La dere­cha espa­ño­la ten­drá que acos­tum­brar­se a que hable­mos de Cuba con liber­tad, por Rebelión

La sen­sa­ción entre la gen­te de izquier­da es que a Gui­ller­mo Tole­do muchos de sus com­pa­ñe­ros de pro­fe­sión le habían deja­do solo. Su pro­pia aso­cia­ción de acto­res y el pro­gra­ma El Inter­me­dio se des­mar­ca­ron rápi­da y cobar­de­men­te. Sólo algu­nas voces de la cul­tu­ra han teni­do la ente­re­za de mos­trar su apo­yo y soli­da­ri­dad con el actor que tuvo la osa­día de decir públi­ca­men­te lo que pien­sa de la Revo­lu­ción Cubana.

Cuan­do ya pare­cía que la dere­cha se esta­ba olvi­dan­do del actor espa­ñol, Miguel Bosé ha sali­do en su defen­sa y en la del dere­cho del pue­blo cubano a dise­ñar su pro­pia demo­cra­cia. En la pre­sen­ta­ción de su dis­co, Bosé, fue pre­gun­ta­do por la polé­mi­ca pro­ta­go­ni­za­da, invo­lun­ta­ria­men­te, por Willy Tole­do, mani­fes­tan­do: “En Cuba siem­pre ha pasa­do de todo, y no se sabe cuán­to hay de ver­dad y cuán­to no. Si se habla de repre­sión, en todos los paí­ses ocu­rre. Mira en Valen­cia, el caso Gür­tel, o lo de la expo­si­ción de foto­gra­fías. Si eso no es repre­sión…”.

De nue­vo la dere­cha, la mis­ma que jus­ti­fi­ca y ocul­ta el geno­ci­dio fran­quis­ta, se ha lan­za­do con­tra el can­tan­te. Espe­ran­za Agui­rre, en la cade­na Cope ha pedi­do que se des­ca­li­fi­que a Miguel Bosé. La pre­si­den­ta muy alte­ra­da, al no enten­der cómo hay per­so­nas que per­te­ne­cien­do a una cla­se social alta se mues­tran soli­da­rias con los más des­fa­vo­re­ci­dos, decla­ró segui­da­men­te: “Él ade­más, que ha teni­do todas las posi­bi­li­da­des del mun­do sien­do hijo de Luis Miguel Domin­guín y de Lucía Bosé”. Lo que demues­tra que las decla­ra­cio­nes de Miguel Bosé le han doli­do doble­men­te, pri­me­ro por sus reper­cu­sio­nes polí­ti­cas, y segun­do por­que se tra­ta de una trai­ción de clase.

Otra reac­ción intere­san­te ha sido la del Vice­pre­si­den­te de la Gene­ra­li­tat Valen­cia­na,  Vicen­te Ram­bla, quien “ha exi­gi­do” al can­tan­te Miguel Bosé que “rec­ti­fi­que” sus mani­fes­ta­cio­nessobre la cen­su­ra de las foto­gra­fías perio­dís­ti­cas y neu­tras de la expo­si­ción “Frag­ments d’un any“, ya que, a su jui­cio, cons­ti­tu­yen un “des­pro­pó­si­to y un des­pre­cio hacia todos los valen­cia­nos”. En este caso Vicen­te Ram­bla se ha arro­pa­do en la ban­de­ra bla­ve­ra y no recuer­da que tan valen­cia­nos son los cen­so­res como los perio­dis­tas que expo­nían sus fotos. Tam­bién debe­ría capear el tem­po­ral con más deli­ca­de­za, ya que si se tra­ta de dar lec­cio­nes de demo­cra­cia y de liber­tad de expre­sión, no pare­ce que la Comu­ni­dad Valen­cia­na sea ejem­plo de nada, ni por la reti­ra­da de las foto­gra­fías ni por la polí­ti­ca infor­ma­ti­va de Canal Nou, en la cual la opo­si­ción al Par­ti­do Popu­lar no tie­ne nin­gún espacio.

Por últi­mo, en los medios de la ultra­de­re­cha ya ha comen­za­do el carru­sel de insul­tos al can­tan­te. Si a Willy Tole­do le lle­ga­ron a acu­sar de algo tan gra­ve como “tener­la peque­ña”, a Miguel Bosé ya le han dedi­ca­do fra­ses tan inge­nio­sas como que lo que ha dicho es “una apo­lo­gía del ase­si­na­to”, que tie­ne “una espe­cie de cere­bro de mos­qui­to” y que se “se ha pues­to pelo y se ha toca­do una neurona”.

Bosé siem­pre ha sido dis­cre­to en mate­ria polí­ti­ca, apo­yó la reelec­ción de Zapa­te­ro y ha sido orga­ni­za­dor de los “Con­cier­tos para la Paz” en Colom­bia y Cuba. No es nin­gún “peli­gro­so radi­cal”. Ade­más, Miguel Bosé es cono­ce­dor direc­to de toda Amé­ri­ca lati­na y Espa­ña, por lo que si se atre­ve a rea­li­zar estas com­pa­ra­cio­nes, algún logro habrá con­se­gui­do la Revo­lu­ción Cuba­na para que, más allá de todos los tópi­cos y luga­res comu­nes, muchos de los que cono­ce­mos aque­lla isla defen­da­mos su revo­lu­ción, a pesar de todos sus erro­res y limitaciones.

Lo que sería alta­men­te desea­ble para la liber­tad de expre­sión den­tro del régi­men espa­ñol es que algún otro artis­ta, escri­tor o can­tan­te salie­ra en defen­sa, aho­ra, de Miguel Bosé, para que la dere­cha se vaya acos­tum­bran­do a escu­char­nos y noso­tros a expre­sar libre­men­te nues­tras opi­nio­nes sobre Cuba.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.