Nocio­nes bási­cas para el repar­to de tra­ba­jo (char­la deba­te orga­ni­za­da por Herria Abian)

La ponen­cia que sigue es la ver­sión defi­ni­ti­va resul­tan­te del deba­te colec­ti­vo que tuvo lugar en un local de Iru­ñea el pasa­do 23 de febre­ro, sobre el repar­to del tra­ba­jo y de la rique­za como uno de los medios actua­les e inme­dia­tos, urgen­tes, para dete­ner la ofen­si­va capi­ta­lis­ta, para que el pue­blo tra­ba­ja­dor con­tra­ata­que en la direc­ción estra­té­gi­ca de aglu­ti­nar cada vez más sec­to­res socia­les, de fre­nar de cua­jo la des­mem­bra­ción social y de avan­zar hacia un mun­do sin explotación.

Como es sabi­do Herria abian! es un movi­mien­to popu­lar amplio y plu­ral, con unos obje­ti­vos bási­cos des­ti­na­dos a deba­tir colec­ti­va­men­te por qué el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co está sufrien­do un empeo­ra­mien­to de sus con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo, mien­tras que una mino­ría aca­pa­ra cada vez más pro­pie­da­des y deten­ta cada vez más poder. Esta carac­te­rís­ti­ca popu­lar que­do con­fir­ma­da por el mucho públi­co que aba­rro­tó el local, la prác­ti­ca tota­li­dad de ori­gen obre­ro. Lógi­ca­men­te, des­de el mis­mo ins­tan­te en el que se deba­te por qué empeo­ra la situa­ción social, a la vez se empie­za a pen­sar sobre cómo rever­tir tal empeo­ra­mien­to, fre­nar­lo y avan­zar en una mejo­ra sus­tan­cial de la vida colec­ti­va. No es una medi­ta­ción pasi­va. Por tan­to, la expo­si­ción sobre el repar­to de la rique­za y el tra­ba­jo tenía que estar en cier­ta for­ma supe­di­ta­da tan­to a la natu­ra­le­za de Herria Abian!, a sus obje­ti­vos ya des­cri­tos, como al nivel medio de las per­so­nas asis­ten­tes, de su for­ma­ción teó­ri­ca y polí­ti­ca, de sus inquietudes.

En las izquier­das son muy fre­cuen­tes dos erro­res de bul­to. Uno, en el medio aca­dé­mi­co, con­sis­te en la pedan­te­ría libres­ca, en bus­car pri­me­ro y ante todo el “pres­ti­gio” del ponen­te, bus­car que la com­pren­sión crí­ti­ca de sus ideas por las per­so­nas asis­ten­tes que­de supe­di­ta­da al afán de noto­rie­dad pro­fe­sio­nal o egó­la­tra del ponen­te, que cree que el públi­co es sólo un obje­to pasi­vo uti­li­za­ble en bene­fi­cio pro­pio, de su carre­ra pro­fe­sio­nal y/​o de su fama. Nadie le ha enten­di­do pero él que­da satis­fe­cho. Otro, en la izquier­da apa­ren­te­men­te más radi­cal y pura, el error con­sis­te en abu­sar del len­gua­je ultra radi­cal, lleno de pala­bras grue­sas pero caren­te de peda­go­gía expli­ca­ti­va y efi­ca­cia con­cien­cia­do­ra, de mane­ra que, al final, las per­so­nas asis­ten­tes pue­den salir del acto con la moral un poco más alta pero sin nin­gu­na mejo­ra en su com­pren­sión teó­ri­ca y crí­ti­ca, y en su visión polí­ti­ca, de mane­ra que no aumen­ta su capa­ci­dad de lucha, sino que que­da tal cual esta­ba al comien­zo del acto.

Ambos erro­res tie­nen en común el des­pre­cio de las masas explo­ta­das, el no res­pe­tar­las como suje­tos acti­vos y cons­cien­tes de sí, sino como un reba­ño sola­men­te apto para aplau­dir. Por su par­te, los movi­mien­tos popu­la­res y socia­les, los sin­di­ca­tos socio­po­lí­ti­cos, las orga­ni­za­cio­nes de masas, y los gru­pos y par­ti­dos polí­ti­cos revo­lu­cio­na­rios imbri­ca­dos en el inte­rior del pue­blo tra­ba­ja­dor. Estos y otros colec­ti­vos y per­so­nas indi­vi­dua­les con expe­rien­cia, se preo­cu­pan muy mucho por­que sus men­sa­jes, ideas y pro­pues­tas sean com­pren­di­dos y deba­ti­dos colec­ti­va­men­te, bus­can­do adop­tar a cada con­tex­to de deba­te el equi­li­brio entre el impres­cin­di­ble rigor teó­ri­co y la impres­cin­di­ble efi­ca­cia peda­gó­gi­ca. Tan­to los egó­la­tras de izquier­da como las ultra­iz­quier­das puris­tas creen erró­nea­men­te que este nece­sa­rio equi­li­brio es un retro­ce­so total o par­cial­men­te refor­mis­ta, una con­ce­sión polí­ti­ca a la bur­gue­sía cuan­do, en reali­dad, se tra­ta de apli­car la teo­ría mar­xis­ta de la toma de conciencia.

En todo lo rela­cio­na­do con la ideo­lo­gía bur­gue­sa del tra­ba­jo, de la pro­pie­dad pri­va­da y de la rique­za, con la reali­dad del des­em­pleo y del paro, con el mito del “sala­rio jus­to” y de la “jus­ti­cia social; en todo lo rela­cio­na­do, en suma, con la base invi­si­bi­li­za­da y ocul­ta­da de la explo­ta­ción asa­la­ria­da median­te la men­ti­ra de la “liber­tad indi­vi­dual” y del “dere­cho al tra­ba­jo”, o de la men­ti­ra que se escon­de en los dichos popu­la­res de que “he encon­tra­do tra­ba­jo” o “tal empre­sa­rio me ha dado tra­ba­jo”, etc., es decir, con­si­de­ran­do esta reali­dad, es más nece­sa­rio que nun­ca expli­car de mane­ra con­vin­cen­te en qué con­sis­te la rei­vin­di­ca­ción del repar­to del tra­ba­jo, del lema “tra­ba­jar menos para tra­ba­jar todos”, por qué y para qué se difun­den y cómo pue­den ser lle­va­das a la prác­ti­ca. Por esto, tene­mos que defi­nir noso­tros mis­mos los con­cep­tos y la teo­ría nues­tra, la que nos ayu­da a eman­ci­par­nos, y no seguir ata­dos y entra­pa­dos en la ideo­lo­gía burguesa.

TRABAJO: es la capa­ci­dad de trans­for­mar cosas de la reali­dad para cons­truir otras cosas nue­vas, median­te un gas­to de ener­gía y de tiem­po, y su con­si­guien­te can­san­cio psí­qui­co y físi­co. Todo tra­ba­jo can­sa más o menos, y por esto la espe­cie huma­na ha ido bus­can­do como redu­cir­lo median­te la cola­bo­ra­ción, la téc­ni­ca y la cien­cia. Por ejem­plo, tra­ba­jar es hacer una tar­ta mez­clan­do con cier­to orden y méto­do hari­na, hue­vos, leche, azú­car, calor, etc., resul­tan­do una cosa nue­va que no exis­tía antes en la natu­ra­le­za, por­que nadie ha teni­do la suer­te de ver caer del cie­lo tar­tas ya hechos y con para­caí­das para que no se aplas­ten al cho­car con el sue­lo, excep­to, dicen, algu­nos pocos hace miles de años cuan­do su dios les echa­ba maná des­de las nubes. Pare­ce ser que ese dios se can­só tan­to que no ha repe­ti­do el trabajo.

TRABAJO ABSTRACTO: es lo que une e iden­ti­fi­ca inter­na­men­te a cual­quier for­ma con­cre­ta de tra­ba­jo, mate­rial o inte­lec­tual, aun­que sea el rea­li­za­do hace 20000 años con un hacha de pie­dra, o aho­ra con un orde­na­do de últi­ma gene­ra­ción. Todos ellos, al mar­gen del tiem­po y de la for­ma con­cre­ta, exi­gen un des­gas­te de ener­gía psi­co­so­má­ti­ca, un esfuer­zo men­tal y físi­co, una deter­mi­na­da pre­pa­ra­ción menor o mayor: apren­der a coger un hacha de pie­dra y no aplas­tar­se los dedos con ella, apren­der a mane­jar el más com­ple­jo orde­na­dor actual, o domi­nar los recien­tes des­cu­bri­mien­tos quí­mi­cos para pro­du­cir sabo­res nue­vos en las tartas.

TRABAJO NECESARIO: es el tra­ba­jo que hay que hacer inevi­ta­ble­men­te para comer, pro­te­ger­se del frío o del calor exce­si­vo, de las llu­vias, de la enfer­me­dad, etc. Sin el tra­ba­jo nece­sa­rio la espe­cie huma­na no exis­ti­ría como tal, ni siquie­ra como homí­ni­dos, ni como simios ni pri­ma­tes por­que lo que carac­te­ri­za a la vida ani­mal es que debe gas­tar mayor o menor par­te de sus reser­vas ener­gé­ti­cas en el esfuer­zo de ali­men­tar­se, pro­te­ger­se y repro­du­cir­se. Y tras gas­tar­las ha de repo­ner­las, o morir. Lo que se deno­mi­na “aho­rro de ener­gía”, “míni­mo esfuer­zo” y “pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo”, son nom­bres que expre­san la ten­den­cia de todos los ani­ma­les de obte­ner la máxi­ma ener­gía posi­ble con el míni­mo can­san­cio. Por ejem­plo, lo nor­mal es que para hacer una tar­ta se dedi­que una hora de tra­ba­jo, que pue­de ser menos si se tie­nen algu­na máqui­na, o que pue­den ser más si no se sabe hacer­la o no hay uten­si­lios ade­cua­dos. Pero gas­tar más tiem­po en hacerla

TRABAJO SOBRANTE: es el tra­ba­jo que se rea­li­za cuan­do se han satis­fe­cho las nece­si­da­des bási­cas que exi­gían la rea­li­za­ción del tra­ba­jo nece­sa­rio. Téc­ni­ca­men­te se le deno­mi­na plus­pro­duc­to. Por ejem­plo, hacer una tar­ta era nece­sa­rio para apla­car el ham­bre o para ter­mi­nar bien una fies­ta colec­ti­va, mien­tras que hacer dos tar­tas impli­ca­ba que una de ellas sobra­se, se que­da­se sin comer, es decir, que se había rea­li­za­do un tra­ba­jo sobran­te que adqui­ría la for­ma de una tar­ta guar­da­da en el fri­go­rí­fi­co para otro momen­to, para el día siguien­te o para rega­lar o ven­der­la. Según cómo sean las rela­cio­nes de pro­pie­dad y de tra­ba­jo, la tar­ta sobran­te pue­de ter­mi­nar sien­do repar­ti­da colec­ti­va­men­te, entre los niños enfer­mos y per­so­nas nece­si­ta­das, etc., según las nece­si­da­des colec­ti­vas, o pue­de ter­mi­nar sien­do engu­lli­da por el obis­po, el rey o el bur­gués, o por los tres, que dejan un tro­zo para el poli­cía. El tra­ba­jo sobran­te pue­de tam­bién ter­mi­nar sien­do des­per­di­cia­do si no se alma­ce­na o acu­mu­la de algún modo. La for­ma y la cuan­tía del tra­ba­jo nece­sa­rio y del sobran­te están deter­mi­na­das his­tó­ri­ca y social­men­te, cam­bian­do de una épo­ca a otra.

TRABAJO ACUMULADO: es el tra­ba­jo sobran­te que se ha ido guar­dan­do, es lo que la espe­cie huma­na ha mate­ria­li­za­do en for­ma de máqui­nas, herra­mien­tas, carre­te­ras, edi­fi­cios, libros, cul­tu­ra, hos­pi­ta­les, etc. Nada de esto apa­re­ce col­gan­do de los árbo­les de la noche a la maña­na, o flo­tan­do en el mar. Las dio­sas y dio­ses tam­po­co nos rega­lan escue­las ya hechas y fes­ti­nes coci­na­dos. Todas estas cosas, todo lo que exis­te y que pre­via­men­te no esta­ba en la natu­ra­le­za, es obra de la espe­cie huma­na, es tra­ba­jo humano acu­mu­la­do en for­ma de cate­dra­les y mez­qui­tas, o de labo­ra­to­rios, las reli­gio­nes mis­mas son tra­ba­jo cul­tu­ral acu­mu­la­do en for­ma de alie­na­ción y opio reli­gio­so. Tam­bién se lla­ma tra­ba­jo muer­to al tra­ba­jo acu­mu­la­do, por cuan­to se le dife­ren­cia del tra­ba­jo vivo, el que sola­men­te pue­de hacer­lo la espe­cie huma­na. Muchos bur­gue­ses nie­gan que cual­quier cosa hecha por los huma­nos sea tra­ba­jo acu­mu­la­do, tra­ba­jo muer­to, por­que enton­ces ten­drían que reco­no­cer la mate­ria­li­dad del tra­ba­jo, que no es algo inma­te­rial, meta­fí­si­ca e ideal, sino mate­rial, que can­sa y agota.

TRABAJO EXPLOTADO: cuan­do el pro­duc­to sobran­te o exce­den­te del tra­ba­jo, o plus­pro­duc­to, que­da en manos de una mino­ría, sexo-géne­ro, cla­se social o nación domi­nan­tes; cuan­do que­da en manos del mari­do, del escla­vis­ta, del obis­po, del capi­ta­lis­ta y/​o del Esta­do nacio­nal­men­te opre­sor. Tar­de o tem­prano, las cla­ses tra­ba­ja­do­ras se suble­van con­tra el tra­ba­jo explo­ta­do. Para lograr que éste siga rea­li­zán­do­se, las cla­ses pro­pie­ta­rias pre­ca­pi­ta­lis­tas impo­nían esta for­ma de tra­ba­jo por la fuer­za mili­tar, el mie­do y el terror, y la reli­gión y las creen­cias, de modo que el tra­ba­jo explo­ta­do era tra­ba­jo for­za­do, impues­to por la fuer­za mate­rial y/​o sim­bó­li­ca. Pero en el capi­ta­lis­mo, la fuer­za repre­si­va pasa a un segun­do lugar, apa­re­cien­do como cau­sa fun­da­men­tal la coer­ción sor­da, la depen­den­cia abso­lu­ta, el mie­do al ham­bre, la alie­na­ción y el feti­chis­mo, que lue­go vere­mos. En el capi­ta­lis­mo, el tra­ba­jo explo­ta­do apa­re­ce como “tra­ba­jo libre” dado que el obre­ro cree que ven­de “libre­men­te” su fuer­za de tra­ba­jo al empre­sa­rio, sin saber que toda la estruc­tu­ra social le obli­ga a ello bajo por pura nece­si­dad bio­ló­gi­ca. En el capi­ta­lis­mo, la fuer­za repre­si­va ascien­de del segun­do al pri­mer lugar con­for­me la lucha revo­lu­cio­na­ria ame­na­za la pro­pie­dad pri­va­da y su Esta­do, pero vuel­ven a segun­do lugar una vez que el terror bur­gués reins­tau­ra la paz de la explotación.

TRABAJO DOMÉSTICO: es la for­ma más común e invi­si­ble del tra­ba­jo explo­ta­do; con­sis­te en el tra­ba­jo rea­li­za­do por las muje­res en los domi­ci­lios bajo la explo­ta­ción sexo-eco­nó­mi­ca del patriar­ca­do. Al mar­gen de los modos de pro­duc­ción explo­ta­do­res y de las dis­tin­tas for­mas de fami­lia patriar­cal exis­ten­tes en cada uno de ellos, el tra­ba­jo domés­ti­co es impres­cin­di­ble para el orden opre­sor por­que, pri­me­ro, es gra­tis, no remu­ne­ra­do por la mino­ría domi­nan­te pese a que rea­li­za múl­ti­ples fun­cio­nes bási­cas, des­de coci­nar y lim­piar, has­ta cui­dar enfer­mos y aten­der a nie­tos y nie­tas; segun­do, garan­ti­za que la eco­no­mía más bási­ca sobre­vi­va siquie­ra en lo ele­men­tal en las peo­res cri­sis; ter­ce­ro, impi­de la unión de las muje­res, con­de­nán­do­las a la sole­dad y al ais­la­mien­to domi­ci­lia­rio, lo que refuer­za el orden explo­ta­dor; cuar­to, sir­ve como cana­li­za­ción y des­agüe de las frus­tra­cio­nes mas­cu­li­nas, que se des­aho­gan des­car­gan­do sobre las muje­res inde­fen­sas su cobar­día públi­ca fren­te al explo­ta­dor que les macha­ca en la calla; y quin­to, es un ins­tru­men­to de crea­ción de per­so­nas sumi­sas y pasi­vas median­te la edu­ca­ción auto­ri­ta­ria y la repre­sión sexo-afectiva.

FUERZA DE TRABAJO: en el capi­ta­lis­mo el pro­ce­so de tra­ba­jo no se rea­li­za como en los modos de pro­duc­ción ante­rio­res, ya que el tra­ba­jo apa­re­ce como una mer­can­cía más por­que el tra­ba­ja­dor, que no posee abso­lu­ta­men­te nada, ha de ven­der­se al patrón por un sala­rio. El patrón com­pra al obre­ro su fuer­za de tra­ba­jo a cam­bio de un sala­rio que le entre­ga­rá al final del con­tra­to. La fuer­za de tra­ba­jo es la cua­li­dad inter­na del tra­ba­jo abs­trac­to en el capi­ta­lis­mo: el empre­sa­rio pue­de hacer tra­ba­jar al obre­ro en una máqui­na o en otra, hacien­do zapa­tos, abrien­do carre­teas o inves­ti­gan­do en un labo­ra­to­rio ultra­so­fis­ti­ca­do. Todos estos tra­ba­jos con­cre­tos tie­nen el común que el tra­ba­ja­dor gas­ta su fuer­za psi­co­fí­si­ca e inte­lec­tual de tra­ba­jo, y los resul­ta­dos mate­ria­les de ese esfuer­zo, o sea, las mer­can­cías crea­das, des­de un zapa­to has­ta una nue­va tec­no­lo­gía, se los que­da el empre­sa­rio que los ven­de lue­go en el mer­ca­do. El patrón ha com­pran­do la fuer­za de tra­ba­jo y se ha que­da­do con la mer­can­cía crea­da por esa fuer­za psi­co­fí­si­ca e inte­lec­tual de tra­ba­jo, con esa mer­can­cía, crea­da duran­te el pro­ce­so productivo.

TRABAJO CUALIFICADO: mane­jar una máqui­na nue­va, por ejem­plo para mez­clar mejor y en menos tiem­po la masa de las tar­tas, exi­ge mejo­rar el ante­rior, el que se nece­si­ta­ba para la máqui­na vie­ja sus­ti­tui­da por la nue­va. La nue­va téc­ni­ca exi­ge nue­vo cono­ci­mien­to, cua­li­fi­car mejor la fuer­za de tra­ba­jo. Tam­bién se le deno­mi­na tra­ba­jo com­ple­jo por­que cono­ce la com­ple­ji­dad tec­no­ló­gi­ca, mien­tras que el tra­ba­jo sim­ple y no cua­li­fi­ca­do es el que no sabe mane­jar las máqui­nas en uso. Por ejem­plo, un tra­ba­jo sim­ple ten­dría que mez­clar la masa con las manos, per­dien­do mucho tiem­po, con poca o nula higie­nes, etc. La pro­pa­gan­da bur­gue­sa, sin embar­go, sos­tie­ne que exis­te el “tra­ba­jo inma­te­rial”, el “tra­ba­jo des­ma­te­ria­li­za­do”, refi­rién­do­se a lo mis­mo pero ocul­tan­do así tan­to la reali­dad social de tra­ba­jo asa­la­ria­do como el hecho inne­ga­ble de que siem­pre se ha de apren­der de la expe­rien­cia mate­rial. Por ejem­plo, la intro­duc­ción de una máqui­na digi­tal, de una compu­tado­ra, etc., en el taller de las tar­tas no sig­ni­fi­ca que haya des­apa­re­ci­do el tra­ba­jo mate­rial, físi­co y psí­qui­co, sino sola­men­te que aho­ra la con­ta­bi­li­dad, el con­trol de cali­dad, la medi­ción exac­ta de las can­ti­da­des, las tem­pe­ra­tu­ras y tiem­pos de coc­ción, etc., todo esto lo rea­li­zan las máqui­nas, que han sido cons­trui­das sólo con de la fue­ra de tra­ba­jo huma­na apli­ca­da sobre otras máqui­nas, y así has­ta lle­gar al momen­to en el que la espe­cie huma­na apren­dió a rea­li­zar la pri­me­ra herramienta.

TRABAJO ASALARIADO: en el capi­ta­lis­mo la gran mayo­ría de la pobla­ción care­ce de sus pro­pios ins­tru­men­tos de tra­ba­jo, de cam­pos que arar, de herra­mien­tas para ser un arte­sano inde­pen­dien­te, de un local pro­pio en el que esta­ble­cer un nego­cio, etc. Las deno­mi­na­das “cla­ses medias” son en su inmen­sa mayo­ría tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos con altos sala­rios, pero que los pier­den y se empo­bre­cen cuan­do esta­llan las cri­sis. Todo este blo­que social mayo­ri­ta­rio depen­de de un sala­rio para sobre­vi­vir, sin ese dine­ro se hun­den en la mise­ria más espan­to­sa. A dife­ren­cia de los ante­rio­res modos de pro­duc­ción, que man­te­nían algu­na inde­pen­den­cia de vida eco­nó­mi­ca de las masas tra­ba­ja­do­ras, el capi­ta­lis­mo ha des­trui­do a san­gre y fue­go esta posi­bi­li­dad de ali­men­tar­se sin tener que depen­der de un sala­rio. Los escla­vos anti­guos, los sier­vos y cam­pe­si­nos depen­dien­tes, y los arte­sa­nos medie­va­les tenían el dere­cho de ser ali­men­ta­das por sus explo­ta­do­res cuan­do no había tra­ba­jo que hacer. Los moder­nos escla­vos asa­la­ria­dos, que care­cen de todo ins­tru­men­to de pro­duc­ción pro­pio, sólo tie­nen el dere­cho a una míse­ra ayu­da cuan­do la han con­quis­ta­do median­te duras luchas socia­les, y nun­ca es segu­ra, nun­ca está garan­ti­za­da eter­na­men­te por­que su con­ti­nui­dad depen­de de la corre­la­ción de fuer­zas socia­les enfren­ta­das en la lucha de clases.

TRABAJO ALIENADO: si la abso­lu­ta depen­den­cia hacia el sala­rio, si la abso­lu­ta inde­fen­sión vital es una carac­te­rís­ti­ca ate­rra­do­ra del tra­ba­jo asa­la­ria­do, la otra es su esen­cia alie­na­da. El tra­ba­ja­dor asa­la­ria­do entre­ga por ese sala­rio al empre­sa­rio el pro­duc­to de su tra­ba­jo, la mer­can­cía por él crea­da. En la socie­dad capi­ta­lis­ta, el ser humano está roto en dos, el pro­duc­tor de mer­can­cías y el con­su­mi­dor de mer­can­cías, que aho­ra ya no per­te­ne­cen al pro­duc­tor sino al empre­sa­rio, al úni­co que tie­ne fuer­zas pro­duc­ti­vas. Una vez en el mer­ca­do, la mer­can­cía adquie­re un poder total, domi­nan­do al ser humano, que es alie­na­do por la mer­can­cía que él mis­mo ha crea­do. La alie­na­ción sig­ni­fi­ca que el crea­dor de las cosas pasa a ser domi­na­do por esas cosas crea­das por él, en vez de a la inver­sa. Peor aún, jun­to a la alie­na­ción apa­re­ce el feti­chis­mo, es decir, el tra­ba­ja­dor ter­mi­na cre­yen­do que las mer­can­cías por él crea­das tie­nen pro­pie­da­des mis­té­ri­cas, eso­té­ri­cas, feti­ches divi­nos a los que debe some­ter­se por omni­po­ten­tes y capri­cho­sos, a pesar de haber­los crea­do él mis­mo. El feti­chis­mo de la mer­can­cía es la más inhu­ma­na fuer­za des­truc­to­ra gene­ra­da por el tra­ba­jo asa­la­ria­do, por el capitalismo.

TRABAJO ASALARIO Y PLUSVALÍA: los tra­ba­ja­do­res no tie­nen otros recur­sos de vida que su fuer­za de tra­ba­jo, no tie­nen máqui­nas pro­pias para hacer y ven­der ellos las tar­tas, por lo que tie­nen que tra­ba­jar para el pas­te­le­ro a cam­bio de un sala­rio, o morir­se de ham­bre. El pas­te­le­ro tie­ne las máqui­nas, la tien­da y el capi­tal, y con­tra­ta a dos tra­ba­ja­do­res por un sala­rio de 10 euros que les paga al final del mes. Pero antes de cobrar los tra­ba­ja­do­res ya han hechos muchas tar­tas, que se han ven­di­do y que han deja­do al pas­te­le­ro una ganan­cia total de 100 €. Antes de pagar el sala­rio a los dos obre­ros, el pas­te­le­ro cuen­ta los gas­tos en mate­rias pri­mas, elec­tri­ci­dad, pro­pa­gan­da, impues­tos, devo­lu­ción de prés­ta­mos al ban­co, etc., que ascien­den a 40€; des­pués cuen­ta las ganan­cias tota­les obte­ni­das tras la ven­ta de las tar­tas: 100€ bru­tas. Res­ta de las ganan­cias los gas­tos ade­lan­ta­dos, o sea, 100 menos 40 igual a 60€ de ganan­cia, pero de aquí ha de res­tar los 20€ de sala­rios a los dos emplea­dos, con lo que obtie­ne un bene­fi­cio lim­pio y neto de 40€ des­pués de todas las cuen­tas. Ese bene­fi­cio es la plusvalía.

TRABAJO ASALARIADO Y CRISIS: pero ocu­rre que, por diver­sas cir­cuns­tan­cias, se empie­zan a ven­der menos tar­tas, y los cos­tos de la mate­ria pri­ma, etc., aumen­tan, de modo que los gas­tos ini­cia­les han subi­do de 40€ a 50, y las ganan­cias bru­tas por ven­tas han baja­do de 100 a 90€ bru­tos. De éstos tie­ne que des­con­tar los 50€ ade­lan­ta­dos con lo que sus ganan­cias antes de pagar los sala­rios se redu­cen a 40€, es decir, 90 de ganan­cias bru­tas menos 50 de gas­tos tota­les, dan 40€ antes de pagar los 20€ de sala­rios. Una vez paga­dos los sala­rios los bene­fi­cios se han redu­ci­do a 20€, que es la plus­va­lía que sobra de res­tar 20 de 40. Hemos vis­to que antes su plus­va­lía era de 40€ y aho­ra es de 20€. Muy en sín­te­sis, esta reduc­ción en los bene­fi­cios últi­mos es la cri­sis. Pero el empre­sa­rio quie­re seguir ganan­do lo mis­mo o más que antes, o sea aque­llos 40€ o inclu­so más, en vez de estos 20€. Para lograr­lo tie­ne que des­car­gar la cri­sis sobre los dos tra­ba­ja­do­res en con­cre­to, y sobre la cla­se obre­ra y el pue­blo tra­ba­ja­dor en su con­jun­to. ¿Cómo lo hace?

TRABAJO, MÁQUINAS Y PARO: des­car­gar la cri­sis sobre el pue­blo se hace, bási­ca­men­te, aumen­tan­do el tiem­po de tra­ba­jo de los dos emplea­dos para hacer más tar­tas, con lo que se pue­den bajar los pre­cios por uni­dad aumen­tan­do así las ven­tas; tam­bién se hace aumen­tan­do las máqui­nas para hacer más tar­tas y a la vez echan­do al paro, al des­em­pleo, a uno de los dos tra­ba­ja­do­res, por­que el otro hace más tar­tas gra­cias a las nue­vas máqui­nas que aba­ra­tan cos­tos y aho­rran tiem­po. Y a la vez redu­cien­do los sala­rios de ambos, o inclu­so del úni­co que ha que­da­do tra­ba­jan­do, aun­que tra­ba­je más que antes, y para esto ha sido nece­sa­ria la ayu­da del sin­di­ca­lis­mo refor­mis­ta para “con­ven­cer” al obre­ro que debe “sacri­fi­car­se” por la “eco­no­mía nacio­nal”. Tam­bién se bus­ca redu­cir los cos­tos de las mate­rias pri­mas, de la elec­tri­ci­dad, los tiem­pos de pago de las deu­das, la reduc­ción de impues­tos, etc. Al final, el empre­sa­rio ve que sus gas­tos ini­cia­les han que­da­do en 45€ en vez de en 50, las ven­tas han subi­do de 90 a 95€, y los sala­rios se han redu­ci­do de 20 a 8€ ya que ha echa­do al paro a uno de los dos tra­ba­ja­do­res, y ha redu­ci­do el sala­rio del otro de 10 a 8€ con pro­me­sas que no pien­sa cum­plir. Por tan­to, la plus­va­lía resul­tan­te es de 95 menos 45 menos 8, igual a 42€, es decir, 2 euros más que al comien­zo de la crisis.

TRABAJO, RIQUEZA Y CAPITAL: la huma­ni­dad ha de tra­ba­jar para exis­tir por­que las medi­ci­nas, los cerea­les y las casas no des­cien­den en para­caí­das ni salen de los vol­ca­nes. Los pro­duc­tos nece­sa­rios y los exce­den­ta­rios los crea el ser humano median­te su tra­ba­jo. La rique­za la crea el tra­ba­jo, y cuan­do es rique­za colec­ti­va es rique­za poten­cia­do­ra de las cua­li­da­des huma­nas, pero cuan­do es rique­za pri­va­da, de una mino­ría, es des­truc­to­ra de esas poten­cia­li­da­des huma­nas, es rique­za injus­ta. Hay una dife­ren­cia cua­li­ta­ti­va entre la rique­za y el capi­tal: la pri­me­ra es la for­ma que tenían las cla­ses pro­pie­ta­rias pre­ca­pi­ta­lis­tas de poseer el exce­den­te pri­va­ti­za­do, pero el capi­tal es la nece­si­dad bur­gue­sa por ampliar esa rique­za median­te su rein­ver­sión en la pro­duc­ción mate­rial. La rique­za no se emplea­ba para pro­du­cir más rique­za dedi­cán­do­se al con­su­mo sun­tua­rio y osten­to­so, pres­tar­la por un inte­rés o al comer­cio, o guar­dar­la sin pro­du­cir nada. El capi­tal, por el con­tra­rio, se rein­vier­te en la indus­tria para pro­du­cir más capi­tal, en una espi­ral acu­mu­la­ti­va impa­ra­ble y obse­si­va que ter­mi­na pre­ci­pi­tán­do­se en la cri­sis, para reini­ciar des­pués su mar­cha alo­ca­da hacia otra cri­sis más devastadora.

CAPITAL, PARO Y SUBEMPLEO: hemos vis­to que una de las solu­cio­nes que tie­ne el capi­tal para salir de la cri­sis es la del paro, la de echar tra­ba­ja­do­res a la calle para redu­cir cos­tos, inti­mi­dar a la cla­se obre­ra y divi­dir­la, aumen­tan­do los bene­fi­cios. El capi­ta­lis­mo nece­si­ta siem­pre dis­po­ner de una reser­va pasi­va y ate­mo­ri­za­da de fuer­za de tra­ba­jo dis­pues­ta a ven­der­se por un sala­rio míse­ro con tal de comer, es el “ejér­ci­to indus­trial de reser­va” que pre­sio­na a la baja a los tra­ba­ja­do­res en acti­vo, sobre todo duran­te sus huel­gas. Si la lucha de cla­ses es fuer­te y la bur­gue­sía no pue­de aumen­tar el paro, bus­ca emi­gran­tes esqui­ro­les para derro­tar a los tra­ba­ja­do­res del pro­pio país, o tras­la­da a otra región o país más bara­to, dócil y ren­ta­ble, tác­ti­ca emplea­da des­de los orí­ge­nes del capi­ta­lis­mo indus­trial a fina­les del siglo XVIII. La bur­gue­sía tam­bién recu­rre al sub­em­pleo, que es un paro a medias, encu­bier­to y que la pren­sa ofi­cial pre­sen­ta como tra­ba­jo normalizado.

ROMPER LA UNIDAD DE CLASE: toda cri­sis es apro­ve­cha­da por el capi­tal para ases­tar un gol­pe demo­le­dor a la cla­se tra­ba­ja­do­ra rom­pien­do su uni­dad de cla­se. Para ello, aho­ra, inten­ta divi­dir­la en tres blo­ques gran­des con múl­ti­ples sub­di­vi­sio­nes inter­nas: uno, for­ma­do por un peque­ño gru­po de tra­ba­ja­do­res muy cua­li­fi­ca­dos, con bue­nos suel­dos fijos aumen­ta­dos con horas extras, y fie­les. Otro, el opues­to, el for­ma­do por la cre­cien­te masa pre­ca­ri­za­da, con poca cua­li­fi­ca­ción del tra­ba­jo, movi­ble y con con­trac­tos revo­ca­bles uni­la­te­ral­men­te por la empre­sa con la míni­ma excu­sa. En el inter­me­dio entre estos dos extre­mos, un sec­tor fle­xi­ble semi­cua­li­fi­ca­do, capa­ci­ta­do para rea­li­zar par­te de los tra­ba­jos del pri­mer sec­tor, cubrien­do sus bajas por enfer­me­dad, vaca­cio­nes, etc., con con­tra­tos más esta­bles que el blo­que pre­ca­ri­za­do pero más inse­gu­ros que el peque­ño blo­que cua­li­fi­ca­do. Pero la mun­dia­li­za­ción eco­nó­mi­ca supo­ne una ame­na­za inclu­so para el peque­ño blo­que de fie­les tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos, por­que sus pues­tos pue­den ser cubier­tos en otros paí­ses, y las nue­vas tec­no­lo­gías de la comu­ni­ca­ción per­mi­ten pro­ce­sos pro­duc­ti­vos alta­men­te cua­li­fi­ca­dos diri­gi­dos a tiem­po real por una cen­tral sita en un país impe­ria­lis­ta pero des­cen­tra­li­za­dos en empre­sas muy distantes.

PROBLEMA POLÍTICO Y NO SÓLO TÉCNICO: la rup­tu­ra de la uni­dad de cla­se es sobre todo un plan polí­ti­co y no sola­men­te téc­ni­co. De entra­da, una vez que la lucha obre­ra eco­no­mi­cis­ta supera deter­mi­na­do umbral, adquie­re un con­te­ni­do polí­ti­co ya que inter­vie­nen las fuer­zas repre­si­vas, es decir, el Esta­do bur­gués, a favor de la patro­nal. Y sobre todo, cuan­do la cri­sis social se pro­fun­di­za y extien­de, aumen­tan­do la lucha de cla­ses, el con­te­ni­do polí­ti­co apa­re­ce públi­ca­men­te por­que el Esta­do des­plie­ga ade­más de su poder repre­sor direc­to, tam­bién su repre­sión pre­ven­ti­va y estra­té­gi­ca, su capa­ci­dad pla­ni­fi­ca­do­ra, sus deci­sio­nes socio­eco­nó­mi­cas con­cre­ta­das en los pre­su­pues­tos gene­ra­les del Esta­do. Por últi­mo, la polí­ti­ca, que es la eco­no­mía con­cen­tra­da en for­ma de fusil esta­tal, se con­vier­te en la úni­ca alter­na­ti­va del capi­tal cuan­do ha de masa­crar al pue­blo tra­ba­ja­dor median­te el gol­pe mili­tar, el mili­ta­ris­mo, el fas­cis­mo o la contrarrevolución.

REPARTO DEL TRABAJO: se tra­ta de una con­sig­na impres­cin­di­ble que supera a la cla­se obre­ra para exten­der­se al pue­blo tra­ba­ja­dor en su con­jun­to y, a la vez, que tie­ne un direc­to con­te­ni­do polí­ti­co socia­lis­ta muy fácil de expli­car. Por esto mis­mo, la bur­gue­sía no admi­te ni remo­ta­men­te esta con­sig­na tal cual la lle­na de con­te­ni­do el movi­mien­to obre­ro y popu­lar. Como vere­mos, el con­te­ni­do obre­ro cho­ca fron­tal­men­te con el bur­gués en todas y en cada una de las áreas en las que debe apli­car­se el repar­to del tra­ba­jo empe­zan­do por el mis­mo con­cep­to de “repar­to”. El con­cep­to bur­gués de “repar­to de tra­ba­jo” se limi­ta en exclu­si­va y úni­ca­men­te a “repar­tir” los pues­tos de tra­ba­jo ya exis­ten­tes entre los tra­ba­ja­do­res en plan­ti­lla para aumen­tar la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo man­te­nien­do los suel­dos, fle­xi­bi­li­zan­do los hora­rios, aumen­tan­do la inten­si­dad del tra­ba­jo, etc.; y si por las pre­sio­nes obre­ras, la patro­nal no tie­ne más reme­dio que aumen­tar un poco los sala­rios, lo hará siem­pre aumen­tan­do toda­vía más la pro­duc­ti­vi­dad, es decir, sola­men­te si ella aumen­ta antes su bene­fi­cio más que los sala­rios, de mane­ra que inclu­so se hace con más capi­tal del que dis­po­nía antes de “repar­tir” el tra­ba­jo según sus cri­te­rios empresariales.

REPARTIR EL TRABAJO REDUCIENDO EL TIEMPO ASALARIADO: un obje­ti­vo vital y nece­si­dad estra­té­gi­ca del movi­mien­to obre­ro y revo­lu­cio­na­rio es redu­cir el tiem­po de tra­ba­jo asa­la­ria­do median­te varias tác­ti­cas, entre la que des­ta­ca en tiem­po de cri­sis la de “tra­ba­jar menos para tra­ba­jar todos” redu­cien­do así el paro y for­ta­le­cien­do la uni­dad y la fuer­za obre­ra, y en tiem­po de expan­sión eco­nó­mi­ca la de “tra­ba­jar menos para vivir más y mejor”. El tiem­po asa­la­ria­do, que es el que pade­ce­mos en el tra­ba­jo explo­ta­do tal cual se mate­ria­li­za en el capi­ta­lis­mo, es un tiem­po alie­na­do, opre­sor y opre­si­vo, que des­tru­ye las poten­cia­li­da­des huma­nas, que embru­te­ce y embo­ta, que gene­ra enfer­me­da­des psi­co­fí­si­cas, que anu­la los valo­res éti­cos y la auto­es­ti­ma y que abre las puer­tas a las dro­ga­dic­cio­nes múl­ti­ples con sus secue­las mora­les dañi­nas. El tra­ba­jo explo­ta­do siem­pre ha sido recha­za­do y odia­do por la huma­ni­dad, y siem­pre ha sido un signo de salud men­tal y éti­ca luchar con­tra el tra­ba­jo explo­ta­do. Dado que en el capi­ta­lis­mo el tra­ba­jo explo­ta­do adquie­re la for­ma de tra­ba­jo asa­la­ria­do, la lucha con­tra el tiem­po asa­la­ria­do es un obje­ti­vo socia­lis­ta prioritario.

REPARTIR EL TRABAJO REDUCIENDO EL TIEMPO DE RECOMPOSICION: que es el tiem­po impres­cin­di­ble para repo­ner las fuer­zas psi­co­so­má­ti­cas con­su­mi­das duran­te el tiem­po de tra­ba­jo asa­la­ria­do. Es otro obje­ti­vo bási­co que va adqui­rien­do cada vez más impor­tan­cia con­for­me el capi­ta­lis­mo intro­du­ce más máqui­nas que exi­gen más tra­ba­jo cua­li­fi­ca­do, que mayor aten­ción y des­gas­te psí­qui­co, emo­cio­nal y ner­vio­so. A la vez, aumen­ta la nece­si­dad de tiem­po de recom­po­si­ción en la medi­da en que aumen­ta la dis­tan­cia entre el pues­to de tra­ba­jo y el domi­ci­lio por lo que hay que per­der más tiem­po en el tras­la­do de casa al tra­ba­jo, con el can­san­cio aña­di­do que eso supo­ne. En con­tra de lo que se cree, el des­gas­te psí­qui­co y emo­cio­nal requie­re más tiem­po de recu­pe­ra­ción que el sim­ple des­gas­te físi­co, de fuer­za bru­ta, excep­to en casos espe­cia­les. Uno de los medios de domi­na­ción más efi­ca­ces es el ago­ta­mien­to psi­co­fí­si­co que lle­va a cada vez más gen­te a recu­rrir a dro­gas lega­les, a pasar más horas delan­te del tele­vi­sor o en entre­te­ni­mien­tos alie­nan­tes y esca­pis­tas, tram­pas como el “desa­rro­llo per­so­nal”, “medi­ta­ción”, “cul­to al cuer­po sano”, etc. Si no se pue­de redu­cir el tiem­po de recu­pe­ra­ción enton­ces hay que redu­cir aún más el tiem­po asa­la­ria­do y sobre todo el que ago­ta mucho psicofísicamente.

REPARTIR EL TRABAJO AUMENTANDO EL TIEMPO PROPIO: que con­sis­te en el tiem­po ver­da­de­ra­men­te libre, el tiem­po en el que pode­mos actuar y pen­sar crí­ti­ca­men­te por­que no esta­mos ago­ta­dos por la escla­vi­za­ción asa­la­ria­da, por­que no esta­mos ner­vio­sos, ten­sos, dor­mi­dos, sin refle­jos; el tiem­po en el que las angus­tias y los temo­res cau­sa­dos por la pre­ca­ri­za­ción inhe­ren­te a la incer­ti­dum­bre capi­ta­lis­ta, a su coer­ción sor­da, no logran aplas­tar­nos y sojuz­gar­nos por­que tene­mos acti­vas todas nues­tras facul­ta­des crí­ti­ca y crea­ti­vas huma­nas. El tiem­po libre y pro­pio es impres­cin­di­ble para la eman­ci­pa­ción huma­na por­que es el úni­co que nos per­mi­te desa­rro­llar al máxi­mo nues­tras facul­ta­des crea­ti­vas en la lucha por un mun­do mejor. Las cla­ses explo­ta­do­ras de todas las épo­cas han cono­ci­do el poder eman­ci­pa­dor del tiem­po libre y pro­pio de las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das, de las muje­res, y siem­pre han hecho lo impo­si­ble por con­tro­lar­lo, por anu­lar­lo, o sim­ple­men­te por prohi­bir lo que pudie­ran hacer y pen­sar duran­te su transcurso.

REPARTIR EL TRABAJO SIN REDUCIR LOS SALARIOS: nin­gu­na de estas y de otras con­quis­tas impres­cin­di­bles para redu­cir el paro y avan­zar al socia­lis­mo tie­ne sen­ti­do si el movi­mien­to obre­ro y popu­lar cede en la rei­vin­di­ca­ción sala­rial. El sin­di­ca­lis­mo refor­mis­ta sí defien­de la tesis de: “cam­bio de sala­rio por empleo”, tesis que en reali­dad es ceder sala­rio ante una patro­nal que no va a crear empleo y sí se va a que­dar con esa por­ción de sala­rio cedi­do, rega­la­do inú­til­men­te, por la cla­se obre­ra. Aun­que la cesión de sala­rio apa­rez­ca como un acto de soli­da­ri­dad, la ver­dad es que his­tó­ri­ca­men­te ha sido un fra­ca­so estre­pi­to­so, una auto­de­rro­ta que más tem­prano que tar­de des­ilu­sio­na y des­ani­ma a quie­nes han hecho ese sacri­fi­cio. Esta tesis refor­mis­ta refuer­za la nefas­ta ideo­lo­gía inter­cla­sis­ta de “com­par­tir sacri­fi­cios” con la bur­gue­sía, cosa que esta cla­se no hace nun­ca. Por últi­mo, las razo­nes que expli­can la reduc­ción del paro no son las cesio­nes obre­ras sino la recu­pe­ra­ción del ciclo alcis­ta en la economía.

REPARTIR EL TRABAJO SIN AUMENTAR SU INTENSIDAD: fre­cuen­te­men­te, si el sin­di­ca­lis­mo refor­mis­ta y la patro­nal no pue­den con­ven­cer o inti­mar a la cla­se obre­ra para que ceda sala­rio, le pro­po­nen como alter­na­ti­va el aumen­to de los rit­mos, de la inten­si­dad del tra­ba­jo, de la can­ti­dad de mer­can­cías que deben pro­du­cir­se por la mis­ma uni­dad de tiem­po, etc. La ley de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo es una ley ten­den­cial obje­ti­va en la natu­ra­le­za orgá­ni­ca y sobre todo en el capi­ta­lis­mo, y por tan­to es la mis­ma tram­pa pero pre­sen­ta­da de otra mane­ra. Ya no se tra­ta de ceder sala­rio tra­ba­jan­do lo mis­mo, sino de man­te­ner el sala­rio pero tra­ba­jan­do más, pro­du­cien­do más. La tram­pa radi­ca en que es el empre­sa­rio el que sale ganan­do, y son los tra­ba­ja­do­res los que pier­den por­que cobran menos can­sán­do­se lo mis­mo, o cobran los mis­mo pero can­sán­do­se más. De una u otra for­ma, la bur­gue­sía en su con­jun­to aumen­ta su capi­tal mien­tras que el pue­blo tra­ba­ja­dor sufre un dete­rio­ro en sus con­di­cio­nes de vida y de tra­ba­jo, sin redu­cir el paro.

REPARTIR EL TRABAJO SIN FLEXIBILIZARLO: cuan­do la bur­gue­sía y el refor­mis­mo sin­di­cal no logran impo­ner nin­gu­na de las dos “solu­cio­nes” ante­rio­res, pro­po­nen fle­xi­bi­li­zar, agi­li­zar los hora­rios, los tur­nos, adap­tán­do­los a las nece­si­da­des de la pro­duc­ción, tal cual las defi­ne la patro­nal. En el capi­ta­lis­mo actual ya no es bueno tener gran­des can­ti­da­des de mer­can­cías alma­ce­nas a la espe­ra de poder ven­der­las. La nue­vas tec­no­lo­gías per­mi­ten inno­var, pro­du­cir, trans­por­tar y ven­der en poco tiem­po, y el empre­sa­rio que aho­rre tiem­po aho­rra gas­tos y mul­ti­pli­ca bene­fi­cios, y al con­tra­rio. Es por esto que la patro­nal y el sin­di­ca­lis­mo cola­bo­ra­cio­nis­ta pro­po­nen la fle­xi­bi­li­za­ción de los tur­nos y hora­rios, intro­du­cien­do el tra­ba­jo noc­turno, que es ago­ta­dor, o la rota­ción de tur­nos entre maña­na, tar­de y noche, que es toda­vía peor. Se rom­pe así la jor­na­da uni­ta­ria, segui­da y com­ple­ta, des­tro­zan­do la vida coti­dia­na y labo­ral de la cla­se obre­ra, de sus fami­lias, que deben amol­dar­se a los hora­rios fle­xi­bi­li­za­dos de la pro­duc­ción bur­gue­sa. Todas las inves­ti­ga­cio­nes sobre salud labo­ral con­fir­man los efec­tos desas­tro­sos de la fle­xi­bi­li­za­ción de los turnos.

REPARTIR EL TRABAJO AMPLIÁNDOLO A LAS MUJERES: que cons­ti­tu­yen uno de los com­po­nen­tes fun­da­men­ta­les del paro ofi­cial o encu­bier­to, del sub­em­pleo, o sea, del ejér­ci­to indus­trial de reser­va en toda su exten­sión. Como míni­mo son tres los argu­men­tos que expli­can esta urgen­te nece­si­dad: uno, libe­rar a las muje­res del “dul­ce hogar”, autén­ti­co cam­po de con­cen­tra­ción, faci­li­tán­do­les su acce­so a la liber­tad. Dos, des­au­to­ri­zar los argu­men­tos bur­gue­ses de que el paro pue­de com­ba­tir­se “devol­vien­do” al “dul­ce hogar” a las muje­res que tra­ba­jan asa­la­ria­da­men­te; y tres, ases­tar un duro gol­pe a una de las ins­ti­tu­cio­nes reac­cio­na­rias fun­da­men­ta­les en la repro­duc­ción de las men­ta­li­da­des sumi­sas como es la fami­lia patriar­co-bur­gue­sa. La expe­rien­cia demues­tra que la liber­tad colec­ti­va aumen­ta con­for­me cre­ce el tra­ba­jo asa­la­ria­do de la mujer, que el patriar­ca­do más ran­cio ha de adap­tar­se mien­tras se pre­pa­ra para con­tra­ata­car y que, para ven­cer­lo, lo mejor es pro­fun­di­zar y ampliar las liber­ta­des de todo tipo, sobre todo las de las mujeres.

REPARTIR EL TRABAJO CON LOS YACIMIENTOS DE TRABAJO: que son todas las nece­si­da­des colec­ti­vas e indi­vi­dua­les que, por las razo­nes que fue­ran, no han caí­do toda­vía en la comer­cia­li­za­ción capi­ta­lis­ta y que pue­den ser aten­di­dos social­men­te median­te tra­ba­jos públi­cos, volun­ta­ria­do remu­ne­ra­do, gru­pos de ayu­da social, aten­ción a la ter­ce­ra edad, a los dis­ca­pa­ci­ta­dos, a los cen­tros cul­tu­ra­les, depor­ti­vos, recrea­ti­vos, y un lar­go etcé­te­ra en el que hay que intro­du­cir pues­tos de tra­ba­jo explí­ci­ta­men­te recha­za­dos por la men­ta­li­dad mer­can­til que sola­men­te bus­ca la máxi­ma ganan­cia empre­sa­rial. Des­de una pers­pec­ti­va opues­ta a la bur­gue­sa, que pri­me el dere­cho colec­ti­vo a un tra­ba­jo social, a un sala­rio bási­co menos injus­to, a for­mas de tra­ba­jo no explo­ta­do, no asa­la­ria­do por una empre­sa pri­va­da, etc., des­de esta pers­pec­ti­va total­men­te fac­ti­ble den­tro inclu­so del sis­te­ma capi­ta­lis­ta depen­dien­do de la fuer­za de lucha del pue­blo tra­ba­ja­dor, es posi­ble y fácil ampliar las ofer­tas de tra­ba­jo que absor­ban el paro ofi­cial y encu­bier­to. Algu­nos auto­res hablan tam­bién de la “eco­no­mía social”, de “eco­no­mía alter­na­ti­va”, etc., que explo­ran for­mas de inter­cam­bio de tra­ba­jo basa­das en la reci­pro­ci­dad y el true­que, en otras mane­ras de con­ta­bi­li­zar el pre­cio y el valor de la fuer­za de tra­ba­jo gas­ta­da, etc.; sin entrar aho­ra a un aná­li­sis crí­ti­co de estas pro­pues­tas, debe­mos decir que no hay que negar­las de entra­da, que todo depen­de de la línea socio­po­lí­ti­ca y de la fuer­za del movi­mien­to obre­ro y revolucionario.

REPARTIR EL TRABAJO RECUPERANDO LA NATURALEZA: nece­si­dad que se opo­ne a los tra­ba­jos asa­la­ria­dos del eco­ca­pi­ta­lis­mo, capi­ta­lis­mo ver­de, etc., ya que éstos se basan en la pri­va­ti­za­ción y mer­can­ti­li­za­ción de la natu­ra­le­za. Por el con­tra­rio, des­de una visión eco­so­cia­lis­ta –sin defi­nir aho­ra este con­cep­to– se debe y se pue­de cam­biar el grue­so del pro­ce­so pro­duc­ti­vo, de su orien­ta­ción y de sus fines, lo que per­mi­te mul­ti­di­vi­dir y ampliar muchos pues­tos de tra­ba­jo que aho­ra fun­cio­nan uni­dos por la férrea exi­gen­cia de la ley de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo bur­gués y por la ley de la con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les. Des­de una estra­te­gia socia­lis­ta todo esto debe ir cam­bian­do rápi­da­men­te, lo que exi­ge y faci­li­ta la pro­li­fe­ra­ción de nue­vas for­mas de tra­ba­jo mucho menos dañi­nas con la natu­ra­le­za, pero incom­pa­ti­bles con la ley del máxi­mo bene­fi­cio capitalista.

REPARTIR EL TRABAJO MEDIANTE LA CIENCIA Y TECNOLOGÍA: que es un obje­ti­vo que sur­ge inme­dia­ta­men­te de todo lo ante­rior. Una bue­na par­te, cada vez mayor, de las inno­va­cio­nes tec­no­cien­tí­fi­cas que se rea­li­zan en la inves­ti­ga­ción pri­va­da y públi­ca, es apar­ca­da y arrin­co­na­da, o sub­em­plea­da, por­que no es ren­ta­ble en el actual sis­te­ma pro­duc­ti­vo, por­que demo­cra­ti­za la pro­duc­ción, por­que aho­rra tiem­po y tra­ba­jo, etc. Una apli­ca­ción ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­ca y pro­gre­sis­ta del poten­cial tec­no­cien­tí­fi­co ya dis­po­ni­ble pue­de redu­cir mucho el tiem­po de tra­ba­jo nece­sa­rio, redu­cien­do así el tiem­po asa­la­ria­do y en par­te tam­bién el tiem­po de recom­po­si­ción de la fuer­za de tra­ba­jo, aumen­tan­do con­si­guien­te­men­te el tiem­po libre y pro­pio. A la vez, esa apli­ca­ción pue­de redu­cir mucho los deno­mi­na­dos “acci­den­tes de tra­ba­jo”, o sea, el terro­ris­mo empre­sa­rial, lo que redun­da en una mejo­ra drás­ti­ca de las con­di­cio­nes labo­ra­les y coti­dia­nas del pue­blo explo­ta­do. Pero nin­gu­na cla­se domi­nan­te ha opta­do nun­ca por demo­cra­ti­zar ver­da­de­ra­men­te el saber, la cul­tu­ra, el cono­ci­mien­to téc­ni­co y cien­tí­fi­co, ya que sabe que el cono­ci­mien­to es poder y por tan­to rique­za, bene­fi­cio y acu­mu­la­ción amplia­da de capital.

CONTROL OBRERO Y POPULAR PARA ASEGURAR EL REPARTO DEL TRABAJO: por­que la bur­gue­sía y su Esta­do tie­nen a su favor todo el cono­ci­mien­to capi­ta­lis­ta, toda la estruc­tu­ra legal y jurí­di­ca, todo el sis­te­ma de con­ta­bi­li­dad y de defi­ni­ción de lo que es la eco­no­mía, y sobre todo, tie­nen a su favor la ley del secre­to empre­sa­rial, que per­mi­te a las empre­sas negar toda infor­ma­ción impor­tan­te a los tra­ba­ja­do­res. Con estos recur­sos lega­les, con los espe­cia­lis­tas en leyes y en con­ta­bi­li­dad doble y tri­ple, con la tole­ran­cia ofi­cial hacia los espa­cios gri­ses en los que se mue­ve la con­ta­bi­li­dad empre­sa­rial, con todos estos recur­sos, la bur­gue­sía pue­de enga­ñar masi­va­men­te a la cla­se obre­ra, y de hecho lo hace a dia­rio; pue­de cerrar empre­sas ren­ta­bles y negar­se a pagar indem­ni­za­cio­nes adu­cien­do quie­bras y otras men­ti­ras. Tam­bién el sin­di­ca­lis­mo refor­mis­ta, podri­do y opor­tu­nis­ta, cede de inme­dia­to a los chan­ta­jes empre­sa­ria­les, bus­can­do sal­var­se de la que­ma con bue­nas jubi­la­cio­nes aban­do­nan­do en la mise­ria a los tra­ba­ja­do­res en paro. Para evi­tar todo esto es urgen­te con­quis­tar el dere­cho colec­ti­vo al con­trol obre­ro y popu­lar den­tro de las fábri­cas, en los barrios, en todas partes.

CONTRAPODER, DOBLE PODER Y PODER OBRERO: como úni­cas garan­tías que per­mi­tan que tan­to el con­trol obre­ro y popu­lar como las demás rei­vin­di­ca­cio­nes urgen­tes pue­dan irse logran­do en una diná­mi­ca ascen­den­te de movi­li­za­cio­nes socia­les. Pero no sólo se tra­ta de con­quis­tar esos vita­les obje­ti­vos que deben sur­gir a la vez que cre­cen los con­tra­po­de­res, sino que tam­bién se tra­ta de irlos exten­dien­do y coor­di­nan­do con las con­quis­tas y luchas que se libren en otras áreas pro­duc­ti­vas y geo­grá­fi­cas, de mane­ra que del con­tra­po­der ais­la­do se pase a situa­cio­nes ascen­den­tes de doble poder, sin las cua­les la lucha con­tra el paro ter­mi­na­rá en derro­ta tar­de o tem­prano por­que la bur­gue­sía nun­ca cede sin lucha, y siem­pre está pre­pa­ran­do con­tra­ata­ques furio­sos y masi­vos para recu­pe­rar lo que cree que son dere­chos exclu­si­vos suyos, dere­chos nega­dos en la prác­ti­ca a la mayo­ría social. Y de aquí, de esta situa­ción de doble poder al logro de un poder popu­lar exis­te un tre­cho en el que se jue­ga defi­ni­ti­va­men­te todo, cual­quier con­quis­ta social por nimia e insus­tan­cial que parez­ca ser pero que la bur­gue­sía codi­cia para sí, y sólo para sí. Sin un poder popu­lar orga­ni­za­do en Esta­do obre­ro, nada de lo logra­do está seguro.

INDEPENDENCIA NACIONAL E INTERNACIONALISMO COMO GARANTÍAS: por­que el capi­ta­lis­mo ya mun­dial, su mer­ca­do es mun­dial y por­que el impe­ria­lis­mo apli­ca su terror eco­nó­mi­co, polí­ti­co, mili­tar, cul­tu­ral, etc., a esca­la mun­dial. Por esto mis­mo, es vital la inde­pen­den­cia de los pue­blos en base a sus Esta­dos obre­ros soli­da­rios entre sí median­te el inter­na­cio­na­lis­mo. Sin embar­go, no pode­mos espe­rar pasi­va­men­te a que lle­gue ese momen­to, ya en la actua­li­dad el inter­na­cio­na­lis­mo obre­ro es impres­cin­di­ble en la lucha efec­ti­va con­tra el paro y para la masi­va y correc­ta repar­ti­ción del tra­ba­jo en base a los pun­tos aquí propuestos.

IÑAKI GIL DE SAN VICENTE

EUSKAL HERRIA 8‑III-2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.