Miles de muje­res alza­rán hoy su voz para pedir res­pe­to a sus dere­chos, por Gara

BILBO-. La Mar­cha Mun­dial de Muje­res, que nació como con­se­cuen­cia de una mar­cha orga­ni­za­da por el movi­mien­to de muje­res en Que­bec para denun­ciar la pobre­za, cele­bra estos días su ter­ce­ra edi­ción reco­rrien­do la geo­gra­fía de muy diver­sos pai­ses del pla­ne­ta de mane­ra simul­tá­nea. Y entre ellos se encuen­tra Eus­kal Herria.

Iru­ñea verá par­tir la mar­cha a las 19.30 y, tras ser tes­ti­go de las rei­vin­di­ca­cio­nes femi­nis­tas de todo el país, la ini­cia­ti­va vol­ve­rá el sába­do a la capi­tal nava­rra para ser des­pe­di­da has­ta un lus­tro más tarde.

Ele­na Gar­cía, Izas­kun Gua­rrotxe­na e Itziar Lopa­te­gi cono­cen de pri­me­ra mano los por­me­no­res de esta movi­li­za­ción mun­dial, y es que les ha toca­do tra­ba­jar duro para con­se­guir pri­me­ro el reco­no­ci­mien­to de la reali­dad nacio­nal de Eus­kal Herria y dina­mi­zar des­pués el trans­cur­so de las marchas.

Gar­cía, inte­gran­te de la Asam­blea de Muje­res de Biz­kaia, reme­mo­ra como hace una déca­da les lle­gó esta idea vía inter­net. Pun­tua­li­za que aun­que aho­ra parez­ca algo de los más habi­tual, la posi­bi­li­dad de rea­li­zar enton­ces una gran acción femi­nis­ta de mane­ra coor­di­na­da a esca­la mun­dial «pare­cía magia».

El apo­yo reca­ba­do por la mani­fes­ta­ción de Que­bec ani­mó a sus impul­so­ras a expre­sar en la IV Con­fe­ren­cia Mun­dial de las Muje­res de Bei­jing el deseo de rea­li­zar una mar­cha por todo el pla­ne­ta. Deseo que se mate­ria­li­zó con la lle­ga­da del nue­vo milenio.

Lopa­te­gi recal­ca que las nue­vas tec­no­lo­gías juga­ron un papel deter­mi­nan­te para el desa­rro­llo de la mar­cha; «Se pusie­ron en mar­cha meca­nis­mos que posi­bi­li­ta­ban la comu­ni­ca­ción y la par­ti­ci­pa­ción a tra­vés de redes», recuer­da la inte­gran­te de LAB.

Aque­lla pri­me­ra edi­ción no nos visi­tó, pero el movi­mien­to femi­nis­ta vas­co no per­dió la opor­tu­ni­dad de acti­var e impli­car a las muje­res de Eus­kal Herria, para lo que con­vo­có una mani­fes­ta­ción nacio­nal y logró más de 20.000 pos­ta­les de adhe­sión a los obje­ti­vos de la marcha.

Con el obje­ti­vo mar­ca­do de par­ti­ci­par como pue­blo en la mar­cha del 2005, las repre­sen­tan­tes de Eus­kal Herria comen­za­ron a par­ti­ci­par en las reunio­nes inter­na­cio­na­les a par­tir del 2003. Gua­rrotxe­na recuer­da cómo soli­ci­ta­ron en el Foro Social desa­rro­lla­do ese mis­mo año en París que Eus­kal Herria fue­ra con­si­de­ra­da en igual­dad de con­di­cio­nes que el res­to de nacio­nes. «No hubo nin­gún pro­ble­ma, y gra­cias a ello pode­mos hacer eco de nues­tra situa­ción en todo el mun­do», acla­ra orgullosa.

«Éxi­to». Esa es la pala­bra emplea­da por las tres muje­res para valo­rar el paso por nues­tra geo­gra­fía de la segun­da edi­ción de la Mar­cha Mun­dial de las Muje­res, y es que en la mis­ma par­ti­ci­pa­ron alre­de­dor de 10.000 muje­res de todos los terri­to­rios vas­cos. Para Gar­cía supu­so «un subi­dón de ener­gía». «Reco­ger en Karran­tza el rele­vo ‑que en aque­lla oca­sión fue la man­ta de patch­work y la Car­ta Mun­dial de los Dere­chos de las Muje­res- de las manos de las com­pa­ñe­ras de Gali­za y entre­gar­lo en Mar­se­lla a la coor­di­na­ción del Esta­do fran­cés, saber que tu cachi­to de patch­work sigue el via­je por el pla­ne­ta y que lle­ga­rá a Bur­ki­na Faso… es la bom­ba», sentencia.

Las tres fue­ron tes­ti­gas de cómo se fue­ron arti­cu­lan­do dife­ren­tes rei­vin­di­ca­cio­nes de mil for­mas por todo el país. Gar­cía va más allá y con­si­de­ra la mar­cha como «un refe­ren­te en cuan­to a luchas femi­nis­tas». «Es un pun­to y apar­te, es saber que esto que esta­mos hacien­do y a lo que dedi­ca­mos tan­to esfuer­zo, tie­ne un sen­ti­do más allá de nues­tra geo­gra­fía», explica.

Aun­que para Gua­rrotxe­na aque­lla expe­rien­cia tam­bién fue «muy impor­tan­te», tan­to a nivel per­so­nal como polí­ti­co, pun­tua­li­za que no todo fue un camino de rosas y reco­no­ce que la orga­ni­za­ción no resul­tó nada fácil. «Era­mos muchos gru­pos y cada uno que­ría tra­ba­jar de una for­ma dis­tin­ta, pero con­se­gui­mos un con­sen­so y una armo­nía. Acor­da­mos los con­te­ni­dos y las accio­nes y lo demás fue salien­do», recuerda.

El paso de la mar­cha, ade­más de un sin­fín de emo­ti­vos momen­tos, afian­zó la rela­cio­nes entre las dife­ren­tes redes femi­nis­tas del país con la con­so­li­da­ción de la Pla­ta­for­ma de Eus­kal Herria para la Mar­cha Mun­dial de las Muje­res. Esta estruc­tu­ra, que a jui­cio de Gar­cía «per­mi­te inter­cam­biar ideas y pro­pues­tas», parió, tras un arduo tra­ba­jo de deba­te y con­sen­so, la Car­ta de Eus­kal Herria de los Dere­chos de la Mujer.

Lopa­te­gi denun­cia que «has­ta ese ins­tan­te los dere­chos de la mujer como tal no habían ni siquie­ra exis­ti­do» y cri­ti­ca que las fór­mu­las clá­si­cas, «ade­más de nin­gu­near a las muje­res con tér­mi­nos como los Dere­chos del Hom­bre, han exclui­do y res­trin­gi­do los dere­chos de la mujer». Ante estas denun­cias la Car­ta nació, según recuer­da, con volun­tad de ser un ins­tru­men­to que reco­gie­ra los dere­chos y uni­fi­ca­ra las rei­vin­di­ca­cio­nes de las muje­res del país.

A jui­cio de Gua­rrotxe­na, la Car­ta que vio la luz en febre­ro de 2008 es refle­jo de «la reali­dad de las muje­res en Eus­kal Herria y de los dere­chos que aún no son una reali­dad». Pero las tres están de acuer­do en que con empe­ño y con movi­li­za­cio­nes como la que par­ti­rá esta tar­de des­de Iru­ñea se logra­rán estos dere­chos vul­ne­ra­dos. «“2010 arra­zoi martxan jar­tze­ko», que es lema de esta edi­ción, quie­re refle­jar que «a este mun­do le fal­ta mucho para que merez­ca la pena vivir de ver­dad, pero, con la lucha femi­nis­ta, es posi­ble creer y crear uno dife­ren­te», resu­me García.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *