Los peli­gros que nos ace­chan por Fidel Cas­tro Ruz

No se tra­ta de una cues­tión ideo­ló­gi­ca rela­cio­na­da con la espe­ran­za irre­me­dia­ble de que un mun­do mejor es y debe ser posi­ble.

Es cono­ci­do que el homo sapiens exis­te des­de hace apro­xi­ma­da­men­te 200 mil años, lo que equi­va­le a un minúscu­lo espa­cio del tiem­po trans­cu­rri­do des­de que sur­gie­ron las pri­me­ras for­mas de vida ele­men­ta­les en nues­tro pla­ne­ta hace alre­de­dor de tres mil millo­nes de años.

Las res­pues­tas ante los inson­da­bles mis­te­rios de la vida y la natu­ra­le­za han sido fun­da­men­tal­men­te de carác­ter reli­gio­so. Care­ce­ría de sen­ti­do pre­ten­der que fue­se de otra for­ma, y ten­go la con­vic­ción de que nun­ca deja­rá de ser así. Mien­tras más pro­fun­di­za la cien­cia en la expli­ca­ción del uni­ver­so, el espa­cio, el tiem­po, la mate­ria y la ener­gía, las infi­ni­tas gala­xias y las teo­rías sobre el ori­gen de las cons­te­la­cio­nes y estre­llas, los áto­mos y frac­cio­nes de los mis­mos que die­ron ori­gen a la vida y la bre­ve­dad de la mis­ma, y los millo­nes y millo­nes de com­bi­na­cio­nes por segun­do que rigen su exis­ten­cia, más pre­gun­tas se hará el hom­bre en bus­ca de expli­ca­cio­nes que serán cada vez más com­ple­jas y difí­ci­les.

Mien­tras más se enfras­can los seres huma­nos en bus­car res­pues­tas a tan pro­fun­das y com­ple­jas tareas que se rela­cio­nan con la inte­li­gen­cia, más val­drán la pena los esfuer­zos por sacar­los de su colo­sal igno­ran­cia sobre las posi­bi­li­da­des reales de lo que nues­tra espe­cie inte­li­gen­te ha crea­do y es capaz de crear. Vivir e igno­rar­lo es la nega­ción total de nues­tra con­di­ción huma­na.

Algo, sin embar­go, es abso­lu­ta­men­te cier­to, muy pocos se ima­gi­nan cuán cer­ca pue­de estar la des­apa­ri­ción de nues­tra espe­cie. Hace casi 20 años, en una Cum­bre Mun­dial sobre el Medio Ambien­te en Río de Janei­ro, abor­dé ese peli­gro ante un públi­co selec­to de Jefes de Esta­do y de Gobierno que escu­chó con res­pe­to e inte­rés, aun­que nada preo­cu­pa­do por el ries­go que veía a dis­tan­cia de siglos, tal vez mile­nios. Para ellos, con segu­ri­dad, la tec­no­lo­gía y la cien­cia, más un sen­ti­do ele­men­tal de res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca, serían capa­ces de enfren­tar­lo. Con una gran foto de per­so­na­jes impor­tan­tes, los más pode­ro­sos e influ­yen­tes entre ellos, con­clu­yó feliz aque­lla impor­tan­te Cum­bre. No había peli­gro alguno.

Del cam­bio cli­má­ti­co ape­nas se habla­ba. Geor­ge Bush, padre, y otros relum­bran­tes líde­res de la Alian­za Atlán­ti­ca, dis­fru­ta­ban la vic­to­ria sobre el cam­po socia­lis­ta euro­peo. La Unión Sovié­ti­ca fue desin­te­gra­da y arrui­na­da. Un inmen­so cau­dal del dine­ro ruso pasó a los ban­cos occi­den­ta­les, su eco­no­mía se desin­te­gró, y su escu­do defen­si­vo fren­te a las bases mili­ta­res de la OTAN, había sido des­man­te­la­do.

A la anti­gua super­po­ten­cia que apor­tó la vida de más de 25 millo­nes de sus hijos en la segun­da gue­rra mun­dial, le que­dó solo la capa­ci­dad de res­pues­ta estra­té­gi­ca del poder nuclear, que se había vis­to obli­ga­da a crear des­pués que Esta­dos Uni­dos desa­rro­lló en secre­to el arma ató­mi­ca lan­za­da sobre dos ciu­da­des japo­ne­sas, cuan­do el adver­sa­rio ven­ci­do por el avan­ce incon­te­ni­ble de las fuer­zas alia­das no esta­ba ya en con­di­cio­nes de com­ba­tir.

Se ini­ció así la Gue­rra Fría y la fabri­ca­ción de miles de armas ter­mo­nu­clea­res, cada vez más des­truc­ti­vas y pre­ci­sas, capa­ces de ani­qui­lar varias veces la pobla­ción del pla­ne­ta. El enfren­ta­mien­to nuclear sin embar­go con­ti­nuó, las armas se hicie­ron cada vez más pre­ci­sas y des­truc­ti­vas. Rusia no se resig­na al mun­do uni­po­lar que pre­ten­de impo­ner Washing­ton. Otras nacio­nes como Chi­na, India y Bra­sil emer­gen con inusi­ta­da fuer­za eco­nó­mi­ca.

Por pri­me­ra vez, la espe­cie huma­na, en un mun­do glo­ba­li­za­do y reple­to de con­tra­dic­cio­nes, ha crea­do la capa­ci­dad de des­truir­se a sí mis­ma. A ello se aña­den armas de cruel­dad sin pre­ce­den­tes, como las bac­te­rio­ló­gi­cas y quí­mi­cas, las de napalm y fós­fo­ro vivo, que son usa­das con­tra la pobla­ción civil y dis­fru­tan de total impu­ni­dad, las elec­tro­mag­né­ti­cas y otras for­mas de exter­mi­nio. Nin­gún rin­cón en las pro­fun­di­da­des de la tie­rra o de los mares que­da­ría fue­ra del alcan­ce de los actua­les medios de gue­rra.

Se cono­ce que por estas vías han sido crea­dos dece­nas de miles de arte­fac­tos nuclea­res, inclu­so de carác­ter por­tá­til.

El mayor peli­gro deri­va de la deci­sión de líde­res con tales facul­ta­des en la toma de deci­sión, que el error y la locu­ra, tan fre­cuen­tes en la natu­ra­le­za huma­na, pue­den con­du­cir a increí­bles catás­tro­fes.

Han trans­cu­rri­do casi 65 años des­de que esta­lla­ron los dos pri­me­ros arte­fac­tos nuclea­res, por la deci­sión de un suje­to medio­cre que tras la muer­te de Roo­se­velt que­dó al man­do de la pode­ro­sa y rica poten­cia nor­te­ame­ri­ca­na. Hoy son ocho los paí­ses que, en su mayo­ría por el apo­yo de Esta­dos Uni­dos, dis­po­nen de esas armas, y varios más dis­fru­tan de la tec­no­lo­gía y los recur­sos para fabri­car­las en un míni­mo de tiem­po. Gru­pos terro­ris­tas, ena­je­na­dos por el odio, podrían ser capa­ces de acu­dir a ellas, del mis­mo modo que gobier­nos terro­ris­tas e irres­pon­sa­bles no vaci­la­rían en usar­las dada su con­duc­ta geno­ci­da e incon­tro­la­ble.

La indus­tria mili­tar es la más prós­pe­ra de todas y Esta­dos Uni­dos el mayor expor­ta­dor de armas.

Si de todos los ries­gos men­cio­na­dos se libe­ra nues­tra espe­cie, exis­te uno toda­vía mayor, o al menos más inelu­di­ble: el cam­bio cli­má­ti­co.

La huma­ni­dad cuen­ta hoy con sie­te mil millo­nes de habi­tan­tes, y pron­to, en un pla­zo de 40 años, alcan­za­rá nue­ve mil millo­nes, una cifra nue­ve veces mayor que hace ape­nas 200 años. En tiem­pos de la anti­gua Gre­cia, me atre­vo a supo­ner que éra­mos alre­de­dor de 40 veces menos en todo el pla­ne­ta.

Lo asom­bro­so de nues­tra épo­ca es la con­tra­dic­ción entre la ideo­lo­gía bur­gue­sa impe­ria­lis­ta y la super­vi­ven­cia de la espe­cie. No se tra­ta ya de que exis­ta la jus­ti­cia entre los seres huma­nos, hoy más que posi­ble e irre­nun­cia­ble; sino del dere­cho y las posi­bi­li­da­des de super­vi­ven­cia de los mis­mos.

Cuan­do el hori­zon­te de los cono­ci­mien­tos se amplía has­ta lími­tes jamás con­ce­bi­dos, más se acer­ca el abis­mo adon­de la huma­ni­dad es con­du­ci­da. Todos los sufri­mien­tos cono­ci­dos has­ta hoy son ape­nas som­bra de lo que la huma­ni­dad pue­da tener por delan­te.

Tres hechos ocu­rrie­ron en solo 71 días, que la huma­ni­dad no pue­de pasar por alto.

El 18 de diciem­bre de 2009, la comu­ni­dad inter­na­cio­nal sufrió el mayor des­ca­la­bro de la his­to­ria, en su inten­to de bus­car solu­ción al más gra­ve pro­ble­ma que ame­na­za el mun­do en este ins­tan­te: la nece­si­dad de poner fin con toda urgen­cia a los gases de efec­to inver­na­de­ro que están pro­vo­can­do el más gra­ve pro­ble­ma enfren­ta­do has­ta hoy por la huma­ni­dad. Todas las espe­ran­zas habían sido pues­tas en la Cum­bre de Copenha­gue des­pués de años de pre­pa­ra­ción con pos­te­rio­ri­dad al Pro­to­co­lo de Kyo­to, que el Gobierno de Esta­dos Uni­dos ‑el más gran­de con­ta­mi­na­dor del mun­do- se había dado el lujo de igno­rar. El res­to de la comu­ni­dad mun­dial, 192 paí­ses, esta vez inclu­yen­do a Esta­dos Uni­dos, se habían com­pro­me­ti­do a pro­mo­ver un nue­vo acuer­do. Fue tan ver­gon­zo­so el inten­to nor­te­ame­ri­cano de impo­ner sus intere­ses hege­mó­ni­cos que, vio­lan­do ele­men­ta­les prin­ci­pios demo­crá­ti­cos, inten­tó esta­ble­cer con­di­cio­nes inacep­ta­bles para el res­to del mun­do de for­ma anti­de­mo­crá­ti­ca, en vir­tud de com­pro­mi­sos bila­te­ra­les con un gru­po de los paí­ses más influ­yen­tes de las Nacio­nes Uni­das.

A los Esta­dos que inte­gran la orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal se les invi­tó a fir­mar un docu­men­to que cons­ti­tu­ye una bur­la, en el que se habla de apor­tes futu­ros mera­men­te teó­ri­cos para fre­nar el cam­bio cli­má­ti­co.

No habían trans­cu­rri­do toda­vía tres sema­nas cuan­do, al atar­de­cer del 12 de enero, Hai­tí, el país más pobre del hemis­fe­rio y el pri­me­ro en poner fin al odio­so sis­te­ma de la escla­vi­tud, sufrió la mayor catás­tro­fe natu­ral en la his­to­ria cono­ci­da de esta par­te del mun­do: un terre­mo­to de 7,3 gra­dos en la esca­la Rich­ter, a solo 10 kiló­me­tros de pro­fun­di­dad y a muy cor­ta dis­tan­cia de la ori­lla de sus cos­tas, gol­peó la capi­tal del país, en cuyas débi­les casas de barro vivían la inmen­sa mayo­ría de las per­so­nas que resul­ta­ron muer­tas o des­apa­re­ci­das. Un país mon­ta­ño­so y ero­sio­na­do de 27 mil kiló­me­tros cua­dra­dos, don­de la leña cons­ti­tu­ye prác­ti­ca­men­te la úni­ca fuen­te de com­bus­ti­ble domés­ti­ca para nue­ve millo­nes de per­so­nas.

Si en algún lugar del pla­ne­ta una catás­tro­fe natu­ral ha cons­ti­tui­do una inmen­sa tra­ge­dia es Hai­tí, sím­bo­lo de pobre­za y sub­de­sa­rro­llo, don­de viven los des­cen­dien­tes tras­la­da­dos de Áfri­ca por los colo­nia­lis­tas para tra­ba­jar como escla­vos de los amos blan­cos.

El hecho con­mo­cio­nó al mun­do en todos los rin­co­nes del pla­ne­ta, estre­me­ci­do por las imá­ge­nes fíl­mi­cas divul­ga­das que raya­ban en lo increí­ble. Los heri­dos, san­gran­tes y gra­ves, se movían entre los cadá­ve­res cla­man­do por auxi­lio. Bajo los escom­bros yacían los cuer­pos de sus seres que­ri­dos sin vida. El núme­ro de víc­ti­mas mor­ta­les, según cálcu­los ofi­cia­les, superó las 200 mil per­so­nas.

El país ya esta­ba inter­ve­ni­do por fuer­zas de la MINUSTAH, que las Nacio­nes Uni­das envia­ron para res­ta­ble­cer el orden sub­ver­ti­do por fuer­zas mer­ce­na­rias hai­tia­nas que, ins­ti­ga­das por el Gobierno de Bush, se lan­za­ron con­tra el Gobierno ele­gi­do por el pue­blo hai­tiano. Algu­nos edi­fi­cios don­de mora­ban sol­da­dos y jefes de las fuer­zas de paz tam­bién se des­plo­ma­ron, cau­san­do dolo­ro­sas víc­ti­mas.

Los par­tes ofi­cia­les esti­man que, apar­te de los muer­tos, alre­de­dor de 400 mil hai­tia­nos fue­ron heri­dos y varios millo­nes, casi la mitad de la pobla­ción total, sufrie­ron afec­ta­cio­nes. Era una ver­da­de­ra prue­ba para la comu­ni­dad mun­dial, que des­pués de la bochor­no­sa Cum­bre de Dina­mar­ca esta­ba en el deber de mos­trar que los paí­ses desa­rro­lla­dos y ricos serían capa­ces de enfren­tar las ame­na­zas del cam­bio cli­má­ti­co a la vida en nues­tro pla­ne­ta. Hai­tí debe cons­ti­tuir un ejem­plo de lo que los paí­ses ricos deben hacer por las nacio­nes del Ter­cer Mun­do ante el cam­bio cli­má­ti­co.

Se pue­de creer o no, desa­fian­do los datos, a mi jui­cio irre­ba­ti­bles, de los más serios cien­tí­fi­cos del pla­ne­ta y la inmen­sa mayo­ría de las per­so­nas más ins­trui­das y serias del mun­do, quie­nes pien­san que al rit­mo actual de calen­ta­mien­to, los gases de efec­to inver­na­de­ro ele­va­rán la tem­pe­ra­tu­ra no sólo 1,5 gra­dos, sino has­ta 5 gra­dos, y que ya la tem­pe­ra­tu­ra media es la más alta en los últi­mos 600 mil años, mucho antes de que los seres huma­nos exis­tie­ran como espe­cie en el pla­ne­ta.

Es abso­lu­ta­men­te impen­sa­ble que nue­ve mil millo­nes de seres huma­nos que habi­ta­rán el mun­do en el 2050 pue­dan sobre­vi­vir a seme­jan­te catás­tro­fe. Que­da la espe­ran­za de que la pro­pia cien­cia encuen­tre solu­ción al pro­ble­ma de la ener­gía que hoy obli­ga a con­su­mir en 100 años más el res­to del com­bus­ti­ble gaseo­so, líqui­do y sóli­do que la natu­ra­le­za tar­dó 400 millo­nes de años en crear. La cien­cia tal vez pue­de encon­trar solu­ción a la ener­gía nece­sa­ria. La cues­tión sería saber cuán­to tiem­po y a qué cos­to los seres huma­nos podrán enfren­tar el pro­ble­ma, que no es el úni­co, ya que otros muchos mine­ra­les no reno­va­bles y gra­ves pro­ble­mas requie­ren solu­ción. De una cosa pode­mos estar segu­ros, a par­tir de todos los con­cep­tos hoy cono­ci­dos: la estre­lla más pró­xi­ma está a cua­tro años luz de nues­tro Sol, a una velo­ci­dad de 300 mil kiló­me­tros por segun­do. Una nave espa­cial tal vez reco­rra esa dis­tan­cia en miles de años. El ser humano no tie­ne otra alter­na­ti­va que vivir en este pla­ne­ta.

Pare­ce­ría inne­ce­sa­rio abor­dar el tema si a solo 54 días del terre­mo­to de Hai­tí, otro increí­ble sis­mo de 8,8 gra­dos de la esca­la Rich­ter, cuyo epi­cen­tro esta­ba a 150 kiló­me­tros de dis­tan­cia y 47,4 de pro­fun­di­dad al noroes­te de la ciu­dad de Con­cep­ción, no oca­sio­na­ra otra catás­tro­fe huma­na en Chi­le. No fue el mayor de la his­to­ria en ese her­mano país, se dice que otro alcan­zó 9 gra­dos, pero esta vez no fue solo un fenó­meno de efec­to sís­mi­co; mien­tras en Hai­tí duran­te horas se espe­ró un mare­mo­to que no se pro­du­jo, en Chi­le el terre­mo­to fue segui­do por un enor­me tsu­na­mi, que apa­re­ció en sus cos­tas entre casi 30 minu­tos y una hora des­pués, según la dis­tan­cia y datos que toda­vía no se cono­cen con toda pre­ci­sión y cuyas olas lle­ga­ron has­ta Japón. De no ser por la expe­rien­cia chi­le­na fren­te a los terre­mo­tos, sus cons­truc­cio­nes más sóli­das y sus mayo­res recur­sos, el fenó­meno natu­ral habría cos­ta­do la vida a dece­nas de miles o tal vez cien­tos de miles de per­so­nas. No por ello dejó de oca­sio­nar alre­de­dor de mil víc­ti­mas mor­ta­les, según datos ofi­cia­les divul­ga­dos, miles de heri­dos y tal vez más de dos millo­nes de per­so­nas sufrie­ron daños mate­ria­les. Casi la tota­li­dad de su pobla­ción de 17 millo­nes 94 mil 275 habi­tan­tes, sufrió terri­ble­men­te y aún pade­ce las con­se­cuen­cias del sis­mo que duró más de dos minu­tos, sus reite­ra­das répli­cas, y las terri­bles esce­nas y sufri­mien­tos que dejó el tsu­na­mi a lo lar­go de sus miles de kiló­me­tros de cos­ta. Nues­tra Patria se soli­da­ri­za ple­na­men­te y apo­ya moral­men­te el esfuer­zo mate­rial que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal está en el deber de ofre­cer­le a Chi­le. Si algo estu­vie­ra en nues­tras manos, des­de el pun­to de vis­ta humano, por el her­mano pue­blo chi­leno, el pue­blo de Cuba no vaci­la­ría en hacer­lo.

Pien­so que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal está en el deber de infor­mar con obje­ti­vi­dad la tra­ge­dia sufri­da por ambos pue­blos. Sería cruel, injus­to e irres­pon­sa­ble dejar de edu­car a los pue­blos del mun­do sobre los peli­gros que nos ame­na­zan.

¡Que la ver­dad pre­va­lez­ca por enci­ma de la mez­quin­dad y las men­ti­ras con que el impe­ria­lis­mo enga­ña y con­fun­de a los pue­blos!

Fidel Cas­tro Ruz

Mar­zo 7 de 2010

9 y 27 p.m.

Nume­ro­sos han sido los acon­te­ci­mien­tos vin­cu­la­dos a las cues­tio­nes mili­ta­res y de segu­ri­dad en Euro­pa y Asia que se han pro­du­ci­do este mes, con­cen­trán­do­se en una sema­na de reunio­nes, decla­ra­cio­nes e ini­cia­ti­vas sobre temas que van des­de el des­plie­gue del escu­do anti­mi­si­les has­ta la esca­la­da de la gue­rra más gran­de del mun­do, des­de un nue­vo sis­te­ma de segu­ri­dad en Euro­pa has­ta una nue­va doc­tri­na mili­tar rusa.

Aun­que ha trans­cu­rri­do una gene­ra­ción des­de del fin de la gue­rra fría y casi lo mis­mo des­de la des­apa­ri­ción de la URSS, los acon­te­ci­mien­tos de la sema­na pasa­da recuer­dan hechos de otra déca­da y de otro siglo. Los vein­te años o más de gue­rra en Afga­nis­tán y la con­tro­ver­ti­da ins­ta­la­ción de misi­les en Euro­pa tam­bién fue­ron noti­cias de actua­li­dad en un mun­do bipo­lar.

Vein­te años más tar­de, sin Unión Sovié­ti­ca, sin Pac­to de Var­so­via y ante una Rusia con­si­de­ra­ble­men­te dis­mi­nui­da y ampu­tada, Esta­dos Uni­dos y la OTAN han mili­ta­ri­za­do Euro­pa a un nivel sin pre­ce­den­te –subor­di­nan­do en reali­dad casi todo el con­ti­nen­te a un blo­que mili­tar domi­na­do por Washing­ton– y han comen­za­do en el sur de Asia la mayor ofen­si­va de lo que ya se ha con­ver­ti­do en la gue­rra actual más pro­lon­ga­da del mun­do.

De las 44 nacio­nes de Euro­pa y del Cáu­ca­so (exclu­yen­do a los micro-Esta­dos y al seu­do Esta­do ota­nen­se de Koso­vo), sólo 6 –Bie­lo­rru­sia, Chi­pre, Mal­ta, Mol­da­via, Rusia y Ser­bia– han esca­pa­do a la movi­li­za­ción de sus ciu­da­da­nos por par­te de la OTAN que sigue amplian­do su des­plie­gue en el fren­te afgano. Pero la cifra [de paí­ses no movi­li­za­dos] debe redu­cir­se pró­xi­ma­men­te.

De esos 44 paí­ses, sólo 2 –Chi­pre y Rusia– no son miem­bros de la OTAN o de su pro­gra­ma de tran­si­ción cono­ci­do como Aso­cia­ción por la Paz, y Chi­pre se encuen­tra bajo una pre­sión extre­ma­da­men­te inten­sa ten­dien­te a incor­po­rar­lo a ese pro­gra­ma.

El 4 y el 5 de febre­ro de 2010, los minis­tros de Defen­sa de los paí­ses miem­bros de la OTAN se reu­nie­ron en Estam­bul, Tur­quía, don­de rea­li­za­ron una ron­da de 2 días de deli­be­ra­cio­nes. Las dis­cu­sio­nes se con­cen­tra­ron en la gue­rra de Afga­nis­tán, el des­plie­gue de la OTAN en Koso­vo y los ace­le­ra­dos pla­nes de expan­sión de un sis­te­ma de misi­les inter­cep­to­res de enver­ga­du­ra mun­dial hacia el este de Euro­pa y el Medio Orien­te. El encuen­tro de Estam­bul se pro­du­jo una sema­na des­pués de la cele­bra­ción, en Bru­se­las, de una reu­nión de 2 días del Comi­té Mili­tar de la OTAN en la que par­ti­ci­pa­ron 63 jefes de Esta­dos Mayo­res de los paí­ses miem­bros de la OTAN y de los 25 paí­ses «pro­vee­do­res de tro­pas», según la ter­mi­no­lo­gía de ese blo­que mili­tar, inclu­yen­do a los altos coman­dan­tes mili­ta­res de Israel y Pakis­tán. Como temas prin­ci­pa­les de esa con­fe­ren­cia figu­ra­ban la gue­rra en Afga­nis­tán y la nue­va con­cep­ción estra­té­gi­ca de la OTAN, cuya adop­ción for­mal debe tener lugar duran­te la cum­bre de la alian­za atlán­ti­ca pre­vis­ta para este año.

El coman­dan­te de los 150 000 sol­da­dos que Esta­dos Uni­dos y la OTAN tie­nen actual­men­te en Afga­nis­tán, el gene­ral Stan­ley McCrys­tal, asis­tió a ambas reunio­nes. El secre­ta­rio esta­dou­ni­den­se de Defen­sa, Robert Gates, pre­si­dió la segun­da. «Afga­nis­tán y la defen­sa anti­mi­si­les son los ejem­plos de las nue­vas prio­ri­da­des en los que Gates quie­re que se con­cen­tre la OTAN.» [1]

Como indi­ca­ba la can­ti­dad de jefes de Esta­dos Mayo­res pre­sen­tes en las reunio­nes de Bru­se­las (63), el alcan­ce de la OTAN se ha exten­di­do mucho más allá de las fron­te­ras de Euro­pa y Nor­te­amé­ri­ca duran­te los 10 últi­mos años. Las tro­pas que sir­ven en Afga­nis­tán bajo las órde­nes de ese blo­que mili­tar pro­vie­nen de todos los con­ti­nen­tes habi­ta­dos, del Medio Orien­te y de Ocea­nía (Con más de 1 500 sol­da­dos, Aus­tra­lia apor­ta el con­tin­gen­te más impor­tan­te de los paí­ses pre­sen­tes en Afga­nis­tán que no son miem­bros de la OTAN, mien­tras que otras nacio­nes no euro­peas, como Arme­nia, Azer­bai­ján, Bah­rein, Colom­bia, Egip­to, Geor­gia, Nue­va Zelan­da, Sin­ga­pur, Corea del Sur y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos ya tie­nen tro­pas en Afga­nis­tán o están envián­do­las.).

El día que comen­zó la reu­nión de minis­tros de Defen­sa de la OTAN, en Estam­bul, el pre­si­den­te rumano Traian Bases­cu anun­ció que había acep­ta­do el pedi­do de la admi­nis­tra­ción Oba­ma de aco­ger en terri­to­rio rumano los misi­les inter­cep­to­res esta­dou­ni­den­ses. Esa deci­sión se pro­du­ce 5 sema­nas des­pués del anun­cio de que misi­les anti­ba­lís­ti­cos esta­dou­ni­den­ses del tipo Patriot serán ins­ta­la­dos en una región de Polo­nia situa­da a media hora de la fron­te­ra occi­den­tal de Rusia.

Al día siguien­te, el 5 de febre­ro, o sea dos meses des­pués de la expi­ra­ción del tra­ta­do START [2] entre Esta­dos Uni­dos y Rusia que regla­men­ta la reduc­ción de las armas nuclea­res y sis­te­mas de lan­za­mien­to [3], la agen­cia de pren­sa rusa Inter­fax anun­ció que «el pre­si­den­te Dimi­tri Med­ve­dev apro­bó la doc­tri­na mili­tar de Rusia para el dece­nio y los prin­ci­pios bási­cos de su polí­ti­ca de disua­sión nuclear» [4].
La mis­ma fuen­te citó al secre­ta­rio adjun­to del Con­se­jo de Segu­ri­dad [ruso] y ex jefe de Esta­do Mayor, el gene­ral Yuri Balu­yevsky, quien comen­ta­ba la nue­va doc­tri­na rusa: «Esta pre­vis­to desa­rro­llar los com­po­nen­tes terres­tres, marí­ti­mos y aéreos de la tria­da nuclear… Rusia tie­ne que garan­ti­zar la cohe­ren­cia de su desa­rro­llo demo­crá­ti­co uti­li­zan­do una garan­tía de esta­bi­li­dad como las armas nuclea­res como medio de disua­sión estra­té­gi­ca… Rusia se reser­va el dere­cho de uti­li­zar armas nuclea­res úni­ca­men­te si peli­gra su exis­ten­cia como Esta­do.» [5]

El comen­ta­rio del dia­rio indio The Hin­du espe­ci­fi­ca­ba que «La doc­tri­na espe­ci­fi­ca 11 ame­na­zas mili­ta­res exter­nas a Rusia, 7 de las cua­les pro­vie­nen del oes­te. La expan­sión de la OTAN hacia el este y su insis­ten­cia en un papel mun­dial apa­re­cen iden­ti­fi­ca­das como la ame­na­za núme­ro 1 para Rusia.»
Agre­ga­ba el artícu­lo: «Esta­dos Uni­dos es fuen­te de otras impor­tan­tes ame­na­zas inclui­das en la doc­tri­na, aun­que nun­ca se men­cio­nan explí­ci­ta­men­te en el docu­men­to. Entre estas se inclu­yen los inten­tos ten­dien­tes a des­es­ta­bi­li­zar paí­ses y regio­nes y a soca­var la esta­bi­li­dad estra­té­gi­ca; la cre­cien­te mili­ta­ri­za­ción de los Esta­dos y de los mares veci­nos; la crea­ción y des­plie­gue de una defen­sa anti­mi­si­les de carác­ter estra­té­gi­co, así como la mili­ta­ri­za­ción del espa­cio y el des­plie­gue de sis­te­mas estra­té­gi­cos no nuclea­res de alta pre­ci­sión.»

En cuan­to a la fecha esco­gi­da para la apro­ba­ción de esta nue­va estra­te­gia mili­tar rusa, el artícu­lo la pre­sen­ta como una res­pues­ta a las recien­tes deci­sio­nes sobre el escu­do anti­mi­si­les esta­dou­ni­den­se y a la len­ti­tud de las nego­cia­cio­nes START.

«La nue­va doc­tri­na de defen­sa ha dado lugar a una ley que fue publi­ca­da al día siguien­te del anun­cio por par­te de Ruma­nia de su inten­ción de des­ple­gar misi­les inter­cep­to­res esta­dou­ni­den­ses como par­te de un escu­do anti­mi­si­les de carác­ter glo­bal al que Rusia se opo­ne con toda su ener­gía. Artícu­los ante­rio­res habían obser­va­do que el Krem­lin había pos­pues­to la apro­ba­ción de su doc­tri­na, pre­pa­ra­da el año pasa­do, por­que no que­ría poner en peli­gro las nego­cia­cio­nes START que se esta­ban desa­rro­llan­do con Esta­dos Uni­dos.» [6]

La agen­cia chi­na de pren­sa Xinhua hizo una obser­va­ción simi­lar: «Los ana­lis­tas dicen que la deci­sión ruma­na se pro­du­ce en un momen­to cru­cial en que Washing­ton y Mos­cú están a pun­to de fir­mar un docu­men­to con­ti­nua­dor del Tra­ta­do de Reduc­ción de Armas Estra­té­gi­cas (START‑1, siglas en inglés) que ya expi­ra. Por con­si­guien­te, la medi­da pue­de impri­mir un cam­bio radi­cal a las rela­cio­nes entre Rusia y Esta­dos Uni­dos, en pro­ce­so de des­con­ge­la­ción, y poner a prue­ba sus víncu­los bila­te­ra­les.» [7]

Bajo el títu­lo «Prin­ci­pa­les ame­na­zas exter­nas de gue­rra», la nue­va Doc­tri­na mili­tar rusa [8] cita en orden de impor­tan­cia las siguien­tes preo­cu­pa­cio­nes:
- El hecho de arro­gar­se pre­rro­ga­ti­vas mun­dia­les en vio­la­ción del dere­cho inter­na­cio­nal y de exten­der una infra­es­truc­tu­ra mili­tar has­ta las fron­te­ras de Rusia, inclu­so median­te la amplia­ción de una alian­za mili­tar;

-La des­es­ta­bi­li­za­ción de dife­ren­tes Esta­dos y regio­nes, que impli­ca el debi­li­ta­mien­to de la esta­bi­li­dad estra­té­gi­ca;

-El des­plie­gue de con­tin­gen­tes mili­ta­res de Esta­dos (y blo­ques) extran­je­ros en los terri­to­rios veci­nos de Rusia y de sus alia­dos, así como en sus aguas terri­to­ria­les;

-El esta­ble­ci­mien­to y des­plie­gue de sis­te­mas de defen­sa anti­mi­si­les de carác­ter estra­té­gi­co que soca­van la esta­bi­li­dad mun­dial y vio­lan el equi­li­brio de fuer­zas en el plano nuclear, así como la mili­ta­ri­za­ción del espa­cio con el des­plie­gue de armas de pre­ci­sión de los sis­te­mas estra­té­gi­cos no nuclea­res;

-Los recla­mos terri­to­ria­les en con­tra de Rusia y de sus alia­dos y la inje­ren­cia en sus asun­tos inter­nos;

-La pro­li­fe­ra­ción de armas de des­truc­ción masi­va y de sis­te­mas de lan­za­mien­to que hacen aumen­tar la can­ti­dad de Esta­dos nuclea­ri­za­dos;

-La vio­la­ción de acuer­dos inter­na­cio­na­les por par­te de un Esta­do y el fra­ca­so en cuan­to a la rati­fi­ca­ción y apli­ca­ción de los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les ante­rior­men­te fir­ma­dos sobre la limi­ta­ción y la reduc­ción del arma­men­to;

-El uso de la fuer­za en los terri­to­rios de los Esta­dos limí­tro­fes con Rusia en vio­la­ción de la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das y de las demás nor­mas del dere­cho inter­na­cio­nal;

-La esca­la­da de con­flic­tos arma­dos en los terri­to­rios veci­nos de Rusia y de las nacio­na­les alia­das;

En la 46ª Con­fe­ren­cia anual de Segu­ri­dad de Munich, cele­bra­da el 6 y el 7 de febre­ro, el secre­ta­rio gene­ral de la OTAN, Anders Fogh Ras­mus­sen, decla­ró: «Debo decir que esta nue­va doc­tri­na no refle­ja el mun­do real». En reali­dad, cual­quier lec­tu­ra obje­ti­va de los 9 pun­tos ya cita­dos con­fir­ma que esta doc­tri­na des­cri­be el mun­do exac­ta­men­te tal como es… des­gra­cia­da­men­te.

Por ejem­plo, lue­go que el pre­si­den­te de Ruma­nia reve­la­ra que los misi­les esta­dou­ni­den­ses serían des­ple­ga­dos en su país, una decla­ra­ción de su minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res pre­ci­só: «Ruma­nia ha sido y sigue sien­do den­tro de la OTAN un pro­mo­tor cohe­ren­te del pro­yec­to sobre el desa­rro­llo pro­gre­si­vo y adap­ta­do del sis­te­ma de defen­sa anti­mi­si­les en Euro­pa… La deci­sión de par­ti­ci­par en el sis­te­ma esta­dou­ni­den­se res­pon­de total­men­te a lo que se deci­dió sobre ese tema en las cum­bres de la OTAN en Buca­rest, en 2008, y en Estras­bur­go, en 2009.» [9]

El pri­mer día de la Con­fe­ren­cia de Segu­ri­dad de Munich, el minis­tro ruso de Rela­cio­nes Exte­rio­res, Ser­guei Lavrov, decla­ró que: «Con la desin­te­gra­ción de la Unión Sovié­ti­ca y de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do de Var­so­via sur­gió una ver­da­de­ra opor­tu­ni­dad de hacer de la OSCE [Orga­ni­za­ción por la Segu­ri­dad y la Coope­ra­ción en Euro­pa] una orga­ni­za­ción ple­na capaz de ofre­cer el mis­mo nivel de segu­ri­dad a todos los Esta­dos de la región euro-atlán­ti­ca. Sin embar­go, no se apro­ve­chó esa opor­tu­ni­dad ya que se deci­dió favo­re­cer la estra­te­gia de expan­sión de la OTAN, lo cual no sólo sig­ni­fi­ca man­te­ner las líneas que divi­die­ron Euro­pa duran­te la gue­rra fría en zonas con dife­ren­tes nive­les de segu­ri­dad sino tam­bién mover esas líneas hacia el este. El papel de la OSCE se vio, en reali­dad, redu­ci­do a ser­vir a esa polí­ti­ca a tra­vés de la super­vi­sión de los pro­ble­mas huma­ni­ta­rios en el espa­cio post­so­vié­ti­co.»

Pro­si­guió Lavrov hacien­do un aná­li­sis del fra­ca­so de las medi­das de segu­ri­dad adop­ta­das en Euro­pa des­pués de la gue­rra fría: «No es difí­cil com­pro­bar que el prin­ci­pio de indi­vi­si­bi­li­dad de la segu­ri­dad en el seno de la OSCE no fun­cio­na. Recor­de­mos el bom­bar­deo con­tra la Repú­bli­ca Fede­ral de Yugos­la­via en 1999, cuan­do un gru­po de Esta­dos miem­bros de la OSCE, com­pro­me­ti­dos por esta decla­ra­ción polí­ti­ca, come­tió una agre­sión con­tra otro Esta­do miem­bros de la OSCE.

Todo el mun­do recuer­da tam­bién la tra­ge­dia de agos­to de 2008 en Trans­cau­ca­sia, don­de un Esta­do miem­bro de la OSCE, fir­man­te de diver­sos com­pro­mi­sos en el cam­po del no uso de la fuer­za, recu­rrió a esa fuer­za, inclu­so con­tra los sol­da­dos de la paz de otro Esta­do miem­bro de la OSCE, vio­lan­do no sólo el Acta Final de Hel­sin­ki sino tam­bién el acuer­do de pre­ser­va­ción de la paz en Geor­gia-Ose­tia del Sur, que exclu­ye el uso de la fuer­za.» [10]

El secre­ta­rio gene­ral de la OTAN, Ras­mus­sen, hizo uso de la pala­bra al día siguien­te. No sólo fue inca­paz de res­pon­der a la acu­sa­ción de que la paz y la segu­ri­dad en Euro­pa están en peli­gro debi­do al impla­ca­ble avan­ce de su orga­ni­za­ción mili­tar hacia las fron­te­ras de Rusia, sino que se pro­nun­ció por la impli­ca­ción de la OTAN más allá del con­ti­nen­te para así abar­car el mun­do.

Al pro­cla­mar que «en la era de la inse­gu­ri­dad glo­ba­li­za­da nues­tra defen­sa terri­to­rial tie­ne que comen­zar más allá de nues­tras fron­te­ras», Ras­mus­sen insis­tió en que «la OTAN pue­da con­ver­tir­se en un foro de con­sul­ta sobre las cues­tio­nes de segu­ri­dad en el mun­do.»

Su dis­cur­so inclu­yó tam­bién el pedi­do de «lle­var a un nue­vo nivel la trans­for­ma­ción de la OTAN conec­tan­do la alian­za con el sis­te­ma inter­na­cio­nal más amplio en vías ente­ra­men­te nue­vas.» Rusia no pue­de pro­po­ner un sis­te­ma de segu­ri­dad común para Euro­pa, pero la OTAN sí pue­de orde­nar uno que sea inter­na­cio­nal. Ras­mus­sen se rego­ci­jó de que la Fuer­za Inter­na­cio­nal de Asis­ten­cia para la Segu­ri­dad que man­tie­ne la OTAN en Afga­nis­tán «se refuer­ce nue­va­men­te este año, con más de 39 000 sol­da­dos suple­men­ta­rios» en el cam­po de bata­lla que Occi­den­te ha abier­to en ese país, ya tan mar­ti­ri­za­do.

No sólo no expre­só reser­vas sobre una gue­rra que dura ya 9 años y que se hace cada día más san­grien­ta sino que se refi­rió a ella cele­brán­do­la como un mode­lo para el mun­do: «Nues­tra expe­rien­cia en Afga­nis­tán (…) me con­du­ce a [otra] con­si­de­ra­ción: la nece­si­dad de trans­for­mar la OTAN en un foro de con­sul­ta sobre las cues­tio­nes de segu­ri­dad en el mun­do (…) La OTAN es un mar­co que ya ha pro­ba­do ser capaz, como nin­gún otro, de com­bi­nar la con­sul­ta en mate­ria de segu­ri­dad, la pla­ni­fi­ca­ción y las ope­ra­cio­nes en el terreno de mane­ra más efi­caz que la suma de sus miem­bros. Una vez más, vean Afga­nis­tán.» [11]

Kons­tan­tin Kosa­chev, pre­si­den­te de la Comi­sión de Asun­tos Inter­na­cio­na­les de la Duma [el par­la­men­to ruso], tam­bién hizo uso de la pala­bra en la Con­fe­ren­cia de Segu­ri­dad de Munich: «Pien­so que el pro­ble­ma actual de la OTAN es que la OTAN se desa­rro­lla en sen­ti­do con­tra­rio: está tra­tan­do de actuar cada vez más y más mun­dial­men­te, pero sigue pen­san­do local­men­te… A par­tir del momen­to en que la OTAN comien­za a des­bor­dar sus fron­te­ras, ya no se tra­ta sola­men­te de un asun­to interno de la OTAN.»

Tam­bién «acu­só a la alian­za de pro­vo­car el con­flic­to entre Geor­gia y Rusia pro­me­tien­do una posi­ble adhe­sión a Tbi­li­si…» [12]
Tam­bién inter­vino en Munich el actual vice­pri­mer minis­tro ruso y ex minis­tro de Defen­sa Ser­guei Iva­nov. Refi­rién­do­se a las con­ver­sa­cio­nes START, actual­men­te en sus­pen­so, decla­ró que «Es impo­si­ble hablar seria­men­te de la reduc­ción de las capa­ci­da­des nuclea­res cuan­do una poten­cia nuclear tra­ba­ja en el des­plie­gue de sis­te­mas de pro­tec­ción con­tra los vec­to­res de cabe­zas de las demás paí­ses». Recor­dó a los par­ti­ci­pan­tes de la con­fe­ren­cia que «Rusia redu­jo uni­la­te­ral­men­te sus arse­na­les nuclea­res tác­ti­cos en un 75% en rela­ción con el nivel de éstos a prin­ci­pios de los años 1990, pero Esta­dos Uni­dos no res­pon­dió de for­ma simi­lar e inclu­so se negó a reti­rar sus armas de Euro­pa.» [13]

Dos días des­pués de la con­fe­ren­cia de Munich, el secre­ta­rio del Con­se­jo de Segu­ri­dad de Rusia, Niko­lai Patru­chev, reafir­mó las inquie­tu­des ante­rior­men­te expre­sa­das por Lavrov y Kosa­chev al indi­car: «Noso­tros duda­mos seria­men­te [que Rusia pue­da sen­tir­se más segu­ra debi­do a la expan­sión de la OTAN]. La OTAN repre­sen­ta más bien una gra­ve ame­na­za para noso­tros.»

Una impor­tan­te agen­cia rusa de pren­sa escri­bió que «Patru­chev cri­ti­có a la OTAN por sus con­ti­nuos esfuer­zos de expan­sión, inclu­yen­do sus estí­mu­los a los pedi­dos de adhe­sión de Geor­gia y Ucra­nia. Tam­bién repro­chó a la OTAN el haber arma­do y pre­pa­ra­do a Geor­gia para un ata­que con­tra Ose­tia del Sur y Abja­sia. Afir­mó que los paí­ses de la OTAN siguen pro­por­cio­nan­do arma­men­to a Tbi­li­si a pesar de las pro­tes­tas de Rusia.» [14]

Como prue­ba de que las preo­cu­pa­cio­nes rusas están per­fec­ta­men­te jus­ti­fi­ca­das, duran­te la jor­na­da de aper­tu­ra de la 10ª sema­na anual de la OTAN que comen­zó en Ucra­nia el 9 de febre­ro, el gobierno de Geor­gia «apro­bó el Pro­gra­ma Nacio­nal Anual de coope­ra­ción con la OTAN [PNA] para 2010» [15], ini­cia­ti­va pro­mo­cio­na­da por la OTAN poco des­pués de la inva­sión geor­gia­na con­tra Ose­tia del Sur y de la gue­rra con Rusia de agos­to de 2008.

Gue­rra en los Bal­ca­nes, gue­rra en el sur de Asia, gue­rra en el Cáu­ca­so. Es ese el mode­lo que la OTAN lla­ma a repro­du­cir a esca­la mun­dial. Y mien­tras ese blo­que mili­tar sigue des­pla­zán­do­se hacia el este, lle­ga acom­pa­ña­do de tro­pas y de equi­pa­mien­to béli­co, de bases aéreas y nava­les y de ins­ta­la­cio­nes del escu­do anti­mi­si­les.

El 9 de febre­ro, el jefe del Esta­do Mayor Gene­ral de las fuer­zas arma­das de Rusia, Niko­las Maka­rov, advir­tió que: «El desa­rro­llo y des­plie­gue del escu­do anti­mi­si­les está diri­gi­do con­tra la Fede­ra­ción Rusa.» [16]
Dijo tam­bién «que las dife­ren­cias con Esta­dos Uni­dos sobre el escu­do anti­mi­si­les esta­ban blo­quean­do el tra­ta­do de reduc­ción de armas nuclea­res» y que «las dife­ren­cias habían impe­di­do has­ta aho­ra la fir­ma del tra­ta­do sobre dichas armas.» [17]

Tam­bién en refe­ren­cia a las nego­cia­cio­nes START, decla­ró: «Los pla­nes esta­dou­ni­den­ses de defen­sa anti­mi­si­les cons­ti­tu­yen una ame­na­za para la segu­ri­dad nacio­nal rusa y han fre­na­do el avan­ce hacia un nue­vo tra­ta­do sobre el con­trol de armas con Washing­ton».

Según las pro­pias pala­bras de Maka­rov, «El tra­ta­do sobre el arma­men­to estra­té­gi­co ofen­si­vo en el que veni­mos tra­ba­jan­do actual­men­te tie­ne que tener en cuen­ta el víncu­lo entre el arma­men­to estra­té­gi­co defen­si­vo y el ofen­si­vo. Se tra­ta de un víncu­lo muy estre­cho, [esas armas] son abso­lu­ta­men­te inter­de­pen­dien­tes. Sería fal­so no tomar en cuen­ta la defen­sa anti­mi­si­les.» [18]

Al prin­ci­pio de la sema­na, el voce­ro del minis­te­rio ruso de Rela­cio­nes Exte­rio­res, Andrei Nes­te­ren­ko, reite­ró el pedi­do de su país de que las armas nuclea­res tác­ti­cas esta­dou­ni­den­ses sean reti­ra­das de Euro­pa. Dijo que «sería bien­ve­ni­da una reti­ra­da de las armas tác­ti­cas esta­dou­ni­den­ses de Euro­pa hacia Esta­dos Uni­dos. Debe­ría [esa medi­da] venir acom­pa­ña­da de la demo­li­ción com­ple­ta e irre­ver­si­ble del con­jun­to de infra­es­truc­tu­ras que garan­ti­zan el des­plie­gue de ese arma­men­to en Euro­pa». Reafir­mó ade­más la posi­ción de su país que esti­pu­la que «Las armas nuclea­res sólo deben des­ple­gar­se en el terri­to­rio de los Esta­dos que las poseen.» [19]]

Seis días más tar­de, con­fir­man­do los pre­sen­ti­mien­tos de Rusia y para mani­fes­tar la opo­si­ción de Occi­den­te en cuan­to al tema, el ex secre­ta­rio gene­ral de la OTAN Geor­ge Rober­tson era cita­do en la pren­sa tur­ca exi­gien­do que las oji­vas [nuclea­res] esta­dou­ni­den­ses se man­ten­gan en Ale­ma­nia. Rober­tson reco­no­ció que Esta­dos Uni­dos tie­ne entre 40 y 90 armas nuclea­res en la base aérea de Incir­lik, en Tur­quía. Lord Rober­tson no es ale­mán ni esta­dou­ni­den­se pero, como ex man­da­más de la OTAN, se con­si­de­ra a sí mis­mo en todo su dere­cho de deci­dir sobre esa gra­ve cues­tión.

El 10 de febre­ro, Wladys­law Sta­siak, alto con­se­je­ro de la pre­si­den­cia pola­ca, se encon­tra­ba en Washing­ton para con­ver­sar sobre el inmi­nen­te des­plie­gue de los misi­les anti­ba­lís­ti­cos Patriot Advan­ced Capability‑3 (PAC‑3). Se reu­nió allí con los miem­bros del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal esta­dou­ni­den­se y con «exper­tos de la Heri­ta­ge Foun­da­tion de ten­den­cia con­ser­va­do­ra y del Cen­ter for Inter­na­tio­nal and Stra­te­gic Stu­dies.»

Pos­te­rior­men­te decla­ró: «Hemos habla­do del futu­ro de la OTAN en el con­tex­to de una nue­va con­cep­ción estra­té­gi­ca, así como de la OTAN de hoy, sobre todo en lo tocan­te al artícu­lo 5 y su apli­ca­ción prác­ti­ca», o sea la cláu­su­la de asis­ten­cia mutua [20].

Ese mis­mo día un voce­ro del minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Ucra­nia expre­só preo­cu­pa­ción en cuan­to al des­plie­gue de misi­les esta­dou­ni­den­ses en su her­mano país del Mar Negro, Ruma­nia. «Como país vecino de Ruma­nia no pode­mos acep­tar que los pla­nes esta­dou­ni­den­ses de des­plie­gue del escu­do anti­mi­si­les en la cer­ca­nía de nues­tra fron­te­ra pasen inad­ver­ti­dos, sobre todo en la medi­da en que se supo­ne que cier­tos ele­men­tos ten­gan sus bases en el Mar Negro.» [21]

Vla­di­mir Voro­nin, quien fue has­ta sep­tiem­bre pasa­do pre­si­den­te de Mol­da­via, país que tie­ne fron­te­ras con Ruma­nia y con Ucra­nia, advir­tió recien­te­men­te que el des­plie­gue de misi­les esta­dou­ni­den­ses en las cos­tas de Ruma­nia y en las aguas de ese país «pue­de trans­for­mar la veci­na Mol­da­via en un fren­te de pri­me­ra línea» y que «la posi­ción de Ruma­nia en cuan­to al escu­do anti­mi­si­les esta­dou­ni­den­se y un apo­yo tan abier­to por par­te de la actual direc­ción mol­da­va pue­den tener con­se­cuen­cias desas­tro­sas para la segu­ri­dad en la región.» [22]

De esa mane­ra [Voro­nin] se hacía eco del emba­ja­dor ruso ante la OTAN, Dimi­tri Rogo­zin, quien expli­ca­ba 2 días antes: «Los pla­nes esta­dou­ni­den­ses de des­ple­gar un sis­te­ma de defen­sa anti­mi­si­les en Euro­pa son un pre­tex­to para esta­ble­cer­se en las fron­te­ras de Rusia» y «Esta­dos Uni­dos está uti­li­zan­do las accio­nes de Irán para mun­dia­li­zar su pro­pio sis­te­ma de defen­sa anti­mi­si­les.» [23]

Cua­tro días des­pués de haber rea­li­za­do esas decla­ra­cio­nes, Voro­nin decla­ra­ba que «el des­plie­gue de ABM [misi­les anti­ba­lís­ti­cos, siglas en inglés] esta­dou­ni­den­ses en Ruma­nia con­du­ce de nue­vo Euro­pa hacia la gue­rra fría» y expre­sa­ba sus dudas en cuan­to a que «las ABM esta­dou­ni­den­ses apun­ten hacia la ame­na­za ira­ní.» [24]

En 2008, el Pen­tá­gono abrió en el desier­to israe­lí de Neguev una base de rada­res en la que tra­ba­jan más de 100 hom­bres. El equi­pa­mien­to de esa base tie­ne un alcan­ce de 2 900 millas, o sea casi 3 veces la dis­tan­cia que sepa­ra las capi­ta­les de Israel y de Irán. El radar FBX de la base avan­za­da de Neva­tim Air Base pue­de con­tro­lar toda la par­te orien­tal de Rusia y gran par­te del sur de ese país.

Mien­tras más pro­tes­tan Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos por la supues­ta ame­na­za ira­ní, más se cie­rra el cor­dón de misi­les inter­cep­to­res occi­den­ta­les alre­de­dor de Rusia.
El 10 de febre­ro, la pren­sa local escri­bió que «la Repú­bli­ca Che­ca está en con­ver­sa­cio­nes con la admi­nis­tra­ción Oba­ma para aco­ger un cen­tro de coman­do en el mar­co del plan modi­fi­ca­do de defen­sa anti­mi­si­les de Esta­dos Uni­dos.» [25]

Al día siguien­te, el emba­ja­dor de Chi­na en Rusia, Li Hui, reafir­mó que «Pekín está preo­cu­pa­do por los pla­nes [del escu­do anti­mi­si­les esta­dou­ni­den­se] que pudie­ran per­tur­bar el equi­li­brio estra­té­gi­co y la esta­bi­li­dad actua­les e inten­si­fi­car las ten­sio­nes». En una correc­ta carac­te­ri­za­ción del ver­da­de­ro alcan­ce del pro­yec­to esta­dou­ni­den­se de misi­les inter­cep­to­res, «sos­tu­vo que la crea­ción de una defen­sa anti­mi­si­les glo­bal mina­ba los esfuer­zos inter­na­cio­na­les por poner fin a la pro­li­fe­ra­ción nuclear» [26].

Sus adver­ten­cias, al igual que las de Rusia, fue­ron escu­cha­das en Washing­ton y entre los alia­dos de la OTAN. El 12 de febre­ro, Polo­nia apro­bó un Acuer­do sobre el Esta­do de las Fuer­zas (ASOF, siglas en inglés) con Esta­dos Uni­dos para «100 sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses que deben ser esta­cio­na­dos en Polo­nia, en el mar­co del escu­do, que inclui­rá misi­les Patriot y SM‑3.» [27] Es qui­zás la pri­me­ra con­fir­ma­ción de que los inter­cep­to­res Stan­dard Missile‑3 0 de lar­go alcan­ce ins­ta­la­dos en navíos (y/​o basa­dos en tie­rra) serán des­ple­ga­dos jun­to a los misi­les Patriot Advanced‑3 cer­ca de la fron­te­ra occi­den­tal de Rusia.

El mis­mo 12 de febre­ro, el pri­mer minis­tro búl­ga­ro Boi­ko Bori­sov reve­ló que Esta­dos Uni­dos ini­cia­rá con­ver­sa­cio­nes con su gobierno con vis­tas al posi­ble des­plie­gue de ele­men­tos de misi­les inter­cep­to­res de pri­me­ra línea en ese país del Mar Negro. El emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se James War­lick con­fir­mó que ya se rea­li­za­ron las dis­cu­sio­nes pre­li­mi­na­res. El jefe de Esta­do búl­ga­ro jus­ti­fi­có su deseo de tomar esa arries­ga­da deci­sión decla­ran­do que: «Mi opi­nión es que tene­mos que dar prue­bas de soli­da­ri­dad. Cuan­do se es miem­bro de la OTAN, hay que tra­ba­jar por la segu­ri­dad colec­ti­va.» [28]

Con­si­de­ran­do todo lo ante­rior, el hecho que el gobierno ruso haya invi­ta­do a la ex secre­ta­ria de Esta­do esta­dou­ni­den­se Made­lei­ne Albright y su ban­da de «Sabios» del «Gru­po de Exper­tos» encar­ga­do de ela­bo­rar la nue­va con­cep­ción estra­té­gi­ca de la OTAN a expo­ner el 11 de febre­ro en el Ins­ti­tu­to de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Mos­cú es una far­sa.

La OTAN no es el pro­vee­dor de segu­ri­dad inter­na­cio­nal que dice ser. No es un socio de la orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das, a la que ha eclip­sa­do y muti­la­do, ni de nin­gu­na otra orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal o regio­nal. Ni cons­ti­tu­ye la base de una «alian­za de demo­cra­cias».

La OTAN es un pac­to ofen­si­vo, sin ley y ase­sino, que se reser­va de for­ma uni­la­te­ral el dere­cho de reedi­tar a esca­la mun­dial su agre­sión arma­da en los Bal­ca­nes y en el sur de Asia. Es una ame­na­za para la huma­ni­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *