La Espa­ña impe­rial con­tra Vene­zue­la por Erai­kun­tza

Los tri­bu­na­les de excep­ción son, por defi­ni­ción, sinó­ni­mo de inse­gu­ri­dad jurí­di­ca y la Audien­cia Nacio­nal Espa­ño­la no es una sin­gu­la­ri­dad a ese res­pec­to. En las últi­mas sema­nas se ha pues­to ade­más y por enési­ma vez de mani­fies­to la cata­du­ra moral e inte­lec­tual de sus magis­tra­dos, y no sólo por su des­pre­cio a los más ele­men­ta­les prin­ci­pios del dere­cho y su sumi­sión laca­ya a las “razo­nes de esta­do”- ele­men­to común a todos los tri­bu­na­les de excepción‑, sino tam­bién por­que sus seño­rías pare­cen haber ini­cia­do, de pro­pia volun­tad o sin ella, una carre­ra hacia el estre­lla­to en los más sór­di­dos bal­co­nes de la tele­ba­su­ra y luga­res simi­la­res. Jue­ces de insó­li­ta igno­ran­cia his­tó­ri­ca, pro­ba­bles pre­va­ri­ca­do­res a suel­do de ban­que­ros, magis­tra­das con ade­ma­nes de cabo de la legión.

Tal pare­ce ser hoy la radio­gra­fía del tri­bu­nal estre­lla en el poder judi­cial espa­ñol. Las últi­mas deci­sio­nes sali­das de sus des­pa­chos han movi­do al escán­da­lo inclu­so a algu­nos “pro­gre­sis­tas” y “demó­cra­tas” de ofi­cio. Pero en cual­quier caso, esto, y para­fra­sean­do a Wal­ter Ben­ja­mín, “no es un asom­bro filo­só­fi­co” al menos para noso­tros.

La Audien­cia Nacio­nal Espa­ño­la ha sido y es un para­dig­ma del apa­ra­to jurí­di­co- polí­ti­co fran­quis­ta, cuya per­vi­ven­cia fue pac­ta­da en el pro­ce­so de tran­si­ción de la dic­ta­du­ra a la res­tau­ra­ción de la monar­quía, y que ha cum­pli­do un papel fun­da­men­tal en la con­so­li­da­ción del régi­men espa­ñol actual. Hubo tam­bién otros ele­men­tos cla­ves para la dere­cha espa­ño­la nacio­nal-cató­li­ca pac­ta­dos enton­ces entre las fuer­zas polí­ti­cas res­tau­ra­do­ras como, entre otros, una serie de dis­po­si­cio­nes que supo­nían, de hecho, una excul­pa­ción para los res­pon­sa­bles de las atro­ci­da­des fran­quis­tas; la per­ma­nen­cia del apa­ra­to repre­si­vo de la dic­ta­du­ra, lo que impli­ca­ba no sólo a la poli­cía polí­ti­ca, sino al con­jun­to de los ele­men­tos coer­ci­ti­vos del esta­do, pues­to que el fran­quis­mo los había mode­la­do y/​o recons­trui­do como ele­men­tos fun­da­men­ta­les para su exis­ten­cia, y que incluían a las fuer­zas arma­das, a las fuer­zas de segu­ri­dad en su con­jun­to, y por supues­to el apa­ra­to judi­cial. De los miem­bros de éste últi­mo fue­ron ele­gi­dos como pri­me­ros dis­po­si­ti­vos para la Audien­cia Nacio­nal, aqué­llos que se habían dis­tin­gui­do por una seña­la­da e incon­fun­di­ble fide­li­dad y sumi­sión sin con­di­cio­nes a los prin­ci­pios res­tau­ra­do­res, y que fue­ran ade­más capa­ces de mar­car una línea de actua­ción gene­ral en el futu­ro.

Otro ele­men­to que carac­te­ri­za aque­lla tran­si­ción polí­ti­ca fue la repro­duc­ción bajo nue­vas con­di­cio­nes del apa­ra­to ideo­ló­gi­co del fran­quis­mo. Esto ata­ñía fun­da­men­tal­men­te al poder mediá­ti­co, al sis­te­ma edu­ca­ti­vo y a la igle­sia cató­li­ca espa­ño­la, ins­ti­tu­ción que aca­ba­ría impri­mien­do, con­tra muchos pro­nós­ti­cos, unas señas de iden­ti­dad sig­ni­fi­ca­ti­vas al nue­vo régi­men monár­qui­co, que pro­rro­gó inme­dia­ta­men­te el sis­te­ma de pri­vi­le­gios de que goza­ba, y no sólo por agra­de­ci­mien­to a quien había sido un ele­men­to fun­da­men­tal en el man­te­ni­mien­to de la dic­ta­du­ra. La igle­sia espa­ño­la ha demos­tra­do en los últi­mos años ‑y lo ha hecho con mani­fies­ta agre­si­vi­dad- que sigue sien­do un pode­ro­so e impres­cin­di­ble alia­do del blo­que oli­gár­qui­co domi­nan­te, y que éste no pue­de real­men­te pres­cin­dir de sus cuo­tas de influen­cia socio-cul­tu­ral. El con­cor­da­to o los con­cier­tos edu­ca­ti­vos son una ine­quí­vo­ca señal de los las­tres que con­ser­va un Esta­do que se pre­sen­ta con suma osa­día como demo­crá­ti­co y vale­dor de dere­chos uni­ver­sa­les.

El otro apa­ra­to de adoc­tri­na­mien­to per­ma­nen­te y repro­duc­tor de los prin­ci­pios socia­les del fran­quis­mo es el poder mediá­ti­co. Casi toda la pren­sa espa­ño­la trans­mi­te de una u otra for­ma una cos­mo­vi­sión inte­gra­da por ele­men­tos fuer­te­men­te enrai­za­dos en el pro­gra­ma ideo­ló­gi­co de la dic­ta­du­ra. Un caso que espe­cial­men­te lla­ma la aten­ción es el del dia­rio “El País”. Este perió­di­co tie­ne como alma mater a Juan Luis Cebrián, perio­dis­ta for­ma­do en las redac­cio­nes de la pren­sa fran­quis­ta y que lle­gó a ser direc­tor de infor­ma­ti­vos de Tele­vi­sión Espa­ño­la, car­go que Fran­co y sus con­se­je­ros reser­va­ban para los más fie­les de entre los fie­les al régi­men. Ha reci­bi­do varios pre­mios de fun­da­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas y asis­te a las reunio­nes del selec­to Club de Bil­der­berg (impor­tan­te foro glo­bal del impe­ria­lis­mo) jun­to a otros espa­ño­les de simi­lar tra­di­ción polí­ti­ca como Espe­ran­za Agui­rre o Rodri­go Rato. Pero el mayor éxi­to de este dia­rio ha sido sin duda el haber­se con­ver­ti­do en el órgano esen­cial de adoc­tri­na­mien­to de un impor­tan­te sec­tor de la anti­gua “izquier­da socio­ló­gi­ca” espa­ño­la, hoy con­ve­nien­te­men­te domes­ti­ca­do y olvi­da­di­zo, y haber­lo arras­tra­do hacia posi­cio­nes neta­men­te neo­li­be­ra­les y proim­pe­ria­lis­tas (y de for­ma muy viru­len­ta), y ello bajo una apa­rien­cia for­mal, por lo demás bas­tan­te cutre e inte­lec­tual­men­te raquí­ti­ca, de “pro­gre­sis­mo polí­ti­co”. El Gru­po Pri­sa al que per­te­ne­ce El País y del que Cebrián es con­se­je­ro edi­to­rial, se ha cons­ti­tui­do como un ele­men­to impor­tan­te en la pene­tra­ción neo­co­lo­nial espa­ño­la en Amé­ri­ca Lati­na, espe­cial­men­te a tra­vés de la edi­to­rial de libros de tex­to San­ti­lla­na que, como ha denun­cia­do recien­te­men­te el Gobierno Boli­viano, quien la ha exclui­do del sis­te­ma públi­co de ense­ñan­za, trans­mi­te con­te­ni­dos de índo­le racis­ta y neo­co­lo­nia­lis­ta. El res­to de la gran pren­sa his­pa­na y demás medios vin­cu­la­dos de diver­sas for­mas a las fami­lias oli­gár­qui­cas tra­di­cio­na­les, no disi­mu­lan los lazos ideo­ló­gi­cos que man­tie­nen con el fran­quis­mo, tal y como recien­te­men­te se evi­den­ció con la Ley de Memo­ria His­tó­ri­ca que ‑a pesar de su mani­fies­ta insu­fi­cien­cia, lo que ha pro­vo­ca­do el recha­zo de his­to­ria­do­res y aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas del fas­cis­mo- des­ató una reac­ción his­té­ri­ca en los con­se­jos de redac­ción y órga­nos direc­ti­vos de estos medios.

Así, la evo­lu­ción his­tó­ri­ca del régi­men monár­qui­co ha veni­do final­men­te a evi­den­ciar las con­ti­nui­da­des y lazos que man­tie­ne con el fran­quis­mo, cuyos prin­ci­pios fun­da­men­ta­les sus­ten­tan toda­vía el idea­rio de la bur­gue­sía espa­ño­la, y que se mani­fies­tan final­men­te en un enor­me défi­cit demo­crá­ti­co tan­to a nivel ins­ti­tu­cio­nal como socio­cul­tu­ral. Este poder mediá­ti­co que aún fes­te­ja en pri­va­do “el Día de la Raza” es el que se ha com­pro­me­ti­do con todas sus bate­rías en la gue­rra impe­ria­lis­ta con­tra Venezuela.Así que, ponien­do en rela­ción la tra­ma judi­cial-mediá­ti­co- empre­sa­rial y polí­ti­ca, resul­ta que Eloy Velas­co fue entre 1995 y 2003 direc­tor gene­ral de jus­ti­cia de los dos gobier­nos dere­chis­tas de Eduar­do Zapla­na en la Comu­ni­dad Valen­cia­na. Tene­mos que recor­dar que la eta­pa siguien­te en la que Zapla­na pasó a ser minis­tro de Aznar, se carac­te­ri­zó por la abso­lu­ta sumi­sión y ser­vi­lis­mo del gobierno espa­ñol a la polí­ti­ca de la admi­nis­tra­ción Bush, y que hay evi­den­cias de su par­ti­ci­pa­ción en el gol­pe de esta­do con­tra el gobierno de Hugo Chá­vez. Zapla­na dejó sus car­gos en el PP en el año 2008 sal­pi­ca­do por escán­da­los de mal uso de dine­ro públi­co en rega­los y otras zaran­da­jas (Terra Míti­ca), y apa­ga­da su estre­lla con el des­pres­ti­gio de la cúpu­la azna­ris­ta al per­der su par­ti­do por segun­da vez las elec­cio­nes gene­ra­les fren­te a Zapa­te­ro. Pasó enton­ces a ser dele­ga­do para Euro­pa del gru­po Tele­fó­ni­ca, con un con­tra­to mul­ti­mi­llo­na­rio. En ese mis­mo año Eloy Velas­co fue nom­bra­do juez de la Audien­cia Nacio­nal en sus­ti­tu­ción de Juan del Olmo, ins­truc­tor del 11M. El orde­na­dor de Raúl Reyes, que se ha con­ver­ti­do en una inago­ta­ble fuen­te de infor­ma­ción para los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia mili­tar colom­bia­nos (el volu­men y la increí­ble con­cen­tra­ción de datos en un archi­vo clan­des­tino sólo es com­pa­ra­ble a los “pape­les de Txe­ro­ki”) y cuya fia­bi­li­dad resul­ta a estas altu­ras total­men­te nula, y ridícu­los los supues­tos des­cu­bri­mien­tos que del examen de ese dis­co duro de oro anun­cia perió­di­ca­men­te el nar­co-gobierno de Uri­be, es la base fun­da­men­tal para la ins­truc­ción del suma­rio que el azna­ris­ta Eloy Velas­co está rea­li­zan­do.

Pare­ce que se tra­ta aho­ra de expor­tar el “todo es ETA” a Amé­ri­ca Lati­na, habi­da cuen­ta de la capa­ci­dad de pene­tra­ción social que esta patra­ña judi­cial a teni­do en la “Madre Patria”. El “com­ple­jo”, al más puro esti­lo gar­zo­niano, es esta vez FARC-Vene­zue­la-ETA, y como en la inves­ti­ga­ción de otros “com­ple­jos terro­ris­tas” es pre­ci­sa­men­te El País, del Gru­po Pri­sa, el que ha ocu­pa­do la pri­me­ra línea de fue­go en la gue­rra mediá­ti­ca con­tra los gobier­nos de izquier­da de Amé­ri­ca Lati­na, en espe­cial con­tra el gobierno de Hugo Chá­vez, apor­tan­do una infor­ma­ción cuya vero­si­mi­li­tud his­tó­ri­ca resul­ta mucho más que dudo­sa ya que basa­da exclu­si­va­men­te, como en otros casos, en infor­mes policiales.Pero detrás de estos titu­la­res están los intere­ses que man­tie­ne el gru­po Pri­sa jun­to a otras empre­sas espa­ño­las, y que apa­re­cen fre­cuen­te­men­te engar­za­dos en com­ple­jas redes. El aná­li­sis de la for­ma­ción de – éstos sí – ver­da­de­ros com­ple­jos neo­co­lo­nia­les será obje­to de un pró­xi­mo artícu­lo. Vea­mos por aho­ra, aun­que sea sólo super­fi­cial­men­te algu­nos de ellos. El Gru­po Pri­sa tie­ne gran­des intere­ses eco­nó­mi­cos en Amé­ri­ca a tra­vés de sus empre­sas de la comu­ni­ca­ción y de sus estre­chas rela­cio­nes con las oli­gar­quías lati­no­ame­ri­ca­nas.

En un artícu­lo publi­ca­do por Gara 29−6−09 del perio­dis­ta argen­tino José Steins­le­ger se recor­da­ba que una de las prin­ci­pa­les fuen­tes de enri­que­ci­mien­to del sr Polan­co, fun­da­dor del gru­po fue la expor­ta­ción, sobre­fac­tu­ran­do libros de la edi­to­rial San­ti­lla­na de Espa­ña a Colom­bia y de Colom­bia a EEUU. Otros lucra­ti­vos nego­cios de San­ti­lla­na en Lati­noa­mé­ri­ca se rea­li­za­ron con dos des­ta­ca­dos geno­ci­das del con­ti­nen­te:. Pino­chet y Hugo Ban­zer. Por cier­to que resul­ta suma­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo, a este res­pec­to, el silen­cio que El País man­tu­vo sobre la bru­tal repre­sión con que, sobre mine­ros y cam­pe­si­nos boli­via­nos, el ase­sino Ban­zer se des­pi­dió de su man­da­to en agos­to del 2001, y poco des­pués, y para ali­vio del pue­blo boli­viano, de este mundo.Por otro lado Pri­sa man­tie­ne, como ya se ha seña­la­do, intere­ses comu­nes con otras mul­ti­na­cio­na­les espa­ño­las en la región. Por ejem­plo el 20% de Soge­ca­ble per­te­ne­ce a Tele­fó­ni­ca. Tire­mos un poco del hilo. Tele­fó­ni­ca fue pri­va­ti­za­da por Aznar para bene­fi­cio de ami­gue­tes, como Juan de Villa­lon­ga, quien en 1996 ven­dió la filial Sin­tel a la empre­sa Mas Tec Inter­na­tio­nal, pro­pie­dad de la fami­lia de Mas Cano­sa, cono­ci­dos ultra­de­re­chis­tas cuba­nos exi­lia­dos en Mia­mi y que apa­re­cen tam­bién como impli­ca­dos en el gol­pe con­tra el gobierno boli­va­riano. Pocos años des­pués se pro­du­cían 2000 des­pi­dos tras ser lle­va­da a la quie­bra por dis­tin­tos tes­ta­fe­rros y ven­di­da por par­tes en paraí­sos fis­ca­les, mien­tras Villa­lon­ga se hacía mul­ti­mi­llo­na­rio adqui­rien­do opcio­nes sobre accio­nes de Tele­fó­ni­ca, a la vez que nego­cia­ba en secre­to su fusión con la com­pa­ñía tele­fó­ni­ca esta­dou­ni­den­se MCI-World­Com, y se repar­tía con otros direc­ti­vos de la empre­sa poco antes de dejar­la las “Stock options”, 506 millo­nes de euros de bene­fi­cios de Tele­fó­ni­ca en la Bol­sa. El gru­po de Mas Cano­sa había apo­ya­do la cam­pa­ña elec­to­ral de Aznar a cam­bio de un giro en las rela­cio­nes his­pano- cuba­nas, cam­bio que se reali­zó efec­ti­va­men­te duran­te el azna­ra­to.

En enero del 2010 el gobierno de Vene­zue­la anun­ció la deva­lua­ción del bolí­var un 50% en su tipo de cam­bio fijo con el dólar, medi­da por otra par­te nece­sa­ria de for­ma peren­to­ria. Tele­fó­ni­ca pre­vió enton­ces una per­di­da cer­ca­na a los 1000 millo­nes de euros en bene­fi­cios, fru­to de movi­mien­tos de cam­bio espe­cu­la­ti­vos que la medi­da boli­va­ria­na inva­li­da­ba. Ha inten­ta­do repa­triar el máxi­mo de bene­fi­cios des­de su filial vene­zo­la­na en pre­vi­sión de la medi­da, pero hace dos años que Tele­fó­ni­ca no obtie­ne auto­ri­za­ción para sacar fon­dos del país. Y esto es una nimie­dad com­pa­ra­do con los sucu­len­tos nego­cios que las empre­sas espa­ño­las tie­nen en la zona y que se rela­cio­nan de diver­sas for­mas con los prin­ci­pa­les gru­pos mediá­ti­cos his­pa­nos

Así pues, es el mie­do a un final del saqueo neo­co­lo­nial, que lle­ga­rá sin duda a medio pla­zo con la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na y el pro­ce­so de la II inde­pen­den­cia de Amé­ri­ca Lati­na, lo que des­ata en reali­dad los ira­cun­dos ata­ques mediá­ti­co-judi­cia­les espa­ño­les per­fec­ta­men­te coor­di­na­dos, resul­ta obvio, por sus amos de Washing­ton, con quie­nes han com­par­ti­do siem­pre intere­ses y estra­te­gias. Rea­li­za­dos ade­más, sin nin­gún pudor, en nom­bre de la liber­tad, por sober­bios cam­peo­nes de la demo­cra­cia como lo son un direc­tor gene­ral de infor­ma­ti­vos de Fran­co; la cade­na de radio­te­le­vi­sión Popu­lar, de unos obis­pos que siguen deno­mi­nan­do “cru­za­da” a la matan­za con que los mili­ta­res fas­cis­tas cons­tru­ye­ron un régi­men en el que se for­ma­ron pró­ce­res de la “hones­ti­dad infor­ma­ti­va” como Pedro J. Ramí­rez, Luis María Ansón, o la fami­lia Zar­za­le­jos..
ERAIKUNTZA (Gru­po Vas­co de His­to­ria­do­res Socia­lis­tas)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *