Los ser­vi­cios socia­les. Los dichos y los hechos – Ezker Abertzalea

No hay Dipu­tación Foral que se pre­cie que no dis­pon­ga de un aná­li­sis de situa­ción de los ser­vi­cios socia­les bajo su com­pe­ten­cia, un estu­dio sub­con­tra­ta­do a exper­tos y un mar­co teó­ri­co de refle­xión sobre el futu­ro de los ser­vi­cios. Hay una Ley de Depen­den­cia de carác­ter esta­tal y leyes pro­pias de las comu­ni­da­des autó­no­mas vascas.

Pero en reali­dad, leyes, estu­dios y pro­gra­mas de actua­ción que­dan frus­tra­dos ante la incon­gruen­cia de decla­rar dere­chos uni­ver­sa­les y no poner los medios nece­sa­rios para que estos dere­chos se pue­dan ejercer.

Se pre­ten­de garan­ti­zar el dere­cho uni­ver­sal al acce­so a los ser­vi­cios socia­les públi­cos pero en reali­dad estos ser­vi­cios no cubren ni el 25% de las nece­si­da­des reales; son ser­vi­cios en gran medi­da pri­va­ti­za­dos y caros en los que el copa­go pue­de lle­gar has­ta el 75% del cos­te y en los que la pre­sen­cia del ser­vi­cio públi­co es neta­men­te insu­fi­cien­te: En la CAPV, tan sólo el 31,4% de las pla­zas resi­den­cia­les, son públi­cas y el 24,5% en Nafarroa.

La inver­sión públi­ca en el desa­rro­llo de los ser­vi­cios socia­les está en HEH en torno al 2% del PIB mien­tras en la media euro­pea este por­cen­ta­je ascien­de al 4%. Los sala­rios en el sec­tor pri­va­do, debi­do a la ava­ri­cia empre­sa­rial y la uti­li­za­ción dis­cri­mi­na­to­ria para las muje­res, ron­dan los mil euros netos en los cen­tros resi­den­cia­les y están cla­ra­men­te por deba­jo en los ser­vi­cios de ayu­da a domi­ci­lio etc.

Las con­clu­sio­nes que los “exper­tos” obtie­nen de sus volu­mi­no­sos estu­dios son uti­li­za­das por las admi­nis­tra­cio­nes públi­cas para decir como suce­de con las reco­men­da­cio­nes de la DFG a Eudel que los ser­vi­cios socia­les son defi­ta­rios por­que los sala­rios de las tra­ba­ja­do­ras son dema­sia­do ele­va­dos y los ser­vi­cios son cos­to­sos. Para este tipo de refle­xio­nes no se nece­si­ta gas­tar dine­ro públi­co para con­tra­tar exper­tos ajenos.

La uni­ver­sa­li­dad de los ser­vi­cios cuyo ele­men­to fun­da­men­tal es la gra­tui­dad no deja de ser un “deside­ra­tun” pro­pa­gan­dís­ti­co que que­da bien en la decla­ra­ción de las leyes y los decre­tos pero que no tie­nen nada que ver con la reali­dad. El desa­rro­llo de las nor­ma­ti­vas en vigor y de los ser­vi­cios socia­les que regu­lan se rea­li­zan en fun­ción de las dis­po­ni­bi­li­da­des pre­su­pues­ta­rias, dis­po­ni­bi­li­da­des que como hemos vis­to supo­nen la mitad de los recur­sos dedi­ca­dos por la media de los paí­ses euro­peos y que en épo­cas de nece­si­da­des cre­cien­tes como las actua­les resul­tan radi­cal­men­te insuficientes.

El día 8 de Mar­zo, se reali­zó la últi­ma jor­na­da de huel­ga en Biz­kaia orga­ni­za­da por los sin­di­ca­tos para exi­gir ser­vi­cios socia­les públi­cos de cali­dad y mejo­ra sus­tan­cial de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo. Hoy los ser­vi­cios socia­les se man­tie­nen gra­cias al tra­ba­jo mal paga­do de las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res y el cos­te de los ser­vi­cios paga­dos por los usua­rios. Los úni­cos que se bene­fi­cian de esta situa­ción son las empre­sas pri­va­das con áni­mo de lucro que hacen nego­cio a cos­ta del dine­ro públi­co, la mala cali­dad del ser­vi­cio y los bajos salarios.

Al menos aquí CCOO y UGT se suma­ron a la huel­ga aun­que en Nava­rra han fir­ma­do un pac­to ver­gon­zo­so con el Gobierno y la CEN para seguir pri­va­ti­zan­do las nece­si­da­des de aten­ción y per­pe­tuar las malas con­di­cio­nes de tra­ba­jo de las tra­ba­ja­do­ras de los servicios.

Pero esta no es sólo una pelea de las tra­ba­ja­do­ras de los ser­vi­cios y ni siquie­ra sin­di­cal, esta, debe­ría ser una prio­ri­dad del con­jun­to de la socie­dad vas­ca con el obje­ti­vo de con­se­guir que aque­llas per­so­nas en situa­cio­nes de nece­si­dad pue­dan dis­po­ner de unas con­di­cio­nes de vida dig­nas; así como recla­ma­mos una sani­dad públi­ca gra­tui­ta y uni­ver­sal y unas pen­sio­nes dignas.

Hemos repe­ti­do has­ta la sacie­dad, aun­que pare­ce que pre­di­ca­mos en el desier­to, que dine­ro hay, que hay mucho dine­ro meti­do en los, paraí­sos fis­ca­les, fon­dos de inver­sión, y en la espe­cu­la­ción finan­cie­ra que elu­den impues­tos; que hay una frau­de fis­cal del 25% del PIB y una polí­ti­ca fis­cal injus­ta y regresiva.

Por ello la lucha por unos ser­vi­cios socia­les públi­cos uni­ver­sa­les y de cali­dad es una deman­da para cam­biar de raiz la actual polí­ti­ca eco­nó­mi­ca: Si se hubie­ra inver­ti­do en ser­vi­cios socia­les públi­cos la déci­ma par­te del dine­ro entre­ga­do por los gobier­nos para engor­dar las cuen­tas de los ban­que­ros, se habrían crea­do miles de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo y se hubie­ra rea­li­za­do el aco­ple impres­cin­di­ble entre la ofer­ta y deman­da de ser­vi­cios socia­les públi­cos de cali­dad. El dine­ro públi­co esta­ría mucho mejor empleado.

Hay dine­ro y hay alter­na­ti­vas que pasan por el impul­so al empleo de cali­dad para mejo­rar las actua­les y futu­ras con­di­cio­nes de vida de las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res, la crea­ción de una red públi­ca de ser­vi­cios socia­les públi­cos paga­dos por los pre­su­pues­tos públi­cos y una garan­tía de ingre­sos para cuan­tas per­so­nas no pue­den acce­der al empleo o a unas pen­sio­nes dignas.

Estas son las polí­ti­cas de deman­da que hay que acti­var para rom­per una cri­sis eco­nó­mi­ca que se está cro­ni­fi­can­do para bene­fi­cio exclu­si­vo de los que mas tie­nen. La pelea por unos ser­vi­cios socia­les públi­cos de cali­dad y por la mejo­ra sus­tan­cial de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo va a con­ti­nuar, tan­to en Biz­kaia, como en Gipuz­koa, Ara­ba y Nafa­rroa, por­que es una pelea con futu­ro que nos intere­sa a todas y a todos. Impli­ca­te y par­ti­ci­pa, ¡esta pelea la vamos a ganar!.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.