La casi­ta blan­ca por Anto­nio Alva­rez-Solis

Me pre­gun­to qué prin­ci­pal fun­ción ‑emi­nen­te­men­te la fun­ción polí­ti­ca- ten­drán aho­ra los minis­tros del Sr. López tras el nom­bra­mien­to del gran Con­se­jo ase­sor que ya ha empe­za­do a fun­cio­nar en Lakua. Eus­ka­di ha toma­do el camino de una gober­na­ción pre­si­den­cia­lis­ta tipo nor­te­ame­ri­cano. Vein­ti­cin­co per­so­na­li­da­des del gran mun­do empre­sa­rial serán las encar­ga­das de pro­du­cir el pen­sa­mien­to del lehen­da­ka­ri excep­to en mate­ria poli­cial, que se reser­va para sí el con­se­je­ro Sr. Ares, encar­ga­do de dar el tiro de gra­cia a los con­de­na­dos por la múl­ti­ple repre­sión polí­ti­ca, perio­dís­ti­ca e inte­lec­tual. Como sue­len en Madrid, entre los nue­vos y pode­ro­sos con­se­je­ros figu­ra­rán, como no, dos ex secre­ta­rios gene­ra­les de UGT y Comi­sio­nes Obre­ras que pasan de diri­gen­tes obre­ros a men­to­res del gran sis­te­ma empre­sa­rial. Para resu­mir, un par de gran­des con­clu­sio­nes ini­cia­les: el vago­ro­so socia­lis­mo míni­ma­men­te posi­ble ha que­da­do impe­di­do y la acción polí­ti­ca que­da en manos de la tri­la­te­ral ins­ta­la­da en la Lehen­da­ka­ritza. Y como en el de Dan­te, a la puer­ta del pala­ce­te de Gobierno vas­co se podrá leer la terri­ble sen­ten­cia dedi­ca­da a los que viven en el infierno de la situa­ción: «Aban­do­nad toda espe­ran­za».

Eus­ka­di había logra­do tra­di­cio­nal­men­te nave­gar con su pro­pia car­ta crea­ti­va, lo que la había situa­do ‑y deje­mos apar­te otras refle­xio­nes sobre el pre­sen­te- entre los pue­blos pro­por­cio­nal­men­te con mayor pro­yec­ción inter­na­cio­nal. Esto la había dota­do de una cul­tu­ra pro­pia que la dis­tin­guía neta­men­te del res­to del Esta­do. Como es evi­den­te, este com­por­ta­mien­to desa­zo­na­ba de modo per­ma­nen­te a Madrid, que por ello prac­ti­ca­ba polí­ti­cas errá­ti­cas en que unas veces hala­ga­ban al nacio­na­lis­mo iri­sa­do y otras lo repri­mían con fero­ci­dad. Aho­ra los nue­vos con­se­je­ros áuli­cos han deci­di­do echar el cerro­jo al nacio­na­lis­mo median­te la pri­me­ra decla­ra­ción del mode­lo eco­nó­mi­co que pre­co­ni­zan para la nación vas­ca: el nue­vo Con­se­jo «no sólo deba­ti­rá sobre las debi­li­da­des y ame­na­zas a las que se enfren­ta la eco­no­mía vas­ca sino tam­bién sobre la nece­sa­ria adap­ta­ción de sus for­ta­le­zas y opor­tu­ni­da­des al entorno com­pe­ti­ti­vo mun­dial». ¿Y cómo se logra­rá ese pos­tu­la­do tan retó­ri­co? Pues «miran­do al futu­ro, adap­tan­do la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca actual, y en par­ti­cu­lar el mode­lo indus­trial vas­co, a los retos de la glo­ba­li­za­ción». Y este bri­llan­te pro­pó­si­to se hace públi­co en un momen­to en que las gran­des poten­cias vuel­ven al cul­ti­vo nacio­na­lis­ta de sus pro­pios y enfren­ta­dos intere­ses, inclu­yen­do el uso de herra­mien­tas tan clá­si­cas como el des­em­pleo en las filia­les des­lo­ca­li­za­das o con la apli­ca­ción del aran­cel o de los blo­queos polí­ti­cos, que se mani­pu­lan de la for­ma más des­ca­ra­da según vaya o ven­ga la ola de la com­pe­ten­cia. Ante esta reali­dad abso­lu­ta­men­te paten­te escri­be Zizek en su libro «Defen­sa de la into­le­ran­cia»: «La úni­ca mane­ra de crear una socie­dad en la que las deci­sio­nes de alcan­ce y de ries­go sean fru­to de un deba­te públi­co entre todos los intere­sa­dos con­sis­te, en defi­ni­ti­va, en una suer­te de radi­cal limi­ta­ción de la liber­tad del capi­tal, en la subor­di­na­ción del pro­ce­so de pro­duc­ción al con­trol social, es decir, en una radi­cal repo­li­ti­za­ción de la eco­no­mía». Pues los exper­tos del lehen­da­ka­ri socia­lis­ta nie­gan la mayor y miran, con pupi­la ten­den­cio­sa, al impe­rio, que mane­ja la liber­tad como su liber­tad y man­tie­ne ahe­rro­ja­da la crea­ti­vi­dad poten­cial de más de medio mun­do median­te el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal o su agen­te eje­cu­ti­vo, el Ban­co Mun­dial. Con ello pre­ten­den la gran refor­ma de la vida vas­ca. Pero yo me pre­gun­to con Grams­ci si «¿pue­de exis­tir una refor­ma cul­tu­ral ‑ya que eso es lo que pre­ci­sa el mundo‑, es decir, una ele­va­ción de los estra­tos hun­di­dos de la socie­dad, sin una pre­via refor­ma eco­nó­mi­ca y un cam­bio en la posi­ción social y en el mun­do eco­nó­mi­co? Una refor­ma inte­lec­tual y moral tie­ne que ir liga­da for­zo­sa­men­te a un pro­gra­ma de refor­ma eco­nó­mi­ca, más aún: el pro­gra­ma de refor­ma eco­nó­mi­ca es, pre­ci­sa­men­te, el modo con­cre­to en que se pre­sen­ta la refor­ma inte­lec­tual y moral». Pero el Gobierno del Sr. López, tenien­do delan­te la par­ti­tu­ra escri­ta por Madrid, entien­de por refor­ma la reins­tau­ra­ción del sis­te­ma que en defi­ni­ti­va bene­fi­cia a per­so­na­jes que diri­gen el mun­do al mar­gen de las urnas, entre los que figu­ran los gran­des tibu­ro­nes de los hed­ge funds o fon­dos de inver­sión de alto ries­go que se han reu­ni­do en una cena washing­to­nia­na muy limi­ta­da, ape­nas doce miem­bros, y con­vo­ca­da por el Sr. Geor­ge Soros, para retor­nar urgen­te­men­te a la polí­ti­ca de la mani­pu­la­ción mone­ta­ria que pro­du­jo el gran desas­tre que ha con­su­mi­do en su repa­ra­ción sumas incal­cu­la­bles del aho­rro ciu­da­dano.

Es posi­ble que el Sr. López entien­da la glo­ba­li­za­ción que le reco­mien­dan sus nue­vos y caros con­se­je­ros ‑caros en todos los sen­ti­dos- como la vía eco­nó­mi­ca y social para con­se­guir esa «uni­dad» que retor­ne a la socie­dad vas­ca al redil espa­ñol para evi­tar «el via­je a nin­gu­na par­te» que, según su visión, había empren­di­do el PNV del Sr. Iba­rretxe con un plan que «divi­día de for­ma gra­ve a la socie­dad vas­ca». Debe­ría hacer el Sr. López una modes­ta refle­xión antes de abrir la boca: ¿no será él el que divi­de a la socie­dad vas­ca? O, vis­ta la cosa des­de una pers­pec­ti­va demo­crá­ti­ca, ¿no será mejor motor de pro­pul­sión social deba­tir públi­ca­men­te todas las pos­tu­ras polí­ti­cas de un pue­blo, en este caso el vas­co? A Ate­nas la hizo gran­de la demo­cra­cia de Peri­cles, que rom­pió con el mono­po­lio de la aris­to­cra­cia ¿La uni­dad con­sis­te en la uni­dad de una sola voz blan­ca de cas­tra­ti? ¿No hay otras posi­bi­li­da­des sin­fó­ni­cas? ¿Es nece­sa­rio que el futu­ro lo cons­tru­yan las vein­ti­cin­co per­so­na­li­da­des de su nue­vo y abi­ga­rra­do Con­se­jo, uni­for­ma­das de pen­sa­mien­to en la mis­ma cla­se de explo­ta­ción social? Sr. López: cuan­do usted dice que aho­ra «en este país no hay dere­chos vul­ne­ra­dos», ¿ha repa­sa­do los meca­nis­mos pro­duc­to­res del paro, las accio­nes repre­si­vas de la liber­tad, la radi­cal pre­de­ter­mi­na­ción de una jus­ti­cia adver­sa a la calle, el gas­to orna­men­tal en torno a su sede, la inter­ven­ción ful­gu­ran­te en los medios de comu­ni­ca­ción, la per­se­cu­ción del sin­di­ca­lis­mo libre? ¿Por qué no gobier­na usted direc­ta­men­te en vez de for­mar, como un peque­ño Ale­jan­dro, la falan­ge domés­ti­ca de las per­so­na­li­da­des que ha lla­ma­do para asom­brar a la calle y lograr así su pro­tec­ción? ¿Qué quie­re hacer usted con el pue­blo vas­co? ¿Con­ver­tir a todos los inmi­gran­tes que han con­se­gui­do ‑al menos has­ta aho­ra- una vida más o menos dig­na en Eus­ka­di en ocu­pan­tes del país que los aco­gió sin con­di­cio­nes? Yo me lla­mo Álva­rez y me encuen­tro feliz entre los vas­cos. ¿Por qué usted, que se lla­ma López, nece­si­ta esa uni­dad terri­ble y pla­na que recom­pen­sa­rá ren­co­res absur­dos en nom­bre de abs­tru­sos prin­ci­pios a los que sola­men­te apo­ya­rán aque­llos vas­cos que tie­nen sus mesas de cam­bis­tas en el atrio del tem­plo? No entien­do por qué le aco­san a usted tan extra­or­di­na­rios arre­ba­tos. Gobier­ne usted con su gobierno y deje de reu­nir sena­dos extra­elec­to­ra­les con la úni­ca acta en su mano de ser pre­si­den­tes de cosas cuya con­duc­ta tie­ne algún lazo sen­ti­men­tal secre­to con per­so­na­jes como el Sr. Soros. Hable­mos cla­ra­men­te de nues­tras cosas polí­ti­cas en paz y con­fian­za, sin orga­ni­zar estas ban­das de pue­blo para entre­te­ni­mien­to de amas de cría y de sol­da­dos sin gra­dua­ción. Espa­ña, la gran des­ti­na­ta­ria de su unión patrió­ti­ca, es poco de fiar. ¿Sabe usted por qué en Espa­ña no hay un solo monu­men­to al sol­da­do des­co­no­ci­do? Pues por­que aquí nos cono­ce­mos todos. O sea que déje­se de orga­ni­zar rigo­do­nes en su Casi­ta Blan­ca y pro­ce­da con sen­ci­llez a gober­nar la vida dia­ria, que en Eus­ka­di ha sido con­ta­mi­na­da por un mal uso par­la­men­ta­rio.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *