La OCDE augu­ra que la cri­sis glo­bal deja­rá «pro­fun­das heri­das»

Los efec­tos de la cri­sis se deja­rán notar mucho tiem­po des­pués de que ofi­cial­men­te se haya dado por con­clui­da. Ésta es una de las con­clu­sio­nes del infor­me anual de la Orga­ni­za­ción para la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co (OCDE), que agru­pa a la trein­te­na de paí­ses más ricos del mun­do.

La cri­sis no sólo ha cau­sa­do una rece­sión sin pre­ce­den­tes de la que algu­nos paí­ses toda­vía no han sali­do, sino que la OCDE cal­cu­la que ampu­tará 3,1 pun­tos de Pro­duc­to Inte­rior Bru­to a lar­go pla­zo a sus paí­ses miem­bros. Estas con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo supo­nen que los ajus­tes que ha pro­vo­ca­do la cri­sis y que han redu­ci­do la capa­ci­dad de gas­to de los esta­dos y de los ciu­da­da­nos no sean sólo medi­das pasa­je­ras duran­te un par de años de rece­sión, sino que ten­drán que con­vi­vir con ellas de for­ma habi­tual, según la pre­vi­sión de este orga­nis­mo.

La reduc­ción de la rique­za será espe­cial­men­te gra­ve en los casos de Irlan­da, don­de el PIB baja­rá has­ta 11,8 pun­tos, y del Esta­do espa­ñol, con 10,6 pun­tos menos.

Los auto­res del estu­dio augu­ran que en los 30 esta­dos de la orga­ni­za­ción, que habían cre­ci­do a un rit­mo medio de entre el 2% y el 2,25% anual en los sie­te años que pre­ce­die­ron a la cri­sis, la pro­gre­sión va a que­dar limi­ta­da a una cifra en torno al 1,75% a lar­go pla­zo, des­pués de la rece­sión del 4% en 2009.

Sub­ra­ya­ron, en cual­quier caso, que la dis­mi­nu­ción del poten­cial de cre­ci­mien­to va a estar repar­ti­do de for­ma muy des­igual entre sus miem­bros, y que en los casos de Irlan­da y el Esta­do espa­ñol, la caí­da de la capa­ci­dad de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se debe­rá esen­cial­men­te al efec­to de la pér­di­da de empleos, que recor­ta­rá el PIB en 9,8 pun­tos en Irlan­da y en 8,4 pun­tos en el Esta­do espa­ñol, cuan­do la media pon­de­ra­da en la OCDE será de 1,1 pun­tos. El club de los paí­ses ricos seña­la que los efec­tos de la cri­sis sobre el empleo en Irlan­da y el Esta­do espa­ñol inclu­yen «una sus­tan­cial reduc­ción de la fuer­za de tra­ba­jo resul­tan­te prin­ci­pal­men­te» por un cam­bio de ten­den­cia en la lle­ga­da de inmi­gran­tes.

El otro res­pon­sa­ble de la baja del poten­cial de cre­ci­mien­to será el aumen­to de los cos­tes de capi­tal, deri­va­dos de la cri­sis de con­fian­za cau­sa­da por el esta­lli­do de la bur­bu­ja del cré­di­to que ha incre­men­ta­do la per­cep­ción del ries­go.

En ese caso, la reduc­ción de expec­ta­ti­vas para el Esta­do espa­ñol (2,1 pun­tos menos de PIB a lar­go pla­zo) e Irlan­da (2 pun­tos menos) se sitúa en la media de la OCDE (-2 pun­tos).

Al mar­gen de estos dos paí­ses, el impac­to a lar­go pla­zo de la cri­sis tam­bién será supe­rior a la media en paí­ses como Polo­nia (-4,5 pun­tos de PIB), Ita­lia (-4,1 pun­tos), Ale­ma­nia (-3,9), Holan­da (-3,7), Bél­gi­ca (-3,7) y Gre­cia (-3,6). Los paí­ses rela­ti­va­men­te menos afec­ta­dos serán Japón (-2,1 pun­tos de PIB a lar­go pla­zo), EEUU (-2,4 pun­tos), Cana­dá (-2,4) y Nue­va Zelan­da (-2,4).

Reco­men­da­cio­nes

La OCDE elo­gia en su infor­me que los paí­ses miem­bros hayan con­se­gui­do evi­tar lo que con­si­de­ra «erro­res come­ti­dos en cri­sis pre­ce­den­tes», como el recur­so a medi­das pro­tec­cio­nis­tas u otras que tam­bién con­si­de­ra dañi­nas para el mer­ca­do de tra­ba­jo como las pre­ju­bi­la­cio­nes.

Pero eso no evi­ta que «la rece­sión haya deja­do pro­fun­das heri­das que serán visi­bles en los pró­xi­mos años», en pala­bras de su eco­no­mis­ta jefe, Car­lo Padoan. «La cri­sis ha reba­ja­do el nivel de vida y el empleo de for­ma dura­de­ra y, al mis­mo tiem­po, ha pues­to en peli­gro la sos­te­ni­bi­li­dad de las finan­zas públi­cas en muchos paí­ses de la OCDE», cons­ta­ta Padoan, que apun­tó algu­nas de las líneas en las que el orga­nis­mo reco­mien­da actuar para ate­nuar la situa­ción.

A su jui­cio, el reto de hacer fren­te a los núme­ros rojos de las cuen­tas públi­cas reque­ri­rá una mayor efi­cien­cia en el gas­to, pero no recu­rrir al aumen­to de impues­tos para mejo­rar los ingre­sos. Así, para la OCDE, estos ajus­tes debe­rán dar­se en espe­cial en el cam­po de la edu­ca­ción y la sani­dad, e impe­dir «amplios incre­men­tos en la fis­ca­li­dad sobre el tra­ba­jo y el capi­tal». La orga­ni­za­ción, que hace una eva­lua­ción en cada país sobre el gra­do de cum­pli­mien­to de las rece­tas que les había dado para apli­car refor­mas, con­si­de­ra que en el con­tex­to actual una «par­te de la cura» debe ser una refor­ma estruc­tu­ral en el sec­tor finan­cie­ro, del mer­ca­do de pro­duc­tos y del mer­ca­do labo­ral.

Padoan seña­ló que esa pre­mu­ra es par­ti­cu­lar­men­te acu­cian­te para los esta­dos a los que los mer­ca­dos han pues­to bajo pre­sión por con­si­de­rar que su situa­ción de endeu­da­mien­to no es sos­te­ni­ble.

Aun­que no qui­so dar nom­bres, Padoan seña­ló que «no es difí­cil iden­ti­fi­car qué paí­ses» son los que care­cen de mar­gen fis­cal para seguir con las medi­das de apo­yo a la acti­vi­dad y deben apli­car «inme­dia­ta­men­te» ajus­tes fis­ca­les y refor­mas estruc­tu­ra­les para res­ta­ble­cer su situa­ción finan­cie­ra.

Sobre la zona euro dijo que bas­ta con obser­var quié­nes son no sólo los que pre­sen­tan un mayor défi­cit públi­co, sino tam­bién aqué­llos con ele­va­dos núme­ros rojos en la balan­za por cuen­ta corrien­te.

Pre­gun­ta­do por el caso del Esta­do espa­ñol, Padoan con­tes­tó que «el mer­ca­do labo­ral nece­si­ta cla­ra­men­te ser refor­ma­do» y orien­tó sus rece­tas en la mis­ma direc­ción que la patro­nal: redu­cir la pro­tec­ción de los con­tra­tos fijos; es decir, aba­ra­tar el des­pi­do, con la con­fian­za en que así se reduz­can los con­tra­tos tem­po­ra­les. Tam­bién se refi­rió a la nece­si­dad de cam­bios en el sec­tor de la vivien­da y en el finan­cie­ro, para que sean «más equi­li­bra­dos en el futu­ro».

Sub­ra­yó que, pese a las reco­men­da­cio­nes de la OCDE, el Esta­do espa­ñol no ha des­vin­cu­la­do el cálcu­lo de los sala­rios de la infla­ción pasa­da ni ha per­mi­ti­do aún a las empre­sas nego­ciar por su cuen­ta la evo­lu­ción sala­rial al mar­gen de los con­ve­nios colec­ti­vos. La orga­ni­za­ción recor­dó que tam­po­co se han apli­ca­do sus rece­tas en las pen­sio­nes, entre otras razo­nes por­que en la refor­ma de 2007 el perio­do de coti­za­ción nece­sa­rio para tener dere­cho a cobrar aumen­tó «modes­ta­men­te».

empleo

En los casos más gra­ves, Irlan­da y el Esta­do espa­ñol, la dis­mi­nu­ción del poten­cial de cre­ci­mien­to se debe­rá fun­da­men­tal­men­te al efec­to de la pér­di­da de empleos, a cau­sa de un cam­bio en la ten­den­cia en la lle­ga­da de per­so­nas inmi­gran­tes.

Opta por subir el IVA y no impues­tos a empre­sas

La OCDE apues­ta por subir los impues­tos sobre el con­su­mo, los que se pagan por igual al mar­gen del nivel de ren­ta, patri­mo­nio o bene­fi­cios, por­que dice que son «menos dañi­nos». Ade­más, esti­ma que el momen­to actual es el apro­pia­do para poner en mar­cha tasas eco­ló­gi­cas. Así lo expre­só el eco­no­mis­ta jefe del orga­nis­mo, Car­lo Padoan, que ase­gu­ró que un aumen­to de la fis­ca­li­dad sobre las empre­sas tie­ne un efec­to más nega­ti­vo sobre la eco­no­mía que los impues­tos sobre el con­su­mo, al ser pre­gun­ta­do sobre las pro­pues­tas de esta­ble­cer tasas que gra­ven la acti­vi­dad ban­ca­ria, cues­tión sobre la que no qui­so pro­nun­ciar­se. GARA

Gre­cia vive hoy otra huel­ga gene­ral con­tra los ajus­tes

Unos 2,5 millo­nes de tra­ba­ja­do­res grie­gos de los sec­to­res públi­co y pri­va­do están con­vo­ca­dos hoy a la segun­da huel­ga gene­ral de 24 horas en pro­tes­ta con­tra las medi­das que el Gobierno, pre­sio­na­do por la UE, ha toma­do para redu­cir el défi­cit públi­co.

Por ter­ce­ra vez des­de el anun­cio en febre­ro de estas medi­das ‑con las que se pre­ten­den recau­dar 4.800 millo­nes de euros para redu­cir el défi­cit del 12,7% del PIB en cua­tro pun­tos por­cen­tua­les para fines de 2010- los sin­di­ca­tos lla­man a parar la acti­vi­dad y a mani­fes­tar­se en las prin­ci­pa­les ciu­da­des.

La acti­vi­dad en el sec­tor públi­co pue­de ver­se afec­ta­da por la huel­ga con­vo­ca­da por la Unión de Emplea­dos Civi­les (Adedy), que tie­ne unos 500.000 afi­lia­dos, y pro­tes­ta con­tra los recor­tes de pagas extra­or­di­na­rias y la con­ge­la­ción de las jubi­la­cio­nes y los sala­rios. Todos los vue­los hacia y des­de Gre­cia a par­tir de las 00.00 horas de la noche de ayer (22.00 GMT) serán can­ce­la­dos duran­te 24 horas, y dece­nas de otros vue­los han sido modi­fi­ca­dos para hoy y maña­na por la par­ti­ci­pa­ción en el paro de los con­tro­la­do­res aéreos. El trans­por­te públi­co no fun­cio­na­rá duran­te toda la jor­na­da, a excep­ción del tren que une la par­te nor­te con el sur del país, que cir­cu­la­rá de mane­ra res­trin­gi­da. Los bar­cos per­ma­ne­ce­rán en puer­tos y los tre­nes esta­rán inmo­vi­li­za­dos.

A su vez, la Con­fe­de­ra­ción Gene­ral de Tra­ba­ja­do­res de Gre­cia (GSEE), que repre­sen­ta a más de 1,5 millo­nes de emplea­dos pri­va­dos, pro­tes­ta con­tra los recor­tes sala­ria­les por­que teme que pue­den exten­der­se. Los emplea­dos de hos­pi­ta­les, docen­tes, tra­ba­ja­do­res en los ayun­ta­mien­tos y los perio­dis­tas de todos los medios se suma­rán a la huel­ga con­tra los recor­tes de ingre­sos y el aumen­to de car­gas impo­si­ti­vas en los car­bu­ran­tes y en el IVA.

El sin­di­ca­to PAME denun­ció ayer «pre­sio­nes y un cli­ma de terror y de chan­ta­je con­tra los tra­ba­ja­do­res en luga­res de tra­ba­jo por par­te de la patro­nal, para no par­ti­ci­par en la huel­ga». «No pasa­rán. Las medi­das ten­drán que ser revi­sa­das. Son los ricos quie­nes deben pagar la cri­sis», decla­ró Yor­gos Pon­di­kós, por­ta­voz de PAME, que repre­sen­ta a más de medio millón de tra­ba­ja­do­res públi­cos y pri­va­dos.

Indi­có que el Gobierno del pri­mer minis­tro, Yor­gos Papan­dréu, «podría sacar los fon­dos nece­sa­rios de los 600 millo­nes de euros con que cuen­tan los ban­cos, o de los 12.000 millo­nes de euros que tie­nen las com­pa­ñías ins­cri­tas en la Bol­sa de valo­res de Ate­nas, e inclu­so de los 30.000 millo­nes de euros que el Esta­do aún no ha recau­da­do de la eva­sión de impues­tos de las empre­sas».

En cam­bio, el pre­si­den­te de la patro­nal grie­ga SEV, Dimi­tris Das­ka­lo­pou­los, mos­tró su apo­yo a las medi­das del Gobierno grie­go como la úni­ca alter­na­ti­va a «la ban­ca­rro­ta y la rece­sión» y cali­fi­có la huel­ga como «agi­ta­ción y vio­len­cia que pro­vie­nen de aqué­llos que por su pro­pio inte­rés quie­ren con­ser­var las con­di­cio­nes deplo­ra­bles que han lle­va­do a Gre­cia a pedir la limos­na de paí­ses extran­je­ros».

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *