«Libé­ra­tion» repa­sa el caso de Anza y apun­ta tam­bién a un «fallo poli­cial», por Gara

BAIONA-. La tesis de que Jon Anza ha sido víc­ti­ma de «un fallo» de fuer­zas poli­cia­les espa­ño­las cobra fuer­za cuan­do se va a cum­plir un año de la des­apa­ri­ción, según un repor­ta­je publi­ca­do este fin de sema­na por «Libé­ra­tion« “. El rota­ti­vo pari­sino se hace eco de los datos exis­ten­tes al res­pec­to, en una infor­ma­ción fir­ma­da por el perio­dis­ta Karl Las­ke, y jun­to a ello inclu­ye una entre­vis­ta con Jac­ques Mas­sey, autor del libro «ETA, l’his­to­ire d’u­ne gue­rre de cent ans» y que por su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal tie­ne acce­so a fuen­tes poli­cia­les.

Como con­clu­sión de todo ello, el rota­ti­vo apun­ta que la tesis de que las FSE espa­ño­las están detrás de la des­apa­ri­ción «cobra cada vez más fuer­za».

Como hizo ante­rior­men­te el tam­bién pari­sino «Le Mon­de», «Libé­ra­tion» remar­ca la oscu­ri­dad que rodea a este caso. Karl Las­ke reco­pi­la las infor­ma­cio­nes apa­re­ci­das en estos diez meses, inclui­das las decla­ra­cio­nes efec­tua­das por la com­pa­ñe­ra de Anza o por la fis­cal que ins­tru­ye el caso en el Juz­ga­do de Baio­na, Anne Kayan­na­kis.

Nue­vos deta­lles

El tra­ba­jo perio­dís­ti­co de «Libé­ra­tion» sigue la línea mar­ca­da por lo publi­ca­do en estos meses en GARA o en «Le Mon­de», pero ofre­ce algu­nos deta­lles nove­do­sos. Por ejem­plo, a jui­cio del autor la Poli­cía sabía que Jon Anza era mili­tan­te de ETA antes de que la orga­ni­za­ción arma­da vas­ca lo hicie­ra públi­co.

En con­cre­to, ETA infor­mó de esta cir­cuns­tan­cia en un comu­ni­ca­do hecho públi­co el 18 de mayo de 2009. En él se reve­la­ba que cin­co meses antes de la des­apa­ri­ción de Jon Anza la Poli­cía halló un zulo de la orga­ni­za­ción en la loca­li­dad labor­ta­na de Sen­pe­re, y que allí encon­tró hue­llas dac­ti­la­res del refu­gia­do polí­ti­co donos­tia­rra.

La Poli­cía apa­ren­tó estar sor­pren­di­da por esta afir­ma­ción de ETA, pero «Libé­ra­tion» ase­gu­ra que cono­cía la mili­tan­cia de Anza. Y para ello recuer­da cuá­les son las nor­mas de actua­ción en estos casos.

El perio­dis­ta con­si­de­ra «muy extra­ño» que la Poli­cía fran­ce­sa encon­tra­ra ese zulo y no rea­li­za­ra el corres­pon­dien­te aná­li­sis de las prue­bas con­jun­ta­men­te con las FSE espa­ño­las. Y es que, según remar­ca, es nor­ma habi­tual poner en común has­ta los deta­lles más míni­mos cuan­do se refie­ren a ETA.

Jun­to a ello, se recuer­da que Jon Anza resi­día cer­ca de Sen­pe­re, por lo que «no se pue­de des­car­tar que inme­dia­ta­men­te al des­cu­bri­mien­to del zulo la Poli­cía espa­ño­la asu­mie­ra el segui­mien­to del mili­tan­te».

Aun­que no men­cio­na expre­sa­men­te res­pon­sa­bi­li­da­des del Gobierno fran­cés, el perio­dis­ta Karl Las­ke remar­ca que la pro­cu­ra­do­ra Anne Kaya­na­kis no quie­re dejar el caso en manos de un juez. Para «Libé­ra­tion», en con­se­cuen­cia, «está cla­ro que el Gobierno pre­fie­re rete­ner el asun­to bajo su con­trol». En con­cre­to, se apun­ta al Minis­te­rio de Exte­rio­res.

«Con total liber­tad»

Por otro lado, en la entre­vis­ta que com­ple­ta este tra­ba­jo el perio­dis­ta Jac­ques Mas­sey con­fir­ma que los cuer­pos poli­cia­les espa­ño­les actúan con total liber­tad en sue­lo del Esta­do fran­cés, una cons­ta­ta­ción que, por otro par­te, que­da con­fir­ma­da por las decla­ra­cio­nes ofi­cia­les del Minis­te­rio del Inte­rior espa­ñol cada vez que se pro­du­ce una reda­da anti-ETA.

Así, Mas­sey recuer­da que los dos guar­dias civi­les que murie­ron a tiros en un aten­ta­do de la orga­ni­za­ción arma­da en Cap­bre­ton, en diciem­bre de 2007, «actua­ban por su cuen­ta». Y aña­de que ade­más de par­ti­ci­par en ope­ra­cio­nes regu­la­res jun­to a la Poli­cía fran­ce­sa, «al pare­cer, los espa­ño­les uti­li­zan inclu­so vivien­das secre­tas».

Apun­ta igual­men­te que tras el aten­ta­do de la esta­ción de ser­vi­cio de las Lan­das, «estos poli­cías pue­den lle­var armas». Y remar­ca, al final, que sin su ayu­da «la Poli­cía espa­ño­la no lle­va­ría a cabo tan­tas deten­cio­nes».

Este perio­dis­ta exper­to en temas poli­cia­les y en la per­se­cu­ción a ETA no mues­tra nin­gu­na duda de que la des­apa­ri­ción de Anza es res­pon­sa­bi­li­dad de fuer­zas poli­cia­les espa­ño­las. Y trae a cola­ción, ade­más, que en el tiem­po en que se per­dió la pis­ta del ex pre­so donos­tia­rra se pro­du­je­ron otras denun­cias de secues­tros e inte­rro­ga­to­rios ile­ga­les, atri­bui­bles tam­bién a agen­tes poli­cia­les espa­ño­les. En el caso de Juan Mari Muji­ka, se pro­du­jo en Dona­pa­leu.

Anza des­apa­re­ció el 18 de abril, des­pués de tomar un tren hacia Tou­lou­se, adon­de no lle­gó.

Fuen­te: Dia­rio Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *