, fue­ron ini­cial­men­te los apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos que el Esta­do cla­sis­ta uti­li­zó, y sigue uti­li­zan­do, para man­te­ner su domi­na­ción ideo­ló­gi­ca y cul­tu­ral. Pos­te­rior­men­te este papel en la cons­truc­ción y con­so­li­da­ción de la hege­mo­nía de la cla­se domi­nan­te lo lle­va­rán ade­lan­te, con mayor poder de pene­tra­ción en diver­sos rin­co­nes del mun­do, los deno­mi­na­dos medios de “comu­ni­ca­ción” masi­va.

La bur­gue­sía, apa­ren­te­men­te con fines altruis­tas, pro­pi­ció duran­te el siglo XIX la alfa­be­ti­za­ción de la pobla­ción. Pero sus obje­ti­vos eran muy dis­tin­tos a los de favo­re­cer el mejo­ra­mien­to de la con­di­ción huma­na de las per­so­nas. Nece­si­ta­ban obre­ros mayor­men­te cali­fi­ca­dos para que mane­jen las máqui­nas y lle­ven ade­lan­te el pro­ce­so pro­duc­ti­vo. Pero ade­más reque­rían que un mayor núme­ro de per­so­nas acce­die­ran a la lec­tu­ra de lo que en los diver­sos perió­di­cos de la bur­gue­sía se publi­ca­ba, para de esa mane­ra hacer que la gen­te asu­ma como pro­pio el dis­cur­so de la cla­se explo­ta­do­ra. A fina­les del siglo XIX el nacien­te impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano había com­pren­di­do ya la impor­tan­cia de la pren­sa para lograr el con­trol de la con­cien­cia de las per­so­nas. William Ran­dolph Hearts mani­pu­ló la infor­ma­ción sobre los acon­te­ci­mien­tos que se esta­ban dan­do en Cuba para así jus­ti­fi­car la inter­ven­ción yan­qui en ese país, esgri­mien­do como jus­ti­fi­ca­ción de que el impe­rio espa­ñol había afec­ta­do los intere­ses de EE.UU. A par­tir de ese enton­ces, has­ta el triun­fo de la revo­lu­ción cuba­na en 1959, la isla fue con­ver­ti­da en una neo­co­lo­nia esta­dou­ni­den­se, en cier­ta for­ma tam­bién gra­cias a los ser­vi­cios de este mag­na­te de la pren­sa.

Vicen­te Romano cita a Lord Nord­clif­fe, due­ño de uno de los con­sor­cios más pode­ro­sos de perió­di­cos a ini­cios del siglo XX, quien decía: “Dios ense­ñó a los hom­bres la lec­tu­ra para que yo pue­de decir­les a quién deben amar, a quién deben odiar y lo que deben odiar”.[1] Esta fra­se no ha per­di­do sen­ti­do, ni vigen­cia para la indus­tria mediá­ti­ca, que hoy ya no sola­men­te direc­cio­na los gus­tos e ideas de las per­so­nas a tra­vés de la lec­tu­ra que hacen de los perió­di­cos, sino tam­bién por medio de lo que escu­chan en la radio o ven y oyen en la tele­vi­sión y el cine.

Con el ascen­so del nazi­fas­cis­mo en Ale­ma­nia e Ita­lia, esto se hizo toda­vía más evi­den­te. Goeb­bels, el maes­tro de pro­pa­gan­da del régi­men hitle­riano, decía que hay que “men­tir, men­tir y men­tir, por­que mien­tras más gran­de es la men­ti­ra, algo que­da como ver­dad”. Este axio­ma ha sido ele­va­do a la máxi­ma expre­sión por el impe­ria­lis­mo yan­qui, la bur­gue­sía y oli­gar­quía a nivel mun­dial que, ade­más, para apa­ren­tar que no son men­ti­ro­sos con­tu­ma­ces, per­mi­ten la fil­tra­ción de algu­nas ver­da­des que en cier­ta for­ma les son incó­mo­das, siem­pre y cuan­do no afec­ten a la inte­gri­dad del sis­te­ma y su cla­se, ade­más que jamás las pre­sen­tan en su tota­li­dad.

A tra­vés de la expo­si­ción de estas medias ver­da­des, la indus­tria mediá­ti­ca al ser­vi­cio de los gru­pos de poder en la socie­dad capi­ta­lis­ta se pre­sen­ta como plu­ra­lis­ta, demo­crá­ti­ca. Ellos dicen ser equi­li­bra­dos en el tra­ta­mien­to de la infor­ma­ción, con cual demues­tran su abso­lu­to res­pe­to por la liber­tad de expre­sión y pen­sa­mien­to, afir­ma­ción que la hacen sin son­ro­jar­se.

La reali­dad demues­tra todo lo con­tra­rio. Sin embar­go, muchas per­so­nas asu­men como real el dis­cur­so de fal­si­me­dia.

¿Por qué suce­de esto? ¿Por qué las per­so­nas no le hacen fren­te a ésta indus­tria de la men­ti­ra?

Jesús Gar­cía Blan­ca dice que “[e]l pro­ble­ma cru­cial es bus­car las raí­ces de la domi­na­ción y actuar sobre ellas en lugar de limi­tar­nos al des­gas­te per­ma­nen­te de luchar con­tra un pro­duc­to ya hecho.”[2]

Uno de los ins­tru­men­tos que ha per­mi­ti­do que ésta domi­na­ción suce­da es la edu­ca­ción. Si bien es cier­to que las per­so­nas hoy tie­nen un baga­je más amplio de cono­ci­mien­tos gra­cias a los pro­ce­sos de alfa­be­ti­za­ción y a la crea­ción de ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas en todos los nive­les, no es menos cier­to que las y los edu­can­dos son obje­to de un per­ma­nen­te bom­bar­deo de infor­ma­cio­nes que, dis­fra­za­das de pen­sa­mien­tos y refle­xio­nes filo­só­fi­co-cien­tí­fi­cas, no tie­nen otro pro­pó­si­to que crear suje­tos acrí­ti­cos, are­fle­xi­vos, obe­dien­tes y sumi­sos a la auto­ri­dad para que actúen como ver­da­de­ros escla­vos feli­ces del sis­te­ma explo­ta­dor capi­ta­lis­ta.

En su libro “El rap­to de Higea”, Gar­cía Blan­ca dice:

La edu­ca­ción no es una pana­cea de libe­ra­ción; es un ins­tru­men­to que pue­de ser uti­li­za­do –y de hecho lo es– con fines radi­cal­men­te opues­tos. Es cier­to que la igno­ran­cia de los pue­blos faci­li­ta su escla­vi­tud; pero en los tiem­pos de la glo­ba­li­za­ción nos enfren­ta­mos con otros modos de domi­na­ción que no uti­li­zan la igno­ran­cia, sino pre­ci­sa­men­te lo con­tra­rio: nece­si­tan incul­car en las masas cono­ci­mien­tos y habi­li­da­des bási­cas que per­mi­tan la mani­pu­la­ción bajo una capa ilu­so­ria de liber­tad.[3]

La edu­ca­ción en la socie­dad capi­ta­lis­ta tien­de a eli­mi­nar la capa­ci­dad de inda­gar, de cues­tio­nar, de inte­rro­gar, de des­cu­brir las con­tra­dic­cio­nes que se dan en la reali­dad social y natu­ral.

De este pro­ce­so de embru­te­ci­mien­to edu­ca­ti­vo se apro­ve­cha la indus­tria mediá­ti­ca para alie­nar a la pobla­ción y así man­te­ner­la escla­vi­za­da ante lo que ella pro­du­ce.

Para con­se­guir sus obje­ti­vos, fal­si­me­dia, al igual que las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, pre­ten­de­rá apo­de­rar­se del bio­tiem­po de las per­so­nas, prin­ci­pal­men­te del de la niñez y la juven­tud.

Vicen­te Romano dice:

El poder de unos seres huma­nos sobre otros comien­za con la apro­pia­ción del bio­tiem­po de los muchos por par­te de los pocos. El tiem­po es un fac­tor de poder. Se sue­le decir que es el poder el que man­da y no la opi­nión. Pero el poder sólo pue­de impe­rar mien­tras las per­so­nas le entre­guen su bio­tiem­po y crean que deben some­ter su tiem­po indi­vi­dual a ese poder.[4]

Median­te la apro­pia­ción y con­trol del bio­tiem­po de las per­so­nas, los medios ambi­cio­nan con­ver­tir­se en los guías polí­ti­cos y espi­ri­tua­les de un públi­co que por diver­sas razo­nes, entre ellas jus­ta­men­te la caren­cia de un ver­da­de­ro tiem­po libre, no va más allá de lo que fal­si­me­dia le pro­po­ne, no acu­de a otras fuen­tes dis­tin­tas a las expues­tas por la indus­tria mediá­ti­ca, acep­tan­do, en cier­ta for­ma, como váli­do, cier­to y real lo que se dice pre­ci­sa­men­te en esos medios.

La socie­dad capi­ta­lis­ta no posi­bi­li­ta a la niñez y a la juven­tud los espa­cios nece­sa­rios para poder desa­rro­llar acti­vi­da­des cul­tu­ra­les y depor­ti­vas; el sis­te­ma edu­ca­ti­vo en todos los nive­les absor­be a las y los edu­can­dos satu­rán­do­les de tareas, de debe­res. El úni­co esca­pe que en muchas oca­sio­nes encuen­tran estos gru­pos, es el con­su­mo adic­ti­vo de los pro­gra­mas ena­je­nan­tes y alie­nan­tes que pasan por la tele­vi­sión. El “Mun­do de Dis­ney”, como lo ha hecho des­de su crea­ción, jue­ga un rol fun­da­men­tal en el pro­ce­so de estu­pi­di­za­ción de la niñez y la juven­tud, some­ti­da a sus bru­ta­les crea­cio­nes que trans­mi­ten men­sa­jes con­su­mis­tas, colo­nia­lis­tas y neo­co­lo­nia­lis­tas, sexis­tas, machis­tas y racis­tas.

Las y los adul­tos, en cam­bio, encuen­tran como meca­nis­mos de esca­pe lue­go de una exte­nuan­te jor­na­da de tra­ba­jo el sen­tar­se fren­te al tele­vi­sor para ver las nove­las, los noti­cie­ros, los pro­gra­mas depor­ti­vos o las pelí­cu­las del cine holly­woo­den­se.

En 1880, Paúl Lafar­gue escri­bió un ensa­yo titu­la­do “El dere­cho a la pere­za”, don­de hizo una crí­ti­ca con­tun­den­te de las con­di­cio­nes labo­ra­les de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los meca­nis­mos de some­ti­mien­to y explo­ta­ción uti­li­za­dos por la bur­gue­sía, a la vez que seña­la­ba la nece­si­dad de que las y los tra­ba­ja­do­res luchen por su ver­da­de­ra libe­ra­ción para tener efec­ti­va­men­te un tiem­po libre que les per­mi­ta dedi­car­se a acti­vi­da­des rela­cio­na­das con las cien­cias, el arte y la satis­fac­ción de las nece­si­da­des ele­men­ta­les del ser humano. Los capi­ta­lis­tas, a tra­vés de sus indus­trias de la men­ti­ra, repi­ten has­ta la sacie­dad que los pue­blos deben labo­rar más y más para pro­gre­sar. Lo que no dicen es que en la socie­dad capi­ta­lis­ta sólo un gru­po de per­so­nas tra­ba­jan y que de el resul­ta­do de esa acti­vi­dad se apo­de­ran las cla­ses que deten­tan el poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co que, ade­más, a lo lar­go del pro­ce­so de pro­duc­ción obtie­nen la mayor par­te de sus ganan­cias por medio de la extrac­ción de la plus­va­lía, es decir del tra­ba­jo no remu­ne­ra­do a las y los obre­ros.

La indus­tria mediá­ti­ca apa­re­ce así como una fuen­te fun­da­men­tal para pro­por­cio­nar a las per­so­nas el entre­te­ni­mien­to y las infor­ma­cio­nes ade­cua­das con el obje­ti­vo de que pue­dan disi­par sus momen­tos de ten­sión labo­ral, ade­más de nutrir­se de las ideas nece­sa­rias para tener un amplio cono­ci­mien­to de la reali­dad y el mun­do. ¿Quién pue­de enton­ces opo­ner­se a tan altruis­ta tarea?

Las y los perio­dis­tas, o las y los que fun­gen como tales sin ser­lo, pues­tos al ser­vi­cio de fal­si­me­dia, no se can­sa­rán de repe­tir una y otra vez lo indis­pen­sa­bles que son las pro­duc­cio­nes de su indus­tria para los colec­ti­vos huma­nos, por­que a tra­vés de ellas la gen­te pue­de diver­tir­se, reír, llo­rar, ele­var­se aca­dé­mi­ca y espi­ri­tual­men­te.

Lo que no les con­vie­ne expo­ner es quié­nes se encar­gan de deter­mi­nar, selec­cio­nar y mani­pu­lar los con­te­ni­dos que cada medio va a dar a cono­cer a la gen­te.

Vicen­te Romano seña­la que “lo que impor­ta no es que los medios y los men­sa­jes de la indus­tria de la con­cien­cia sean mani­pu­la­dos o no, sino quién los mani­pu­la y en pro­ve­cho de quién, al ser­vi­cio de qué intere­ses.” [5]

El comu­ni­có­lo­go espa­ñol dice ade­más que:

En lo que se lla­ma “socie­dad libre de mer­ca­do”, el come­ti­do de la indus­tria de la comu­ni­ca­ción […] estri­ba en pro­du­cir bene­fi­cio, más aún, en esti­mu­lar­lo y, sobre todo, en mani­pu­lar a la mayo­ría de la pobla­ción de mane­ra que no empren­dan accio­nes con­tra el sis­te­ma de eco­no­mía pri­va­da, sino que lo apo­yen y extien­dan […] Dicho en otros tér­mi­nos, la fun­ción pri­mor­dial de la indus­tria de la comu­ni­ca­ción, la con­cien­cia, el entre­te­ni­mien­to o como quie­ra que se la deno­mi­ne, en la socie­dad capi­ta­lis­ta estri­ba en des­or­ga­ni­zar y des­mo­ra­li­zar a los some­ti­dos. Neu­tra­li­za a los domi­na­dos, por un lado, y con­so­li­da, por otro, la soli­da­ri­dad con la cla­se domi­nan­te y sus intere­ses.[6]

Las pira­ñas infor­ma­ti­vas, que dicen defen­der la liber­tad de expre­sión y pen­sa­mien­to, bus­can, a toda cos­ta, impo­ner las ideas que defien­den los intere­ses polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos del impe­ria­lis­mo, la bur­gue­sía y la oli­gar­quía a nivel mun­dial. Plu­ra­lis­tas como son, ata­ca­ran dia­ria y per­ma­nen­te­men­te todo pro­yec­to social que expre­se teó­ri­ca y prác­ti­ca­men­te su opo­si­ción al capi­ta­lis­mo. Las pala­bras socia­lis­mo o comu­nis­mo son pre­sen­ta­das como sinó­ni­mos de tota­li­ta­ris­mo, repre­sión e inefi­ca­cia. En la selec­ción infor­ma­ti­va, no sólo de carác­ter noti­cio­so, aun­que prin­ci­pal­men­te en ella, los medios cons­tan­te­men­te ponen énfa­sis en seña­lar que sólo bajo un régi­men de eco­no­mía de mer­ca­do se pue­de vivir en ple­na liber­tad, en demo­cra­cia. La explo­ta­ción social, el saqueo de los recur­sos natu­ra­les por par­te de las trans­na­cio­na­les capi­ta­lis­tas, la pola­ri­za­ción cada vez mayor entre ricos y pobres, la inexis­ten­cia de espa­cios reales de par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca y de expre­sión para los colec­ti­vos socia­les, no son hechos dig­nos de ser seña­la­dos en los medios de la men­ti­ra.

Para impo­ner­se y lograr en cier­ta for­ma el con­trol hege­mó­ni­co ideo­ló­gi­co y cul­tu­ral, acu­den a la uti­li­za­ción del terror como un meca­nis­mo de coop­ta­ción y ame­dren­ta­mien­to de las per­so­nas que, en deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias pue­den ver­se impe­li­das al ejer­ci­cio de la vio­len­cia o a la pará­li­sis social.

Las cade­nas tele­vi­si­vas vene­zo­la­nas RCTV y Glo­bo­vi­sión, así como los perió­di­cos El Nacio­nal, El Uni­ver­sal o el líbe­lo Tal Cual son ejem­plo del poder de los medios para pro­vo­car psi­co­sis colec­ti­vas, lo cual cons­ti­tu­ye un pro­ble­ma de salud públi­ca, debi­do al daño men­tal que han cau­sa­do prin­ci­pal­men­te en la niñez y juven­tud vene­zo­la­na. Inci­tar al mag­ni­ci­dio del pre­si­den­te Chá­vez, pro­pi­ciar el odio hacia Cuba, men­tir sobre la situa­ción eco­nó­mi­ca vene­zo­la­na, fabri­car infor­ma­cio­nes para que la gen­te ata­que al gobierno vene­zo­lano, etc. es la for­ma per­ver­sa como lle­va ade­lan­te su tarea fal­si­me­dia.

El film de Sil­ves­ter Sta­llo­ne, The Expen­da­bles, que se estre­na­rá en el mes de agos­to de 2010, refle­ja que la indus­tria mediá­ti­ca tra­ba­ja con­jun­ta­men­te con el apa­ra­to mili­tar y de espio­na­je esta­dou­ni­den­se para, a tra­vés del cine, jus­ti­fi­car sus futu­ras accio­nes cri­mi­na­les o las que ya han come­ti­do. En esta pelí­cu­la se hace refe­ren­cia a la inter­ven­ción de un coman­do esta­dou­ni­den­se para ase­si­nar a un “dic­ta­dor” lati­no­ame­ri­cano que ya lle­va vein­te años en el poder, así como para neu­tra­li­zar a las nacio­nes que lo apo­yan. El film, aun­que no hace una refe­ren­cia direc­ta a Chá­vez y a Vene­zue­la, deja expues­to en for­ma sutil que pre­ci­sa­men­te de quien están hablan­do es del pre­si­den­te vene­zo­lano y de su país.

Los ata­ques de fal­si­me­dia a nivel mun­dial con­tra el pre­si­den­te Hugo Chá­vez son des­pia­da­dos. El gober­nan­te boli­va­riano es pre­sen­ta­do como un auto­ri­ta­rio, pre­po­ten­te, ambi­cio­so, cha­ba­cano y gro­se­ro, el mis­mo que man­tie­ne some­ti­do al pue­blo vene­zo­lano a un feroz con­trol y que ha con­du­ci­do a ese país a la deba­cle eco­nó­mi­ca. Los logros alcan­za­dos por su gobierno en mate­ria polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, social, cul­tu­ral, etc. son silen­cia­dos, así como los ata­ques de los que es obje­to por par­te de la opo­si­ción gol­pis­ta.

En el pro­gra­ma “Día sie­te” trans­mi­ti­do el domin­go 28 de febre­ro de 2010 por la cade­na tele­vi­si­va ecua­to­ria­na Tele­ama­zo­nas, Jor­ge Ortiz “infor­ma­ba” que “mien­tras Chá­vez quie­re per­pe­tuar­se en el poder, Uri­be había acep­ta­do calla­da­men­te la deci­sión de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal de Colom­bia”. Sobre la for­ma en que fue reele­gi­do por pri­me­ra vez el pre­si­den­te de Colom­bia, gra­cias a la acción de los nar­co­pa­ra­mi­li­ta­res, fal­si­me­dia no dice nada. Por el con­tra­rio, Uri­be es pre­sen­ta­do como un gober­nan­te demo­crá­ti­co, con una alta acep­ta­ción popu­lar, olvi­dan­do los crí­me­nes que ha come­ti­do con­tra el pue­blo colom­biano, su ser­vi­lis­mo al impe­ria­lis­mo yan­qui, así como su vin­cu­la­ción direc­ta con el nar­co­trá­fi­co y el para­mi­li­ta­ris­mo.

Los terro­ris­tas mediá­ti­cos son fabri­can­tes de demo­nios. Des­co­no­cien­do la lucha de los pue­blos, su his­to­ria de resis­ten­cia y rebel­día, fal­si­me­dia ata­ca a las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, en armas o no, así como a las y los lucha­do­res socia­les, estig­ma­ti­zán­do­les para trans­for­mar­les en los seres y agru­pa­cio­nes más nefas­tas para los pue­blos. Esa es la estra­te­gia que por ejem­plo lle­va ade­lan­te el gobierno nar­co­pa­ra­mi­li­tar colom­biano res­pec­to a la insur­gen­cia arma­da en ese país, así como con rela­ción al pre­si­den­te Chá­vez. Y son los medios, no sólo colom­bia­nos, sino en el mun­do ente­ro que, en uni­dad de acción, ponen en eje­cu­ción la pro­pa­gan­da negra ela­bo­ra­da por el impe­ria­lis­mo yan­qui y la oli­gar­quía san­tan­de­ris­ta.

Fal­si­me­dia des­con­tex­tua­li­za, des­in­for­ma, deja de lado las con­tra­dic­cio­nes socia­les, ocul­ta las cau­sas reales que pro­du­cen deter­mi­na­dos hechos tan­to socia­les como natu­ra­les. No les intere­sa que la gen­te se deten­ga a pen­sar sobre lo que le están dicien­do. Su obje­ti­vo es for­mar seres acrí­ti­cos, autó­ma­tas. Bas­ta que a tra­vés de la indus­tria mediá­ti­ca se diga algo, para que se con­si­de­ra­do como real. El públi­co debe asu­mir­lo así. No deben dar­se el tra­ba­jo de inves­ti­gar si en reali­dad las cosas son como pro­po­ne o no la indus­tria de la men­ti­ra.

“El régi­men cubano es el que mayor núme­ro de pre­sos polí­ti­cos man­tie­ne en el mun­do”, afir­man. Lue­go de que se cono­ció sobre la muer­te del ciu­da­dano cubano Orlan­do Zapa­ta, fal­si­me­dia no per­dió la opor­tu­ni­dad para, una vez más, ata­car al gobierno revo­lu­cio­na­rio y publi­car un sin­nú­me­ro de fal­se­da­des. Jor­ge Ortiz de Tele­ama­zo­nas, Alfon­so Espi­no­sa de los Mon­te­ros de Ecua­vi­sa, Andrés Carrión de Canal UNO, medio­cres expo­nen­tes del perio­dis­mo ecua­to­riano, no duda­ron en nin­gún momen­to en uti­li­zar todo tipo de epí­te­tos para refe­rir­se al gobierno de la Isla. “Régi­men tirá­ni­co, cruel y des­pia­da­do”, “dic­ta­du­ra que man­tie­ne ence­rra­dos a 200 pre­sos polí­ti­cos, de con­cien­cia, muchos de los cua­les son perio­dis­tas, poe­tas e inte­lec­tua­les, los mis­mos que se hallan en con­di­cio­nes infra­hu­ma­nas, a la vez que la pobla­ción vive una pér­di­da cons­tan­te de la liber­tad y está some­ti­da a una vigi­lan­cia cons­tan­te”, son las mali­cio­sas ase­ve­ra­cio­nes que esos nefas­tos per­so­na­jes, apro­ve­chán­do­se de la impu­ni­dad que gozan por estar tras cáma­ras, dicen res­pec­to a Cuba. De la polí­ti­ca cri­mi­nal nor­te­ame­ri­ca­na con­tra la Isla, del finan­cia­mien­to a los mal lla­ma­dos disi­den­tes, que no son otra cosa que mer­ce­na­rios al ser­vi­cio de una poten­cia extran­je­ra, de los crí­me­nes per­pe­tra­dos por terro­ris­tas como Posa­da Carri­les con­tra el pue­blo cubano, el mis­mo que vive tran­qui­la­men­te en EEUU, fal­si­me­dia pre­fie­re man­te­ner silen­cio.

Hipó­cri­tas, cobar­des y ser­vi­les como son, no se atre­ven a rec­ti­fi­car las men­ti­ras que expo­nen.

Orlan­do Zapa­ta era un delin­cuen­te común, coop­ta­do por la con­tra­rre­vo­lu­ción, la mis­ma que lo con­du­jo al sui­ci­dio. Nun­ca reci­bió malos tra­tos. Por el con­tra­rio, reci­bió aten­ción médi­ca de pri­me­ra con el obje­ti­vo de sal­var­le, tras man­te­ner una huel­ga de ham­bre de 85 días para exi­gir que en su cel­da haya una tele­vi­sión, coci­na y telé­fono per­so­nal, cosas que en cual­quier régi­men car­ce­la­rio hubie­sen sido recha­za­das. Fue la madre de Zapa­ta la que expre­só a los médi­cos su gra­ti­tud por la aten­ción que le esta­ban pro­por­cio­nan­do, para lue­go cam­biar su ver­sión y así con­ti­nuar cobran­do los dine­ros que la mafia de la gusa­ne­ra de Mia­mi le segui­rá pro­por­cio­nan­do mien­tras le sea útil a la cam­pa­ña de difa­ma­ción con­tra la Revo­lu­ción Cuba­na.

¿Por qué no expo­nen y dan a cono­cer eso Ortiz, Espi­no­sa de los Mon­te­ros, Carrión? ¿Por qué en los super­fi­cia­les “aná­li­sis” del perió­di­co Hoy o en los escri­tos bana­les de Tha­lía Flo­res no se seña­lan estos datos?

Mien­tras sobre­di­men­sio­nan y fal­si­fi­can los hechos suce­di­dos alre­de­dor de la muer­te de Zapa­ta, a fal­si­me­dia no le intere­sa dar a cono­cer que en Colom­bia, país al que ponen como uno de los mode­los de demo­cra­cia, se hayan encon­tra­do en La Maca­re­na, depar­ta­men­to del Meta, una de las mayo­res fosas comu­nes en la his­to­ria recien­te de Amé­ri­ca Lati­na, en la cual yacían dos mil cadá­ve­res de per­so­nas ase­si­na­das por fuer­zas mili­ta­res y para­mi­li­ta­res de ese país. De igual mane­ra, para fal­si­me­dia el ase­si­na­to de líde­res popu­la­res en Hon­du­ras por par­te de escua­dro­nes de la muer­te que son ins­tru­men­to del régi­men espu­rio de ese país, tam­po­co mere­ce ser expues­to al públi­co.

La doblez de la indus­tria polí­ti­ca-mediá­ti­ca y sus laca­yos que fun­gen como perio­dis­tas es tal, que pre­ten­den apa­re­cer como defen­so­res del medio ambien­te o estar preo­cu­pa­dos por su des­truc­ción, cla­ro está sin iden­ti­fi­car las cau­sas reales de estos hechos que están en la exis­ten­cia del irra­cio­nal sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Mien­tras expo­nen sus preo­cu­pa­cio­nes, estos men­ti­ro­sos no tie­nen nin­gún escrú­pu­lo en ser los defen­so­res de un mode­lo eco­nó­mi­co que se sos­tie­ne en base al fomen­to del con­su­mis­mo por medio de la publi­ci­dad de todo tipo de pro­duc­tos inser­vi­bles, para lo cual fabri­can en la men­te de las per­so­nas todo tipo de nece­si­da­des. En vez de ata­car al sis­te­ma, a las trans­na­cio­na­les capi­ta­lis­tas y a las cla­ses que deten­tan el poder, la indus­tria mediá­ti­ca acu­sa a la natu­ra­le­za de ser cau­san­te de desas­tres, de catás­tro­fes, cuan­do ella es víc­ti­ma de la des­truc­ción cau­sa­da por este mode­lo eco­nó­mi­co depre­da­dor. Estos far­san­tes son los que ocul­ta­ron al mun­do el nefas­to papel de la admi­nis­tra­ción de Barack Oba­ma en la Cum­bre de Copenha­gue sobre el cli­ma, cele­bra­da en diciem­bre de 2009 en Dina­mar­ca, esce­na­rio en el cual los paí­ses ricos, cau­san­tes en gran medi­da de la des­truc­ción eco­ló­gi­ca, que­rían hacer que las nacio­nes pobres asu­man los mayo­res sacri­fi­cios fren­te a lo que ellos han pro­vo­ca­do, des­lin­dán­do­se de sus res­pon­sa­bi­li­da­des en cuan­to a la des­truc­ción del pla­ne­ta.

Los marru­lle­ros mediá­ti­cos dicen estar preo­cu­pa­dos por lo que pasa en el mun­do, por los fenó­me­nos natu­ra­les que se están suce­dien­do unos a otros, cada vez con más fuer­za, pro­vo­can­do que muchas pobla­cio­nes sufran los estra­gos del eco­ci­dio al que hoy se enfren­ta el pla­ne­ta pro­vo­ca­do por el capi­ta­lis­mo, el cual pone en serio ries­go la pro­pia exis­ten­cia de las y los seres huma­nos.

Pue­blos y paí­ses que a lo lar­go de su his­to­ria han sufri­do la explo­ta­ción colo­nial y neo­co­lo­nial capi­ta­lis­ta, el saqueo de sus recur­sos, la intro­mi­sión en sus asun­tos polí­ti­cos, sólo apa­re­cen en fal­si­me­dia cuan­do han sido devas­ta­dos por algún ciclón, terre­mo­to u otro fenó­meno natu­ral. El caso más recien­te es el de Hai­tí, nación a la que des­de el siglo XIX el impe­ria­lis­mo fran­cés y lue­go esta­dou­ni­den­se some­tie­ron a un bru­tal blo­queo, rapi­ña y explo­ta­ción por el deli­to de haber sido el pri­mer país de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be en haber alcan­za­do su liber­tad. De la domi­na­ción impe­ria­lis­ta los medios no hablan. Se con­mue­ven por lo suce­di­do tras el terre­mo­to que tuvo lugar allí el pasa­do 12 de enero de 2010, que pro­vo­có la muer­te de más de 200 mil per­so­nas, la des­truc­ción del país y pér­di­das millo­na­rias. Pero del terre­mo­to social pro­vo­ca­do por la domi­na­ción impe­ria­lis­ta o el res­pal­do de EE.UU. a los corrup­tos gober­nan­tes hai­tia­nos como lo fue­ron los cri­mi­na­les Fra­nçois Duva­lier, “Papa Doc”, y su hijo Jean-Clau­de Duva­lier, no expli­can mayor cosa. En Hai­tí el 85 % de la pobla­ción vive por deba­jo de los nive­les de pobre­za.

Por otro lado, el tra­ta­mien­to mediá­ti­co lle­va­do a cabo por las cade­nas de tele­vi­sión CNN y Fox sobre el terre­mo­to y la situa­ción del pue­blo hai­tiano fue mor­bo­so y aten­ta­to­rio con­tra la dig­ni­dad de las y los hai­tia­nos, al pre­ten­der ele­var su rating de sin­to­nía por medio de la espec­ta­cu­la­ri­za­ción de los hechos y la con­ver­sión de sus envia­dos en una espe­cie de “sal­va­do­res” y “cari­ta­ti­vos” héroes que fren­te a las cáma­ras cum­plie­ron bien ese papel. Mien­tras esto suce­día y se hacía refe­ren­cia a la “huma­ni­ta­ria ayu­da mili­tar” grin­ga, se deja­ba de lado la valio­sa e impor­tan­te asis­ten­cia de las y los médi­cos cuba­nos que des­de antes del terre­mo­to ya coope­ra­ban con el her­mano pue­blo de Hai­tí, en las con­di­cio­nes más difí­ci­les.

Fal­si­me­dia, res­pon­sa­ble de la into­xi­ca­ción y enve­ne­na­mien­to masi­vo de la pobla­ción, pre­ten­de impo­ner a los colec­ti­vos socia­les sus gus­tos cul­tu­ra­les en todos los cam­pos. Si ella dice que tal o cual can­tan­te son bue­nos, la gen­te debe oír lo que le pro­po­nen. Igual suce­de con el cine. El más recien­te caso es el de la pelí­cu­la Ava­tar. Los noti­cie­ros de la tele­vi­sión ecua­to­ria­na en sus espa­cios dedi­ca­dos a la farán­du­la y el “entre­te­ni­mien­to”, no per­die­ron la opor­tu­ni­dad para indu­cir a la gen­te a que vean, la que según pala­bras de los “exper­tos” perio­dis­tas del sép­ti­mo arte es una mag­ní­fi­ca pelí­cu­la, en la cual, ade­más, se hace una defen­sa del medio ambien­te. ¡Ahí se apre­cia lo que es el Yasu­ní! excla­ma­ban con­mo­vi­dos los “eco­lo­gis­tas” mediá­ti­cos, refi­rién­do­se a esa región mara­vi­llo­sa de la Ama­zo­nía ecua­to­ria­na que se halla en peli­gro.

Un film en el que se invir­tió 150 millo­nes de dóla­res, abu­rri­do, pre­de­ci­ble y reite­ra­ti­vo en su argu­men­to, en el cual en nin­gún momen­to el sis­te­ma capi­ta­lis­ta es pre­sen­ta­do como res­pon­sa­ble de la catás­tro­fe eco­ló­gi­ca, don­de la des­truc­ción del eco­sis­te­ma de Pan­do­ra es el resul­ta­do de la acción de indi­vi­duos crue­les (civi­les y mili­ta­res), don­de los pue­blos indí­ge­nas (Navis), en un cam­bio dis­cur­si­vo de la indus­tria holly­woo­den­se, son pre­sen­ta­dos como tri­bus de seres mís­ti­cos, ino­cen­tes, lle­nos de sabi­du­ría, aun­que sin dejar de expre­sar celos, egoís­mo, machis­mo y meca­nis­mos de domi­na­ción inter­na cuan­do ven que sus hem­bras se ena­mo­ran de un extra­ño, al esti­lo de Pocahon­tas, pro­duc­ción en la que como seña­la Nico­lás M. Rey no hay pro­pia­men­te una defen­sa de la eco­lo­gía, sino un cam­bio de estra­te­gia del impe­ria­lis­mo para apo­de­rar­se de los recur­sos natu­ra­les[7], pre­ten­de ser pre­sen­ta­da como un pelí­cu­la de cali­dad.

No es nue­vo. La indus­tria mediá­ti­ca tie­ne que defen­der sus medio­cres pro­duc­cio­nes y hacer­las pasar como bue­nas. Un meca­nis­mo para resal­tar­las es la entre­ga de los pre­mios Óscar, espec­tácu­lo dise­ña­do por los pode­ro­sos de la indus­tria cine­ma­to­grá­fi­ca esta­dou­ni­den­se para, en la mayo­ría de casos, pre­miar pre­ci­sa­men­te a los fil­mes de mala cali­dad que pro­du­cen y así posi­bi­li­tar que se pro­mo­cio­nen, difun­dan y comer­cia­li­cen en el mer­ca­do, acom­pa­ña­dos de toda serie de pro­duc­tos des­ti­na­dos a idio­ti­zar prin­ci­pal­men­te a la niñez y la juven­tud.

Para no morir enve­ne­na­dos por el con­su­mo de estos tóxi­cos mediá­ti­cos, los pue­blos deben orga­ni­zar­se y luchar no sólo por el esta­ble­ci­mien­to de legis­la­cio­nes que regu­len lo que la indus­tria mediá­ti­ca hace o para tener un acce­so limi­ta­do a los medios, sino fun­da­men­tal­men­te para cam­biar este sis­te­ma alie­nan­te, embru­te­ce­dor y explo­ta­dor y así lograr el con­trol efec­ti­vo de la tec­no­lo­gía mediá­ti­ca para que los colec­ti­vos sean los ver­da­de­ros hace­do­res de sus pro­duc­cio­nes comu­ni­ca­cio­na­les.

Qui­to, 11 de mar­zo de 2010


[1] Vicen­te Romano. Comu­ni­ca­ción, poder y demo­cra­cia, Cua­der­nos de Pen­sa­mien­to Mar­xis­ta No. 31, p. 57

[2] Jesús Gar­cía Blan­ca. El Rap­to de Higea, Virus Edi­to­rial, Bar­ce­lo­na, 1999, p. 76

[3] Ibid, p. 77

[4] Vicen­te Romano. Op. Cit., p. 54

[5] Ibid. p. 56

[6] Ibid.

[7] Nico­lás M. Rey. Ava­tar y el dis­cur­so ambien­ta­lis­ta. http://​www​.lahai​ne​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​?​p​=​4​3​372

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *