Cri­sis de cre­ci­mien­to y tiem­pos nue­vos por Iña­ki Irion­do

La «cri­sis per­pe­tua y agó­ni­ca que gra­vi­ta sobre Nafa­rroa Bai» es sus­tan­cial­men­te endó­ge­na, aun­que ten­ga un ace­le­ra­dor externo. Podría defi­nir­se como una cri­sis de cre­ci­mien­to. NaBai tie­ne una estruc­tu­ra pari­ta­ria entre los par­ti­dos pro­pia de los pri­me­ros pasos de un pro­yec­to inci­pien­te en el que pri­man la nece­si­dad y la bue­na volun­tad. Pero es una estruc­tu­ra que a estas altu­ras ya no satis­fa­ce las legí­ti­mas aspi­ra­cio­nes de los par­ti­dos que creen haber apor­ta­do más a la empre­sa común. Cuan­do empe­za­ron todo esta­ba por cons­truir y aho­ra hay un sucu­len­to pas­tel que no todos entien­den que se está repar­tien­do de for­ma jus­ta. Y, ade­más, tam­bién están los inde­pen­dien­tes y la con­cien­cia de que el espí­ri­tu de NaBai sobre­pa­sa a la suma mate­má­ti­ca de los par­ti­dos coali­ga­dos.

Y como ace­le­ra­dor exte­rior de la cri­sis apa­re­ce la idea de que tras el deba­te de la izquier­da aber­tza­le se abre un nue­vo esce­na­rio que pue­de cam­biar todo los mapas cono­ci­dos has­ta la fecha. Lo lla­ma­ti­vo en esta cir­cuns­tan­cia es que la posi­ción de algu­nos inte­gran­tes de NaBai y las pre­gun­tas que hacen los medios vayan siem­pre diri­gi­das a saber si a la izquier­da aber­tza­le se le per­mi­ti­ría sumar­se a la coa­li­ción. Que se sepa, la izquier­da aber­tza­le no ha pedi­do la entra­da a ese club y tam­po­co pare­ce que ni por peso ni por tra­di­ción su inten­ción sea la de hacer­lo. Más bien se intu­ye que tiem­pos nue­vos exi­gen ins­tru­men­tos nue­vos, sóli­dos, cohe­ren­tes y acor­da­dos entre todos los dis­pues­tos a hacer una apues­ta común.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *