Expan­sión de la OTAN, des­plie­gue de misi­les y nue­va doc­tri­na mili­tar de Rusia por Red Voltaire

Nume­ro­sos han sido los acon­te­ci­mien­tos vin­cu­la­dos a las cues­tio­nes mili­ta­res y de segu­ri­dad en Euro­pa y Asia que se han pro­du­ci­do este mes, con­cen­trán­do­se en una sema­na de reunio­nes, decla­ra­cio­nes e ini­cia­ti­vas sobre temas que van des­de el des­plie­gue del escu­do anti­mi­si­les has­ta la esca­la­da de la gue­rra más gran­de del mun­do, des­de un nue­vo sis­te­ma de segu­ri­dad en Euro­pa has­ta una nue­va doc­tri­na mili­tar rusa.

Aun­que ha trans­cu­rri­do una gene­ra­ción des­de del fin de la gue­rra fría y casi lo mis­mo des­de la des­apa­ri­ción de la URSS, los acon­te­ci­mien­tos de la sema­na pasa­da recuer­dan hechos de otra déca­da y de otro siglo. Los vein­te años o más de gue­rra en Afga­nis­tán y la con­tro­ver­ti­da ins­ta­la­ción de misi­les en Euro­pa tam­bién fue­ron noti­cias de actua­li­dad en un mun­do bipolar.

Vein­te años más tar­de, sin Unión Sovié­ti­ca, sin Pac­to de Var­so­via y ante una Rusia con­si­de­ra­ble­men­te dis­mi­nui­da y ampu­tada, Esta­dos Uni­dos y la OTAN han mili­ta­ri­za­do Euro­pa a un nivel sin pre­ce­den­te –subor­di­nan­do en reali­dad casi todo el con­ti­nen­te a un blo­que mili­tar domi­na­do por Washing­ton– y han comen­za­do en el sur de Asia la mayor ofen­si­va de lo que ya se ha con­ver­ti­do en la gue­rra actual más pro­lon­ga­da del mundo.

De las 44 nacio­nes de Euro­pa y del Cáu­ca­so (exclu­yen­do a los micro-Esta­dos y al seu­do Esta­do ota­nen­se de Koso­vo), sólo 6 –Bie­lo­rru­sia, Chi­pre, Mal­ta, Mol­da­via, Rusia y Ser­bia– han esca­pa­do a la movi­li­za­ción de sus ciu­da­da­nos por par­te de la OTAN que sigue amplian­do su des­plie­gue en el fren­te afgano. Pero la cifra [de paí­ses no movi­li­za­dos] debe redu­cir­se próximamente.

De esos 44 paí­ses, sólo 2 –Chi­pre y Rusia– no son miem­bros de la OTAN o de su pro­gra­ma de tran­si­ción cono­ci­do como Aso­cia­ción por la Paz, y Chi­pre se encuen­tra bajo una pre­sión extre­ma­da­men­te inten­sa ten­dien­te a incor­po­rar­lo a ese programa.

El 4 y el 5 de febre­ro de 2010, los minis­tros de Defen­sa de los paí­ses miem­bros de la OTAN se reu­nie­ron en Estam­bul, Tur­quía, don­de rea­li­za­ron una ron­da de 2 días de deli­be­ra­cio­nes. Las dis­cu­sio­nes se con­cen­tra­ron en la gue­rra de Afga­nis­tán, el des­plie­gue de la OTAN en Koso­vo y los ace­le­ra­dos pla­nes de expan­sión de un sis­te­ma de misi­les inter­cep­to­res de enver­ga­du­ra mun­dial hacia el este de Euro­pa y el Medio Orien­te. El encuen­tro de Estam­bul se pro­du­jo una sema­na des­pués de la cele­bra­ción, en Bru­se­las, de una reu­nión de 2 días del Comi­té Mili­tar de la OTAN en la que par­ti­ci­pa­ron 63 jefes de Esta­dos Mayo­res de los paí­ses miem­bros de la OTAN y de los 25 paí­ses «pro­vee­do­res de tro­pas», según la ter­mi­no­lo­gía de ese blo­que mili­tar, inclu­yen­do a los altos coman­dan­tes mili­ta­res de Israel y Pakis­tán. Como temas prin­ci­pa­les de esa con­fe­ren­cia figu­ra­ban la gue­rra en Afga­nis­tán y la nue­va con­cep­ción estra­té­gi­ca de la OTAN, cuya adop­ción for­mal debe tener lugar duran­te la cum­bre de la alian­za atlán­ti­ca pre­vis­ta para este año.

El coman­dan­te de los 150 000 sol­da­dos que Esta­dos Uni­dos y la OTAN tie­nen actual­men­te en Afga­nis­tán, el gene­ral Stan­ley McCrys­tal, asis­tió a ambas reunio­nes. El secre­ta­rio esta­dou­ni­den­se de Defen­sa, Robert Gates, pre­si­dió la segun­da. «Afga­nis­tán y la defen­sa anti­mi­si­les son los ejem­plos de las nue­vas prio­ri­da­des en los que Gates quie­re que se con­cen­tre la OTAN.» [1]

Como indi­ca­ba la can­ti­dad de jefes de Esta­dos Mayo­res pre­sen­tes en las reunio­nes de Bru­se­las (63), el alcan­ce de la OTAN se ha exten­di­do mucho más allá de las fron­te­ras de Euro­pa y Nor­te­amé­ri­ca duran­te los 10 últi­mos años. Las tro­pas que sir­ven en Afga­nis­tán bajo las órde­nes de ese blo­que mili­tar pro­vie­nen de todos los con­ti­nen­tes habi­ta­dos, del Medio Orien­te y de Ocea­nía (Con más de 1 500 sol­da­dos, Aus­tra­lia apor­ta el con­tin­gen­te más impor­tan­te de los paí­ses pre­sen­tes en Afga­nis­tán que no son miem­bros de la OTAN, mien­tras que otras nacio­nes no euro­peas, como Arme­nia, Azer­bai­ján, Bah­rein, Colom­bia, Egip­to, Geor­gia, Nue­va Zelan­da, Sin­ga­pur, Corea del Sur y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos ya tie­nen tro­pas en Afga­nis­tán o están enviándolas.).

El día que comen­zó la reu­nión de minis­tros de Defen­sa de la OTAN, en Estam­bul, el pre­si­den­te rumano Traian Bases­cu anun­ció que había acep­ta­do el pedi­do de la admi­nis­tra­ción Oba­ma de aco­ger en terri­to­rio rumano los misi­les inter­cep­to­res esta­dou­ni­den­ses. Esa deci­sión se pro­du­ce 5 sema­nas des­pués del anun­cio de que misi­les anti­ba­lís­ti­cos esta­dou­ni­den­ses del tipo Patriot serán ins­ta­la­dos en una región de Polo­nia situa­da a media hora de la fron­te­ra occi­den­tal de Rusia.

Al día siguien­te, el 5 de febre­ro, o sea dos meses des­pués de la expi­ra­ción del tra­ta­do START [2] entre Esta­dos Uni­dos y Rusia que regla­men­ta la reduc­ción de las armas nuclea­res y sis­te­mas de lan­za­mien­to [3], la agen­cia de pren­sa rusa Inter­fax anun­ció que «el pre­si­den­te Dimi­tri Med­ve­dev apro­bó la doc­tri­na mili­tar de Rusia para el dece­nio y los prin­ci­pios bási­cos de su polí­ti­ca de disua­sión nuclear» [4].
La mis­ma fuen­te citó al secre­ta­rio adjun­to del Con­se­jo de Segu­ri­dad [ruso] y ex jefe de Esta­do Mayor, el gene­ral Yuri Balu­yevsky, quien comen­ta­ba la nue­va doc­tri­na rusa: «Esta pre­vis­to desa­rro­llar los com­po­nen­tes terres­tres, marí­ti­mos y aéreos de la tria­da nuclear… Rusia tie­ne que garan­ti­zar la cohe­ren­cia de su desa­rro­llo demo­crá­ti­co uti­li­zan­do una garan­tía de esta­bi­li­dad como las armas nuclea­res como medio de disua­sión estra­té­gi­ca… Rusia se reser­va el dere­cho de uti­li­zar armas nuclea­res úni­ca­men­te si peli­gra su exis­ten­cia como Esta­do.» [5]

El comen­ta­rio del dia­rio indio The Hin­du espe­ci­fi­ca­ba que «La doc­tri­na espe­ci­fi­ca 11 ame­na­zas mili­ta­res exter­nas a Rusia, 7 de las cua­les pro­vie­nen del oes­te. La expan­sión de la OTAN hacia el este y su insis­ten­cia en un papel mun­dial apa­re­cen iden­ti­fi­ca­das como la ame­na­za núme­ro 1 para Rusia.»
Agre­ga­ba el artícu­lo: «Esta­dos Uni­dos es fuen­te de otras impor­tan­tes ame­na­zas inclui­das en la doc­tri­na, aun­que nun­ca se men­cio­nan explí­ci­ta­men­te en el docu­men­to. Entre estas se inclu­yen los inten­tos ten­dien­tes a des­es­ta­bi­li­zar paí­ses y regio­nes y a soca­var la esta­bi­li­dad estra­té­gi­ca; la cre­cien­te mili­ta­ri­za­ción de los Esta­dos y de los mares veci­nos; la crea­ción y des­plie­gue de una defen­sa anti­mi­si­les de carác­ter estra­té­gi­co, así como la mili­ta­ri­za­ción del espa­cio y el des­plie­gue de sis­te­mas estra­té­gi­cos no nuclea­res de alta precisión.»

En cuan­to a la fecha esco­gi­da para la apro­ba­ción de esta nue­va estra­te­gia mili­tar rusa, el artícu­lo la pre­sen­ta como una res­pues­ta a las recien­tes deci­sio­nes sobre el escu­do anti­mi­si­les esta­dou­ni­den­se y a la len­ti­tud de las nego­cia­cio­nes START.

«La nue­va doc­tri­na de defen­sa ha dado lugar a una ley que fue publi­ca­da al día siguien­te del anun­cio por par­te de Ruma­nia de su inten­ción de des­ple­gar misi­les inter­cep­to­res esta­dou­ni­den­ses como par­te de un escu­do anti­mi­si­les de carác­ter glo­bal al que Rusia se opo­ne con toda su ener­gía. Artícu­los ante­rio­res habían obser­va­do que el Krem­lin había pos­pues­to la apro­ba­ción de su doc­tri­na, pre­pa­ra­da el año pasa­do, por­que no que­ría poner en peli­gro las nego­cia­cio­nes START que se esta­ban desa­rro­llan­do con Esta­dos Uni­dos.» [6]

La agen­cia chi­na de pren­sa Xinhua hizo una obser­va­ción simi­lar: «Los ana­lis­tas dicen que la deci­sión ruma­na se pro­du­ce en un momen­to cru­cial en que Washing­ton y Mos­cú están a pun­to de fir­mar un docu­men­to con­ti­nua­dor del Tra­ta­do de Reduc­ción de Armas Estra­té­gi­cas (START‑1, siglas en inglés) que ya expi­ra. Por con­si­guien­te, la medi­da pue­de impri­mir un cam­bio radi­cal a las rela­cio­nes entre Rusia y Esta­dos Uni­dos, en pro­ce­so de des­con­ge­la­ción, y poner a prue­ba sus víncu­los bila­te­ra­les.» [7]

Bajo el títu­lo «Prin­ci­pa­les ame­na­zas exter­nas de gue­rra», la nue­va Doc­tri­na mili­tar rusa [8] cita en orden de impor­tan­cia las siguien­tes preocupaciones:
- El hecho de arro­gar­se pre­rro­ga­ti­vas mun­dia­les en vio­la­ción del dere­cho inter­na­cio­nal y de exten­der una infra­es­truc­tu­ra mili­tar has­ta las fron­te­ras de Rusia, inclu­so median­te la amplia­ción de una alian­za militar;

-La des­es­ta­bi­li­za­ción de dife­ren­tes Esta­dos y regio­nes, que impli­ca el debi­li­ta­mien­to de la esta­bi­li­dad estratégica;

-El des­plie­gue de con­tin­gen­tes mili­ta­res de Esta­dos (y blo­ques) extran­je­ros en los terri­to­rios veci­nos de Rusia y de sus alia­dos, así como en sus aguas territoriales;

-El esta­ble­ci­mien­to y des­plie­gue de sis­te­mas de defen­sa anti­mi­si­les de carác­ter estra­té­gi­co que soca­van la esta­bi­li­dad mun­dial y vio­lan el equi­li­brio de fuer­zas en el plano nuclear, así como la mili­ta­ri­za­ción del espa­cio con el des­plie­gue de armas de pre­ci­sión de los sis­te­mas estra­té­gi­cos no nucleares;

-Los recla­mos terri­to­ria­les en con­tra de Rusia y de sus alia­dos y la inje­ren­cia en sus asun­tos internos;

-La pro­li­fe­ra­ción de armas de des­truc­ción masi­va y de sis­te­mas de lan­za­mien­to que hacen aumen­tar la can­ti­dad de Esta­dos nuclearizados;

-La vio­la­ción de acuer­dos inter­na­cio­na­les por par­te de un Esta­do y el fra­ca­so en cuan­to a la rati­fi­ca­ción y apli­ca­ción de los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les ante­rior­men­te fir­ma­dos sobre la limi­ta­ción y la reduc­ción del armamento;

-El uso de la fuer­za en los terri­to­rios de los Esta­dos limí­tro­fes con Rusia en vio­la­ción de la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das y de las demás nor­mas del dere­cho internacional;

-La esca­la­da de con­flic­tos arma­dos en los terri­to­rios veci­nos de Rusia y de las nacio­na­les aliadas;

En la 46ª Con­fe­ren­cia anual de Segu­ri­dad de Munich, cele­bra­da el 6 y el 7 de febre­ro, el secre­ta­rio gene­ral de la OTAN, Anders Fogh Ras­mus­sen, decla­ró: «Debo decir que esta nue­va doc­tri­na no refle­ja el mun­do real». En reali­dad, cual­quier lec­tu­ra obje­ti­va de los 9 pun­tos ya cita­dos con­fir­ma que esta doc­tri­na des­cri­be el mun­do exac­ta­men­te tal como es… desgraciadamente.

Por ejem­plo, lue­go que el pre­si­den­te de Ruma­nia reve­la­ra que los misi­les esta­dou­ni­den­ses serían des­ple­ga­dos en su país, una decla­ra­ción de su minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res pre­ci­só: «Ruma­nia ha sido y sigue sien­do den­tro de la OTAN un pro­mo­tor cohe­ren­te del pro­yec­to sobre el desa­rro­llo pro­gre­si­vo y adap­ta­do del sis­te­ma de defen­sa anti­mi­si­les en Euro­pa… La deci­sión de par­ti­ci­par en el sis­te­ma esta­dou­ni­den­se res­pon­de total­men­te a lo que se deci­dió sobre ese tema en las cum­bres de la OTAN en Buca­rest, en 2008, y en Estras­bur­go, en 2009.» [9]

El pri­mer día de la Con­fe­ren­cia de Segu­ri­dad de Munich, el minis­tro ruso de Rela­cio­nes Exte­rio­res, Ser­guei Lavrov, decla­ró que: «Con la desin­te­gra­ción de la Unión Sovié­ti­ca y de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do de Var­so­via sur­gió una ver­da­de­ra opor­tu­ni­dad de hacer de la OSCE [Orga­ni­za­ción por la Segu­ri­dad y la Coope­ra­ción en Euro­pa] una orga­ni­za­ción ple­na capaz de ofre­cer el mis­mo nivel de segu­ri­dad a todos los Esta­dos de la región euro-atlán­ti­ca. Sin embar­go, no se apro­ve­chó esa opor­tu­ni­dad ya que se deci­dió favo­re­cer la estra­te­gia de expan­sión de la OTAN, lo cual no sólo sig­ni­fi­ca man­te­ner las líneas que divi­die­ron Euro­pa duran­te la gue­rra fría en zonas con dife­ren­tes nive­les de segu­ri­dad sino tam­bién mover esas líneas hacia el este. El papel de la OSCE se vio, en reali­dad, redu­ci­do a ser­vir a esa polí­ti­ca a tra­vés de la super­vi­sión de los pro­ble­mas huma­ni­ta­rios en el espa­cio postsoviético.»

Pro­si­guió Lavrov hacien­do un aná­li­sis del fra­ca­so de las medi­das de segu­ri­dad adop­ta­das en Euro­pa des­pués de la gue­rra fría: «No es difí­cil com­pro­bar que el prin­ci­pio de indi­vi­si­bi­li­dad de la segu­ri­dad en el seno de la OSCE no fun­cio­na. Recor­de­mos el bom­bar­deo con­tra la Repú­bli­ca Fede­ral de Yugos­la­via en 1999, cuan­do un gru­po de Esta­dos miem­bros de la OSCE, com­pro­me­ti­dos por esta decla­ra­ción polí­ti­ca, come­tió una agre­sión con­tra otro Esta­do miem­bros de la OSCE.

Todo el mun­do recuer­da tam­bién la tra­ge­dia de agos­to de 2008 en Trans­cau­ca­sia, don­de un Esta­do miem­bro de la OSCE, fir­man­te de diver­sos com­pro­mi­sos en el cam­po del no uso de la fuer­za, recu­rrió a esa fuer­za, inclu­so con­tra los sol­da­dos de la paz de otro Esta­do miem­bro de la OSCE, vio­lan­do no sólo el Acta Final de Hel­sin­ki sino tam­bién el acuer­do de pre­ser­va­ción de la paz en Geor­gia-Ose­tia del Sur, que exclu­ye el uso de la fuer­za.» [10]

El secre­ta­rio gene­ral de la OTAN, Ras­mus­sen, hizo uso de la pala­bra al día siguien­te. No sólo fue inca­paz de res­pon­der a la acu­sa­ción de que la paz y la segu­ri­dad en Euro­pa están en peli­gro debi­do al impla­ca­ble avan­ce de su orga­ni­za­ción mili­tar hacia las fron­te­ras de Rusia, sino que se pro­nun­ció por la impli­ca­ción de la OTAN más allá del con­ti­nen­te para así abar­car el mundo.

Al pro­cla­mar que «en la era de la inse­gu­ri­dad glo­ba­li­za­da nues­tra defen­sa terri­to­rial tie­ne que comen­zar más allá de nues­tras fron­te­ras», Ras­mus­sen insis­tió en que «la OTAN pue­da con­ver­tir­se en un foro de con­sul­ta sobre las cues­tio­nes de segu­ri­dad en el mundo.»

Su dis­cur­so inclu­yó tam­bién el pedi­do de «lle­var a un nue­vo nivel la trans­for­ma­ción de la OTAN conec­tan­do la alian­za con el sis­te­ma inter­na­cio­nal más amplio en vías ente­ra­men­te nue­vas.» Rusia no pue­de pro­po­ner un sis­te­ma de segu­ri­dad común para Euro­pa, pero la OTAN sí pue­de orde­nar uno que sea inter­na­cio­nal. Ras­mus­sen se rego­ci­jó de que la Fuer­za Inter­na­cio­nal de Asis­ten­cia para la Segu­ri­dad que man­tie­ne la OTAN en Afga­nis­tán «se refuer­ce nue­va­men­te este año, con más de 39 000 sol­da­dos suple­men­ta­rios» en el cam­po de bata­lla que Occi­den­te ha abier­to en ese país, ya tan martirizado.

No sólo no expre­só reser­vas sobre una gue­rra que dura ya 9 años y que se hace cada día más san­grien­ta sino que se refi­rió a ella cele­brán­do­la como un mode­lo para el mun­do: «Nues­tra expe­rien­cia en Afga­nis­tán (…) me con­du­ce a [otra] con­si­de­ra­ción: la nece­si­dad de trans­for­mar la OTAN en un foro de con­sul­ta sobre las cues­tio­nes de segu­ri­dad en el mun­do (…) La OTAN es un mar­co que ya ha pro­ba­do ser capaz, como nin­gún otro, de com­bi­nar la con­sul­ta en mate­ria de segu­ri­dad, la pla­ni­fi­ca­ción y las ope­ra­cio­nes en el terreno de mane­ra más efi­caz que la suma de sus miem­bros. Una vez más, vean Afga­nis­tán.» [11]

Kons­tan­tin Kosa­chev, pre­si­den­te de la Comi­sión de Asun­tos Inter­na­cio­na­les de la Duma [el par­la­men­to ruso], tam­bién hizo uso de la pala­bra en la Con­fe­ren­cia de Segu­ri­dad de Munich: «Pien­so que el pro­ble­ma actual de la OTAN es que la OTAN se desa­rro­lla en sen­ti­do con­tra­rio: está tra­tan­do de actuar cada vez más y más mun­dial­men­te, pero sigue pen­san­do local­men­te… A par­tir del momen­to en que la OTAN comien­za a des­bor­dar sus fron­te­ras, ya no se tra­ta sola­men­te de un asun­to interno de la OTAN.»

Tam­bién «acu­só a la alian­za de pro­vo­car el con­flic­to entre Geor­gia y Rusia pro­me­tien­do una posi­ble adhe­sión a Tbi­li­si…» [12]
Tam­bién inter­vino en Munich el actual vice­pri­mer minis­tro ruso y ex minis­tro de Defen­sa Ser­guei Iva­nov. Refi­rién­do­se a las con­ver­sa­cio­nes START, actual­men­te en sus­pen­so, decla­ró que «Es impo­si­ble hablar seria­men­te de la reduc­ción de las capa­ci­da­des nuclea­res cuan­do una poten­cia nuclear tra­ba­ja en el des­plie­gue de sis­te­mas de pro­tec­ción con­tra los vec­to­res de cabe­zas de las demás paí­ses». Recor­dó a los par­ti­ci­pan­tes de la con­fe­ren­cia que «Rusia redu­jo uni­la­te­ral­men­te sus arse­na­les nuclea­res tác­ti­cos en un 75% en rela­ción con el nivel de éstos a prin­ci­pios de los años 1990, pero Esta­dos Uni­dos no res­pon­dió de for­ma simi­lar e inclu­so se negó a reti­rar sus armas de Euro­pa.» [13]

Dos días des­pués de la con­fe­ren­cia de Munich, el secre­ta­rio del Con­se­jo de Segu­ri­dad de Rusia, Niko­lai Patru­chev, reafir­mó las inquie­tu­des ante­rior­men­te expre­sa­das por Lavrov y Kosa­chev al indi­car: «Noso­tros duda­mos seria­men­te [que Rusia pue­da sen­tir­se más segu­ra debi­do a la expan­sión de la OTAN]. La OTAN repre­sen­ta más bien una gra­ve ame­na­za para nosotros.»

Una impor­tan­te agen­cia rusa de pren­sa escri­bió que «Patru­chev cri­ti­có a la OTAN por sus con­ti­nuos esfuer­zos de expan­sión, inclu­yen­do sus estí­mu­los a los pedi­dos de adhe­sión de Geor­gia y Ucra­nia. Tam­bién repro­chó a la OTAN el haber arma­do y pre­pa­ra­do a Geor­gia para un ata­que con­tra Ose­tia del Sur y Abja­sia. Afir­mó que los paí­ses de la OTAN siguen pro­por­cio­nan­do arma­men­to a Tbi­li­si a pesar de las pro­tes­tas de Rusia.» [14]

Como prue­ba de que las preo­cu­pa­cio­nes rusas están per­fec­ta­men­te jus­ti­fi­ca­das, duran­te la jor­na­da de aper­tu­ra de la 10ª sema­na anual de la OTAN que comen­zó en Ucra­nia el 9 de febre­ro, el gobierno de Geor­gia «apro­bó el Pro­gra­ma Nacio­nal Anual de coope­ra­ción con la OTAN [PNA] para 2010» [15], ini­cia­ti­va pro­mo­cio­na­da por la OTAN poco des­pués de la inva­sión geor­gia­na con­tra Ose­tia del Sur y de la gue­rra con Rusia de agos­to de 2008.

Gue­rra en los Bal­ca­nes, gue­rra en el sur de Asia, gue­rra en el Cáu­ca­so. Es ese el mode­lo que la OTAN lla­ma a repro­du­cir a esca­la mun­dial. Y mien­tras ese blo­que mili­tar sigue des­pla­zán­do­se hacia el este, lle­ga acom­pa­ña­do de tro­pas y de equi­pa­mien­to béli­co, de bases aéreas y nava­les y de ins­ta­la­cio­nes del escu­do antimisiles.

El 9 de febre­ro, el jefe del Esta­do Mayor Gene­ral de las fuer­zas arma­das de Rusia, Niko­las Maka­rov, advir­tió que: «El desa­rro­llo y des­plie­gue del escu­do anti­mi­si­les está diri­gi­do con­tra la Fede­ra­ción Rusa.» [16]
Dijo tam­bién «que las dife­ren­cias con Esta­dos Uni­dos sobre el escu­do anti­mi­si­les esta­ban blo­quean­do el tra­ta­do de reduc­ción de armas nuclea­res» y que «las dife­ren­cias habían impe­di­do has­ta aho­ra la fir­ma del tra­ta­do sobre dichas armas.» [17]

Tam­bién en refe­ren­cia a las nego­cia­cio­nes START, decla­ró: «Los pla­nes esta­dou­ni­den­ses de defen­sa anti­mi­si­les cons­ti­tu­yen una ame­na­za para la segu­ri­dad nacio­nal rusa y han fre­na­do el avan­ce hacia un nue­vo tra­ta­do sobre el con­trol de armas con Washington».

Según las pro­pias pala­bras de Maka­rov, «El tra­ta­do sobre el arma­men­to estra­té­gi­co ofen­si­vo en el que veni­mos tra­ba­jan­do actual­men­te tie­ne que tener en cuen­ta el víncu­lo entre el arma­men­to estra­té­gi­co defen­si­vo y el ofen­si­vo. Se tra­ta de un víncu­lo muy estre­cho, [esas armas] son abso­lu­ta­men­te inter­de­pen­dien­tes. Sería fal­so no tomar en cuen­ta la defen­sa anti­mi­si­les.» [18]

Al prin­ci­pio de la sema­na, el voce­ro del minis­te­rio ruso de Rela­cio­nes Exte­rio­res, Andrei Nes­te­ren­ko, reite­ró el pedi­do de su país de que las armas nuclea­res tác­ti­cas esta­dou­ni­den­ses sean reti­ra­das de Euro­pa. Dijo que «sería bien­ve­ni­da una reti­ra­da de las armas tác­ti­cas esta­dou­ni­den­ses de Euro­pa hacia Esta­dos Uni­dos. Debe­ría [esa medi­da] venir acom­pa­ña­da de la demo­li­ción com­ple­ta e irre­ver­si­ble del con­jun­to de infra­es­truc­tu­ras que garan­ti­zan el des­plie­gue de ese arma­men­to en Euro­pa». Reafir­mó ade­más la posi­ción de su país que esti­pu­la que «Las armas nuclea­res sólo deben des­ple­gar­se en el terri­to­rio de los Esta­dos que las poseen.» [19]]

Seis días más tar­de, con­fir­man­do los pre­sen­ti­mien­tos de Rusia y para mani­fes­tar la opo­si­ción de Occi­den­te en cuan­to al tema, el ex secre­ta­rio gene­ral de la OTAN Geor­ge Rober­tson era cita­do en la pren­sa tur­ca exi­gien­do que las oji­vas [nuclea­res] esta­dou­ni­den­ses se man­ten­gan en Ale­ma­nia. Rober­tson reco­no­ció que Esta­dos Uni­dos tie­ne entre 40 y 90 armas nuclea­res en la base aérea de Incir­lik, en Tur­quía. Lord Rober­tson no es ale­mán ni esta­dou­ni­den­se pero, como ex man­da­más de la OTAN, se con­si­de­ra a sí mis­mo en todo su dere­cho de deci­dir sobre esa gra­ve cuestión.

El 10 de febre­ro, Wladys­law Sta­siak, alto con­se­je­ro de la pre­si­den­cia pola­ca, se encon­tra­ba en Washing­ton para con­ver­sar sobre el inmi­nen­te des­plie­gue de los misi­les anti­ba­lís­ti­cos Patriot Advan­ced Capability‑3 (PAC‑3). Se reu­nió allí con los miem­bros del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal esta­dou­ni­den­se y con «exper­tos de la Heri­ta­ge Foun­da­tion de ten­den­cia con­ser­va­do­ra y del Cen­ter for Inter­na­tio­nal and Stra­te­gic Studies.»

Pos­te­rior­men­te decla­ró: «Hemos habla­do del futu­ro de la OTAN en el con­tex­to de una nue­va con­cep­ción estra­té­gi­ca, así como de la OTAN de hoy, sobre todo en lo tocan­te al artícu­lo 5 y su apli­ca­ción prác­ti­ca», o sea la cláu­su­la de asis­ten­cia mutua [20].

Ese mis­mo día un voce­ro del minis­te­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Ucra­nia expre­só preo­cu­pa­ción en cuan­to al des­plie­gue de misi­les esta­dou­ni­den­ses en su her­mano país del Mar Negro, Ruma­nia. «Como país vecino de Ruma­nia no pode­mos acep­tar que los pla­nes esta­dou­ni­den­ses de des­plie­gue del escu­do anti­mi­si­les en la cer­ca­nía de nues­tra fron­te­ra pasen inad­ver­ti­dos, sobre todo en la medi­da en que se supo­ne que cier­tos ele­men­tos ten­gan sus bases en el Mar Negro.» [21]

Vla­di­mir Voro­nin, quien fue has­ta sep­tiem­bre pasa­do pre­si­den­te de Mol­da­via, país que tie­ne fron­te­ras con Ruma­nia y con Ucra­nia, advir­tió recien­te­men­te que el des­plie­gue de misi­les esta­dou­ni­den­ses en las cos­tas de Ruma­nia y en las aguas de ese país «pue­de trans­for­mar la veci­na Mol­da­via en un fren­te de pri­me­ra línea» y que «la posi­ción de Ruma­nia en cuan­to al escu­do anti­mi­si­les esta­dou­ni­den­se y un apo­yo tan abier­to por par­te de la actual direc­ción mol­da­va pue­den tener con­se­cuen­cias desas­tro­sas para la segu­ri­dad en la región.» [22]

De esa mane­ra [Voro­nin] se hacía eco del emba­ja­dor ruso ante la OTAN, Dimi­tri Rogo­zin, quien expli­ca­ba 2 días antes: «Los pla­nes esta­dou­ni­den­ses de des­ple­gar un sis­te­ma de defen­sa anti­mi­si­les en Euro­pa son un pre­tex­to para esta­ble­cer­se en las fron­te­ras de Rusia» y «Esta­dos Uni­dos está uti­li­zan­do las accio­nes de Irán para mun­dia­li­zar su pro­pio sis­te­ma de defen­sa anti­mi­si­les.» [23]

Cua­tro días des­pués de haber rea­li­za­do esas decla­ra­cio­nes, Voro­nin decla­ra­ba que «el des­plie­gue de ABM [misi­les anti­ba­lís­ti­cos, siglas en inglés] esta­dou­ni­den­ses en Ruma­nia con­du­ce de nue­vo Euro­pa hacia la gue­rra fría» y expre­sa­ba sus dudas en cuan­to a que «las ABM esta­dou­ni­den­ses apun­ten hacia la ame­na­za ira­ní.» [24]

En 2008, el Pen­tá­gono abrió en el desier­to israe­lí de Neguev una base de rada­res en la que tra­ba­jan más de 100 hom­bres. El equi­pa­mien­to de esa base tie­ne un alcan­ce de 2 900 millas, o sea casi 3 veces la dis­tan­cia que sepa­ra las capi­ta­les de Israel y de Irán. El radar FBX de la base avan­za­da de Neva­tim Air Base pue­de con­tro­lar toda la par­te orien­tal de Rusia y gran par­te del sur de ese país.

Mien­tras más pro­tes­tan Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos por la supues­ta ame­na­za ira­ní, más se cie­rra el cor­dón de misi­les inter­cep­to­res occi­den­ta­les alre­de­dor de Rusia.
El 10 de febre­ro, la pren­sa local escri­bió que «la Repú­bli­ca Che­ca está en con­ver­sa­cio­nes con la admi­nis­tra­ción Oba­ma para aco­ger un cen­tro de coman­do en el mar­co del plan modi­fi­ca­do de defen­sa anti­mi­si­les de Esta­dos Uni­dos.» [25]

Al día siguien­te, el emba­ja­dor de Chi­na en Rusia, Li Hui, reafir­mó que «Pekín está preo­cu­pa­do por los pla­nes [del escu­do anti­mi­si­les esta­dou­ni­den­se] que pudie­ran per­tur­bar el equi­li­brio estra­té­gi­co y la esta­bi­li­dad actua­les e inten­si­fi­car las ten­sio­nes». En una correc­ta carac­te­ri­za­ción del ver­da­de­ro alcan­ce del pro­yec­to esta­dou­ni­den­se de misi­les inter­cep­to­res, «sos­tu­vo que la crea­ción de una defen­sa anti­mi­si­les glo­bal mina­ba los esfuer­zos inter­na­cio­na­les por poner fin a la pro­li­fe­ra­ción nuclear» [26].

Sus adver­ten­cias, al igual que las de Rusia, fue­ron escu­cha­das en Washing­ton y entre los alia­dos de la OTAN. El 12 de febre­ro, Polo­nia apro­bó un Acuer­do sobre el Esta­do de las Fuer­zas (ASOF, siglas en inglés) con Esta­dos Uni­dos para «100 sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses que deben ser esta­cio­na­dos en Polo­nia, en el mar­co del escu­do, que inclui­rá misi­les Patriot y SM‑3.» [27] Es qui­zás la pri­me­ra con­fir­ma­ción de que los inter­cep­to­res Stan­dard Missile‑3 0 de lar­go alcan­ce ins­ta­la­dos en navíos (y/​o basa­dos en tie­rra) serán des­ple­ga­dos jun­to a los misi­les Patriot Advanced‑3 cer­ca de la fron­te­ra occi­den­tal de Rusia.

El mis­mo 12 de febre­ro, el pri­mer minis­tro búl­ga­ro Boi­ko Bori­sov reve­ló que Esta­dos Uni­dos ini­cia­rá con­ver­sa­cio­nes con su gobierno con vis­tas al posi­ble des­plie­gue de ele­men­tos de misi­les inter­cep­to­res de pri­me­ra línea en ese país del Mar Negro. El emba­ja­dor esta­dou­ni­den­se James War­lick con­fir­mó que ya se rea­li­za­ron las dis­cu­sio­nes pre­li­mi­na­res. El jefe de Esta­do búl­ga­ro jus­ti­fi­có su deseo de tomar esa arries­ga­da deci­sión decla­ran­do que: «Mi opi­nión es que tene­mos que dar prue­bas de soli­da­ri­dad. Cuan­do se es miem­bro de la OTAN, hay que tra­ba­jar por la segu­ri­dad colec­ti­va.» [28]

Con­si­de­ran­do todo lo ante­rior, el hecho que el gobierno ruso haya invi­ta­do a la ex secre­ta­ria de Esta­do esta­dou­ni­den­se Made­lei­ne Albright y su ban­da de «Sabios» del «Gru­po de Exper­tos» encar­ga­do de ela­bo­rar la nue­va con­cep­ción estra­té­gi­ca de la OTAN a expo­ner el 11 de febre­ro en el Ins­ti­tu­to de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Mos­cú es una farsa.

La OTAN no es el pro­vee­dor de segu­ri­dad inter­na­cio­nal que dice ser. No es un socio de la orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das, a la que ha eclip­sa­do y muti­la­do, ni de nin­gu­na otra orga­ni­za­ción inter­na­cio­nal o regio­nal. Ni cons­ti­tu­ye la base de una «alian­za de democracias».

La OTAN es un pac­to ofen­si­vo, sin ley y ase­sino, que se reser­va de for­ma uni­la­te­ral el dere­cho de reedi­tar a esca­la mun­dial su agre­sión arma­da en los Bal­ca­nes y en el sur de Asia. Es una ame­na­za para la humanidad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.