Res Públi­ca, entre­vis­ta a Arnal­do Ote­gi

La revis­ta jurí­di­ca RES PUBLICA ha rea­li­za­do una entre­vis­ta a Arnal­do Ote­gi en pri­sión. En ella, y con­ven­ci­do de que «la mayo­ría de este pue­blo es pro­gre­sis­ta», Ote­gi rei­vin­di­ca como «nece­sa­ria» la inde­pen­den­cia de este país en un con­tex­to pací­fi­co y sin inje­ren­cias, pro­cla­ma la posi­bi­li­dad de «arti­cu­lar mayo­rías pro­gre­sis­tas y aber­tza­les», y envía un cla­ro men­sa­je a la orga­ni­za­ción arma­da: «El con­jun­to de agen­tes del país, incluí­da ETA, ten­drán que ver qué tipo de apor­ta­ción pue­den hacer para que el pro­ce­so demo­crá­ti­co pue­da desa­rro­llar­se».

Pre­gun­ta.- El Tri­bu­nal de Estras­bur­go ha dado ya el car­pe­ta­zo a la ile­ga­li­za­ción de Bata­su­na, dan­do así por bue­na la Ley de Par­ti­dos. ¿A qué atri­bu­ye esta deci­sión? ¿Está la jus­ti­cia en la Unión Euro­pea tan poli­ti­za­da como lo está en el Esta­do espa­ñol?

Res­pues­ta.- En pri­mer lugar debe­mos seña­lar que si bien es cier­to que nos ha decep­cio­na­do pro­fun­da­men­te dicha deci­sión tam­po­co es una deci­sión que no nos espe­rá­se­mos. Nos ha decep­cio­na­do, en pri­mer lugar, por­que jurí­di­ca­men­te es una sen­ten­cia pobre, poco fun­da­men­ta­da y que ha sor­pren­di­do por su esca­sa cons­truc­ción jurí­di­ca a muchos pro­fe­sio­na­les del dere­cho, hecho que no es habi­tual en la Cor­te. Ésto y el hecho de que no fue­se acep­ta­da para ser tra­ta­da por la Gran Sala, a pesar de que fue­se la pro­pia Sala que dic­tó reso­lu­ción en el pro­ce­di­mien­to la que con­si­de­ró en su día el posi­ble tras­la­do de la cau­sa a la Gran Sala por su impor­tan­cia (a lo que se opu­so el Rei­no de Espa­ña) nos lle­va a con­si­de­rar que ha habi­do enor­mes pre­sio­nes por par­te del Esta­do que han podi­do influir en la deci­sión. Ya sabe­mos que para el Esta­do espa­ñol el con­flic­to polí­ti­co vas­co es la prin­ci­pal cues­tión de Esta­do inclu­so a nivel inter­na­cio­nal. Ade­más el Esta­do espa­ñol no es un Esta­do que se carac­te­ri­ce por su res­pe­to hacia ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les y los prin­ci­pios de inde­pen­den­cia de pode­res, jus­ti­cia etc. El per­fil de las per­so­nas que sue­le nom­brar como jue­ces en la Cor­te lo ates­ti­gua: el actual juez con ante­rio­ri­dad a ser nom­bra­do había cola­bo­ra­do con el PSOE, o la Fun­da­ción para la Liber­tad. Y su pre­de­ce­sor había sido antes repre­sen­tan­te del Esta­do en la Cor­te. Cier­ta­men­te no es que nom­bre a jue­ces de reco­no­ci­do pres­ti­gio e impar­cia­li­dad para ejer­cer el car­go como es el caso de otros esta­dos con amplio reco­rri­do demo­crá­ti­co. El hecho de que ade­más no se sien­ta vin­cu­la­do a las deci­sio­nes de la Cor­te, como lo acre­di­tan nume­ro­sas sen­ten­cias con­de­na­to­rias, reafir­ma este esca­so res­pe­to.

Pero no es nada nue­vo, lo mis­mo pasa con las Nacio­nes Uni­das en rela­ción a las reso­lu­cio­nes que dic­tan sus orga­nis­mos, como ha sido el caso de Kar­me­lo Lan­da, o los infor­mes de diver­sos rela­to­res o el Comi­te de DDHH.

Por otro lado debe­mos reco­no­cer que no era el mejor momen­to a nivel inter­na­cio­nal. No hay más que ver la deri­va secu­ri­ta­ria que viven muchos pai­ses y que está influ­yen­do en todos los sen­ti­dos en las diver­sas ins­ti­tu­cio­nes inter­na­cio­na­les que velan por los dere­chos huma­nos. La sen­ten­cia es una mala noti­cia en gene­ral, creo yo, para todos aque­llos que defien­den los dere­chos huma­nos y las liber­ta­des bási­cas y ten­drá con­se­cuen­cias nega­ti­vas como ya lo esta­mos vien­do en las reite­ra­das refe­ren­cias a la sen­ten­cia que por par­te de los tri­bu­na­les tur­cos se vie­nen rea­li­zan­do para jus­ti­fi­car la ile­ga­li­za­ción del DTP, por ejem­plo.

P.- Ile­ga­li­za­da. Sin poder reu­nir­se ni con­vo­car mani­fes­ta­cio­nes. Impe­di­da de pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes. La situa­ción de la izquier­da aber­tza­le es real­men­te difi­cil en esta coyun­tu­ra his­tó­ri­ca. ¿Cuán­ta par­te de res­pon­sa­bi­li­dad tie­ne en ello la pro­pia estra­te­gia de la izquier­da aber­tza­le?

R.- Mucha. Muchi­si­ma res­pon­sa­bi­li­dad. Y no hay más que remon­tar­se en los años para dar­se cuen­ta que los pro­ce­sos de ile­ga­li­za­ción con­tra la izquier­da aber­tza­le y su cri­mi­na­li­za­ción comien­zan ya con el com­pro­mi­so de Herri Bata­su­na de dar a cono­cer, por con­si­de­rar­lo de gran impor­tan­cia, la Alter­na­ti­va Demo­cra­ti­ca, que venía a seña­lar que, en defi­ni­ti­va, corres­pon­día a la ciu­da­da­nía vas­ca por medio de las fuer­zas polí­ti­cas que le repre­sen­tan el lle­gar a acuer­dos sobre las bases del con­flic­to, acuer­dos que debe­rían ser res­pe­ta­dos por todos. Y son las ini­cia­ti­vas polí­ti­cas para pro­mo­ver el pro­ce­so de diá­lo­go y nego­cia­ción de bases demo­cra­ti­cas como el acuer­do de Liza­rra Gara­zi las que lle­van al Esta­do a pro­ce­der a la repre­sión e ile­ga­li­za­ción de la izquier­da aber­tza­le. Por­que el Esta­do sabe que la mis­ma es el motor del cam­bio polí­ti­co del país. Cuan­to más pro­pues­tas de solu­ción del con­flic­to ha veni­do ponien­do la izquier­da aber­tza­le sobre la mesa, más repre­sión y endu­re­ci­mien­to del Esta­do. Suce­dió con las deten­cio­nes en el ante­rior pro­ce­so de paz y suce­dió hace esca­sa­men­te meses. Ya nos los decía un com­pa­ñe­ro y ami­go suda­fri­cano, “cuan­to más racio­na­les sean vues­tras pro­pues­tas, más irra­cio­nal será la res­pues­ta del Esta­do”. Pero noso­tros segui­re­mos cum­plien­do con el com­pro­mi­so que tene­mos con este país, el de dar­le solu­cio­nes al con­flic­to que pade­ce­mos, por el que en el futu­ro poda­mos con­fron­tar las diver­sas opcio­nes del país de mane­ra demo­crá­ti­ca e igua­li­ta­ria: que los inde­pen­den­tis­tas poda­mos no sólo defen­der, sino mate­ria­li­zar nues­tros pro­gra­mas si esa es la volun­tad de la mayo­ría del país, y que los unio­nis­tas cons­ti­tu­cio­na­lis­tas que deseen man­te­ner­se uni­dos al Esta­do espa­ñol tam­bién pue­dan hacer­lo si esa es la volun­tad del país.

P.- La mani­fes­ta­ción de Donos­tia demos­tró que son muy amplios los sec­to­res de la socie­dad vas­ca que recha­zan esa ley y recha­zan la mar­gi­na­ción de la izquier­da aber­tza­le. ¿Cuá­les son, en su opi­nión, los pasos que debe­rían dar­se a par­tir de aho­ra?

R.- La socie­dad vas­ca sabe que no se pue­de mar­gi­nar a amplí­si­mos sec­to­res de la mis­ma y entien­de la natu­ra­le­za polí­ti­ca del con­flic­to y la nece­si­dad de resol­ver­la a tra­vés del diá­lo­go y la nego­cia­ción. En este sen­ti­do noso­tros veni­mos dicien­do que las con­di­cio­nes para el cam­bio polí­ti­co están dadas en el país. Aho­ra hay que mate­ria­li­zar ese cam­bio polí­ti­co median­te un pro­ce­so demo­crá­ti­co. Un pro­ce­so demo­crá­ti­co que, desa­rro­lla­do en ausen­cia total de vio­len­cia e inje­ren­cias, haga posi­ble el alcan­zar un nue­vo esce­na­rio en el que todos los pro­yec­tos como ya he dicho sean no sólo defen­di­bles sino mate­ria­li­za­bles. Un mar­co en el que sea­mos los vas­cos los que deci­da­mos libre­men­te el modo de rela­ción inter­na del con­jun­to de los terri­to­rios del país, que debe­rá basar­se en la acep­ta­ción de los ciu­da­da­nos de dichos terri­to­rios, así como la rela­ción que desea­mos man­te­ner como pue­blo con el exte­rior. Eso es lo que hay que poner en mar­cha, el pro­ce­so demo­crá­ti­co. Y en este sen­ti­do con­si­de­ra­mos que su pues­ta en mar­cha no pue­de estar en manos del Esta­do, como un ejer­ci­cio de veto. Sin el Esta­do será más difi­cil, pero la pues­ta en mar­cha del mis­mo depen­de sólo de la capa­ci­dad que ten­ga­mos de acu­mu­lar fuer­zas e ilu­sión popu­lar. De saber per­ci­bir, y creo que lo esta­mos hacien­do, lo que la mayo­ría popu­lar y demo­crá­ti­ca de este país deman­da de la izquier­da aber­tza­le, para que, jun­to con otras fuer­zas polí­ti­cas y socia­les, lle­ve­mos al país a un nue­vo esce­na­rio.

P.- ¿Cuá­les fue­ron las cau­sas de fon­do que die­ron al tras­te con las últi­mas con­ver­sa­cio­nes para la paz? ¿Qué res­pon­sa­bi­li­dad cabe acha­car al PSOE y cuál a ETA? El pro­ce­so de Anoe­ta, ¿fra­ca­só por mez­clar­se la Mesa polí­ti­ca y la Mesa téc­ni­ca?

R.- Como casi en todos estos pro­ce­sos los moti­vos no son úni­cos y no ata­ñen exclu­si­va­men­te a una de las par­tes. Todos habre­mos come­ti­do erro­res. Aún así, creo que el Esta­do empe­zó muy mal aquel pro­ce­so incum­plien­do lo acor­da­do con ETA, crean­do situa­cio­nes don­de en vez de pro­mo­ver con­fian­za hacía todo lo con­tra­rio, no habien­do pre­vis­to ni desa­rro­lla­do una polí­ti­ca diri­gi­da a expli­car a su país el pro­ce­so, no tra­ba­jan­do para que el mis­mo se enten­die­se y actuan­do en base a encues­tas dia­rias y ante pre­sio­nes. Entien­do que el Esta­do no hizo sus debe­res, y eso, como digo, en vez de ir crean­do con­fian­za la fue des­tru­yen­do. No fui­mos ade­más capa­ces de cons­truir un dia­lo­go entre par­ti­dos más allá de las reunio­nes secre­tas de Loio­la y el tra­ba­jo pre­vio para ello. Vol­vió a suce­der lo que muchas veces suce­de en estos casos: la impa­cien­cia se adue­ña de las par­tes, hay nece­si­dad de ver avan­ces, y, cla­ro, si lo que se ven son incum­pli­mien­tos, pues esto mina el pro­ce­so y al final colap­sa.

Creo que es nece­sa­rio esta­ble­cer bases sóli­das para que un pro­ce­so avan­ce, debe haber un ambien­te jurí­di­co polí­ti­co pro­pi­cio para ello, unas con­di­cio­nes míni­mas, y si eso no se da y uno está a expen­sas de la deci­sión que pue­da tomar o no un juez las cosas se com­pli­can. Debe haber, asi­mis­mo, mucha comu­ni­ca­ción con las bases y la socie­dad por par­te de todos los acto­res. Debe haber sin­ce­ri­dad, hones­ti­dad y un tra­ba­jo por el que mutua­men­te vaya­mos cons­tru­yen­do el pro­ce­so y la solu­ción. Si el pro­ce­so se plan­tea en tér­mi­nos de «yo gano, tú pier­des», se des­tru­ye, hay que crear esce­na­rios en don­de todos gane­mos. Y esto es nece­sa­rio expli­cár­se­lo a la socie­dad. Se nece­si­ta visión de país y de Esta­do para resol­ver este tipo de pro­ble­mas, y si se está miran­do en todo momen­to a cómo pue­de afec­tar en las pre­vi­sio­nes elec­to­ra­les, en las encues­tas, se empie­zan a hacer cosas raras e inen­ten­di­bles. Y por otro lado se nece­si­ta tam­bién pacien­cia. Mucha pacien­cia. Los blo­queos que se dan en este tipo de pro­ce­sos es nece­sa­rio sol­ven­tar­los con pacien­cia y mucho tra­ba­jo, sin tirar la toa­lla o decir que no hay nada que hacer. Como dicen los irlan­de­ses, hay que seguir peda­lean­do en la bici­cle­ta por­que en el momen­to en que paras de peda­lear te caes. En defi­ni­ti­va, todos tene­mos mucho que apren­der, pero si hay volun­tad todo es posi­ble.

P.- Un rumor afir­ma que usted ha esta­do a pun­to de deci­dir el aban­dono de la acti­vi­dad polí­ti­ca. ¿Es cier­to? ¿Se lo ha plan­tea­do algu­na vez?

R.- Ya he mani­fes­ta­do que mien­tras ten­ga fuer­zas y viva con­ti­nua­ré tra­ba­jan­do por el pro­yec­to estra­té­gi­co de la izquier­da aber­tza­le: un país libre de hom­bres y muje­res libres. Es decir, una repú­bli­ca vas­ca inde­pen­dien­te basa­da en la jus­ti­cia social. Y aun­que este­mos cada vez más cer­ca de ello, que­da toda­vía mucho por hacer, por lo que veo el reti­ro como algo muy lejano.

P.- Se obser­van cier­tos cam­bios en el len­gua­je uti­li­za­do por la izquier­da aber­tza­le. Por ejem­plo, mien­tras que antes se defi­nía a ésta como repre­sen­ta­ción del pue­blo vas­co, aho­ra se habla de “una par­te de un grue­so ciu­da­dano”. Estos cam­bios ¿son refle­jo de una estra­te­gia dife­ren­te com­par­ti­da por toda la izquier­da aber­tza­le?

R.- Entien­do que la crí­ti­ca que se hace a la izquier­da aber­tza­le es una crí­ti­ca que hacién­do­la exten­si­ble al con­jun­to de las fuer­zas polí­ti­cas del país es real. Es decir, des­gra­cia­da­men­te el con­jun­to de fuer­zas polí­ti­cas habla­mos siem­pre con dema­sia­da faci­li­dad de ser repre­sen­tan­tes del pue­blo o sus por­ta­vo­ces. Sien­do esto así, no es menos cier­to que la izquier­da aber­tza­le vie­ne en los últi­mos años rea­li­zan­do plan­tea­mien­tos bási­cos para el con­jun­to del país, pro­pues­tas refe­ri­das al pro­ce­so y mar­cos demo­crá­ti­cos, pro­pues­tas inclu­si­vas y no exclu­yen­tes, pro­pues­tas por las que se esta­blez­ca en el país un mar­co jurí­di­co-polí­ti­co igua­li­ta­rio para todos. Des­de ese pun­to de vis­ta, lejos de mesia­nis­mos o diri­gis­mos, la izquier­da aber­tza­le vie­ne ofer­tan­do pro­pues­tas de cons­truc­ción de país, de inte­gra­ción. Pro­pues­tas y estra­te­gias cla­ra­men­te com­par­ti­das por el con­jun­to de la izquier­da aber­tza­le.

P.- Díga­nos cla­ra­men­te cuá­les son los pasos que debe­ría dar, en su opi­nión, la izquier­da aber­tza­le en el futu­ro pró­xi­mo.

R.- Los pasos a dar entien­do vie­nen deter­mi­na­dos ya en el docu­men­to de deba­te de la izquier­da aber­tza­le que des­pués de ser deba­ti­do barrio a barrio, pue­blo a pue­blo, ha obte­ni­do el res­pal­do de una inmen­sa mayo­ría de nues­tras bases. Es nece­sa­rio arti­cu­lar y poner en mar­cha un pro­ce­so demo­crá­ti­co por par­te del con­jun­to de fuer­zas demo­crá­ti­cas del país, por el cual los vas­cos y vas­cas median­te el diá­lo­go y la nego­cia­ción poda­mos pasar del actual esce­na­rio ago­ta­do a un nue­vo mar­co de carác­ter demo­crá­ti­co en el que todas las opcio­nes, inclui­da la inde­pen­den­tis­ta, pue­dan ser no sólo defen­di­bles, sino mate­ria­li­za­bles. Un nue­vo mar­co en el que esté en manos de la ciu­da­da­nía vas­ca deci­dir el modo de rela­ción que desea esta­ble­cer en su seno, así como el modo de rela­ción que desea man­te­ner con los esta­dos. Un pro­ce­so demo­crá­ti­co que ser­vi­rá para fina­li­zar el con­flic­to actual y que, por supues­to, ten­drá que dar res­pues­ta asi­mis­mo a las gra­ves con­se­cuen­cias que el con­flic­to ha gene­ra­do. Enten­de­mos que para ello la meto­do­lo­gía esta­ble­ci­da en Anoe­ta es vali­da, así como son váli­dos y habrá que desa­rro­llar los avan­ces rea­li­za­dos en Loio­la.

Pero para que esto sea posi­ble es nece­sa­rio tam­bién que los inde­pen­den­tis­tas y pro­gre­sis­tas del país esta­blez­ca­mos una alian­za estra­té­gi­ca que tra­ba­je por el pro­ce­so demo­crá­ti­co des­de una pres­pec­ti­va níti­da­men­te inde­pen­den­tis­ta. No por­que ese sea el obje­ti­vo del pro­ce­so demo­crá­ti­co (la inde­pen­den­cia), sino por­que des­de el ini­cio debe que­dar cla­ro que el con­jun­to de visio­nes y opcio­nes del país debe tener refle­jo en el Acuer­do Demo­crá­ti­co, por el que todos los pro­yec­tos polí­ti­cos ten­gan las mis­mas opcio­nes de mate­ria­li­zar­se.

Ade­más, es nece­sa­rio arti­cu­lar un movi­mien­to amplio trans­ver­sal que luche y se opon­ga al actual recor­te de liber­ta­des bási­cas, y que vaya paso a paso res­tau­ran­do el esce­na­rio demo­crá­ti­co. Un movi­mien­to que luche por los dere­chos de reu­nión, aso­cia­ción, par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca, fin de la tor­tu­ra, repa­tria­ción de los pre­sos y su pues­ta en liber­tad etc… Un movi­mien­to por el res­ta­ble­ci­mien­to de las liber­ta­des públi­cas bási­cas que han sufri­do una regre­sión impor­tan­tí­si­ma en este país y que es nece­sa­rio res­ti­tuir para que el pro­ce­so demo­crá­ti­co lle­gue a puer­to.

P.- ¿Está la izquier­da aber­tza­le dis­pues­ta a com­pro­me­ter­se con un pro­ce­so de paz bajo la pre­mi­sa del pre­vio aban­dono por par­te de ETA de la lucha arma­da?

R.- La izquier­da aber­tza­le esta abso­lu­ta­men­te com­pro­me­ti­da con un pro­ce­so de paz que noso­tros adje­ti­va­mos como demo­crá­ti­co, y lo hace­mos sin pre­mi­sa o pre­con­di­ción algu­na den­tro del pro­ce­so demo­crá­ti­co, que ha de desa­rro­llar­se por vías exclu­si­va­men­te polí­ti­cas y demo­crá­ti­cas. La izquier­da aber­tza­le tie­ne una deci­sión cla­ra al res­pec­to, y ha que­da­do acre­di­ta­do tan­to en la Decla­ra­ción de Altsa­su como en la apro­ba­ción del docu­men­to de deba­te. El con­jun­to de agen­tes del país, incluí­da ETA, ten­drán que ver qué tipo de apor­ta­ción pue­den hacer para que el pro­ce­so demo­crá­ti­co pue­da desa­rro­llar­se y alcan­zar los obje­ti­vos que per­si­gue. Pero reite­ro que nues­tra volun­tad es fir­me en la apues­ta por el pro­ce­so demo­crá­ti­co en las con­di­cio­nes des­cri­tas de ausen­cia de todo tipo de vio­len­cia e inje­ren­cia.

P.- ¿Y está dis­pues­ta a pagar su “pre­cio por la paz” en for­ma de opo­si­ción o esci­sión de aque­llos sec­to­res que siguen con­ven­ci­dos de que cual­quier pro­ce­so de paz via­ble pre­ci­sa de la direc­ción de ETA y de la doble vía polí­ti­co-mili­tar para ase­gu­rar su buen fin?

R.- Ya diji­mos en el ante­rior pro­ce­so que con­cep­tos como “pre­cio por la paz” no son ade­cua­dos, pues tie­nen una car­ga nega­ti­va. Res­pec­to a la pre­gun­ta, está cla­ro cuál ha sido la res­pues­ta de la amplia mayo­ría de las bases socia­les de la izquier­da aber­tza­le la que ha defi­ni­do las bases y prin­ci­pios del pro­ce­so que debe­mos echar a andar. Por tan­to, los pará­me­tros de deba­te y con­clu­sión no se corres­pon­den con los de la pre­gun­ta. De ahí que no es nece­sa­rio tra­tar sobre situa­cio­nes que cier­ta­men­te no creo se den ni lle­guen a dar­se.

P.- ¿Quié­nes inte­gra­rían ese “polo sobe­ra­nis­ta” por el que, al pare­cer, apues­ta al menos una par­te de la izquier­da aber­tza­le? No pare­ce que, ade­más de EA, pudie­ran inte­grar­lo otras for­ma­cio­nes polí­ti­cas vas­cas, ¿no? ¿Debe­ría estar ahí tam­bién la mayo­ría sin­di­cal vas­ca?

R.- El polo sobe­ra­nis­ta no es un con­jun­to cerra­do de siglas. El polo sobe­ra­nias­ta o como lle­gue a deno­mi­nar­se hace refe­ren­cia al con­jun­to de fuer­zas y sec­to­res del país que creen cla­ra­men­te que la solu­ción a los pro­ble­mas del país, que las nece­si­da­des de futu­ro del país pasan por cons­ti­tuir­se en un Esta­do, una repú­bli­ca inde­pen­dien­te en Euro­pa, como lo tie­nen pre­vis­to hacer los esco­ce­ses, los groen­lan­de­ses, cata­la­nes o fla­men­cos. Corres­pon­de a las diver­sas fuer­zas polí­ti­cas, sin­di­ca­les y socia­les del país defi­nir­se sobre dón­de se sitúan res­pec­to a estos pos­tu­la­dos, sobre si lo que bus­can es una mera refor­ma esta­tu­ta­ria o creen que lo que hay que cons­truir es el esce­na­rio que haga posi­ble la indepn­den­cia. Las fuer­zas sin­di­ca­les del país tie­nen tam­bién mucho que decir. Es nece­sa­rio acti­var al pue­blo vas­co de izquier­das, al con­jun­to de sec­to­res pro­ge­sis­tas del país en el tra­ba­jo para alcan­zar la ple­na sobe­ra­nía que haga posi­ble igual­men­te un repar­to ade­cua­do de las rique­zas del país, y ahí la mayo­ría sin­di­cal tie­ne mucho que decir.

P.- ¿Pien­sa usted que, dada la actual corre­la­ción de opi­nio­nes y fuer­zas en Eus­ka­di, la inde­pen­den­cia es sim­ple­men­te posi­ble o inclu­so desea­ble?

R.- No sólo creo que es posi­ble y desea­ble creo que es nece­sa­ria. Tene­mos un país que, no sólo por razo­nes his­tó­ri­cas que son impor­tan­tes sino sobre todo por razo­nes de futu­ro, nece­si­ta la inde­pen­den­cia. Para que poda­mos desa­rro­llar con ple­na capa­ci­dad nues­tra iden­ti­dad, nues­tra len­gua, nues­tra cul­tu­ra, nece­si­ta­mos de ins­tru­men­tos sobe­ra­nos. Asi­mis­mo, el mun­do glo­ba­li­za­do que vivi­mos, la Euro­pa que vie­ne cons­tru­yén­do­se, y que, como hemos seña­la­do, nos nos com­pla­ce en cuan­to a obje­ti­vos y tér­mi­nos, deja cla­ro que sólo los pue­blos sobe­ra­nos con capa­ci­dad de deci­dir e inci­dir con voz pro­pia para el con­jun­to de pro­ble­mas que les ata­ñe pue­den sub­sis­tir. No es de estra­ñar que esco­ce­ses, fla­men­cos, cata­la­nes, Islas Feroe o Groen­lan­dia vean la nece­si­dad de ser inde­pen­dien­tes, sobe­ra­nos, y poder así inci­dir en las polí­ti­cas glo­ba­les que les afec­ten. Los vas­cos nece­si­ta­mos del mis­mo modo ser sobe­ra­nos, tener voz pro­pia en el con­cier­to de nacio­nes, defen­der nues­tros intere­ses, desa­rro­llar las polí­ti­cas que cree­mos son las más ade­cua­das para el desa­rro­llo de nues­tro pue­blo. Y para ello la inde­pen­den­cia es no sólo desea­ble sino nece­sa­ria.

P.- Si se con­for­ma ese polo sobe­ra­nis­ta, y tenien­do en cuen­ta que PSE y PP ya están actuan­do con­jun­ta­men­te como blo­que, ¿se corre­ría el ries­go de crear una divi­sión civil en Eus­kal Herria?

R.- ¿Por qué? En Esco­cia no hay una divi­sion civil, tam­po­co en Feroe o Flan­dria, ni en Que­bec. ¿Por qué pue­de haber una divi­sión civil en el país al con­for­mar­se un polo sobe­ra­nis­ta o inde­pen­den­tis­ta y no lo hay aho­ra cuan­do tene­mos un mar­co jurí­di­co que no satis­fa­ce la volun­tad de la mayo­ría del país? Si esta­ble­ce­mos unas reglas demo­crá­ti­cas de jue­go por el que este pue­blo sea lo que la mayo­ría del mis­mo desee, no entien­do por qué debe haber divi­siòn o frac­tu­ra civil. Yo estoy dis­pues­to a acep­tar que, si la mayo­ria del país desea con­ti­nuar uni­da al Esta­do espa­ñol, esto sea así, y por ello no se pro­du­ci­ría nin­gu­na frac­tu­ra, sin más con­ti­nua­ría tra­ba­jan­do para con­ven­cer a mis com­pa­trio­tas, pero nada más. Al fin y al cabo es ahí don­de se verá el per­fil demo­crá­ti­co de cada uno.

P.- ¿Cómo cali­fi­ca­ría la labor que está hacien­do el PSE, con el apo­yo del PP, en el Gobierno Vas­co? ¿Y la del PNV?

R.- El PSE sabe que el suyo es un gobierno ile­gí­ti­mo, naci­do de una situa­ción cla­ra­men­te anti­de­mo­crá­ti­ca, con­tra­rio a la reali­dad socio­ló­gi­ca del país y sus­ten­ta­do ade­más en un acuer­do anti­na­tu­ra que úni­ca­men­te se entien­de des­de una pers­pec­ti­va de razón de Esta­do. Los sec­to­res cons­ti­tu­cio­na­lis­tas unio­nis­tas del país no tie­nen pro­ble­ma en aban­do­nar todas sus diver­gen­cias con el obje­ti­vo, tan­to en la CAV como en la CFN, pro­mo­ver polí­ti­cas de asi­mi­la­ción y domes­ti­ca­ción. Y con ese obje­ti­vo, y por ese obje­ti­vo, hoy día son ade­más los úni­cos que defien­den los mar­cos esta­tu­ta­rios esta­ble­ci­dos con el obje­ti­vo de retra­sar lo máxi­mo posi­ble lo que en tér­mi­nos his­tó­ri­cos saben que es inevi­ta­ble, que un día los vas­cos y las vas­cas deci­di­re­mos libre­men­te el cons­ti­tuir­nos en Esta­do pro­pio. Al PNV, ago­ta­do el Esta­tu­to, se le acer­ca la hora de deci­dir sobre cúal es en reali­dad su pro­yec­to his­tó­ri­co, si es el vivir cómo­dos en Espa­ña o si optan por vol­ver a sus orí­ge­nes fun­da­cio­na­les. Pero es una deci­sión que ellos deben tomar y expli­cár­se­la a sus bases, no es nues­tro pro­ble­ma; noso­tros tene­mos un pro­yec­to cla­ro de país que ofre­cer.

P.- ¿Obser­va sín­to­mas de dere­chi­za­ción y aco­mo­da­mien­to en la socie­dad vas­ca? ¿Qué futu­ro tie­nen las opcio­nes de izquier­da y aber­tza­les en este con­tex­to?

R.- Es cier­to que en el actual con­tex­to de blo­queo pue­da pare­cer que hay una dere­chi­za­ción en el país, pero yo estoy con­ven­ci­do de que la mayo­ría de este país, de este pue­blo, es pro­gre­sis­ta, con valo­res de fra­ter­ni­dad, de jus­ti­cia social, de tra­ba­jo comu­nal muy enrai­za­dos. Hay un pue­blo de izquier­das en sen­ti­do amplio que es mayo­ri­ta­rio. Y estoy con­ven­ci­do de que, si por medio del pro­ce­so demo­crá­ti­co somos capa­ces de lle­var este pue­blo a otro esce­na­rio, se verá que las opcio­nes socia­les y poli­ti­cas de cam­bio tie­nen amplí­si­mo res­pal­do en el país. Que hay posi­bi­li­da­des de arti­cu­lar mayo­rías pro­gre­sis­tas y aber­tza­les.

P.- Si usted empe­za­ra un dis­cur­so con la fra­se de Mar­tin Luther King “He teni­do un sue­ño…”, ¿cómo lo des­cri­bi­ría?

R.- Pues cier­ta­men­te no sería un sue­ño que dife­rie­se mucho del sue­ño de Mar­tin Luther King, qui­zás sin remi­nis­cen­cias reli­gio­sas pero en el fon­do muy pare­ci­do. Deseo como Luther King que algún día los opre­so­res y los opri­mi­dos “nos sen­te­mos jun­tos en la mesa de la fra­ter­ni­dad”. Que “la nación se pusie­ra en pie y sos­tu­vie­se que todos los hom­bres y muje­res son igua­les”. Que el país “se tras­for­ma­se en un oasis de liber­tad y jus­ti­cia”. “Que la liber­tad sue­ne y lle­gue el día en el que todos sea­mos capa­ces de jun­tar las manos y can­tar las pala­bras del vie­jo espi­ri­tual negro “Al fin libres, Al fin libres. Somos al fin libres.” Al fin y al cabo pue­den cam­biar las for­mas, los obje­ti­vos con­cre­tos, pero en el fon­do todos los opri­mi­dos bus­ca­mos lo mis­mo: la liber­tad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *