Erro­res bási­cos del sis­te­ma cubano por Car­los Tena

Bien pudie­ra haber seña­la­do algu­nos otros, pero des­ta­co los que a mi jui­cio resul­tan más impor­tan­tes, com­pa­ra­dos con los acier­tos de nues­tra demo­cra­cia en Espa­ña. Es un lamen­ta­ble error, por ejem­plo:

1.- Que el pue­blo eli­ja direc­ta y libre­men­te a sus repre­sen­tan­tes en el Par­la­men­to. En una demo­cra­cia que se pre­cie de tal, la socie­dad debe igno­rar­lo todo acer­ca de los aspi­ran­tes a dipu­tados. Los diver­sos colec­ti­vos polí­ti­cos for­ma­dos por abo­ga­dos, eco­no­mis­tas y empre­sa­rios que inte­gran un par­ti­do, podrían reci­bir todo el apo­yo mediá­ti­co y mone­ta­rio posi­ble, si pro­mo­vie­ran un régi­men de cor­te capi­ta­lis­ta. La izquier­da cer­ca­na a la ideo­lo­gía comu­nis­ta debe ser ani­qui­la­da de for­ma estra­té­gi­ca, para que sus repre­sen­tan­tes sean sim­ple­men­te un adorno con el que jus­ti­fi­car la liber­tad de pen­sa­mien­to. El bipar­ti­dis­mo de dere­chas es la meta final en un régi­men demo­crá­ti­co.

2.- Que los Jefes de las Fuer­zas Arma­das ten­gan una cla­ra extrac­ción humil­de, con un sala­rio equi­pa­ra­ble a cual­quier pro­fe­sio­nal de la salud o la edu­ca­ción, cuan­do lo demo­crá­ti­co es que pro­ven­gan de cas­tas, lina­jes, fami­lias y colec­ti­vos de la noble­za, y sus pre­ben­das estén a la altu­ra de su vivien­da, ves­ti­men­ta y nece­si­da­des varias. El Jefe Supre­mo, en una demo­cra­cia, debe­rá per­ci­bir, como míni­mo, 9.000.000 de euros anua­les, para ase­gu­rar su bue­na pre­sen­cia.

3.- Que las pri­sio­nes sir­van real­men­te para la readap­ta­ción social del con­de­na­do, apo­yan­do a este en los estu­dios o tra­ba­jo que qui­sie­ra efec­tuar den­tro del recin­to, cuan­do lo más demo­crá­ti­co es que sean cen­tros don­de algu­nos fun­cio­na­rios pue­dan pro­por­cio­nar a estos su dosis dia­ria de dro­ga, negán­do­les la apli­ca­ción de deter­mi­na­das nor­mas de la Ley Peni­ten­cia­ria (sobre todo las refe­ren­tes a la reduc­ción de pena por el tra­ba­jo por salud que­bra­di­za), para que los allí ence­rra­dos sigan delin­quien­do, o caye­ran víc­ti­mas de cán­cer, del AIDS o infec­cio­nes masi­vas.

4.- Que la socie­dad sea un ejem­plo de cul­tu­ra, sere­ni­dad, soli­da­ri­dad y res­pon­sa­bi­li­dad colec­ti­va, cuan­do lo más demo­crá­ti­co es que sea incul­ta, agre­si­va, des­con­fia­da y des­en­can­ta­da de cual­quier meta, en la que la mora­li­dad y la éti­ca cons­ti­tu­yan ele­men­tos sus­tan­cia­les a la hora de par­ti­ci­par en tareas colec­ti­vas.

5.- Que las fami­lias sigan uni­das emo­cio­nal­men­te a pesar de sus dife­ren­cias polí­ti­cas, cuan­do lo real­men­te demo­crá­ti­co es con­fiar en que se maten unos a otros, con la ayu­da ines­ti­ma­ble de los medios de comu­ni­ca­ción y las fuer­zas de segu­ri­dad, que deben ampa­rar ante todo a los ciu­da­da­nos de ideo­lo­gía fas­cis­ta.

6.- Que la uni­ver­si­dad (como la salud) sea gra­tui­ta y de libre acce­so, cuan­do lo más nece­sa­rio y demo­crá­ti­co es implan­tar un sis­te­ma como el lla­ma­do Bolo­nia, para que las carre­ras de huma­ni­da­des des­apa­rez­can de for­ma pau­la­ti­na, dejan­do a los pro­pios empre­sa­rios la inmen­sa y patrió­ti­ca de deci­dir qué estu­dian­tes y qué asig­na­tu­ras deben ser pro­te­gi­dos, para satis­fa­cer al mer­ca­do labo­ral, pro­mo­vien­do con­tra­tos en los que la obso­le­ta indem­ni­za­ción que­de supri­mi­da.

7.- Que las Fuer­zas del Orden ten­gan prohi­bi­do ter­mi­nan­te­men­te ejer­cer cual­quier tipo de vio­len­cia con­tra la ciu­da­da­nía, cuan­do lo real­men­te demo­crá­ti­co es dete­ner a todo aquel que abra la boca, some­tién­do­le a bru­ta­les pali­zas, con todo tipo de obje­tos con­tun­den­tes, sean niños, muje­res, jóve­nes o ancia­nos, para pos­te­rior­men­te ser tor­tu­ra­dos en los cen­tros de deten­ción, al obje­to de reca­bar infor­ma­ción, que será siem­pre til­da­da de “enor­me­men­te aclaa­to­ria”. Se eli­mi­na­rá tal posi­bi­li­dad cuan­do el dete­ni­do se con­fe­sa­ra adep­to al fran­quis­mo, al Rey, a los prin­ci­pios de la Falan­ge o al Real Madrid..

8.- Que se per­mi­ta jugar en las ace­ras de las calles, bajo la luz de una faro­la, una par­ti­da de aje­drez o domi­nó, cuan­do lo demo­crá­ti­co es impe­dir que las per­so­nas uti­li­cen esos espa­cios ciu­da­da­nos para su solaz y entre­te­ni­mien­to, obli­gán­do­les a aban­do­nar el lugar, sien­do pri­me­ro gol­pea­dos y mas tar­de mul­ta­dos por ello. De la mis­ma for­ma, en una ver­da­de­ra demo­cra­cia, se apli­ca­rán cas­ti­gos ejem­pla­res a quie­nes can­ten en la vía públi­ca a par­tir de las 10 de la noche.

9.- Que esté prohi­bi­do el des­alo­jo de una fami­lia de su vivien­da en casos de moro­si­dad, cuan­do lo demo­crá­ti­co es expul­sar del piso o apar­ta­men­to a todos los miem­bros de una fami­lia, deján­do­les con los ense­res en ple­na calle y urgién­do­les para que aban­do­nen el lugar con todos los mue­bles, so pena de some­ter­les a la lógi­ca mano de hos­tias. No se les faci­li­ta­rá otra alter­na­ti­va que dor­mir al raso.

10.- Que ante la soli­ci­tud para que un ciu­da­dano mues­tre su car­né de iden­ti­dad a la auto­ri­dad, tal deman­da se hicie­re de for­ma edu­ca­da, cuan­do lo más demo­crá­ti­co es colo­car con­tra la pared al inqui­ri­do, abrir­le las pier­nas, regis­trar­le los bol­si­llos, insul­tar­le sobre su con­di­ción u ori­gen, ame­na­zan­do en todo momen­to su inte­gri­dad físi­ca, sea o no sos­pe­cho­so, por­que en una demo­cra­cia todo ciu­da­dano debe ser con­si­de­ra­do un terro­ris­ta en poten­cia, has­ta que se demues­tre, tras la per­ti­nen­te pali­za, lo con­tra­rio.

11.- Que la inte­rrup­ción del emba­ra­zo sea libre y gra­tui­ta en cual­quier caso, siem­pre que la por­ta­do­ra del embrión lo desee. En una demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va como la espa­ño­la, esa posi­bi­li­dad debe ser rele­ga­da has­ta el año 2139.

12.- Que se man­ten­ga, a pesar del blo­queo y los desas­tres natu­ra­les, un equi­li­brio en los pre­cios de los ali­men­tos bási­cos y el sala­rio, sabien­do que las con­di­cio­nes del embar­go impi­den satis­fa­cer otro tipo de vian­das, cuan­do en la demo­cra­cia ver­da­de­ra se revi­san al alza has­ta dos veces y tres al año no sólo el pre­cio del pan, la leche o el arroz, sino igual­men­te los del gas, el agua, la elec­tri­ci­dad y el ser­vi­cio tele­fó­ni­co.

13.- Que ante la apa­ri­ción de fenó­me­nos como seís­mos, hura­ca­nes, ciclo­nes e inun­da­cio­nes, se ten­ga ante todo en cuen­ta la vida de las per­so­nas y su aten­ción ali­men­ta­ria y médi­ca, cuan­do lo ver­da­de­ra­men­te útil y demo­crá­ti­co es que el ejér­ci­to se dedi­que a pro­te­ger los comer­cios y cen­tros pri­va­dos, dete­nien­do a todo aquel que, en una cla­ra opción delic­ti­va, roba un paque­te de leche o una barra de pan.

14.- Que haya muer­to un delin­cuen­te común tras una lar­ga huel­ga de ham­bre, habién­do­le pres­ta­do todo tipo de ayu­da médi­ca, cuan­do lo demo­crá­ti­co es per­mi­tir que se sui­ci­de de for­ma más rápi­da, como ocu­rre dia­ria­men­te en EEUU, Ruma­nia, Polo­nia, Alba­nia, Colom­bia, Méxi­co, Pana­má, Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, El Sal­va­dor, Chi­le, Argen­ti­na, Bra­sil, etc., faci­li­tan­do nava­jas, cuchi­llos o úti­les como cuer­das y maro­mas a los pre­sos de con­fian­za, para que estos se los entre­guen a quie­nes desean pasar a mejor vida. El núme­ro de sui­ci­dios en las pri­sio­nes demo­crá­ti­cas de los paí­ses alu­di­dos es ejem­plar, ya que osci­la entre 35 y 200 al año, lo que evi­ta que los fina­dos pudie­ran vol­ver a delin­quir.

15.- Que la pren­sa esté en poder de los pro­fe­sio­na­les, cuan­do lo demo­crá­ti­co es que los empre­sa­rios que diri­gen lobbys en esa área, aun­que defien­dan un mis­mo sis­te­ma eco­nó­mi­co como es el exi­to­so capi­ta­lis­mo, diri­jan a la socie­dad y a los par­ti­dos polí­ti­cos, infor­man­do de lo que creen debe ser la ver­dad, aun­que ésta no sea tal. La demo­cra­cia debe afir­mar su com­pro­mi­so con la plu­ra­li­dad ideo­ló­gi­ca para garan­ti­zar liber­tad de expre­sión de todos, menos los de la izquier­da, peli­gro­so sec­tor que debe ser some­ti­do a con­ti­nuos ata­ques, para evi­tar que deten­te radios, pren­sa y emi­so­ras de tele­vi­sión.

16.- Que el igua­li­ta­ris­mo no sus­ti­tu­ya nun­ca, por injus­to e inefi­caz, a la ver­da­de­ra igual­dad de la ciu­da­da­nía ante los dere­chos fun­da­men­ta­les del hom­bre, cuan­do lo más demo­crá­ti­co es con­si­de­rar que, por enci­ma de todo, los par­ti­dos polí­ti­cos son el cimien­to de una socie­dad en paz, aun­que haya que inva­dir mili­tar­men­te paí­ses aje­nos. Una ver­da­de­ra cons­ti­tu­ción demo­crá­ti­ca debe refe­rir­se a todos los dere­chos, aun­que no se pue­da cum­plir la mayor par­te de los refe­ri­dos a tra­ba­jo, edu­ca­ción, vivien­da y liber­tad de expre­sión, por razo­nes muy lar­gas de expli­car. Una auto­ri­dad real­men­te demo­crá­ti­ca debe­rá supri­mir el dere­cho a la asis­ten­cia letra­da en el momen­to en que se prac­ti­que una deten­ción, ya que la apli­ca­ción del habeas cor­pus (que se debe per­mi­tir cuan­do el acu­sa­do sea una per­so­na de sol­ven­cia eco­nó­mi­ca y social), ralen­ti­za gra­ve­men­te la posi­bi­li­dad de que las Fuer­zas de Segu­ri­dad obten­gan, aun­que sea bajo tra­tos degra­dan­tes, una infor­ma­ción nece­sa­ria.

17.- Que la tele­vi­sión sea un medio sin publi­ci­dad comer­cial algu­na, dota­da de una pro­gra­ma­ción varia­da, don­de se ase­gu­re un sano entre­te­ni­mien­to y divul­ga­ción cul­tu­ral, evi­tan­do la uti­li­za­ción de len­gua­je vio­len­to, cuan­do lo demo­crá­ti­co en ese medio es la poten­cia­ción de la agre­si­vi­dad, crean­do espa­cios don­de se des­aten las más bajas pasio­nes e ins­tin­tos, que son los que más altos bene­fi­cios pro­du­cen al empre­sa­rio.

18.- Que la liber­tad con­di­cio­nal se apli­que en todos los casos que con­tem­pla la ley, inde­pen­dien­te­men­te de las posi­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas del con­de­na­do, cuan­do lo más ajus­ta­do a un régi­men demo­crá­ti­co es libe­rar a aque­llas per­so­nas que pue­den abo­nar altas cifras, lo que demues­tra a las auto­ri­da­des judi­cia­les la sol­ven­cia moral del pro­ce­sa­do, su cla­se social, su inte­li­gen­cia y su com­pro­mi­so con­si­go mis­mo y su fami­lia.

Resu­mien­do, un ver­da­de­ro demó­cra­ta como el terro­ris­ta Luis Posa­da Carri­les, res­pon­sa­ble con­fe­so de la vola­du­ra de un DC‑8 de Cuba­na de Avia­ción, el 6 de octu­bre de 1976, en el que murie­ron 178 per­so­nas ino­cen­tes, es dete­ni­do y lue­go ampa­ra­do, pro­te­gi­do y pues­to en liber­tad por los jue­ces nor­te­ame­ri­ca­nos; los mis­mos que con­de­na­ron hace ya más de dos lus­tros, a penas de 30 años y cade­na per­pe­tua, a cin­co cuba­nos anti­te­rro­ris­tas que infor­ma­ron pun­tual­men­te a las auto­ri­da­des de USA, sobre las acti­vi­da­des arma­das de la Mafia cubano-ame­ri­ca­na de Flo­ri­da.

Un ver­da­de­ro sis­te­ma repre­sen­ta­ti­vo, como la monar­quía espa­ño­la, jamás con­de­na­rá el geno­ci­dio y los crí­me­nes de otro demó­cra­ta ejem­plar, como fue Fran­cis­co Fran­co, y defen­de­rá como nece­sa­ria la vio­len­cia en sesión con­ti­nua, ejer­ci­da con­tra todos los terro­ris­tas que se nie­gan a acep­tar la vic­to­ria final del capi­ta­lis­mo sobre el socia­lis­mo real, sobre todo si son de ori­gen ára­be o vas­co.

La demo­cra­cia, hoy per­fec­cio­na­da mili­tar­men­te por el capi­ta­lis­mo, es el régi­men idó­neo, insus­ti­tui­ble, la mejor for­ma de solu­cio­nar los pro­ble­mas e ilu­sio­nes de un empre­sa­rio que sólo anhe­la pro­por­cio­nar tra­ba­jo indigno y mal remu­ne­ra­do a un ciu­da­dano

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *