Apa­re­ce Jon Anza, otra víc­ti­ma más de la gue­rra sucia

Lo difí­cil es seña­lar al res­pon­sa­ble con pre­ci­sión. Pero lo cier­to es que este capí­tu­lo es idén­ti­co al del ase­si­na­to de Jesús María Zabal­za. Aquel con­duc­tor de auto­bu­ses naba­rro que un día tuvo la des­gra­cia de cru­zar­se con las sos­pe­chas de la guar­dia civil de Intxau­rron­do, igual que les ocu­rrió a los jóve­nes ase­si­na­dos en Alme­ría déca­das atrás.

Fue dete­ni­do y des­apa­re­ci­do, la alar­ma social obli­gó a que se res­pon­die­se a la pre­gun­ta de don­de esta­ba Zabal­za. Y su cuer­po apa­re­ció, en un río. La ver­sión ofi­cial fue que se había arro­ja­do al río para huir de los guar­dias que le cus­to­dia­ban, lo chus­co del caso es que no sabía nadar.

No se expli­ca que un dete­ni­do sea lle­va­do sin cono­ci­mien­to judi­cial a un río, ya que esto ten­dría una expli­ca­ción cabal tan solo en el mar­co de unas dili­gen­cias sumariales.

Pero, ¿quién es la Guar­dia Civil para lle­var­se clan­des­ti­na­men­te a un dete­ni­do a un lugar apar­ta­do cuan­do llue­ven las denun­cias de malos tra­tos y tor­tu­ras y el rela­tor de la ONU, todos los años seña­la la habi­tua­li­dad de los malos tra­tos a manos de los cuer­pos poli­cia­les en el Esta­do Espa­ñol?. En otro capí­tu­lo simi­lar, el de los dete­ni­dos en Arra­sa­te otra visi­ta a un río del lugar se ha sal­da­do con la impu­tación de cua­tro agen­tes de la lucha anti ETA por tor­tu­ras. Eran Igor Por­tu y Sarasola.

La facul­tad de hacer apa­re­cer y des­apa­re­cer mili­tan­tes por par­te del esta­do y sus cuer­pos arma­dos, está uni­da a la opor­tu­ni­dad polí­ti­ca o a la pre­sión mediá­ti­ca. Si los media bana­li­zan los hechos y logran crear un man­to de silen­cio entorno al caso, el esta­do se replie­ga y no dice esta boca es mía.
Suce­de con las FOP espa­ño­las en los casos de Per­tur y Napa­rra o con la Gen­dar­me­ría en el caso de la des­apa­ri­ción del mili­tan­te de Ipa­rre­ta­rrak, Larre.

Si se quie­re cam­biar de gobierno se res­ca­tan los res­tos de Lasa y Zaba­la y la Bru­ne­te Mediá­ti­ca de la ultra­de­re­cha espa­ño­la, los Vocen­to, El Mun­do mon­tan el show acu­san­do de terro­ris­mo de esta­do al gobierno del PSOE, en una manio­bra per­fec­ta­men­te cal­cu­la­da para poten­ciar al par­ti­do de Rajoy.

Zabal­za tenía que apa­re­cer y apa­re­ció. Y los media del régi­men se encar­ga­ron de diluir las cau­sas de su muer​te​.La autop­sia acla­ró que tenía agua que no era del río en los pul­mo­nes, algo que los jue­ces jamás inves­ti­ga­ron y el caso se que­dó en el mis­mo lugar en que se encuen­tran otros casos simi­la­res, en el olvi­do más absoluto.

Su per­fil no daba para man­te­ner­lo des­apa­re­ci­do y apareció.

Lue­go ha suce­di­do lo de Jon. Once meses, once, dicen que esta­ba el cadá­ver en la mor­gue de Tou­lu­se. Una nimie­dad fren­te a los años que pasa­ron los res­tos de Lasa y Zaba­la en otra mor­gue alicantina.

Da la impre­sión de que los muer­tos por el terro­ris­mo de esta­do tie­nen un exce­len­te uso polí­ti­co para los polí­ti­cos del sistema.

Aho­ra tra­tan de pre­sen­tar su ase­si­na­to como una muer­te natu­ral. Un ata­que al cora­zón sufri­do por una per­so­na con un cán­cer ter­mi­nal. Ya, pero lo que la gendarmería,(que ha saca­do a la luz el cuer­po por orden del Gobierno Sarc­kozy), debe acla­rar es en que zulo del terri­to­rio fran­cés fue inte­rro­ga­do hábil­men­te Jon Anza para sufrir el infar­to que le ha lle­va­do a la muerte.

Esto es lo que que­re­mos saber todas las per­so­nas con sen­si­bi­li­dad demo­crá­ti­ca. No es casual que el cuer­po apa­rez­ca des­pués de que dos dia­rios de la izquier­da ins­ti­tu­cio­nal, le Mon­de y Libe­ra­tion publi­ca­sen la noti­cia de que la pis­ta para- poli­cial espa­ño­la era cla­mo­ro­sa en el secues­tro, inte­rro­ga­to­rio y ase­si­na­to de Jon.

Men­ción espe­cial mere­ce el recien­te artícu­lo de Libe­ra­tion. En él, su exper­to en asun­tos de ETA, exce­len­te­men­te rela­cio­na­do con la lucha poli­cial fran­ce­sa con­tra la orga­ni­za­ción arma­da vas­ca afir­ma­ba que Anza fue secues­tra­do por poli­cías espa­ño­les a los que se les fue la mano, lle­ván­do­le a la muerte.

Esta afir­ma­ción de Libe­ra­tion ha sur­ti­do efec­to. El gobierno fran­cés vie­ne a decir a Zapa­te­ro y al PP que no está dis­pues­to a encu­brir otro ase­si­na­to para – poli­cial espa­ñol en terri­to­rio fran­cés. Y así lo ha hecho, hacien­do apa­re­cer un cadá­ver depo­si­ta­do en el lugar en que fue hala­do por ele­men­tos poli­cia­les y encu­bier­to has­ta que en la pren­sa fran­ce­sa se comen­zó la investigación.

De la inves­ti­ga­ción diga­mos que solo comen­zó des­pués de que su fami­lia, ami­gos, círcu­los de refu­gia­dos vas­cos en Ipa­rral­de y orga­ni­za­cio­nes aber­tza­les del nor­te de Eus­kal Herria lla­ma­ron a ini­ciar su bús­que­da en la mis­ma esta­ción de tren en la que se per­dió su pista.

A su tesón se debe el que la fis­ca­lía comen­za­se a tomar­se en serio la hipó­te­sis del secues­tro, al mis­mo tesón el ini­cio de las infor­ma­cio­nes en la pren­sa fran­ce­sa de cen­tro – izquier­da que han lle­va­do el ner­vio­sis­mo al gobierno de la dere­cha has­ta hacer­le tomar la deci­sión de dejar de encu­brir este ase­si­na­to para – poli­cial, uno más en la terri­ble repre­sión que Eus­kal Herria sopor­ta des­de déca­das atrás en el tiem­po en que nos toca ser obser­va­do­res de excep­ción de la cruel­dad con que se mani­fies­tan los esta­dos espa­ñol y fran­cés con­tra nues­tro pueblo.

Con Teles­fo­ro Mon­zón apren­di­mos que en casos como este debe­mos tomar al ami­go muer­to sobre nues­tros hom­bros y con­ti­nuar el camino. No espe­ra­mos nada de las encu­bri­do­ras ins­tan­cias judi­cia­les espa­ño­las, en ellas no hay jus­ti­cia para el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, pero sí les deci­mos sin estri­den­cias, con con­vic­ción, con sosie­go y mayo­ría de edad polí­ti­cas a Ares, Zapa­te­ro, Basa­goi­ti, Rajoy, que sabe­mos lo que el esta­do que tra­tan inú­til­men­te de impo­ner­nos ha hecho con Jon Anza. La repre­sión es en bal­de, es una cues­tión de higie­ne demo­crá­ti­ca rom­per con el esta­do para-poli­cial, nues­tro futu­ro en liber­tad se lla­ma Inde­pen­den­cia y el pro­yec­to por el que lucha­mos es el de una Repú­bli­ca Vas­ca que que­re­mos socialista.

El ase­si­na­to de Jon Anza nos con­fir­ma en lo acer­ta­do de nues­tro esfuer­zo por con­se­guir­lo. Con­clui­mos con una peti­ción al gobierno fran­cés: digan don­de están los res­tos de Per­tur, Napa­rra y Larre. Todos los des­apa­re­ci­dos sin excep­ción deben ser res­ca­ta­dos, sus fami­lias tie­nen dere­cho a des­can­sar en paz.
PINCHAR AQUI

http://​www​.aska​tu​.org/​f​i​t​x​a​t​e​g​i​a​k​/​4​8​4​6​.​swf

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *